LINEAMIENTOS PARA UN NUEVO
PROYECTO NACIONAL ARGENTINO *
 

© Luis DALLANEGRA PEDRAZA **
Introducción

La inserción de un país, debe observarse a) desde la perspectiva de los hechos: cómo está inserto, acorde con las características vigentes en el orden mundial; y b) desde la perspectiva de las aspiraciones: qué status desea alcanzar ese país en el concierto de las naciones.

Durante el siglo XIX y hasta el primer tercio del siglo XX, el mundo era "euro-céntrico". Por ello, países como Argentina, atlánticos, con capacidad de proveer a Europa, especialmente a Gran Bretaña de los productos agrícolas que necesitaban -ya que la población agrícola europea se había volcado masivamente del campo a la ciudad para trabajar en las fábricas que surgieron con motivo de la Revolución Industrial-, en virtud de la "percepción" de la élite dirigente de la época, que consideró que nuestro país no podía tener un desarrollo industrial protegido, como lo hizo, por ejemplo, EUA; adoptó una inserción racional dependiente de la esfera de influencia británica.

En el período posterior a la segunda guerra mundial, el mundo se dividió en dos bloques, comandados por EUA y la URSS en una pugna ideológica que duró toda la etapa bipolar hasta 1991. A países como Argentina no les quedaba otra alternativa que pertenecer al bloque occidental o pasarse al oriental.

A partir de los ‘70 y especialmente en los ‘80, el mundo comenzó a verificar cambios, especialmente en el "eje" económico, aunque el sistema internacional seguía girando alrededor de la pugna Este-Oeste por la imposición de una de las dos ideologías: capitalismo o comunismo.

A principios de los ‘90, el sistema internacional bipolar desapareció, ya que uno de los componentes, la URSS, se desintegró.

Se tejieron muchas historias acerca de la causa de la finalización del sistema bipolar; entre ellas, veleidades llenas de soberbia como la de Ronald Reagan, que declaró a la prensa internacional que él había ganado la guerra fría.

Más allá de estas historias, lo importante es que, mientras que en el siglo XIX el "motor" de la economía mundial fue Europa y el eje la revolución industrial; y en el siglo XX -especialmente post segunda guerra mundial-, el motor económico del bloque occidental fue EUA y el eje, especialmente la seguridad en el conflicto Este-Oeste; en los ‘90 y hacia el siglo XXI, el motor de la economía mundial, no cabe duda, es Asia. Por lo tanto, la élite gobernante de países como Argentina, deberían percibir esta nueva situación del mundo y su sistema, y prepararse para replantear su proyecto de país y de inserción mundial. No hacerlo, es relegar al país al subdesarrollo y la dependencia.

EL FENOMENO MUNDIAL DEL CAMBIO DE ORDEN

Desde 1985 -Cumbre de Reikjavik entre Reagan y Gorbachov- se vienen gestando cambios estructurales a nivel mundial, que se han ido acentuando con acontecimientos significativos como la caída del muro de Berlín en 1989 y la finalización del orden y del sistema bipolar, a partir de la "desintegración" de la URSS en 1991.

Estos hechos no ocurrieron por casualidad, ni de improviso, sino como resultado de la concentración y crecimiento emergente, en el "eje económico", desde la década de los ‘70, por parte de actores que no podían tener una actividad estratégico-militar, por motivos obvios, como Alemania y Japón; pero que con la declinación del sistema bipolar, aparecen como las potencias con más posibilidades, junto a un EUA -que ha dejado de tener el monopolio del poder en el contexto mundial-, que debe compartir su capacidad de "regenerar" el régimen y el orden mundial, con aquellos.

Fechas como 1985 -Cumbre de Rikjavick entre Reagan y Gorvachov-, 1989 -caída del Muro de Berlín-, 1991 -desintegración de la URSS-, no sólo son hitos históricos, sino también momentos en que se "descorre el velo" y de pronto se puede ver una realidad, antes oculta, pero que venía perfilando orientaciones al sistema mundial, estructuralmente diferentes a las que estamos acostumbrados a observar.

Estos acontecimientos, no son ni especulaciones filosóficas, ni temática para académicos. Constituyen el factor indicador de hacia donde va el mundo en su totalidad: políticamente, económicamente; financieramente; estratégicamente; comercialmente; socialmente; industrialmente; educativamente; científicamente; valorativamente; etc., etc.; tanto en el sector público, como en el privado.

El mundo de los últimos 50 años ha desaparecido y, de la misma manera que algunos Estados han desaparecido como la URSS y otros menores -dejado de existir o fragmentado en otros Estados-; también emergen nuevos actores cuya capacidad, puede llegar a "direccionar" el futuro orden mundial. No estamos hablando precisamente de EUA sino, en el nivel estatal, de Japón, China, Alemania -entre algunos otros- a la vez que, tenemos que comenzar a darnos cuenta de la importancia del rol de los actores "transnacionales", tanto a nivel mundial, cuanto en relación al futuro de nuestros paises.

A un mundo crecientemente interdependiente y transnacionalizado, se suma en estos tiempos que los paises y las regiones no pueden aislarse de los impactos producidos por los grandes cambios mundiales que se desarrollan a partir de la desintegración del viejo sistema y orden mundial, imperantes en los últimos 50 años y de las presiones y pugnas, por generar e imponer nuevas pautas de orden, a un sistema mundial que aún se está gestando en su nueva configuración.

El sistema internacional bipolar que reinó durante los últimos cincuenta años, giró alrededor de pautas vinculadas a la pugna ideológica y a la problemática de seguridad de las dos potencias polares conductoras de cada uno de los bloques: Estados Unidos y la Unión Soviética.

Requirió de Estados cerrados e intervencionistas que garantizaran fundamentalmente el valor más apreciado que era la seguridad. Actualmente el valor más apreciado es la "rentabilidad" lo que requiere -exige- una "minimización" del rol del Estado, en beneficio del sector privado, especialmente el transnacional. No estoy valorizando lo dicho, sino tan solo describiendo hechos imperantes, más allá de la voluntad y el deseo.

El sistema internacional que se está formando, tiende a girar alrededor de la competencia entre actores estatales y transnacionales en temas relacionados a las finanzas: como inversiones, pago de la deuda, capital especulativo; el comercio: control de mercados; producción de manufacturas y servicios; y por sobre todo, desarrollo científico y tecnológico.

Al haber un alto predominio de actores privados transnacionales terciando en la generación de reglas globales: empresas, organismos internacionales no gubernamentales, trading companies, etc.; en competencia con los Estados, la tendencia es a la minimización del rol de Estado, debiendo garantizar los sistemas políticos, -a diferencia de la seguridad como en los últimos cincuenta años-, el pago de la deuda, la desregulación de la economía, la seguridad jurídica al inversor; la apertura del mercado, etc..

Las tendencias que se observan en el marco internacional global, por ende, tienen un alto predominio de las temáticas financiera, comercial y de acción y reconversión de empresas; y desde ya, de adaptación del Estado a estas condiciones, minimizando su rol, pero garantizando que se realizará lo demandado por el sector privado.

Por ser el sector privado transnacional el que predomina en la generación e imposición de reglas por sobre los Estados, los temas sociales, al no ser rentables, quedan de lado.

PERFILES ACTUALES DEL MUNDO

Deberíamos saber que los paises de Asia oriental se están transformando en la próxima "locomotora" de la economía mundial por su dinamismo que contrasta frente al menguado ritmo de crecimiento de Europa y EUA. Esto no lo decimos nosotros, sino que consta en estudios hechos por el Banco Mundial (BM).

En un informe realizado en 1994, dice que el potencial para absorber inversiones y la tendencia a la apertura comercial de la región del Asia y el Pacífico, implicaría beneficios equivalentes a la mitad de lo que se conseguirá con la aplicación de lo acordado en la Ronda Uruguay del GATT. La región asiática importará hacia el 2000 la mitad del comercio global.

Según el Banco Mundial (BM), "el sistema de comercio mundial necesita una ‘locomotora’ -análoga a lo que fue Europa en el siglo XIX, y EUA después de la 2da GM- para mantener su impulso hacia una apertura más grande". El este y el centro asiático, están en buena posición para satisfacer ese objetivo en vista de su rápido crecimiento económico.

En términos de poder adquisitivo, la región absorbe alrededor del 25% de la producción mundial. Sobre esa base, Japón y el Este de Asia y el centro asiático juntos poseerían un 40% del nuevo poder adquisitivo del mundo y absorberían entre un tercio y la mitad de las nuevas importaciones de aquí al 2000.

En ese lapso, Asia oriental importará el 33% de bienes y servicios, Europa el 24, EUA el 19; mientras que el resto del mundo importará el 24% restante.

Las exportaciones mundiales del Este de Asia aumentaron 30 veces desde 1960.

La fuerte tasa de ahorro e inversión (como porcentaje del PBI) que tiene la región asiática, duplica la que tiene América Latina. Sólo la zona económica constituida por China, Taiwan y Hong-Kong es actualmente el tercer importador mundial detrás de EUA y Alemania, con una tasa de crecimiento en su importación del 10% anual.

Pero además, mientras nosotros dejamos al azar de los acontecimientos mundiales nuestra propia problemática económica y social, en la Cumbre celebrada por la UNION EUROPEA (UE) en la ciudad de Essen (Alemania) en Diciembre de 1994 por ejemplo, se ocuparon de los problemas esenciales: aumentar la competitividad; disminuir el desempleo, y encontrar mecanismos de acercamiento a los vecinos de Europa del Este y del Sur (por el Magreb, Africa del Norte).

INSERCIÓN ACTUAL DE ARGENTINA EN EL MUNDO

En Argentina, pareciera no advertirse que se están gestando cambios profundos a nivel mundial, ni hacia donde se orientan los acontecimientos principales.

Argentina tiene como su "Norte" a EUA, y en un nivel similar, desde el punto de vista del comercio, no de las políticas, a Europa; mientras que casi no tiene relaciones con el Asia.

En el marco regional, su más importante socio es Brasil; aunque permanentemente se está planteando el interés en acercarse al NAFTA como alternativa deseable frente al MERCOSUR. Sus relaciones con Chile, se orientan más en el sentido de los vínculos de este país con el nuestro, sea en inversiones o en comercio, que del nuestro hacia el país trasandino.

Este tipo de relaciones parecieran ignorar las tendencias mundiales -si es que no se las ignora directamente- o tratarse de una política miope -o ambas cosas a la vez-.

El proyecto nacional rivadaviano y alberdiano, implementado por la generación del ‘80 ha tocado a su fin definitivo. Ya no puede ser ni sostenido ni recuparado. El mundo es otro, y debemos despertar a esa realidad, o quedar al margen.

En cambio, los argentinos -pueblo, dirigencia-, pareciera que vivimos en un "espejismo", en vez de sumergirnos en la realidad. Cuando el sistema bipolar ya no existe y el mundo ya no gira alrededor de la pugna ideológica comunismo vs. capitalismo, sino alrededor de la capacidad de controlar mercados, flujos financieros y desarrollo científico-tecnológico, la dirigencia argentina se vuelca hacia políticas de la guerra fría. Ejemplo de ello, es la creación de un Grupo de Trabajo Bilateral de carácter permanente entre Argentina y Estados Unidos, para definir la compra de armas y equipos bélicos de fabricación estadounidense y para analizar en conjunto temas específicos de Defensa, en el marco de una profundización de las relaciones militares entre ambos países.

Además, como parte de la reinserción internacional de Argentina, el canciller Guido Di Tella reafirmó el interés del gobierno por tener una "estrecha relación" con la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte). La intención es pasar del actual status de observadores ocasionales al de observadores permanentes. Argentina está peleando un lugar en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, a la vez que ingresó al Régimen de Control de Tecnología Misilística y envía tropas a cada sitio del mundo señalado por la ONU.

Sería importante apresurarnos a tomar conciencia de cuáles son las verdaderas prioridades, y cuáles los acontecimientos relevantes a nivel mundial, para no quedar una vez más fuera de contexto, según las tendencias del orden mundial, como nos ocurrió luego de la primera guerra mundial, que quedamos "enganchados" con una "Europa en decadencia" mientras la nueva potencia emergente como poder rector del mundo occidental, era EUA.

EJES HISTORICOS Y ACTUALES

Dentro de las nuevas tendencias mundiales, debemos trazar ciertos ejes, que nos permitan tener en claro la nueva posición en la que se encuentra América Latina y la Argentina.

Por un lado, observamos a EUA tratando de "cooptar" al hemisferio para poder apuntalar su posición frente a competidores como la UE y los paises asiáticos; por el otro, el surgimiento de la APEC y la significación que tendrá para el orden mundial del futuro.

Entre medio, estamos nosotros, que aún no hemos comenzado a debatir nuestro proyecto de país, mal podemos definir nuestra inserción mundial.

El gobierno norteamericano, con la "Cumbre para las Américas" de Miami, trató de "reencontrar" su lugar como actor regional, a su "regreso" al marco hemisfértico, luego de perder la "exclusividad", como potencia planetaria, sobre el "control" de las relaciones mundiales, frente a actores como la UE y Japón y los Nic’s asiáticos.

Esta "Cumbre" reflejó el relacionamiento histórico en el hemisferio: Mientras EUA acudió -como históricamente lo ha hecho- a una Cumbre con los paises del hemisferio, con una agenda donde lo más importante son sus intereses políticos: en los últimos 50 años, bajo el lema de la "seguridad" en la lucha contra el comunismo; ahora privilegia la "democracia" con condiciones; y los latinoamericanos, concurrieron -tal como históricamente lo han hecho- a hacer demandas económicas, y ver qué conseguían.

Por el otro lado, nos encontramos con que, el nuevo eje mundial, cuyo centro se encuentra en el Pacífico, está comenzando a configurase, a través del Foro para la Cooperación Económica entre paises del Asia y el Pacífico (APEC).

Entre los paises miembros de la APEC se observan dos orientaciones: 1) Aquellas naciones encabezadas por EUA y Canadá que buscan incorporar cláusulas políticas al acuerdo referidas a derechos humanos, protección del medio ambiente, fortalecimiento de la democracia (controlada), con el fin de poder manipulear políticamente el relacionamiento. 2) Los paises asiáticos, liderados por Japón, entre los que se destaca una visión circunscripta a la esfera económica.

Los paises que comprenden a la APEC disponen de un PBI equivalente al 60,7% del Producto Bruto Mundial; el 40% del comercio y el 37 % de la población, con 2200 millones de habitantes.

Colombia y Vietnam, manifestaron el interés de convertirse en observadores de la APEC. Perú que anteriormente había manifestado interés en ser miembro pleno, pidió que se le permita participar en los grupos de trabajo de pesca y turismo mientras dura la espera para su ingreso. Chile, México y Papua Nueva Guinea, fueron admitidos en la Cumbre celebrada en 1993 en Seattle (EUA), pero su ingreso se oficializó en la Cumbre de Indonesia de noviembre de 1994. Argentina no tiene ni siquiera observadores.

Estas son las novedades mundiales, que en Argentina parecieran no advertirse y, por lo tanto, no debatirse. Pero además, en nuestro país no se advierte la importancia creciente que Chile está alcanzando, ya que ahora ese país dejó de ser "transandino", mientras que nosotros pasamos a esa condición; al "desplazarse" el eje del poder mundial del Atlántico al Pacífico.

El presidente chileno Frei, en la Cumbre de la APEC en Indonesia, ya ofreció a Chile como "puente" comercial entre Asia y América del Sur.

Estos grandes cambios en la forma de relacionamiento y en los factores privilegiados para el relacionamiento, se ven reflejados en las nuevas "agendas" internacionales, y Argentina no los debe perder de vista.

LA TRIADA(1)

LA "APEC": HACIA LA CONFORMACION DEL "NUEVO EJE DE PODER MUNDIAL"

Desde el Himalaya hasta los andes la APEC ("Foro para la Cooperación y el Desarrollo Económico entre los Paises de Asia y el Pacífico", por sus siglas en inglés) acordó crear la mayor ZLC del mundo.

Con el 60,7% del Producto Bruto Mundial, el 40% del intercambio comercial y el 37% de la población mundial, los miembros del Foro para la Cooperación Económica entre Países del Asia y el Pacífico (APEC), apuntan a convertirse en el motor del desarrollo del planeta.

Los paises de Asia oriental podrían ser la próxima "locomotora" de la economía mundial por su dinamismo que contrasta frente al menguado ritmo de crecimiento de Europa y EUA.

Un estudio del Banco Mundial (BM) confirma el potencial para absorber inversiones y anticipa que la apertura comercial de la región implicaría beneficios equivalentes a la mitad de lo que se conseguirá con la aplicación de lo acordado en la Ronda Uruguay del GATT.

La región asiática importará hacia el 2000 la mitad del comercio mundial, si reducen a la mitad los obstáculos que oponen actualmente, según el informe del BM.

Esta región, es hoy el principal mercado para las exportaciones norteamericanas, totalizando para 1993, 130 mil millones de dólares, mientras que los envíos a Europa fueron de 109 mil millones.

Se trata de un típico intercambio de materias primas por tecnología, pero aún así ha provocado un gigantesco déficit para EUA, al punto que el 70% de su desequilibrio comercial externo se concentra con Japón y China.

Según el BM, "el sistema de comercio mundial necesita una locomotora -análoga a lo que fue EUA y Europa después de la 2da GM- para mantener su impulso hacia una apertura más grande". El este de Asia está en buena posición para satisfacer ese objetivo en vista de su rápido crecimiento económico.

En términos de poder adquisitivo, la región absorbe alrededor del 25% de la producción mundial. Sobre esa base, el estudio proyecta que Japón y el Este de Asia juntos poseerían un 40% del nuevo poder adquisitivo del mundo y absorberían entre un tercio y la mitad de las nuevas importaciones de aquí al 2000.

La hipótesis más conservadora estima que en ese lapso, Asia oriental importará el 33% de bienes y servicios, Europa el 24, EUA el 19 y el resto del mundo otro 24.

La "porción" de las exportaciones mundiales que le corresponde al Este de Asia aumentó del 7% en la década de los 60 al 21% en la actualidad, elevándose a 850 mil millones de dólares implicando un aumento 30 veces en el período.

La óptica de los miembros de la APEC es:

1) Fortalecer el sistema comercial multilateral;

2) profundizar la liberalización del comercio y de las inversiones en la zona de Asia y Pacífico;

3) intensificar la cooperación para el desarrollo de la zona de Asia y Pacífico;

4) están de acuerdo en congelar toda medida destinada a agravar las barreras proteccionistas;

5) desean que el lanzamiento de la OMC (Organización Mundial del Comercio) tenga éxito y llaman a todos los paises de la APEC a trabajar para lograr la liberalización del comercio sobre una base multilateral;

6) subrayan su fuerte oposición a la creación de un bloque comercial que contradiga al libre intercambio a escala global.


Volver a Integración   Volver a Asia 


CUMBRE DE LAS AMERICAS (8 y 9 de Diciembre de 1994-Miami, EUA)

LOS LOGROS LATINOAMERICANOS AUSENTES - EUA CONSIGUIO LO SUYO

Como cierre de la Cumbre de las Américas (Diciembre de 1994), los 34 presidentes del continente suscribieron en Miami la declaración de principios y el plan de acción que fija el año 2005 como fecha tope para la puesta en marcha de la integración (?) de todo el hemisferio.

El hemisferio ya esta integrado desde hace mucho tiempo bajo el dominio de EUA. Negar eso, es no querer ver las realidades. Se presume que la integración -como sistema de alianza- es para maximizar las posibilidades frente a actores poderosos como EUA. El ejemplo de la CEE -hoy Unión Europea (UE)- es claro al respecto.

Las principales iniciativas acordadas son:

* El fortalecimiento de la democracia (controlada por EUA).

* La promoción y protección de los derechos humanos.

* La lucha contra la corrupción.

* La eliminación de la amenaza del terrorismo (no del terrorismo de Estado) nacional e internacional.

* El fomento de la confianza mutua (pero hacer la guerra cuando hay conflictos de límites). · Pareciera que continúa en pie la premisa que el enemigo no es el subdesarrollo, la corrupción, el monopolio o la dependencia, sino el vecino con el que se tiene un litigio limítrofe. Defender eso, pareciera que fortalece la soberanía y no estar subordinados económicamente o científico y tecnológicamente, e incluso en la educación y la cultura

* El libre comercio de las Américas (en tanto no moleste al proteccionismo norteamericano).

* Las telecomunicaciones y la infraestructura de la información (que evidentemente manejan empresas transnacionales como CNN, por ejemplo).

* La promoción de los valores culturales.

* La lucha contra el problema de las drogas ilícitas y delitos conexos.

* La cooperación en ciencia y tecnología (de "abajo" hacia "arriba", de "arriba" hacia "abajo", Ley de Patentes).

* El fortalecimiento del papel de la mujer en la sociedad.

* La alianza para la prevención de la contaminación .


Volver a Integración 


¿COINCIDENCIAS ENTRE NAFTA Y MERCOSUR?

Si uno observa la diferencia en cuanto al PBI entre NAFTA y MERCOSUR, advierte que este último apenas sobrepasa los 500 mil millones, mientras que el NAFTA alcanza a los 7,5 billones -millones de millones- de dólares.

No sólo hay una diferencia importante en cuanto a la capacidad, sino también en lo que hace a la "dirección" a la que se orienta cada uno de los procesos.

Los anuncios hechos en la "Cumbre de las Américas", han creado cierta tensión en lo que hace a los procesos de integración. Marcan dos caminos distintos para lograr la integración económica del hemisferio. El primero es el camino de la "convergencia" de los grupos subregionales, como MERCOSUR, NAFTA, CARICOM, Pacto Andino y MCCA; cuya disparidad y capacidad es bastante diversa además. El segundo es el de la incorporación de los paises al NAFTA uno a uno, con Chile primero en la fila.

El NAFTA sin Chile, representa el 89% del PBI hemisférico, mientras que los 30 paises que asistieron a la Cumbre y no están en el NAFTA, sólo representan el 11% del PBI del hemisferio. Los 4 paises del MERCOSUR se llevan 8%, quedando 3% para el resto. Como si esto fuera poco, más de los 2/3 de ese 8% le corresponden sólo al Brasil. Estos porcentajes marcan la profunda asimetría económica que existe entre el poderío económico de los paises integrantes del NAFTA (léase EUA) y del MERCOSUR.

Por su parte, para el Ministro de Hacienda chileno, Eduardo Aninat, la existencia de una unión aduanera en el MERCOSUR limita las posibilidades de Chile de acceder a este sistema de integración.

Para Bowman Cutter, del Consejo Económico Nacional de EUA, el ingreso del MERCOSUR al NAFTA es algo difícil, ya que aquél establecerá una unión aduanera obedeciendo a principios distintos que una zona de libre comercio, como es el NAFTA.

La Cumbre de Miami le ofreció a EUA lo que le interesa: comercio, empleos; un mercado en contínua expansión que en el 2000 será más importante para las exportaciones norteamericanas que Europa y que en el 2010 le comprará 100 mil millones de dólares anuales más que la UNIÓN EUROPEA (UE).

CUMBRE DE ESSEN (ALEMANIA)

CLAVES EN LA CUMBRE EUROPEA DE ESSEN

Competitividad, desempleo y acercamiento a los vecinos de Europa del Este y del Sur (por el Magreb, Norte de Africa), fueron los grandes temas de esta Cumbre celebrada entre los miembros de la UNIÓN EUROPEA (UE) en Essen, Alemania en Diciembre de 1994.

Mercados laborales más libres, flexibles y descentralizados; una formación profesional más perfeccionada y una reducción de los costos productivos, son los instrumentos que utilizará la Comisión para alcanzar su objetivo de reducir el desempleo en el año 2000 al 7% (actualmente el promedio sobrepasa el 14%); lo que supone la creación de unos 15 millones de puestos de trabajo nuevos.

También se aprobaron vastos proyectos supranacionales de infraestructura y un "plan de acción", para aumentar la competitividad del continente.


Volver a Integración 


DETERIORO EN EL PRIMER MUNDO

La desocupación y la decadencia de la clase media se han "globalizado" como la economía.

Se trate de paises industrializados o en desarrollo, con estructuras sociales y económicas diversas, las naciones están soportando por igual la incertidumbre acerca de hasta cuándo cada habitante tendrá empleo. Del mismo modo, la clase media mundial se encuentra en decadencia.

Disminuye el número de asalariados, crece el número de cuentapropistas y la clase media se empobrece.

El crecimiento del PBI, no garantiza la reducción de la desocupación ni favorece la generación de nuevo empleo.

En los últimos dos años la economía norteamericana creció un 6%, se crearon 2,5 millones de empleos y la desocupación disminuyó del 7 al 6%.

Sin embargo, el empleo aumentó a un ritmo menor que la economía, los salarios se mantuvieron estancados y los puestos de trabajo más remunerados y seguros son reemplazados por otros peor pagos y de tiempo parcial.

En Europa las tasas de desempleo promedian el 14% y continúan aumentando aún en años de crecimiento económico y, en los paises más afectados, amplias zonas y sectores sociales permanecen deprimidos sin perspectivas de recuperación.

El deterioro del trabajo se debe, en primer lugar, a las políticas destinadas a reducir costos laborales promovidas por diversas medidas de flexibilización; a los reemplazos de trabajadores por máquinas y al traslado de plantas hacia "paraísos" de mano de obra barata y legislación laboral poco exigente o donde se utiliza mano de obra presidiaria o en condiciones de servidumbre.

En EUA, pese a los casi tres años de crecimiento y de aumento de ganancias empresariales, las compañías mantienen sus planes de ajuste..

En Alemania -el país con mayor proporción de trabajadores industriales- más de la cuarta parte de los empleados pueden ser suprimidos en los próximos años.

En Japón -paraíso del empleo seguro- las grandes firmas están licenciando su personal de más edad y limitando la garantía del empleo por vida.

FIN DEL SISTEMA MONETARIO MULTIPLE

Entre las principales tendencias que se perfilan y que pueden constituir bases del futuro orden mundial; la monetaria muestra novedades importantes.

En primer lugar, una de las tendencias que se está evidenciando a nivel mundial, es que queda atrás el dominio de una sola moneda.

Los mercados financieros globales demandan cada vez menos dólares. Esto no es una situación coyuntural, sino una tendencia estructural.

El dólar ya no cumple con la función clásica de las monedas de reserva internacionales.

Uno de los requisitos históricos para que una moneda sea la divisa de reserva global es que el emisor reúna las características de acreedor internacional neto. EUA ya no reúne ese requisito -lo fue hasta la década de los ‘80 y gracias a un manejo más "feliz" de las tasas que el que actualmente hace-. Por ello, también la banca transnacional acreedora tiene tanto poder en las decisiones acerca de la orientación del flujo monetario mundial. Es la principal acreedora mundial.

EUA es hoy el mayor deudor mundial, con una deuda pública de 5 billones (millón de millones) de dólares. La difícil situación que sufre se transparenta en un informe de Alan Greenspan-presidente de la Reserva Federal (Banco Central)-, al Comité de Presupuesto del Senado en Washington, "la reciente debilidad del dólar muestra que los mercados financieros mundiales nos envían un mensaje: no están dispuestos a financiar por más tiempo nuestros desequilibrios fiscales".

El mundo, tiende a crear un sistema monetario múltiple, con un peso creciente del marco alemán y el yen japonés. No obstante, ni el yen ni el marco pueden ocupar el papel central del dólar en el sistema monetario mundial. El papel del dólar no es discutido, pero sí su importancia es decreciente en los mercados financieros mundiales.

Lo que ocurre con el dólar es una manifestación, en el campo financiero, de la situación de EUA en la estructura de poder mundial.

La fuerza de la globalización y la creciente complejidad del escenario mundial, son tales que EUA tiene hoy menos poder en términos de control de resultados de los acontecimientos, que durante la guerra fría. Desde ya, durante la guerra fría, el poder se medía en términos de capacidad militar, actualmente el poder se mide en términos de capacidad financiera y de control de mercados.

El dólar cae desde hace más de 10 años. EUA podría estar pagando el precio de 15 años de déficit comercial y presupuestario que han saturado al mundo de dólares.

Como moneda de reserva mundial, el dólar ha sido desde la 2da GM el papel de elección de los bancos centrales, las corporaciones, los inversores, los narcotraficantes y cualquiera que buscara un refugio relativamente estable.

Ahora, la moneda estadounidense ha bajado a un punto de no retorno, por lo menos en cuanto a su imagen entre los inversores internacionales.

La declinación del dólar es un síntoma del retiro de capitales. De la misma manera que los inversores asustados están retirando capitales de los mercados de América Latina, lo hacen de EUA.

El dinero se mueve con la velocidad que lo permite la informática. La actual interconexión electrónica de los mercados, determina que las inversiones pueden saltar fronteras mucho más fácilmente que hace 10 años.

"EFECTO TEQUILA" O CRISIS MONETARIA MUNDIAL

En segundo lugar, creer que la crisis de México es la causante de un desorden tan grande a nivel mundial, es tener una visión muy reducida del mundo. Más allá del "efecto tequila", la realidad mundial es mucho más compleja. Un ejemplo es la caída del dólar frente al yen y el marco y la imposibilidad de detenerla por parte de los bancos centrales del mundo industrializado.

La crisis financiera mundial se basa en que las operaciones en los mercados de valores y la ampliación del crédito en el mundo, a la vez que los problemas de la deuda, generaron una "estructura" financiera especulativa que permanentemente se contrae depreciando títulos y acciones pero que también periódicamente se vuelve a inflar, originando en el medio un cambio de mano de los títulos con perdedores y ganadores. El giro especulativo del capital es muy rápido y los bancos centrales del mundo no tienen cómo controlarlo.

La causa del predominio de este sistema especulativo por sobre la inversión productiva, la tiene el interés del acreedor privado transnacional, que busca rentabilidad rápida, frente a la demora e inseguridad de la inversión en un sistema productivo en rápida reconversión y que genera dividendos en muy largo plazo.

Las altas tasas que la Reserva Federal norteamericana utiliza, con el objeto de evitar una mayor inflación, atraen capitales que financian la expansión actual. Esos capitales salen de los mercados emergentes, que es donde se habían ubicado para encontrar una rentabilidad más elevada. Los japoneses retiran sus capitales de EUA porque desconfían de la expansión crediticia y de la solidez de algunos de sus bancos comprometidos con papeles latinoamericanos y los destinan a la inversión doméstica; mientras que retiran fondos de América Latina con el mismo fin.

EUA es el país más comprometido financieramente con América Latina; por lo que la desvalorización de los papeles en la región afecta directamente al dólar, ya comprometido por la acumulación de desequilibrios comerciales y presupuestarios todavía muy grandes.

Los inversores mundiales sospechan que la desvalorización del dólar no se detendrá tan rápido y temen por la solvencia de bancos y de títulos y acciones nominados en dólares.

Además, EUA es el centro del NAFTA, del que es miembro México, con una crisis financiera y cambiaria importante.

En tercer lugar, la tormenta monetaria, también sacude a Europa, a lo que hay que agregar la fuerza del marco sobre las otras divisas, lo que está debilitando la posibilidad de instaurar una moneda única en la Unión Europea (UE) para 1997.

Este proyecto prácticamente ha sido abandonado por los españoles y podrá decidirse por referéndum en Gran Bretaña, que aún esta viviendo los efectos de los 1500 millones de dólares de la quiebra de la Baring.

Si se miran con detalle estos acontecimientos, se comprobará que la crisis financiera no es un ave de paso, ni está circunscripta a un país.

ARGENTINA Y SUS PRIORIDADES

Las prioridades de Argentina, tienen que ver con una deuda que crece; con lograr mercados para un comercio bastante restringido -pese a los acuerdos del GATT-; con lograr inversiones, especialmente para movilizar al sector productivo; por resolver el creciente problema de desempleo y subempleo; por poner en funcionamiento la industria; por alcanzar un nivel científico y tecnológico mínimo y un desarrollo educativo, que por un lado, surja de y se dirija hacia la realidad, y por el otro. ponga en contacto a las instituciones educativas -públicas y privadas- con el Estado, el sector productivo, el sector científico y tecnológico, de forma tal que el país se mueva en el sentido de un proyecto propio, y no el que le propone el mundo con los avatares que vive; el desarrollo de políticas que no dejen al país al margen de las tendencias mundiales, o que se perjudique por las tendencias negativas; etc..

Por ello, deberíamos comenzar por intentar conectarnos -no con exclusividad- con el futuro "eje rector del mundo", que no está pasando precisamente por EUA, sino por la región del Asia y el Pacífico. Esto no debemos hacerlo sólos, sino desde el MERCOSUR -un MERCOSUR, que sea una "alianza maximizadora" de las posibilidades de desempeño, en un contexto mundial dinámico y complejo; no un proceso integrativo que sirva para la mera desgravación arancelaria en beneficio de un sector-, y tratando de relacionarnos, más allá de las viejas antinomias, con Chile, que ya ha sido cooptado por el NAFTA y que es miembro pleno de la APEC (Foro para la Cooperación Económica de Asia y el Pacífico), que controla cerca del 40% del comercio mundial y la mitad del PBI mundial.

La Argentina solo participa del 0,1% del comercio asiático. Acero y alimentos son los productos más demandados. Además, el comercio de Argentina tiene un importante déficit comercial con la región asiática detrás del que tiene con EUA.

La mayor parte de las importaciones argentinas (más del 50%) son de bienes de consumo. La Argentina exporta un total de mil millones de dólares al Asia.

BASES PARA UN NUEVO PROYECTO NACIONAL

La "geopolítica" mundial, como la nacional, están sufriendo variaciones significativas. Por un lado, el mundo deja de centrarse -como lo hizo durante centurias- en el "Atlántico", para volcarse hacia el "Pacífico".

Los vínculos globales ya no se fundan en relaciones Estado a Estado de manera exclusiva, sino que intervienen otros actores no estatales, supra y transnacionales. Pero también los relacionamientos se dan a través de la acción entre "conglomerados geoeconómicos" que tienden a cerrarse y a competir como tales entre sí. La "Tríada" pareciera que es la nueva "configuración polar" del mundo; momentáneamente, ya que el nuevo sistema internacional no está definitivamente cristalizado; es más, está aún lejos de esto. Primero debe gestarse el nuevo régimen internacional, y los principales actores no están aún en condiciones de generarlo, ni consensualmente ni pugnando entre sí. Para ello pasarán varios años.

Como consecuencia de lo dicho, también cambia la geopolítica al interior del Estado, ya que al desplazarse el eje de poder y relacionamiento hacia el "Pacífico" -este fenómeno no es nuevo; viene dándose ya desde la década de los ‘70-, cobran importancia las provincias que se encuentran cercanas a la cordillera, de norte a sur. El puerto de Buenos Aires pierde exclusividad y el "proyecto nacional" puesto en vigencia por la "generación del ‘80", centrado en la "pampa húmeda" y en el puerto de Buenos Aires, debe ser reemplazado por un proyecto totalizador tanto en su geografía, como en la utilización de sus recursos; en el que se privilegien las salidas por los pasos fronterizos cordilleranos y hacer de la Argentina total -no sólo la de la Pampa Húmeda- un país "bioceánico". Esto implica trazos camineros y ferroviarios que reviertan la red armada en el siglo XIX, en forma de "embudo" para sacar materia prima no industrializada por el puerto de Buenos Aires.

Demás está decir, que también cobran importancia estratégica, los Estados latinoamericanos que tienen salida directa al Pacífico. Países que debemos privilegiar en nuestro relacionamiento.

Debemos establecer puntos de conexión a través de los pasos fronterizos en la región andina, para salir al Pacífico cuanto antes; ya que el mundo dejó de ser "Atlántico". Hasta el gobierno norteamericano ha tomado conciencia de ello, a tal punto que se apresuró a asociarse, junto a Canadá y México a la APEC. Ya desde fines de la década de los ‘70, el centro del poder norteamericano -no hablo del centro administrativo- se desplazó hacia el Pacífico, a la región de California.

Japón está interesado en que Chile se "asocie" al MERCOSUR. Alemania está interesada en que se abran pasos hacia el Pacífico en la región del NOA. La Unión Europea (UE) se interesa en el MERCOSUR y en Chile y en las posibilidades de acceder a la región del Pacífico.

Los únicos en no tomar conciencia de lo que está pasando, pareciéramos ser los argentinos; especialmente su dirigencia.

El corredor bioceanico argentino-chileno que se habilitará para 1997, que unirá los puertos de Comodoro Rivadavia en Chubut y de Chacabuco en la Xma Región en Balmaceda (Chile), a través del paso Huemules; puede transformarse en una alternativa para el comercio hacia el Asia y América del Norte. La extensión es de 500 kilómetros. Las obras se encuentran muy avanzadas y sólo resta asfaltar 130 km en territorio argentino. Igualmente debe realzarse la importancia de los pasos que se encuentran en las zonas centro (Cuyo) y norte del país.

El nuevo proyecto, debe ser la resultante de un debate nacional comprometido y totalizador y no de la decisión de mentes iluminadas ni esclarecidas (?), ni de la implementación de los intereses exclusivos de los sectores poderosos, cualesquiera sean ellos. No sólo debe ser totalizador desde el punto de vista geográfico también lo debe ser desde el punto de vista de los recursos y los procesos y productos industriales, que podrán utilizarse y realizarse, si se favorece el desarrollo de la educación y la investigación científica y tecnológica.

Recordemos que para Alberdi, la Pampa Húmeda era el área geográfica en la que había que concentrar las inversiones, porque proveía de las riquezas. No había que "distraer" las inversiones en otras áreas geográficas. Además, la Constitución liberal de 1853, hoy vigente en su contenido dogmático, fue la resultante del triunfo a sangre y fuego de los sectores partidarios de la Pampa Húmeda y el puerto de Buenos Aires, frente a los proteccionistas e industrialistas.

La riqueza del mar argentino, cuya biomasa supera los 8 millones de toneladas anuales y que podría permitir una pesca, cuidando la ecología, de entre 1,5 y 2 millones de toneladas anuales, trayendo beneficios superiores a varias Pampas Húmedas juntas. Ni qué hablar de la lana, el petróleo, el uranio, los minerales que hay en el territorio y en el fondo marino, etc..

Un país que tiene los recursos naturales estratégicos y no estratégicos que tiene la Argentina, no puede continuar en la condición de subdesarrollo y dependencia en la que se encuentra, mientras que otros países, por ejemplo Japón, sin la dimensión territorial nuestra, sin los recursos naturales nuestros, ya que importa casi el 100%, alcanza el nivel de potencia mundial, aún desde la nada en la que se encontraba luego de firmar la rendición incondicional al finalizar la segunda guerra mundial. Esto muestra que nuestro subdesarrollo es mental, no de recursos. Es el resultado de la inoperancia y la falta de proyecto. Es la resultante de la falta de capacidad y de conducción de una dirigencia que no sabe otra cosa que encaramarse en el poder, pero que no lleva al país a ningún lado.

Democracia es el gobierno del pueblo, no el gobierno de las urnas. Sólo votar, no da democracia, ni desarrollo. El compromiso de la Nación con su destino y la permanente exigencia del pueblo a su dirigencia para que lleve a cabo sus objetivos, los que expresa a través del debate comprometido, permitirá que Argentina, algún día, logre el desarrollo y el bienestar que buscamos y alcance el nivel de un país relevante en el mundo. Para ello debemos madurar.


Foto AutorEsta página fue hecha por  Luis DALLANEGRA PEDRAZA

**  Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).


e-Mail: luisdallanegra@gmail.com
Home  Arriba    Al Indice General     A Debates 
Volver Integración y Desarrollo     Volver a Argentina 

* ©DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Publicado en "DEBATES", Vol. I, Ejemplar 3, Buenos Airtes, Abril de 1995.

(1) Se le llama "Tríada" a los tres bloques conformados por la Comunidad Europea -liderada por Alemania- y el grupo de ex colonias ligados a los países de Europa Occidental a través de distintos tratados: Lomé, Yaundé y ACP; el NAFTA, liderado por EUA, y su marco hemisférico, y los países Asiáticos, liderados por Japón, así como otros del Pacífico que actuarían en ese contexto, como Australia y Nueva Zelandia por ejemplo.