Capítulo I

ASUNTOS QUE REQUIEREN LA ADOPCIÓN DE MEDIDAS POR EL CONSEJO ECONÓMICO Y SOCIAL O QUE SE SEÑALAN A SU ATENCIÓN

PARTE B


Decisión 4/8. Información presentada por gobiernos y organizaciones *

* Para el debate general, véase el capítulo III infra.

1. La Comisión sobre el Desarrollo Sostenible toma nota con reconocimiento de la información presentada por 74 Estados y 11 organizaciones. Acoge con beneplácito los informes presentados por los países sobre la administración de las zonas costeras y las estrategias nacionales de desarrollo sostenible.

2. La Comisión acoge con beneplácito los esfuerzos de la Secretaría por simplificar las directrices para el período de sesiones de 1996, que han facilitado la presentación de información sobre las experiencias de los países y otras experiencias conexas en materia de aplicación del Programa 21, y del informe resumido sobre esa información.

3. La Comisión pide a las organizaciones competentes, dentro y fuera del sistema de las Naciones Unidas y a los donantes, que considere favorablemente las solicitudes de asistencia técnica y financiera a fin de ayudar a los países en desarrollo a preparar las estrategias nacionales de desarrollo sostenible, los planes de acción nacionales previstos en el Programa 21 y las comunicaciones y los informes periódicos sobre estas actividades que han de presentarse a la Comisión. La Comisión toma nota con reconocimiento de la intención de varios donantes y organizaciones de considerar favorablemente tales solicitudes.

4. La Comisión acoge con agrado y apoya la preparación de las reseñas de países por la Secretaría con destino al período extraordinario de sesiones de la Asamblea General, tal como se prevé en la resolución 50/113 de la Asamblea. En esas reseñas de países, que han de prepararse en estrecha cooperación con los gobiernos interesados y que estarán basadas en la información allegada voluntariamente por esos gobiernos, se expondrán de manera concisa los progresos logrados y las dificultades con que se haya tropezado para ejecutar el Programa 21 en el plano nacional. A ese fin, la Comisión exhorta a los países a que suministren información y colaboren con la Secretaría a este respecto.

5. La Comisión pide a la Secretaría que celebre consultas con los miembros en tiempo oportuno respecto de las propuestas relativas a la presentación de informes en futuros períodos de sesiones, teniendo en cuenta, entre otros aspectos, los trabajos realizados respecto de los indicadores del desarrollo sostenible.

6. La Comisión observa que en el período posterior a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo se pide a los Estados que preparen un número cada vez mayor de informes en relación con el desarrollo sostenible. A fin de reducir la duplicación de trabajos, la Comisión pide al Secretario General que, en cooperación con los Estados interesados, le presente en su quinto período de sesiones propuestas para simplificar la presentación de informes en la esfera del desarrollo sostenible. Las reseñas de países bien podrían constituir un primer paso hacia la simplificación de los requisitos relativos a la presentación de informes.

Decisión 4/9. Grupos principales * * Capítulos 23 a 32 del Programa 21. Para el debate general, véase el capítulo V infra.

1. La Comisión sobre el Desarrollo Sostenible:

a) Acoge con satisfacción las contribuciones de los grupos principales a su cuarto período de sesiones y su participación continuada en la labor complementaria del Programa 21 en los planos local, nacional, regional e internacional. Su empeño en los objetivos del desarrollo sostenible fortalece la labor de la Comisión y los esfuerzos en este sentido en el mundo entero;

b) Acoge también con satisfacción la labor de sectores de los grupos principales en la preparación del Día del Lugar de Trabajo y el grupo de debate/exposición de la juventud para el cuarto período de sesiones de la Comisión. La Comisión también acoge con beneplácito el apoyo financiero y de otra índole prestado por los gobiernos y las organizaciones internacionales a estos acontecimientos especiales y exhorta a los gobiernos, las organizaciones internacionales y el sector privado a que sigan prestando asistencia mediante estas actividades en los preparativos de acontecimientos futuros;

c) Subraya la experiencia positiva conseguida a partir de los acontecimientos especiales que se centraban en grupos principales determinados y reconoce que el éxito de estos acontecimientos se debe en parte a las asociaciones que se catalizan entre los asociados de los grupos principales y sus redes;

d) Acoge con beneplácito la resolución 50/113 de la Asamblea General, de 20 de diciembre de 1995, en que la Asamblea reconoció la importante función desempeñada por los grupos principales en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo y en la aplicación de sus recomendaciones y reconoce la necesidad de que participe activamente en los preparativos del período extraordinario de sesiones, al igual que la necesidad de tomar las disposiciones del caso para que puedan hacer su contribución al período extraordinario de sesiones;

e) Reconociendo la importante contribución que puedan hacer todos los grupos principales en lo referente a cuestiones relacionadas con el desarrollo sostenible, los invita a que participen activamente durante los preparativos para el período de sesiones de la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible de 1997 y en el propio período de sesiones, así como en el período extraordinario de sesiones de la Asamblea General para el examen quinquenal general del Programa 21;

f) Acoge con satisfacción la iniciativa del Consejo Internacional para las Iniciativas Medioambientales Locales, junto con el Departamento de Coordinación de Políticas y de Desarrollo Sostenible de la Secretaría de las Naciones Unidas, de evaluar el estado de las iniciativas locales relativas al Programa 21 mediante una encuesta de alcance mundial, e invita a los gobiernos y a las instituciones nacionales de coordinación del desarrollo sostenible a que preste su pleno apoyo a la reunión de esta valiosa información para el proceso de examen de 1997;

g) Subraya la necesidad de preservar y ampliar la participación de los grupos principales, según proceda, en la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible y en las organizaciones internacionales competentes cuya labor es parte imprescindible del proceso complementario del Programa 21;

h) Reconociendo los esfuerzos de las organizaciones de los grupos principales, en particular las organizaciones no gubernamentales, en la movilización de asistencia técnica y financiera en apoyo a las iniciativas en materia de desarrollo sostenible de los países en desarrollo, alienta la realización de nuevas medidas a este respecto, en particular por parte de las organizaciones que pueden poner en práctica dichas medidas.

2. La Comisión, por consiguiente:

a) Alienta a todas las partes a que presten apoyo al objetivo de la asociación en su colaboración con los grupos principales en todos los niveles y en preparación para los acontecimientos especiales que puedan organizarse en el contexto del examen de 1997;

b) Alienta a los gobiernos y a las organizaciones internacionales a que presten apoyo activo a las iniciativas de los grupos principales que tengan por objeto hacer aportaciones al examen de 1997;

c) Alienta a los gobiernos a que hagan participar a representantes de los grupos principales en los preparativos para el proceso de examen de 1997 en el plano nacional y a que consideren favorablemente la posibilidad de incluir a representantes de los grupos principales en las delegaciones nacionales al quinto período de sesiones de la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible y, según convenga, al período extraordinario de sesiones de la Asamblea General que se ha de celebrar en junio de 1997;

d) Apoya las recomendaciones convenidas en los períodos de sesiones segundo (11) y tercero (12) de la Comisión y que hizo suyas el Consejo Económico y Social en sus decisiones 1994/300 y 1995/235 en relación con la acreditación de organizaciones no gubernamentales ante la Comisión, y recomienda que el Consejo, en su período de sesiones sustantivo de 1996, decida mantener las organizaciones no gubernamentales acreditadas ante la Comisión en virtud de la decisión 1993/220 del Consejo sobre la Lista, según se prevé en la decisión 1993/215 del Consejo;

e) Invita a la Asamblea General, por conducto del Consejo Económico y Social, a que, de conformidad con la resolución 50/113 de la Asamblea, vele por que se adopten las disposiciones apropiadas para la contribución más efectiva de los grupos principales, incluidas las organizaciones no gubernamentales, al período extraordinario de sesiones de la Asamblea que se ha de celebrar en 1997 y para su participación activa en éste;

f) Pide a las organizaciones de las Naciones Unidas que alienten las tendencias incipientes hacia una mayor franqueza y transparencia con respecto a los grupos principales, y las exhorta, según proceda, a ampliar el ámbito de su cooperación con los grupos principales;

g) Pide a los grupos principales que informen a la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible de ejemplos positivos de reuniones, conferencias y grupos de debate internacionales recientes en que se hayan adoptado enfoques innovadores a la participación de los grupos principales;

h) Subraya la necesidad de hacer realidad una presentación amplia de informes, así como evaluaciones independientes, preparados por los grupos principales, y pide a la secretaría de la Comisión, al igual que a otros órganos de las Naciones Unidas, que mantengan una colaboración permanente con los grupos principales;

i) Pide a los gobiernos, las organizaciones de las Naciones Unidas y otros órganos que sigan realizando esfuerzos para elaborar materiales de información simples y accesibles relacionados con el Programa 21 a fin de ayudar a la población en el plano local a desempeñar un papel más activo en la evaluación de las condiciones sociales, económicas y ambientales, y a participar en los procesos de adopción de decisiones en materia de desarrollo sostenible en el plano local.

Decisión 4/10. Transferencia de tecnologías ecológicamente racionales, cooperación y fomento de la capacidad *

* Capítulo 34 del Programa 21. Para el debate general, véase el capítulo V infra.

1. La Comisión sobre el Desarrollo Sostenible toma nota del informe del Secretario General sobre transferencia de tecnologías ecológicamente racionales, cooperación y fomento de la capacidad (E/CN.17/1996/13 y Add.1), que incluye una reseña de las políticas e iniciativas adoptadas y de los resultados obtenidos en la aplicación del programa de trabajo sobre la transferencia de tecnologías ecológicamente racionales aprobado por la Comisión en su tercer período de sesiones.

2. La Comisión acoge con beneplácito las iniciativas adoptadas por países y organizaciones de celebrar reuniones entre períodos de sesiones sobre elementos concretos del programa de trabajo y toma nota de que en el mencionado informe se han aprovechado los resultados de esas reuniones.

3. La Comisión reafirma la importancia del programa de trabajo e insta a gobiernos, organizaciones competentes del sistema de las Naciones Unidas, otras organizaciones intergubernamentales, las secretarías de los órganos que velan por la aplicación de las diversas convenciones internacionales y los grupos más importantes, en particular los sectores empresarial e industrial, a que sigan aplicando el programa de trabajo.

4. La Comisión reconoce que habrá que emplear tecnologías nuevas y eficaces para aumentar la capacidad de los países, en particular los países en desarrollo, de alcanzar el desarrollo sostenible, sostener la economía mundial, proteger el medio ambiente y mitigar la pobreza.

5. La Comisión reconoce asimismo que la magnitud de la transferencia de tecnología y de la transformación tecnológica necesaria para acelerar el establecimiento de sistemas de producción menos contaminantes y más eficientes en muchos países en desarrollo y países con economía en transición puede alcanzarse mediante el apoyo financiero de países y organismos donantes y la concertación de acuerdos de asociación con ellos, así como alentando iniciativas e inversiones del sector privado.

6. La Comisión reafirma la necesidad de que los gobiernos y los órganos regionales e internacionales adopten medidas para garantizar que la mujer tenga el mismo acceso y las mismas oportunidades de participar que el hombre en las actividades educacionales, científicas y tecnológicas, sobre todo en calidad de protagonista y de beneficiaria de las innovaciones tecnológicas y de la transferencia y difusión de tecnología.

7. La Comisión insta a los gobiernos de los países desarrollados y en desarrollo y de los países con economía en transición a que promulguen leyes relativas al medio ambiente que sean adecuadas y sirvan para promover la difusión de tecnología ecológicamente racional en sus países. También los alienta a formular y a aplicar una combinación adecuada de políticas, incluidas reglamentaciones e instrumentos e incentivos económicos encaminados a promover la adopción de tecnologías de producción menos contaminantes y sistemas de producción mejorados y más eficientes en los cuales se procure especialmente evitar la contaminación y reducir al mínimo o reciclar los desechos, prestando particular atención a la adopción de esos sistemas por las empresas pequeñas y medianas.

8. La Comisión alienta a los gobiernos, al sector privado y a la industria a que promuevan, faciliten y financien, según proceda, el acceso a tecnologías ecológicamente racionales y a los conocimientos conexos y su transferencia, en particular a los países en desarrollo, en condiciones favorables, incluso concesionarias o preferenciales, establecidas de común acuerdo, así como la cooperación en materia de tecnología, teniendo en cuenta la necesidad de proteger los derechos de propiedad intelectual y las necesidades especiales de los países en desarrollo en la aplicación del Programa 21.

9. La Comisión es partidaria de que se recurra en mayor medida a distintas formas de asociación en y entre los sectores público y privado, incluidos los acuerdos voluntarios, como forma de alcanzar metas y objetivos convenidos en materia de medio ambiente y de demostrar los beneficios económicos y ambientales que pueden obtenerse al aplicar tecnologías y métodos de producción menos contaminantes y principios de ecoeficiencia.

10. La Comisión insta a los países, las organizaciones internacionales y las empresas a que compartan información sobre la aplicación y la eficacia de las políticas adoptadas por los gobiernos y el sector privado con vistas a promover la demanda de tecnología e innovaciones tecnológicas encaminadas a modificar los métodos de producción, incluso mediante el aumento de la eficiencia en el aprovechamiento de la energía y los recursos naturales y en la reducción de la contaminación y los desechos.

11. La Comisión insta a los gobiernos de los países desarrollados, de los países en desarrollo y los países con economía en transición a que, con la asistencia de instituciones regionales y organizaciones internacionales, fortalezcan los servicios que prestan los centros de tecnología, según proceda, incluidos los centros de producción menos contaminantes y los centros de intercambio de información, en su calidad de intermediarios y facilitadores de la transferencia de tecnologías ecológicamente racionales, a las empresas pequeñas y medianas, entre otros destinatarios. A ese respecto, habría que promover las asociaciones innovadoras y el aprovechamiento común de la experiencia entre esos centros para aumentar la interacción y aprovechar métodos que han dado resultado en otros contextos.

12. La Comisión alienta a los gobiernos y a los centros nacionales de investigación y tecnología a que lleven a cabo proyectos experimentales de evaluación de las necesidades tecnológicas en el plano nacional en esferas prioritarias de desarrollo y medio ambiente, según proceda. En la determinación de esferas prioritarias podrán utilizarse, de haberlos, planes de acción para el medio ambiente o estrategias de desarrollo sostenible en el plano nacional. Los gobiernos tal vez deseen hacer participar en las actividades de evaluación de las necesidades tecnológicas nacionales a asociaciones comerciales y otras entidades interesadas. En particular, el sector privado podría aprovechar las oportunidades de inversión generadas mediante esa evaluación, aumentando así la cooperación en materia de tecnología.

13. La Comisión insta a los gobiernos de los países en desarrollo y de los países con economías en transición a que fortalezcan, con la asistencia de donantes, según proceda, las estructuras de apoyo a la tecnología ecológicamente racional, como los servicios de asesoramiento técnico o consultoría, el apoyo a la comercialización, la asistencia jurídica, la investigación y el desarrollo y los laboratorios y sus servicios, con miras a facilitar la transferencia y el desarrollo de tecnologías ecológicamente racionales. Tal vez se necesite asistencia para la formulación y negociación de proyectos, así como para la obtención y combinación de tecnologías para esos proyectos. En ese contexto, el sector privado también podría desempeñar una función importante.

14. La Comisión invita al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) a continuar su labor encaminada a desarrollar una red de sistemas de información sobre tecnologías ecológicamente racionales, a fin de aumentar la compatibilidad y la cooperación entre sistemas y fuentes de información relacionados con este tipo de tecnologías, y a que mantenga informada a la Comisión de la evolución de esa labor. En ese contexto, se invita al PNUMA a examinar la posibilidad de establecer y mantener un catálogo de sistemas de información sobre tecnologías ecológicamente racionales y, en caso necesario, a difundir ese catálogo en forma impresa o en disquete y mediante redes mundiales como la Internet.

15. La Comisión toma nota de la continuación del desarrollo de la norma ISO 14000 de la Organización Internacional de Normalización y otras normas de ordenación del medio ambiente, como las normas y los planes de auditoría del medio ambiente, e invita a los países a que compartan su información y experiencia en relación con los efectos de esas normas en la demanda y la aplicación más amplia de tecnologías ecológicamente racionales y métodos de producción menos contaminantes.

16. La Comisión insta a los gobiernos a que, en cooperación con los sectores empresarial e industrial, apliquen medidas adecuadas para ayudar a las empresas locales, en particular las empresas pequeñas y medianas, a acceder a los mercados financieros, con vistas a facilitar la cooperación y la transferencia en materia de tecnología. En ese contexto, tal vez habría que dar prioridad al aumento general de los recursos financieros destinados a las empresas pequeñas y medianas mediante medidas adecuadas de estímulo de las inversiones.

17. La Comisión invita a los sectores empresarial e industrial, incluidas las empresas transnacionales, a que adopten medidas encaminadas a a) facilitar el acceso de las empresas pequeñas y medianas a los mercados financieros y las tecnologías ecológicamente racionales y b) promover el fomento de la capacidad, en particular en los países en desarrollo.

Decisión 4/11. Fomento de la educación, la capacitación y la toma de conciencia *

* Capítulo 36 del Programa 21. Para el debate general, véase el capítulo V infra. 1. La Comisión sobre el Desarrollo Sostenible:

a) Acoge con beneplácito las numerosas iniciativas que han tenido lugar para fomentar la educación, la capacitación y la toma de conciencia en pro del desarrollo sostenible que figuran en el informe pertinente del Secretario General (E/CN.17/1996/14 y Add.1) y toma nota de la evolución de iniciativas de cooperación como la del Programa Internacional de Educación Ambiental establecido por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA);

b) Reafirma la importancia de la educación, la capacitación y la toma de conciencia para fomentar el desarrollo sostenible y mejorar la capacidad para hacer frente a cuestiones de medio ambiente y desarrollo y la influencia que tendrá la aplicación del capítulo 36 del Programa 21 sobre la evolución de la aplicación de todos los demás capítulos del Programa 21;

c) Observa que las recomendaciones relativas a educación figuran en los planes de acción de todas las principales conferencias de las Naciones Unidas y convenciones aprobados después de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo;

d) Observa también que desde la celebración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo se celebró una serie de reuniones internacionales y se realizaron estudios para debatir el estado de la educación en materia de medio ambiente y de desarrollo y las tendencias que surgirán en el futuro y expresa su agradecimiento a la República Checa por haber organizado el curso práctico entre períodos de sesiones sobre "Educación y toma de conciencia para el desarrollo sostenible" celebrado en Praga del 28 de noviembre al 1~ de diciembre de 1995, en que se formularon a la Comisión recomendaciones para la preparación de un programa de trabajo. La Comisión también reconoce la labor realizada por la Comisión Internacional sobre Educación para el Siglo XXI de la UNESCO;

e) Reconoce que la educación para el desarrollo sostenible debe entenderse como parte de una nueva idea más amplia de la educación como proceso que dura toda la vida. Para ello será necesario reestructurar y reformar la educación académica, así como utilizar cauces no académicos, incluida la educación a distancia **

(** La educación académica se refiere a la enseñanza impartida en escuelas y la educación no académica a todos los demás tipos de enseñanza.);

f) Destaca la necesidad de seguir perfeccionando el concepto de educación para el desarrollo sostenible y determinar mensajes clave;

g) Reitera la importancia de la educación básica para todos y del aprendizaje de cuestiones relativas al medio ambiente y el desarrollo como proceso que dura toda la vida. Los conocimientos tradicionales deben valorarse sin que desaparezcan en ese proceso;

h) Reconoce el potencial de la educación y la capacitación de carácter técnico y profesional para promover el desarrollo sostenible en sectores económicos clave;

i) Hace hincapié en la necesidad de otorgar más importancia al papel de la educación para el desarrollo sostenible, incluida la economía del medio ambiente, así como a la toma de conciencia para cambiar modalidades de consumo y producción y estilos de vida no sostenibles;

j) Subraya el papel importante que pueden desempeñar los medios de comunicación y la industria de la publicidad para aumentar la toma de conciencia del público acerca del desarrollo sostenible, incluso para cambiar modalidades de producción y consumo no sostenibles;

k) Reconoce la necesidad de hacer más hincapié en lograr que se cobre conciencia y se adopten medidas para aplicar el Programa 21 en los planos de las comunidades y los municipios, así como en centrar los objetivos en los hogares como destinatarios fundamentales;

l) Hace hincapié en la necesidad de ampliar la cooperación en el plano internacional, aprovechando la experiencia adquirida, en particular la del Programa Internacional de Educación Ambiental de la UNESCO y el PNUMA, y logrando que participen todos los órganos pertinentes del sistema de las Naciones Unidas, gobiernos y grupos principales, en particular organizaciones no gubernamentales, empresas e industrias, la juventud y la comunidad educativa. Debe elaborarse un nuevo mecanismo de cooperación audaz e imaginativo, que se concentre en un número limitado de actividades fundamentales que deberán realizarse en los próximos cuatro o cinco años.

2. La Comisión, teniendo en cuenta la relación existente con el programa de trabajo relativo a la evolución de las modalidades de producción y consumo aprobado en su tercer período de sesiones, acuerda por consiguiente iniciar un programa de trabajo en cuyo contexto:

a) Insta a la UNESCO, como organización encargada de dirigir las tareas relativas a la aplicación del capítulo 36, a que emprenda activamente, en asociación con el PNUMA, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y sus Recursos (UICN) y otras instituciones fundamentales, iniciativas internacionales dirigidas a establecer una alianza amplia en pro de la educación para el desarrollo sostenible, teniendo en cuenta la experiencia del Programa Internacional de Educación Ambiental de la UNESCO y el PNUMA y otros programas pertinentes, y a que fomente el establecimiento de redes relativas a educación y capacitación para el desarrollo sostenible a todos los niveles, en particular a nivel de la comunidad;

b) Insta al sistema de las Naciones Unidas, los gobiernos y grupos principales que integren las recomendaciones relativas a educación, capacitación y toma de conciencia contenidas en los planes de acción de todas las principales conferencias de las Naciones Unidas y convenciones aprobados después de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo;

c) Invita a la UNESCO, en estrecha cooperación con las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, y a las comunidades educativa y científica, a que asesoren sobre la forma de integrar la educación y la capacitación para el desarrollo sostenible en las políticas educativas nacionales;

d) Pide a la UNESCO que defina el concepto y los mensajes clave de la educación para el desarrollo sostenible, teniendo en cuenta la experiencia de la educación ambiental e integrando consideraciones relativas a población, salud, economía, desarrollo social y humano y paz y seguridad;

e) Insta a los gobiernos a que apoyen la educación y la capacitación para el desarrollo sostenible, con la asistencia que corresponda del sistema de las Naciones Unidas y otros órganos internacionales pertinentes. La Comisión alienta a la comunidad educativa a que participe, comparta experiencias (incluso entre los jóvenes) y destaque las mejores prácticas, en particular dentro de las comunidades locales, para preparar y aplicar planes de acción con ese fin;

f) Pide a los países desarrollados, organizaciones internacionales y el sector privado que ayuden a fomentar la educación, la capacitación y la toma de conciencia en los países en desarrollo prestando apoyo financiero y técnico;

g) Alienta a que se establezcan nuevos mecanismos de asociación entre educadores, científicos, gobiernos, organizaciones no gubernamentales, empresas e industrias, jóvenes, medios de comunicación y otros grupos principales, para que comuniquen los mensajes clave del desarrollo sostenible por cauces formales e informales. Las nuevas tecnologías de la comunicación se explotarán para tal fin. La educación y la capacitación para el desarrollo sostenible deben basarse en una participación amplia, teniendo en cuenta las necesidades y valores a nivel local;

h) Alienta a los gobiernos y a todas las partes interesadas pertinentes a que trabajen en asociación con los jóvenes para reforzar instrumentos por los que se promueva su autonomía y ofrecer conocimientos prácticos y capacitación que los prepare para desempeñar funciones directivas y tener medios de sustento sostenibles;

i) Insta a las instituciones de Bretton Woods a que analicen sus inversiones actuales en educación en relación con las necesidades de fomentar la educación para el desarrollo sostenible;

j) Pide al Secretario General que tome en cuenta los resultados preliminares de este programa de trabajo en el contexto de la revisión de los programas en materia de educación, capacitación y toma de conciencia que se realizará en 1997.

Decisión 4/12. Mecanismos nacionales y cooperación internacional para el aumento de la capacidad de los países en desarrollo *

* Capítulo 37 del Programa 21. Para el debate general, véase el capítulo V infra. 1. La Comisión sobre el Desarrollo Sostenible:

a) Habiendo examinado el informe del Secretario General sobre el aumento de la capacidad para el desarrollo sostenible (E/CN.17/1996/15 y Add.1), toma nota de que en la comunidad internacional se han ahondado tanto la comprensión como el reconocimiento de las cuestiones relativas al aumento de la capacidad, de resultas de lo cual se viene haciendo más hincapié en el fortalecimiento de la capacidad de los países para formular planes y estrategias nacionales de desarrollo sostenible;

b) Acoge con beneplácito las actividades de algunos países que han hecho progresos considerables en el aumento de su capacidad mediante la formulación de estrategias nacionales de aplicación del Programa 21, estrategias de conservación y planes de acción en la esfera del medio ambiente; y expresa su reconocimiento a las organizaciones, en particular el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que han prestado asistencia a esas actividades y que apoyan la continuación de esa asistencia;

c) Toma nota de las limitaciones institucionales y de otra índole que afectan desde hace mucho tiempo a varios países en desarrollo y a países con economías en transición, limitaciones que deben superarse al aplicar las estrategias nacionales, y afirma, a ese respecto, que el aprovechamiento de experiencias y conocimientos comunes a diversas iniciativas de aumento de la capacidad sirve de base para un proceso común de aprendizaje; toma nota asimismo, a ese respecto, que en la Reunión Africana de alto nivel sobre la evaluación de los efectos sobre el medio ambiente, patrocinada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en 1995, se aprobó un plan de acción para los países de África relativo a la evaluación de los efectos sobre el medio ambiente;

d) Destaca la importancia de la colaboración y coordinación de los donantes; a ese respecto hace hincapié en la importante función del aumento de la capacidad para propiciar un enfoque más participatorio; reconoce que la tecnología de la información podría cumplir una función más importante en el aumento de la capacidad y toma nota de que en noviembre de 1996 se prevé dictar un curso práctico sobre el fortalecimiento de la capacidad en la esfera del medio ambiente, con el patrocinio del Comité de Asistencia para el Desarrollo de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos.

2. Por consiguiente, la Comisión:

a) Destaca la necesidad de que el aumento de la capacidad siga siendo uno de los objetivos fundamentales en la promoción de proyectos y programas de desarrollo en los países en desarrollo en consonancia con sus prioridades nacionales; destaca también, a ese respecto, la necesidad de que se adopte un enfoque sistemático y se asuma un compromiso a largo plazo respecto de las actividades de aumento de la capacidad;

b) Insta a los gobiernos y a las organizaciones internacionales a que compartan sus experiencias en la esfera del aumento de la capacidad y a que presten asistencia de los países en desarrollo mediante programas ampliados de cooperación internacional para el desarrollo sostenible;

c) Insta a los gobiernos y a las organizaciones internacionales a que realcen la coordinación de la asistencia que prestan a los países en desarrollo en sus actividades de aumento de la capacidad y a que promuevan la participación activa de agentes distintos del Estado, como las organizaciones no gubernamentales, el sector privado y otros grupos importantes, en el aumento de la capacidad de los países en desarrollo;

d) Insta a los programas y fondos de las Naciones Unidas, incluidos el PNUD y otras organizaciones pertinentes, a que sigan dando ayuda a los países en desarrollo para fortalecer su capacidad de planificación y de formulación de políticas para el desarrollo sostenible, mediante procesos de consultas, y pide al PNUD que siga difundiendo los resultados de los programas y de las evaluaciones de los proyectos emprendidos con arreglo al proyecto Capacidad 21 en el plano nacional;

e) Alienta la labor de investigación orientada a la práctica y a la solución de problemas relativos al aumento de la capacidad, en esferas prioritarias concretas en el plano nacional, que llevan a cabo las organizaciones internacionales, bilaterales y no gubernamentales interesadas.

Decisión 4/13. Evolución de las modalidades de consumo y producción *

* Capítulo 4 del Programa 21. Para el debate general, véase el capítulo III infra.

3. La Comisión sobre el Desarrollo Sostenible:

a) Toma nota del informe del Secretario General (E/CN.17/1996/5 y Add.1), en los que se presenta un panorama general de los progresos realizados en materia de política, y acoge con agrado los progresos realizados en la aplicación del programa de trabajo internacional. Además, toma nota de las contribuciones de los Estados Miembros, las organizaciones no gubernamentales, las organizaciones empresariales e internacionales, y en particular del curso práctico sobre medidas normativas para cambiar las modalidades de consumo, del que fue anfitrión el Gobierno de la República de Corea, el curso práctico de Rosendal sobre modalidades de consumo y producción: definición de conceptos, organizado por la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y el Gobierno de Noruega, y la Conferencia Internacional sobre el Desarrollo Industrial Sostenible, de la que fue anfitrión el Gobierno de los Países Bajos;

b) Toma nota del informe del Grupo de Trabajo especial entre períodos de sesiones sobre finanzas y evolución de las modalidades de consumo y producción (E/CN.17/1996/7);

c) Reafirma la importancia del programa de trabajo y exhorta a los gobiernos, las organizaciones competentes del sistema de las Naciones Unidas, otras organizaciones intergubernamentales, las secretarías de las diversas convenciones internacionales, y a los grupos más importantes, en particular al empresarial y al de la industria, a que continúen aplicando el programa de trabajo y sigan ocupándose de la cuestión;

d) Observa que el programa de trabajo aprobado en el tercer período de sesiones de la Comisión está orientado principalmente hacia la investigación. También observa que el examen de la aplicación del Programa 21 que se realizará en 1997 ofrecerá una oportunidad para seguir dando al Programa de Trabajo una orientación más práctica. A este respecto, la Comisión pide a la Secretaría que examine las propuestas concretas para la adopción de medidas en los informes que han de presentarse con arreglo al programa de trabajo;

e) Insiste en que debe establecerse un equilibrio en la atención que se prestaba al aspecto de la oferta y al de la demanda en el contexto de la modificación de las modalidades no sostenibles de producción y consumo. Es preciso que se modifiquen el uso final y los estilos de vida de los consumidores, en particular en los países industrializados, ya que la mayor eficiencia ecológica rendirá beneficios para el comercio, la industria, así como para el sector público en todos los países. La adopción de un enfoque equilibrado respecto de las modalidades de consumo y producción más sostenibles exige una buena gestión y tecnologías apropiadas;

f) Observa que el concepto de eficiencia ecológica no debe tomarse como sustituto de los cambios en los estilos de vida no sostenibles de los consumidores. También observa que para lograr la eficiencia ecológica también es preciso prestar mayor asistencia a los países en desarrollo en sus actividades de promoción de modalidades de consumo y producción sostenibles, facilitándoles el acceso a los recursos financieros y a las tecnologías ecológicamente racionales;

g) Reitera todas las decisiones adoptadas respecto de las cuestiones relativas a la modificación de las modalidades de consumo y producción en sus períodos de sesiones segundo y tercero;

h) Observa que existe un importante vínculo entre las cuestiones relativas a la evolución de las modalidades de consumo y producción y las cuestiones financieras planteadas en el Programa 21: a nivel macroeconómico, se generan economías como una función de los ingresos y del consumo. Estas economías forman parte de los recursos nacionales e internacionales disponibles para la financiación de un desarrollo sostenible que incluya el desarrollo económico y social y la protección del medio ambiente. Al mismo tiempo, tales economías son limitadas en numerosos países en desarrollo, habida cuenta de sus ya reducidos niveles de ingresos;

i) Reafirma que las modalidades no sostenibles de producción y consumo, en particular en los países industrializados, constituyen la causa primordial de la constante degradación del medio ambiente mundial;

j) Reitera que en las medidas que han de adoptarse a nivel internacional para proteger y mejorar el medio ambiente se deben tener en cuenta los actuales desequilibrios en las modalidades de consumo y producción y que, a fin de modificar las modalidades de consumo será necesario adoptar una estrategia que se centre en la demanda, que tome en consideración las necesidades básicas de los pobres, y que reduzca el despilfarro y la utilización de recursos finitos en el proceso de producción;

k) Observa que la evolución de las modalidades de consumo y producción puede dar lugar a una utilización sostenible de los recursos naturales, mediante su transformación en productos y servicios en beneficio equitativo para todos los países, así como también mediante la prevención y la mitigación de los costos ecológicos, sanitarios y sociales de la contaminación;

l) Subraya la necesidad de utilizar la energía de manera más eficiente y de adoptar medidas destinadas a promover el uso de fuentes renovables de energía, así como de estrechar la cooperación internacional para prestar apoyo a las medidas que se adopten a este respecto a nivel de los países;

m) Hace hincapié en que al tratar de modificar las modalidades de consumo y producción se deben tener en cuenta las estrategias de desarrollo sostenible de los países en desarrollo, incluidos los aspectos económico, social y ambiental del crecimiento;

n) Toma nota de que se tiende a un consenso mundial respecto de la importancia de modificar las modalidades de consumo y producción, en el contexto de las responsabilidades comunes pero diferenciadas, y toma nota también de que muchos países - países desarrollados, países en desarrollo y países con economías en transición - han informado de iniciativas nacionales para lograr que las modalidades de consumo y producción sean más sostenibles;

o) Recomienda que en las medidas destinadas a modificar las modalidades de consumo y producción en el mundo se tenga en cuenta, según sea apropiado, la necesidad de facilitar un mayor acceso al mercado, sobre todo para los países en desarrollo y los países con economías en transición, para los productos y servicios más sostenibles;

p) Acoge con agrado los esfuerzos realizados por diversos países para utilizar los instrumentos normativos propuestos por la Comisión y recomienda que continúe el intercambio de experiencias en esa esfera;

q) Reconociendo que diversos países han hecho progresos en la elaboración de políticas nacionales con miras a modificar las modalidades de consumo y producción, reafirma la necesidad de que los países, y en particular los países desarrollados, realicen más esfuerzos sustantivos y logren progresos efectivos en lo que respecta a la modificación de las modalidades no sostenibles de producción y consumo, y en lo que respecta a la prestación de asistencia para corregir el actual desequilibrio entre los países industrializados y los países en desarrollo y también dentro de los propios países desarrollados. La Comisión reconocía que los países industrializados deben tomar la iniciativa, como ya lo han hecho algunos de ellos, y que a esos países les incumbe la responsabilidad de demostrar que las modalidades eficientes y poco contaminantes de producción y consumo y los estilos de vida sostenibles son viables, deseables y esenciales para lograr progresos en el desarrollo sostenible; exhorta nuevamente a todos los países a que se esfuercen por promover modalidades de consumo sostenibles y a los países desarrollados a que sigan tomando la iniciativa en la promoción y la adopción de modalidades de consumo más sostenibles;

r) Considera que la elaboración y la aplicación de medidas de eficiencia ecológica, así como de estrategias relativas a los productos, pueden ser útiles para reducir la intensidad de la producción y el consumo de energía y materiales, y que conceptos tales como intensidad del consumo de energía y materiales, capacidad de sustento, espacio ecológico y huellas ecológicas, deben analizarse para su ulterior desarrollo y utilización;

s) Reconoce que los gobiernos a todos los niveles pueden ejercer influencia sobre otras partes interesadas mediante, entre otras cosas, el establecimiento de normas ambientales y políticas de compra e inversión. En las políticas de compra se pueden tratar las cuestiones relativas a la adquisición y el mantenimiento de bienes y servicios, equipos de hospitales y escuelas y flotas de vehículos, y al uso de productos ecológicamente racionales;

t) Reconoce las posibilidades de utilizar instrumentos económicos que puedan generar ingresos para financiar el desarrollo sostenible y enviar señales al mercado para ayudar a modificar las modalidades no sostenibles de producción y consumo;

u) Destaca la importancia de la contribución que hacen algunos grupos importantes y el sector privado al establecimiento de modalidades más sostenibles de consumo y producción en todo el mundo;

v) También destaca que las cuestiones indicadas en los párrafos 2 a 4 de la presente decisión son importantes para todos los interesados y exhorta a los gobiernos, las organizaciones internacionales, las empresas y la industria, los sindicatos y las organizaciones no gubernamentales a que presenten las conclusiones y resultados de su labor para que la Comisión las examine en su quinto período de sesiones con miras a su inclusión en el examen que se realizará en el período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de 1997;

w) Pide a la Secretaría que recopile información sobre las medidas adoptadas por los gobiernos, el sector privado, los sindicatos y las organizaciones no gubernamentales en respuesta a las prioridades enunciadas en el capítulo 4 del Programa 21 y decide examinar esta información en futuros períodos de sesiones de la Comisión, según proceda.

4. La Comisión exhorta a los gobiernos a:

a) Seguir esforzándose por lograr modalidades más sostenibles de producción y de consumo, teniendo presentes las necesidades y circunstancias particulares de los países en desarrollo. La Comisión reafirma la necesidad de que todos los países realicen nuevos esfuerzos sustanciales y lograran progresos efectivos y reitera su llamamiento a los países en desarrollo para que sigan tomando la iniciativa en la promoción y el logro de modalidades más sostenibles de producción y de consumo;

b) Continuar esforzándose por reducir efectivamente la contaminación y la producción de desechos y esforzarse más por promover un aumento constante de la eficiencia en el uso de la energía y los materiales en la producción y el consumo y alienta a los gobiernos a compartir información sobre su experiencia en estas políticas y procurar la plena participación de los grupos más importantes;

c) Estudiar las consecuencias de la ecoeficiencia para la elaboración y aplicación de políticas, en particular en combinación con la determinación de prioridades y la fijación de objetivos;

d) Prestar mayor atención, en colaboración con los grupos más importantes, la empresa y la industria al papel que desempeñan los medios de comunicación, la publicidad y la comercialización en la configuración de las modalidades de consumo y producción y comunicar las conclusiones y las experiencias nacionales a la Comisión en su quinto período de sesiones, en 1997;

e) Analizar y poner en práctica combinaciones óptimas de instrumentos y medidas reglamentarios, voluntarios, económicos y sociales basados en una estrecha colaboración entre los sectores público y privado para hacer más sostenibles las modalidades de producción y de consumo, teniendo debidamente en cuenta la posible función de las medidas de carácter nacional como la educación, las políticas de compra, el etiquetado ecológico, el aumento de la responsabilidad y la responsabilidad compartida de los productores, la auditoría y la contabilidad ambientales, los impuestos ecológicos, otros instrumentos de mercado y la reducción y eliminación de subsidios perjudiciales para el medio ambiente;

f) Tener presente, a este respecto, que estos instrumentos no deben constituir un medio de discriminación arbitraria o injustificable o una restricción encubierta del comercio; y que el diseño y la aplicación de esos instrumentos debe ser transparente e incluir un cuidadoso proceso de evaluación y consulta de manera de reflejar los intereses de todos los países involucrados. La Comisión subraya que el etiquetado ecológico debe encararse de manera de tener en cuenta la situación especial y las necesidades de los países en desarrollo y las necesidades peculiares de los países con economías en transición. En ese contexto, la Comisión también toma nota de que el etiquetado ecológico adoptado a discreción de cada país y en forma voluntaria sigue siendo una estrategia importante para promover modalidades sostenibles de consumo y producción;

g) Establecer y aplicar políticas para la adquisición de productos y servicios ecológicamente inocuos y sostenibles también en otros sentidos para su utilización por los gobiernos e invita a los gobiernos a que informen a la Comisión en su quinto período de sesiones sobre sus experiencias a este respecto con miras a incluirlas en el examen que se realizará en el período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de 1997. La Comisión también toma nota con satisfacción de que en febrero de 1996 los gobiernos de la OCDE convinieron en tratar de alcanzar los niveles más altos de racionalidad ecológica en sus instalaciones y operaciones y les pide que le informen, en sus futuros períodos de sesiones, según proceda, sobre los progresos realizados;

h) Promover un diálogo con las organizaciones no gubernamentales pertinentes, por ejemplo organizaciones nacionales de consumidores y los círculos empresariales, de conformidad con el párrafo 45 del capítulo I del informe de la Comisión sobre su tercer período de sesiones (13);

i) Facilitar la participación de los grupos más importantes, en particular las organizaciones no gubernamentales, las mujeres, los jóvenes y los sindicatos en la elaboración y puesta en práctica de políticas para promover modalidades sostenibles de consumo y producción.

5. La Comisión exhorta a las organizaciones internacionales a:

a) Fortalecer su labor de apoyo a las iniciativas nacionales realizando análisis apropiados de i) las tendencias proyectadas de las modalidades de consumo y producción y sus consecuencias en materia de política, ii) las consecuencias de la ecoeficiencia para la elaboración de políticas y iii) las ventajas y desventajas de los distintos tipos de instrumentos de que se dispone para lograr cambios en las modalidades de consumo y producción;

b) En particular a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la OCDE, a considerar la posibilidad de realizar, dentro de los límites de los recursos disponibles, estudios relacionados con la adopción de políticas sobre los posibles efectos que producirían en los países en desarrollo los cambios en las modalidades de consumo y producción de los países desarrollados. Esta labor debería centrarse en dos aspectos: i) ayudar a los gobiernos a determinar efectos y opciones para la reducción de consecuencias perjudiciales de carácter ambiental, social y económico y ii) identificar y estimular nuevas posibilidades en materia de comercio e inversión;

c) Invitar a las organizaciones pertinentes de las Naciones Unidas, las instituciones de Bretton Woods, la OCDE y otras organizaciones internacionales que posean datos y conocimientos útiles para la elaboración y ejecución de políticas a crear o aportar su contribución a un centro de intercambio de información sobre políticas nuevas e innovadoras para promover modalidades de consumo y producción más sostenibles, incluidos los instrumentos económicos, las medidas voluntarias y la educación. En este contexto, la Comisión invita a estas organizaciones, en particular el PNUMA, el Banco Mundial y los bancos regionales de desarrollo a que emprendan actividades conjuntas encaminadas a ayudar a todos los países, en particular a los países en desarrollo y a aquéllos con economías en transición, a beneficiarse mutuamente de la experiencia existente en materia de modalidades de desarrollo industrial sostenible y a adaptarlas a las circunstancias nacionales;

d) Apoyar a los gobiernos en las iniciativas para mejorar sus resultados en materia de medio ambiente en lo que respecta a eficiencia de los materiales y la energía, manejo de residuos y prevención de la contaminación, políticas de compra e inversión y la integración constante de la política ambiental en las políticas económicas y de otro tipo. Además, la Comisión exhorta a las organizaciones internacionales a que apliquen en todo momento los niveles más altos de racionalidad ecológica a sus propias instalaciones y operaciones.

6. La Comisión alienta a los grupos más importantes a:

a) Cooperar con los gobiernos en la elaboración y aplicación de políticas nuevas e innovadoras y combinaciones de instrumentos para lograr cambios en las modalidades de consumo y producción;

b) En particular a Consumers International a ayudar a las Naciones Unidas y a los Estados Miembros a revisar sin demora las directrices de las Naciones Unidas para la protección del consumidor(14) a fin de incluir aspectos relacionados con las modalidades más sostenibles de consumo y producción;

c) Y exhorta expresamente a las empresas y la industria a:

i) Seguir actuando con responsabilidad ecológica, entre otras cosas desarrollando y aplicando el concepto de ecoeficiencia y, en particular, evaluando sus posibilidades y limitaciones en relación con el desarrollo sostenible, sin reducir la rentabilidad;

ii) Ayudar a diseñar combinaciones óptimas de instrumentos para lograr modalidades más sostenibles. Se podría prestar especial atención a los obstáculos y oportunidades y a los costos y beneficios de aplicar iniciativas voluntarias, formas de colaboración y acuerdos, incorporar una responsabilidad mayor y compartida de los productores (por ejemplo, la consideración de las repercusiones de la vida útil en la etapa del diseño de la producción y los requisitos relativos a la recuperación de productos por los fabricantes), y adoptar sistemas de gestión ambiental como el ISO 14000 de la Organización Internacional de Normalización.

Decisión 4/14. Recursos y mecanismos de financiación*

* Capítulo 33 del Programa 21. Para el debate general, véase el capítulo IV infra.

1. La Comisión sobre el Desarrollo Sostenible acoge con satisfacción el informe del Grupo de Trabajo especial entre períodos de sesiones sobre finanzas y evolución de las modalidades de consumo y producción (E/CN.17/1996/7) y el informe del Secretario General titulado "Recursos y mecanismos de financiación para el desarrollo sostenible: sinopsis de las cuestiones y los acontecimientos actuales" (E/CN.17/1996/4 y Add.1), y reitera todas las decisiones adoptadas en sus períodos de sesiones segundo y tercero sobre las cuestiones relativas a los recursos y mecanismos de financiación.

2. Tras haber examinado la financiación del desarrollo sostenible, la Comisión reafirma que los compromisos asumidos en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo relativos a recursos nuevos y adicionales sigue siendo un elemento fundamental de los recursos y mecanismos de financiación. La Comisión reafirma también que en el capítulo 33 del Programa 21 se establecen los parámetros adecuados del debate de las diversas cuestiones actuales y emergentes y que dichos parámetros tienen claridad suficiente para tener en cuenta los nuevos acontecimientos, incluida la disminución de la asistencia oficial para el desarrollo (AOD) en porcentaje del producto nacional bruto (PNB) y el incremento de las corrientes privadas en favor de algunos países en desarrollo. La Comisión reafirma además que, en general, la financiación para la aplicación del Programa 21 procederá de los sectores público y privado de los propios países.

3. Por lo que respecta a la movilización de recursos financieros del exterior para el desarrollo sostenible, la Comisión reconoce que la AOD debe desempeñar una función especial en la promoción del desarrollo sostenible en los países en desarrollo, especialmente en los menos adelantados. La Comisión destaca la urgente necesidad de cumplir todos los compromisos financieros del Programa 21, especialmente los que se consignan en el capítulo 33 y atribuye importancia a la decisión que adoptó en su tercer período de sesiones de promover, entre otras cosas, nuevos enfoques para aumentar la eficacia de la AOD e incrementar su cuantía, en el ámbito de los mecanismos bilaterales y multilaterales pertinentes, con el objetivo de alcanzar lo antes posible el objetivo del 0,7% del PNB marcado por las Naciones Unidas, como se reafirmaba en el párrafo 33.13 del Programa 21. La Comisión subraya la importancia de que los países donantes promuevan la sensibilización del público respecto de los compromisos relativos a la AOD que se consignan en el capítulo 33 del Programa 21.

4. La Comisión destaca la necesidad de mejorar la eficacia de la AOD por diversos medios, incluida la potenciación de las inversiones del sector privado de fuentes nacionales y externas. Además, en los casos en que todavía no se esté haciendo así, también se puede mejorar la eficacia de la AOD adaptándola a las necesidades y circunstancias concretas de los países en desarrollo. Se deben mantener en examen permanente las corrientes de AOD, en particular por lo que respecta a sus niveles generales y a su distribución entre los componentes interrelacionados del desarrollo sostenible.

5. La Comisión reconoce los aspectos positivos de la expansión de las corrientes de capital privado extranjero hacia algunos países en desarrollo y destaca la importancia de su contribución al crecimiento económico y al desarrollo sostenible de esos países. No obstante, expresa su preocupación ante la inseguridad de esas corrientes, lo cual tiene una influencia negativa en los esfuerzos de los países en desarrollo encaminados a lograr un desarrollo sostenible. Por consiguiente, tanto los países en desarrollo como los desarrollados deben examinar iniciativas encaminadas a lograr un medio estable y más propicio para mejorar la estabilidad de las corrientes de capital privado extranjero.

6. La Comisión reconoce asimismo que la expansión de las corrientes de capital privado externo se ha limitado a algunos países en desarrollo, y que por lo tanto la gran mayoría de éstos no se benefician de la expansión de esas corrientes. La Comisión reconoce que se debe alentar un incremento y una distribución más amplia de las corrientes de capital privado externo mediante políticas y leyes o reglamentos nacionales adecuados en las esferas económica, ecológica y social, así como mediante un entorno internacional propicio, en particular de comercio no discriminatorio e inversiones transparentes.

7. La Comisión, tras haber examinado la cuestión de las corrientes de capital externo y sus efectos, señala que se debe alentar a los inversores extranjeros, en particular a las empresas transnacionales, a que tengan en cuenta en sus proyectos de inversión los objetivos del desarrollo sostenible y de la responsabilidad ecológica, y reconoce también la importancia de que los países receptores adopten políticas apropiadas de desarrollo sostenible.

8. La Comisión ve con satisfacción el progreso realizado en las deliberaciones sobre el problema de los países pobres fuertemente endeudados, que tuvieron lugar en la reunión del Comité para el Desarrollo del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en Washington, D.C., el 23 de abril de 1996. Se deberán tener en cuenta criterios amplios para ayudar a los países de bajos ingresos afectados por problemas graves de deuda multilateral mediante la aplicación flexible de los instrumentos existentes y de nuevos mecanismos, cuando sea necesario. La Comisión reconoce también que la aplicación de soluciones eficaces, equitativas, orientadas al desarrollo y duraderas al problema de la deuda externa y del servicio de la deuda de los países en desarrollo, en particular de los más pobres y más fuertemente endeudados, puede contribuir de manera considerable al fortalecimiento de la economía mundial y a los esfuerzos de los países en desarrollo encaminados a lograr un desarrollo económico, un desarrollo social y una protección ambiental en calidad de componentes interdependientes y recíprocamente fortalecedores del desarrollo sostenible.

9. Por lo que respecta a la movilización de los recursos financieros nacionales para el desarrollo sostenible, la Comisión pone de manifiesto la importancia de la participación del sector privado en el desarrollo sostenible, en particular mediante el incremento de las inversiones. La aplicación de políticas ecológicas y macroeconómicas racionales y previsibles en los planos nacional e internacional son importantes para promover las inversiones del sector privado compatibles con los objetivos del desarrollo sostenible. También es necesaria la liberalización del comercio, un marco jurídico adecuado que proteja los derechos de propiedad privada y de propiedad intelectual y el desarrollo de mercados financieros nacionales.

10. Con objeto de promover todavía más la participación del sector privado, la Comisión insta a una mayor utilización de mecanismos innovadores, como el mecanismo de construcción-explotación- transferencia y regímenes similares, con objeto de financiar proyectos de infraestructura para el desarrollo sostenible. Además, se debe propiciar la privatización de las empresas públicas y la adjudicación de servicios al sector privado en régimen de contrata, según el caso, teniendo en cuenta las diferentes condiciones y circunstancias de los países.

11. La Comisión alienta a los gobiernos a que consideren, con carácter voluntario, la realización de nuevos estudios y la aplicación gradual de instrumentos económicos, examinando más a fondo los costos y beneficios que comporta la utilización de esos instrumentos. La Comisión también señala que en la práctica la aplicación de instrumentos económicos en una serie de países por lo general produce resultados satisfactorios.

12. La Comisión recomienda que se debe mejorar la gestión de los fondos de reducción de la contaminación mediante una mayor utilización de las técnicas de evaluación de proyectos. Se alienta a los gobiernos a que examinen medidas para mejorar la eficacia y el alcance de esos fondos.

13. Por lo que se refiere a la financiación de la transferencia de tecnologías ecológicamente racionales, la Comisión destaca que su financiación debería provenir de fuentes públicas y privadas nacionales, de recursos externos y de mecanismos innovadores, de conformidad con los capítulos 33 y 34 del Programa 21. De conformidad con lo dispuesto en el capítulo 34 del Programa 21, las actividades de transferencia de tecnología deberían ampliarse en un entorno internacional económico y normativo estable y previsible que garantice la determinación y aprovechamiento de los mercados de las tecnologías ecológicamente racionales.

14. Por lo que se refiere al desarrollo de mecanismos innovadores para la financiación del desarrollo sostenible, la Comisión acoge con satisfacción la decisión del Consejo Económico y Social de incluir en el programa provisional para su período de sesiones sustantivo de 1996 un tema sobre ideas nuevas e innovadoras para la generación de fondos (decisión 1996/210 del Consejo), y recomienda que se facilite al Consejo, en relación con ese tema del programa, el informe de la tercera reunión del Grupo de Expertos sobre cuestiones de financiación del Programa 21. La Comisión también subraya que el ámbito del examen de esos mecanismos debe abarcar todos los aspectos, económicos, sociales y ecológicos del desarrollo sostenible.

15. En cuanto al método de la matriz de opciones de políticas y de instrumentos financieros, la Comisión reconoce que los instrumentos económicos tienen que adaptarse para reflejar las circunstancias particulares de cada país y reitera la decisión que figura en los párrafos 137 a 139 de la sección B del capítulo I de su informe sobre su tercer período de sesiones 13/. Además, la Comisión subraya que este enfoque no debe desviar la atención de los compromisos consignados en el capítulo 33 del Programa 21. La Comisión recomienda también que se amplíe el ámbito del método de la matriz para incluir cuestiones tales como los beneficios a los depositarios tradicionales de conocimientos indígenas. La Comisión alienta una distribución más amplia de la información sobre la utilización de esos instrumentos y los costos y beneficios que su utilización entraña para permitir nuevos trabajos sobre el método de la matriz.

16. La Comisión reconoce la función importante que deben desempeñar los grandes grupos, en particular la financiación de la actividades consignadas en el Programa 21 y en especial la transferencia de tecnología y destaca que esa contribución debe realizarse de conformidad con las políticas y estrategias de los países receptores.

17. En su examen de las medidas prácticas para resolver las cuestiones antes mencionadas, la Comisión señala a la atención la necesidad de realizar nuevos estudios, la conveniencia de reforzar la cooperación y la necesidad de mejorar el intercambio de información. Por lo que respecta a nuevos estudios, que deben complementar la labor que se está realizando en otros foros, la Comisión destaca lo siguiente:

a) Se deben examinar de manera permanente las corrientes de la AOD, en particular en lo que concierne a sus niveles generales y a su distribución entre los componentes interrelacionados del desarrollo sostenible;

b) Es necesario realizar un análisis en profundidad de las corrientes de capital externo hacia los países en desarrollo para comprender mejor sus efectos sociales, distributivos, económicos y ecológicos en el desarrollo sostenible. Además, se necesita un análisis detallado de las opciones para un marco reglamentario que mejore los efectos de esas corrientes en el desarrollo sostenible;

c) A fin de facilitar un debate amplio sobre esa cuestión debe realizarse un estudio de las tendencias de las corrientes de capital, especialmente las encaminadas a países en desarrollo, incluida la relación entre las inversiones extranjeras privadas y los objetivos del desarrollo sostenible;

d) Deben emprenderse nuevos estudios sobre los efectos, costos y beneficios de los instrumentos económicos. Además, deben promoverse nuevos estudios sobre las consecuencias de los subsidios para el desarrollo sostenible, a fin de que los encargados de elaborar políticas dispongan de una base mejor para determinar y suprimir gradualmente los subsidios que tengan consecuencias negativas evidentes para el desarrollo sostenible. Esos estudios deberán evaluar las consecuencias económicas, sociales y distributivas de la reducción de los subsidios, así como la transferencia de recursos a actividades más sostenibles y eficientes, teniendo en cuenta las circunstancias específicas y las condiciones económicas, sociales y ecológicas de los países. Esos estudios deberán examinar también la viabilidad de una reforma fiscal ecológica, sus consecuencias para la competencia internacional y las modalidades que puedan facilitar esas reformas;

e) Debe emprenderse un examen detallado comparado entre países para determinar la manera de que los fondos fiduciarios de conservación puedan convertirse en mecanismos más eficaces para la conservación del medio ambiente. Ese examen deberá tratar también de simplificar el marco administrativo en que se inscriben esos fondos y mejorar las estrategias para potenciar sus recursos financieros con otras fuentes de financiación;

f) En lo relativo a los mecanismos innovadores para la financiación del desarrollo sostenible, es importante estudiar la viabilidad de diversos mecanismos innovadores, al tiempo que se prosiguen los esfuerzos para incrementar la AOD, garantizar la reposición adecuada del Fondo para el Medio Ambiente Mundial y fomentar las inversiones del sector privado. La Comisión subraya la importancia de explorar otros mecanismos innovadores, así como de continuar los estudios sobre las posibles funciones de las compañías de seguros y de la banca no tradicional para facilitar la financiación del desarrollo sostenible;

g) Como se indica en el párrafo 131 de la sección B del capítulo I de su informe sobre el tercer período de sesiones13, debe seguir estudiándose la necesidad y la eficacia de bancos de derechos tecnológicos ecológicamente racionales y la viabilidad práctica de crear tales bancos, y se deben adoptar medidas al respecto;

h) Debe estudiarse la utilización de instrumentos económicos en diferentes países y las estrategias y programas sectoriales, y comunicar los resultados a la Comisión.

18. Por lo que respecta a la conveniencia de reforzar la cooperación, la Comisión subraya lo siguiente:

a) Los organismos bilaterales de asistencia, las organizaciones, fondos y programas de las Naciones Unidas, las instituciones de Bretton Woods y las demás instituciones financieras multilaterales deberían ser más receptivas a las prioridades nacionales y a las estrategias de desarrollo sostenible, y también mejorar sus esfuerzos de cooperación y coordinación para incrementar su eficacia en la consecución de los objetivos del Programa 21, en particular la movilización de los recursos financieros. En lo que respecta a los programas de ajuste estructural, se debe prestar más atención a sus repercusiones económicas, sociales y ecológicas, teniendo en cuenta el octavo compromiso de la Declaración de Copenhague sobre Desarrollo Social (15);

b) Es importante la cooperación para el desarrollo de mecanismos financieros innovadores, por lo que la Comisión vería con satisfacción la participación del Banco Mundial, el FMI, la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la Organización de Aviación Civil Internacional y otras instituciones, para seguir progresando hacia la comprensión de las perspectivas y necesidades de la aplicación práctica de esos mecanismos;

c) En el contexto de promover la transferencia de tecnologías ecológicamente racionales, los organismos bilaterales de asistencia, las organizaciones internacionales y las instituciones financieras deberían cooperar con los gobiernos en la formulación y aplicación de un marco normativo propicio. Además, se recuerda la importancia de las disposiciones del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio, de la Organización Mundial del Comercio.

19. Por lo que respecta a la necesidad de mejorar el intercambio de información, la Comisión, destaca lo siguiente:

a) El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente debe difundir más ampliamente sus dos recientes declaraciones sobre las industrias de servicios bancarios y de seguros, señalando que la industria de servicios financieros está mostrando un fuerte interés en mejorar las prácticas de gestión ecológica de sus clientes comerciales;

b) Debe promoverse la coparticipación en las experiencias nacionales en la utilización de instrumentos económicos, y se invita a los países a que informen a la Comisión sobre sus experiencias relativas a la aplicación de diversos mecanismos financieros y la utilización de instrumentos económicos. La Comisión deberá explorar medios de mejorar la coparticipación en las experiencias, en consulta con todas las partes interesadas;

c) En el contexto de promover la transferencia de tecnologías ecológicamente racionales, las organizaciones internacionales, y en particular las instituciones financieras, deberán ayudar a los gobiernos a elaborar y ejecutar programas de asistencia técnica que permitan que los compradores y vendedores de tecnología se familiaricen entre sí, abaraten los costos de preinversión mediante el suministro de conocimientos especializados de carácter técnico, financiero y jurídico, y determinen y apoyen proyectos que demuestren y comercialicen las tecnologías ecológicamente racionales en sectores específicos.


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).


e-Mail: luisdallanegra@gmail.com
Home  Arriba  Al Indice General     A Documentos   A Desarrollo Sostenible 

Notas

(11) Véase Documentos Oficiales del Consejo Económico y Social, 1994, Suplemento No. 13 (E/1994/33/Rev.1), cap. I, párr. 24 a).

(12) Ibíd., 1995, Suplemento No. 12 (E/1995/32), cap. I, párr. 26.

(13) Documentos Oficiales del Consejo Económico y Social, 1995, Suplemento No. 12 (E/1995/32).

(14) * Capítulo 33 del Programa 21. Para el debate general, véase el capítulo IV infra. Resolución 39/248 de la Asamblea General, anexo.

(15) Informe de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, Copenhague, 6 a 12 de marzo de 1995 (A/CONF.166/9), capítulo I, resolución 1, anexo I.