Capítulo I

ASUNTOS QUE REQUIEREN LA ADOPCIÓN DE MEDIDAS
POR EL CONSEJO ECONÓMICO Y SOCIAL O QUE SE SEÑALAN A SU ATENCIÓN

PARTE A


C. Asuntos que se señalan a la atención del Consejo

3. Se señalan a la atención del Consejo las siguientes decisiones adoptadas por la Comisión:

Decisión 4/1. Comercio, medio ambiente y desarrollo sostenible *

* Capítulo II del Programa 21. Para el debate general, véase el capítulo III infra. En las recomendaciones relacionadas con la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) habría que tener en cuenta los resultados de la Novena Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, que se está celebrando simultáneamente con el actual período de sesiones de la Comisión.

1. La Comisión sobre el Desarrollo Sostenible toma nota del informe del Secretario General sobre comercio, medio ambiente y desarrollo sostenible (E/CN.17/1996/8 y Add.1) y acoge con reconocimiento el análisis incluido en ese informe.

2. La Comisión reitera todas las decisiones adoptadas en sus períodos de sesiones segundo y tercero sobre cuestiones relativas al comercio, el medio ambiente y el desarrollo sostenible.

3. Con respecto a las medidas comerciales de los acuerdos multilaterales sobre el medio ambiente, la Comisión:

a) Insta a los gobiernos a que coordinen adecuadamente la labor de sus funcionarios en las esferas del comercio y del medio ambiente en el plano nacional y a que adopten las medidas que correspondan en los planos nacional e internacional de modo que las políticas de comercio y medio ambiente se apoyen mutuamente y promuevan el desarrollo sostenible; invita a la Organización Mundial del Comercio (OMC) a examinar la relación entre sus propias disposiciones y las medidas de comercio que se adoptan con fines ecológicos, incluidas las derivadas de acuerdos bilaterales sobre el medio ambiente;

b) Reconoce que medidas positivas como el mejoramiento del acceso a los mercados, el fomento de la capacidad, el mejoramiento del acceso a la financiación, y el acceso a la tecnología y su transferencia, teniendo en cuenta la relación entre los acuerdos de comercio y la tecnología, son instrumentos eficaces para ayudar a los países en desarrollo a alcanzar los objetivos convenidos de forma multilateral conforme al principio de las responsabilidades comunes pero diferenciadas;

c) Toma nota de que, en algunos casos, las medidas de comercio pueden contribuir a promover los objetivos de los acuerdos multilaterales sobre el medio ambiente y a la vez mantener el sistema de comercio multilateral en condiciones no discriminatorias y equitativas; toma nota asimismo de que habría que adoptar medidas positivas, según proceda, para reducir o eliminar la necesidad de medidas de comercio encaminadas a garantizar la aplicación de los acuerdos multilaterales sobre el medio ambiente; destaca también que la aplicación de medidas de comercio no ha de redundar en detrimento del examen de otras alternativas que podrían ser más eficaces. En todas las medidas se deberían respetar los principios 7, 11 y 12 de la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo2;

d) Reconoce que las diferentes disposiciones de comercio de los acuerdos multilaterales sobre el medio ambiente pueden tener objetivos diferentes y entrañar cuestiones económicas y ambientales más amplias e invita a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) y al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) a que, conjuntamente y en cooperación con la OMC, con arreglo a sus mandatos y competencias respectivos, emprendan nuevos análisis de la cuestión del comercio y el medio ambiente, incluidos los instrumentos de política de los acuerdos multilaterales sobre el medio ambiente, en particular las medidas positivas, teniendo en cuenta el contexto concreto de cada uno de esos acuerdos, con miras a promover el desarrollo sostenible;

e) Reitera la invitación que hizo en su tercer período de sesiones a la UNCTAD y al PNUMA para que, en cooperación con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), las instituciones financieras internacionales y otros órganos, programas y organizaciones pertinentes, examinara los efectos de las medidas de comercio de los acuerdos multilaterales sobre el medio ambiente en el logro de objetivos ambientales y en el comercio y la competitividad de los países en desarrollo y de los países con economías en transición, así como las formas en que las medidas positivas podrían ayudar a esos países a cumplir las obligaciones contraídas en virtud de esos acuerdos.

4. Con respecto a las políticas ambientales y a la competitividad, la Comisión:

a) Reconoce la complejidad del vínculo entre las políticas ambientales y la competitividad y toma nota de que no existen indicios de que la política ambiental en general tenga efectos perjudiciales considerables en la competitividad. Se podría tratar de encontrar oportunidades de formular y aplicar políticas ambientales que no entrañaran aspectos perjudiciales; esas políticas podrían aumentar la eficacia de los recursos, la competitividad y el empleo y mejorar el acceso a los mercados;

b) Rechaza enérgicamente la aplicación de derechos compensatorios ecológicos u otras medidas de comercio proteccionistas que sean incompatibles con las disposiciones de la OMC como medio de contrarrestar los efectos negativos, reales o aparentes, de las políticas ambientales en la competitividad;

c) Destaca que no correspondería moderar el tenor de las leyes, reglamentaciones y normas ambientales o hacer menos estricto su cumplimiento para promover las inversiones extranjeras directas o las exportaciones;

d) Considerando que el cumplimiento de los requisitos ecológicos de los países importadores puede plantear determinados problemas de competitividad a países en desarrollo y países con economías en transición, recomienda que los gobiernos de los países desarrollados faciliten un acceso estable a los mercados a los países en desarrollo mediante una mayor transparencia y la prestación de asistencia técnica y financiera para el fomento de la capacidad en relación con el medio ambiente, conforme a las disposiciones de los capítulos pertinentes del Programa 21;

e) Alienta a la UNCTAD a que proponga medidas positivas en los planos nacional e internacional para apoyar a los países en desarrollo en sus esfuerzos por alcanzar los objetivos del desarrollo sostenible, haciendo hincapié en el fomento de la capacidad y en el apoyo de las actividades nacionales encaminadas a hacerse cargo de los costos ambientales;

f) Toma nota del informe presentado por la UNCTAD sobre la marcha del estudio analítico de la relación entre la protección del medio ambiente y la competitividad internacional, la creación de empleos y el desarrollo e invita a la UNCTAD a seguir profundizando ese estudio con el aporte de gobiernos, organizaciones regionales de integración económica, el sector privado, organizaciones no gubernamentales y otras organizaciones regionales e internacionales pertinentes y a presentar los resultados de ese estudio en futuros períodos de sesiones de la Comisión, según proceda.

5. La Comisión reconoce que el etiquetado ecológico puede incidir en el comercio. La Comisión invita a los gobiernos a velar por la transparencia del etiquetado ecológico, entre otras cosas, mediante el estudio de contribuciones aportadas por las partes interesadas, como grupos de consumidores y de ecologistas y productores nacionales y extranjeros, en una etapa adecuadamente temprana de la formulación de las medidas, y a alentar a los órganos del sector privado que se ocupan del etiquetado ecológico a hacer otro tanto. Además, la Comisión insta a los gobiernos y a esos órganos a explorar las posibilidades de reconocimiento mutuo de procedimientos y métodos sobre la base de niveles equivalentes adecuadamente elevados de protección ambiental, teniendo en cuenta las diferentes condiciones ambientales y de desarrollo de los diferentes países. La Comisión invita asimismo a la UNCTAD, al PNUMA, a la OMC y, según proceda, a la Organización Internacional de Normalización, a prestar la mayor atención posible a esos conceptos en su labor relacionada con el etiquetado ecológico en aras de la transparencia.

6. La Comisión apoya la promoción de programas equilibrados de difusión y educación sobre cuestiones relacionadas con la clasificación de productos inocuos para el medio ambiente, a fin de ayudar tanto a productores como a consumidores a adoptar decisiones racionales en materia de medio ambiente.

7. Con respecto a la liberalización del comercio y el medio ambiente, la Comisión:

a) Recuerda la recomendación que formuló en el párrafo 67 del capítulo I del informe sobre su tercer período de sesiones (5), en el cual invitó al programa conjunto del PNUMA y la UNCTAD a seguir colaborando y a informar a la Comisión sobre la formulación de un marco para facilitar la evaluación de los efectos sobre el medio ambiente de las políticas de comercio, teniendo en cuenta las necesidades especiales de los países en desarrollo y de los países con economía en transición;

b) Reconoce la utilidad de que el PNUMA y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) siguen examinando los efectos sobre el medio ambiente de los países que las importan de las mercaderías de venta prohibida por motivos ecológicos en los países que las exportan;

c) Invita a la UNCTAD a que, en cooperación con el PNUMA y otras organizaciones competentes, como la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), y teniendo en cuenta la labor en curso en la OMC, examinen de qué formas una mayor liberalización del comercio, mediante la reducción o eliminación de la progresividad arancelaria, los impuestos o restricciones a la exportación, las subvenciones que distorsionan las relaciones de comercio y la eliminación de barreras arancelarias y no arancelarias al comercio, puede aumentar los beneficios para el medio ambiente y su contribución al desarrollo sostenible, incluso mediante el examen de análisis recientes de esos temas;

d) Reafirma la importancia de las actividades encaminadas a incorporar los costos ambientales para promover los efectos positivos y evitar los efectos negativos para el medio ambiente de la liberalización del comercio.

8. Con respecto al desarrollo sostenible del sector de los productos básicos, la Comisión:

a) Invita a la UNCTAD a que, en cooperación con el PNUMA, la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) y otras organizaciones pertinentes, ayude a los países en desarrollo a poner en marcha proyectos experimentales de producción y actividades de procesamiento orientadas a la exportación con vistas a incorporar los costos ambientales;

b) Alienta a las organizaciones internacionales, los gobiernos y la comunidad empresarial a que intensifiquen la búsqueda de métodos pragmáticos para aumentar la cooperación entre exportadores e importadores con vistas a facilitar los esfuerzos de los países en desarrollo por incorporar los costos ambientales en su proceso de desarrollo y a que evalúen las posibilidades de organizar conferencias de mesa redonda sectoriales y de establecer otras modalidades oficiales u oficiosas para determinar métodos eficaces y económicos.

9. Con respecto a las cuestiones relativas a la diversidad biológica y el comercio, la Comisión acoge con beneplácito la iniciativa BIOTRADE de la UNCTAD, que constituye un esfuerzo de colaboración con la secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica, organismos de las Naciones Unidas y otras organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales interesadas, el sector privado, las comunidades locales y las instituciones académicas encaminado a promover el fomento de la capacidad y alienta a las partes interesadas a que continúen celebrando consultas en esa esfera.

10. La Comisión invita a la UNCTAD, al PNUD, al Centro de Comercio Internacional, al PNUMA y a otros órganos pertinentes de las Naciones Unidas a fortalecer la cooperación en la ejecución de un programa de asistencia técnica para el fomento de la capacidad de conformidad con los mandatos y los conocimientos técnicos de cada organismo con miras a, entre otras cosas, ayudar a los países en desarrollo y a los países con economía en transición a participar efectivamente en las deliberaciones internacionales sobre comercio y desarrollo, las negociaciones internacionales sobre comercio y las negociaciones internacionales sobre medio ambiente.

11. La Comisión toma nota del documento de antecedentes preliminar preparado por la UNCTAD sobre las investigaciones de los vínculos entre el comercio, el medio ambiente y el desarrollo sostenible llevadas a cabo por organizaciones internacionales e instituciones académicas y organizaciones no gubernamentales de países desarrollados y en desarrollo; apoya la continuación de las investigaciones en esferas particulares en donde existen lagunas y recomienda que los organismos de ayuda internacional y bilateral presten apoyo a las actividades de investigación de los países en desarrollo y de los países con economías en transición, en particular en esas esferas.

12. La Comisión:

a) Toma nota de la labor del Comité de Comercio y Medio Ambiente de la OMC, aguarda con interés un informe sustantivo sobre los resultados de sus deliberaciones, incluidos los adelantos que se sigan registrando con vistas a que las políticas de comercio y desarrollo se apoyen mutuamente y promuevan a su vez el desarrollo sostenible e invita a los ministros a examinar todos los temas enumerados en la Decisión de Marrakesh sobre comercio y medio ambiente, adoptada el 15 de abril de 1994, teniendo en cuenta los objetivos del Programa 21 y la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, y a que tomen debidamente en consideración los resultados de las deliberaciones de la Comisión en su actual período de sesiones;

b) Espera que la Reunión Ministerial de la OMC que se celebrará en Singapur continúe la importante labor del Comité de Comercio y Medio Ambiente de la OMC;

c) Invita a la UNCTAD y al PNUMA a transmitir los resultados de sus actividades en la esfera del comercio, el medio ambiente y el desarrollo sostenible al Comité de Comercio y Medio Ambiente de la OMC, para que se examinen en la Reunión Ministerial de la OMC que se celebrará en Singapur;

d) Pide a la UNCTAD que, conforme a lo dispuesto en el párrafo 27 de la resolución 50/95 de la Asamblea General, de 20 de diciembre de 1995, continúe desempeñando la función especial que le corresponde en la esfera del comercio y el medio ambiente e invita a la Novena Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo a examinar modalidades adecuadas para llevar a cabo actividades intergubernamentales teniendo en cuenta su mandato y competencia, así como la necesidad de conservar el carácter cooperativo y complementario de la labor de la UNCTAD, el PNUMA y la OMC;

e) Invita al PNUMA a continuar su labor en la esfera del comercio y el medio ambiente de conformidad con su mandato;

f) Invita a las comisiones regionales, conforme a sus mandatos y teniendo en cuenta el contexto concreto de cada región, y a la OCDE a que, en estrecha cooperación con organizaciones internacionales competentes como la UNCTAD, el PNUMA y la OMC, organicen las reuniones que consideren necesarias para aumentar la coordinación en materia de comercio y medio ambiente;

g) Recuerda la resolución 50/95 de la Asamblea General, de 20 de diciembre de 1995, en que la Asamblea pidió a la UNCTAD y a la OMC que, de conformidad con sus respectivos mandatos y competencias y en estrecha cooperación con otros órganos competentes de las Naciones Unidas y las comisiones regionales, abordaran los problemas comerciales y ambientales de forma integrada y que, por conducto de la Comisión, presentaran al Consejo Económico y Social y a la Asamblea General, en el período extraordinario de sesiones que ha de celebrarse en 1997, un informe sobre los progresos concretos alcanzados en la cuestión del comercio y el medio ambiente;

h) Invita a la UNCTAD y al PNUMA a continuar su programa de trabajo conjunto en materia de comercio, medio ambiente y desarrollo sostenible, conforme a lo dispuesto en el párrafo 59 del capítulo I del informe sobre su tercer período de sesiones5 y en el párrafo 14 de la resolución 50/95 de la Asamblea General, de 20 de diciembre de 1995;

i) Toma nota de la labor analítica sobre comercio y medio ambiente que está llevando a cabo la OCDE, especialmente la del Grupo Mixto de Expertos en Comercio y Medio Ambiente, incluido el informe presentado al Consejo Ministerial de la OCDE en mayo de 1995, y alienta a la OCDE a que transmita a la Comisión los resultados de esa labor.

Decisión 4/2. Lucha contra la pobreza *

* Capítulo 3 del Programa 21. Para el debate general, véase el capítulo III infra.

1. La Comisión sobre el Desarrollo Sostenible toma nota del informe del Secretario General sobre la lucha contra la pobreza (E/CN.17/1996/9).

2. La Comisión reitera todas las decisiones adoptadas en su tercer período de sesiones sobre la cuestión de la lucha contra la pobreza.

3. De conformidad con el segundo compromiso de la Declaración de Copenhague sobre el Desarrollo Social (6), aprobada en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, la Comisión insta a los gobiernos a formular y afianzar, como cuestión de urgencia y preferentemente antes de que finalice el Año Internacional para la Erradicación de la Pobreza (1996), estrategias nacionales orientadas a erradicar la pobreza absoluta y a reducir la pobreza general. Dichas estrategias deben ser amplias, a fin de abordar todos los aspectos de la pobreza e integrar las perspectivas de género, además deben encaminarse a la reducción sustancial y sostenible de la pobreza en general en el plazo más breve posible, la reducción de las desigualdades y la erradicación de la pobreza absoluta en una fecha determinada que cada país fijará en su contexto nacional. Además, la Comisión recomienda a los gobiernos que integren las cuestiones relacionadas con el medio ambiente en esas estrategias y aseguren que estén en relación con las estrategias nacionales de desarrollo sostenible, al tiempo que reconozcan que el crecimiento económico es un elemento fundamental del desarrollo sostenible. Esas estrategias deberán contar con el apoyo de la comunidad internacional, la cual prestará su ayuda a los países en desarrollo, incluso por medio de las organizaciones internacionales, en sus gestiones para alcanzar el objetivo general de erradicación de la pobreza y aseguramiento de la protección social básica.

4. La Comisión reconoce que la satisfacción de las necesidades humanas básicas de todos y la erradicación de la pobreza absoluta era un objetivo de máxima prioridad que ha sido considerado como tal en todas las conferencias de las Naciones Unidas celebradas en los últimos tiempos desde que se celebró en 1990 la Cumbre Mundial en favor de la Infancia. Además de las conferencias y convenciones pertinentes mencionadas en su informe sobre su tercer período de sesiones5, la Comisión acoge con beneplácito la Plataforma de Acción de Beijing, aprobada en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer (7). La Comisión señala en particular el importante papel desempeñado por las estrategias de erradicación de la pobreza entre las mujeres y las situaciones especialmente difíciles que afrontaban, como se explicó en la sección A del capítulo IV de la Plataforma, así como la importancia de integrar las perspectivas de género en las políticas y programas. La Comisión acoge con agrado la labor preparatoria de la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Asentamientos Humanos (Hábitat II), que destacó la importancia de lograr la erradicación de la pobreza absoluta, la reducción de la pobreza en general y la creación de asentamientos humanos sostenibles para asegurar el desarrollo sostenible.

5. Dado que el problema general de la pobreza en los países en desarrollo, sobre todo en los países menos adelantados, guarda relación con la marginación política, económica y social, todos los esfuerzos para erradicar la pobreza absoluta y reducir la pobreza en general en el contexto del desarrollo sostenible deberá apoyarse en mecanismos que aborden esas cuestiones con eficacia.

6. La Comisión recomienda al Consejo Económico y Social que en su labor futura la Comisión centre su atención en los vínculos entre la pobreza y el medio ambiente, teniendo en cuenta el hecho de que la pobreza es un problema complejo y multidimensional cuyos orígenes son tanto nacionales como internacionales, y reconociendo que el desarrollo económico, el desarrollo social y la protección del medio ambiente son componentes interdependientes del desarrollo sostenible que se refuerzan mutuamente.

Decisión 4/3. Dinámica demográfica y sostenibilidad *

* Capítulo 5 del Programa 21. Para el debate general, véase el capítulo III infra.

1. La Comisión sobre el Desarrollo Sostenible toma nota del informe del Secretario General sobre dinámica demográfica y sostenibilidad (E/CN.17/1996/10 y Corr.1 y Add.1), que contiene información sobre una amplia gama de factores que han demostrado tener importante influencia en las variables demográficas y en las políticas de población y desarrollo sostenible en general, teniendo en cuenta los resultados de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (8). La Comisión reconoce la importancia de las medidas adoptadas por los gobiernos para apoyar la formulación y aplicación de políticas y programas nacionales sobre población. La Comisión toma nota con satisfacción de que se está dando más importancia a las cuestiones de población y a la necesidad de integrar los factores demográficos en la planificación ambiental y del desarrollo, a juzgar por la información enviada por las oficinas sobre el terreno del Equipo de Tareas del Fondo de Población de las Naciones Unidas. La Comisión también acoge con beneplácito las actividades desarrolladas y las medidas adoptadas por las organizaciones no gubernamentales y los miembros del sistema de las Naciones Unidas en relación con el capítulo 5 del Programa 21 y el capítulo III del Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (9).

2. Habida cuenta de la pertinencia permanente de las propuestas presentadas en su tercer período de sesiones, la Comisión reafirmó las decisiones adoptadas en ese período de sesiones respecto de la aplicación del capítulo 5 del Programa 21 y el capítulo III del Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo.

3. La Comisión alienta a los gobiernos, las organizaciones regionales e internacionales y las organizaciones no gubernamentales a que sigan desarrollando, efectuando o dando apoyo a estudios de investigación sobre el análisis relacionado con el género y las vinculaciones existentes entre la población, la pobreza, el consumo y la producción, el medio ambiente y los recursos naturales, la educación y la salud como guía para el desarrollo sostenible efectivo.

4. A fin de dar mayor visibilidad a las vinculaciones críticas entre las cuestiones de población y las cuestiones relacionadas con el desarrollo y el medio ambiente y con miras a aumentar la comprensión del público de esas vinculaciones, la Comisión alienta a los gobiernos, a las organizaciones no gubernamentales y a las organizaciones pertinentes del sistema de las Naciones Unidas a que formulen y apliquen estrategias eficaces de información, educación y comunicación en que se tengan en cuenta esas vinculaciones, creando así las condiciones necesarias para el rápido logro de los objetivos del Programa 21 y del Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo.

5. La Comisión destaca la importancia de la participación plena y en pie de igualdad de la mujer en todos los aspectos de la planificación y programación para el desarrollo sostenible, con arreglo a lo solicitado en la Plataforma de Acción de Beijing7, y pone de relieve la necesidad de que los gobiernos integren a las mujeres, en pie de igualdad con los hombres, en el proceso de adopción de decisiones respecto de la gestión sostenible de los recursos y la elaboración de las políticas y los programas relacionados con la población y el desarrollo sostenible. La Comisión insta a los gobiernos, las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas y las organizaciones no gubernamentales a que adopten perspectivas y análisis relacionados con el género, entre otras cosas, como medida indispensable para la elaboración y supervisión de políticas de desarrollo sostenible.

6. La Comisión insta al Consejo Económico y Social a que examine la división del trabajo entre la Comisión de Población y Desarrollo y la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible en el examen futuro de la cuestión de la población y el desarrollo sostenible, teniendo en cuenta los vínculos existentes entre el capítulo 5 del Programa 21 y el capítulo III del Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo.

Decisión 4/4. Integración del medio ambiente y el desarrollo en la adopción de decisiones *

* Capítulo 8 del Programa 21. Para el debate general, véase el capítulo V infra).

1. La Comisión sobre el Desarrollo Sostenible, habiendo examinado el informe del Secretario General sobre la integración del medio ambiente y el desarrollo en la adopción de decisiones (E/CN.17/1996/11 y Add.1), toma nota de los adelantos alcanzados en el plano nacional en el establecimiento de un marco para integrar las políticas económicas, sociales y ambientales.

2. La Comisión reconoce que la responsabilidad de promover transformaciones encaminadas a integrar el medio ambiente y el desarrollo en la adopción de decisiones recae en los gobiernos nacionales y alienta a los gobiernos a que establezcan mecanismos nacionales, según proceda, y a que formulen un enfoque integrado y estrategias de participación para el desarrollo sostenible, incluidos los aspectos económicos, sociales y ambientales del crecimiento.

3. La Comisión pide a las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas y a otras organizaciones pertinentes que presten apoyo a las actividades de los gobiernos encaminadas a integrar el medio ambiente y el desarrollo en la adopción de decisiones, entre otras cosas, mediante el fortalecimiento de la coordinación y el intercambio de información sobre "prácticas óptimas" relacionadas con las estrategias de desarrollo sostenible.

4. La Comisión insta a las organizaciones y los órganos del sistema de las Naciones Unidas a que, en cooperación con los gobiernos y, según proceda, organizaciones de grupos importantes, asignen una alta prioridad a las medidas encaminadas a apoyar las actividades de coordinación y planificación en el plano nacional en relación con la aplicación del Programa 21; en apoyo de ese proceso, deberían impartirse directrices coherentes para la ejecución de proyectos y programas en el plano nacional.

5. La Comisión insta a los gobiernos a que examinen, según proceda, su legislación nacional a la luz de la naturaleza integrada del desarrollo sostenible y de la necesidad de aplicar los acuerdos y las convenciones internacionales. Insta, asimismo, a la comunidad internacional a mantener y a fortalecer el apoyo que presta a los países en desarrollo para el desarrollo de sus capacidades.

6. La Comisión, tomando nota de la labor realizada por la División de Estadística de la Secretaría de las Naciones Unidas, las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas y otras organizaciones intergubernamentales respecto de la contabilidad ambiental y económica integrada y las insta a que, entre otras cosas, prosigan su labor en esa esfera, sobre todo en relación con la elaboración de metodologías y con la cooperación técnica.

7. La Comisión recuerda la importancia de la contabilidad ambiental y económica integrada para el desarrollo sostenible y alienta a los gobiernos a que sigan realizando actividades en esa esfera en el plano nacional.

Decisión 4/5. Información para la adopción de decisiones *

* Capítulo 40 del Programa 21. Para el debate general, véase el capítulo V infra.

1. La Comisión sobre el Desarrollo Sostenible, habiendo tomado nota del informe del Secretario General sobre la información para la adopción de decisiones (E/CN.17/1996/18 y Add.1), acoge con beneplácito las medidas adoptadas por los gobiernos con miras a que la información sea más accesible a los encargados de adoptar las decisiones a nivel nacional.

2. La Comisión expresa su reconocimiento por las reuniones celebradas entre período de sesiones para promover los trabajos sobre las cuestiones que se abordan en el capítulo 40 del Programa 21, y una mayor comprensión de éstas, en particular las relativas a los indicadores del desarrollo sostenible, la Vigilancia Mundial, la Vigilancia del Desarrollo, el establecimiento de sistemas comunes y compatibles de acceso a información y a conjuntos comunes de datos básicos.

3. La Comisión toma nota de los progresos realizados en la aplicación del programa de trabajo sobre indicadores del desarrollo sostenible, aprobado en su tercer período de sesiones, y celebra esos progresos, en particular en lo que respecta a la preparación de las fichas metodológicas de los diversos indicadores.

4. La Comisión invita a los gobiernos a poner a prueba, elaborar y utilizar los indicadores del desarrollo sostenible, teniendo en cuenta, entre otras cosas, los trabajos realizados hasta la fecha, según proceda, en materia de determinación de los indicadores y preparación de las fichas metodológicas correspondientes. A ese respecto, alienta a los gobiernos, según proceda, a que apliquen los indicadores en el plano nacional y a que consideren la conveniencia de colaborar con otros países en el ensayo, el perfeccionamiento y la utilización de los indicadores. Por ejemplo, el hermanamiento entre países con mayor y menor experiencia en la utilización de los indicadores bien podría ser ventajosa para ambos.

5. La Comisión tomó nota con reconocimiento de las conclusiones de la reunión sobre sistemas comunes y compatibles de acceso a la información y pide al Departamento de Coordinación de Política y Desarrollo Sostenible de la Secretaría que, en cooperación con otras organizaciones del sistema de las Naciones Unidas, y dentro de los límites de los recursos disponibles, establezca una portada sobre el desarrollo sostenible en la World Wide Web, con nexos dinámicos con las bases de datos pertinentes en todo el sistema de las Naciones Unidas a fin de facilitar el acceso de los países a las fuentes de información relacionadas con el desarrollo sostenible.

6. La Comisión pide al Grupo de Trabajo especial de composición abierta sobre la necesidad de armonizar y mejorar los sistemas de información de las Naciones Unidas (para su óptima utilización y la facilidad de acceso para los Estados Miembros) del Consejo Económico y Social que preste especial atención al establecimiento de un medio para facilitar el acceso de los Estados Miembros de las Naciones Unidas a las bases de datos sobre el medio ambiente en todo el sistema de las Naciones Unidas, dentro de los límites de los recursos disponibles.

Decisión 4/6. Instrumentos y mecanismos jurídicos internacionales *

* Capítulo 39 del Programa 21. Para el debate general, véase el capítulo V infra.

1. La Comisión sobre el Desarrollo Sostenible, habiendo examinado el informe del Secretario General sobre instrumentos y mecanismos jurídicos internacionales (E/CN.17/1996/17 y Add.1), acoge con beneplácito los progresos realizados para reflejar la naturaleza integrada del desarrollo sostenible en los instrumentos jurídicos internacionales y en el perfeccionamiento del derecho internacional relacionado con la aplicación del Programa 21.

2. La Comisión toma nota del informe del Grupo de Expertos sobre la determinación de los principios del derecho internacional para el desarrollo sostenible, que se distribuyó a la Comisión como documento de antecedentes, y expresa su reconocimiento por la labor del Grupo de Expertos, que fue convocado por el Departamento de Coordinación de Políticas y de Desarrollo Sostenible de la Secretaría.

3. La Comisión recuerda que, en su segundo período de sesiones, pidió al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) que estudiara más a fondo el concepto, las necesidades y las consecuencias del desarrollo sostenible y el derecho internacional; acogió con beneplácito la adopción por el Consejo de Administración del PNUMA de la decisión 18/9 para el perfeccionamiento del derecho ambiental internacional con la mira del desarrollo sostenible (10); y tomó nota con reconocimiento de las medidas adoptadas por el PNUMA con miras al examen del Programa de Montevideo para el Desarrollo y Examen Periódico del Derecho Ambiental, que se llevará a cabo en 1997 en calidad de importante contribución para cumplir las tareas enunciadas en el Programa 21.

4. La Comisión reconoce el valor potencial de determinar principios generalmente reconocidos de derecho internacional en su relación con el desarrollo sostenible y decide mantener el tema bajo examen en el período de sesiones que celebrará en 1997, con la mira de que sea examinado por la Asamblea General en su período extraordinario de sesiones, y tener en cuenta los resultados del examen del Programa de Montevideo, según proceda.

5. La Comisión insta a los gobiernos a examinar, según proceda, la labor del Grupo de Expertos en la elaboración de la legislación y de las políticas nacionales en materia de desarrollo sostenible, y pide a los gobiernos que alleguen información sobre sus experiencias en esa esfera.

6. La Comisión estima que los enfoques flexibles son importantes para la formulación del derecho internacional, pues permiten que se forme un consenso internacional, especialmente cuando se cuenta con nueva información científica y técnica, y reconoce el papel positivo de las convenciones marco y de los instrumentos que no son jurídicamente vinculantes como etapas en la evolución de la legislación internacional en relación con el desarrollo sostenible.

7. La Comisión destaca la necesidad, como se reconoce en la decisión 18/9 del Consejo de Administración del PNUMA, de explorar mejor, en aras del desarrollo sostenible, los mecanismos para la solución o evitación de controversias y, con la mira de prevenir las controversias internacionales, para facilitar la aplicación de los instrumentos ambientales internacionales prestando asistencia y alentando a las partes a cumplir sus obligaciones y compromisos, y toma nota de que, en el caso de varios instrumentos ambientales internacionales, esos mecanismos han entrado en vigor, se han establecido o están actualmente en examen. A ese respecto, la Comisión toma nota de la importancia de los mecanismos de cumplimiento y supervisión de los acuerdos internacionales, incluidos los regímenes de presentación de informes, y destaca la importancia del aumento local y nacional de las capacidades con objeto de mejorar el cumplimiento, la supervisión, la inspección y la aplicación de las obligaciones internacionales.

8. La Comisión insta a la comunidad internacional a continuar la elaboración de procedimientos y mecanismos que propicien la adopción de decisiones con conocimiento de causa, el entendimiento mutuo y el fortalecimiento de la confianza con la mira de evitar o de resolver controversias.

9. La Comisión recomienda que se estudie la participación más eficaz de los grupos principales en la elaboración de los instrumentos y mecanismos jurídicos internacionales en la esfera del desarrollo sostenible.

10. La Comisión reconoce la carga administrativa que impone, en particular a los países en desarrollo, la aplicación de los acuerdos internacionales y reconoce la necesidad de consolidar e integrar los procedimientos y también la necesidad de cooperación entre las secretarías de las distintas convenciones a ese fin.

Decisión 4/7. Arreglos institucionales internacionales *

* Capítulo 38 del Programa 21. Para el debate general, véase el capítulo V infra.

1. La Comisión sobre el Desarrollo Sostenible:

a) Toma nota del informe del Secretario General sobre los arreglos institucionales complementarios de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (E/CN.17/1996/16), así como del documento de antecedentes que contiene mayores detalles sobre este tema. La Comisión observa que los arreglos institucionales puestos en práctica en varios niveles como complemento de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo han sido sumamente útiles para la comunidad internacional en los últimos cuatro años;

b) Observa los elementos nuevos e innovadores que se han introducido en la labor de la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible y estima que esas consideraciones de carácter funcional, en particular los métodos de trabajo y el programa de trabajo multianual de la Comisión, serán un elemento importante del proceso de revisión de 1997;

c) Acoge con agrado la resolución 50/113 de la Asamblea General, de 20 de diciembre de 1995, en particular, el párrafo 13, en el que la Asamblea pidió al Secretario General que preparara, para que la Comisión lo examinara en su quinto período de sesiones, un informe global en que se hiciera una evaluación general de los progresos logrados después de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo en la ejecución del Programa 21 en todos los niveles y de las decisiones conexas, así como recomendaciones sobre medidas y órdenes de prioridad futuras;

d) Acoge también con agrado las iniciativas de cooperación y de coordinación a nivel de todo el sistema para la ejecución del Programa 21, que ha emprendido el Comité Interinstitucional sobre el Desarrollo Sostenible por conducto de sus jefes de proyectos;

e) Reafirma la importancia asignada por el Consejo Económico y Social en su período de sesiones sustantivo de 1995, a la coordinación de las actividades complementarias de las conferencias internacionales y a la necesidad de coordinar los programas multianuales de todas las comisiones orgánicas pertinentes y la división de tareas entre dichas comisiones;

f) Acoge con agrado la propuesta de que el Consejo Económico y Social examine la labor de las comisiones regionales, con miras, entre otras cosas, a fortalecer, según proceda, su participación en la aplicación de los resultados de las grandes conferencias internacionales de las Naciones Unidas;

g) Reconoce las importantes medidas adoptadas por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en ejecución del Programa 21, con arreglo a su mandato, a fin de respaldar eficazmente la labor de la Comisión, entre otras cosas, mediante la aportación de información de carácter científico, técnico y jurídico y de asesoramiento normativo sobre cuestiones ambientales. En este contexto, la Comisión acoge con beneplácito las decisiones aprobadas por el Consejo de Administración del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en su 18~ período de sesiones10, en las que el Consejo determinaba los medios que podría utilizar el PNUMA para apoyar a la Comisión, y alienta los esfuerzos tendientes a intensificar la cooperación y la colaboración entre el PNUMA y otras organizaciones;

h) Acoge con satisfacción las iniciativas de organizaciones bilaterales, regionales, intergubernamentales y del sistema de las Naciones Unidas, así como de instituciones financieras, que integran el desarrollo sostenible como centro de atención de sus políticas y programas, con objeto de facilitar la ejecución del Programa 21.

2. En consecuencia, la Comisión:

a) Alienta a los gobiernos nacionales a que velen por que los arreglos institucionales puestos en práctica en sus países contribuyan a promover aún más la ejecución del Programa 21 y velen también por que todos los interesados tengan una amplia participación a este respecto;

b) Hace hincapié en la necesidad de que la Comisión siga prestando asesoramiento sobre las cuestiones fundamentales del desarrollo sostenible y siga desempeñando un papel de primer orden como foro para examinar las iniciativas nacionales, regionales e internacionales, incluido, en su caso, el papel de los grupos importantes en la consecución del desarrollo sostenible;

c) Destaca la necesidad de que todos los órganos pertinentes del sistema de las Naciones Unidas sigan tratando de situar el desarrollo sostenible en el centro de sus programas y políticas;

d) Recomienda que se establezcan vínculos aún más estrechos, en particular por conducto de los órganos de dirección de las organizaciones interesadas, entre la labor de la Comisión y de otros órganos subsidiarios pertinentes del Consejo Económico y Social, de modo que la Comisión pueda contribuir oportunamente a la labor de otros órganos o aprovechar los resultados de esa labor, y a fin de evitar la duplicación de tareas. Los programas de trabajo multianuales de las comisiones, que habrá de coordinar el Consejo, deberían considerarse un instrumento importante para facilitar el vínculo entre esas comisiones;

e) Alienta al Comité Interinstitucional sobre el Desarrollo Sostenible a que siga intensificando la coordinación interinstitucional, entre otras cosas, mediante la promoción de un enfoque más específico de la coordinación y la colaboración, con objeto de elaborar recomendaciones de orden práctico sobre las principales cuestiones de política y de cooperación. La Comisión ha pedido al Comité que continúe la labor orientada a asegurar la complementariedad de las iniciativas y evitar duplicaciones y superposiciones de actividades del sistema de las Naciones Unidas en la ejecución del Programa 21, y que informe a la Comisión de sus actividades por conducto del Comité Administrativo de Coordinación;

f) Recomienda que en el examen de 1997 se asigne también especial atención a los arreglos institucionales concertados después de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo con objeto de mantener su vigencia y aumentar su eficacia en los años futuros. A ese respecto, se tendrán en cuenta los posibles resultados de las negociaciones en curso sobre las nuevas medidas para la reestructuración y la revitalización de las Naciones Unidas en las esferas económica y social y esferas conexas sobre un programa de desarrollo y sobre otros procesos de reforma conexos, como el que representa el Grupo de Trabajo de alto nivel de composición abierta sobre el fortalecimiento del sistema de las Naciones Unidas, con objeto de promover una mejor coordinación entre los diversos órganos de las Naciones Unidas;

g) Recomienda que durante las actividades preparatorias del período extraordinario de sesiones de la Asamblea General se examinen las consecuencias institucionales que podrían resultar de la formación de nuevas alianzas en favor del desarrollo sostenible entre las Naciones Unidas y otras organizaciones importantes cuya labor es de interés en la esfera del desarrollo sostenible, en particular, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial, las instituciones de Bretton Woods, la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y la Organización Mundial del Comercio, así como entre los gobiernos y la sociedad civil.


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).


e-Mail: luisdallanegra@gmail.com
Home  Arriba  Al Indice General     A Documentos   A Desarrollo Sostenible 

Notas

(5) Documentos Oficiales del Consejo Económico y Social, 1995, Suplemento No. 12 (E/1995/32).

(6) Informe de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, Copenhague, 6 a 12 de marzo de 1995 (A/CONF.166/9), cap. I, resolución 1, anexo 1.

(7) Informe de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, Beijing, 4 a 15 de septiembre de 1995 (A/CONF.177/20), cap. I, resolución 1, anexo II.

(8) Véase Informe de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, El Cairo, 5 a 13 de septiembre de 1994 (publicación de las Naciones Unidas, número de venta: S.95.XIII.18).

(9) Ibíd., capítulo I, resolución 1, anexo.

(10) Documentos Oficiales de la Asamblea General, quincuagésimo período de sesiones, Suplemento No. 25 (A/50/25), anexo.