Tapa Orden Mundial Imperial

 

Home






Capítulo XVII

¿REVERTIR LAS TENDENCIAS?

Frente al poder, nada es posible sin construir un verdadero “contra-poder” o un “poder alternativo no confrontativo”.

Mientras los gobiernos del G-7 continúen con las medidas hasta ahora implementadas, sin que haya frenos verdaderos, resulta imposible lograr algo.

Si se siguen los criterios de la “Teoría de la Dependencia”, que establecía que si el “centro” no modifica su actitud, la “periferia” no podrá lograr su objetivo de alcanzar el desarrollo, nunca se podrá alcanzar tal objetivo. Es la propia periferia la que debe construir poder 280, en forma no necesariamente “confrontativa”, como muchos pseudo-intelectuales o “intelectuales mercenarios” han plantado. No existen dos alternativas y sólo dos: confrontar o subordinarse. Entre medio hay muchas alternativas. La hoy UE lo ha demostrado, y los casos Japón y la República Federal Alemana post 1945 lo han hecho por la vía individual, sin necesariamente confrontar con el poder dominante. Han desarrollado un sistema de poder de sumas variables o de suma no “cero”, en el que lo que se gana, no necesariamente otro lo pierde. Esto requiere de una élite dirigente consubstanciada de estos criterios y también de voluntad política que se oriente en este sentido, pero, por sobre todo, de madurez de la población y, en los casos de la periferia, tal madurez, aún está lejos.

La realidad se maneja con la dialéctica del poder y los intereses, y no con la del derecho. A menos que ese derecho esté respaldado de poder suficiente para su aplicación y para sancionar a quienes no lo cumplan, de forma “suprema”. En esto, el Tercer Mundo ha tenido grandes logros alcanzando a imponer, por el voto mayoritario, principios internacionales en su propio beneficio en foros multilaterales como la AG de la ONU, pero careció de poder de implementación, a la vez que de cohesión en el plano “Sur-Sur”.

Hasta hace alrededor de un siglo, la mayoría de los países europeos consideraba a la democracia como un régimen perverso y malévolo que debía ser evitado a cualquier precio. Y sin embargo las luchas populares hicieron posible la democratización.

Si hubiera voluntad política, los cambios planteados más arriba podrían llevarse a cabo sin grandes contratiempos. Claro está que aquella no habrá de surgir espontáneamente, sino que, al igual que tantas otras conquistas en favor de la democracia, la justicia y la igualdad, será obra de la participación y la organización.

        AMERICA LATINA SE FRAGMENTA

América Latina, más allá de sus ventajas comparativas y competitivas en recursos naturales, minerales y alimentarios, estratégicos y no estratégicos, en tierra y en el mar, está lejos de una cohesión y convergencia hacia un proyecto común de construcción de poder. Muy por el contrario, continúa transitando el camino de la fragmentación, el debilitamiento y la subordinación.

        TEMAS PREVIOS

1) Los procesos integrativos en América Latina se dan en forma diferencial a lo que fue en Europa, que se orientó en el sentido de un proceso estratégico. En América Latina son “áreas de comercio desarancelizadas”, que no constituyen ni se orientan en el sentido de una “alianza estratégica”.

2) Desde hace años, se viene dando un proceso de “desarticulación” del Estado-Nación y en América Latina los gobiernos han favorecido esto, más que impedirlo, permitiendo que se beneficien los intereses de los actores privados, especialmente transnacionales, más que los nacionales o regionales.

3) Los procesos integrativos en la actualidad, deben darse bajo las reglas de la OMC que demandan “regionalismo abierto” y el Consenso de Washington de 1989.

Un buen ejemplo de ello, es la Comunidad Andina de Naciones (CAN) que abandonó los objetivos originales del Pacto Andino, de alcanzar desarrollo regional a través de las Decisiones 24: tratamiento al capital extranjero, patentes, marcas y regalías, 46: generación de multinacionales andinas y 57: desarrollo del sector metal-mecánica. Cabe destacar que esta legislación andina se desarrolló a partir del modelo de la legislación japonesa de las post segunda guerra mundial, que le permitió a ese país alcanzar los niveles de desarrollo e industrialización que hoy tiene.

4) América Latina, al igual que la mayoría de los Estados de la periferia, sigue los criterios ideológicos dominantes, sin procurar construir, en el mediano-largo plazo, su destino, ni una mejor inserción en el contexto global.

5) Sus gobiernos, no toman en cuenta que, más allá del comercio libre, es importante de qué forma la región se inserta en el proceso de globalización, de manera tal de ser activa, y no ser “globalizada”.

6) Todo país o región, comercia lo que produce, y América Latina produce mayoritariamente commodities. Lo que se comercia, en general, son manufacturas hechas por las subsidiarias de transnacionales.

7) Hay una tendencia mundial a la conformación de conglomerados geo-económicos. Esto puede responder al concepto de comercio libre regionalizado o a una nueva forma de agrupación social, a cambio del Estado-Nación: ¿Estado-Región? En el caso latinoamericano, tal conformación no ha sido considerada por la dirigencia como una forma de fortalecer la capacidad de desempeño, sino de aumentar el comercio libre, lo que sigue siendo aprovechado por las subsidiarias de las transnacionales en beneficio propio.

8) En la UE, se generó un proceso de supranacionalidad, basado en el derecho comunitario que se fue gestando. En América Latina la supranacionalidad está dada por la injerencia de otros Estados como EUA, de organismos internacionales como el FMI o por la actividad y demandas de los actores transnacionales.

        TENDENCIAS EN EL MERCOSUR

Podríamos armar un cuadro de tendencias, para observar cómo está ubicado el MERCOSUR en relación con los segmentos básicos de relacionamiento a nivel mundial. De esta manera se podrían ver los posibles escenarios MERCOSUR y sus posibilidades.

Tabla 1 Relacionamiento en el MERCOSUR

TENDENCIAS DEL RELACIONAMIENTO EN EL MERCOSUR [282]

TEMAS/ VARIABLES

FINANZAS

COMERCIO

INDUSTRIA

CIENCIA & TECNOLOGIA

CONFLICTOS

SEGURIDAD

SISTEMAS POLITICOS

SITUACIONES BASICAS

Conflictos macroeconómicos por problemas monetarios.

Búsqueda poco exitosa de una moneda del MERCOSUR, más allá de propuestas del nuevo presidente de Brasil “Lula” Da Silva.

Competencia en áreas controladas por transnacionales alimentarias y automotrices. No hay complementación.

No existe cooperación ni complementación en el sector industrial. América Latina quedó fuera del esquema de producción dominante a nivel mundial 282.

No hay cooperación en las áreas científica ni tecnológica. Argentina produce software y Brasil Hardware, pero no actúan conjuntamente. Se abandonó el avión CBA-123 que iba a producir Fabricaciones de Aviones de Córdoba con Embraer; Argentina produce satélites y Brasil tiene capacidad de lanzadera de cohetes; pero no lo hacen en conjunto.

La mayoría de las relaciones en el MERCOSUR giran alrededor de los conflictos entre Argentina y Brasil. E la actualidad, especialmente por la competencia generada por las empresas transnacionales.

No existe un sistema de seguridad del MERCOSUR. La seguridad está manejada por EUA según sus propios intereses y agenda.

Los sistemas políticos están actualmente cooptados por las directivas sobre democracia -controlada y delegativa- de EUA y por las calificaciones que los actores transnacionales hacen acerca de las ventajas que traen a las inversiones e instalación de empresas.

PRINCIPALES ACTORES

Banca; calificadoras de riesgo país; FMI; otros organismos multilaterales de pago; EUA.

Debería buscarse la creación de un Fondo Monetario Latinoamericano utilizando la existencia de FONPLATA, la CAF y el Fondo Latinoamericano de Reservas.

Brasil, Argentina, Subsidiarias de transnacionales automotrices y alimentarias.

Brasil, subsidiarias de empresas transnacionales especialmente las localizadas en Brasil.

Subsidiarias de transnacionales, Brasil.

Argentina en un muy bajo nivel y sin coordinación.

Gobiernos, empresas.

Otros conflictos: los sin tierra en Brasil, piqueteros, desempleados, diferentes sectores de sociedad civil en Argentina y manifestaciones similares en Paraguay y Uruguay.

EUA y oficinas de EUA, como DEA en narcotráfico; o a través de Embajadas por el tema de terrorismo, o bases de datos para controlar movimientos y/o actividades de ciudadanos en el planeta.

Sistemas de defensa de Brasil y Argentina cumplen más bien un rol secundario.

Democracias delegativas, cooptadas, con bajo índice de participación y gran injerencia de actores transnacionales, como calificadoras de riesgo país y supraestatales, como FMI o presiones de Estados como EUA.

VENTAJAS COMPARATIVAS Y COMPETITIVAS

Control sobre la toma de decisiones, el flujo financiero, sea en el circuito productivo o especulativo y las inversiones.

Manejo de los mercados, costos, calidad y precios

Control del aparato productivo.

Manejo del desarrollo creativo. América Latina importa la tecnología de punta. Podría generarla si actuara mancomunada y complementariamente

Cada actor se maneja en función de sus propios intereses, haciendo compleja la “integración”, que se maneja sólo en el terreno comercial y en beneficio principal de las subsidiarias de transnacionales.

EUA y sus oficinas controlan la “agenda” y establecen pautas de seguridad, acorde con sus propios intereses.

El Estado deja de ser actor y pasa a ser gestor de los actores privados que son los que conducen y direccionan a los sistemas políticos a través de sus mecanismos de “premios y castigos”.

PRINCIPALES INTERESES

Control sobre las inversiones y búsqueda de seguridad jurídica. Tratan de controlar variables que garanticen pago de deudas.

Control sobre mercados.

Control sobre factorías, sin problemas de medio ambiente, mano de obra barata y manejo de procesos industriales.

Controlar los procesos creativos.

Los conflictores pretenden generar situaciones de crisis para obtener sus demandas.

Garantizar la propia seguridad.

Manejo de los sistemas políticos acorde con modelos basados en la ideología vigente.

PRINCIPALES AREAS DE COOPERACION

No existe cooperación financiera.

Hay más competencia que cooperación o complementación. Se siguen los intereses de las subsidiarias de las transnacionales localizadas en la región.

No existen áreas de cooperación industrial.

Se abandonaron las áreas de cooperación científica y tecnológica, quedando a merced de transnacionales y Estados más poderosos.

No existen vínculos entre conflictores en el MERCOSUR.

Es muy baja la cooperación en materia de seguridad.

No existe cooperación en materia de reformulación y mejoramiento de los sistemas políticos

PRINCIPALES CONFLICTOS

Especialmente problemas de tipo de cambio.

Competencia en vez de complementación en materia de comercio. Area automotriz y alimentos.

Desplazamiento de fábricas buscando mejores condiciones y mano de obra más barata, en vez de haber complementación o división de tareas por áreas industriales.

Así como históricamente hubo conflictos en materia de desarrollo en el área nuclear; en la etapa Menem se generó conflicto en el área informática, por impedir, junto a EUA que Brasil pudiera proteger su industria informática y se desarticuló el proyecto del avión CBA123.

Carecen de percepción sobre los desafíos que unan a la región en un proyecto estratégico. Son más los vínculos “verticales” con actores extra MERCOSUR que los “horizontales” que permitan maximizar la capacidad de desempeño y de negociación.

La convergencia en matera de seguridad es a través de directivas de EUA, más que de la generación de un sistema de defensa propio de América Latina.

Las aspiraciones de las élites dirigentes y su percepción de la inserción internacional y la forma de operar la región, son diversas. Argentina privilegia mucho las relaciones con EUA y la creación de un ALCA por sobre el fortalecimiento del MERCOSUR, a diferencia de Brasil.

LIDERAZGOS

EUA, FMI, calificadoras de riesgo país y banca privada.

Subsidiarias de transnacionales; Brasil.

Subsidiarias de transnacionales; Brasil.

Subsidiarias de transnacionales, EUA y su transferencia de tecnología y control de patentes.

Predomina el descontento social y los desentendimientos entre Estados, impidiendo una integración estratégica. Sólo se da un modelo de desgravación arancelario imperfecto, que favorece al comercio de subsidiarias de transnacionales.

EUA y sus oficinas controlan la “agenda” y establecen pautas de seguridad, acorde con sus propios intereses.

Grupos privados transnacionales y calificadores de riesgo país, son los que imponen pautas a los sistemas políticos, conjuntamente con modelos establecidos por EUA en lo político-económico y por FMI en lo económico-financiero.

ESTRUCTURA RESULTANTE

La correlación de poder en materia monetaria se encuentra fuera del MERCOSUR.

Brasil y las subsidiarias de transnacionales localizadas en ese país direccionan este segmento.

Brasil tiene las mayores ventajas comparativas y competitivas en el contexto regional con subsidiarias de transnacionales.

Subsidiarias de transnacionales.

La región nunca pudo avanzar, por no ocuparse de las demandas internas a partir de proyectos conjuntos ni insertarse de mejor manera en el contexto mundial, por debilitarse y fragmentarse con sus pugnas entre actores estatales.

EUA, con sus oficinas y agencias.

El sector privado transnacional, EUA y el FMI establecen pautas por sobre los Estados en la región.

NUEVOS PARADIGMAS

No se puede crear un nuevo paradigma monetario regional. Sigue predominando el dólar. Podría cambiar si prospera propuesta de moneda del MERCOSUR de “Lula” Da Silva de Brasil.

No se puede crear un nuevo paradigma regional. La OMC controla las características del funcionamiento del comercio intra e inter-regional.

No hay acuerdo para generar un paradigma de industrialización regional a partir de la gran ventaja comparativa y competitiva que son los recursos naturales estratégicos y no estratégicos, minerales, alimentarios y energéticos que hay en la región.

No se puede crear un paradigma regional en el área, ya que no se invierte y se permite que terceros Estados y subsidiarias de transnacionales controlen los procesos creativos.

Crecen los conflictos generados por disconformismo social. La sociedad civil comienza a tomar en sus manos el control de las situaciones al considerar que los Estados y los gobiernos no se dirigen a resolver sus problemas.

No se puede crear un paradigma regional, ya que EUA y sus oficinas y agencias controlan la agenda de seguridad.

El Estado entra en descomposición y el sector privado, especialmente el transnacional es el que establece las reglas.

© Modelo: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

INTEGRACION DE AMERICA LATINA AL MUNDO

Hoy se habla mucho de la “integración” de los países de la región al mundo, en función del “grado de apertura” de sus economías. La visión es errónea, ya que el grado de apertura de la economía, muestra hasta qué punto está en condiciones de competir con otras similares, pero no de “integrarse” a la economía mundial.

En los ‘40, ‘50, ‘60 y parte de los ‘70 del siglo XX, el sector metalmecánica y la siderúrgica eran considerados importantes para lograr el “despegue” hacia el desarrollo, a la vez que el mundo giraba alrededor de estas áreas. América Latina estaba “integrada” a la economía mundial, ya que producía cada uno de los elementos del sector metal-mecánica: las herramientas, las maquinarias herramientas, los motores impulsores de las máquinas herramientas y el equipo de transporte, exceptuada la industria automotriz. Argentina, Brasil y México generaban el ciclo completo.

Luego de los ‘80 y especialmente en los ‘90, el mundo comenzó a girar principalmente alrededor del sector de la microelectrónica, la informática, la telemática, la robótica, la telefonía, áreas dominadas tecnológicamente por Asia. América Latina quedó “desintegrada” de la economía mundial, ya que importa todo y ni siquiera arma estos productos, más allá de que su economía es más “abierta”. Esto beneficia a los Estados que hacen estos productos y a las transnacionales pero no a las economías latinoamericanas, que no por estar más abiertas son más competitivas.

        ¿QUE ES INTEGRACION?

Cuando dos o más actores se reúnen para crear un nuevo actor “capaz”.

¿Capaz de qué? Tendríamos que ver esto, desde dos perspectivas:

1) Al interior de la región: Debe ser capaz de generar desarrollo al interior de la región. Lograr en conjunto todo aquello que individualmente no sería posible desarrollar. Esto requiere, desde ya, un proyecto regional, basado en las ventajas comparativas y competitivas que el conjunto de países tiene.

2) La región inserta en el contexto mundial: Capaz de maximizar la capacidad de negociación frente a terceros Estados, organismos internacionales u otros procesos integrativos.

Desde esta perspectiva, el concepto de integración está ligado al de alianza estratégica.

La idea de comercio libre tiene que ver con un proceso orientado a alcanzar la integración, en los niveles más bajos.

Los procesos integrativos pueden ser organizacionales” o desigualitarios y asociacionales” o generadores de alianzas estratégicas.

En la integración “organizacional”, se da un orden impuesto; es heterogénea, ya que los actores son de distinta capacidad; es verticalista, porque los actores mayores controlan a los menores; y es injusta, ya que el reparto es desigualitario. Ejemplos son: la división internacional de la economía y el trabajo; NAFTA/TLCAN; ALADI; MERCOSUR.

La integración “asociacional” surge como resultado del disconformismo de aquellos miembros que pagan más costos que beneficios u obtienen más desventajas que ventajas. Por lo tanto, tienden a “aliarse” a partir de la similitud de problemas y también de objetivos. En algunos casos es una “alianza maximizadora”. Es homogénea, ya que reúne a los miembros por similitud de problemas y también de objetivos. Es horizontal, porque reúne a actores del mismo nivel. Es igualitaria, ya que su objetivo principal es repartir justicia. Ejemplos: OPEP; Pacto Andino.

El único proceso integrativo a nivel mundial que constituye una alianza estratégica es la hoy UE. El resto son áreas de comercio “desarancelizadas” o tendientes a “desarancelizarse” para facilitar el comercio mayoritariamente.

Actualmente el MERCOSUR es un proyecto de integración “light”, dado que se ocupa preferentemente del arancel externo, mientras que el ALCA como ZLC se orienta a otros temas, proponiendo o proyectando una integración “hard” ya que se ocupa de la propiedad intelectual, de la privatización -o extranjerización- de todos los servicios inclusive los bienes públicos como la educación, el agua, la salud, etc.; de la liberalización de las inversiones, siguiendo los criterios del proyecto AMI; de la derogación del compre gubernamental, etc.; es decir que el capital extranjero se apropia de todos los resortes lucrativos de la economía de los países periféricos. Más allá de que el MERCOSUR es una unión aduanera, es menos profundo y abarcativo que el ALCA que es una ZLC.

        INTEGRACION BAJO REGLAS GATT Y OMC

El GATT planteaba la extensión automática, al resto de los miembros, de la cláusula de la nación más favorecida. Para evitar problemas de asimetría, se planteó una excepción a la cláusula en el Artículo XXIV: las zonas de libre comercio, uniones aduaneras, mercados comunes.

El GATT, a diferencia de la OMC permitía el “regionalismo protegido”. De esta manera, los países de una región que encaraban un proyecto integrativo, disminuían los aranceles al interior, pero podían establecer sistemas de protección frente a terceros Estados o procesos integrativos, en tanto consideraran que fuera necesario para alcanzar sus objetivos. América Latina desaprovechó toda esa etapa, debido fundamentalmente a problemas políticos: golpes de Estado cíclicos, que generaron discontinuidad en los procesos de toma de decisiones, evitando que hubiera políticas de Estado. A esto, hay que agregar el constante estado de fragmentación debido a que los factores conflictivos, superaron permanentemente a los de cooperación en el marco regional. Ahora, América Latina, tiene que buscar caminos “competitivos” para llevar a cabo su desarrollo a través de procesos integrativos, ya que debe cumplir con el requisito OMC de “regionalismo abierto”.

        EL HEMISFERIO FRENTE AL ALCA

Una integración a nivel hemisférico, sería, por definición, organizacional. Los niveles de desigualdad son importantes, a la vez que América Latina, carece de coordinación de políticas como para operar como un actor frente a EUA.

Si uno midiera las posibilidades, teniendo como referencia al PBI de cada Estado, siguiendo el criterio de la “ley del paralelogramo” 283, se podría llegar a la siguiente conclusión:

Si consideráramos al PBH=100 284, los porcentajes correspondientes por región y/o país serían los siguientes.

NAFTA/TLC: EUA, Canadá, México 84,9 % del PBH.

EUA: 75,7 % del PBH.

MERCOSUR: Argentina + Brasil + Paraguay + Uruguay: 10 % del PBH.

Brasil: 6,7 % del PBH.

Resto de América Latina y el Caribe: 6,2 % del PBH.

Canadá: 5,3% del PBH.

México: 3,9 % del PBH.

Argentina: 2,2% del PBH.

Si uno analiza las cosas desde la perspectiva del comercio intra-sistemas se encuentra con:

NAFTA/TLC: u$s 702 mil millones (2000).

MERCOSUR: u$s 18,3 mil millones (2000).

Las diferencias son muy grandes, el nivel de coordinación y coherencia regional latinoamericano, muy bajo, por lo que el único que se beneficiaría sería EUA. América Latina quedaría transformada en la “factoría” para las empresas norteamericanas, tal como está ocurriendo con el caso de México en el NAFTA/TLCAN.

En un mundo globalizado, América Latina debería procurar una “inserción global”, a los efectos de que, diversificando sus vínculos dependientes, pueda ir gestando progresivamente su autonomía.

        NAFTA/TLCAN

El tratado del NAFTA/TLCAN, contempla en su articulado varios aspectos similares a los propuestos por el AMI.

El Capítulo XI - Sección Inversiones dice:

Artículo 1106: Otorga trato nacional a los inversionistas, prohibiendo los “requisitos de desempeño”: un gobierno estatal o subestatal no puede exigir a un inversor extranjero, que esté radicado o que aspire a radicarse en su jurisdicción, que transfiera tecnología y/o forme recursos humanos; que exhiba un balance positivo de divisas; que genere empleo; que utilice insumos de producción nacional; que ponga límites a la repatriación de capitales o a la remesa de utilidades.

Concede a los inversionistas la facultad de demandar a gobiernos nacionales o subnacionales que dicten normas que socaven sus ganancias. Se abroga toda la normativa sobre compre nacional, provincial o municipal que aún esté vigente.

Esto significa que EUA pondrá en funcionamiento mecanismos similares a los del AMI y el artículo 1106 del NAFTA/TLCAN, en el ALCA, y los países de América Latina perderán capacidad de maniobra en el proceso de negociación, a la vez que se escapará a su control la posibilidad de desarrollo económico y social.

        ALCA

Las discusiones sobre el ALCA se desarrollan en nueve grupos de negociación:

acceso a mercados;

agricultura;

subsidios, antidumping y medidas compensatorias;

políticas de competencia;

servicios;

inversiones;

compras gubernamentales;

solución de controversias;

derechos de propiedad intelectual.

Los grupos que interesan a EUA y también a Canadá son los relacionados con los “nuevos temas”, principalmente: inversiones, servicios, compras gubernamentales, derechos de propiedad intelectual y solución de controversias. EUA prioriza la reducción o eliminación arancelaria, porque su arancel de importación promedio es uno de los más bajos de las Américas. Pero tiene 253 medidas para-arancelarias.

MERCOSUR y principalmente Brasil y Argentina están interesados específicamente en todo lo que está relacionado con el “acceso a los mercados” los “subsidios” y el sector “agrícola”. También debería exigirse el acceso a las nuevas tecnologías y al conocimiento en general.

El problema es cómo se llegaría al ALCA, dado que existe en América Latina, una disparidad de procesos vigentes. Algunos son ZLC, otros Uniones Aduaneras y otros Mercados Comunes, lo que dificulta la creación de un ALCA a partir de su convergencia. Las alternativas a considerar para el ALCA podrían contemplar diferentes escenarios:

ALCA: Tabula rasa;

ALCA: Resultado de la convergencia de los procesos vigentes;

ALCA: Como sistema principal y los procesos integrativos vigentes continuarían por debajo de éste.

Otra alternativa sería una negativa a la creación de un ALCA.

Con el ALCA, EUA, “realizaría su designio histórico de incorporación subordinada de América Latina a su territorio económico y a su área de influencia político-militar”. Esta es la posición del Embajador brasileño Samuel Pinheiro Guimarães 285. Este mismo Embajador considera que “el ALCA conducirá a la desaparición del MERCOSUR”. El interés de EUA para la formación del ALCA se concentra en el MERCOSUR, que tiene un PBI de u$s 1,0 billón, equivalente a más de la mitad del PBI de toda la ALADI, de u$s 1,7 billones en 1999 y representaba 10,3% del mercado de las Américas. Sin MERCOSUR y, en especial, sin Brasil, el ALCA representará un lucro relativamente pequeño de mercado para EUA

        ALTERNATIVAS PARA MERCOSUR

También uno se podría plantear diferentes escenarios en relación con el MERCOSUR. Para comenzar, la posibilidad de diversificar sus vínculos regionales a los efectos de maximizar sus ventajas comparativas y competitivas:

MERCOSUR + Chile = Bioceanidad - Vinculación entre Europa y Asia

MERCOSUR + Venezuela = Petróleo - OPEP

MERCOSUR + CAN = Posibilidad de un ALCSA (Area de Libre Comercio Sudamericano)

        ESCENARIOS SI NO SE CONSIDERAN LAS ALTERNATIVAS

MERCOSUR continúa en los niveles actuales y sus miembros adoptan diferentes conductas en relación con ALCA.

MERCOSUR se desintegra y sus miembros pasan, de manera diferente, a formar parte del ALCA.



© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, La Construcción de un Orden Mundial Imperial, (Buenos Aires, Edic. del Autor, 2003), ISBN: 987-43-6267-7


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com

280 Este tema lo he analizado en profundidad en DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Realismo-Sistémico-Estructural: Política Exterior como “Construcción” de Poder, (Córdoba, Autor, 2009), ISBN: 978-987-05-6072-2.

281 Por tratarse de tendencias, este es un cuadro dinámico; por lo que puede sufrir cambios, sea porque se profundizan las tendencias, porque aparecen nuevas o porque finalizan determinadas supuestas tendencias hasta ese momento.

282 En los ‘40, ‘50, ‘60 y parte de los ‘70 el sector metalmecánica y la siderúrgica eran los sectores considerados importantes para lograr el “despegue” hacia el desarrollo, a la vez que el mundo giraba alrededor de estos sectores. América Latina estaba “integrada” a la economía mundial. Luego de los ‘80 y especialmente en los ‘90, el mundo comenzó a girar principalmente alrededor del sector de la microelectrónica, la informática, la telemática, la robótica, la telefonía, áreas dominadas tecnológicamente por Asia. América Latina quedó “desintegrada” de la economía mundial, ya que importa todo y ni siquiera arma estos productos.

283 DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Reformulación del Orden Mundial: el Fin de una “Macro-Etapa”, (Buenos Aires, Edición del Autor, 2003), Cap. I, bajo el título “La Ley del Paralelogramo”.

284 Producto Bruto Hemisférico.

285 Negociador brasileño de los acuerdos de integración Brasil-Argentina en 1986/1987.