¿POR QUE ES NECESARIO CONSTRUIR AMERSUR? *

Alberto J. Sosa  **

1) Introducción

La República Argentina, salvo excepciones, se ha manejado internacionalmente, siguiendo tendencias que -mutatis mutandis- aún perduran:

1)     la “inserción racional dependiente” dentro de la esfera de influencia de la principal potencia mundial. Ayer fue Gran Bretaña, hoy los Estados Unidos de América (EUA). Las “relaciones carnales de Menem”, son ilustrativas.

2)     La actitud de indiferencia u oposición a las potencias que constituyen una alternativa a la principal potencia mundial. Durante el siglo XIX, dicha potencia alternativa fue EUA; en el siglo XX -y en la presente década- Europa y también Asia.

3)     La indiferencia respecto de los países de la “periferia mundial”, entre los que se encuentran actualmente los llamados “países ballena”, tales como India, República Popular China, Indonesia, Rusia, Irán, etc.

4)     El “desinterés histórico” respecto del “territorio”, salvo que se trate de la “Pampa Húmeda”, donde se radicaron las inversiones y la inmigración. Asimismo, dicha tendencia se tradujo en una actitud “negligente” respecto de las negociaciones sobre conflictos limítrofes.

En circunstancias como las actuales, en las que la única superpotencia militar mundial invade Irak y ocupa su territorio, es necesario reflexionar sobre nuestra ubicación como país y como sociedad en escenarios probables de posguerra. La disyuntiva podría pasar por un orden mundial unipolar en el eje estratégico-militar o por un mundo multipolar en el eje económico, en el que EUA comparte el poder y las responsabilidades con otras potencias de Europa y de Asia.

2) Orden Unipolar vs. Orden Multipolar

A continuación presentamos una sucinta caracterización de ambos escenarios y reflexiones sobre la inserción y las alianzas más convenientes para el interés nacional de Argentina en aquellos.

2.1) Orden Unipolar en el eje estratégico-militar

En este escenario, EUA pretendería configurar un Orden Mundial en el que se fortalecería el unipolarismo militar y su control sobre los medios de comunicación masiva a nivel global. Sus corporaciones económicas y financieras consolidarían su predominio en todo el mundo. La protección de su interés nacional, conllevaría la aplicación extraterritorial de su derecho doméstico.

   EUA dada su supremacía militar, lanza una iniciativa de guerra integral para sojuzgar a los Estados fallidos [1]; para dominar a los Estados forajidos [2]; para exterminar a los focos terroristas islámicos, conexos y colaterales; y para extender su hegemonía a través de todo el planeta.

La Unión Europea (UE) se dividiría y debilitaría y EUA podría controlar los recursos naturales de Medio Oriente y de Asia Central. Por otra parte, la hiperpotencia, podría reforzar su hegemonía sobre el hemisferio americano, a través del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), el Plan Puebla Panamá (PPP) y la reformulación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), que incluiría el Plan Colombia (narcotráfico, insurgencia y paramilitares) y la Iniciativa Andina (narcotráfico, guerrilla e indigenismo ecuatoriano).

Mientras tanto, el MERCOSUR se diluiría y las cuestiones referidas a la libertad de los mercados, deuda externa y seguridad interna [3], ocuparían un lugar central en la agenda EUA-América Latina.

La ofensiva basada en la “doctrina de la guerra preventiva”, recurriría a medios militares, tecnológicos, mediáticos, económicos y a una “estrategia sin tiempo”.

2.2) Orden Multipolar en el eje económico

El otro proyecto de orden mundial está patrocinado por un reducido pero gravitante número de Estados (Francia, Alemania, Rusia, República Popular China, etc.), que promueven un régimen de poder compartido por un selecto grupo de países, no sólo por EUA.

Mientras que la derecha republicana propone un régimen de tipo “monárquico absolutista global”, el condominio franco-germano y sus “aliados”, proponen un régimen tipo “república aristocrática global”. Un orden de estas últimas características concede mayor margen de permisividad externa y favorece una conexión activa al sistema mundial de países y conglomerados de países (v.g. Argentina y MERCOSUR). No es lo mismo estar bajo la égida de una sola potencia que de varias. Este escenario posibilita otra capacidad de maniobra doméstica e internacional. Además, en un orden multipolar podrían afirmar su gravitación tanto los “países ballena” [4] como los bloques Regionales, basados en la vecindad geográfica y en “proyectos de tipo comunitario”.

3) el porqué del alineamiento automático

Los argumentos a favor del alineamiento de Argentina con EUA, en un mundo que gira en torno del eje estratégico-militar y en el cual la hiperpotencia detenta ventajas irrefutables, serían las que se especifican abajo.

- EUA y sus corporaciones económicas, financieras, tecnológicas, mediáticas y militares, configuran el núcleo del Nuevo Orden Global.

- La invasión a Irak podría sepultar a las Naciones Unidas, a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y fracturar a la UE, que carece de política exterior y de defensa [5].

- El capitalismo es el único modo de producción y de organización social vigente, a nivel mundial y el proyecto ALCA es irreversible, mientras que MERCOSUR y la COMUNIDAD ANDINA DE NACIONES (CAN) languidecen.

- Algunos países que asumieron roles activos y abandonaron su status de subdesarrollo o de postración económicas, durante el siglo XX, se “asociaron” a EUA (Japón, la ex Alemania Occidental, Canadá, Australia, Corea del Sur, Taiwan, etc), mientras que aquellos que lo desafiaron colapsaron o experimentaron graves crisis (la URSS y demás “socialismos reales”, que se encontraban en su área de influencia; Yugoslavia; Cuba; Angola; Mozambique; etc). Sin embargo, hubo un tercer grupo de Estados que implementaron proyectos de desarrollo con una visión propia de sus problemas domésticos y del sistema mundial, como es el caso de Italia [6], el Benelux [7], España [8], la República Popular China [9] o la República Federativa del Brasil [10].

- La Argentina país mediano -productor de alimentos de clima templado y competidor de EUA-, tendría que vincular su destino al de la economía más exitosa, para no devenir un Estado paria y aún más irrelevante a nivel global [11].

- La asociación con Brasil en el MERCOSUR implicaría acumular pobreza, mientras que la “sociedad” con EUA significaría “contagiarnos” de su riqueza material y de sus valores calvinistas.

4) porqué el alineamiento no automático

Los argumentos contrarios a un alineamiento automático con EUA, son los que siguen.

Cuando finalizó la segunda guerra mundial del siglo XX, EUA explicaba casi la mitad del PB mundial; actualmente la UE como bloque económico-comercial y Japón como 2da. economía mundial ensombrecen su liderazgo, por lo menos en el eje económico. Si bien el capitalismo es el único modo de producción vigente, existen diversos modelos: el nipón, el germano, el francés, el anglosajón, el chino, el ruso, etc.

Tanto Alemania Occidental como Japón fueron socorridos -luego de la 2ª. Guerra Mundial del siglo XX- por EUA porque existía la amenaza soviética. Si EUA no los hubiese ayudado, la URSS los habría anexado a su zona de influencia. Por otra parte, la ocupación de un territorio estatal, por parte de EUA, no produce en el mismo mágicamente estadios de desarrollo más altos, bienestar y democracia plural. Ejemplos de ello lo constituyen República Dominicana, Haití, Nicaragua, Guatemala, Panamá, etc.

Cuando Getulio Vargas cedió a EUA la base militar en Natal y mandó tropas para combatir al Eje, Brasil fue recompensado con la acería de Volta Redonda y con equipamiento militar, proveniente de la Ley de Préstamo y Arriendo. Entonces el mundo estaba en guerra [12]. Durante la bipolaridad, el contrapeso soviético otorgó cierta permisividad internacional, que favoreció la vigencia del modelo keynesiano en los países industrializados y aún en los subdesarrollados. El modelo Bandung proliferó en Estados de Asia y de Medio Oriente y el modelo Cepal en algunos Estados de América Latina. La implosión soviética precipitó la globalización, el unipolarismo militar de EUA y la hegemonía del neoliberalismo y del pensamiento único.

El abandono del status de subdesarrollo, por parte de algunos países, durante el siglo XX, se explica por la relevancia geopolítica que EUA les reconoció y por su “conexión activa” al sistema mundial, a través de sus respectivos proyectos nacionales, a veces nada democráticos [13].

Contrariamente la Argentina menemista que mantuvo “relaciones carnales” con EUA; que se asoció a la coalición internacional que participó en la guerra del Golfo; que fue alumna obediente del FMI; y que devino aliado extra-OTAN (el único de EUA en América Latina); no logró más que resultados desfavorables. El modelo neoliberal implementado por una alianza social autóctona y patrocinado por EUA, -por el G7, por los organismos de financiamiento internacional y por la banca transnacional-, “explotó” en diciembre del 2001. El otrora país socialmente más integrado de América Latina, había caído en un foso de pobreza e indigencia crecientes.

La alianza del Brasil varguista -anclada en un proyecto de industrialización- con EUA, durante el régimen bipolar, no es equivalente -sino antagónica- con las “relaciones carnales menemistas”, basadas en la apertura de la economía y el oportunismo político, en un mundo unipolar.

EUA puede conseguir una victoria militar y una “derrota política”, en Irak, si persisten y agravan los ataques a poblaciones civiles. Por otra parte, el resucitado “proyecto gaullista” de la Europa de las Naciones, que alcanza los Urales, se configuraría a través de un eje franco-germano y ruso, en que se combinan poder económico, tecnológico, político y militar. La República Popular China, podría llegar a algún tipo de alianza táctica con la “coalición gaullista”. Además, determinados movimientos islámicos podrían convertirse en una amenaza aún más grave para el “mundo occidental”

EUA no pudo convencer a sus socios del NAFTA (Canadá y México), tampoco a los Estados miembros no permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas del ex Tercer Mundo, para que respalden su invasión a Irak.

El Movimiento de No Alineados resurgió, de entre las cenizas, en la XIII Cumbre de Kuala Lumpur, con un discurso antibelicista y de necesaria configuración de una alianza global entre los pueblos y gobiernos del ex Tercer Mundo con sectores de EUA y de Europa Occidental, opositores a las guerras de expansión y dominación.

La propuesta de alineamiento no automático de Argentina con EUA responde, además, a otras razones objetivas.

Las exportaciones argentinas a EUA representan el 10% de sus ventas externas y la relación comercial bilateral es deficitaria. Mientras que las relaciones con MERCOSUR y con toda América del Sur son superavitarias y constituyen el primer lugar de destino de las exportaciones.

Argentina es un país irrelevante en términos estratégicos, así como en términos económicos y comerciales. Por otra parte, no dispone de recursos financieros y tecnológicos propios como para proyectar un desarrollo económico, desconectado del mundo.

Por ello, los alineamientos y no alineamientos de un país, deben analizarse en un contexto más amplio. No significó lo mismo asociarse a EUA, con un proyecto nacional, en la era de la bipolaridad, cuando la URSS actuaba en determinadas zonas como contrapeso estratégico, que luego en la era del unilateralismo militar de la archipotencia.

En base a lo expresado, consideramos necesario que se modifiquen tendencias de la política exterior argentina, disfuncionales a los intereses de la sociedad y del país, reorientándolas de acuerdo a lecturas aggiornadas del sistema mundial, de la situación hemisférica y de las actuales potencialidades del país.

5) ESTRATEGIA ARGENTINA. DEL MERCOSUR A AMERSUR

En este marco, en el que la capacidad de maniobra de los actores de la periferia del mundo es limitada, es necesario recrear un MERCOSUR ESTRATÉGICO profundizado y expandido en América del Sur (AMERSUR). No debe ser sólo comercial sino que debe permitir que la Región y la Argentina mantengan relaciones mundiales, con una capacidad creciente de negociación para llevar a cabo, en forma colectiva, tareas que individualmente no pueden realizar.

El nuevo gobierno brasileño ha llamado la atención sobre la necesidad de reconvertir, ampliar e incluso rebautizar, el MERCOSUR. Ha entendido que la ampliación del mercado es sólo una de los componentes de la alianza subRegional y que deben enfatizarse otros aspectos que hasta ahora han tenido un rol menor. Se ha hablado de cambiar la denominación MERCOSUR por AMERSUR. Cabe destacar que con el mismo espíritu y con el mismo nombre, años atrás, en 1997, hemos creado esta institución. La mayoría de los trabajos incluidos en la página web de nuestra Institución, especialmente pero no únicamente los clasificados en el ítem Integración, muestran la preocupación y la necesidad de reorientar y afianzar la alianza MERCOSUR, incluyendo a otros países de América del Sur [14].

A partir de la plataforma AMERSUR, nos relacionaríamos con los conglomerados geoeconómicos, liderados por los actores polares de la Tríada (EUA; dupla franco-germana; probable dupla sino-japonesa?).

La dirigencia y el pueblo argentinos deben tener en claro desde dónde y junto a quién se negocia. Toda negociación trascendente debe realizarse desde el nuevo MERCOSUR (AMERSUR), a partir de la alianza argentino-brasileña. Dicha fuerza propia negociadora debería incluir también a Venezuela, país que ha manifestado su voluntad de incorporarse al MERCOSUR/AMERSUR. Una aspiración máxima es que toda América del Sur forme un único bloque negociador.

A pesar de los objetivos previstos en el Tratado de Asunción, el MERCOSUR ha devenido “un espacio para hacer negocios” que ha sido usufructuado por grandes empresas agroalimentarias, automotrices y de combustibles, muchas veces de capital extranjero.

El MERCOSUR/AMERSUR debe vincular, además de a los grandes grupos económicos citados, a las distintas agencias gubernamentales nacionales, a los actores subestatales, a las ONGs y movimientos sociales, a las centrales sindicales, a los educadores, a los empresarios Pymes, a las Universidades, a los institutos de ciencia y de tecnología, etc., detrás de un proyecto que procure la reindustrializacion del MERCOSUR/AMERSUR.

Debe configurarse una alianza social alternativa que persiga constituir:

a)     La vigencia del sistema de las Naciones Unidas, del multilateralismo y el derecho internacional;

b)     Una institucionalidad supranacional que regule la actividad de los mercados;

c)      un MERCOSUR/AMERSUR bioceánico, con el ingreso pleno de Chile;

d)     Un MERCOSUR convergente con la Comunidad Andina de Naciones (CAN) para configurar el Area de Libre Comercio de Sudamerica (ALCSA) o Amersur Democrático, Integrado, Industrial, Bioceánico y Autónomo, que esté atravesada de este a oeste y de norte a sur por rodovías, hidrovías, ferrovías, compañías de transporte, conexiones eléctricas, energéticas, de telecomunicaciones, etc.;

e)     un AMERSUR cuya espina dorsal sean los pueblos y no “los mercados”;

f)        un AMERSUR que enlace a las dos grandes cuencas hidrográficas de América del Sur: la del Amazonas y la del Plata;

g)     un AMERSUR alimentario, tanto marítimo como terrestre, constituido por cadenas productivas comunitarias y con una entidad financiera en la que se fusionen FONPLATA y la Corporación Andina de Fomento (CAF);

h)      un AMERSUR de la energía petrolera y gasífera, así como petroquímico que sume el potencial de Venezuela (OPEP), Ecuador, Bolivia y Colombia;

i)        un AMERSUR con políticas tendientes a la convergencia macroeconómica e institucional, para constituir órganos supraestatales que unifiquen su voz y voto en la Región y en el mundo;

j)        un AMERSUR con libre movilidad de personas y de trabajadores, con derecho de residencia y de establecimiento;

k)      un AMERSUR que bregue por la solución político-diplomática de los conflictos y por la vigencia del derecho internacional.

AMERSUR debe mantener vínculos con EUA, con la Unión Europea (UE), con la ASEAN + 3 (Japón, China y Corea del Sur), con la Comunidad de países del Cono Sur Africano, con la Zona de Libre Comercio (ZLC) Australia-Nueva Zelanda, con los Estados ballena (aquellos que tienen dimensión geográfica continental y mucha población) y con los principales organismos internacionales.

Sin embargo no se debe negociar el AREA DE LIBRE COMERCIO DE LAS AMERICAS (ALCA) si la potencia hegemónica no está dispuesta a derogar subsidios; a abandonar políticas proteccionistas; a imponer disposiciones tipo Capítulo XI del NAFTA, referidas a la prohibición de estipular “requisitos de desempeño a la inversión extranjera”; o a impedir regulaciones a la libre movilidad de los capitales especulativos.

Por su parte, las relaciones con la UE deben profundizarse en la medida que ellos estén dispuestos a negociar la reducción y/o supresión de los subsidios agrícolas.

En los organismos internacionales se deberán adoptar posiciones o decisiones que favorezcan los intereses de América del Sur, así como también de la “periferia mundial”, en términos de desarrollo económico-social.

Bibliografía General

1) Amersur Asociación Civil diversos documentos de las secciones Integración y Política Internacional de la página web www.amersur.org.ar.

2) Dallanegra Pedraza, Luis, “Política Exterior Argentina”. (Mimeo, Bs. As., Septiembre del 2002).

3) The White House, Washington. “The National Security Strategy of the United States of America”, Washington, September 2002.

4)     “Speech by Prime Minister Dr. Mahathir Mohamad at the opening session of the XIII Summit of the Non Aligned Movement at Putra World Centre”. Kuala Lumpur on Monday, February 24, 2003.


Foto AutorEsta página fue hecha por  Luis DALLANEGRA PEDRAZA

*   Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).


  Arriba   A Integración y Desarrollo    A Debates   A Amersur 

* AMERSUR, info@amersur.org.ar, Abril 2003.

** Especialista en Integración. Febrero 2002. infoAmersur@.org.ar.

[1] Tipo Afganistán, que no ejercen jurisdicción sobre la totalidad de su territorio y en los que florecen grupos terroristas.

[2] Irak, Corea del Norte, Irán, Siria que desarrollan y proliferan armas de destrucción masiva y/ o apadrinan grupos fundamentalistas.

[3] Triple Frontera, Chuy, maniobras militares conjuntas, emplazamientos de bases, etc.

[4] Estados densamente poblados y de dimensiones continentales que, cuando se ponen en marcha sacuden el planeta. Itamaraty incluye dentro de esta categoría a la República Popular China, a la India, Rusia y por supuesto a Brasil.

[5] La UE podría quedar dividida entre el proyecto autónomo del condominio franco-germano y el proyecto del Reino Unido que subordinaría la Europa “comunitaria” a los EUA.

[6] Luego de la 2da. Guerra Mundial (siglo XX) recibió ayuda de EUA a través del Plan Marshall. Formó parte del grupo de países fundadores de la actual UE, dentro de la cual logró consolidar su posición económica a nivel mundial. Es miembro del G7.

[7] Conformado por Bélgica, Holanda y Luxemburgo. Este agrupamiento fue miembro fundador de la Comunidad Económica Europea. Como Italia, recibió inicialmente socorro financiero de EUA. Aunque logró consolidar su status a través de la UE.

[8] No fue usufructuaria del Plan Marshall, por sus relaciones con el eje Roma-Berlín durante la 2da. GM. Su incorporación a la entonces CEE, impulsó su crecimiento, modernización y bienestar.

[9] Si bien ha recibido abundante inversión extranjera, su Estado mantiene un férreo control sobre los principales resortes de la economía y sobre la sociedad, a través del PC y del Ejército.

[10] A partir de los años 30 (siglo XX), impulsó un sostenido proceso de industrialización que la transformó en la 8ª. Economía en importancia del mundo, pero aún mantiene profundas desigualdades sociales.

[11] Argentina no desafió a EUA, sin embargo no estuvo en ninguno de los dos lados.

[12] En 1945-47, se presumía una diarquía EUA-URSS. Luego, en 1947 devino bipolar.

[13] Taiwán y Corea del Sur se industrializaron con gobiernos autoritarios, respaldados por EUA.

[14] www.amersur.org.ar