Anexo II

PROGRAMA DE ACCIÓN DE LA CUMBRE MUNDIAL SOBRE DESARROLLO SOCIAL


Capítulo II

ERRADICACIÓN DE LA POBREZA

Bases para la acción y objetivos

18. En el mundo de hoy, más de 1.000 millones de personas viven en condiciones de pobreza inaceptables, la mayoría en los países en desarrollo y, en particular, en las zonas rurales de bajos ingresos de Asia y el Pacífico, África, América Latina y el Caribe y los países menos adelantados.

19. La pobreza tiene diversas manifestaciones: falta de ingresos y de recursos productivos suficientes para garantizar medios de vida sostenibles, hambre y malnutrición, mala salud, falta de acceso o acceso limitado a la educación y a otros servicios básicos, aumento de la morbilidad y la mortalidad a causa de enfermedades, carencia de vivienda o vivienda inadecuada, medios que no ofrecen condiciones de seguridad, y discriminación y exclusión sociales. También se caracteriza por la falta de participación en la adopción de decisiones en la vida civil, social y cultural. La pobreza se manifiesta en todos los países, como pobreza generalizada en muchos países en desarrollo, como focos de pobreza en medio de la abundancia en países desarrollados, como pérdida de los medios de vida a raíz de una recesión económica, como consecuencia repentina de desastres o conflictos, como pobreza de los trabajadores de bajos ingresos y miseria absoluta de quienes quedan al margen de los sistemas de apoyo de las familias, las instituciones sociales y las redes de seguridad. Las mujeres soportan una parte desproporcionada de la carga de la pobreza y los niños que crecen en esa situación suelen quedar en desventaja para siempre. Las personas de edad, las personas con discapacidades, las poblaciones indígenas, los refugiados y las personas desplazadas dentro de sus países son también especialmente vulnerables a la pobreza. Además, la pobreza en sus distintas formas constituye una barrera para la comunicación, dificulta el acceso a los servicios y conlleva importantes riesgos para la salud; por otra parte, las personas que viven en la pobreza son especialmente vulnerables a las consecuencias de las catástrofes y los conflictos. Las situaciones de pobreza absoluta se caracterizan por una grave privación de elementos de importancia vital para los seres humanos: comida, agua potable, instalaciones de saneamiento, atención de salud, vivienda, enseñanza e información. Esas situaciones dependen no sólo de los ingresos, sino de la posibilidad de acceder a los servicios sociales.

20. Hay acuerdo general en que la pobreza persistente y generalizada y las graves desigualdades sociales entre el hombre y la mujer tienen una gran influencia en parámetros demográficos tales como el crecimiento, la estructura y distribución de la población y, a su vez, se ven influidas por ellos. También hay acuerdo general en que las modalidades irracionales de consumo y producción contribuyen al uso insostenible de los recursos naturales y a la degradación del medio ambiente, así como a reforzar las desigualdades sociales y la pobreza, con las consecuencias ya mencionadas respecto de los parámetros demográficos.

21. La pobreza urbana está creciendo con rapidez, paralelamente al proceso general de urbanización. Se trata de un fenómeno cada vez más frecuente, que se registra en todos los países y regiones y que a menudo plantea problemas específicos, como el hacinamiento, la contaminación de las aguas y la deficiencia de los servicios de saneamiento, el alojamiento en condiciones inseguras, la delincuencia y otros problemas sociales. Cada vez son más numerosos los hogares urbanos de escasos ingresos a cargo de mujeres.

22. Entre las personas que viven en la pobreza, la desigualdad entre los sexos se observa principalmente en el incremento de los hogares a cargo de mujeres. Con el aumento de la población habrá un importante aumento de los jóvenes que viven en situación de pobreza. Así pues, es necesario adoptar medidas concretas para hacer frente al hecho de que la pobreza afecta preponderantemente a los jóvenes y a las mujeres.

23. La pobreza tiene distintas causas, entre ellas causas estructurales. La pobreza es un problema complejo y multidimensional con orígenes tanto en el ámbito nacional como en el internacional. No es posible encontrar una solución uniforme aplicable a nivel mundial. Más bien, a fin de hallar una solución para este problema, es fundamental contar con programas de lucha contra la pobreza adecuados a cada país, con actividades internacionales que apoyen a las nacionales, y con un proceso paralelo por el que se cree un medio internacional favorable a esos esfuerzos. La pobreza está indisolublemente unida a la falta de control sobre los recursos: tierra, habilidades, conocimientos, capital y relaciones sociales. Quienes carecen de esos recursos son fácilmente olvidados por los encargados de formular las políticas y tienen escaso acceso a las instituciones, los mercados, el empleo y los servicios públicos. La erradicación de la pobreza no puede lograrse simplemente mediante programas encaminados a combatirla, sino que exigen participación democrática y cambios en las estructuras económicas a fin de garantizar a todos el acceso a los recursos, oportunidades y servicios públicos, emprender políticas orientadas a una distribución más equitativa de la riqueza y el ingreso, proporcionar protección social a quienes no pueden mantenerse y ayudar a las personas que son víctimas de catástrofes imprevistas, ya sean de carácter individual o colectivo, natural, social o tecnológico.

24. La erradicación de la pobreza exige el acceso universal a oportunidades económicas que favorezcan la existencia de medios de vida sostenibles y servicios sociales básicos, así como un esfuerzo especial para facilitar a las personas desfavorecidas el acceso a las oportunidades y los servicios. Es preciso ofrecer oportunidades a los sectores pobres y a los grupos vulnerables mediante su organización y participación en todos los aspectos de la vida política, económica y social, en particular, en la planificación y ejecución de las políticas que los afectan, todo lo cual les permitiría tomar parte activamente en el desarrollo.

25. Así pues, se impone una urgente necesidad de:

~ Adoptar estrategias nacionales para reducir en medida importante la pobreza en general, incluidas medidas para eliminar las barreras estructurales que impiden a las personas escapar de la pobreza, con compromisos concretos de erradicar la pobreza absoluta en una fecha que ha de estipular cada país en su contexto nacional;

~ Promover una mayor cooperación internacional y el apoyo de las instituciones internacionales a los países que intentan erradicar la pobreza y proporcionar protección y servicios sociales básicos;

~ Concebir métodos para medir todas las formas de pobreza, en particular la pobreza absoluta, y evaluar y vigilar las circunstancias de los que se encuentran en peligro en el contexto nacional;

~ Realizar exámenes nacionales periódicos de las políticas económicas y los presupuestos nacionales para orientarlos hacia la erradicación de la pobreza y la reducción de las desigualdades;

~ Ofrecer mayores oportunidades para que los sectores pobres acrecienten sus capacidades globales y mejoren su situación económica y social, gestionando al mismo tiempo sus recursos de forma sostenible;

~ Aprovechar los recursos humanos y mejorar las infraestructuras;

~ Subvenir de manera generalizada a las necesidades básicas de todos;

~ Adoptar políticas que garanticen a todos una protección económica y social suficiente en caso de desempleo, mala salud, maternidad, incapacidad y vejez;

~ Adoptar políticas que fortalezcan la familia y contribuyan a su estabilidad, de conformidad con los principios, metas y compromisos contenidos en la Declaración de Copenhague sobre Desarrollo Social y en el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo 11/;

~ Movilizar a los sectores públicos y privados, a las zonas más desarrolladas, a las instituciones de enseñanza y universidades y a las organizaciones no gubernamentales para que presten asistencia a las zonas asoladas por la pobreza.

Acciones

A. Formulación de estrategias integradas

26. Los gobiernos deben concentrarse más en los esfuerzos públicos para erradicar la pobreza absoluta y reducir en medida importante la pobreza general lo que requiere:

a) Promover el crecimiento económico sostenido - en el marco del desarrollo sostenible - y el progreso social, para lo cual es necesario un crecimiento de base amplia, que ofrezca oportunidades iguales a todas las personas. Todos los países deben reconocer sus responsabilidades comunes, pero diferenciales. Los países desarrollados reconocen la responsabilidad que tienen en la consecución del desarrollo sostenible a nivel internacional y deberán seguir esforzándose por promover un crecimiento económico sostenido y reducir las desigualdades, de manera que todos los países, y en especial los países en desarrollo, resulten beneficiados;

b) Formular o fortalecer, preferiblemente para 1996, y ejecutar, planes nacionales de erradicación de la pobreza para abordar las causas estructurales de la pobreza que abarquen medidas en los planos local, nacional, subregional, regional e internacional. En esos planes se deberán establecer, en cada contexto nacional, estrategias y objetivos y metas asequibles y con plazo fijo para la reducción en medida importante de la pobreza general y la erradicación de la pobreza absoluta. En el contexto de los planes nacionales, se prestará especial atención a la creación de empleo como medio de erradicar la pobreza, y se prestará una atención apropiada a la salud y la educación, se dará mayor prioridad a los servicios sociales básicos, a la generación de ingreso en los hogares y a la promoción del acceso a los bienes productivos y las oportunidades económicas;

c) Determinar los medios de vida, las estrategias de supervivencia y las organizaciones de autoayuda de las personas que viven en la pobreza y trabajar con esas organizaciones para elaborar programas de lucha contra la pobreza que se basen en esos elementos y garantizar la plena participación de las personas interesadas y atender a sus necesidades efectivas;

d) Elaborar, a nivel nacional, medidas, criterios e indicadores para determinar el alcance y la distribución de la pobreza absoluta. Cada país debe establecer una definición y determinación precisas de la pobreza absoluta, preferiblemente en 1996, Año Internacional para la Erradicación de la Pobreza 12/;

e) Establecer políticas, objetivos y metas mensurables para mejorar y ampliar las oportunidades económicas de la mujer y el acceso a los recursos productivos, en particular de las mujeres que no tienen una fuente de ingresos;

f) Promover el goce efectivo por todos de los derechos civiles, culturales, económicos, políticos y sociales, y el acceso a la protección social y los servicios públicos existentes, en particular, mediante el fomento de la ratificación y la plena aplicación de los instrumentos pertinentes de derechos humanos, como el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales 13/ y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos 13a/;

g) Eliminar las injusticias y los obstáculos que afectan a la mujer y fomentar y fortalecer la participación de la mujer en la adopción y aplicación de decisiones y su acceso a los recursos productivos y la propiedad de la tierra, y su derecho a heredar bienes;

h) Fomentar y apoyar los proyectos locales de desarrollo de las comunidades que fomenten las capacidades, la autonomía y la confianza en sí mismas de las personas que viven en la pobreza y que facilitan su participación activa en los esfuerzos por erradicar la pobreza.

27. Se exhorta a los gobiernos a que integren objetivos y metas de lucha contra la pobreza en las políticas y planes económicos y sociales en los planos local, nacional y, cuando proceda, regional, mediante las siguientes medidas:

a) Analizar las políticas y los programas, incluidos los relativos a la estabilidad macroeconómica, los programas de ajuste estructural, los impuestos, las inversiones, el empleo, los mercados y todos los sectores pertinentes de la economía, en lo que respecta a su efecto en la pobreza y la desigualdad, evaluar sus consecuencias para el bienestar y la situación de la familia así como para la mujer, y ajustarlos, según proceda, para promover una distribución más equitativa de los recursos productivos, la riqueza, las oportunidades, el ingreso y los servicios;

b) Reformular las políticas de inversión pública relativas al desarrollo de la infraestructura, la ordenación de los recursos naturales y el perfeccionamiento de los recursos humanos de manera que beneficien a los sectores pobres y para promover su compatibilidad con el fortalecimiento a largo plazo de sus medios de subsistencia;

c) Velar por que las políticas de desarrollo beneficien a las comunidades de bajos ingresos y fomentar el desarrollo rural y agrícola;

d) Escoger, de ser posible, planes de desarrollo que no desplacen a las poblaciones locales; formular un marco normativo y jurídico apropiado que garantice la indemnización de las pérdidas sufridas por los desplazados, los ayude a establecer medios de subsistencia y facilite su recuperación de las perturbaciones sociales y culturales;

e) Elaborar y aplicar medidas de protección del medio ambiente y ordenación de los recursos en que se tengan en cuenta las necesidades de las personas que viven en la pobreza y los grupos vulnerables, de conformidad con el Programa 21 y los diversos acuerdos, convenciones y programas de acción aprobados por consenso en el marco de las actividades complementarias de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo;

f) Establecer y fortalecer, según proceda, mecanismos para coordinar las actividades de lucha contra la pobreza en colaboración con la sociedad civil, incluido el sector privado y elaborar mecanismos intersectoriales e intergubernamentales integrados para esos fines.

28. Es preciso dar a las personas que viven en la pobreza y sus organizaciones nuevas posibilidades y recursos mediante las siguientes medidas:

a) Incorporarlos plenamente en la tarea de fijar objetivos y de elaborar, ejecutar, supervisar y evaluar las estrategias y programas nacionales de erradicación de la pobreza y de desarrollo basado en la comunidad y velar por que estos programas representen sus prioridades;

b) Integrar las cuestiones relativas a las desigualdades entre los sexos en la planificación y aplicación de las políticas y los programas encaminados a mejorar la condición de la mujer;

c) Velar por que las políticas y programas que atañen a las personas que viven en la pobreza respeten su dignidad y su cultura y aprovechen plenamente sus conocimientos, habilidades e iniciativas;

d) Fortalecer la educación a todos los niveles y garantizar el acceso de los sectores pobres a la educación, en particular su acceso a la enseñanza primaria, y a otras oportunidades de obtener educación básica;

e) Alentar y ayudar a las personas que viven en la pobreza a organizarse de modo que sus representantes puedan participar en la elaboración de políticas económicas y sociales y negociar con mayor eficacia con las instituciones gubernamentales, no gubernamentales y otras instituciones pertinentes para obtener los servicios y oportunidades que necesitan;

f) Hacer especial hincapié en el desarrollo de la capacidad y en la gestión basada en la comunidad;

g) Instruir a las personas acerca de sus derechos, el sistema político y los programas de que se dispone.

29. Es preciso vigilar y evaluar periódicamente los resultados de los planes de erradicación de la pobreza e intercambiar información al respecto, evaluar las políticas para luchar contra la pobreza y promover el conocimiento y la comprensión del fenómeno de la pobreza, sus causas y consecuencias. Para ello, los gobiernos podrían adoptar, entre otras, las siguientes medidas:

a) Elaborar, actualizar y difundir indicadores concretos y convenidos de pobreza y vulnerabilidad desglosados por sexo, entre ellos, el ingreso, la riqueza, la nutrición, la salud física y mental, la educación, la alfabetización, la situación familiar, el desempleo, la exclusión social y el aislamiento la carencia de vivienda, la carencia de tierra y otros factores, así como indicadores de las causas básicas, nacionales e internacionales, de la pobreza; con ese objeto, reunir datos generales y comparables, desglosados por raza, sexo, discapacidad, posición familiar, grupo lingu"ístico, región y sector económico y social;

b) Vigilar y evaluar el logro de los objetivos y metas convenidos en los foros internacionales sobre desarrollo social; evaluar, en forma cuantitativa y cualitativa, los cambios en los niveles de pobreza y la persistencia de la pobreza, así como la vulnerabilidad a este fenómeno, particularmente en relación con los niveles de ingresos domésticos y el acceso a los recursos y los servicios; y evaluar la eficacia de las estrategias de erradicación de la pobreza sobre la base de las prioridades y las percepciones de los hogares pobres y de las comunidades de bajos ingresos;

c) Fortalecer los sistemas internacionales de reunión de datos y de estadísticas con el objeto de prestar apoyo a los países para que puedan vigilar el cumplimiento de sus objetivos de desarrollo social; y promover la ampliación de las bases de datos internacionales a efectos de que incorporen actividades provechosas para la sociedad que no figuren en la información disponible, por ejemplo, el trabajo no remunerado de la mujer y su contribución a la sociedad, a la economía no estructurada y al logro de medios de vida sostenibles;

d) Movilizar la conciencia del público por intermedio de las instituciones educacionales, las organizaciones no gubernamentales y los medios de comunicación, de manera que la sociedad dé prioridad a la lucha contra la pobreza y centre su atención en los logros o fracasos en cuanto a la consecución de objetivos y metas definidos;

e) Movilizar los recursos de universidades e instituciones de investigación para comprender mejor las causas de la pobreza y sus soluciones, así como los efectos de las medidas de ajuste estructural de personas que viven en la pobreza y la eficacia de las estrategias y programas de lucha contra la pobreza, fortalecer la capacidad de investigación social en los países en desarrollo e integrar, según proceda, los resultados de la investigación en los procesos de adopción de decisiones;

f) Facilitar y promover el intercambio de conocimientos y experiencia, especialmente entre países en desarrollo, por ejemplo, por conducto de organizaciones subregionales y regionales.

30. Los miembros de la comunidad internacional deberían promover, bilateralmente o por conducto de organizaciones multilaterales, un entorno propicio para la erradicación de la pobreza mediante las siguientes medidas:

a) Coordinar las políticas y los programas para apoyar las medidas que adopten los países en desarrollo, en particular los de África y los países menos adelantados, para erradicar la pobreza, proporcionar empleo remunerativo y fortalecer la integración social con el objeto de alcanzar los objetivos y metas básicos del desarrollo social;

b) Promover la cooperación internacional para prestar asistencia a los países en desarrollo, cuando la soliciten, en relación con las gestiones que emprendan, en particular a nivel comunitario, a efectos de lograr la igualdad entre hombres y mujeres y crear las condiciones para la plena participación de la mujer en la sociedad;

c) Fortalecer la capacidad de los países en desarrollo para seguir de cerca la ejecución de los planes nacionales de erradicación de la pobreza, evaluar el efecto que tienen en las personas que viven en la pobreza las políticas y programas nacionales e internacionales y abordar sus consecuencias negativas;

d) Fortalecer la capacidad de los países con economías en transición para establecer sus sistemas de protección social y sus políticas sociales encaminadas, entre otras cosas, a reducir la pobreza;

e) Atender a las necesidades especiales de los pequeños países insulares en desarrollo en lo que respecta a la erradicación de la pobreza y al logro de los objetivos y metas de erradicación de la pobreza en el contexto de programas de desarrollo social que tengan en cuenta sus prioridades nacionales;

f) Atender a los problemas a que hacen frente los países en desarrollo sin litoral para erradicar la pobreza y apoyar sus actividades de desarrollo social;

g) Apoyar a las sociedades convulsionadas por conflictos en sus esfuerzos por reconstruir sus sistemas de protección social y erradicar la pobreza.

B. Mejoramiento del acceso a los recursos productivos y la infraestructura

31. Deberían aumentarse las posibilidades de generación de ingresos, diversificación de actividades y aumento de la productividad en las comunidades pobres y de bajos ingresos mediante las siguientes medidas:

a) Aumentar la disponibilidad y accesibilidad de los servicios de transporte, comunicaciones y energía a nivel local o de la comunidad, particularmente en el caso de comunidades aisladas, remotas y marginadas;

b) Velar por que las inversiones en infraestructura sirvan de apoyo al desarrollo sostenible en los planos local o de la comunidad;

c) Destacar la necesidad de que los países en desarrollo que dependen en muy gran medida de los productos básicos continúen promoviendo una política interna y un entorno institucional que promuevan la diversificación y aumenten la competitividad;

d) Destacar la importancia de la diversificación de los productos básicos como medio de aumentar los ingresos de exportación de los países en desarrollo y de reforzar su competitividad frente a la persistente inestabilidad de los precios de algunos productos básicos y del desmejoramiento general de la relación de intercambio;

e) Promover actividades rurales no agrícolas y de servicios, incluso de microempresas, como el procesamiento de productos agrícolas, la venta de equipo e insumos agrícolas y servicios conexos, el riego, los servicios de crédito y otras actividades de generación de ingresos, apoyándolas, por ejemplo, mediante leyes y medidas administrativas, una política crediticia favorable, y capacitación técnica y administrativa;

f) Fortalecer y mejorar la asistencia técnica y financiera prestada a los programas de desarrollo de la comunidad y de autoayuda y fortalecer la cooperación entre los gobiernos, organizaciones de la comunidad, cooperativas, instituciones bancarias, oficialmente constituidas o no, empresas privadas y organismos internacionales, con el objeto de movilizar el ahorro local, promover la creación de redes financieras locales, y ofrecer más créditos y mejor información sobre mercados a los pequeños empresarios, pequeños agricultores y otros trabajadores por cuenta propia de bajos ingresos, velando especialmente por que las mujeres tengan acceso a esos servicios;

g) Fortalecer las organizaciones de pequeños agricultores, arrendatarios y trabajadores sin tierra y de otros pequeños productores y pescadores, así como las cooperativas comunitarias y de trabajadores, especialmente las administradas por mujeres, entre otras cosas a fin de facilitar su acceso a los mercados, aumentar su productividad, aportar insumos y asesoramiento técnico, promover la cooperación en operaciones de producción y comercialización y fortalecer su participación en la planificación y puesta en práctica del desarrollo rural;

h) Promover la prestación de asistencia nacional e internacional para facilitar alternativas económicas viables a los grupos sociales, especialmente de productores agrícolas, que se dedican al cultivo y el procesamiento de cultivos utilizados para el tráfico ilícito de estupefacientes;

i) Aumentar la competitividad de los productos naturales que tengan ventajas para el medio ambiente y aprovechar el impacto logrado para promover modalidades sostenibles de producción y consumo, y fortalecer y mejorar la asistencia financiera y técnica a los países en desarrollo en materia de investigación y explotación de esos productos;

j) Promover el desarrollo rural en general, incluida la reforma agraria, la bonificación de tierras y la diversificación económica;

k) Aumentar las oportunidades económicas para la mujer rural eliminando los obstáculos jurídicos, sociales, culturales y prácticos que se oponen a su participación en las actividades económicas y garantizando su acceso a los recursos productivos en igualdad de condiciones.

32. Para atacar la pobreza rural se requiere:

a) Ampliar y mejorar la propiedad de la tierra mediante la reforma agraria y con medidas encaminadas a aumentar la seguridad de la tenencia, garantizando al respecto los mismos derechos a mujeres y hombres, abrir nuevas tierras a la explotación agrícola, asegurar arriendos justos, aumentar la eficiencia y la equidad en las transferencias de tierra y dirimir las controversias sobre tierras;

b) Promover salarios justos, mejorar la situación de los trabajadores agrícolas y facilitar a los pequeños agricultores, incluidas las mujeres, las personas discapacitadas y los grupos vulnerables, en igualdad de condiciones, mayor acceso a servicios de abastecimiento de agua, de crédito y de divulgación, así como a la tecnología apropiada;

c) Fortalecer las medidas y actividades encaminadas a mejorar las condiciones de vida, sociales y económicas en las zonas rurales y desalentar así el éxodo rural;

d) Promover oportunidades para los pequeños agricultores y otros trabajadores de los sectores de la agricultura, la silvicultura y la pesca en condiciones que respeten el desarrollo sostenible;

e) Mejorar el acceso a los mercados y la información sobre ellos para que los pequeños productores puedan obtener mejores precios por sus productos y pagar también mejores precios por los materiales que necesitan;

f) Proteger en el contexto nacional los derechos tradicionales a la tierra y otros recursos de los pastores, pescadores y poblaciones nómadas e indígenas y fortalecer la ordenación de la tierra en las zonas de pastores o de pueblos nómadas, tomando como base las prácticas tradicionales de la comunidad, evitando la ocupación de la tierra por otros grupos y elaborando mejores sistemas de ordenación de las praderas y de acceso al agua, los mercados, el crédito, la producción pecuaria, los servicios veterinarios, la salud, incluidos los servicios correspondientes, la educación y la información;

g) Promover la educación, la investigación y el desarrollo en materia de sistemas de explotación agrícola y de técnicas de cultivo y cría de animales para parcelas pequeñas, en particular en zonas ecológicamente frágiles, tomando como base las prácticas locales y tradicionales de agricultura sostenible y aprovechando especialmente los conocimientos de las mujeres;

h) Fortalecer los servicios de capacitación y divulgación agrícola a fin de promover una utilización más eficaz de las tecnologías existentes y de los sistemas de conocimientos locales y difundir nuevas tecnologías a fin de llegar a los agricultores de ambos sexos y a otros trabajadores agrícolas, incluso contratando más mujeres para realizar tareas de divulgación agrícola;

i) Promover las inversiones en infraestructura y en instituciones en la explotación agrícola en pequeña escala en las regiones de escasos recursos, de modo que los pequeños agricultores puedan explorar plenamente las oportunidades del mercado, dentro de un contexto de liberalización.

33. Se deberá mejorar sustancialmente el acceso al crédito de los pequeños productores rurales o urbanos, de los campesinos sin tierra y de otras personas de bajos ingresos o sin ellos, prestando especial atención a las necesidades de la mujer y de los grupos desfavorecidos y vulnerables mediante las siguientes medidas:

a) Examinar los marcos jurídicos, reglamentarios e institucionales que restringen el acceso al crédito en condiciones razonables de las personas que viven en la pobreza, especialmente las mujeres;

b) Establecer metas realistas para garantizar el acceso al crédito cuando resulte adecuado;

c) Proporcionar incentivos, mejorar el acceso al sistema crediticio organizado y fortalecer la capacidad de éste a fin de que pueda proporcionar créditos y servicios conexos a las personas que viven en la pobreza y a los grupos vulnerables;

d) Ampliar, partiendo de la base de las redes comunitarias existentes, redes financieras que ofrezcan oportunidades atractivas de ahorro y aseguren un acceso equitativo al crédito a nivel local.

34. Para atacar la pobreza urbana se requiere:

a) Promover y fortalecer las microempresas, las nuevas empresas comerciales en pequeña escala y las cooperativas y ampliar los mercados y otras oportunidades de empleo y facilitar, cuando resulte apropiado, la transición del sector no estructurado al estructurado;

b) Promover la creación de medios de vida sostenibles para los pobres de las zonas urbanas mediante la prestación o la ampliación del acceso a la capacitación, la educación y otros tipos de servicios de asistencia para el empleo, en particular para las mujeres, los jóvenes, los desempleados y los subempleados;

c) Promover las inversiones públicas y privadas destinadas a mejorar el medio ambiente humano y la infraestructura de los desamparados, en particular la vivienda, el agua y el saneamiento, y el transporte público;

d) Garantizar que en las estrategias para la vivienda se preste especial atención a la mujer y el niño, teniendo en cuenta cuando se elaboren esas estrategias las perspectivas de la mujer;

e) Promover los servicios sociales y otros servicios esenciales, inclusive, cuando fuese necesario, la prestación de asistencia para que las personas puedan trasladarse a zonas que ofrezcan mejores oportunidades de empleo, vivienda, educación, salud y otros servicios sociales;

f) Garantizar la seguridad mediante una administración efectiva de la justicia penal y medidas de protección que respondan a las necesidades y las preocupaciones de la comunidad;

g) Fortalecer la función y ampliar los recursos de las autoridades municipales, organizaciones no gubernamentales, universidades y otras instituciones educativas, organizaciones comerciales y de la comunidad, a fin de que puedan participar más activamente en la planificación urbana y la elaboración y aplicación de políticas;

h) Velar por que se adopten medidas especiales para proteger a las personas desplazadas y sin hogar, a los niños de la calle, a los menores no acompañados y a los niños en circunstancias especialmente difíciles, los huérfanos, adolescentes y madres solteras, las personas con discapacidades y las personas de edad, y velar por que esas personas se integren en sus comunidades.

C. Atención de las necesidades humanas básicas de todos

35. Los gobiernos, juntamente con todos los demás participantes en el desarrollo, en particular los que viven en la pobreza y sus organizaciones, deberían cooperar para atender a las necesidades humanas básicas de todos, incluidas las personas que viven en la pobreza y los grupos vulnerables, para lo cual se requiere:

a) Garantizar el acceso universal a los servicios sociales básicos, y hacer esfuerzos especiales para facilitar el acceso a esos servicios de las personas que viven en la pobreza y los grupos vulnerables;

b) Crear en el público la conciencia de que la satisfacción de las necesidades humanas básicas es esencial para reducir la pobreza; esas necesidades están estrechamente relacionadas entre sí y comprenden la nutrición, la salud, el agua y el saneamiento, la educación, el empleo, la vivienda y la participación en la vida cultural y social;

c) Garantizar el acceso pleno y en condiciones de igualdad a los servicios sociales especialmente la educación, la asistencia letrada y los servicios de salud a las mujeres de todas las edades y a los niños, reconociendo los derechos, deberes y responsabilidades de los padres y otras personas legalmente responsables de los niños, de conformidad con la Convención sobre los Derechos del Niño;

d) Velar por que se asigne la debida prioridad y se destinen recursos suficientes, a nivel nacional, regional e internacional, a la lucha contra la amenaza que entrañan para la salud personal y la salud pública la rápida propagación a nivel mundial del VIH/SIDA y la reaparición de enfermedades graves como la tuberculosis, el paludismo, la oncocerciasis y las enfermedades diarreicas, particularmente el cólera;

e) Tomar medidas concretas para mejorar la capacidad productiva de las poblaciones indígenas, garantizando su pleno acceso, en condiciones de igualdad, a los servicios sociales y su participación en la elaboración y la aplicación de políticas que afecten su desarrollo, y respetando plenamente sus culturas, idiomas, tradiciones y formas de organización social, así como sus propias iniciativas;

f) Prestar servicios sociales adecuados que permitan a las personas vulnerables y a las que viven en la pobreza mejorar sus vidas, ejercer sus derechos, participar plenamente en todas las actividades sociales, económicas y políticas y contribuir al desarrollo social y económico;

g) Reconocer que el mejoramiento de la salud de la población está inseparablemente vinculado a un medio ambiente sano;

h) Velar por que las personas de edad, las discapacitadas y las confinadas en sus hogares tengan acceso físico a todos los servicios sociales;

i) Velar por que las personas que viven en la pobreza tengan pleno acceso, en condiciones de igualdad, a la justicia, que conozcan sus derechos y, que cuenten, cuando resulte adecuado, con asistencia jurídica gratuita. El sistema judicial debería ser más sensible y responder mejor a las necesidades y circunstancias especiales de los grupos vulnerables y desfavorecidos, para garantizar así una administración de justicia firme e independiente;

j) Promover la prestación de servicios completos de recuperación, en particular para quienes necesitan atención institucional o están confinados en sus hogares, y establecer un sistema amplio de servicios de atención a largo plazo basados en la comunidad para quienes han perdido su independencia.

36. Los gobiernos deben cumplir los compromisos contraídos con respecto a la atención de las necesidades básicas de todos, con la asistencia de la comunidad internacional, de conformidad con el capítulo V del presente Programa de Acción, incluidos, entre otros, los siguientes:

a) Para el año 2000, lograr el acceso universal a la enseñanza básica y finalización de la enseñanza primaria por el 80%, como mínimo, de los niños en edad escolar; eliminar la diferencia entre las tasas de escolarización de niños y niñas en la enseñanza primaria y secundaria para el año 2005; lograr la enseñanza primaria universal en todos los países antes del año 2015;

b) Para el año 2000, lograr que la esperanza de vida en todos los países no esté por debajo de los 60 años;

c) Para el año 2000, reducir las tasas de mortalidad de lactantes y de niños menores de 5 años en un tercio del nivel que tenían en 1990, o a entre 50 y 70 por 1.000 nacidos vivos, si esta cifra es menor; para el año 2015, alcanzar una tasa de mortalidad de lactantes inferior a 35 por 1.000 nacidos vivos y una tasa de mortalidad de menores de 5 años inferior a 45 por 1.000;

d) Para el año 2000, reducir la mortalidad materna a la mitad del nivel que tenía en 1990; y para el año 2015, reducir nuevamente la tasa a la mitad de ese valor;

e) Lograr la seguridad alimentaria, garantizando un abastecimiento de alimentos sanos y nutricionalmente adecuados, tanto en el plano nacional como en el internacional, y un grado razonable de estabilidad en el abastecimiento de alimentos, así como en el acceso físico, social y económico a alimentos suficientes para todos, reafirmando al mismo tiempo que los alimentos no deben emplearse como herramienta de presión política;

f) Para el año 2000, reducir la malnutrición grave y moderada de los niños menores de 5 años a la mitad del valor correspondiente a 1990;

g) Para el año 2000, lograr un nivel de salud para todos los habitantes del mundo que les permita llevar una vida productiva en lo económico y lo social, y, con ese fin, proporcionar atención primaria de la salud a todos;

h) A través del sistema de atención primaria de la salud, poner servicios de salud reproductiva al alcance de todas las personas de la edad apropiada lo antes posible y a más tardar para el año 2015, de conformidad con el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, y habida cuenta de las reservas y declaraciones formuladas en esa Conferencia, en particular las relativas a la necesidad de orientación de los padres y de responsabilidad de los padres;

i) Intensificar los esfuerzos e incrementar los compromisos con el fin de lograr, para el año 2000, el objetivo de reducir la mortalidad y la morbilidad debidas al paludismo en por lo menos un 20% de los niveles de 1995 en por lo menos el 75% de los países afectados, así como reducir las pérdidas sociales y económicas que provoca el paludismo en los países en desarrollo, especialmente en África, donde se producen la abrumadora mayoría de los casos y de los fallecimientos;

j) Para el año 2000, erradicar, eliminar o controlar las principales enfermedades que constituyen problemas sanitarios a nivel mundial, de conformidad con el párrafo 6.12 del Programa 21 2a/;

k) Reducir la tasa de analfabetismo de los adultos - cada país determinará el grupo de edad apropiado - a por lo menos la mitad del nivel que tenía en 1990, haciendo hincapié en la alfabetización de las mujeres; lograr el acceso universal a la educación de buena calidad, dando prioridad especial a la educación primaria y técnica y a la formación profesional, combatir el analfabetismo, y eliminar las diferencias entre los sexos en materia de acceso a la educación, continuación de los estudios y prestación de apoyo con ese fin;

l) Suministrar en forma sostenible acceso a agua potable en cantidades suficientes, y servicios sanitarios adecuados para todos;

m) Mejorar la disponibilidad de viviendas económicas y adecuadas para todos, de conformidad con la Estrategia Mundial de la Vivienda para el Año 2000 14/;

n) Vigilar la aplicación de esos compromisos al nivel más alto que resulte adecuado y considerar la posibilidad de acelerar su aplicación mediante la difusión de datos estadísticos suficientes y exactos y de los indicadores apropiados.

37. Debe mejorarse el acceso de las personas que viven en la pobreza y de los grupos vulnerables a los servicios sociales, para lo cual se requiere:

a) Facilitar el acceso de las personas que viven en la pobreza a la enseñanza de buena calidad estableciendo escuelas en las zonas desatendidas y prestando servicios sociales como los de alimentos y atención sanitaria, a modo de incentivos económicos para que las familias pobres mantengan a los hijos en la escuela, y mejorar la calidad de las escuelas de las comunidades de bajos ingresos;

b) Ampliar y mejorar las oportunidades de educación y capacitación permanentes mediante la adopción de iniciativas públicas y privadas y la enseñanza no escolar, a fin de dar a las personas que viven en la pobreza, inclusive las personas con discapacidades, la posibilidad de adquirir las capacidades y los conocimientos que necesitan para mejorar su situación y sus medios de vida;

c) Ampliar y mejorar la educación preescolar, tanto formal como no formal, incluso por conducto de nuevas tecnologías, de la radio y de la televisión, a fin de superar algunas de las desventajas que tienen los niños pequeños que crecen en la pobreza;

d) Velar por que las personas que viven en la pobreza y las comunidades de bajos ingresos tengan acceso a buenos servicios de salud que presten servicios de atención primaria de salud, en consonancia con el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo, de manera gratuita o a precios asequibles;

e) Fomentar la cooperación entre los organismos públicos, el personal de salud, las organizaciones no gubernamentales, las organizaciones de mujeres y otras instituciones de la sociedad civil con objeto de elaborar una estrategia nacional global encaminada a mejorar los servicios de la salud reproductiva y de los niños, y velar por que las personas que viven en la pobreza tengan pleno acceso a esos servicios, particularmente, entre otros, la educación y los servicios destinados a la planificación de la familia, la maternidad en condiciones de seguridad, la atención prenatal y posnatal, así como los beneficios de la lactancia materna, en consonancia con el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo;

f) Alentar al personal de la salud a trabajar en comunidades de bajos ingresos de zonas rurales y facilitar servicios de extensión para prestar servicios de salud a la zonas desatendidas, reconociendo que la inversión en un sistema de atención primaria de la salud que garantice la prevención, el tratamiento y la rehabilitación para todas las personas es un medio efectivo de promover el desarrollo social y económico y una participación amplia en la sociedad.

D. Aumento de la protección social y disminución de la vulnerabilidad

38. Los sistemas de protección social deben tener, cuando proceda, una base legislativa y deben fortalecerse y ampliarse, según sea necesario, a fin de proteger de la pobreza a las personas que no pueden encontrar trabajo, las que no pueden trabajar por razones de enfermedad, discapacidad, edad avanzada o maternidad, o por tener que cuidar niños o parientes enfermos o de mayor edad, las familias que han perdido a uno de sus sostenes por muerte o disolución del matrimonio y a las personas que han perdido sus medios de vida a causa de desastres naturales o disturbios civiles, guerras o desplazamientos forzados. Debería prestarse la debida atención a las personas afectadas por la pandemia de virus de inmunodeficiencia humana/síndrome de inmunodeficiencia adquirida (VIH/SIDA). Para ello se requiere:

a) Fortalecer y ampliar los programas para los necesitados, los programas que brindan protección básica a todos y los programas de seguro social; la selección de programas en cada país dependerá de su capacidad financiera y administrativa;

b) Elaborar, cuando sea necesario, una estrategia de ampliación gradual de los programas de protección social que ofrezcan seguridad social a todos con arreglo a un calendario y en condiciones que guardan relación con los contextos nacionales;

c) Garantizar que las redes de seguridad social vinculadas a la reestructuración económica sean consideradas estrategias complementarias para la reducción general de la pobreza y el aumento del empleo productivo. Las redes de seguridad, que por su naturaleza funcionan a corto plazo, deben proteger a las personas que viven en la pobreza y permitirles hallar un empleo productivo;

d) Diseñar programas de protección y apoyo social para ayudar a las personas a lograr la autosuficiencia más plena lo antes posible, para ayudar y proteger a las familias, para reintegrar a los excluidos de la actividad económica y para impedir el aislamiento social o la discriminación de los que necesitan protección;

e) Estudiar diversos medios para conseguir fondos destinados a fortalecer los programas de protección social y fomentar las actividades del sector privado y las asociaciones voluntarias para proporcionar protección y apoyo social;

f) Fomentar las actividades innovadoras de las organizaciones de autoayuda, asociaciones profesionales y otras organizaciones de la sociedad civil en esta esfera;

g) Ampliar y fortalecer los programas de protección social para proteger a los trabajadores, incluidos los trabajadores por cuenta propia, así como a sus familias, del riesgo de caer en la pobreza, proporcionando seguridad social al mayor número posible de personas, facilitando prestaciones rápidamente y velando por que los trabajadores conserven sus derechos cuando cambian de empleo;

h) Garantizar, mediante una reglamentación apropiada, que los planes de protección social que se financian mediante cuotas sean eficientes y transparentes, y que las aportaciones de los trabajadores, los empleadores y el Estado y la acumulación de recursos puedan ser examinados por los participantes;

i) Establecer una red de seguridad social adecuada para los afectados por los programas de ajuste estructural;

j) Asegurar que los programas de protección y apoyo social atiendan las necesidades de la mujer, y especialmente que tengan en cuenta los múltiples papeles e intereses de la mujer, en particular, su reintegración al trabajo en el sector estructurado después de períodos de ausencia; el apoyo a las mujeres de edad, y el fomento de la aceptación de los múltiples papeles y responsabilidades de la mujer.

39. Se deben desplegar esfuerzos especiales para proteger a los niños y a los jóvenes, para lo cual se requiere:

a) Promover la estabilidad de la familia y ayudar a las familias a apoyarse mutuamente, particularmente en la crianza y la educación de los niños;

b) Promover el apoyo social, y establecer para ello, entre otras cosas, guarderías de buena calidad y condiciones de trabajo que permitan al padre y a la madre armonizar la familia con el trabajo;

c) Apoyar a las organizaciones y redes de las familias y promover su participación en actividades comunitarias;

d) Tomar las medidas legislativas, administrativas, sociales y educacionales necesarias para proteger y promover los derechos del niño, prestando especial atención a las niñas;

e) Mejorar la situación y proteger los derechos de los niños en circunstancias particularmente difíciles, incluidos los niños en zonas de conflicto armado, los que carecen de un apoyo suficiente de la familia, los niños de la calle de las ciudades, los niños abandonados, los discapacitados, los toxicómanos, los niños afectados por las guerras o los desastres naturales y causados por el hombre, los refugiados menores de edad no acompañados, los niños trabajadores, y los que son objeto de explotación o de abusos económicos y sexuales, incluidas las víctimas de la venta y el tráfico de niños; velar por que tengan acceso a alimentos, vivienda, educación y atención sanitaria, que estén protegidos de los abusos y la violencia, y que reciban la asistencia social y psicológica necesaria para una reintegración sana en la sociedad y para la reunificación de la familia, de conformidad con la Convención sobre los Derechos del Niño; y reemplazar el trabajo de los niños por educación;

f) Elaborar y fortalecer programas dirigidos a los jóvenes que viven en la pobreza a fin de mejorar sus oportunidades económicas, educacionales, sociales y culturales, promover relaciones sociales constructivas entre ellos y facilitarles contactos fuera de sus comunidades para interrumpir el ciclo de transmisión de la pobreza de generación en generación;

g) Atender las necesidades especiales de los niños indígenas y sus familias, particularmente de los que viven en zonas de pobreza, para permitirles aprovechar adecuadamente los programas de desarrollo económico y social, con pleno respeto de sus culturas, idiomas y tradiciones;

h) Mejorar la condición del progenitor sin pareja y velar por que las familias monoparentales y los hogares encabezados o sustentados por una mujer reciban el apoyo social que necesitan, en particular para obtener vivienda adecuada y servicios de cuidado de los hijos.

40. Se deben desplegar esfuerzos especiales para proteger a las personas mayores, incluidas las que sufren de discapacidades, para lo cual se requiere:

a) Fortalecer los sistemas de apoyo de las familias;

b) Mejorar la situación de las personas mayores, en particular en los casos en que carecen de un apoyo adecuado de la familia, incluidas las personas mayores de las zonas rurales, las personas mayores que trabajan, las afectadas por conflictos armados y desastres naturales o provocados por el hombre y las que son explotadas o son víctimas de descuido o maltrato físico o psicológico;

c) Velar por que las personas mayores puedan satisfacer sus necesidades humanas básicas mediante el acceso a los servicios sociales y la seguridad social, que se preste asistencia a los necesitados, y que se proteja a las personas mayores del maltrato y la violencia y se las trate como un recurso y no como una carga;

d) Prestar asistencia a los abuelos que se han visto obligados a asumir la responsabilidad de los hijos de otros, particularmente de padres que padecen de enfermedades graves, como el SIDA o la lepra, o de otros que no pueden ocuparse de sus familiares;

e) Establecer un entorno financiero que fomente el ahorro para la edad avanzada;

f) Fortalecer medidas y mecanismos para que los trabajadores jubilados no caigan en la pobreza, teniendo en cuenta su contribución al desarrollo de sus países;

g) Fomentar y apoyar la participación de las distintas generaciones en la elaboración de políticas y programas y en los órganos normativos en todos los niveles.

41. Debería protegerse a las personas y las comunidades del empobrecimiento y del desplazamiento y la exclusión a largo plazo resultante de los desastres, para lo cual deberían tomarse las siguientes medidas a nivel nacional e internacional, según proceda:

a) Elaborar mecanismos eficaces para reducir las consecuencias y mitigar los efectos de desastres naturales como las sequías, los terremotos, los ciclones e inundaciones;

b) Elaborar estrategias a largo plazo y planes de emergencia para la mitigación eficaz de las situaciones de desastre natural y de hambre, en particular la alerta temprana, la evaluación, la difusión de información y la gestión, así como estrategias de respuesta rápida, que aseguren que las actividades de socorro dejen paso rápidamente a la rehabilitación y el desarrollo;

c) Elaborar mecanismos complementarios que integren las actividades gubernamentales, intergubernamentales y no gubernamentales, incluido el establecimiento de cuerpos nacionales de voluntarios para apoyar las actividades de las Naciones Unidas en las esferas de la asistencia humanitaria de emergencia, así como mecanismos para fomentar una transición fluida del socorro a la rehabilitación, la reconstrucción y el desarrollo, conforme a lo dispuesto por la Asamblea General en sus resoluciones 46/182 y 49/139 B;

d) Constituir y aumentar las reservas de alimentos de emergencia como medio de evitar las insuficiencias graves de alimentos y estabilizar los precios, con instalaciones de almacenamiento y servicios de transporte y distribución de alimentos durante las situaciones de emergencia, aprovechando al máximo los mecanismos tradicionales y los del mercado;

e) En las zonas expuestas a desastres y en cooperación con las organizaciones comunitarias, desarrollar prácticas agrícolas tendientes a mitigar las sequías y las inundaciones y programas de conservación de recursos y construcción de infraestructura utilizando programas de alimentos por trabajo, según proceda, e incorporando prácticas tradicionales de respuesta a los desastres que puedan convertirse rápidamente en programas de empleo y reconstrucción de emergencia en situaciones de desastre;

f) Establecer los mecanismos de planificación y logística necesarios que permitan actuar rápida y eficazmente en situaciones de desastre para proporcionar alimentos, atención psicológica y social, medicamentos, suministros médicos y otro tipo de socorro a las víctimas, especialmente las mujeres y los niños, y velar por que el socorro se dirija efectivamente a los que lo necesitan; y canalizar y organizar la asistencia en casos de desastre para regenerar la economía local y apoyar las actividades de protección de los recursos y de desarrollo;

g) Movilizar y coordinar la asistencia regional e internacional, incluida la procedente del sistema de las Naciones Unidas y de las organizaciones no gubernamentales, a fin de apoyar las medidas de los gobiernos y las comunidades que enfrentan situaciones de desastre;

h) Reducir la vulnerabilidad a los desastres naturales mediante la elaboración de sistemas de alerta temprana.


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).


e-Mail: luisdallanegra@gmail.com
Home  Arriba  Al Indice General     A Documentos 
A Desarrollo Sostenible    A Cumbre Capítulo I Anexo II 

Notas

2a/ Informe de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, Río de Janeiro, 3 a 14 de junio de 1992, vol. I, Resoluciones adoptadas por la Conferencia (publicación de las Naciones Unidas, número de venta: S.93.I.8), resolución 1, anexo II.

11/ Informe de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, El Cairo, 5 a 13 de septiembre de 1994 (A/CONF.171/13 y Add.1), cap. I, resolución 1, anexo.

12/ Véase la resolución 48/183 de la Asamblea General.

13/ Resolución 2200 A (XXI) de la Asamblea General, anexo. Volver a 13/    Volver a 13a/ 

14/ Resolución 43/181 de la Asamblea General.