Tapa Orden Mundial Imperial

 

Home






“HACIA UN ORDEN MUNDIAL IMPERIAL”

  INTRODUCCION

Desde la caída del Muro de Berlín en 1989 y la desintegración de la URSS en 1991, que marcaron el fin del sistema bipolar, las tendencias se centraron en el “eje” económico con un alto índice de transnacionalización en el funcionamiento del sistema mundial. EUA, cuyas ventajas comparativas y competitivas, exclusivas y excluyentes, se hallan en el “eje” estratégico-militar, siguió operando, de manera tal de volcar las tendencias del sistema hacia este “eje”. Los acontecimientos del 11 de septiembre del 2001 confirmaron esta aspiración, toda vez que ahora el sistema, principalmente, gira alrededor del “eje” estratégico-militar y secundariamente alrededor del económico, permitiendo que adopte una configuración imperial, aunque no totalmente concretada.

Los países periféricos -las naciones, más que los gobiernos-, procuraron orientar las cosas en el sentido de alcanzar una mayor “justicia” a sus demandas, de forma tal que la sociedad civil, en diversas manifestaciones, ha crecido en magnitud y en capacidad de presión y resistencia, aunque no tanto como los grandes Estados y los actores transnacionales “con fines de lucro” como banca, empresas, etc., ya que opera en forma desarticulada y dispar.

Pese a que ha pasado más de una década desde la finalización del sistema bipolar, aun no se ha podido constituir un nuevo orden y, dado el estado del sistema mundial a la fecha, pasarán varios años más.

Hasta el presente, se observan algunas tendencias dominantes:

- Hay una tendencia imperial generada por EUA en el eje estratégico-militar, con la expansión de la OTAN y el control de determinados gobiernos en el Medio Oriente y otras partes del planeta.

- EUA ha constituido un “directorio mundial”, controlando a los organismos internacionales de su interés: FMI, BM, OMC y en el eje estratégico-militar, aunque no comprende a la totalidad de los países, pero sí abarca a la totalidad del planeta en lo que hace al disciplinamiento, la OTAN.

- Mientras la UE se expande hacia el Este, incorporando a países a su proyecto económico-comercial, EUA se expande hacia el Este incorporando -subordinando- países a su proyecto de control militar a través de la OTAN.

- En su orientación hacia la conformación del imperio, EUA ha provocado una fragmentación dentro de la UE y también de la OTAN, con el objeto de debilitar las posibilidades de actores alternativos y ejercer al máximo su control. Para ello, ha “desarticulado” el sistema de seguridad colectivo de la ONU.

- EUA se encuentra abocado a la tarea de “deconstrucción” del sistema en todos sus aspectos, con el objeto de asegurar la conformación del imperio.

- Hay áreas, como la financiera, donde las posibilidades de régimen son aún lejanas, dado el alto índice de transnacionalidad y poco manejo que los Estados pueden ejercer, aún los más poderosos.

- Lo mismo pasa en el área industrial, donde las empresas transnacionales son las que establecen definiciones por sobre los Estados y aún no está claro el tipo de industria y las áreas dominantes de la misma.

- En el terreno de la justicia internacional y del grado de supranacionalidad de las pautas de jurisdiccionalidad, recién asoman elementos que pueden hacer presumir un futuro régimen, aunque no con la fortaleza necesaria, como la falta de firma por parte de EUA, China, Israel, India y otros Estados, del Tribunal Penal Internacional que, aunque entró en vigencia en julio del 2002 carece del poder de policía para ejercer su capacidad jurisdiccional sobre los Estados antes nombrados.

Más allá de que casos como el de Pinochet han permitido tener mayor claridad respecto del funcionamiento de situaciones que tienen que ver con derechos humanos y crímenes de lesa humanidad, aun falta un largo camino por recorrer sobre el particular.



© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, La Construcción de un Orden Mundial Imperial, (Buenos Aires, Edic. del Autor, 2003), ISBN: 987-43-6267-7


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com