Tapa Orden Mundial Imperial

 

Home






Capítulo XXXII

PULSEADA ENTRE EUA Y LOS OPOSITORES A LA GUERRA

¿HACIA LA CONSTRUCCION DE UN NUEVO EQUILIBRIO?

Los Ministros de Finanzas de EUA, Japón, Alemania, Gran Bretaña, Canadá, Francia e Italia, el Grupo de los Siete (G-7) países más industrializados del mundo, en una reunión semestral de dos días, celebrada en Washington, conjuntamente con la Asamblea de primavera del FMI y el Banco Mundial, llamaron el 12 de abril del 2003, a un esfuerzo multilateral para ayudar en la reconstrucción de Irak y pidieron una resolución de la ONU al respecto: “Reconocemos la necesidad de un esfuerzo multilateral para ayudar a Irak destruido económicamente por mala gestión. Apoyamos una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en ese sentido”. En la declaración señalaron que el FMI y el Banco Mundial: “deben desempeñar sus papeles tradicionales en la reconstrucción y desarrollo de Irak”. Expresaron que los líderes mundiales debían reconocer la necesidad de que el pueblo iraquí decida su futuro. Le pidieron a los países acreedores, que se involucraran en la reconstrucción de Irak: “Es importante tratar el tema de la deuda y por esto estamos hablando con el Club de París”. Con los organismos financieros multilaterales, Irak no tenía créditos desde 1973  [671].

El BM manifestó que su capacidad de acción estaba limitada por las sanciones de la ONU y los principales países a los que Irak debía dinero: Francia y Rusia  [672]. Surgió una polémica generada por declaraciones del presidente del BM, James Wolfensohn, que indicó que la Resolución 661 de la ONU prohibía a las instituciones internacionales desarrollar cualquier tipo de actividad económica en Irak.

Rusia, Francia y Alemania, en una Cumbre celebrada en San Petersburgo, tras inaugurar un seminario sobre seguridad y derecho internacional, presionaron el 12 de abril del 2003, para que la ONU tuviera la autoridad suprema en la reconstrucción de Irak. Jackes Chirac dijo que: “Una vez que se restaure la seguridad necesaria, las Naciones Unidas deben desempeñar un papel central para asegurar que Irak recupere su soberanía y que el pueblo iraquí recupere su dignidad y su libertad. (...) No puede haber un orden internacional duradero basado en la lógica del poder (...) la participación directiva de la ONU en Irak ayudará a aliviar el sentimiento popular de frustración en la región. (...) La cuestión nunca fue condenar o no la dictadura de Saddam Hussein. Francia y todas las demás democracias se alegran por la caída del régimen. Lo que cuestionamos es la manera de regir las relaciones internacionales y sus crisis, particularmente la crisis de la proliferación de armas. (...) Podemos reconstruir nuestra unidad alrededor de los valores que toda gran democracia comparte. Este espíritu de solidaridad y responsabilidad colectiva deberá surgir fortalecido por esta crisis. (...) Estoy convencido de que la comunidad internacional, una vez más, estará de acuerdo con sus valores fundamentales”. Para Schroeder, la ONU debía desempeñar un papel crucial para darle “legitimidad a los esfuerzos de la reconstrucción iraquí. (...) Debemos aprovechar la experiencia de Naciones Unidas en este país. (...) La legitimidad de la restauración del Estado y de las estructuras económicas sólo se puede garantizar mediante el derecho internacional”. Para Putin, “la crisis subrayó la necesidad de modernización de las Naciones Unidas y todo el sistema del derecho internacional. (...) En tiempos recientes han surgido muchas fallas del sistema de derecho internacional existente y graves contradicciones crean un alto potencial para el conflicto” [673].

Con la finalización de la invasión militar a Irak, algunos neoconservadores norteamericanos, como Richard Perle, uno de los miembros del Consejo para la Política de Defensa del gobierno de Bush, consideraron que la guerra permitió alcanzar un doble objetivo: deshacerse de Saddam Hussein y desarticular a la ONU. Los miembros del gobierno norteamericano propensos a restar importancia a la función de la ONU hablaban de crear una nueva organización de democracias  [674].

Hay ciertos temas no previstos, como el enjuiciamiento de criminales de guerra iraquíes. Desde el momento en que tanto EUA como Irak son no firmantes del Tribunal Penal Internacional, ¿de qué manera se substanciarán los juicios? ¿Puede el gobierno norteamericano juzgarlos en tribunales de EUA? ¿Tiene autoridad moral para reclamar la creación de un Tribunal Penal (Especial) para Irak, al estilo del creado para la ex Yugoslavia o para Ruanda, toda vez que no subordina a sus soldados a ningún tribunal internacional?

Entretanto, EUA buscó culpar a Francia y Rusia de haberse visto obligado a ir a la guerra contra Irak fuera del marco de legalidad del CS de la ONU. El Secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, dijo el 22 de abril del 2003, que Francia sufriría consecuencias por su oposición a la guerra contra Irak. Indicó que la frontal oposición de Francia a EUA en el CS de la ONU antes del conflicto, no podría dejar de tener efecto: “Debemos mirar todos los aspectos de nuestra relación con Francia a la luz de ello”. Dijo que fue la amenaza de un veto de Francia lo que impidió a muchos países apoyar a mediados de marzo del 2003 en el CS de la ONU un proyecto de resolución de EUA que daba luz verde a una intervención militar en Irak: “No pudimos reunir los votos y pienso que fue por la amenaza cierta de un veto de Francia y, probablemente, de Rusia, por eso EUA retiró su propuesta”.

Paralelamente a estas declaraciones, el 22 de abril del 2003 los conservadores norteamericanos lanzaron un amplio ataque contra el Secretario de Estado Colin Powell, acusándolo de minar la política exterior del presidente George W. Bush, cuando desde la Casa Blanca se comenzó a bajar el nivel de presión sobre Siria  [675].

BUSH PROVOCA UN CAOS EN ARAS DE CREAR SU IMPERIO

Mientras el gobierno norteamericano de George W. Bush hablaba del peligro que representaban ciertos gobiernos de la periferia, con la actitud unilateral que adoptó de invadir, extra-ONU a Irak mostró que la verdadera amenaza estaba encarnada en el nuevo concepto de guerra preventiva que podría transformarse en un peligroso antecedente en las relaciones internacionales. Bush ha instalado el “macartismo” en su país ya que hay una persecución de la gente, un el afán de silenciar las voces disidentes como no se veía en EUA desde los tiempos de McCarthy y lo expande por el mundo.

Si el presidente de EUA hubiese sido Al Gore, ¿EUA después del 11 de septiembre del 2001, se habría concentrado en la lucha contra el terrorismo y no se habría desviado hacia la invasión unilateral e ilegal, o hubiera hecho lo mismo que Bush? Cabe esta pregunta, a los efectos de si existe una vocación imperial por parte de la Nación estadounidense, o si este es el delirio de un grupo ambicioso. En la etapa de la presidencia de Bill Clinton, cuando hubo crisis internacionales, las manejó con arreglo al derecho y consultando a sus aliados y respetando la opinión.

En general, las manifestaciones que se vieron frente a las embajadas de EUA, en diferentes países de América Latina y del mundo, quemando banderas de ese país, convocando a boicots contra los productos estadounidenses, no ha tenido tanto que ver con un sentimiento contra EUA, sino contra el gobierno de George W. Bush. Esos manifestantes, no apoyaban a Saddam Hussein, pero estaban contra la actitud unilateral y fuera de la ley del gobierno norteamericano. El propio presidente Bush ha olvidado que la Carta de la ONU no habla de los “Estados”, sino de los “Pueblos” [676], particularmente cuando declaró que entendía que los pueblos se manifestaran, pero que no entendían el verdadero significado de lo que estaba haciendo. El mismo olvido han tenido Tony Blair y José María Aznar en cuyo último caso, el 90 % de la población se manifestó en contra de su decisión de acompañar a EUA en la guerra. José María Aznar fue el primer jefe de gobierno de un país occidental que visitó en 1997 a Saddam Hussein para reiterarle la amistad de España. El Secretario de Defensa de EUA, Donald Rumsfeld en 1981 fue a Bagdad para entregarle las armas de destrucción masiva a Saddam Husein.

Se llevó a cabo una guerra buscada y planificada desde mucho tiempo antes, a pesar de todas las advertencias de la ONU, un aparato militar abrumador atacó preventivamente, violando el derecho internacional. Se ignoraron todas las objeciones. Se menospreció al CS y se lo consideró irrelevante. Prevaleció la ley del poder.

En estos términos, no es la justicia en términos equitativos y distributivos, sino la justicia de los poderosos, la que impera. Los que tienen el poder, lo usan para comprar y recompensar a quienes decidan estar de acuerdo, y desprecian y hasta castigan a los que no. De acuerdo con George W. Bush: “Los que no están con nosotros están contra nosotros”. A esto, habría que agregar el hecho de que es el propio gobierno de EUA junto con sus “aliados” en la “coalición”, los que han decidido darle la espalda a la sociedad civil mundial, que mayoritariamente, y no en defensa de un dictador, sino de la racionalidad, se ha manifestado contra el intervensionismo ilegítimo e ilegal.

El gobierno reemplazante de Saddam Hussein, independientemente de que se le llame “democracia”, será en última instancia un gobierno sujeto al dominio colonial de EUA.

¿Qué va a pasar si el concepto de guerra preventiva es el concepto que en adelante rija las relaciones internacionales? Esto significaría que cualquier país que se imagine que puede ser atacado por un vecino puede atacarlo antes: la India puede atacar a Pakistán o Pakistán a la India; Corea del Sur a Corea del Norte y así se pueden multiplicar los ejemplos  [677].

¿ARMAS DE DESTRUCCION MASIVA Y QUIMICAS?

De la misma manera en que EUA destruyó prácticamente Afganistán, pero no encontró a Osama Bin Laden, en Irak, la “coalición” no encontró armas de destrucción masiva ni químicas, como lo venían diciendo los informes de los inspectores de la ONU. Este ha sido el principal argumento de la invasión. Además, pese a las acusaciones de que las armas estaban escondidas, en ningún momento fueron utilizadas por el gobierno iraquí.

Durante el conflicto, permanentemente llamaron la atención sobre posibles lugares donde se podrían encontrar armas químicas. En una escuela femenina de Aziriya, al sudeste de Bagdad, después de obtenerse el testimonio de un hombre, supuesto ex miembro de fuerzas especiales iraquíes, no encontraron nada. También se generó alarma tras el hallazgo de cajas conteniendo frascos con polvo y sustancias no identificadas, pero luego de los análisis se encontraron con que eran explosivos convencionales y antídotos, no utilizables para la fabricación de armas químicas.

Irak tiene la más extensa industria petroquímica del Medio Oriente y fábricas de vacunas, laboratorios de investigación de proteínas unicelulares, centros de manufacturas médicas y veterinarias y plantas de tratamiento del agua. Casi todas esas instalaciones pueden utilizarse para fines militares o civiles, pero la mayoría fue destinada a actividades legítimas, aun al nivel de los programas de armamento iraquíes  [678].

El jefe de inspectores de armas de la ONU, Hans Blix, sostuvo que EUA y Gran Bretaña usaron documentos falsos para demostrar que el régimen de Saddam Hussein poseía armas de destrucción masiva y desacreditaron a los inspectores de armas de la ONU en su intento por obtener el respaldo del CS para invadir a Irak. EUA y Gran Bretaña habrían usado datos de inteligencia “dudosos”, entre ellos documentos falsos. Asimismo, que funcionarios estadounidenses intentaron socavar la tarea del equipo de inspectores al decir a los medios de prensa que los inspectores no habían querido dar al CS información sobre un avión iraquí manejado por control remoto  [679]. El funcionario mencionó “la habilidad de los servicios de inteligencia anglo-estadounidenses para mostrar evidencia falsificada, como la acusación de que Irak importaba uranio. (...) Fue sorprendente el hecho de que el material de inteligencia en que ambas capitales se basaran para lanzar la guerra haya sido tan pobre”.

Hans Blix fue criticado por los gobiernos de EUA y Gran Bretaña por no haber encontrado evidencia de armas de destrucción masiva en Irak, a pesar de que las tropas de ocupación en Irak no hallaron ninguna de las armas denunciadas. El vocero de la Casa Blanca por su parte, aclaró el 22 de abril del 2003 que la forma “más eficiente” de encontrar armas de destrucción masiva en Irak era con expertos norteamericanos y no con los inspectores de la ONU: “No se equivoquen, EUA y la coalición han asumido la responsabilidad de desmantelar las armas de destrucción masiva de Irak”. El director de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Mohamed El-Baradei aclaró que su organismo es el único que puede verificar legalmente la situación de Irak respecto a armas nucleares: “En tanto que sola autoridad legal encargada de verificar las actividades nucleares de Irak, la AIEA permanece lista, bajo la dirección del Consejo de Seguridad, a retomar sus actividades de verificación desde que las condiciones lo permitan. (...) Al 17 de marzo, la AIEA no había encontrado ninguna prueba o indicación veraz del reinicio de un programa de armas nucleares en Irak” [680].

El 27 de mayo del 2003, el Secretario de Defensa de EUA, Donald Rumsfeld, dijo que Irak pudo haber eliminado sus armas de destrucción masiva antes de que EUA iniciara la ofensiva contra el régimen de Saddam Hussein.

El ex régimen iraquí insistía en que había destruido el armamento prohibido en cumplimiento de las resoluciones de la ONU. Las declaraciones del funcionario estadounidense podrían tomarse como lo más cercano a un reconocimiento por parte de la administración de Bush de que quizás nunca se hallarán armas de destrucción masiva en Irak y que la invasión, nada tenía que ver con ellas  [681].



© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, La Construcción de un Orden Mundial Imperial, (Buenos Aires, Edic. del Autor, 2003), ISBN: 987-43-6267-7


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com


 

[671] El G-7 Pide Una Resolución de la ONU Para la Reconstrucción de Irak, en CNN en español, http://www.cnnenespanol.com. 13 de Abril del 2003. También, El Grupo de los Países Ricos Pide que Intervenga el FMI en Irak, en Diario Clarín, Buenos Aires, 13 de Abril del 2003.
[672] G-7 Discute Futuro de Irak, en BBC Mundo en español, 13 de Abril del 2003. http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/business/newsid_2943000/2943165.stm.
[673] Rusia, Francia y Alemania Quieren que la ONU Dirija Reconstrucción de Irak, en CNN en español, http://www.cnnenespanol.com. 13 de Abril del 2003.
[674] Nye, Joseph S., (Ex SubSecretario de Defensa de Bill Clinton. Autor de “La paradoja del poder americano”; Coautor con Keohane, Robert, de Poder e Interdependencia: La Política Mundial en Transición), “Subestimar a la ONU es un Grave Error”, en Diario La Nación, Buenos Aires, 15 de Abril del 2003.
[675] Powell Volvió a Amenazar a Francia, en Diario Clarín, Buenos Aires, 23 de Abril del 2003.
[676] En su inicio, la Carta de la ONU dice “Nosotros los Pueblos de las Naciones Unidas Resueltos a...”.
[677] “Bush ha Creado un Caos”, en CNN en español, http://www.cnnenespanol.com. 4 de Abril del 2003.
[678] Londres Teme un Debate si no hay Armas Químicas, en Diario La Nación, Buenos Aires, 6 de Abril del 2003.
[679] Blix Acusó a EUA de Intentar Desacreditar a los Inspectores de la ONU, en Diario La Nación, Buenos Aires, 22 de Abril del 2003.
[680] Blix Dice que EUA Falseó Datos de Irak, en Diario Clarín, Buenos Aires, 23 de Abril del 2003. Reproducido de la BBC de Londres.
[681] Irak “puede haber destruido las armas”, en BBC Mundo en español, 28 de Mayo del 2003. http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/news/newsid_2943000/2943888.stm.