Tapa Régimen Internacional

 

Home






Capítulo VIII

EL REGIMEN EN EL EJE ECONOMICO

Actualmente se está produciendo en el "eje económico" el "proceso de polarización" principal, con vistas a la conformación del nuevo régimen y orden mundial.

Esto no obsta para que se lleve a cabo también un proceso de polarización en el eje estratégico-militar, que definirá las nuevas características de defensa y seguridad en el nuevo sistema, pero al servicio del vínculo central de relacionamiento: eje político-eje económico.

Como planteaba en la Parte II, las novedades se dan, debido al alto grado de heterogeneidad entre los actores, resultante del proceso de transnacionalización, a la vez que al gran número de actores intervinientes.

El proceso de polarización en el eje económico, gira alrededor del valor "rentabilidad", debilitamiento y apertura del Estado, con el objeto de que rijan las reglas del mercado.

En este proceso de polarización, intervienen tanto actores estatales, como transnacionales, en un mundo, que tiene como característica central, el ser "transnacional con muchos Estados" que, a su vez, se están desnaturalizando, ya que pierden atributos centrales, como la soberanía.

Analicemos las tendencias de régimen en este eje, observando los planteos y objetivos de los "repartidores supremos", a la vez que, la manera en que operan los "reguladores".

A. PRINCIPIOS, PAUTAS, VALORES Y REGLAS QUE RIGEN LAS
RELACIONES ENTRE LAS UNIDADES DEL SISTEMA

Cuando uno piensa en el concepto de régimen, lo hace desde "arriba" del sistema; pero hay que tratar de entender cómo se aplica por abajo.

EL CONSENSO DE WASHINGTON DE 1990

Uno de los elementos de régimen, donde se encuentran las pautas establecidas por EUA y los organismos económicos internacionales cooptados por este país es el Consenso (?) de Washington de 1990, donde se plantean 10 instrumentos de política para llevar adelante el objetivo de un sistema capitalista mundial basado en la libertad del mercado para operar, donde predominan los más "aptos", en una especie de "darwinismo social", donde la vida social se concibe gobernada por las leyes de la competencia y del conflicto, llevando a una selección natural de la supervivencia del más apto y a la eliminación del más débil:

1) establecer una disciplina fiscal;

2) priorizar el gasto público en educación y salud;

3) llevar a cabo una reforma tributaria;

4) establecer tasas de interés positivas determinadas por el mercado;

5) lograr tipos de cambio competitivos;

6) desarrollar políticas comerciales liberales;

7) una mayor apertura a la inversión extranjera;

8) privatizar las empresas públicas;

9) llevar a cabo una profunda desregulación; y

10) garantizar la protección de la propiedad privada (119).

El Consenso en realidad fue entre instituciones norteamericanas y organismos internacionales como el FMI y el BM. Por ello resulta dudoso que se pueda llamar consenso a tal iniciativa.

Se confiaba que con el Consenso y como consecuencia de la globalización, iban a aumentar las tasas de crecimiento económico y que iba a disminuir significativamente la pobreza y la inseguridad. Que el flujo de capital y el crecimiento de las exportaciones promovería el desarrollo de sectores con un uso intensivo de la mano de obra.

Eso no ocurrió. La disminución del índice de pobreza, en realidad fue reflejo de la disminución de la tasa de inflación acompañada por un breve crecimiento del PBI y no como consecuencia redistributiva de la riqueza financiera y comercial.

En muchos países aumentó el desempleo formal o el empleo informal, o ambos, como por ejemplo, en Argentina o en Nicaragua.

El crecimiento de las exportaciones estuvo centrado en sectores de uso intensivo de los recursos naturales y la brecha salarial entre mano de obra calificada y no calificada, creció (120).

La inseguridad económica para los pobres y la clase media, vinculada a la inseguridad laboral y a la volatilidad de los ingresos, tendió a crecer.

En un documento titulado "La Larga Marcha" resultante de una reunión en Montevideo en 1997, sobre el desarrollo en América Latina y el Caribe, se concluyó que era necesario emprender reformas adicionales. Invertir en recursos humanos, promover o crear mercados financieros eficientes y sólidos, mejorar el entorno legal y normativo (en especial del mercado laboral y mejoramiento de las regulaciones que afectan la inversión privada en infraestructura y servicios sociales), mejoramiento de la calidad del sector público (incluyendo el sector judicial) y consolidación de la estabilidad macroeconómica a través del fortalecimiento fiscal. Esto implicaría importantes reformas institucionales.

Se propuso impulsar el diálogo entre personas responsables de la formulación de políticas, la sociedad civil y la comunidad académica en América Latina y el Caribe, acerca de la mejor manera de diseñar y reformar las instituciones para satisfacer las nuevas demandas de la sociedad.

No obstante, esto no ha ocurrido.

Por un lado hay sectores académicos pseudointelectuales, justificadores de las políticas gubernamentales o de la ideología ambiental, pero no preocupados por trabajar en pos de un mejoramiento institucional en beneficio social. Por otra parte, los sectores políticos están más preocupados por el poder y el ejercicio constante de un "electoralismo", por lo que evitan todo debate.

En el Consenso de Washington se definió el concepto de instituciones, a los efectos de comprender el significado de cambio institucional. Se entendió como "las normas que configuran el comportamiento de organismos e individuos dentro de una sociedad" (121). Sean de carácter formal como constituciones, leyes, reglamentos, contratos o informales, como los valores.

En el marco de las reformas institucionales planteadas por el Consenso, se consideró que ha aumentado la demanda por parte del sector privado, que ahora compite en un mercado globalizado y que ha advertido que sus utilidades o competitividad se ven afectadas por la calidad y eficiencia de la prestación de servicios financieros y públicos, la calidad de la educación y la eficacia del sistema judicial.

Gráfico 18

Consenso de Washington

1) La idea es la reforma en estos sectores para mejorar la competitividad en el sector privado, lo que a su vez, el Consenso presume que redundaría en un crecimiento a largo plazo.

Uno se pregunta ¿cómo controlar la calidad educativa con la eficiencia económica en países donde la educación siempre ha sido una carga o un gasto y no una inversión?

2) El rápido crecimiento de flujos inestables de capital requiere de reformas institucionales (de por sí esta forma de operar el capital constituye una reforma al Estado, más allá de las que se realicen administrativamente) que pueden contribuir a mitigar los riesgos que conlleva esta tendencia.

Hay una creciente conciencia de la necesidad de contar con instituciones financieras nuevas o más eficientes (nacionales e internacionales) para disminuir la vulnerabilidad (122).

Durante la década de los ´90 el volumen de intercambio comercial creció 3 veces más que la producción mundial y la inversión extranjera directa 2 veces más que la producción interna de estos países (123).

También crece la expansión de subsidiarias de empresas que ubican sus plantas de montaje y oficinas y venden sus productos en todo el mundo.

El poder se concentra en países que producen y detentan el monopolio de la información, de los servicios, de la estética y de las ideas, de la investigación científica y tecnológica, de las patentes, de las comunicaciones de masas. Luego vienen los países cuya producción es industrial. Al final están los países que están condenados a consumir sin producir.

Las fábricas, que en la era industrial indicaban progreso, hoy indican una situación intermedia entre el mundo industrializado y la periferia (124).

De la misma manera crece la apropiación de activos públicos por parte del sector privado nacional y transnacional, generando más desempleo como consecuencia; la fusión de bancos, la fusión de empresas.

En materia de privatizaciones en América Latina, las empresas privadas transnacionales impusieron el "régimen" y no los gobiernos, sino no podían vender las empresas públicas. De monopolios empresarios estatales se pasó a monopolios privados.

Toda esta situación abrió nuevas oportunidades, pero generó nuevos riesgos a la vez que nuevos desafíos que no se están llevando a cabo, particularmente la resolución del problema del desempleo y la pobreza, sobre los que se plantean paliativos, pero no verdaderas soluciones.

La mayoría de los países periféricos decidieron abrir sus economías al comercio, las inversiones y los flujos financieros, para aprovechar las oportunidades de una creciente globalización; sin embargo lo han hecho, en la generalidad de los casos, sin contar con un marco institucional adecuado (125), que además de ser ineficiente, decidieron exponerlo en "crudo", en aras de cumplir con los requisitos de la liberalización demandados por la ideología ambiental.

ESTABILIDAD DE LA ECONOMIA GLOBAL

Las economías asiáticas, que hasta 1997 y durante décadas se habían desempeñado bien, siguiendo políticas macroeconómicas sólidas, a diferencia de México que derivó en el efecto tequila en 1994, cayeron en una crisis financiera y monetaria, sufriendo graves recesiones, desempleo e inestabilidad social, debido a que las inadecuadas instituciones de gobierno, corporativo y financiero, crearon incentivos perversos que llevaron al sector privado de esos países a abusar de su acceso a enormes flujos de capital de corto plazo, incurriendo en masivos riesgos financieros y monetarios que hicieron que sus economías y ellos mismos se volvieran altamente vulnerables a los cambios en las percepciones de los inversionistas (126).

La estabilidad institucional y financiera, no asegura bienestar social.

En realidad, la preocupación central es evitar los riesgos de pérdidas y quebrantos. Se considera que resuelto esos problemas, se "derramará" bienestar sobre la población en general.

Esta crisis muestra fehacientemente que las instituciones nacionales e internacionales no son capaces de manejar el nuevo mercado financiero mundial (127).

DEMANDAS GENERADAS POR LA DEMOCRATIZACION

Si se le puede llamar "democratización" al "electoralismo" existente (128).

La finalización del bipolarismo renovó la atención mundial en temas tales como: acceso a la justicia para los pobres, protección de los derechos humanos básicos y la creación o consolidación de instituciones democráticas en general. Esto genera una demanda de profundas reformas al interior de las instituciones estatales y desde ya de las internacionales, como la ONU, que es controlada por el CS pero nada tiene que hacer el órgano democrático por excelencia que es la Asamblea General.

Las llamadas democracias muestran que la atención por los derechos humanos es aún conflictiva. Muchos gobiernos "pactaron" con las fuerzas armadas, salidas de compromiso de no revisión de lo actuado ni juzgamiento de actos de gobierno en aras de la "pacificación". Chile con Pinochet. Otros generaron mecanismos de "indulto" como Menem en Argentina.

DESAFIOS TECNICOS Y POLITICOS AL CAMBIO INSTITUCIONAL

FACTORES QUE AFECTAN SU IMPLEMENTACION

Los principales cambios que se han hecho tienen que ver con la protección de los derechos de la propiedad, riesgos de la expropiación privada y los contratos (129); en lo demás, salvo algunos programas que no han funcionado sobre reconversión laboral, no hay cambios, salvo para desregular.

EJEMPLOS DE DESAFIOS TECNICO-POLITICOS
QUE SE PRESENTAN A LOS CAMBIOS

La creciente deficiencia y baja calidad en los sistemas de educación pública, queda transparentado en el bajo desempeño de los estudiantes en las pruebas de evaluación en el nivel secundario, o en los exámenes de ingreso a la universidad, así como por los crecientes coeficientes de repetición y de deserción.

En general hay diferentes factores que intervienen en esto. Por un lado las élites de la región envían a sus hijos a instituciones privadas e incluso a estudiar al exterior (EUA o Europa), por lo que no muestran interés en la reforma, la actualización y el mejoramiento de las condiciones de la educación pública que termina políticamente siendo considerada una carga, más que una inversión (130). Por otra parte, los jóvenes hoy, programan una videocasetera o manejan una computadora desde los 4 años, pero se pretende educarlos con los viejos criterios pedagógicos y didácticos.

Hay que agregar el descuido que existe por los sectores relegados en los interiores de los países, que requieren de grandes esfuerzos de maestros, alumnos y padres, pero que no son redituables para los sectores políticos locales o nacionales.

Las reformas educativas que se plantean se hacen a espaldas de todo debate y concepto de proyecto de país, aunque su retraso en la puesta en marcha se lo atribuye a las asociaciones de profesores que tienden a frenar estas reformas. No hay procesos participativos ni incentivos a los sectores docentes para llevar a cabo las reformas, ya que son los Ministerios de Economía los que toman las decisiones y no los de Educación. Por otra parte, la educación no da rédito político de corto plazo por lo que no hay interés en los sectores de gobierno.

El sector judicial tiene problemas similares en cuanto a la reforma. Es muy difícil desvincularlos de los gobiernos de turno. Han sido controlados por gobiernos militares o por dictaduras civiles y la costumbre continúa con las democracias electoralistas.

Las reformas judiciales son aún muy escasas y de poco alcance. La cantidad de casos acumulados, la incapacidad para intervenir en hechos de corrupción por falta de medios o de investigadores, los bozales puestos por "pactos" entre civiles y militares en aras de presuntas pacificaciones, entorpecen toda reforma.

En general, las instituciones de la administración pública están muy ligadas a las instituciones políticas, lo que hace difícil su independencia. Es prácticamente imposible establecer un sistema eficiente basado en la meritocracia, cuando todos los gobiernos de turno tienen acceso y control sobre los funcionarios.

Hay países que según el BM son modelo de eficiencia y transformación en la administración pública, como Chile. Sin embargo, un país en el que no se puede juzgar a Pinochet, que a su vez logró modificar la constitución para obtener un cargo de Senador vitalicio; un país en el que las fuerzas armadas tienen el control de un porcentaje de los ingresos por exportación de cobre para compra de armamento, independientemente del presupuesto nacional para fuerzas armadas; donde el poder judicial es controlado por las fuerzas armadas ya que los temas de derechos humanos no pueden ser revisados; no puede ser considerado un país modelo porque alivió a la administración pública de un gasto y una regulación en los aspectos que interesan a empresas y banca.

DEL CONSENSO DE WASHINGTON A LA CUMBRE DE SANTIAGO

La denominada Segunda Cumbre de las Américas de 18 de abril de 1998, que corresponde a la Cuarta Reunión de Presidentes Americanos (tercera en la que se exige el requisito de democracia para asistir) adoptó lo que se llamó el Consenso de Santiago, estableciendo metas ambiciosas sobre educación, reformas al sector financiero, judicial y público (131).

Sobre lo social, salvo desde el punto de vista del mercado, nada se ha hecho.

EL CAPITALISMO GLOBAL

Con la desintegración de la URSS, finalizó el bipolarismo y la lucha entre dos ideologías, capitalismo vs. comunismo, dando lugar al primero, a que pueda "derramarse" sobre el sistema global.

Se puede calificar al capitalismo global de régimen, pero es un régimen incompleto ya que sólo gobierna la función económica (132) aunque éste sea el "eje" dominante.

Este "régimen" pudo haber surgido a partir de los ´70, cuando Estados Unidos declaró, unilateralmente, la inconvertibilidad del dólar en oro, abandonando el patrón monetario establecido en Bretton Woods y estableciendo el patrón dólar; o cuando se desarrolló el mercado extraterritorial en eurodólares debido al impacto producido por la OPEP en 1973; o en 1980 cuando Margaret Thatcher y Ronald Reagan desarrollaron su política conservadora y plantearon un programa que propugnaba la separación del Estado de la economía y los mecanismos de mercado hicieran su trabajo, lo que detonó una recesión anticipando la crisis de la deuda de 1982. También pudo haber surgido en 1989 con la caída del muro de Berlín o en 1991 con la caída del régimen soviético. De todas formas, el "Consenso de Washington" de 1990 le dio forma para la acción.

El rasgo distintivo del régimen capitalista global es la libre circulación de capitales y la apertura de los mercados.

El comercio internacional de bienes y servicios no es suficiente para crear una economía global, los factores de la producción (tierra, trabajo y capital) también deben ser intercambiables.

En realidad, a nivel universal, es el capital el que se mueve con agilidad. La tierra no se puede mover, aunque los recursos naturales lo hacen, pero su movilidad tiene dificultades, y las personas -trabajadores- son limitadas por sistemas migratorios inmovilizantes. Japoneses en relación con otros asiáticos u occidentales; Estados Unidos con relación a los latinos; los europeos occidentales con relación a los europeos orientales o a los de la región del "Magreb"; etc..

El capital financiero tiene más movilidad que la inversión, por lo que ocupa una posición privilegiada ya que puede eludir a los países en los que está sometido a impuestos o normas onerosas.

Las grandes empresas multinacionales tienen una flexibilidad en la fijación de precios de transferencia y pueden ejercer presión en momentos en que se tomen decisiones de inversión, pero su flexibilidad no es comparable con la libertad de elección que disfrutan los inversionistas de cartera internacionales.

Por ello el capital financiero ocupa un lugar dominante en el mundo actual.

Muchas industrias, como la automovilística, la química, la informática, llegaron a estar dominadas por grandes empresas multinacionales. Los mercados financieros internacionales tardaron un poco más en desarrollarse porque muchas monedas no eran plenamente convertibles y muchos países mantuvieron controles sobre las transacciones de capitales (133).

EL SISTEMA CAPITALISTA MUNDIAL Y LOS ESTADOS

Esta forma de operar el capitalismo, obligó a los Estados a subordinar sus economías a las nuevas reglas. Deben abrir las economías y desregular, particularmente la mano de obra para que el capital se interese, sino se dirige hacia otros Estados donde encuentre mejores condiciones. Estas condiciones son establecidas por actores transnacionales calificadores de "riesgo país".

El Estado pierde el control del régimen financiero; los bancos centrales ya no pueden generarle reglas al flujo financiero. También pierde el control en áreas como la laboral, en la que las empresas a través de mecanismos como "rentabilidad" a través de la baja de costos, generan las reglas y, desde ya, organizaciones internacionales con larga tradición, como la Organización Internacional del Trabajo (OIT) quedan obsoletas. Otros, como el FMI, son más eficientes como "calificadores de riesgo público" que como organismos para prevenir situaciones de crisis financiera o solucionarlas. El BM contribuye a financiar la reforma y el achicamiento del Estado, más que al desarrollo. Ahora financia preferentemente al sector privado a través de la Corporación Financiera Internacional (CFI) de la misma manera que lo hace el Banco Interamericano de Desarrollo en el contexto hemisférico con la Corporación Financiera Interamericana (CFI).

Un tema, resultante más del "marketing" de la ideología liberal, que de la realidad -régimen de verdad-, es que capitalismo y democracia son sinónimos.

El capitalismo asiático se desarrolló con gobiernos autoritarios: Singapur, Malasia, Tailandia, Hong Kong-una colonia recientemente pasada a manos de China-; Corea.

Taiwán desarrolló su capitalismo durante una importante etapa de régimen autoritario más allá de que últimamente haya transitado hacia la democracia.

En América Latina el Chile de Pinochet, es un buen ejemplo del desarrollo del capitalismo autoritario y hoy, la democracia es más formal que real, toda vez que Pinochet, sigue controlando el senado, las fuerzas armadas y el aparato judicial a través de leyes de auto-amnistía decretadas durante su dictadura que aun tienen vigencia y resulta difícil anular.

En el capitalismo global, las fuerzas del mercado no necesariamente empujan a los Estados a la democracia. Los grandes bancos internacionales y empresas multinacionales, están frecuentemente más cómodos con un régimen fuerte y aún autocrático, que es más previsible, que uno democrático -hablo de democracia y no de "procesos electorales" no participativos- que puede cambiar según las presiones electorales (134).

La libertad de información es uno de los elementos que se esgrimen como centrales para que haya democracia. No obstante la libre circulación de la información no necesariamente desembocará en la democracia, sobre todo cuando la gente que vive en países con democracias no cree en la información como principio universal.

Una de las garantías fundamentales de un sistema basado en un Estado de Derecho se encuentra en la independencia del Poder Judicial. Esta debe comenzar por la elección de los miembros del poder judicial, sus fiscales y sus jueces, a partir de métodos democráticos y no a través de decisiones del Poder Ejecutivo.

La democracia no responde simplemente a procesos electorales. Existen "condiciones" que hacen que de una elección, resulte una "democracia". La "condicionalidad" quiere decir que los Estados están obligados a cumplir con las normas internacionales de Derechos Humanos y que ésta sea una "condición" imprescindible de los acuerdos multilaterales o bilaterales que firman.

Desde ya, no debería ser utilizada como instrumento de presión internacional con propósitos políticos para obtener ciertos resultados en las relaciones entre los Estados, ni utilizarse la política de poder para obtener resultados que no pueden ser exigibles a los que ostentan el mayor poder.

Los sistemas electorales no garantizan por si solos ni la participación de la comunidad -los altos Indices de abstencionismo, salvo en los pocos casos en los que el voto es obligatorio, no son sino una manifestación de esta realidad-, ni su participación en las decisiones que la afectan. Aunque en América Latina apareció la "ola" de los "procesos democráticos" una vez agotados los procesos dictatoriales, los mismos no son sinónimo de democracia.

En la actualidad existe un delito igualmente grave al de las dictaduras con su ejercicio terrorista del poder estatal, que permanece impune: "la muerte sistemática por privación de derechos humanos elementales": salud, trabajo, alimentación, vivienda. El hambre de los pueblos no es un producto de la naturaleza sino una consecuencia de los actos de gobierno y de la aplicación exclusiva de las leyes del mercado a las relaciones "humanas" (135).

La relación entre capitalismo y democracia es endeble a la vez que ambos responden a principios diferentes.

En el capitalismo el objeto es la riqueza, en la democracia es la autoridad política. Los criterios de medición son diferentes, en el capitalismo la unidad de cuenta es el dinero en la democracia el voto. Los intereses son distintos. En el capitalismo son intereses privados e individuales en la democracia el interés es público (136).

Desde la finalización de la 2da G.M., la cuota del Estado en el PNB en los países industrializados, tomados en conjunto, casi se ha duplicado. A partir de 1980 ha cambiado la corriente; sin embargo la cuota del Estado en el PNB no se ha reducido; lo que ha sucedido es que los impuestos sobre el capital y el empleo se han reducido mientras que el gravamen al consumo ha seguido aumentando. La carga de los impuestos ha pasado del capital al ciudadano. Esto no es lo que se había prometido, pero no se puede decir que es el "efecto no deseado", porque el resultado es justamente como lo pretendían los partidarios del libre mercado (137).

¿EL FIN DEL SISTEMA CAPITALISTA MUNDIAL?

La nueva tendencia, dado el desorden que provoca el flujo financiero irrestricto, es buscar mecanismos de control de capitales, como posible solución de la crisis. La crisis financiera internacional que se expande y rebota como bola de billar, sigue despertando polémica sobre la economía globalizada y los economistas se preguntan si es el principio del fin del sistema capitalista.

Son cada vez más frecuentes los cuestionamientos de los mercados emergentes al capitalismo global y los mercados abiertos.

Los líderes de opinión dividen las aguas sobre las soluciones alternativas a la crisis financiera que se ha presentado en Asia y expandido por el planeta. Básicamente, en la prensa mundial se superponen tres temas interdependientes:

1) discernir si la globalización es la causa o la consecuencia de los sacudones financieros en el mundo.

También hay que considerar el tema del desempleo y la pobreza.

2) Analizar si el control de flujo de capitales y la regulación pueden convertirse en solución o potenciar el problema en el largo plazo; y

3) establecer un escenario futuro probable para la economía de Estados Unidos, entre la fortaleza financiera o la caída irremediable (138).

Jeffrey Sachs, uno de los ideólogos de la economía neoliberal, sugiere ideas para que "el capitalismo global funcione": Analizando la regulación de circulación de capitales asegura que "los emergentes se volvieron adictos a los flujos de asistencia, pero deberán convertirse en dueños de su propio destino, o serán arrastrados por la espiral de la crisis global de las finanzas".

El profesor de Economía Aplicada en la Universidad del País Vasco, Roberto Velasco, plantea que luego de la caída del bath tailandés, se consideró remota cualquier posible influencia del capitalismo oriental en las estables economías del Primer Mundo. Como consecuencia de la crisis, existe "la necesidad de crear alguna instancia multilateral capaz de regular los movimientos internacionales de capital, si no se quiere quedar a su merced".

Paul Samuelson, premio Nobel de economía, dice que "quizá llegó la hora para que el capitalismo global descanse en paz", ya que "posiblemente gran parte del mundo no estaba preparado ni tenía los valores necesarios para el libre mercado". Desde su visión, la caída de los mercados en todo el mundo está enviando un mensaje ineludible: si quedan dudas sólo basta mirar a Hong Kong, la otrora reina del libre mercado, ahora con control de capital; de la misma manera Malasia.

El referente económico del Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT), Paul Krugman, en relación con el anuncio del Primer Ministro de Malasia, Mohamad Mahatir, del virtual cierre de la economía de su país: "El imponer controles de cambios es por supuesto muy arriesgado, sin ninguna garantía de éxito".

Los europeos en general, buscan alternativas entre libre mercado y regulación, mediante la creación de organismos de seguridad económica. Uno de los referentes en este tema, Jacques Delors -ex presidente de la Comisión Europea-, destaca la conducta del Primer Ministro francés Lionel Jospin, que abogó por una síntesis entre las dos líneas de pensamiento. "El objetivo es darle mayor espacio a la cooperación mutua y establecer una vigilancia global de las finanzas y de las monedas(...). Retomar donde el G-7 se frenó, ante la impotencia de grandes naciones industriales por ir al socorro de las economías siniestradas o hacer respetar un mínimo de las reglas del juego."

George Soros: "La crisis no es coyuntural, y anticipa el fin de la globalización. La prosperidad de Estados Unidos en los últimos diez años corre el riesgo de caer a pedazos" (139).

En general, hay desconcierto. Las respuestas oscilan entre proteccionismo y regulación y aperturismo sin controles. La economía mundial, entretanto, continúa con sus propios tropiezos y generando olas de desempleo, de pobreza creciente, de quiebras y fusiones de empresas y bancos, sin que se encuentren respuestas adecuadas.

NUEVO FORO DE DEBATE MUNDIAL

Desde los '70 ha sido el Grupo de los 7 (G-7) el ámbito en el que se trataron las problemáticas económicas y en el que se proyectaron soluciones por sus miembros. Desde hace unos años, pareciera que el Foro de Davos, en el que se encuentran empresarios, intelectuales, gobernantes, es el ámbito en el que se tratan las alternativas económicas, con una perspectiva crítica, a la vez que proponiendo respuestas. El G-7 ha pasado a tener un rol secundario frente al Foro de Davos.

El tema central de Davos en 1998, fue la "globalización responsable". Se habló de los efectos de la globalización referida a las comunicaciones y a la información, y algo de la globalización cultural.

El presidente alemán Roman Herzog dijo en su discurso a los asistentes, que "debemos manejar la globalización y no ser nosotros manejados por ella."

Entre los temas tratados se destacaron:

- debilitamiento del accionar de las Naciones Unidas.

Los organismos internacionales se han vuelto inoperantes y no tienen respuestas, toda vez que han sido creados para un sistema y un orden que ya no existe.

- crítica por parte de los asiáticos al materialismo consumista occidental que ignora los valores culturales y humanos;

- baja en los precios de los principales productos primarios: petróleo, agro, productos mineros, electrónica, etcétera;

- la revolución digital como uno de los grandes fenómenos de la época.

Se está pasando de una economía industrial a una de la información. El patrón oro ha sido reemplazado por el patrón información: comercio electrónico, "ciberespacio" y transferencias financieras. La revolución tecnológica ha resultado ser una herramienta hecha para unos pocos, dado que no todos pueden acceder a ella, sea por falta de medios, o por falta de capacitación.

- la "tercera vía"(140), como una alternativa; - la "administración" del impacto social de la globalización;

- críticas al Fondo Monetario Internacional (FMI) reclamándole más transparencia, mayor supervisión y medidas distintas para combatir las crisis financieras (141).

Muchos planteos y pocas respuestas concretas. Todos estamos asistiendo a una revolución de los fenómenos que cambian radicalmente la forma de pensar sobre los acontecimientos. Las teorías tradicionales, en lo económico, en lo político o en relaciones internacionales están en tela de juicio. Las respuestas tradicionales no son suficientes. El poder se manifiesta a través de actores nuevos y por metodologías inéditas.

Muchos nuevos actores, pocas reglas, un marco nebuloso, son los únicos elementos claros hasta ahora.

EL GRUPO DE LOS 7

NUEVO CODIGO PARA LA ECONOMIA MUNDIAL

Las siete grandes potencias económicas del mundo, en una reunión celebrada en Londres en 1998, plantearon nuevas reglas del juego para la economía mundial. Propusieron el establecimiento de nuevos códigos de procedimiento en la implementación de políticas monetarias, financieras y fiscales.

Otros temas tratados, se relacionaron con:

a) la búsqueda de formas para combatir la desocupación global;

b) medidas para combatir el lavado de dinero, la evasión fiscal internacional y la mafia organizada que utiliza los sistemas bancarios con impunidad. La crisis financiera en Asia, los hizo pensar sobre cómo pueden ser modificados los procedimientos creados hace 50 años para que sirvan hacia el futuro. El principal objetivo de la reforma será crear un sistema más abierto y transparente.

El nuevo código de conducta será el marco obligatorio internacional para los negocios financieros y nadie podrá violarlos o esquivarlos. Las nuevas reglas se establecerán en un código de procedimientos fiscales y monetarios que deberá implementar el FMI al otorgar sus créditos.

Otra de las medidas propuestas por el G-7, es la de compartir información entre las autoridades impositivas de cada país para combatir la evasión internacional de impuestos y el lavado de dinero. Cada país deberá hacer estudios domésticos para incrementar la cooperación y mejorar la legislación para combatir la mafia organizada (142).

EL FUTURO DEL COMERCIO

El comercio mundial se orienta hacia la total apertura de los mercados, en las propuestas, aunque hay un alto índice de proteccionismo, tanto cuantitativo como cualitativo, por parte de los países industrializados, frente al aperturismo "obligatorio" de los subdesarrollados o en vías de desarrollo, so pena de ser pasibles de sanciones o no recibir créditos o inversiones.

El nuevo "regulador" mundial, resultante de la "Ronda Uruguay", la última del GATT, es la Organización Mundial del Comercio (OMC), reemplazante de aquél, y encargada de alcanzar el objetivo del comercio libre.

Los valores, principios, pautas y reglas que deberán regir las relaciones entre las unidades surgen de las normas adoptadas por la Ronda Uruguay del GATT, incorporadas a la OMC, cuyos ejes básicos quedan en claro en las palabras inaugurales de su Director General, Renato Ruggiero, en la primera reunión sobre comercio de este organismo, en Singapur:

"Sólo un mercado mundial y un sistema mundial de comercio libres pueden afrontar los retos mundiales de nuestra época" (143).

En el discurso titulado "Repercusiones para el comercio en un mundo sin fronteras", abogó por un "regionalismo abierto", en el que los grupos regionales eliminen los obstáculos internos al comercio y reduzcan al mismo tiempo los obstáculos aplicados a terceros.

La idea es que, tanto las agrupaciones regionales existentes o por crearse tienen que colaborar para asegurar que tanto el enfoque regional como el multilateral contribuyan a la plena liberalización para alcanzar un mercado mundial libre.

Esta liberalización también se orienta al área de las telecomunicaciones. Todas las economías deben quedar abiertas a las telecomunicaciones, a fin de permitir a los operadores que puedan manejar de manera fluida la información, sea en comercio, finanzas, etc..

Las telecomunicaciones son controladas por actores transnacionales, y no hay organismo internacional o Estado que pueda regularlas. Dos empresas transnacionales WorldCom y MCI se fusionaron en un acuerdo valuado en 37 mil millones de dólares, pasando a controlar entre el 50 y el 60 por ciento del tránsito de datos por Internet y las comunicaciones telefónicas. Hay otras dos empresas, Sprint y luego GTE que tienen capacidad para el manejo de las comunicaciones por internet (144).

Cuando hablo de "tránsito" por internet, quiero decir, miles de millones de dólares diarios en movimiento planetario de actividad bursátil, además del comercio a través de la red que, se espera que para 1999 circulen 85 mil millones de dólares de intercambio comercial y para el 2002 llegará al orden de los 200 mil millones de dólares.

Los europeos no se han hecho esperar. El mercado de telecomunicaciones está revolucionado por informes que dicen las dos empresas telefónicas más importantes de Alemania e Italia, Deutsche Telekom AG y Telecom Italia SpA, estarían negociando lo que podría culminar en la fusión más importante en toda la historia mundial, creando un grupo valuado en más de 200.000 millones de dólares. Entre ambas empresas manejan el 82% de las telecomunicaciones, además de tener participación importantes e otras áreas vinculadas, como por ejemplo, la TV por cable, la venta de teléfonos, servicios, actividades de instalación, tecnología informática. El capital de mercado de Deutsche Telekom AG, supera los 117 mil millones de dólares y emplea a más de 216 personas, mientras que Telecom Italia SpA tiene un capital de mercado mayor a los 77 mil millones de dólares, dando trabajo a más de126 mil personas (145).

Otro tema es el de los productos agrícolas y los textiles. Hay una gran cantidad de países europeos, latinoamericanos y de Africa cuyas economías dependen de estos sectores y su liberalización los perjudicará. La agricultura sigue bastante protegida aún en Europa, con subsidios por parte de los Estados. Los latinoamericanos, aparte de no tener fondos para subsidios, han decidido abrir sus economías obedeciendo a la ideología ambiental, más que a las demandas de los sectores agrícolas o textiles. Los textiles asiáticos son los más baratos del planeta, no tanto por su mano de obra barata, sino porque sus empresas y empresarios no tratan de enriquecerse de la noche a la mañana, como la cultura que existe en América Latina, que además de obtener grandes dividendos, presionan sobre los gobiernos para que profundicen la flexibilización laboral (146).

La tendencia pareciera que es irrefrenable hacia la "integración económica mundial".

Los datos comerciales presentados por la OMC, muestran que la mundialización de las economías avanza a un ritmo rápido, haciendo a los países cada vez más interdependientes -y también dependientes por las asimetrías-, incluido los países en desarrollo y las economías en transición. El comercio mundial crece a un ritmo que es casi tres veces el del crecimiento de la producción mundial. En 1995, el volumen de las exportaciones mundiales de mercancías aumentó un 8 por ciento, mientras que la producción mundial de mercancías se incrementó en un 3 por ciento.

Donde más se refleja la integración económica mundial es en Asia. Los países asiáticos se han convertido en un eje importante de la actividad comercial mundial, a la vez que los mercados que registran un crecimiento más rápido. El volumen de las importaciones de los países asiáticos en su conjunto, creció conforme a una tasa anual del 10 por ciento entre 1990 y 1995. En 1995, las importaciones de los diez principales países en desarrollo de Asia ascendieron a casi 750.000 millones de dólares de EUA. La tasa de crecimiento de las importaciones de Asia, fue del 13 por ciento en 1995, y también el volumen de las importaciones de Asia aumentó más rápidamente que el de sus exportaciones (147).

Entre las negociaciones sectoriales de alcance mundial, que más han avanzado, son las que comprenden a los servicios financieros, donde resulta claro el interés de los países industrializados por abrir el acceso a los mercados en expansión de las economías en desarrollo.

También es evidente el interés de los países en desarrollo en la recepción de las inversiones; por lo que generan una estructura más abierta, transparente y previsible para los servicios financieros, a los efectos de maximizar su posibilidad de atraer inversiones, lo que no necesariamente se traduce en desarrollo ni en bienestar de sus pueblos, mayor empleo, educación, justicia, salud, etc..

NUEVAS CUESTIONES

Entre los temas que han aparecido con mayor evidencia, a partir de los grandes cambios que se gestan, de achicamiento del Estado, privatizaciones, flujo de inversiones, este es el de la corrupción. Esto no significa que no existiera, pero sí se ha agravado y generalizado, al punto de que no hay Estado, industrializado o subdesarrollado donde este hecho no se dé, con al agravamiento del debilitamiento de los sistemas judiciales que son cooptados por los gobiernos para que faciliten la seguridad jurídica a los inversores y a las empresas que se radican, aunque la población no reciba el mismo trato.

Tan acuciante es el tema, que se ha hecho una propuesta para que la OMC trate el problema de la corrupción. Para ello, se planteó el establecimiento de un grupo de trabajo encargado de realizar un estudio sobre la transparencia en las prácticas de contratación pública (148).

Otras cuestiones tienen que ver con el comercio y las inversiones.

La corriente de las inversiones muestra un importante desequilibrio, ya que sólo alrededor del 35 por ciento de todas las inversiones extranjeras directas se dirige a los países en desarrollo. Incluso esta cifra oculta el hecho de que la parte más importante de las inversiones extranjeras directas va a parar a un grupo reducido de diez países en desarrollo.

En cuanto a la cuestión del comercio, uno de los conflictos es su vinculación con las normas de trabajo, particularmente en aquellos países cuya ventaja comparativa son los bajos salarios.

El otro tema es que, la mayor liberalización encuentra obstáculos en las industrias tradicionales, como la de los productos textiles y la agricultura.

En materia de comercio, e mundo, pareciera orientarse, de manera casi inexorable, de acuerdo con la "ideología ambiental", hacia las siguientes metas:

1) Ampliación de la apertura de los mercados y la integración en un sistema comercial mundial.

En esto, las expectativas no se han cumplido, ya que los países industrializados mantienen políticas proteccionistas y los países en desarrollo carecen de poder para exigir el cumplimiento de las normas de la OMC.

Por otra parte, pareciera que la apertura de mercados se dará al interior de los "mega-bloques" económicos, pero no entre éstos.

2) Establecer una convergencia entre miembros y no miembros de la OMC, para alcanzar un sistema comercial universalizado.

Estados Unidos es el principal obstáculo a esto, por sus condiciones a China y Rusia para su ingreso.

3) La búsqueda de que se llegue al multilateralismo por el regionalismo abierto.

El comercio avanza actualmente por dos carriles: el regional y el multilateral. Las iniciativas en materia de comercio regional se están ampliando y tienen aspiraciones de ampliarse aún más.

Algunas iniciativas regionales recientes son verdaderamente gigantescas, por lo menos en su perspectiva, por ejemplo el proyecto europeo de crear una zona de comercio preferencial con todos los países mediterráneos para el año 2010, o el acuerdo marco entre la Unión Europea y el MERCOSUR, o el plan establecido en la Declaración de Miami, de crear una Zona de Libre Comercio de las Américas para el año 2005; o, por último, el compromiso del APEC de crear una zona de libre comercio en dos etapas entre los años 2010 y 2020.

Una pregunta que uno se hace es, si los mega-bloques no terminarán fagocitando a los micro-bloques. Habría que pensar que el TLC/NAFTA significa el 89% del Producto Bruto hemisférico, mientras que América Latina es sólo el 11% de ese Producto Bruto, de les cuales el MERCOSUR significa 8%y el resto de América Latina el 3%. Esta disparidad muestra que el comercio puede ser fluido pero los desequilibrios, generar perjuicios y profundizar las asimetrías. Sobre esto ya hay suficiente historia, como para tratarlo.

Por otra parte, el nuevo concepto de "regionalismo abierto" le hará bien al comercio libre mundial, pero no tanto bien -como el propio proteccionismo del mundo industrializado lo indica en diferentes épocas incluyendo la actual- al desarrollo de los países y los pueblos.

APEC y el MERCOSUR, sin embargo, incluyen el compromiso de operar bajo el esquema de "regionalismo abierto".

¿Cuál es el significado del regionalismo abierto?:

1) Toda zona preferencial se deberá ajustar a las exigencias jurídicas del sistema multilateral. Esto significaría que dichas zonas tendrían que operar de manera tal de ser al mismo tiempo compatibles jurídicamente con las normas de la OMC y tener un carácter preferencial, lo que quiere decir que constituirían una excepción a la cláusula de la nación más favorecida, que es el principio básico del sistema multilateral. La OMC busca que no se llegue a una proliferación de excepciones ya que podrían convertirse en norma, amenazando al aperturismo comercial.

2) La segunda interpretación del regionalismo abierto es la que han expresado algunos gobiernos que son miembros del APEC o del MERCOSUR. En ésta se haría una eliminación gradual de los obstáculos internos al comercio dentro de un grupo regional y más o menos al mismo ritmo y en los mismos plazos que la reducción de obstáculos respecto de los países no miembros. Esto significaría que la liberalización regional sería en general compatible no sólo con las normas de la OMC sino también con el principio de la nación más favorecida.

La elección entre estas dos opciones conduce a resultados diferentes:

En el primer caso, se llegaría a una división del comercio mundial en tres o cuatro zonas preferenciales intercontinentales, cada una de las cuales tendría sus propias normas y un régimen de libre comercio dentro de la zona, pero seguirían existiendo obstáculos externos entre los bloques. ¿Dónde estarían China y Rusia en un mundo de esas características?

La segunda alternativa apunta a una convergencia del proceso regional con el multilateral. En ese mundo, tampoco está claro el papel de China, Rusia.

Este es el "bosquejo" del sistema de comercio que se pretende hacia el futuro, y en el que la OMC, como "regulador" de los "repartos" de los poderosos, se encargará de que se alcancen los objetivos y se cumplan. Entretanto, el proteccionismo del mundo industrializado sigue los criterios de su interés, en función de su poder, acompañado por países de la "periferia", cuyos gobiernos son funcionales al aperturismo, de manera indiscriminada, en la creencia de que obtendrán grandes beneficios en el cumplimiento estricto de la ideología ambiental y su "integración" a la economía global, conduzca esto al desarrollo -siguiendo ahora el criterio del "derrame" no de la redistribución- o no.

En la década de los '60, América Latina se orientó hacia la creación de Zonas de Libre Comercio, bajo el criterio de alcanzar el desarrollo mediante economías de escala que requerían de mercados ampliados, a la vez que proteger la cláusula de la Nación más favorecida de su extensión a todos los miembros del GATT, para evitar asimetrías en los beneficios y los costos, mediante estos procesos. No se alcanzó el desarrollo ni la integración, fundamentalmente por la discontinuidad constante de los sistemas políticos provocadas por golpes de Estado que hicieron que lo que uno proponía el otro gobierno lo deshiciera.

También la Comunidad Económica Europea(CEE) hoy Unión Europea (UE), partió del proteccionismo y los subsidios y alcanzó grandes objetivos de desarrollo regional en el terreno agrícola, aeronáutico, espacial, tecnológico, etc., y la maximización de su capacidad de desempeño en el contexto mundial.

La hoy UE surgió a principios de los '50 como un "objetivo estratégico" pensado, diseñado y promovido por Jean Monnet, Robert Schuman, Konrad Adenauer y otros, para llevar a cabo los objetivos antes planteados. En esto, los latinoamericanos, iniciando el proceso en la misma época, sin las diferencias culturales, idiomáticas, religiosas de los europeos, pero también, sin el "objetivo estratégico" que los europeos tuvieron, se mantienen aún subdesarrollados, desintegrados y desarticulados internacionalmente, luego del mismo tiempo en que los europeos lograron la UE.

EL "MITO" DEL LIBRE COMERCIO

El comercio es el "encargado" de la distribución de productos, que "alguien" produce. Existen productores y también compradores de productos. Aquellos, si le han "agregado" valor al producto, ganan más que los que comercian materia prima o recursos naturales.

El comercio exterior beneficia a aquellos países que exportan principalmente bienes industriales y perjudica a los que son mayormente importadores de manufacturas, esto es, las que importan más bienes industriales de lo que exportan (149).

La tesis central de los economistas tradicionales, es que la respuesta a los monopolios locales y a la ineficiencia empresarial, es el comercio libre, exponiendo a los productores a al competencia extranjera. Esta competencia puede aniquilar a muchas industrias locales, como de hecho ha ocurrido en la mayoría de los países latinoamericanos. Una mejor respuesta podría ser alimentar la "competencia interna". Hay una larga experiencia histórica en los países industrializados. La competencia interna es más positiva que la competencia externa. Una solución a la pobreza en América Latina estaría en la disolución de los monopolios locales, no el exponer a las industrias a los depredadores extranjeros a través del libre comercio. El punto de vista ortodoxo del comercio libre es criticable en este sentido (150).

En líneas generales los economistas proclaman la liberalización, pero no consideran los costes en materia de despidos laborales, rebajas salariales, deterioro del medio ambiente y desindustrialización (151).

La prosperidad radica en el desarrollo y el crecimiento de la industria más que en el de la agricultura y los servicios. A la vez que la industria y no el comercio es la principal fuente de prosperidad (152).

En la mayoría de los países latinoamericanos se ha llevado a cabo un "proteccionismo monopolista" en vez de implementar un "proteccionismo competitivo", que hubiera permitido transformar a los monopolios, en empresas más pequeñas y eficientes.

Son los países exportadores industriales los que se benefician del comercio libre, toda vez que otros son los que abren sus fronteras para recibir sus productos. El resto, pierde competitividad y se desindustrializa, a la vez que permite el deterioro social (153).

La economía norteamericana se desarrolló merced a un alto proteccionismo y no al comercio libre; después de la segunda guerra mundial encaró un "libre comercio monopólico" (154).

En América Latina, la venta de activos, que no se ha utilizado en el pago de la deuda externa, no sólo la ha desindustrializado, sino que ha provocado la orientación de la inversión extranjera en áreas ya existentes y, en algunos casos consolidadas, en vez de hacerlo en actividades nuevas que promovieran el desarrollo (155).

Las pautas para el nuevo orden económico internacional (NOEI), que fueron planteadas por los países del tercer mundo en los '70, son ahora desarrolladas por los industrializados y las transnacionales, perjudicando a los subdesarrollados (156).

EL SISTEMA MONETARIO

Hasta la declaración de Richard Nixon, el 15 de agosto de 1971, de inconvertibilidad del dólar en oro, abandonando unilateralmente el patrón de Bretton Woods, el sistema monetario funcionaba dentro de una relativa estabilidad. Pero en 1976, luego de la Conferencia de Jamaica, en la que los miembros del FMI, ratificaron el fin del régimen de Bretton Woods, quedaron liberados para escoger los esquemas cambiarios que más les conviniese, quedando encargados de velar por la estabilidad del nuevo régimen monetario.

Algunos países decidieron mantener sus monedas vinculadas al dólar, al franco francés, a la libra esterlina o a una canasta de monedas; otros prefirieron adoptar esquemas flexibles (total o parcialmente); los países de la Comunidad Económica Europea crearon, en 1979, el Sistema Monetario Europeo, a través del cual las monedas nacionales se mantuvieron fijas entre sí.

Pero lo que efectivamente ocurrió fue lo contrario. El régimen post Bretton Woods se vio envuelto en constantes turbulencias monetarias provocadas por una excesiva volatilidad del valor relativo de las monedas generándose a su vez desajustes cambiarios entre las monedas más importantes del planeta.

Las consecuencias para la economía mundial fueron perjudiciales, impidiendo el adecuado funcionamiento del comercio mundial y de las inversiones.

Estados Unidos ha sido el principal responsable de este mal funcionamiento monetario, ya que condicionó los ciclos monetarios del mundo occidental a sus ciclos monetarios utilizando como instrumento el manejo de su tasa de interés a través de la Reserva Federal (FED). El objeto central era poder resistir el alto costo económico que significaba el "conflicto Este-Oeste", con el fin de derrotar a la URSS, cuya capacidad de maniobra económica era prácticamente inexistente.

A esto hay que agregarle dos fenómenos más. Por un lado la crisis petrolera provocada por los países de la OPEP, generando un mercado de petrodólares que, al transformarse en eurodólares provocaron una gran liquidez monetaria derivando en préstamos internacionales masivos que, al no poder ser pagados por algunos Estados, provocó la crisis de la deuda. Por el otro, la creciente transnacionalización y globalización financiera, especialmente luego de la finalización del sistema bipolar, generando una total descentralización del manejo del funcionamiento de sistema monetario mundial, derivando en una total falta de reglas claras.

Debido a la tendencia generalizada de reducción de los controles nacionales, al movimiento de los flujos de capital, y a la evolución de la innovación tecnológica, las operaciones en los mercados financieros se tornaron cada vez más intensas e integradas, atravesando las fronteras nacionales, sin considerarlas y escapando a los controles gubernamentales al punto de transnacionalizarse totalmente. Banca privada, fondos de pensión, fondos de seguro, empresas, grandes inversores, se han transformado en el "motor" del flujo financiero, en función de sus intereses de rentabilidad, más allá de los intereses, las necesidades y las situaciones de los Estados.

El Estado-Nación pierde el control sobre el sistema financiero, transnacionalizándose y autonomizándose por encima de aquéllos. Más que una "globalización" financiera se está dando una "transnacionalización" financiera (157).

Para el establecimiento de pautas razonables de funcionamiento del sistema monetario, hay sólo tres Estados: Estados Unidos, ya que el dólar es la moneda de referencia y la que domina cuantitativamente los intercambios y las inversiones; Japón con el yen y Alemania con el marco. La Unión Europea con el euro puede llegar a "compartir" con Estados Unidos la posibilidad de establecer un régimen de centralización monetario e incluso a aventajarlo. Fuera de esto, no hay otra alternativa a la transnacionalización financiera dominante (158).

No obstante, el alto índice de "difusión" del manejo del flujo financiero, no implica que se tienda a un mundo de mayor interdependencia financiera, sino de mayor transnacionalización.

Los países periféricos, seguirán dependiendo de las empresas transnacionales "calificadoras de riesgo país", y del ajuste de sus economías a las pautas "sugeridas" por éstas empresas, bancos, Estados industrializados, reguladas por el FMI, para poder entrar en el circuito de los inversores, sin que esto constituya garantía, ya que la posibilidad de obtener una alta rentabilidad, en última instancia será la que decida.

Estas "calificadoras de riesgo" también, con sus "percepciones" y "predicciones" pueden provocar que una economía sufra repentinamente una "fuga" de capitales, porque a criterio de sus "gurues" se pueden dar situaciones perjudiciales para el inversor.

En setiembre de 1998, dos calificadoras de riesgo de alto predicamento mundial, rebajaron las calificaciones de Venezuela y Brasil y amenazaron la reducción para la Argentina y México, generando tal intranquilidad en los mercados latinoamericanos que las bolsas concluyeron en baja.

Moody's, que es la segunda calificadora de riesgo del mundo, con una facturación anual de 400 millones de dólares, fue la causante de la crisis. La primera calificadora de riesgo en el rating mundial es Standard & Poor's, que factura unos 600 millones anuales (159).

LA BANCA COMO ACTOR CRECIENTE

En los últimos años ha habido un gran crecimiento y avance de los bancos a nivel mundial, a través de mecanismos de fusión y alianzas (160).

Los más grandes bancos se encuentran en Estados Unidos, Japón y Europa y tienen activos que superan la deuda mancomunada de América Latina. No obstante, China también tiene bancos de una importante magnitud para un país no capitalista.

Una muestra de ello, se puede observar en los siguientes cuadros:

EL ROL DE LA MONEDA EN EL FUTURO MUNDIAL

Cuadro III

LOS MAYORES BANCOS ESTADOUNIDENSES

Banco Recursos
Citicorp-Travelers u$s 697,5 mil/mill
NationsBank-BankAmerica u$s 572,2 mil/mill
Chase manhattan Bank u$s 365,6 mil/mill
J.P. Morgan & Co. u$s 262,2 mil/mill
Banc One-First Chicago u$s 230,0 mil/mill

Cuadro IV

LOS MAYORES BANCOS DEL MUNDO (161)


Banco País Recursos
(Fusión) Dai Ichi+ Fuji Bank+ IBJ Japón u$s 1.273,0 mil/mill
Deutsche Bank Alemania u$s 818,0 mil/mill
Citicorp-Travelers EUA u$s 697,5 mil/mill
Bank of Tokyo-Mitsubishi Japón u$s 648,2 mil/mill
Swiss Bank-UBS Suiza u$s 595,3 mil/mill
Nations Bank-Bank America EUA u$s 572,2 mil/mill
Comercial e Industrial China China u$s 417.1 mil/mill

LOS OBJETIVOS DE LOS BANCOS HAN CAMBIADO

Banqueros como Hugh McColl (propietario del Nations Bank) opinan que el futuro de la moneda y los servicios bancarios, le pertenece a grandes instituciones financieras que proporcionarán a los inversores, paquetes de inversiones y servicios: desde seguros, préstamos para autos a boletos de avión.

Otros, como David Shaw (banquero de inversión), dicen que todo el mundo financiero será dado vueltas, con un achicamiento en algunas áreas y tal vez algunos fracasos entre las firmas que son incapaces de usar tecnología.

Entre estas dos visiones, se da un conflicto entre la "consolidacion" y la "desintermediación". Desintermediación significa la desaparición de los intermediarios de las transacciones financieras, tales como los bancos. El campo de la desintermediación, liderado por empresas como Microsoft e Intuit, cree que el futuro les pertenece a las compañías que manejan la tecnología de esta nueva era; firmas que dan a los inversores, el mando por sobre sus finanzas, mediante productos sofisticados que balancean el riesgo y las recompensas, el costo y el beneficio.

El "dinero digital" ¿traerá como consecuencia la disolución del monopolio del gobierno sobre el dinero?

De acuerdo con análisis hechos sobre los principales bancos a nivel mundial, se ha arribado a las siguientes características y proyecciones:

Los superbancos dan servicio a una amplia gama de clientes particulares y clientes corporativos, ofreciéndoles diferentes fondos de seguro y suscripciones a fondos mutuos.

La tendencia que se observa es que disminuirán los números, pero aumentarán los clientes de diferentes áreas geográficas y el rango de servicios a ofrecer.

Los bancos comunitarios, sirven principalmente a individuos locales y compañías, ofreciéndoles préstamos al consumidor y al hombre de negocios; financiación para el hogar y el automóvil; tarjetas de crédito, etc.. La tendencia, muestra que los pequeños bancos que tuvieron un gran éxito en la década de los '80, ahora se transforman en pequeños negocios, dejándoles las cuentas a los grandes bancos.

Los sistemas de créditos sindicales, sirven sólo a miembros empleados de un sindicato o grupo especializado, ofreciéndoles servicios bancarios tradicionales; tarjetas de crédito, etc.. Las tendencias muestran que sólo un segmento pequeño de la banca industrial y de crédito sindical han crecido firmemente, con 70 millones de clientes en EUA y u$s 316 mil millones en recursos.

Las casas de empeño y cobradores de cheques, les dan servicio a clientes no bancarios, ofreciéndoles cobro de cheques a cambio de una tasa; los prestamistas ofrecen dinero en efectivo mediante una garantía subsidiaria, con intereses anuales que van desde 24% al 240%. Las tendencias muestran que este sistema se ha duplicado desde mediados de los '80. Sólo las casas de empeño otorgan créditos por más de 9 mil millones de dólares anualmente.

TENDENCIAS EN MATERIA DE MONEDA HACIA EL FUTURO (162)

1. No habrá moneda cash. Todo se manejará a través de un sistema de "monedero electrónico" con "moneda digital".

2. La tarjeta de crédito de plástico no habrá que llevarla, ya que estará dentro del "monedero electrónico".

3. La tarjeta electrónica que permite tener dinero en efectivo, y que podrá servir también para viajar en el ómnibus, tren, subterráneo y para acceder a la casa, como un sistema de llave de seguridad; estará incluida en el "monedero electrónico".

4. Se incluirá el documento de identidad.

5. El seguro estará incluido.

6. Toda información sobre su vida, que sea útil y necesaria.



© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Tendencias del Orden Mundial: Régimen Internacional, (Buenos Aires, Edición del Autor, 2001), ISBN: 987-43-2776-6.


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com   


(119) Burki, Shahid Javed y Perry, Guillermo E., coordinadores, "Más Allá del Consenso de Washington: La Hora de la Reforma Institucional", (Washington D.C., Banco Mundial, 1998), pág. 8.
(120) Burki, Shahid Javed y Perry, Guillermo E., coordinadores, "Más Allá del Consenso..., op. cit., págs. 1-2.
(121) Burki, Shahid Javed y Perry, Guillermo E., coordinadores, "Más Allá del Consenso..., op. cit., pág. 2.
(122) Burki, Shahid Javed y Perry, Guillermo E., coordinadores, "Más Allá del Consenso..., op. cit., pág. 3.
(123) Banco Mundial, Global Economic Projects and the Developing Countries, Washington D.C. 1997.
(124) Planteado por el profesor y escritor italiano Doménico De Masi, citado por Adriano de Aquino, Secretario Estadual de Cultura del Gobierno de Río de Janeiro, en un artículo titulado "Industria Cultural no Río de Janeiro", Diario Journal do Brasil, 17 de marzo de 1999.
(125) Banco Mundial, Private Capital Flows to Developing Countries: The Road to Financial Integration, Washington D.C., 1997.
(126) Burki, Shahid Javed y Perry, Guillermo E., coordinadores, "Más Allá del Consenso..., op. cit., pág. 4.
(127) Burki, Shahid Javed y Perry, Guillermo E., coordinadores, "Más Allá del Consenso..., op. cit., pág. 4.
(128) Ver sobre el tema a Drucker, Peter, La Sociedad Postcapitalista, (Bs. As., Sudamericana, 1993), pág. 114 y ss.
(129) Burki, Shahid Javed y Perry, Guillermo E., coordinadores, "Más Allá del Consenso..., op. cit., pág. 5.
(130) Burki, Shahid Javed y Perry, Guillermo E., coordinadores, "Más Allá del Consenso..., op. cit., pág. 6.
(131) Burki, Shahid Javed y Perry, Guillermo E., coordinadores, "Más Allá del Consenso..., op. cit., pág. 8.
(132) Ver Soros, George, La Crisis del Capitalismo Global: La Sociedad Abierta en Peligro, (Bs. As., Sudamericana, 1999), pág. 137.
(133) Ver Soros, George, La Crisis del..., op. cit., págs. 137-140.
(134) Para evitar malos entendidos, malintencionados, lo dicho, no es un juicio de valor, sino una constatación de la realidad.
(135) El concepto de "condicionalidad" en la democracia, pertenece a Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz de Argentina (1980), expresado en una conferencia ante la Comisión de Relaciones Exteriores y Defensa y la Subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, Bruselas, 20-21 de noviembre de 1995. La conferencia fue publicada en http://luisdallanegra.bravehost.com/condicio.htm.
(136) Ver Soros, George, La Crisis del..., op. cit., pág. 143.
(137) Ver Soros, George, La Crisis del..., op. cit., págs. 143-144. Delfico, Alberto, en Globalización, Flexibilización, Corrupción... Y ¿Con la Gente qué Hacemos?, (Bs. As., Edic. del Autor, 1985, también trata este tema.
(138) Ver Diario la Nación, Bs. As., 20 de setiembre de 1998, Economía.
(139) Ver Diario la Nación, Bs. As., 20 de setiembre de 1998, Economía.
(140) Ver más adelante sobre "La Tercera Vía".
(141) Ver La Nación, Bs. As., 7 de Febrero de 1999. Economía.
(142) Ver, Clarín, Bs. As., 10 de Mayo de 1998.
(143) Discurso del Director General de la OMC, Renato Ruggiero en Singapur, en el Congreso Mundial de Comercio, 25 de Abril de 1997, publicado por la OMC en su página en internet: http://www.wto.org.
(144) Ver ZOLTAN MIKOLAS, "Quién es el Dueño de Internet", página de INFORMATICA, CLARIN, Bs. As., 3 de Junio de 1998.
(145) Diario La Nación, Bs. As., 19 de abril de 1999, sobre información de The Wall Street Journal Americas.
(146) Ver Forrester, Vivian, El Horror Económico, (Bs. As., FCE, 1997), págs. 119-131.
(147) Discurso del Director General de la OMC, Renato Ruggiero en Singapur, en el Congreso Mundial de Comercio, 25 de Abril de 1997, publicado por la OMC en su página en internet.
(148) DECLARACIÓN MINISTERIAL DE SINGAPUR, documento WT/MIN(96)/DEC/W, Singapur, 13 de diciembre de 1996.
(149) Batra, Ravi, El Mito del Libre Comercio, (Bs. As., Vergara, 1994), pág. 15, pág. 22.
(150) Batra, Ravi, El Mito del Libre Comercio, (Bs. As., Vergara, 1994), pág. 24.
(151) Batra, Ravi, El Mito del Libre Comercio, (Bs. As., Vergara, 1994), págs. 97-98.
(152) Batra, Ravi, El Mito del Libre Comercio, (Bs. As., Vergara, 1994), pág. 27.
(153) Batra, Ravi, El Mito del Libre Comercio, (Bs. As., Vergara, 1994), págs. 106-144 passim.
(154) Batra, Ravi, El Mito del Libre Comercio, (Bs. As., Vergara, 1994), págs.148-154, págs. 201-205.
(155) Ver Batra, Ravi, El Mito del Libre Comercio, (Bs. As., Vergara, 1994), págs. 226-227.
(156) Batra, Ravi, El Mito del Libre Comercio, (Bs. As., Vergara, 1994), ver Cap. 12.
(157) Ver, por ejemplo, Ohmae, Kenichi, El Fin del Estado Nación, (Sgo. de Chile, Andrés Bello, 1997). Su Capítulo VI es ilustrativo, aunque su tesis se encuentra a lo largo del libro.
(158) Sobre el sistema financiero internacional ver, ANDREWS, David. M. Capital Mobility and State Autonomy: Toward a Structural Theory of International Monetary Relations. International Studies Quarterly, N° 38 (Junio 1994). COHEN, Benjamin, La Organización del Dinero en el Mundo, (México, FCE, 1984). Sobre régimen monetario, COOPER, Richard. The International Monetary System in the 80's, en: The International Monetary System; Essays in World Economy, MIT, 1987. COOPER, Richard, Prolegomena to the Choice of an International Monetary System, en: The International Monetary System; Essays in World Economy, MIT, 1987. WEBB, Michael C., Capital Mobility and the Possibilities for International Policy Coordination, en Policy Sciences N° 27 (1994).
(159) Ver ALEJANDO MATVEJCZUK, " La Crisis de los Mercados: Empresas que Cobran por Ponerles Nota a los Deudores, Clarín, Buenos Aires, 5 de setiembre de 1998.
(160) The Big Bank Theory, by Joshua Cooper Ramo, Revista Time, April 27, 1998.
(161) Incluye recursos no bancarios. Citicorp tiene u$s 400 mil/mill; BankAmerica tiene cerca de u$s 30 mil/mill. Fuente: American Banker, publicado en Time, Latin American Edition, April 27,1998. También, Diario Clarín, 5/6/99. Igualmente "El País", Madrid, España, 20 de Agosto de 1999.
(162) Ver The Big Bank Theory, by Joshua Cooper Ramo, Revista Time, April 27, 1998. También de Gates, Bill, Camino al Futuro, (Madrid, McGraw Hill, 1995). También ver Fernández, Nino, "¿Adiós Definitivo a los Cheques?", en Diario Clarín, Buenos Aires, 20 de Febrero de 2000. Asimismo, Timmis, Nicholas, "Internet: La Nueva Ventanilla para Cobrar Impuestos", en Diario Clarín, Buenos Aires, 20 de Febrero de 2000.