ALIADOS DESPUES DE 50 AÑOS
RUSIA Y LA OTAN FIRMARON UN ACUERDO *
©  Luis DALLANEGRA PEDRAZA **

 El presidente ruso Boris Yeltsin firmó el 27 de mayo de 1997, un histórico acuerdo de seguridad con los 16 líderes de la OTAN/NATO (Organización del Tratado del Atlántico Norte) y formuló el compromiso de no volver a apuntar las armas rusas contra esos países.

 "A todas las armas que están apuntado a los países aquí presentes se les quitarán sus ojivas", dijo el presidente ruso a los líderes de la Alianza Atlántica, en la ceremonia de la firma del acuerdo en el Palacio del Elíseo (París, Francia).

 La Secretaria de Estado norteamericana, Madeleine Albright, dijo que la declaración de Yeltsin fue aclarada rápidamente, y funcionarios rusos y norteamericanos dijeron que Yeltsin prometió desactivar los sistemas de guía de los cohetes nucleares, y no retirarlos.

 Pese a ese cambio, para los funcionarios de Estados Unidos, el anuncio de Yeltsin no dejaba de ser significativo.

 El asesor de seguridad nacional del presidente norteamericano, Sandy Berger, dijo que la declaración de Yeltsin"refleja el ímpetu con que Rusia y la OTAN han comenzado una nueva etapa, una nueva asociación".

 El canciller ruso, Evgeny Primakov, dijo que Yeltsin quiso dar a entender que los cohetes rusos simplemente no estarán apuntados hacia los países de la alianza.

 "De ahora en adelante, habrá negociaciones para retirar las ojivas de esos cohetes de una vez por todas. Pero ése es un tema para negociar", dijo Primakov a la agencia noticiosa rusa Itar-TASS.

 UN NUEVO PASO EN LAS RELACIONES RUSIA-OTAN

 El líder ruso dejó de lado sus permanentes preocupaciones sobre el plan aliado de expandirse hacia el este y el centro de Europa, y firmó el documento que establece relaciones más estrechas con Estados Unidos y sus aliados de la OTAN.

 Específicamente, dijo: el acuerdo abre nuevas oportunidades para zanjar crisis, reducir las armas de destrucción masiva y neutralizar las amenazas a la seguridad europea. Durante la firma del Acta Fundacional de la alianza, el presidente ruso sorprendió al anunciar el desmantelamiento de misiles ya desarmados en 1993.

 El acuerdo fue firmado por Yeltsin, el secretario general de la OTAN, el español Javier Solana, el presidente norteamericano Bill Clinton y otros líderes de la alianza.

 "Daremos vuelta la hoja de medio siglo de malentendidos, de enfrentamientos, de división en nuestro continente", afirmó Chirac.

 El presidente francés abrió la ceremonia abordando la principal critica que se le realiza al nuevo compromiso de defensa. "El acuerdo de Paris no corre las fronteras injustas creadas en Yalta. Se deshace de ellas por completo y para siempre".

El presidente norteamericano agregó que la nueva OTAN será la más poderosa alianza militar que haya existido en la historia con el único propósito de preservar la paz y evitar las divisiones. "Esta OTAN trabajará junto con Rusia, y no en contra... Estos son nuevos tiempos... El velo de hostilidad entre Oriente y Occidente se ha levantado", proclamó.

 En 1945, los aliados, reunidos en Yalta, acordaron dejar a Europa del Este bajo la "zona de influencia" de José Stalin. Una decisión que dio nacimiento a la guerra fría entre el bloque soviético y el occidental.

 PERSPECTIVA NORTEAMERICANA DE LA NUEVA ALIANZA

 Si en Rusia, el jefe del Kremlin encuentra difícil convencer a los nacionalistas de la conveniencia de tener un pie dentro de la OTAN, Clinton no tiene menos inconvenientes en Estados Unidos.

 La oposición lo acusa de haberse "vendido" a los rusos, presionado por los nueve millones que integran la comunidad de descendientes de europeos del Este, encabezados por la secretaria de Estado, Madeleine Albright, checa de nacimiento, y el polaco asesor diplomático Zbigniew Brzezinski.

 Clinton necesita la luz verde del Senado, con una mayoría de dos tercios, para poder ratificar el acuerdo antes de 1999, fecha en la que se espera que ingrese la primera tanda de nuevos miembros de la OTAN.

 No extraña entonces que el presidente norteamericano haya puesto particular énfasis en afirmar que con él "seremos más fuertes, más poderosos y estaremos más seguros".

Rusia-OTAN

DE HECHO, NO DE DERECHO

 El Acta Fundacional, es un documento de 16 páginas, con un preámbulo y cinco artículos que prevén la creación de un Consejo Conjunto Permanente OTAN-Rusia, en el cual Moscú ejercerá la co-presidencia.

 Rusia tendrá voz en las deliberaciones de la alianza, pero no un veto. Se descuenta, sin embargo, que la opinión del país con el mayor arsenal nuclear del continente tendrá un alto valor persuasivo.

 La OTAN aceptó la fórmula asegurando, por su parte, que no tiene "ni la intención, ni el proyecto, ni la necesidad" de desplazar armas nucleares hacia los países que se sumen a la alianza.

 Un requisito que permitió a Moscú dar el visto bueno a una expansión limitada hacia el Este. Polonia, la República Checa y Hungría podrían ahora sumarse a la OTAN durante la Cumbre de la organización, por realizarse en Madrid el 8 y 9 de julio de 1997.

 DUDAS Y CONDICIONAMIENTOS

 En su discurso, Yeltsin, dijo que Rusia "tiene una opinión negativa de los planes expansionistas de la OTAN", aunque indicó que ahora será posible "acercar las diferencias".

 El Kremlim ha dejado en claro que no está dispuesto a aceptar que las naciones que integraban la Unión Soviética se sumen de pleno a la alianza.

 Los presidente de los países bálticos (Letonia, Estonia y Lituania) emitieron un mensaje conjunto condenando esta limitación y conminando a los líderes occidentales a hacer caso omiso.

 DEFENSA MISILISTICA CONJUNTA

 El consejo conjunto permanente se reunirá por lo menos dos veces por año a nivel de ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa. Rusia contará con una misión permanente, dirigida por un embajador, en la OTAN en Bruselas, y delegaciones militares rusas tendrán acceso a la jefatura militar de la OTAN: la SHAPE (Supreme Headquarters Allied Powers) ubicada en Chiévres.

 El compromiso entre las dos partes abunda en promesas de respeto a los derechos humanos, a la democracia, a la indivisibilidad de la defensa en Europa y expresa "la mutua voluntad de abstenerse de recurrir a la fuerza o a la amenaza contra la soberanía territorial y la independencia de un Estado".

 Se establece una base de cooperación que permitirá, la administración conjunta de un sistema de defensa con misiles balísticos para interceptar y abatir cualquier misil lanzado contra un objetivo europeo.

 También acuerdan dar más poderes a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, emprender una nueva reducción de efectivos en Europa y de arsenales en Rusia y realizar, mano a mano, operaciones de mantenimiento de la paz como las efectuadas en Bosnia.


© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Aliados Después de 50 Años: Rusia y la OTAN Firmaron un Acuerdo, en Política Internacional, http://luisdallanegra.bravehost.com/otanrusi.htm
Foto Autor

Esta página fue hecha por  Luis DALLANEGRA PEDRAZA

** Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).


e-Mail: luisdallanegra@gmail.com
Home  Arriba   A Debates   A OTAN 
* Información basada en datos del diario La Nación, Buenos Aires, 28/05/1997 - PARIS, 27 (AP).