Tapa Régimen Internacional

 

Home






Capítulo XI

EL REGIMEN EN EL EJE ESTRATEGICO-MILITAR

INTRODUCCION

La Cumbre de Reykjavík en 1985, en la que Reagan y Gorbachov acordaron reducir los arsenales nucleares (continuación de Start) así como flexibilizar los conflictos internacionales en los que uno u otro intervenía directa o indirectamente dentro del marco de la pugna Este-Oeste, marcó el inicio de la finalización de la "segunda guerra fría", que había comenzado en 1980, cuando Reagan lanzó su Iniciativa de Defensa Estratégica, conocida vulgarmente como "Guerra de las Galaxias", para acabar definitivamente con la URSS.

Ambos gobernantes se encontraban con sus economías exhaustas, como para continuar con la carrera armamentista; aunque EUA, merced a la declaración unilateral del presidente Richard Nixon en 1971, de inconvertibilidad del dólar en oro, abandonando el sistema monetario de Bretton Woods, logró tener a la economía del bloque occidental, como "colchón" de sus ciclos económicos; ventaja de la que careció la URSS, por lo que se debilitó más rápidamente.

Los acontecimientos se desarrollaron rápidamente. Tanto los acuerdos de Reykjavík, como los cambios en la política interna e internacional de Gorbachov, mediante lo que denominó la "Perestroika" o nuevo relacionamiento internacional de la URSS, y el "glasnost" o mayor transparencia en la política interna, produjo cambios que, en lo internacional se reflejaron en una mayor distensión, el acercamiento primero y luego la reunificación entre las "dos Alemanias", un hecho impensable, aún en las hipótesis más descabelladas y, a la vez, provocó que una situación de presión que se encontraba latente en el interior, explotara en 1991, causando la desintegración de la URSS en repúblicas independientes.

Se iniciaron procesos de negociación y pacificación, en áreas en las que no se preveía que podría ocurrir, como en el Medio Oriente el acercamiento entre Israel y la OLP; que Sudáfrica se retirara de Namibia y ésta alcanzara el status de Estado independiente, ala vez que se iniciara el camino hacia un gobierno multirracial por primera vez en la historia; que Cuba se retire de Angola; las elecciones en Nicaragua, que derivaron en el desarme de la "contra", de la misma manera que el proceso de negociación entre el gobierno salvadoreño y el FMLN-FDR; etc..

El sistema internacional entró en un proceso de distensión primero, y luego, desapareció, ya que uno de los polos, la URSS, dejó de existir. De la postguerra fría en 1985 se pasó al post-bipolarismo en 1991.

Se descorrió el velo del conflicto Este-Oeste en el que se encontraban inmersos EUA y la URSS y, quedó evidenciado, especialmente para ambos actores polares -los republicanos en EUA tienen una visión militarista del sistema mundial-, que el eje de relacionamiento global, el proceso de polarización, ya estaba pasando, no por lo estratégico-militar, sino por lo económico.

Emergieron el mundo asiático y la Comunidad Europea, como ejes de poder mundial, junto a EUA, que había estado concentrado en lo estratégico-militar y había abandonado su capacidad competitiva en lo económico.

Recién a partir de 1993, con Bill Clinton, el gobierno norteamericano se concentró en la competencia económica, para recuperar el espacio perdido frente a actores como la, a partir de ese año, Unión Europea y el mundo asiático.

La Federación Rusa continuaba manteniendo capacidad militar -único país en el planeta que puede competir en ese terreno con EUA-, pero su capacidad económica estaba completamente debilitada. Sin fondos suficientes para seguir invirtiendo en desarrollo científico-tecnológico, sin una capacidad industrial competitiva, con una moneda debilitada y sin posibilidades de competir en el mercado mundial.

Esto dejó a Estados Unidos como único actor militar capaz de disciplinar militarmente en el orden mundial.

El mundo se multipolarizaba económicamente, pero se transformaba en unipolar en el terreno estratégico-militar.

A. PRINCIPIOS, PAUTAS, VALORES Y REGLAS QUE RIGEN LAS
RELACIONES ENTRE LAS UNIDADES DEL SISTEMA

En los últimos cincuenta años los conflictos eran internacionales y se desarrollaban en la periferia, para saldar situaciones provocados por los dos actores polares en pugna ideológica, o apoyados por los dos actores polares, más allá de que el origen del conflicto no estuviera vinculado a la pugna ideológica EUA-URSS.

Hoy, los conflictos son principalmente transnacionales -¿intra-estatales?-, más que internacionales:Narcotráfico, terrorismo, luchas étnicas o religiosas, fragmentación de Estados, etc.. La intervención de EUA en Irak, debido a la invasión de éste país en Kuwait, o la de los miembros de la OTAN en Serbia por el caso Kosovo, constituyen una excepción, en la que los conflictos tienen características internacionales.

Durante la etapa bipolar, frente a situaciones de conflicto, los actores polares intervenían directamente, utilizando mecanismos legitimadores como el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, o hacían uso de sistemas de seguridad colectivos como la OTAN, TIAR, CENTO, SEATO, ANZUS, o la contraparte soviética, el Pacto de Varsovia.

Durante esta etapa, se dieron dos características:

1) Los sistemas de seguridad colectivo son característicos de un sistema bipolar, ya que constituyen un sistema de alianzas permanente.

2) La creación de estos sistemas de seguridad colectivo, por parte de los actores polares, constituyó la inhabilitación de la ONU para el mantenimiento y el establecimiento de la paz y seguridad internacional (Capítulo VII de la Carta de la ONU), mediante una fuerza armada a disposición del Consejo de Seguridad, de acuerdo con convenios con los países miembros (Artículo 43 y conexos de la carta de la ONU).

Naciones Unidas quedó como un organismo legitimador, a través de su Consejo de Seguridad, de los intereses de seguridad de uno u otro actor polar que, por su parte, hicieron uso de los sistemas de seguridad colectivos, creados, conducidos y controlados por ellos, para su propia seguridad y la del bloque en el contexto del conflicto Este-Oeste, privando al resto de los Estados miembros de su defensa soberana, para subordinarlos a la defensa del bloque (175).

Una vez finalizado el sistema bipolar, carece de sentido la existencia y continuidad de estos organismos de seguridad colectivo, a través de mecanismos de alianza permanente, salvo, para los intereses de seguridad o de control por parte de su conductor.

Si las tendencias mundiales muestran que vamos hacia la configuración de un sistema multipolar, las alianzas permanentes no funcionan, ya que la regla del balance de poderes no puede operar.

Por estos motivos, la OTAN no puede continuar operando como un sistema de seguridad colectivo en el marco de un sistema multipolar, ya que Europa o algún país europeo, para su conveniencia, puede procurar realizar un sistema de alianzas o contra-alianzas, que le permita reequilibrar el sistema, frente a los intereses de Estados Unidos u otro actor polar.

Si las cosas no son así, es porque el sistema internacional, en el eje estratégico-militar se comporta como unipolar, mientras que tiende a multipolarizarse en el eje económico. Los hechos muestran esto y, por el momento pareciera que no se orientan las cosas a cambiar. Sólo un sistema de seguridad europea, exclusivo y excluyente de Estados Unidos, no para la confrontación, sino para el manejo independiente de sus intereses de seguridad, podrá modificar esto.

Lo mismo debe ocurrir en el contexto asiático, donde resulta un poco más complejo, ya que ahí están actores como Japón y los Nic's, y por otra parte está China, con gran capacidad militar, pero no con la misma competitividad económica-tecnológica.

Naciones Unidas ha perdido, a través de su Consejo de Seguridad, capacidad para el mantenimiento o establecimiento de la paz y seguridad internacional, a la vez que la OTAN es el organismo encargado de estos temas, pero bajo el control de Estados Unidos. El resto de sus miembros sólo avalan o prestan logísticamente su fuerza.

La OTAN a partir del fin del bipolarismo (1991) pasó de ser una alianza con poder disuasivo que tenía en frente a una alianza equivalente -el Pacto de Varsovia- a una referencia central y operativa de la seguridad mundial.

Estados Unidos es el supremo repartidor en el eje estratégico-militar. Cumple con el rol de policía mundial. Ahora ha legitimado esto, toda vez que logró que la Cumbre de Washington, por la celebración de los 50 años de la OTAN adoptara la decisión de intervenir en áreas más allá de la OTAN aún en casos en que sus miembros no corran riesgos. La OTAN se atribuye así, por primera vez en su historia, un papel de "gestor de crisis".

A partir del nuevo "concepto estratégico" aprobado por la OTAN, no sólo se dedicará a la defensa de los países que la integran como lo hizo durante la Guerra Fría, sino que también "defenderá los valores democráticos" fuera de sus fronteras sin necesidad de convocar o pedir autorización de la ONU. Así la OTAN se convertiría en una policía global de los valores occidentales(176).

EUA, no sólo opera en los conflictos militares, sino también áreas como el narcotráfico, a través de mecanismos estatales como la DEA. Certifica o descertifica a los Estados, que a criterio de su gobierno, cooperan -o no- o luchan -o no- adecuadamente  contra el narcotráfico o el lavado de dinero.



© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Tendencias del Orden Mundial: Régimen Internacional, (Buenos Aires, Edición del Autor, 2001), ISBN: 987-43-2776-6.


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com   


(175) Este tema lo he estudiado con profundidad, en DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Relaciones Políticas entre Estados Unidos y América Latina: ¿Predominio "monroista" o Unidad Americana?, (Bs. As., Edición del Autor, 1994).
(176) Ver "En un Paso Histórico la OTAN Aumentó su Poder en el Mundo", Diario Clarín, Bs. As., 25 de abril de 1999. También, "Los Líderes Occidentales Trazaron en Washington la Nueva Estrategia de la Alianza Atlántica, de Cara al siglo XXI", Diario La Nación, Bs. As., 25 de abril de 1999.