Tapa Orden Mundial Imperial

 

Home






Capítulo XXX

CUMBRE BUSH-BLAIR-AZNAR EN LAS AZORES

El 16 de marzo del 2003, George W. Bush, Tony Blair y José María Aznar se reunieron en una base de la fuerza aérea estadounidense en las Islas Azores, territorio portugués en el Atlántico, para decidir la intervención militar a Irak fuera del marco de la ONU, conformar una “coalición internacional” que legitimara las acciones y plantear el gobierno iraquí de la postguerra.

George W. Bush, en declaraciones que hizo luego de la Cumbre, advirtió que el día siguiente en que el CS de la ONU debía reunirse para deliberar, “será el momento de la verdad para el mundo en sus intentos de desarmar a Saddam Hussein, ya que decidiremos si puede funcionar la diplomacia, a la vez que instó al líder iraquí a salir de su país, “si es que verdaderamente quiere la paz. (...) El régimen iraquí se desarmará por sí mismo, o será desarmado por la fuerza, y el régimen no se ha desarmado por sí mismo”. Bush comentó que la ONU era “un organismo muy importante”, pero que había fracasado al manejar los conflictos de Ruanda y Kosovo. En realidad, en el caso Kosovo la ONU no fue convocada, sino que la OTAN operó sin mandato del CS.

Tony Blair, declaró que “los recursos naturales iraquíes serán utilizados en beneficio del pueblo iraquí”.

Para Bush y Blair las resoluciones anteriores de la ONU ya les conferían autoridad para lanzar un ataque militar contra Irak sin necesidad de una nueva decisión del CS [649].

Tanto Bush, Aznar como Blair coincidieron en que el tiempo de la diplomacia se había agotado y que sólo quedaba el ultimátum.

Francia, Rusia y Alemania convocaron a sesión del CS de la ONU. El Canciller francés Dominique de Villepin había manifestado que su gobierno vetaría toda intervención militar a Irak ante el CS. La posición de Francia estaba respaldada por, Rusia, China (miembros permanentes de CS), Alemania y Siria (miembros no permanentes del CS).

De todos modos, tanto Blair como el presidente del gobierno español, José María Aznar, instaron a realizar un último esfuerzo diplomático. Por su parte, funcionarios de la Casa Blanca indicaron que una vez que la diplomacia se agotaba, EUA estaba dispuesto a avanzar hacia el uso de la fuerza. EUA, ya tenía 225.000 efectivos en el Golfo y Gran Bretaña desplazó otros 45.000, llegando así al número estipulado por los estrategas militares para iniciar las operaciones. A estos se sumaban decenas de portaaviones y otras embarcaciones, más cerca de 600 aviones de combate.

El Canciller iraquí, manifestó que su país se había preparado por meses para ir a una guerra en cuestión de una hora y tenía miles de “mártires” dispuestos a combatir. En tanto, el gobierno de EUA ordenó el desalojo de su personal diplomático “no esencial” así como sus familiares de Israel, Siria y Kuwait. Irak mientras tanto, procedió el 15 de marzo a dividir el país en cuatro zonas militares para la distribución de unos 350.000 efectivos, a los que se sumaban unos 15.000 miembros de la fuerza de seguridad especial que constituía la guardia pretoriana de Hussein  [650].

Tras la cumbre realizada en la isla portuguesa de las Azores, el presidente estadounidense exhortó a las demás naciones a apoyar el desarme “inmediato e incondicional” de Saddam Hussein. Bush recordó que EUA ya había dicho que “los países del CS debían enseñar sus cartas”, en relación con la posición que adoptaran respecto a Irak.

EUA, el Reino Unido y España habían establecido en el proyecto de resolución que presentaron el 24 de febrero del 2003, que el 17 de marzo del 2003 era el plazo límite para que el régimen de Saddam Hussein demostrara que se había desarmado plenamente. Esa resolución nunca se llegó a votar en el CS. Junto a los jefes de Gobierno del Reino Unido, Tony Blair, España, José María Aznar, y Portugal, José Manuel Durao Barroso, Bush insistió en que Irak había incumplido la resolución 1441 aprobada por la ONU y que por lo tanto afrontaba “serias consecuencias”. Por su parte, el Primer Ministro británico, Tony Blair, afirmó que “sin un ultimátum claro, más debate significa más retraso”. También advirtió de que es responsabilidad de todos respaldar la resolución 1441 y prometió un último llamamiento para “unir a la comunidad internacional”  [651].

El Secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, había reiterado que EUA creía que ya contaba con la autoridad legal como para ir a la guerra, sin necesitar una segunda resolución en la ONU: “Por supuesto que me hubiera gustado que otros llegaran a nuestra conclusión de que hay una completa falta de cumplimiento por parte de Saddam Hussein, algo que todos vemos en estos juegos. (...) Claro que me hubiera gustado ver una segunda resolución, porque hubiera ayudado a nuestros amigos con algunas de sus dificultades políticas. Pero, ¿necesitamos una segunda resolución? [652]

Ante el seguro veto francés, EUA, Gran Bretaña y España retiraron la segunda propuesta de resolución. Con esta decisión se cerraron las puertas para la diplomacia. Para los franceses, se trató de una victoria con sabor a nada en la ONU. Poco después de conocida la decisión del bloque estadounidense-anglo-español, el Embajador francés Jean-Marc de La Sabliere dijo que en las consultas privadas “la mayoría del Consejo confirmó que no desea el uso de la fuerza”.

El vocero de la Casa Blanca, Ari Fleischer comentó que “El Consejo de Seguridad se mostró incapaz de actuar para hacer aplicar sus propias resoluciones (...) y hacer desarmar a Saddam Hussein. Llegó el momento de la verdad”. En un discurso que dio Bush al pueblo norteamericano dijo que “Para evitar un conflicto militar, Saddam Hussein no tiene otra opción que abandonar el país. La ventana diplomática está cerrada ahora” [653].

INSPECTORES DEJAN IRAK CON FRUSTRACION

Los inspectores de la ONU que estuvieron en Irak para verificar el desarme, abandonaron Bagdad el 18 de marzo del 2003 con un sentimiento de frustración, y algunos con rabia por haber sido utilizados y luego desechados, sin considerar la importancia de su trabajo para evitar la guerra. Un científico explicó a la prensa internacional que: “nunca antes en mi carrera tuve una frustración tan grande. Nosotros somos profesionales. Vinimos a hacer un trabajo que si bien sabemos que depende del poder político emanado del Consejo de Seguridad de la ONU, creíamos que iba a ser profesional, que iban a respetar nuestra opinión como expertos (...) lo que ocurrió (...) es que se lanzan a la guerra (...) los que vinimos a buscar vestigios de un plan de energía atómica no encontramos absolutamente nada. Eso lo dejó muy en claro nuestro jefe, el señor Al-Baradei, pero EUA no quiso escuchar (...) acá no se encontró nada fuera de lo común. No vimos ningún elemento químico que pueda ser considerado un arma de destrucción masiva. Y cuando encontramos los misiles, que tampoco estaban preparados para transportar cabezas con químicos, los iraquíes ofrecieron empezar a destruirlos. Y no es que los misiles Al-Samud 2 fueran de tan largo alcance. Lo que pasa es que estaban preparados para alcanzar entre 140 y 240 kilómetros si se les ponía un ‘booster’, un segundo motor (...) si encuentran algo los marines estadounidenses que lleguen aquí, todos vamos a sospechar que lo pusieron para justificar la invasión. Debieron dejarnos terminar. Necesitábamos dos o tres meses más, nada más” [654].

EUA INVADE Y BOMBARDEA IRAK

EUA comenzó a invadir desde Kuwait y a bombardear Irak el 20 de marzo del 2003 y prometió un ataque masivo sin precedentes para derribar al gobierno del Presidente Saddam Hussein  [655].

El objetivo de la intervención, tenía que ver, según el gobierno norteamericano, con “democratizar” al Medio Oriente, usando como modelo a Irak [656]. ¿Por qué querría el gobierno norteamericano pretender democratizar al Medio Oriente? ¿Razones humanitarias, o gobiernos funcionales a sus intereses? Dada la cultura en Medio Oriente, ¿sería factible democratizarlo, al menos de esta manera tan traumática? ¿El pueblo estaría preparado para esa democratización, existen líderes demócratas o EUA impondría a su gente, como lo hizo en el caso Afganistán?

Lo cierto es que los fundamentos del mantenimiento de la paz fueron pisoteados. La prohibición del recurso a la fuerza y a las conquistas territoriales resultantes, el respeto a la integridad territorial y a la independencia política de los otros pueblos, fueron ignorados.

¿LA INVASION A IRAK ESTUVO LEGALMENTE JUSTIFICADA?

El presidente de EUA, George W. Bush, en un mensaje radial dirigido al pueblo norteamericano el 5 de abril del 2003, justificó la guerra contra Irak señalando que las fuerzas de la coalición “sirven a una causa grande y justa, porque las naciones libres no van a sentarse a esperar a que sus enemigos planeen otro 11 de setiembre, esta vez quizá con terror químico, biológico o nuclear (...) al defender nuestra propia seguridad, estamos liberando al pueblo iraquí de uno de los regímenes más crueles de la tierra”  [657].

El marco legal utilizado por el gobierno norteamericano como argumento de la invasión fue la Resolución 687 del CS de la ONU, que establece los requisitos para Irak luego de la Guerra del Golfo de 1991.

Resolución 687 (1991) de 3 de abril de 1991

El Consejo de Seguridad,

Recordando sus resoluciones 660 (1990), de 2 de agosto de 1990, 661 (1990), de 6 de agosto de 1990, 662 (1990), de 9 de agosto de 1990, 664 (1990), de 18 de agosto de 1990, 665 (1990), de 25 de agosto de 1990, 666 (1990), de 13 de septiembre de 1990, 667 (1990), de 16 de septiembre de 1990, 669 (1990), de 24 de septiembre de 1990, 670 (1990), de 25 de septiembre de 1990, 674 (1990), de 29 de octubre de 1990, 677 (1990), de 28 de noviembre de 1990, 678 (1990), de 29 de noviembre de 1990, y 686 (1991), de 2 de marzo de 1991,

Acogiendo con beneplácito el restablecimiento de la soberanía, la independencia y la integridad territorial de Kuwait y el regreso a ese país de su legítimo Gobierno,

Afirmando el compromiso asumido por todos los Estados Miembros en relación con la soberanía, la integridad territorial y la independencia política de Kuwait y el Irak, y tomando nota del propósito manifestado por los Estados Miembros que cooperan con Kuwait de conformidad con el párrafo 2 de la resolución 678 (1990) de poner fin a su presencia militar en el Irak a la brevedad posible en consonancia con el párrafo 8 de la resolución 686 (1991),

Reafirmando la necesidad de tener seguridades de que las intenciones del Irak son pacíficas, habida cuenta de que ese país invadió y ocupó ilegalmente Kuwait,

Tomando nota de la carta, de fecha 27 de febrero de 1991, dirigida al Presidente del Consejo de Seguridad por el Primer Ministro Adjunto y Ministro de Relaciones Exteriores del Irag40, y de sus cartas de la misma fecha dirigidas al Presidente del Consejo de Seguridad y al Secretario General`, así como las que él les envió el 3S6 y el 5 de marzo” de conformidad con la resolución 686 (1991),

Observando que el Irak y Kuwait, en su calidad de Estados soberanos independientes, firmaron en Bagdad, el 4 de octubre de 1963, las “Minutas convenidas entre el Estado de Kuwait y la República del Irak sobre el restablecimiento de las relaciones de amistad, el reconocimiento y asuntos conexos” 58, por las que se reconocían oficialmente la frontera entre el Irak y Kuwait y la asignación de islas, instrumento que fue registrado en las

Naciones Unidas de conformidad con el Artículo 102 de la

Carta de las Naciones Unidas y en el que el Irak reconocía la independencia y la soberanía absoluta del Estado de Kuwait dentro de sus fronteras, tal como se había precisado y aceptado en la carta del Primer Ministro del Irak de fecha 21 de julio de 1932, y tal como había aceptado el gobernante de Kuwait en carta de fecha 10 de agosto de 1932,

Consciente de la necesidad de demarcar esa frontera,

Consciente también de que el Irak ha amenazado con utilizar armas en violación de las obligaciones que le incumben en virtud del Protocolo relativo a la prohibición del empleo en la guerra de gases asfixiantes, tóxicos o similares y de medios bacteriológicos, firmado en Ginebra el 17 de junio de 1925», y de que ese país ha utilizado anteriormente armas químicas, y afirmando que si el Irak volviese a utilizar esas armas se producirían graves consecuencias,

Recordando que el Irak ha firmado la Declaración final aprobada por todos los Estados participantes en la Conferencia de los Estados Partes en el Protocolo de Ginebra de 1925 y otros Estados interesados, celebrada en París del 7 al 11 de enero de 198960, por la que se estableció el objetivo de la eliminación universal de las armas químicas y biológicas,

Recordando también que el Irak ha firmado la Convención sobre la prohibición del desarrollo, la producción y el almacenamiento de armas bacteriológicas (biológicas) y toxínicas y sobre su destrucción, de 10 de abril de 197261,

Observando la importancia de que el Irak ratifique esa Convención,

Observando también la importancia de que todos los Estados se adhieran a esa Convención y dando su respaldo a la próxima celebración de la conferencia de examen encaminada a reforzar la autoridad, la eficacia y el alcance universal de la Convención,

Destacando la importancia de que la Conferencia de Desarme finalice pronto su labor relativa a una convención sobre la prohibición universal de las armas químicas y la adhesión universal a esa convención,

Consciente de que el Irak ha utilizado misiles balísticos en ataques no provocados y, por ello de la necesidad de adoptar medidas concretas respecto de los misiles balísticos emplazados en el Irak,

Preocupado por la información que obra en poder de Estados Miembros de que el Irak ha intentado adquirir materiales para utilizarlos en un programa de armas nucleares en contravención de las obligaciones que le impone el Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares, de lo de julio de 1968 62,

Recordando el objetivo de establecer una zona libre de armas nucleares en la región del Medio Oriente,

Consciente de que todas las armas de destrucción en masa constituyen una amenaza para la paz y la seguridad de la región y de la necesidad de propiciar el establecimiento de una zona libre de esas armas en el Medio Oriente,

Consciente también del objetivo de lograr un control equilibrado y general de los armamentos en la región,

Consciente además de la importancia de lograrlos objetivos mencionados anteriormente por todos los medios disponibles, incluido el diálogo entre los Estados de la región,

Observando que en la resolución 686 (1991) se levantaron las medidas impuestas por la resolución 661 (1990) en relación con Kuwait,

Observando también que, pese a los avances hacia el cumplimiento de las obligaciones establecidas en la resolución 686 (1991), aún se desconoce el paradero de muchos kuwatíes y nacionales de terceros Estados y no se han restituido algunos bienes,

Recordando que en la Convención internacional contra la toma de rehenes, que se abrió a la firma en Nueva York el 18 de diciembre de 1979, se tipifican todos los actos de toma de rehenes como manifestaciones de terrorismo internacional,

Deplorando las amenazas formuladas por el Irak, durante el reciente conflicto, de recurrir al terrorismo contra objetivos fuera del Irak y la toma de rehenes por el Irak,

Tornando nota con gran preocupación de los informes transmitidos por el Secretario General el 20 de marzo” y el 28 de marzo de 1991 y consciente de la necesidad de atender con urgencia a las necesidades humanitarias de Kuwait y el Irak,

Teniendo presente su objetivo de restablecer la paz y la seguridad internacionales en la región de conformidad con sus resoluciones recientes,

Consciente de la necesidad de adoptar las medidas siguientes de conformidad con el Capítulo VII de la Carta,

1. Afirma las trece resoluciones señaladas anteriormente, con la excepción de los cambios expresos que se indican a continuación para alcanzar los objetivos de la presente resolución, incluida una cesación oficial del fuego;

A

2. Exige que el Irak y Kuwait respeten la inviolabilidad de la frontera internacional y la asignación de islas establecidas en las “Minutas convenidas entre el Estado de Kuwait y la República del Irak sobre el restablecimiento de las relaciones de amistad, el reconocimiento y asuntos conexos” 58, firmadas por esos países en el ejercicio de su soberanía en Bagdad, el 4 de octubre de 196 registradas en las Naciones Unidas;

3. Pide al Secretario General que preste su asistencia para hacer arreglos con el Irak y Kuwait a fin de demarcar la frontera entre el Irak y Kuwait. utilizando para ello material apropiado, incluido los mapas transmitidos con la carta, de fecha 28 de marzo de 1991, que le dirigió el Representante Permanente del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte ante las Naciones Unidas, y que informe al respecto al Consejo de Seguridad en el plazo de un mes;

4. Decide garantizar la inviolabilidad de la frontera internacional mencionada y tomar, según corresponda, las medidas necesarias para ese fin de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas;

B

5. Pide al Secretario General que, tras consultar al Irak y a Kuwait, presente dentro del plazo de tres días al Consejo, para su aprobación, un plan para el despliegue inmediato de una unidad de observación de las Naciones Unidas que se encargue de vigilar la zona de Khor Abdullah y una zona desmilitarizada que se establece por la presente resolución y que tendrá diez kilómetros de ancho en el Irak y cinco kilómetros de ancho en Kuwait a contar desde la frontera mencionada en las “Minutas convenidas entre el Estado de Kuwait y la República del Irak sobre el restablecimiento de las relaciones de amistad, el reconocimiento y asuntos conexos”; de impedir las violaciones de la frontera con su presencia y con la supervisión de la zona desmilitarizada, y de observar todo acto hostil, o que pudiera ser hostil, emprendido desde el territorio de un Estado contra el otro; y pide también al Secretario General que informe al Consejo de Seguridad sobre el funcionamiento de esa unidad en forma periódica, e inmediatamente si se producen violaciones graves de la zona o posibles amenazas a la paz;

6. Señala que, tan pronto como el Secretario General notifique al Consejo que ha concluido el despliegue de la unidad de observación de las Naciones Unidas, se establecerán las condiciones para que las fuerzas de los Estados Miembros que cooperan con Kuwait de conformidad con la resolución 678 (1990) pongan fin a su presencia militar en el Irak en consonancia con la resolución 686 (1991);

C

7, Invita al Irak a reafirmar incondicionalmente las obligaciones que le impone el Protocolo relativo a la prohibición del empleo en la guerra de gases asfixiantes, tóxicos o similares y de medios bacteriológicos, firmado en Ginebra el 17 de junio de 192599, y a ratificar la Convención sobre la prohibición del desarrollo, la producción y el almacenamiento de armas bacteriológicas (biológicas) y toxínicas y sobre su destrucción, de 10 de abril de 197261;

8. Decide que el Irak deberá aceptar incondicionalmente la destrucción, remoción o neutralización, bajo supervisión internacional, de:

a) Todas las armas químicas y biológicas, todas las existencias de agentes y de todos los subsistemas y componentes conexos y todas las instalaciones de investigación, desarrollo, apoyo y fabricación;

b) Todos los misiles balísticos con un alcance de más de ciento cincuenta kilómetros y las principales partes conexas, así como las instalaciones de reparación y producción;

9. Decide también, para la aplicación del párrafo 8, lo siguiente:

a) Que el Irak deberá presentar al Secretario General, dentro del plazo de quince días a contar de la aprobación de la presente resolución, una declaración sobre el lugar de emplazamiento, la cantidad y el tipo de todos los elementos especificados en el párrafo 8, y deberá acceder a que se realice una inspección urgente sobre el terreno como se especifica a continuación;

b) Que el Secretario General, en consulta con los gobiernos pertinentes y, cuando corresponda, con el Director General de la Organización Mundial de la Salud, elabore y presente al Consejo para su aprobación, dentro del plazo de cuarenta y cinco días a contar de la aprobación de la presente resolución, un plan para la finalización de las siguientes actividades dentro del plazo de cuarenta y cinco días a contar de la aprobación del plan:

i) El establecimiento de una Comisión Especial que realizará una inspección inmediata sobre el terreno del potencial del Irak en materia de armas biológicas y químicas y misiles, sobre la base de las declaraciones del Irak y de la designación de otros lugares por la propia Comisión Especial;

ii) La entrega por el Irak a la Comisión Especial, para su destrucción, remoción o neutralización, teniendo en cuenta las necesidades de la seguridad pública, de todos los elementos que se indican en el inciso a) del párrafo 8, incluidos los elementos que se encuentren en los otros lugares designados por la Comisión Especial con arreglo al apartado i) del inciso b) del párrafo 9 y la destrucción por el Irak, bajo la supervisión de la Comisión Especial, de todo su potencial de misiles, incluidos los lanzamisiles, según se especifica en el inciso b) del párrafo 8;

iii) La prestación por la Comisión Especial al Director General del Organismo Internacional de Energía Atómica de la asistencia y la cooperación requeridas en los párrafos 12 y 13;

10. Decide además que el Irak deberá comprometerse incondicionalmente a no utilizar, desarrollar, construir ni adquirir los elementos especificados en los párrafos 8 y 9 y pide al Secretario General que, en consulta con la Comisión Especial, elabore un plan para la vigilancia y verificación permanentes en el futuro del cumplimiento por el Irak de las disposiciones del presente párrafo, plan que se presentará al Consejo para su aprobación dentro del plazo de ciento veinte días a contar de la aprobación de la presente resolución;

11. Invita al Irak a reafirmar incondicionalmente las obligaciones que le impone el Tratado sobre la no proliferación de armas nucleares, de lo de julio de 196862;

12. Decide que el Irak deberá acceder incondicionalmente a no adquirir ni desarrollar armas nucleares ni material que pueda utilizarse para armas nucleares, ni subsistemas, componentes o instalaciones de investigación, desarrollo, apoyo o fabricación relacionados con esos elementos; a presentar al Secretario General y al Director General del Organismo Internacional de Energía Atómica, dentro del plazo de quince días a contar de la aprobación de la presente resolución, una declaración sobre el lugar de emplazamiento, la cantidad y el tipo de todos los elementos especificados anteriormente; a colocar todo su material utilizable para anuas nucleares bajo el control exclusivo del Organismo, que se ocupará de su custodia y remoción con la asistencia y cooperación de la Comisión Especial según lo dispuesto en el plan del Secretario General mencionado en el inciso b) del párrafo 9; a aceptar, de conformidad con los arreglos estipulados en el párrafo 13, la inspección urgente in situ y la destrucción, remoción o neutralización de todos los elementos especificados anteriormente; y a aceptar el plan examinado en el párrafo 13 para la vigilancia y verificación permanentes en el futuro del cumplimiento de esos compromisos;

13. Pide al Director General del Organismo Internacional de Energía Atómica que, por conducto del Secretario General y con la asistencia y cooperación de la Comisión Especial, según lo estipulado en el plan del Secretario General mencionado en el inciso b) del párrafo 9, realice una inspección inmediata sobre el terreno del potencial nuclear del Irak sobre la base de las declaraciones del Irak y de la designación de otros lugares por la Comisión Especial; que elabore un plan, para su presentación al Consejo dentro del plazo de cuarenta y cinco días, para la destrucción, remoción o neutralización, según proceda, de todos los elementos indicados en el párrafo 12; que ejecute ese plan dentro del plazo de cuarenta y cinco días a contar de la aprobación de éste por el Consejo de Seguridad, y que elabore un plan, habida cuenta de los derechos y obligaciones del Irak con arreglo al Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares, para la vigilancia y verificación permanentes en el futuro del cumplimiento por el Irak de lo dispuesto en el párrafo 12, incluido un inventario de todo el material nuclear existente en el Irak sujeto a la verificación y las inspecciones del Organismo a fin de confirmar que las salvaguardias del Organismo abarquen todas las actividades nucleares pertinentes del Irak, plan que se presentará al Consejo de Seguridad para su aprobación dentro del plazo de ciento veinte días a contar de la aprobación de la presente resolución;

14. Observa que las medidas que deberá adoptar el Irak de conformidad con los párrafos 8 a 13 constituyen un paso hacia la meta de establecer en el Medio Oriente una zona libre de armas de destrucción en masa y de todos los misiles vectores de esas armas, y hacia el objetivo de una prohibición total de las armas químicas;

D

15. Pide al Secretario General que informe al Consejo sobre las medidas que se adopten para facilitar la restitución de todos los bienes kuwaitíes de que se ha apoderado el Irak, incluida una lista de los bienes que Kuwait sostiene que no se han restituido o que no se han restituido intactos;

E

16. Reafirma que el Irak, independientemente de sus deudas y obligaciones anteriores al 2 de agosto de 1990, que se considerarán por los conductos normales, es responsable ante los gobiernos, los nacionales y las empresas extranjeros, con arreglo al derecho internacional, por toda pérdida directa y daño directo, incluidos los daños al medio ambiente y la destrucción de recursos naturales, y por todo perjuicio directo resultante de la invasión y ocupación ilícitas de Kuwait;

17. Decide que las declaraciones formuladas por el Irak desde el 2 de agosto de 1990 en que repudia su deuda externa son nulas y carentes de validez y exige que el Irak adhiera escrupulosamente a todas sus obligaciones relativas al servicio y la amortización de su deuda externa;

18. Decide también crear un fondo para pagar indemnizaciones en respuesta a las reclamaciones que se presenten con arreglo al párrafo 16 y establecer una Comisión que administrará el fondo;

19. Asigna al Secretario General la tarea de elaborar y presentar al Consejo para su decisión, a más tardar dentro del plazo de treinta días a contar de la aprobación de la presente resolución, recomendaciones respecto del Fondo que se ha de crear de conformidad con el párrafo 18 y respecto de un programa para la aplicación de las decisiones contenidas en los párrafos 16 a 18, incluido lo siguiente: la administración del Fondo; los mecanismos para determinar el nivel apropiado de la contribución del Irak al Fondo sobre la base de un porcentaje del valor de sus exportaciones de petróleo y de productos de petróleo, hasta un máximo que el Secretario General sugerirá al Consejo teniendo en cuenta las necesidades del pueblo del

Irak, la capacidad de pago del Irak, evaluada conjuntamente con instituciones financieras internacionales y habida cuenta del servicio de la deuda externa, y las necesidades de la economía iraquí; los arreglos para garantizar que se hagan pagos al Fondo; el proceso por el cual se asignarán los fondos y se harán pagos en respuesta a las reclamaciones; los procedimientos adecuados para evaluar las pérdidas, establecer listas de reclamaciones y verificar su validez y resolver las disputas respecto de reclamaciones en relación con la responsabilidad del Irak especificada en el párrafo 16; y la composición de la Comisión mencionada anteriormente;

F

20. Decide, con efecto inmediato, que la prohibición de la venta o suministro al Irak de artículos o productos que no sean medicamentos o suministros médicos y la prohibición de transacciones financieras conexas de conformidad con la resolución 661 (1990) no se aplicarán a los alimentos sobre los que se notifique al Comité del Consejo de Seguridad establecido en virtud de la resolución 661 (1990) relativa a la situación entre el Irak y Kuwait ni, con sujeción a la aprobación de dicho Comité mediante el procedimiento simplificado y acelerado de “no objeción”, a los materiales y suministros destinados a subvenir a necesidades esenciales de la población civil, conforme se especifica en el informe del Secretario General de fecha 20 de marzo de 1991x', ni a otros casos respecto de los cuales el Comité determine la existencia de una necesidad de carácter humanitario;

21. Decide examinar cada sesenta días las disposiciones del párrafo 20 a la luz de las políticas y prácticas seguidas por el Gobierno del Irak, incluso en lo concerniente a la aplicación de todas las resoluciones pertinentes del Consejo, con el objeto de determinar si se procederá a reducir o levantar las prohibiciones allí mencionadas.

22. Decide también que, una vez que el Consejo haya aprobado el programa solicitado en el párrafo 19 y que esté de acuerdo en que el Irak ha adoptado todas las medidas previstas en los párrafos 8 a 13, quedarán sin fuerza ni efecto la prohibición de importar artículos y productos originarios del Irak y la prohibición de realizar transacciones financieras conexas, que figuran en la resolución 661 (1990);

23. Decide además que, hasta tanto el Consejo adopte las medidas a que se refiere el párrafo 22, se facultará al Comité del Consejo de Seguridad establecido en virtud de la resolución 661 (1990) relativa a la situación entre el Irak y Kuwait a aprobar excepciones a la prohibición de importar artículos y productos originarios del Irak, cuando ello sea necesario a fin de garantizar que el Irak disponga de recursos financieros suficientes para realizar las actividades previstas en el párrafo 20;

24. Decide que, de conformidad con la resolución 661 (1990) y resoluciones posteriores conexas y hasta que el Consejo adopte una nueva decisión al respecto, todos los Estados continuarán impidiendo la venta o suministro al Irak, o la promoción o facilitación de tal venta o suministro, por sus nacionales, o desde sus territorios, o utilizando buques o aeronaves de su pabellón de:

a) Armas y material conexo de todo tipo, con inclusión expresa de la venta o la transferencia por otros medios de todo tipo de equipo militar convencional, incluido el destinado a fuerzas paramilitares, así como de componentes y repuestos para dicho equipo y los medios de producirlos;

b) Los elementos especificados y definidos en los párrafos 8 y 12 que no estén de otro modo incluidos en el inciso anterior,

c) Tecnología sujeta a acuerdos de concesión de licencia u otros acuerdos de transferencia relativos a la producción, la utilización o la acumulación de los artículos especificados en los incisos a) y b);

d) Personal o materiales para fines de capacitación o servicios técnicos de apoyo relacionados con el diseño, el desarrollo, la manufactura, el uso, el mantenimiento o los elementos de apoyo a los artículos especificados en los incisos a) y b);

25. Exhorta a todos los Estados y organizaciones internacionales a obrar estrictamente de conformidad con el párrafo 24, aunque existan contratos, acuerdos, licencias o arreglos de cualquier otro tipo;

26. Pide al Secretario General que, en consulta con los gobiernos correspondientes, formule en un plazo de sesenta días, para su aprobación por el Consejo, directrices para facilitar el pleno cumplimiento en el plano internacional de los párrafos 24, 25 y 27, y que las facilite a todos los Estados y establezca un procedimiento para la actualización periódica de dichas directrices;

27. Exhorta a todos los Estados a establecer en cada país controles y procedimientos y adoptar otras medidas en consonancia con las directrices que formule el Consejo con arreglo al párrafo 26 y que puedan ser necesarios para garantizar el cumplimiento de los términos del párrafo 24, y exhorta a las organizaciones internacionales a adoptar todas las medidas apropiadas para ayudar a garantizar ese pleno cumplimiento;

28. Conviene en examinar regularmente, y en cualquier caso a los ciento veinte días de la aprobación de la presente resolución, las decisiones consignadas en los párrafos 22 a 25, con excepción de los elementos que se precisan y definen en los párrafos 8 y 12, tomando en cuenta el cumplimiento por el Irak de la presente resolución y los progresos realizados en general en lo que respecta al control de los armamentos en la región;

29. Decide que todos los Estados, incluido el Irak, deberán adoptar las medidas necesarias para garantizar que no se atienda ninguna reclamación formulada en nombre del Gobierno del Irak o de cualquier persona u órgano del Irak, o de cualquier persona que presente la reclamación por intermedio o en beneficio de cualquiera de esas personas u órganos, en relación con cualquier contrato o transacción de otro tipo cuya ejecución fuera afectada por las medidas adoptadas por el Consejo en la resolución 661 (1990) y resoluciones conexas;

G

30. Decide que, para dar cumplimiento al compromiso que ha asumido de facilitar la repatriación de todos los nacionales de Kuwait o de terceros Estados, el Irak deberá prestar toda la cooperación necesaria al Comité Internacional de la Cruz Roja suministrando listas de dichas personas, facilitando el acceso del Comité Internacional a dichas personas, sea cual fuere el lugar en que se encuentren o en que estén detenidas, y facilitando la búsqueda por el Comité Internacional de los nacionales de Kuwait y de terceros Estados cuyo paradero aún no se haya establecido;

31. Invita al Comité Internacional de la Cruz Roja a mantener informado al Secretario General, según proceda, de todas las actividades emprendidas para facilitar la repatriación o el regreso de todos los nacionales de Kuwait y de terceros Estados que se encontraran en el Irak a partir del 2 de agosto de 1990, o la repatriación o la devolución de sus restos;

H

32. Exige que el Irak informe al Consejo que no cometerá ni apoyará ningún acto de terrorismo internacional ni permitirá que funcione en su territorio ninguna organización orientada hacia la realización de tales actos, y que condene inequívocamente y renuncie a todos los actos, métodos y prácticas propios del terrorismo;

33. Declara que una vez que el Irak haya notificado oficialmente al Secretario General y al Consejo de Seguridad su aceptación de las disposiciones anteriores entrará en vigor una cesación oficial del fuego entre el Irak y Kuwait y los Estados Miembros que cooperan con Kuwait de conformidad con la resolución 678 (1990);

34. Decide seguir considerando esta cuestión y adoptar las medidas ulteriores que sean necesarias para la aplicación de la presente resolución y para garantizar la paz y la seguridad en la región.

Aprobada en la 2981 sesión por 12 votos contra 1 (Cuba) y 2 abstenciones (Ecuador, Yemen).

El apartado 32 de la Resolución 687 ha sido relacionado con el punto 2) de la Resolución 1373, a los efectos de justificar la invasión.

De todas formas, la Resolución 687 remite al CS de la ONU y no a EUA el resolver sobre el caso Irak.

Resolución 1373

Aprobada por el Consejo de Seguridad en su 4385ª sesión, celebrada el 28 de septiembre de 2001

El Consejo de Seguridad,

Reafirmando sus resoluciones 1269 (1999) de 19 de octubre de 1999 y 1368 (2001) de 12 de septiembre de 2001, Reafirmando también su condena inequívoca de los ataques terroristas ocurridos en Nueva York, Washington, D.C., y Pennsylvania el 11 de septiembre de 2001, y expresando su determinación de prevenir todos los actos de esa índole, Reafirmando asimismo que esos actos, al igual que todo acto de terrorismo internacional, constituyen una amenaza a la paz y la seguridad internacionales, Reafirmando el derecho inmanente de legítima defensa individual o colectiva reconocido en la Carta de las Naciones Unidas y confirmado en la resolución 1368 (2001),

Reafirmando la necesidad de luchar con todos los medios, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas, contra las amenazas a la paz y la seguridad internacionales representadas por los actos de terrorismo,

Profundamente preocupado por el aumento, en varias regiones del mundo, de actos de terrorismo motivados por la intolerancia o el extremismo,

Insta a los Estados a trabajar de consuno urgentemente para prevenir y reprimir los actos de terrorismo, en particular acrecentando su cooperación y cumpliendo plenamente los convenios internacionales contra el terrorismo que sean pertinentes,

Reconociendo la necesidad de que los Estados complementen la cooperación internacional adoptando otras medidas para prevenir y reprimir en sus territorios, por todos los medios legales, la financiación y preparación de esos actos de terrorismo,

Reafirmando el principio establecido por la Asamblea General en su declaración de octubre de 1970 (2625) (XXV)) y confirmado por el Consejo de Seguridad en su resolución 1189 (1998), de 13 de agosto de 1998, a saber, que todos los Estados tienen el deber de abstenerse de organizar, instigar y apoyar actos terroristas perpetrados en otro Estado o de participar en ellos, y de permitir actividades organizadas en su territorio encaminadas a la comisión de dichos actos,

Actuando en virtud del Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas,

1. Decide que todos los Estados:

a) Prevengan y repriman la financiación de los actos de terrorismo;

b) Tipifiquen como delito la provisión o recaudación intencionales, por cualesquiera medios, directa o indirectamente, de fondos por sus nacionales o en sus territorios con intención de que dichos fondos se utilicen, o con conocimiento de que dichos fondos se utilizarán, para perpetrar actos de terrorismo;

c) Congelen sin dilación los fondos y demás activos financieros o recursos económicos de las personas que cometan, o intenten cometer, actos de terrorismo o participen en ellos o faciliten su comisión; de las entidades de propiedad o bajo el control, directos o indirectos, de esas personas, y de las personas y entidades que actúen en nombre de esas personas y entidades o bajo sus órdenes, inclusive los fondos obtenidos o derivados de los bienes de propiedad o bajo el control, directos o indirectos, de esas personas y de las personas y entidades asociadas con ellos;

d) Prohíban a sus nacionales o a todas las personas y entidades en sus territorios que pongan cualesquiera fondos, recursos financieros o económicos o servicios financieros o servicios conexos de otra índole, directa o indirectamente, a disposición de las personas que cometan o intenten cometer actos de terrorismo o faciliten su comisión o participen en ella, de las entidades de propiedad o bajo el control, directos o indirectos, de esas personas y de las personas y entidades que actúen en nombre de esas personas o bajo sus órdenes;

2. Decide también que todos los Estados:

a) Se abstengan de proporcionar todo tipo de apoyo, activo o pasivo, a las entidades o personas que participen en la comisión de actos de terrorismo, inclusive reprimiendo el reclutamiento de miembros de grupos terroristas y eliminando el abastecimiento de armas a los terroristas;

b) Adopten las medidas necesarias para prevenir la comisión de actos de terrorismo, inclusive mediante la provisión de alerta temprana a otros Estados mediante el intercambio de información;

c) Denieguen refugio a quienes financian, planifican o cometen actos de terrorismo, o prestan apoyo a esos actos, o proporcionan refugios;

d) Impidan que quienes financian, planifican, facilitan o cometen actos de terrorismo utilicen sus territorios respectivos para esos fines, en contra de otros Estados o de sus ciudadanos;

e) Aseguren el enjuiciamiento de toda persona que participe en la financiación, planificación, preparación o comisión de actos de terrorismo o preste apoyo a esos actos, y aseguren que, además de cualesquiera otras medidas de represión de esos actos que se adopten, dichos actos de terrorismo queden tipificados como delitos graves en las leyes y otros instrumentos legislativos internos y que el castigo que se imponga corresponda a la gravedad de esos actos de terrorismo;

f) Se proporcionen recíprocamente el máximo nivel de asistencia en lo que se refiere a las investigaciones o los procedimientos penales relacionados con la financiación de los actos de terrorismo o el apoyo prestado a éstos, inclusive por lo que respecta a la asistencia para la obtención de las pruebas que posean y que sean necesarias en esos procedimientos;

g) Impidan la circulación de terroristas o de grupos terroristas mediante controles eficaces en frontera y controles de la emisión de documentos de identidad y de viaje, y mediante la adopción de medidas para evitar la falsificación, la alteración ilegal y la utilización fraudulenta de documentos de identidad y de viaje;

3. Exhorta a todos los Estados a:

a) Encontrar medios para intensificar y agilizar el intercambio de información operacional, especialmente en relación con las actividades o movimientos de terroristas individuales o de redes de terroristas; los documentos de viaje alterados ilegalmente o falsificados; el tráfico de armas, explosivos o materiales peligrosos; la utilización de tecnologías de las comunicaciones por grupos terroristas y la amenaza representada por la posesión de armas de destrucción en masa por parte de grupos terroristas;

b) Intercambiar información de conformidad con el derecho internacional y la legislación interna y cooperar en las esferas administrativas y judiciales para impedir la comisión de actos de terrorismo;

c) Cooperar, en particular mediante acuerdos y convenios bilaterales y multilaterales, para impedir y reprimir los ataques terroristas, y adoptar medidas contra quienes cometan esos actos;

d) Adherirse tan pronto como sea posible a los convenios y protocolos internacionales pertinentes relativos al terrorismo, inclusive el Convenio Internacional para la represión de la financiación del terrorismo, de 9 de diciembre de 1999;

e) Fomentar la cooperación y aplicar plenamente los convenios y protocolos internacionales pertinentes relativos al terrorismo, así como las resoluciones del Consejo de Seguridad 1269 (1999) y 1368 (2001);

f) Adoptar las medidas apropiadas de conformidad con las disposiciones pertinentes de la legislación nacional y el derecho internacional, inclusive las normas internacionales en materia de derechos humanos, antes de conceder el estatuto de refugiado, con el propósito de asegurarse de que el solicitante de asilo no haya planificado o facilitado actos de terrorismo ni participado en su comisión;

g) Asegurar, de conformidad con el derecho internacional, que el estatuto de refugiado no sea utilizado de modo ilegítimo por los autores, organizadores o patrocinadores de los actos de terrorismo, y que no se reconozca la reivindicación de motivaciones políticas como causa de denegación de las solicitudes de extradición de presuntos terroristas;

4. Observa con preocupación la conexión estrecha que existe entre el terrorismo internacional y la delincuencia transnacional organizada, las drogas ilícitas, el blanqueo de dinero, el tráfico ilícito de armas y la circulación ilícita de materiales nucleares, químicos, biológicos y otros materiales potencialmente letales, y a ese respecto pone de relieve la necesidad de promover la coordinación de las iniciativas en los planos nacional, subregional, regional e internacional, para reforzar la respuesta internacional a este reto y amenaza graves a la seguridad internacional;

5. Declara que los actos, métodos y prácticas terroristas son contrarios a los propósitos y principios de las Naciones Unidas y que financiar intencionalmente actos de terrorismo, planificarlos e incitar a su comisión también es contrario a dichos propósitos y principios de las Naciones Unidas;

6. Decide establecer, de conformidad con el artículo 28 de su reglamento provisional, un Comité del Consejo de Seguridad integrado por todos los miembros del Consejo, para verificar la aplicación de la presente resolución, con la asistencia de los expertos que se consideren apropiados, y exhorta a todos los Estados a que informen al Comité, a más tardar 90 días después de la fecha de aprobación de la resolución y con posterioridad conforme a un calendario que será propuesto por el Comité, de las medidas que hayan adoptado para aplicar la presente resolución;

7. Pide al Comité que establezca sus tareas, presente un programa de trabajo en el plazo de 30 días después de la aprobación de la presente resolución y determine el apoyo que necesita, en consulta con el Secretario General;

8. Expresa su determinación de adoptar todas las medidas necesarias para asegurar la aplicación plena de la presente resolución de conformidad con las funciones que se le asignan en la Carta;

9. Decide seguir ocupándose de la cuestión.

Cabe destacar que, EUA violó la prohibición que hace la Carta de la ONU y el Pacto Brian-Kellog de 1928, del uso de la fuerza. Su acción no estuvo comprendida en el Artículo 51 de la Carta de la ONU, ya que no había lugar para invocar la legítima defensa. En todo caso, el CS de la ONU debió intervenir inmediatamente de iniciado el conflicto, de acuerdo como lo establece la Carta de la ONU.

Un tema destacable, es que el CS de la ONU, desde el punto de vista de la representatividad por religiones, no comprende al islamismo. Tiene representados al catolicismo, el protestantismo, la iglesia anglicana, la iglesia ortodoxa y el budismo.

Lo significativo, más allá de los aspectos legales y de la falta de una decisión multilateral, es el temor al “unilateralismo” de EUA basado en la fuerza y la posibilidad de que construya un imperio.

ROL DEL CS DE LA ONU CUANDO UN MIEMBRO ATACA

El Pacto Brian-Kellogg del 26 de Agosto de 1928, establecía la no utilización de la guerra como instrumento de política nacional y acordaba no buscar la resolución de las disputas, cualquiera fuera su origen, por otros medios que no fueran los pacíficos. El Tratado sirvió solamente una vez como base para una solución pacífica: en el año 1929, en el conflicto entre China y la URSS, sobre la línea de ferrocarril en Manchuria. Dicha solución quedó sin efecto en 1930-1931, cuando Japón, sin declaración de guerra, inició la ocupación de Manchuria; su aplicación fue igualmente imposible en 1935, con ocasión de la agresión italiana a Etiopía y en las siguientes agresiones fascistas y nazistas en Europa  [658].

En el caso Irak (2003) el gobierno de George W. Bush rompió, entre otras cosas, con este Pacto. Pero, lo más grave, fue que Irak, al ser atacado por EUA sin la autorización del CS de la ONU, debía esgrimir el uso de la legítima defensa; es más, el CS de la ONU debió intervenir inmediatamente, de acuerdo con los establecido por la Carta de la ONU, para frenar el conflicto y buscar una solución pacífica, que, en definitiva era la que se venía buscando a través de los inspectores de armas de la ONU.

Ninguna de estas circunstancias se dio, procediendo el “derecho” del más fuerte, sin que la “comunidad internacional” tuviera poder suficiente como para hacer que el derecho internacional y los pactos se cumplieran.

El Papa Juan Pablo II condenó el 25 de Marzo del 2003, el uso de la guerra como instrumento para resolver conflictos entre los Estados, a excepción de la “lícita defensa contra el agresor”, y revindicó a los movimientos pacifistas que demuestran que la opción bélica es repudiada por gran parte de la humanidad  [659]. De esta manera, planteó la posibilidad de que Irak se defendiera legítimamente frente al agresor EUA, que decidió atacar por motivos que estuvieron más cerca de lo político que de la defensa nacional que George W. Bush esgrimió.

Es más, cuando el CS se encuentra bloqueado por un veto, la AG puede sustituirlo. Lo hizo en el pasado, por iniciativa del Secretario de Estado de EUA, Dean Acheson, en el caso de Corea (1950), creando y haciendo adoptar por la AG de la ONU el 3 de noviembre de 1950 la Resolución 377 A (V) “Unidos Para la Paz” [660], a pesar de que la AG tiene explícitamente prohibido hacer recomendaciones sobre temas que se encuentran en la agenda del CS. Esta rehabilitación del rol de la AG sería muy fecunda para el futuro de la ONU, amenazada por el naufragio a causa de su impotencia.

En la década de los ‘90, los Estados africanos occidentales, incluyendo a Nigeria y Ghana, intervinieron en las guerras civiles de Liberia y Sierra Leona. El CS no aprobó este procedimiento. La campaña de la OTAN contra Belgrado para prevenir la “limpieza étnica” en Kosovo (1999) también careció de una resolución del CS.

Con el inicio de los acontecimientos bélicos, se planteó la necesidad de una reunión de emergencia del CS de la ONU, por pedido de los países integrantes de la Liga Arabe y el Movimiento de Países No Alineados. El Secretario General de la ONU, Kofi Annan, propuso al CS una resolución de ayuda humanitaria que estuviera basada en el programa “petróleo por alimentos”, dado que poseía la infraestructura necesaria para hacer llegar la ayuda a la población, que con la guerra se veía privada de toda ayuda, al haberse suspendido el programa.

Poco antes del pedido de sesión del CS por la Liga Arabe, el Vicepresidente de Irak, Taha Yassin Ramadan, había criticado a las naciones árabes por no haber tomado una posición más decidida sobre el ataque estadounidense. Ramadan dejó en claro que con palabras de condena no bastaba y llamó, sin éxito, a los miembros de la Liga Árabe a cortar el suministro de petróleo a EUA y Gran Bretaña [661].

El Canciller ruso, Igor Ivanov, señaló por su parte que la guerra en Irak era contraproducente, y llamó al fin de las hostilidades lo antes posible.

El Primer Ministro de Francia, Jean-Pierre Raffarin señaló el 3 de abril del 2003, en la víspera de la reunión de Cancilleres en París, que EUA cometió un error “moral, político y estratégico” al entrar en una guerra con Irak y lamentó “la violencia extrema”. Aclaró que Francia no era anti EUA pero señaló que la relación amistosa permitía la franqueza y que “se tendría que haber dicho que había una alternativa a la guerra”. Agregó que Francia estaba del lado de la paz y la ley y “creemos que con esta guerra se ha infringido la ley” [662].

De todas formas, la reunión de emergencia del CS no se llevó a cabo, más allá de todo comentario, mostrando, también, el grado de debilidad, por parte del resto de las potencias miembro del CS.



© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, La Construcción de un Orden Mundial Imperial, (Buenos Aires, Edic. del Autor, 2003), ISBN: 987-43-6267-7


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com


 

[649] Bush Dice que Llegó “el Momento de la Verdad” Sobre Irak, en CNN en español, http://www.cnnenespanol.com. 16 de Marzo del 2003.
[650] Bush: “Llega la Hora de la Verdad”, en BBC Mundo en español, 16 de Marzo del 2003. http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/news/newsid_2855000/2855773.stm.
[651] Bush: “Mañana Será el Momento de la Verdad Para el Mundo”, en Diario Clarín, Buenos Aires, 16 de Marzo del 2003.
[652] Día Decisivo Para la Guerra: Definen el Ultimátum a Irak, en Diario La Nación, Buenos Aires, 16 de Marzo del 2003.
[653] No Esperarán una Resolución de la ONU Para Atacar, en Diario Clarín, Buenos Aires, 17 de Marzo del 2003.
[654] Frustración y Rabia Entre los Inspectores que Dejan Irak, en Diario Clarín, Buenos Aires, 19 de Marzo del 2003.
[655] EUA Bombardea Irak, Mientras Inicia la Invasión por Tierra, en CNN en español, http://www.cnnenespanol.com. 20 de Marzo del 2003.
[656] Bernstein, Richard, “La Nueva Estrategia de EUA: Actuar Solo y Reconstruir el Mundo”, en Diario La Nación, Buenos Aires, 24 de Marzo del 2003. Reproducido del The New York Times. Traducción: Luis Hugo Pressenda.
[657] Bush Justificó su Ataque a Bagdad, en Diario Clarín, Buenos Aires, 6 de Abril del 2003.
[658] Fenwick, Charles G., Derecho Internacional, (Buenos Aires, Editorial Omeba, 1963), págs. 787-788.
[659] “Es Lícita la Defensa Contra el Agresor”, en Diario La Nación, Buenos Aires, 26 de Marzo del 2003.
[660] Verdross, Alfred, Derecho Internacional Público, (Madrid, Aguilar, 1963), págs. 444, 562. Puig, Juan Carlos, Derecho de la Comunidad Internacional, (Bs. As., Depalma, 1974), Vol. I, pág. 79 y ss.
[661] La ONU Vuelve a Hablar de Irak, en BBC Mundo en español, 25 de Marzo del 2003. http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/news/newsid_2886000/2886727.stm.
[662] Opositores a Guerra Piden Rol Para ONU, en BBC Mundo en español, 4 de Abril del 2003.