El
                              Orden Mundial del Siglo XXI

 

Home







Capítulo XVII

HACIA UN NUEVO ORDEN MUNDIAL
¿EN QUE DESEMBOCARA LA TRANSICION?

© Luis DALLANEGRA PEDRAZA

INTENTANDO EXPLICAR LOS NUEVOS FENOMENOS MUNDIALES

¿Qué características tendrá el nuevo orden mundial post-bipolar? ¿Habrá un cambio profundo de los principios, de la organización y de la reglas del funcionamiento del sistema mundial? Esta “democracia de mercado” que actualmente impera ¿carece de alternativas y rivales? ¿Se terminaron los obstáculos que la “soberanía estatal” oponía a la interpenetración económica y cultural? ¿El mundo se ha “planetarizado” en su relacionamiento? ¿Se terminaron para siempre las “querellas ideológicas” al estilo de la guerra fría? ¿El mundo se orientará hacia la conformación y relacionamiento entre “sistemas regionales flexibles” en vez de inter-Estatales?

En realidad, hay más preguntas que uno puede hacerse, que respuestas para darse.

El fin del “comunismo” con la caída de la URSS generó un espíritu de vencedores y vencidos, bajo el lema de que ahora las cosas serían más claras y más justas; cuando evidentemente no son así 620.

Con el término de la guerra fría y del sistema bipolar, por el hecho de finalizar la lucha entre dos ideologías en pugna -capitalismo vs. comunismo-, se creyó que las naciones encontrarían formas de cooperación y de entendimiento y que esto llevaría a una especie de Estado mundial “kantiano” -”La Paz Perpetua”-. Además de finalizar un sistema y un orden, asistimos a una crisis de paradigmas que involucra, no sólo al relacionamiento mundial, sino también al ser humano en su condición de tal en el contexto social, político, laboral, económico, etc.

El ocaso del sistema bipolar, por la disgregación de la URSS trajo aparejado por un lado, el fenómeno de la “globalización” mundial, a la vez que la desaparición de la República Democrática Alemana y su unificación con la República Federal en una sola Alemania; la división -mútuamente acordada- de la Federación Checoslovaca; la desintegración de Yugoslavia; el fenómeno de la lucha étnica y religiosa en diversos Estados de Europa del Este o de la ex URSS, que cuentan con minorías no nacionales y la exacerbación de los particularismos en la Federación Rusa.

Esto no nació como consecuencia del fin de la guerra fría y el post-bipolarismo, sino que estalló debido a ello. Estas situaciones estaban latentes y comprimidas.

Otra consecuencia importante, es que la desintegración de la URSS y la finalización del sistema bipolar, no llevó al mundo a la paz y el bienestar, sino que “desnudó” las contradicciones del otro sistema en pugna, el capitalismo de mercado.

PANORAMA ACTUAL Y TENDENCIAS

La actual estratificación mundial del poder y sus tendencias, muestra novedades, desde el momento en que las relaciones ya no son exclusivamente de Estado a Estado y de gobierno a gobierno, sino que intervienen crecientemente actores transnacionales, con un alto grado de incidencia en la generación de reglas y orden 621.

En el “tope” de la estructura del sistema mundial, se encuentra actualmente la “Tríada”, que compone la cúpula mundial, con capacidad de establecer y direccionar las reglas y pautas futuras. Sin embargo, en ese contexto operan actores transnacionales: bancos, fondos de capital, mercados de capital -deuda, flujo financiero, inversiones-; empresas -procesos, producciones, I & D-; ONG’s -ecología, derechos humanos-; etc., con capacidad de generación de reglas y que operan como “factores de poder”.

Por debajo de ese “tope”, hay diferentes niveles que contemplan a los actores no polares, entre los que habría que contabilizar a Rusia, China, India y un grupo de Estados catalogados de recientemente industrializados (ERI o Nic’s por sus siglas en inglés) y algunos actores transnacionales, que tienen capacidad de presionar suficientemente, como para que las reglas contemplen sus intereses. Además, las nacionalidades étnicas y religiosas, que constituyen, en cierta medida, la alternativa (ideológica?) al proceso neoliberal vigente y las ONG’s que podrían reemplazar al Estado en aquellos roles en los que no se manifiesta eficiente, como derechos humanos, defensa de los intereses de la mujer, ecología y medio ambiente, etc. Por último, las unidades adscriptas, sean estas Estados en vías de desarrollo o subdesarrollados y actores transnacionales carentes de capacidad suficiente, aún como para poder ejercer una presión orientada a modificar las reglas.

¿QUE “ORIENTACION” GENERARA LA NUEVA

POTENCIALIDAD” EMERGENTE?

Para comenzar, entre los miembros del “tope” del sistema, no existe coordinación ni cooperación, y el entendimiento es bastante bajo; a la vez que la brecha entre el mundo industrializado y el subdesarrollado -”Norte-Sur”- crece y los procesos de dominación se profundizan.

Durante la etapa bipolar, el ejercicio de la “potencialidad” (capacidades económicas y militares) de los países, estaba muy ligada a la idea que se hacían del mundo -cómo el mundo debía ser-, es decir la “orientación” (“direccionalidad”; hacia dónde el mundo debería ir; difusión de un mensaje universalista, una ideología, un sistema de verdades: capitalismo bajo la democracia de mercado para EUA y comunismo bajo la democracia de Estado para la URSS).

Hoy, la situación ha cambiado. Se produjo un divorcio entre ambos conceptos. El caso de la URSS es ejemplificador, ya que se desplomó cuando los nuevos dirigentes soviéticos se plantearon que ya no eran comunistas. La renuncia a la orientación fue lo que contribuyó a la desaparición de la URSS y no a la inversa.

La orientación condicionaba la potencialidad, en el sentido de las características que esta revestiría y las capacidades que se privilegiarían (poder ¿para qué?; ¿cuál será su finalidad?). El principio de oposición al “otro” -pugna por la supremacía de un bloque sobre el otro- era lo que estimulaba y fortalecía la potencialidad de cada una de las potencias polares -carrera armamentista-. Con el fin de la guerra fría y del sistema bipolar, EUA se vio obligado a redefinir las bases de su identidad -de una superpotencia militar, a un actor que debe competir con la Unión Europea (UE) y Japón en términos de finanzas, comercio y desarrollo tecnológico-, y Rusia, a encontrar la supervivencia en un mundo que antes atacaba.

La guerra fría era un sistema que producía identidad ideológica -”estás conmigo o estás contra mí”-. El problema hoy es que al no haber un conflicto mundial 622 por la identidad ideológica, que fije las reglas del orden mundial, dificulta saber con cierta precisión hacia dónde vamos. Esto es la resultante de la “inercia” por continuar analizando al sistema mundial siguiendo las pautas del viejo orden.

Si se aplican los conceptos de orientación y potencialidad a los casos de Alemania y Japón en la actualidad, se deduce, por el momento, que en los dos países, la potencialidad va más rápido que la orientación. Ya poseen una capacidad material, aunque no han definido su rol político a nivel mundial. Tanto Alemania como Japón se ven enfrentados hoy al dilema de querer hacer algo en el mundo sin estar preparados 623. La orientación -direccionalidad- está atrasada en comparación con la potencialidad material que poseen, que es de alcance mundial.

Se puede decir que hay una “crisis de orientación”. No se sabe cuál es el origen de los conflictos -de tono militar, no económico- que emergen, ya que no se parecen a los vinculados a la pugna Este-Oeste -además no son derivados de pugnas en el “tope” de la estructura del sistema, sino que surgen en la propia “periferia”, sea porque se encontraban latentes, obnubilados por el conflicto bipolar principal, o como resultante de los grandes acontecimientos mundiales-; y por el otro lado, no se sabe cómo reaccionar, qué valores hay que defender 624 frente a estos nuevos conflictos, en los que diferentes nacionalidades -étnicas y religiosas- están en guerra. Igualmente se puede decir acerca del futuro del Estado-Nación; de la problemática social; etc.

¿QUE “ORIENTACION” SEGUIRA EL “SUR”?

¿QUE TIPO DE “POTENCIALIDAD” DESARROLLARA SI LO HACE?

En el caso de los países del “Sur” 625 -viendo su actuación desde “abajo”-, la existencia de una pugna ideológica a nivel mundial, les servía como coligante político para actuar conjuntamente, por ejemplo, alrededor del Movimiento de países No Alineados (MONOAL) o de su brazo económico, el Grupo de los 77. Hoy el MONOAL debe reconvertir la forma de coordinar las políticas entre sus miembros, para reinsertarse en el nuevo contexto mundial sin guerra fría y política de bloques; de la misma manera el Grupo de los 77. El Grupo de los 15 (G15) que reúne a algunos de los países con cierto grado de desarrollo económico relativo del “Sur” -América Latina, Argentina, Brasil, Chile, Jamaica, México, Perú, Venezuela; Africa, Argelia, Egipto, Nigeria, Senegal, Zimbabwe; Asia, India, Indonesia, Malasia-, busca encontrar lazos de cooperación horizontal, aunque entre países 626 que tienen graves problemas internos o con Estados que alcanzaron un importante grado de desarrollo, pero con Naciones subdesarrolladas y empobrecidas, por falta de una redistribución equitativa. Algunos de estos países, tienen voluntad política para fortalecer al “Sur”; otros sienten que están más cerca del “primer mundo”, como el gobierno argentino, por ejemplo.

Los países del “Sur” carecen, en estos momentos, de lazos vinculantes a nivel horizontal, lo suficientemente importantes y con una clara direccionalidad, como para actuar mancomunadamente frente a las tendencias mundiales emergentes. Los principales lazos de unión se dan entre los actores privados, residentes en estos países, que hacen negocios, utilizando el marco jurídico-administrativo que les proveen los Estados 627, en un contexto crecientemente neoliberal, en beneficio propio, más que del país en su totalidad. No hay una “burguesía” empresarial y financiera, comprometida con el futuro desarrollo de los países en el “Sur”, como se dio en muchos países industrializados 628.

Entre los gobiernos del “Sur” hay, más bien, un divisionismo -o falta de conexión y coordinación de políticas y posiciones- horizontal, lo que imposibilita establecer pautas de defensa en el proceso de globalización. Se dan vínculos mayoritariamente “verticales” 629 que los conectan al mundo. En muchos casos, ni siquiera hay voluntad política para establecer lazos “horizontales”, bajo la creencia -absurda- de que sumar vínculos “horizontales” es sumar pobreza y subdesarrollo, lo que no lleva a nada. Esta visión obtusa desconoce la posibilidad de las “alianzas maximizadoras”.

En la XIra Cumbre del MONOAL, celebrada en Cartagena (Colombia) en Octubre de 1995, el Presidente Suharto de Indonesia al ceder a su colega de Colombia Ernesto Samper la jefatura del MONOAL, manifestó que “no se alterará la relación Norte-Sur salvo que antes reforcemos las relaciones Sur-Sur y se fije un orden de prioridad en nuestra doctrina para forzar un nuevo orden internacional” 630.

El fin del sistema bipolar, dejó desfasado al MONOAL, que tiene que buscar un nuevo rol acorde con las nuevas tendencias del orden mundial. Pese al cambio de sistema, el conflicto Norte-Sur continúa, aunque el “Sur” no está aún preparado como para reaccionar de manera coherente y conjunta frente a los nuevos lineamientos del “Norte”.

El problema es cómo encontrar una capacidad negociadora fortalecida. Los países árabes, latinoamericanos y africanos miembros de la OPEP, carecen del poder negociador y de presión que tuvieron durante la década de los ‘70. Indonesia, por ejemplo, que ha ostentado la presidencia del movimiento entre 1992-1995 ha sido coptada por la APEC y es un NIC. Países como Perú, siguen políticas liberales. Argentina, que era miembro pleno desde 1973, se retiró en 1989.

El MONOAL se orienta a buscar mecanismos que lo alejen de la política confrontativa con EUA, para iniciar un proceso negociador con las naciones más ricas del “Norte”. Para ello, debe considerar los intereses del “Norte” en temas como derechos humanos, medio ambiente y comercio 631.

Los temas compartidos entre el Norte-Sur están relacionados al narcotráfico. El MONOAL plantea actuar conjuntamente entre el Norte y el Sur en la lucha contra el narcotráfico, tratando de que el Norte actúe en la reducción del consumo, el control del lavado de dinero y el contrabando de precursores químicos.

Los grandes problemas para los miembros del MONOAL planteados en la Cumbre de Cartagena:

a) Deuda externa. Entre los 113 países miembros se suma una deuda de aproximadamente 2 billones (millones de millones) de dólares 632. Los países africanos son los que soportan las mayores cargas del excesivo endeudamiento.

b) Los daños al medio ambiente por las pruebas nucleares.

c) La ampliación y democratización del Consejo de Seguridad de la ONU, con inclusión de representantes de las países en desarrollo. En la Asamblea General las miembros del MONOAL son mayoría (113 sobre 185 miembros en 1995), pero las decisiones de la Asamblea General no anulan ni ejercen presión sobre el Consejo de Seguridad.

d) El libre comercio con apertura de los mercados de los países industrializados a los productos del mundo en desarrollo.

e) Transferencia de ciencia y tecnología hacia el mundo en desarrollo.

Como en la mayoría de los casos, el contenido de los documentos de los países “Sur” constituyen más demandas hacia el “Norte”, que adopción de medidas conjuntas orientadas a aumentar la capacidad de desempeño, de negociación y la autoayuda y el desarrollo autosostenido.

Hay algunos países del “Sur” que actúan de manera tal de orientarse hacia un fortalecimiento de los lazos Sur-Sur. El gobierno brasileño, en el contexto sudamericano, ha propuesta la creación de un ALCSA (Area de Libre Comercio Sudamericano) como paso previo al ALCA (Area de Libre Comercio Americano) propuesto por EUA, para poder aumentar la capacidad de negociación; no obstante la reticencia de gobiernos como el argentino.

Sudáfrica, ahora con Mandela, ha constituido con otros países de la región, como Angola, Mozambique, Namibia, una “Comunidad de Desarrollo Sudafricana” que permitiría configurar un área regional maximizadora de la capacidad de desempeño y de inserción en el contexto mundial.

En la región asiática, el ASEAN (Area de Libre Comercio de Asia del Sudeste) 633 que incluye países como Indonesia, Malasia, Filipinas, Singapur, Tailandia, Vietnam, formando parte, el conjunto de la APEC, también es otro marco regional, que permitiría un mayor fortalecimiento de la capacidad de desempeño de determinados países del Sur. La agrupación está contemplando incluir a Birmania, Camboya y Laos en el corto plazo, constituyendo, desde el punto de vista de la población, un mercado superior a toda América Latina.

Habría que considerar también a economías independientes como las de China e India, que per se tienen una gran potencialidad.

Lo importante es que, no se transformen en polos aislados, sino que constituyan los punteros aglutinadores y direccionadores, como para que el “Sur”, dentro de su variedad, pueda hacer uso de su potencia conjunta, para modificar las pautas de relacionamiento mundial, orientándolas hacia un nuevo orden -económico, político y de seguridad- más justo y equitativo.

Las tendencias del contexto mundial, se reorientaron de la vieja principal era capitalismo vs comunismo, a una dicotomía entre la “globalización” y los “nacionalismos” -fragmentación- en un marco de conflicto y diferencias entre el “Norte” y el “Sur”. La globalidad tiende a uniformizar, a la vez que cada nación tiende a mantener su particularidad e individualidad 634; con bastante dificultad por cierto, dado el proceso de transnacionalización inexorable que se da.

¿Ahora la “soberanía” -redefinida- será en el marco de los “Estados-Región”? Las agrupaciones mencionadas más arriba, ¿se orientarán en este sentido? ¿Constituirán una forma de defensa frente al proceso de globalización?

¿UNIVERSALIZACION, FRAGMENTACION O REGIONALIZACION?

A partir de la caída del muro de Berlín -1989- y de la desintegración de la URSS -1991-, se observa a nivel mundial -no necesariamente como consecuencia de ello, sino transparentado o evidenciado por estos fenómenos- un proceso contradictorio de globalismo y fragmentación. La globalización no trae un sistema de valores propio. No fija puntos de referencia. Es sólo un hecho. La globalización trae consigo todas las “mezclas” que se dan a escala mundial, como resultado de las comunicaciones; por ello no están claros los valores.

No obstante, hay que destacar que aquellas culturas pertenecientes a países y/o regiones más influyentes, por diversos motivos, serán las que predominen por sobre el resto, poniendo su sello propio en este proceso de globalización 635.

Dada la estratificación mundial vigente, la globalización incide de manera diferente a cada uno de los miembros del sistema.

La “regionalización”, pese a que tiene objetivos concretos, puede ser una de las maneras de redefinir o proteger la identidad de los Estados-Nación de no ser “disueltos” en la gran marea de la globalización. En el mundo, actualmente, hay 72 procesos integrativos en marcha. El más completo de ellos es el de la Unión Europea (UE).

Las cosas ocurren en un espacio más amplio que el espacio nacional que, a la vez, permite que cada Estado se vea en el sistema mundial, a través de las referencias que le ofrece el proceso regional. En la mayoría de los casos -incluyendo a EUA que por primera vez en su historia se integra a un proceso como el NAFTA- la regionalización es una de las vías 636 de supervivencia en el mundo actual.

Pero además, los “bloques económicos dominantes” -hoy los que componen la “Tríada”- si bien aún no están completamente cerrados, tienen una lógica propia; y la pugna por establecer reglas -régimen- a la vez que la resultante de esta pugna entre las diferentes lógicas, será lo que predomine en el futuro orden. Los bloques menores, como los que se dan en América Latina, deberán seguir la lógica de los bloques mayores, o incluirse dentro de estos 637. Salvo que actúen de manera tal de fortalecerse e impedir ser penetrados y debilitados por los bloques mayores o algunos de sus actores. Este es el caso de EUA que pretende o incluir en el NAFTA a América Latina o crear un Area de Libre Comercio Americano (ALCA) -mandato acordado por todos los gobiernos 638 en la Cumbre de Presidentes de América en Miami, Diciembre de 1994- lo que generará una nueva forma institucionalizada de subordinación de la región, a cambio de la vieja forma a través del Sistema Interamericano -aunque haciendo uso de éste mediante la OEA a la que se le encargó que haga realidad el mandato de la Cumbre de Miami-, que se dedicó en los últimos 50 años a mantener gobiernos “funcionales” a los intereses de seguridad de EUA en el conflicto ideológico Este-Oeste, e intereses económicos de los ciudadanos o empresas norteamericanas que operan en la región -Corolario Theodoro Roosevelt a la Doctrina Monroe de 1904 aún hoy vigente-; y hoy busca gobiernos “funcionales” a los intereses económicos y de rentabilidad de EUA y las transnacionales “aliadas” que operan a partir de su territorio 639.

Los bloques económicos, constituyen -o pueden constituir- un “espacio de orientación, un espacio de referencia para sus miembros -no estoy hablando del “continentalismo” que es otra cosa; aunque también puede constituir un espacio (reservado para EUA desde ya) de orientación frente a las otras posibles orientaciones generadas en Asia y la Unión Europea (UE)-, en un mundo carente de orden y en cambio dinámico.

Aunque esto puede estar más cerca de la idea que de los hechos. Las diferentes visiones que tienen el gobierno brasileño y el argentino respecto del MERCOSUR; la forma en que el gobierno argentino de Menem, plantea que hay una alternativa entre NAFTA y MERCOSUR, en vez de utilizar a este último como una alianza desde la cual poder maximizar su poder negociador frente al NAFTA y en el contexto mundial 640, o la actitud evasiva del gobierno argentino frente al brasileño, de crear un ALCSA (Area de Libre Comercio Sudamericana) y afirmativa para la creación de un ALCA (Area de Libre Comercio Americana) propuesta por EUA que, a su vez, consiguió darle el mandato a la Cumbre de Presidentes (Miami, Diciembre de 1994); muestra que la “orientación” del espacio regional -desde la región- se pierde, frente a la percepción de determinadas élites dirigentes que se inclinan más en la dirección de la dependencia indiscriminada, pensando que esto traerá “premios” (?), como inversiones masivas u otras ventajas, en vez de dedicarse a armar proyectos de país -aún considerando al país en el marco de una región- que lo lleven a una mayor autonomía en el largo plazo -aunque en el corto y mediano plazo deba transitar la dependencia para o hasta alcanzar su objetivo-, junto a socios con los que se comparten verdaderamente los problemas y los objetivos -modelo OPEP, más allá de sus éxitos y fracasos-.

La falta de inmediatez en los resultados, hace que la mayoría de los gobiernos -dirigencia política en general- no esté interesado en planear políticas, viviendo de una coyuntura que los mantenga en el poder, más que resolver problemas reales o proyectar a los países que gobiernan a mejores posiciones.

Hay que ver qué resulta del acuerdo de la Unión Europea (UE) con el MERCOSUR, el ingreso de Chile a esta agrupación subregional; y el acercamiento de Japón y los países asiáticos en general, a Chile y al MERCOSUR. La “Tríada” parece haber tomado como eje de referencia de sus intereses de expansión y reinserción mundial, a la región sudamericana.

EL NORTE QUIERE PROTEGERSE DEL SUBDESARROLLO

El “Sur” que era considerado como el hemisferio de las promesas, del desarrollo; empieza a considerarse como la zona de las amenazas 641.

Se está generando en el “Norte” una ideología de la separación 642, basada en el miedo. Mientras mayores sean las dificultades en el interior, la tendencia a empujarlas hacia fuera aumenta.

Los foros de solidaridad del “Sur”, como el de los No Alineados, continúan formalmente, pero carecen de efectividad real. El propio “Sur”, su dirigencia, se ha encargado de que se debiliten o de abandonarlos. Las disparidades económicas entre los países son enormes 643. 1955, con la unificación política del “Sur” a partir de la Conferencia de Bandung, quedó atrás. Ahora, la “unificación política” en el “Sur”, está predominantemente influida por la “ola liberal” imperante. No hay voluntad de la mayoría de los dirigentes del “Sur” para establecer foros de solidaridad. Muchos dirigentes aspiran a ser las “preferidas” de los gobiernos del “Norte” y de los inversores. Lo que hacen se orienta a lograr ventajas económicas, independientemente de las consecuencias sociales. Así como en el bipolarismo se endiosaba -en un bloque u otro- la ideología capitalista o la comunista, ahora se endiosa el liberalismo, el mercado, la rentabilidad y la empresa, retrocediéndose -en términos absolutos y relativos- en lo social.

Históricamente se ha vivido un modelo de la oposición de la identidad de una nación frente a la otra. Tras la desaparición de uno de los modelos, como el del comunismo soviético, nos encontramos aislados y con dificultad para escoger.

Tal vez, las nuevas líneas que intenta el MONOAL a partir de la Cumbre de Cartagena (Oct. 1995) permitan encontrar los elementos coligantes que, acompañados de algunas iniciativas -aunque débiles todavía- como la creación de un ALCSA propuesta por Brasil, la Comunidad de Desarrollo Sudafricana y la ASEAN; puedan llegar a constituir una plataforma de reinserción en el mundo y un poder suficiente como para intervenir, por lo menos, en la reformulación del régimen mundial.

DE MISTER “X” A MISTER “H”

George F. Kennan, publicaba en la Revista Foreign Affairs, en 1947, bajo el seudónimo de Mister. “X”, su tesis sobre la “contención al comunismo” 644. Para él, frente al comunismo soviético la única vía era su contención, lo que dio lugar a una política y una doctrina en ese sentido por parte del presidente Truman a partir de 1947 y al inicio de la guerra fría, mediante una carrera armamentista, que se basó en la tesis de la “destrucción mutua” 645.

Gracias a esa cosmovisión, el mundo vivió 50 años pendiente de la carrera armamentista y la pugna por la supremacía entre las dos cabezas de bloque, debiendo postergar cualquier política o economía que pudiera ser vista por estas, como peligrosa para sus intereses de seguridad o económicos.

Hoy aparece el señor Samuel Huntington -Director del Instituto Olin de Estudios Estratégicos de la Universidad de Harvard-, quien hace uso de la misma publicación -Foreign Affairs-, para presentar una nueva tesis divisionista; esta vez referida al “conflicto entre civilizaciones”.

Pareciera que la imaginación de ciertos académicos norteamericanos se agota en el enfrentamiento entre supuestos “bienes” y supuestos “males” 646; frente a los que EUA se arma “caballero defensor de la democracia y la civilización”.

Lo mismo decían los ex presidentes Teodoro Roosevelt y Wilson para justificar su intervencionismo. En el primer caso, consideraba que EUA tenía un rol como “Nación Civilizada”, debiendo ejercer un “poder de policía internacional” 647. En el segundo caso, Wilson procuraba una “comunidad internacional organizada” que, haciendo uso de “la fuerza organizada” logre el imperio de la ley e imponga la democracia 648. Wilson era liberal; pero un liberal muy particular, dada su vocación intervencionista.

Arnold Toynbee, en su Estudio de la Historia, habla de 21 civilizaciones importantes; hoy existen sólo 6 de aquellas. Seguramente fruto de la desaparición debido al atraso o por la absorción por otras civilizaciones. El proceso civilizatorio y diferencial es algo tan natural como las diferencias culturales. Razonar sobre ello en términos de enfrentamiento sin posibilidades de coexistencia o de mutua retroalimentación 649, es una visión interesada de la historia y del presente. Llamar la atención sobre determinadas civilizaciones, considerándolas el origen de los males o como las salvadoras, sigue siendo una visión interesada.

Lo grave es que ya, en países como la Argentina, han aparecido quienes, acogiéndose a la tesis de Huntington, hablan de que el país se encuentra en la “frontera”, pero del “lado bueno”, en el choque entre civilizaciones y por lo tanto, supuestamente, se “salvarían”. Este tipo de visiones absurdas y pseudo-científicas, favorecen el conflicto y la represión, en vez de adoptar perspectivas creativas.

La hipótesis de Huntington es que: “la fuente fundamental del conflicto.. no será básicamente ideológica o económica. Las grandes divisiones de la humanidad, así como las fuentes dominantes de conflicto serán culturales. Los Estados-Nación seguirán siendo los actores más poderosos en los asuntos mundiales, pero los principales conflictos de la política mundial ocurrirán entre naciones y grupos de civilizaciones diferentes. El choque de las civilizaciones dominará la política mundial. Las líneas de falla entre las civilizaciones serán las líneas de batalla del futuro.”

Para sostener su hipótesis, divide la historia del Estado-Nación moderno 650 en varias etapas, entre las que considera:

1. Desde el surgimiento del sistema internacional moderno a partir de la Paz de Westfalia -1648-, durante un siglo y medio los conflictos del mundo occidental ocurrieron mayormente entre príncipes, emperadores, monarcas absolutos y monarcas constitucionales que intentaban expandir sus burocracias, sus ejércitos, su fuerza económica mercantil y, por sobre todo, el territorio que gobernaban. En el proceso crearon Estados-Nación.

2. A partir de la revolución francesa, las líneas principales de conflicto fueron más entre naciones que entre príncipes. Este modelo duró hasta la 1ra G.M.

3. Como resultado de la revolución rusa y de la reacción contra ella, el conflicto de las naciones cedió al conflicto de las ideologías.

4. Con el fin de la guerra fría, la política internacional se corre de su fase occidental (?) 651 y su pieza central se convierte en la interacción (?) entre occidente y las civilizaciones no occidentales y entre las civilizaciones no occidentales mismas (?) 652.

En la política de las civilizaciones, los pueblos y los gobiernos de las civilizaciones no occidentales no siguen siendo objetos de historia como blancos del colonialismo occidental, sino que se unen a occidente como actores y forjadores de la historia 653.

Agrega que, durante la guerra fría, el mundo estuvo dividido en Primero, Segundo y Tercer Mundo, atendiendo a consideraciones económicas 654. Para Huntington ahora es más significativo agrupar a los países, no en términos de sus sistemas políticos o económicos o en términos de su nivel de desarrollo, sino más bien en términos de su cultura y civilización.

Al ser el mundo “más pequeño”, debido al desarrollo de las comunicaciones, las diferencias son más evidentes y están más expuestas.

Como occidente -vertiente europea y vertiente norteamericana según Huntington- se encuentra en la “cumbre de su poder”, se enfrenta a “no occidentes” que -a criterio de Huntington- cada vez más tienen el deseo, la voluntad y los recursos para forjar el mundo en formas no occidentales 655.

Occidente, como lo llama Huntington, puede ser que esté en la cumbre del poder, pero no en su mejor momento social y cultural. Si lo que pretende es mantener el predominio, sea en su vertiente norteamericana, con 40 millones de pobres -según cifras oficiales-, 3 millones de homeless, un alto grado de corrupción -Watergate, Whitegate, etc.-, un alto índice de drogadicción, problemas de seguridad personal en las principales ciudades, conflictos sociales -caso Los Angeles y Miami-, de la misma manera que en su vertiente europea, donde el desempleo promedio está en el orden del 11%, con problemas de drogadicción y situaciones sociales de todo orden; realmente muestra una falta de visión de los problemas propios y las capacidades.

Lo que debe hacerse, -según Huntington- es promocionar (?) los valores occidentales de democracia y liberalismo -modelo Theodoro Roosevelt y Wilson- como valores universales (?) 656, para mantener su predominio militar y para adelantar sus intereses económicos; lo que provoca respuestas contrarias de otras civilizaciones 657. Cada vez más debilitados, por la falta de coherencia ideológica -como si el liberalismo no fuera una ideología- para formar coaliciones, los gobiernos y los grupos intentarán conseguir el apoyo apelando a la religión común y la identidad de civilización 658.

Huntington parece olvidarse que todo proceso de dominación, sea imperial o colonial, actúa como un péndulo. Cuando “va”, domina, cuando “vuelve” reacciona.

Sin embargo, al finalizar su trabajo, pareciera reflexionar de manera más coherente, asegurando que, en el futuro, no habrá una civilización universal, sino un mundo de diferentes civilizaciones, cada una de las cuales tendrá que aprender a coexistir con las otras.

Debería tenerse en cuenta que, el peso de un pensador prestigioso, de un instituto prestigioso e incluso las ideas o políticas que surgen o son emanadas desde un país con peso en el contexto mundial, tienen influencia decisiva sobre los acontecimientos globales, e incluso, sobre el futuro orden mundial. Sería importante que predominaran pensamientos más creativos ya que, con los criterios vigentes, se está apostando al juego del dominio mundial -la civilización más fuerte sobre las más débiles (?)- y no al juego de la paz y el orden.

¿QUE SE ENTIENDE POR SEGURIDAD?

Los conflictos actualmente, nada tienen que ver con la problemática entre los actores polares, por pugnas ideológicas. No representan el “traslado” de la “pugna” entre actores polares a la periferia, como ocurría durante el sistema bipolar: Corea, Vietnam, las dos Alemanias, el Cuerno de Africa, Cuba, región sudafricana, etc.; o a la lucha entre civilizaciones; sino situaciones pendientes, latentes y postergadas, pero “sofocadas” por la conflictiva principal entre las dos superpotencias y por su conducta imperial y colonial; que terminó “destapándose” como resultado de la finalización del sistema bipolar. Hablo de conflictos como el de Yugoslavia, Chechenia, u otros en la región africana, que tienen que ver con situaciones étnicas, de nacionalidades o religiosas. La guerra del Golfo, obedeció más al interés de mantener un control sobre una zona petrolera estratégica mundial por parte de EUA que a la vieja conflictiva Este-Oeste. Por otra parte, aparecen situaciones conflictivas como resultado de los cambios vigentes, como los problemas sociales en general, pobreza, desempleo, etc. y las migraciones de todo orden. El narcotráfico y el lavado de dinero, en realidad es un problema espurio del capitalismo.

Hoy, a diferencia de la época de la guerra fría, en el marco del sistema bipolar, la principal preocupación para EUA es México y el Caribe -migraciones de “espaldas mojadas” y balseros-. Para Europa, es el Magreb, Turquía o Europa del Este -migraciones y conflictos bélicos cercanos-; para Rusia los países del Asia Central, por motivos similares.

De acuerdo con la nueva situación geopolítica, la gente se clasifica de acuerdo con su grado de proximidad y problemática. Es decir, que aquellos que están lejos de los centros de poder, pesan menos que aquellos que están más cerca. Hoy, incluso Africa del “Sur” no importa tanto. Entre los que están lejos, hay los que les va bien y los que no. Chile en ese sentido se “porta” muy bien.

Lo que pasa en Sudán no es importante, sí lo que pasa en Argelia, ya que es uno de los países que puede traer consecuencias migratorias importantes para Europa Occidental. Por ello en el inconsciente de los dirigentes del “Norte”, la idea es estabilizar a los “Estados tapones” 659. Si la estabilidad es compatible con la democracia, entonces todo bien, sino, mala suerte. Por eso vemos hoy que en Argelia, un régimen duro, sea militar o islamita, si impide el flujo de los refugiados, será ayudado. En México la gente quiso mantener una ficción democrática. Es el prototipo de un país “tapón”, con los Chiapas de un lado y el TLC (o NAFTA) del otro. Forma parte del conjunto económico norteamericano, pero al mismo tiempo está humanamente afuera -Iniciativa 187 del gobierno de California, que se está “federalizando”-. Turquía es otro ejemplo de Estado “tapón” con una democracia al menos de fachada y lazos privilegiados en el “Norte”.

¿Cuál es la actitud de los países del “Sur” frente a esta situación? Nadie se arroga la representación de los países del “Sur”. En las negociaciones del GATT la gran mayoría de los países del “Sur” fueron divididos o tratando de sacar provecho cada uno por su lado. Una unión del “Sur” es muy difícil, muy complicada. Frente al G7 es aún más difícil, ya que el peso político del “Sur” es muy débil, debido a la falta de solidaridad “horizontal” y al mayoritario “servilismo vertical”, sin descontar la falta de “proyecto” frente a las nuevas tendencias mundiales.

Otros países, como los viejos líderes de la Conferencia de Bandung (1955) perdieron esa condición. India tiene muchísimos problemas; Indonesia -miembro de la OPEP y Nic- no es una potencia política, a la vez que fue “absorbida” por el Foro para la Cooperación Económica entre países del Asia y el Pacífico (APEC); y Yugoslavia está en proceso de desintegración. El “Sur” no existe como realidad política o como “alianza” que pueda actuar frente al “Norte”. No hay proyección porque no hay proyecto.

¿Aparecerán nuevos líderes del MONOAL con nuevas propuestas de “direccionalidad”? ¿La emergencia de liderazgos regionales, al estilo de Brasil con su propuesta de un ALCSA, Sudáfrica y la Comunidad de Desarrollo Sudafricana y el ASEAN, generará proyectos adecuados como para poder modificar la inserción de los países del “Sur”, más allá de su heterogeneidad?

Existen muchos peligros que se observan desde el “Norte” 660, y amenazas desde el “Sur”. ¿Qué pasará con Panamá cuando el Canal pase a manos de ese país o con Hong Kong cuando pase a manos chinas? ¿Cómo se resolverán los problemas sociales en general que se viven y aumentan día a día en el “Sur”?

Frente a los problemas actuales, cada potencia ejercerá su presencia en su zona de influencia. La ONU, carece -y careció desde siempre- de capacidad para contribuir a la resolución de los problemas del “Sur”. Salvo que no sólo se piense en “retocar” el Consejo de Seguridad y se centre su acción en el ECOSOC (Consejo Económico y Social) que sí contemplaría los verdaderos problemas actuales -y su proyección- que nada tienen que ver con la guerra fría. No obstante ello, no existe voluntad política ni en el “Norte” ni en el “Sur” para este tipo de orientación o funciones de ese organismo internacional u otros.

¿LA GUERRA FRIA AUN NO TERMINA?

Si tuviéramos que observar los acontecimientos desde el punto de vista de EUA, en lo que hace a la finalización del sistema bipolar y a las tendencias mundiales, creo que la “inercia” -”espejismo” de continuidad de la guerra fría- en la forma de observar los hechos, predominaría como instrumento, frente a las novedades de cambios estructurales.

Esto no sólo ocurre con los analistas norteamericanos, sino también con otros analistas -con visiones bastante poco científicas y sí muy interesadas- en distintos países de la “periferia”, que todavía ven al mundo con la “óptica” de la guerra fría.

Las grandes críticas que se le hacen al gobierno norteamericano de Clinton, especialmente a su política exterior, por parte de sectores conservadores, muestran que el pensamiento “militarizado” de las relaciones internacionales, constituye la forma de ver la realidad; lo que es de por sí, no sólo una óptica, sino también una postura filosófica que considera que: el mundo, como toda sociedad, está dividido entre “buenos” y “malos”, y hay que luchar para erradicar a los malos 661. Pareciera que unos tienen la “naturaleza humana” buena y otros mala, en vez de pensar en términos de “convivencia razonable en el marco del conflicto y de la cooperación” como una de las características naturales de las sociedades, independientemente de las épocas.

El conflicto principal desde la caída del muro de Berlín y la desintegración de la URSS no tiene que ver con el “eje” estratégico-militar, sino con el eje económico. Pese a que existen actualmente más conflictos de carácter militar que durante toda la guerra fría, el futuro orden mundial no va a ser decidido en el “eje” estratégico-militar, sino en el económico 662. La “guerra comercial” que hay entre EUA y Japón, que se da en distintas áreas, una de ellas, la industria automotriz, explica, en cierta medida, lo que quiero significar.

¿QUIEN DICTARA LAS REGLAS DEL JUEGO?

La resultante de este conflicto -no sólo en la industria automotriz o entre empresas aéreas, o en propiedad intelectual, sino en todos los segmentos del eje económico- mostrará quién/es, en definitiva, dictará/n las “reglas” del juego durante el siglo XXI. En realidad se trata de un conflicto entre actores privados transnacionales, en el que las empresas automotrices -entre otras empresas- constituyen, por el momento, uno de los actores relevantes; apoyados -debido a una alianza no escrita y existente desde hace decenios- por los gobiernos, que aportan el marco institucional adecuado.

¿Serán Estados o actores privados, o una mezcla de ambos los que generen las reglas del juego en el futuro “régimen” mundial?

Hoy, no son los Estados industrializados los que movilizan la economía. Sólo se hacen cargo del marco institucional adecuado -en lo que hace a lo jurídico, económico, político e incluso militar-, para que los verdaderos factores de los procesos y los productos que son las empresas privadas, bancos, fondos de capital o mercados de capital, operen. Estos eligen determinados Estados para operar desde sus territorios, en los que ubican sus casas matrices -en el caso de empresas y bancos-, recibiendo, a su vez, protección; enviando, por otra parte, subsidiarias a otros Estados que reúnan ciertos requisitos básicos -Estados considerados “elegibles”-.

En términos de competitividad, hoy Japón tiene un peso económico mundial, que se acerca al de EUA; peso en el que la fortaleza del yen juega un papel importante 663. EUA por su parte, está pasando de un sistema manufacturero a una economía basada en la información, reconvirtiéndose para poder ser competitivo.

ESCENARIOS HACIA EL 2000

MEGATEMAS

Los principales temas y problemas que han quedado transparentados con la finalización del bipolarismo o que emergen como resultado de esto, tienen que ver con:

1) Se da un proceso de globalización en el relacionamiento, como resultante, especialmente, del desarrollo de las comunicaciones y de la informática 664 que ha quedado evidenciado por la desaparición de uno de los dos polos que manejaban las relaciones mundiales en compartimentos estancos y la emergencia de un mundo transnacionalizado. En el otro extremo y, paradójicamente, se da un proceso de fragmentación, del que la situación más espectacular ha sido la desintegración de la URSS 665; pero que también es vivido en el caso de Yugoslavia y puede darse en gran cantidad de Estados africanos, que fueron creados artificialmente por las potencias coloniales europeas en el siglo XIX, sin respetar las etnias ni las tribus, por lo que, si éstas tienden a reintegrarse, puede darse una proceso de disolución de los Estados con consecuencias impredecibles.

También provoca fragmentación, la imposibilidad del sistema político de manejar al Estado en su totalidad, por encontrarse actores transnacionales manejando regiones o áreas del mismo. Caso Colombia, con el narcotráfico; caso Perú con Sendero Luminoso; México dividido entre Chiapas y el TLC (o NAFTA por sus siglas en inglés), son algunos ejemplos. Otra forma de fragmentación relacionada con el proceso de globalización, es el de los estados provinciales que se vinculan de manera directa con el mundo, más allá del Estado nacional.

Entre medio, se observa una tendencia a la regionalización, fundamentalmente orientada a protegerse de la pérdida de identidad que genera la globalización.

Frente al proceso de globalización, en el que existe el peligro de pérdida de identidad -cultural, política, económica, etc.-, a la vez que se “subrayan” las diferencias, la forma de protegerse podría ser mediante la creación del Estado-región 666. No como el caso del MERCOSUR, que en nada se parece a esta figura y cuyo propósito, es evidente, no es proteger al Estado ni maximizar su capacidad de desempeño ni el de la región, sino favorecer al sector privado transnacional, especialmente el automotriz; sino como el caso de la Unión Europea (UE).

El regionalismo, no es un índice de la globalización, sino una forma de protección frente a ella.

Pero, en el marco de la globalización, el superdesarrollo tecnológico, especialmente informático 667 y de las comunicaciones, con un alto índice de incidencia en la futura configuración y comportamiento de las relaciones mundiales, muestra una de las caras de la moneda, mientras que en la otra, está la pobreza y la miseria.

2) Un proceso de reestructuración del Estado provocado por diversos motivos.

Al ser los sistemas políticos, variable dependiente de las características del orden mundial, los Estados deben acomodarse a los cambios vigentes. Esta vez, no es la seguridad -provocada por el conflicto Este-Oeste- sino la rentabilidad el valor más preciado; por lo que los Estados no deben “emblocarse” privilegiando su intervención en aras de la seguridad, sino minimizarse, desregularse y generar pautas favorables al funcionamiento y los intereses del sector privado, productor, inversor y comercializador 668. No cabe duda que, en este caso, es el sector privado el principal interesado en la disminución del rol del Estado 669 y el principal generador de la “reforma del Estado” en, prácticamente, todo el mundo.

Además, hay otros actores transnacionales, como el narcotráfico, generador también de “lavado de dinero”, que manejan al Estado, paralelamente con el sistema político, al punto de llevar a estos últimos a procesos de descomposición y vigencia formal. El caso de Colombia es ejemplificador, aunque no necesariamente el único. Brasil está sufriendo un proceso alarmante de descomposición y de desintegración del poder del Estado, debido al narcotráfico, que se “ocupa” más de los problemas sociales que viven las “favelas” -donde habita el 40% de la población- que el propio gobierno nacional o estadual; por lo que obtiene apoyo de los “favelados” y le genera reglas al gobierno 670.

Existen otros motivos adicionales por los que el Estado y sus sistemas políticos sufren cambios. También las naciones, disconformes con los Estados que, en vez de satisfacerlas en sus objetivos y necesidades, conforme al pacto social 671, ahora roto y sin vigencia, las ha oprimido o abandona su rol específico en materia de protección, seguridad, educación, salud, justicia, bienestar social; por ello, toman en sus manos su propio destino, “destruyendo” a los Estados -modelo desintegración de la URSS, caso Yugoslavia, y otros-, o sin destruirlos, pero utilizando mecanismos de fuerza, como el caso de México con Chiapas -u otros que están en ebullición en varios países latinoamericanos y del resto del mundo industrializado y del “Sur”-; o recurriendo o conformando actores transnacionales como las ONG’s para obtener satisfacción en diferentes áreas -derechos humanos, defensa de los intereses de la mujer, reacción frente al caso de las explosiones francesas en el Atolón de Mururoa; etc.-.

Otro factor de “destrucción” del Estado es la corrupción y los gobiernos mediocres emergentes de sociedades “mediocrizadas”. No existe peor corrupción que la mediocridad utilizada como instrumento de manejo y dirección de una sociedad. Gobiernos que están de espaldas con la realidad y con las naciones, a las que sólo utilizan para ser electos y mantenerse encaramados en el poder, pero a las que no satisfacen en sus necesidades y objetivos 672, culpando de ello a la realidad y al desarrollo tecnológico o a la supuesta ineficiencia de gobiernos anteriores. El “pacto social” generador del Estado-Nación -moderno 673-, carece de vigencia y las cosas no se están orientando, al menos en el corto plazo, a la conformación de uno nuevo.

También la corrupción está relacionada con vínculos con el narcotráfico y el “lavado de narcodólares”, como las acusaciones que han recibido los gobiernos de Colombia y de Bolivia 674.

Las metodologías y formas de corrupción son diversas, y la “creatividad” de los diferentes gobiernos y entornos de gobierno prolifera.

3) Un creciente proceso de transnacionalización en las relaciones, a tal punto que hoy, los vínculos Estado a Estado y gobierno a gobierno, ya no son ni exclusivos ni los más importantes, a la vez que las reglas -régimen- que constituirán el futuro orden mundial, comienzan a desarrollarse a partir de un proceso de “polarización” en el que intervienen de manera preeminente actores transnacionales, sean "con fines de lucro", como: empresas, banca, fondos de capital, o "sin fines de lucro" como ONG’s o OSC.

Dentro de esta transnacionalización, hay actores como el narcotráfico -capitalistas espurios-, que no sólo busca controlar mercados y lograr una alta rentabilidad -posiblemente la más alta de todos los procesos económicos vigentes-, sino también, manipular el flujo financiero y las inversiones a través del “lavado de dinero” y manejar, incluso, gobiernos y procesos económicos.

Otros actores transnacionales, como las empresas y los bancos, tienden a crecer en tamaño, gracias a “megafusiones”, que en el año 1995, a nivel mundial, superó la cifra de los 650 mil millones de dólares, incluyendo a la banca, las comunicaciones, el entretenimiento y las empresas farmacéuticas 675.

4) Los derechos humanos cobran una relevancia significativa, no tanto como resultado de una actividad al interior de los Estados y gobiernos -en muchos casos es a pesar de ellos-, sino como consecuencia de la creciente presencia de actores transnacionales como las ONG’s, que se han hecho cargo de lo que los gobiernos han provocado, dejado de lado, abandonado o desestimado.

Por otra parte, el lema de los derechos humanos, también es utilizado como instrumento, por algunos gobiernos, para negociar internacionalmente, como el gobierno norteamericano con el chino y otros países del Asia, para establecer ciertas pautas de relacionamiento comercial o con el gobierno cubano como prerequisito para levantar el bloqueo y el embargo. Este es el equivalente a la política de Wilson de “imponer la democracia, incluso a la fuerza”.

Asimismo, los problemas sociales, el desempleo y las situaciones conexas deberán resolverse desde la perspectiva de los derechos humanos y el derecho de los pueblos, ya que el creciente “economicismo” por parte de los gobiernos, que tienden a satisfacer a empresas por sobre las personas, ha hecho que esto se transforme en un problema insolucionable, salvo por el “mercado” gran dios de la política -ideología- actual 676.

5) Aunque el conflicto Este-Oeste haya desaparecido con la finalización del bipolarismo, el conflicto Norte-Sur continúa y se agrava.

Ahora salen nuevos pensadores de esta problemática que auguran una “lucha entre civilizaciones” como forma en que se diriman los problemas entre el Norte industrializado y civilizado -civilización occidental con sus vertientes europea y norteamericana- y el Sur subdesarrollado y bárbaro 677.

Además, los problemas en el Sur, emergentes de la finalización del sistema bipolar, que se encontraban latentes en la mayoría de los casos, pero suspendidos o comprimidos por el conflicto principal entre las dos superpotencias dominantes; reflejan situaciones basadas en nacionalismos étnico-religiosos y fragmentación de Estados, como resultante de la opresión colonial vigente desde el siglo XIX y la falta de atención que los Estados -sus gobiernos- han hecho de los objetivos o demandas de las nacionalidades existentes en su interior. El modelo de Yugoslavia es un ejemplo.

No se puede negar que, de este caos de conflictos regionales y locales podrían surgir guerras más importantes. Aún así, la principal amenaza en las próximas décadas no provendrá del exterior sino del interior. Las guerras más factibles se librarán entre grupos armados dentro de una región, -tal vez ni siquiera sean guerras civiles formales-, con o sin la participación (generalmente inútil) de potencias externas. El peligro consiste en la desintegración de las instituciones, de los Estados, las tramas de la sociedad. En otras palabras, la amenaza no está encarnada por algún conquistador externo o tiranía, sino por la anarquía interna y la falta de direccionalidad, agravada por el proceso de globalización externo.

Ya hay decenas de Estados que experimentan este tipo de conflicto interno, que va desde el terrorismo de la guerrilla y el contraterrorismo que mata a unos pocos seres humanos por semana, hasta la destrucción asesina. Los Estados que, en tiempos de paz, no controlan eficazmente parte de su territorio son ahora comunes en tres continentes. Es más, nos familiarizamos con Estados que simplemente ya no existen como tales y, en términos políticos, son simplemente espacios caóticos vacíos con fronteras y delegados ante las Naciones Unidas. Los casos más obvios son Afganistán, Somalia, Liberia. Grandes regiones de Africa al sur del Sahara y varios de los Estados sucesores de la Unión Soviética no están lejos de esta posición; el caso Colombia o incluso Brasil, donde la desintegración del Estado, controlado en distintas áreas por los narcotraficantes y la guerrilla, los escuadrones de la muerte, los sicarios, etc.

A pesar de los gastos masivos en policía y prisiones, ya no se considera que mantengan un grado considerablemente razonable de orden público. El temor del crimen en las calles, los llamados desesperados a la restauración de la ley y el orden, por cualquier medio, se convirtieron en factores importantes en la política de un amplio número de países occidentales. El temor es real. El peligro, aunque a veces exagerado, no es imaginario, como todo ciudadano de Nueva York sabe bien, la amenaza no está relacionada directamente con los gobiernos y los regímenes, sino con el tejido de la sociedad en los Estados modernos; no sólo en EUA, sino también en Europa, América Latina, etc. Esta amenaza, dadas las condiciones vigentes, inevitablemente aumentará.

El desarrollo tecnológico -ayudado por las políticas neoliberales deshumanizadas 678- hace que grandes porciones de fuerza laboral estén sin empleo y, muchas veces, sin posibilidades de conseguirlo, se trate de gente con bajo nivel de capacitación, o con títulos de postgrado. La lógica de una economía global transfiere la producción de los países de salarios altos a aquellos con salarios bajos, de la industria organizada a la industria sin sindicatos. Es una economía edificada sobre la base de la inseguridad humana -inseguridad también generada por este tipo de política económica- y el debilitamiento de la capacidad de los gobiernos -cuando no son funcionales a este tipo de políticas y usan la represión en vez de la solución- para contrarrestarla mediante la seguridad social. Las políticas neoliberales de mercado libre que están en boga producen un incremento asombroso en la brecha entre ricos y pobres. En Manhattan (EUA), un hogar ubicado en el margen del 20 por ciento de ingresos más elevados, en 1980 ganaba, en promedio, 21 veces más que un hogar en el margen del 20 porciento inferior. En 1990 ganaba 32 veces más 679. Gracias a este tipo de políticas, estas cifras están presentes en las principales ciudades de países latinoamericanos, como Buenos Aires, Santiago de Chile, Río de Janeiro o México D.F.

El fin del comunismo y la crisis de la democracia social dejaron un vacío político. En la actualidad, los sectores con mayores probabilidades de llenar ese vacío, pareciera que son los movimientos de nacionalismos xenófobos y la intolerancia religiosa, visiblemente en aumento. Ya sucedió en una oportunidad, entre las dos guerras mundiales, que los movimientos populistas de la derecha radical movilizaran el descontento y la inseguridad creciente de una era de incertidumbres 680.

En el marco del relacionamiento Norte-Sur, o se deberán buscar soluciones creativas, o se tendrá que utilizar la represión que permita mantener el “status quo” y los privilegios del mundo industrializado.

6) Hay una falta de parámetros y reglas básicas, como resultado de la desintegración del bipolarismo y de la carencia de un sistema y un orden estables y definidos, que permitan un marco regulatorio razonable. A la vez, se observa un desajuste entre la globalización y la transnacionalización, y las instituciones internacionales, resultan inapropiadas para establecer pautas reguladoras.

Esto es la resultante de que los organismos internacionales -sean estos de seguridad, políticos, económicos o financieros- son variable dependiente de las tendencias del orden mundial; por lo que, al haber cambios mundiales profundos, los organismos vigentes deben adaptarse o ser reemplazados por otros cuyas características reflejen jurídica-institucionalmente las pautas de orden que, de hecho, se alcancen, conformando el régimen y el orden.

Los organismos internacionales existentes han sido creados para un sistema y orden que ha desaparecido y no pueden dar respuesta a la mayoría de las situaciones existentes 681. Por otra parte, la reforma de estos organismos no dará solución al problema del nuevo orden. Este surgirá primero de hecho y luego será “institucionalizado” mediante la reforma de los organismos vigentes o mediante la creación de nuevos organismos que reflejen en un marco jurídico-regulatorio-institucional las nuevas realidades.

7) La expansión demográfica y el problema de las migraciones hacia el Norte.

Es previsible, para los próximos decenios, una expansión de la población mundial, que deberá, conforme proyecciones de las Naciones Unidas, estabilizarse, en la segunda mitad del próximo siglo, en alrededor de 12 mil millones de habitantes 682. China deberá alcanzar 1.890 millones en el año 2000; India, 1876 en el año 2015; Nigeria, 580 millones en 2035; Paquistán, 518 millones en 2035; Irán, 420 millones en 2055 683.

Si esas tendencias estructurales siguiesen los parámetros corrientes, el mundo continuaría por las próximas décadas presentando tasas crecientes de concentración de poder en el Norte y de privación en el Sur, con excepción de algunos casos de auto-desarrollo, como el de China, entre otros. Pero, como ya se mencionó, el statu quo del mundo no podrá alcanzarse, salvo con “represión”.

El tema de las migraciones genera conflictos y también problemáticas de derechos humanos, incluso en países que se esgrimen “campeones” de los derechos humanos como EUA. Hablo de la Iniciativa 187 que fue adoptada por el gobierno de California pero que se está federalizando; de cercas de alambrado que se erigen en la frontera con México para evitar que pasen indocumentados hacia EUA, como si se instalara una especie de nuevo muro de Berlín. Estos problemas también asoman en Europa Occidental frente a las migraciones provocadas por búsqueda de mejores horizontes como el caso del Magreb o por conflictos como el caso de Europa del Este.

8) El problema ecológico.

Por un lado se dan los problemas ecológicos y de medio ambiente, en todas partes, bajo diferentes circunstancias y situaciones provocadas por la deforestación, una industrialización descuidada del medio ambiente, matanza indiscriminada de animales y pesca depredadora; explosiones atómicas, manejo ineficiente o de mala fe de desechos químicos, trasladado en muchos casos a países del Tercer Mundo; etc. El planeta sufrirá daños irreversibles, en menos de 50 años, si no son inmediatamente aplicadas medidas apropiadas de una manera drástica.

Por el otro, se observa que las reglas sobre este tema provienen de actores transnacionales no de Estados ni gobiernos. La “supranacionalidad”, en este caso, no resulta de la “internacionalidad” sino de la “transnacionalidad”.

En el caso de ponerse en práctica una política ecológica apropiada, el crecimiento económico del “Norte” sufriría una sensible reducción. Por otra parte, las medidas de protección del medio ambiente, aunque no deliberadamente, tendrán efectos favorables en el desarrollo del “Sur” 684.

9) El problema del desempleo.

Este es un problema mundial, con un alto índice de repercusión en el mundo industrializado, particularmente Europa Occidental y EUA. El abaratamiento de los costos industriales y el desarrollo tecnológico aumentan la productividad, pero dejan sin trabajo a una creciente masa poblacional, que si no es reabsorbida de alguna manera se transformarán en un foco de conflicto incontenible. El problema del desempleo, no sólo es resultante del avance tecnológico, sino también de políticas económicas inhumanas que no consideran la problemática social en sus números e interés por la rentabilidad 685.

¿Cómo frenar los conflictos sociales derivados del desempleo y la desocupación, en el interior de las propias fronteras del mundo industrializado? Los problemas del “Sur” se pueden mantener alejados, estableciendo fronteras o muros al estilo del de Berlín, como la Iniciativa 187 del gobierno de California (EUA) y los alambrados fronterizos, pero no se pueden establecer fronteras de contención a los problemas sociales internos, a los que hay que agregarles los problemas de drogadicción crecientes y la descomposición social en el interior del mundo industrializado -civilizado (?)-.

10) Pérdida de validez de las creencias y valores tradicionales, sin emergencia de creencias y valores alternativos apropiados; con el agravante de que no existen actitudes ni conductas ejemplares desde “arriba” 686.

¿Qué pasará, incluso con principios y valores alcanzados con gran esfuerzo por los pueblos y que se consideraban universales e inalienables, como ha ocurrido en el ámbito laboral 687 por ejemplo, frente a la “doctrina” de la desregulación vigente, gracias a las políticas neoliberales?

La alternativa axiológica de los próximos decenios condicionará todas las demás alternativas. O se inicia un moderno social-humanismo, o se llegará a la “barbarización” desde adentro y desde afuera, provocada por minorías privilegiadas, explotadoras de masas destituidas de todo 688.

Todo proceso de explotación lleva en sí, la semilla de la destrucción del otro y también de sí mismo.


TENDENCIAS BASICAS Y CARACTERISTICAS

El sistema mundial presenta una configuración particular, debido a la multiplicidad y heterogeneidad de los actores que lo componen y se interrelacionan.

Ya no es como en la década de los ’70, que los actores transnacionales, principalmente empresas productoras, operaban como grupos de presión y necesitaban del espacio físico que los Estados le proveían. Ahora nos encontramos con un mundo particularmente transnacional con muchos Estados, y el espacio físico tiende a ser relativo en gran cantidad de áreas de relacionamiento, toda vez que internet y la informática cumplen con la función de relacionamiento –espacio virtual y electrónico de relacionamiento-.

Además, desde los ’70 se viene caracterizando al sistema mundial de "crecientemente interdependiente" especialmente por la cantidad de Estados nuevos y por los actores transnacionales. Sin embargo, tal interdependencia, que pudo haber crecido por las áreas temáticas que abarca, no se da en la medida planteada.

En última instancia, no se observa que haya una interdependencia de alta vulnerabilidad y sensibilidad entre los Estados, como para modificar el grado de "concentración" de poder económico que ciertos Estados tienen por sobre el resto.

En tanto, el grado de desarrollo tecnológico alcanzado por las empresas multinacionales, que les permite reproducir en sus laboratorios recursos y materias primas de manera artificial –biotecnología, fibra óptica, etc.-, y alcanzar tecnologías sofisticadas, no las hace dependientes en forma sensible de los recursos naturales de los países de la periferia.

No hay tanta difusión de poder en el marco de relacionamiento interestatal, como para hablar de un mundo interdependiente. Sí hay una alta difusión de poder en el contexto de interrelacionamiento transnacional.

Aún en el terreno económico y atendiendo al interrelacionamiento interestatal, todavía persiste un alto grado de concentración de poder en manos de pocos Estados, frente al alto grado de difusión en el mismo ámbito en el contexto de interrelacionamiento transnacional.

Uno podría representar al sistema mundial, de una manera mixta, no sólo por los actores sino también por las características que se dan en el eje económico y el estratégico-militar.

El sistema mundial tiende a ser imperial en lo estratégico-militar, multipolar en lo económico, con un alto índice de concentración de poder estatal y de difusión de poder en el contexto transnacional.

En aquellas áreas temáticas que salieron de la influencia del Estado, como: derechos humanos, ecología, comercio -que se internacionalizó-, el régimen está fuera del alcance del Estado en lo que hace a su generación.

ELABORACION DE ESCENARIOS POSIBLES Y DESEABLES

Lo que está claro hoy, en relación con el sistema mundial, es que dejó de ser bipolar, pero se mantiene “bi-segmentado”: conflicto entre el “Norte” y el “Sur”, a la vez que emergen una cantidad importante de problemáticas, que nos muestran que nos alejamos del orden, en vez de acercarnos a la fundación de uno nuevo.

Resulta difícil hablar del futuro del sistema mundial en términos de “polaridad” -aunque la configuración aparente es una “Tríada”-, toda vez que los Estados ya no son los únicos, y en muchos casos los más importantes actores del sistema. La transnacionalización hoy es un hecho contundente ya no una especulación académica o un dato de la realidad a tener en cuenta; pero resulta difícil saber a ciencia cierta cómo computarlo.

Tal vez el futuro orden mundial tenga la forma de un “sistema global basado en sistemas regionales flexibles de distinta categoría”; esto es, un mundo global, donde los Estados tienen como referentes inmediatos a sus sistemas -subsistemas- regionales 689.

Los escenarios que planteo consideran al mundo desarrollado, sea el polarizador o las potencias intermedias y emergentes, como al mundo subdesarrollado o en vías de desarrollo, carente de posibilidades de establecer reglas -régimen- o de modificarlas.

JUEGO DE ALTERNATIVAS A CONSIDERAR

PARA LA CONSTRUCCION DE ESCENARIOS

Estos escenarios se pueden dar, en un contexto global, en el que predomine:

a) Unipolarismo militar norteamericano-multipolarismo económico, con Japón en el contexto asiático y Alemania en el contexto de la Unión Europea.

b) Unipolarismo militar norteamericano con controles financieros de Japón y Alemania en el contexto global pero con predominio de Alemania y Francia en los temas de seguridad europeos-multipolarismo económico, basado en la competencia entre EUA intentando mantener su presencia en las distintas regiones, Japón en el contexto asiático y Alemania en el contexto de la Unión Europea; estas últimas regiones intentando expandirse competitivamente en el resto del mundo.

c) Unipolarismo militar norteamericano con controles financieros de Japón y Alemania en el contexto global pero con predominio de Alemania y Francia en los temas de seguridad europeos-multipolarismo económico con predominio de actores transnacionales.

FINANZAS:

a) Predominio del dólar.

b) Predominio de una moneda no dólar.

c) Acuerdo inter-monetario - “canasta” de monedas.

d) Unidad contable de referencia, no monetaria.

e) Flujo financiero mayoritariamente especulativo.

f) Flujo financiero mayoritariamente orientado hacia el sector productivo.

g) Inversiones abiertas.

h) Inversiones reducidas.

COMERCIO:

a) Recesión mundial (proteccionismos y discriminaciones de todo orden).

b) Sistema abierto sin barreras y cooperativo.

c) Aperturismo intra-bloques geo-económicos, proteccionismo inter-bloques geo-económicos.

CONFLICTOS:

a) Limitados a regiones.

b) Desplazados a periferia.

c) Provocados o ayudados desde el centro.

d) Generados y controlados por actores transnacionales -v.g. narcotráfico y lavado de dinero-.

e) Generados por grupos sociales “disconformes” con su status vigente, o debido al “agotamiento” del “pacto social” que mantiene en vigencia al Estado, que no les da satisfacción a sus necesidades y/u objetivos.

f) Promovidos desde el “centro” bajo una nueva visión de la división del mundo -al estilo “Choque entre las Civilizaciones” de Huntington-.

g) Provocados por la expansión demográfica, especialmente en países asiáticos y el problema de las migraciones hacia el Norte, particularmente Europa y EUA.

SEGURIDAD:

a) Manejada por EUA como “gendarme” mundial.

i) Control militar global.

ii) Control militar por regiones a partir de bases militares instaladas en cada una de ellas.

iii) Utilización de mecanismos de control, tales como:

1) Exigencias en el cumplimiento de derechos humanos.

2) Políticas y conductas respecto de la lucha contra el narcotráfico y el lavado de dinero.

3) Enjuiciamiento en tribunales norteamericanos de supuestos delincuentes de otros países que afecten, a criterio del gobierno norteamericano, sus intereses económicos y/o seguridad.

b) Manejada por el Consejo de Seguridad en su estructura actual.

c) Manejada por la ONU con control de la Asamblea General.

d) Manejada por el Consejo de Seguridad con el agregado de Japón, Alemania y otros representantes escogidos por región.

e) Un sistema similar a d) pero con los controles establecidos en c).

f) Continuidad de la visión estratégico-militar de la dirigencia conservadora de EUA, con predominio del intervencionismo militarista y abandono de lo económico-social.

g) Continuidad de la guerra fría a través del conflicto de EUA con Rusia, o de EUA en nombre de la “civilización occidental” contra el mundo musulmán y China -al estilo “Choque de las Civilizaciones” de Huntington-.

h) Manejada en cada “conglomerado” geo-económico, por sus potencias centrales -v.gr. EUA marco Americano; Francia-Alemania en el marco europeo, con Rusia incorporada- y esfera de influencia; Rusia -independientemente de otros actores europeos- en su contexto; Japón junto a otros Estados asiáticos -en su esfera de influencia- y los tres responsables principales en el contexto de un Consejo de Seguridad de la ONU reformado, para los problemas mundiales.

SITUACION ECONOMICA CON INCIDENCIA EN EL “SUR”.

a) Predominio de un mundo basado en la producción industrial de bienes de alta tecnología con trabajo intensivo de alta capacidad.

b) Predominio de una industria basada en materia prima natural y mano de obra barata.

c) Predominio de la especulación financiera.

d) Predominio del desarrollo científico y tecnológico y del perfeccionamiento educativo.

e) Predominio de un mundo basado en servicios, con bajo índice de producción industrial.

SISTEMAS POLITICOS:

Temas a considerar en la variable “cambios del Estado”

i. El Estado ya no cumple funciones sociales. ¿Quién asumirá estas funciones? ¿Las ONG’s?

ii. Las ONG’s les ponen reglas a los Estados.

iii. Efecto de la “transnacionalización” en el futuro rol de los Estados 690.

Con la disminución de su rol, ¿qué pasará con la política exterior? ¿Por dónde pasará el eje de las relaciones exteriores? ¿Quiénes serán los actores y factores generadores de la política exterior?

iv. Efecto de la “globalización” en el futuro rol de los Estados.

v. Necesidad de la “regionalización” como consecuencia de iv.

vi. Distintos tipos y categorías de “regionalización” debido a las relaciones estructurales de “dominación y dependencia”.

vii. Proceso de fragmentación y degradación del Estado-Nación moderno.

Escenarios

a) Intervención estatal.

b) Abstención estatal con arbitraje.

c) Intervención estatal con gobiernos “clientelistas” de los intereses del “centro” y/o las multinacionales y/o transnacionales.

d) Abstención estatal sin arbitraje.

e) Re-celebración del “Pacto Social”.

f) Mixtura entre Estado tradicional y un rol representativo de las ONG’s, en todos los temas que son de interés sectorial o corporativo.

g) Reemplazo progresivo del Estado-Nación por el Estado-Región 691.

No he pretendido agotar los escenarios posibles ni los deseables. Sólo tratar de imaginar situaciones, según las tendencias vigentes, cuya dinámica es más veloz, aún que la imaginación misma.

En relación con las potencias principales -hablo de los Estados que ejercen alguna direccionalidad en sus áreas de influencia y a nivel mundial- debería considerarse:

i) Qué política exterior tienen. Qué responsabilidades asumen.

ii) Cuál es su visión de las tendencias globales y de los problemas de seguridad.

iii) Cuáles son sus economías.

iv) Qué líneas internacionales siguen.

v) Cuál es su inversión directa en el mundo. Areas geográficas y temáticas.

CUADRO DE TENDENCIAS

Cada uno de los segmentos mostrados, acorde con sus variables de corte, muestra el régimen emergente.

Cuadro 2


TENDENCIAS DEL ORDEN MUNDIAL ATENDIENDO A LAS TENDENCIAS EN LA FORMACION DE REGIMEN 692

TEMAS/ VARIABLES

FINANZAS

COMERCIO

INDUSTRIA

CIENCIA & TECNOLOGIA

CONFLICTOS

SEGURIDAD

SISTEMAS POLITICOS


SITUACIONES BASICAS

Tendencia a conformación de macro-bancos y a la absorción de unos bancos por otros. La Banca Privada Transnacionali-zada es el principal generador de reglas.

Liberalización intra-bloques económicos; proteccionismo inter-bloques.
Búsqueda a través de mecanismos de la OMC de liberalización total. El principal obstáculo son los subsidios agrícolas de las grandes potencias.
Polos fuertes, dinámicos y competitivos: NAFTA, UE y el Bloque Asiático.

Sigue las pautas científico-tecnl. Tendencia a la conformación creciente de mini empresas coexistiendo con mega-empresas.

Transformación revolucionaria y acelerada

Debido al cambio de los “ordenadores”.
Nacionalismos; narcotráfico; migraciones; proteccionismos; inseguridad social. Situaciones mixtas de conflictos interestatales con creciente emergencia de conflictos intranacionales y transnacionales. Terrorismo.

Orientada principalmente a conflictos con base económica y social y problemas de seguridad al interior del Estado, a nacionalismos étnicos y religiosos, migraciones, narcotráfico y terrorismo. Para conflictos interestatales se continúa con métodos tradicionales, pero estos disminuyen, creciendo los intraestatales y los transnacionales.

Autoritarismos nacionalistas; democracias controladas en un modelo liberal.
Crecimiento y mayor presencia de las organizaciones de la sociedad civil.


PRINCIPALES ACTORES

EUA; Alemania unificada en el contexto de la UE; Japón y China; en la unidad de cuenta. Banca Privada Transnacionalizada, fondos de capital en lo que hace a flujo.

EUA; China, Japón y Nic's; Unión Europea (UE); transnacionales (Trading Companies), repartidos de diferente manera según el sector primario, manufacturero o servicios.

EUA; China, Japón y Nic's; Unión Europea (UE); multi y transnacionales

EUA; Japón, China; Unión Europea (UE); multi y transnacionales.

Naciones; etnias; migrantes; narcotráfico; líderes fundamentalistas; líderes guerrilleros; terroristas; psicópatas sociales.

EUA primacía militar bajo apoyo económico de Japón; Alemania; Francia y Gran Bretaña.
Tendencia de Francia y Alemania a generar propio sistema defensivo en contexto de UE; Rusia junto a los anteriores o individualmente en su área.

Sector privado vinculado a capitalismo neoliberal. EUA (generador de pautas democráticas en el corto plazo para tener capacidad de cooptación). Creciente incidencia de organizaciones de la sociedad civil.


VENTAJAS COMPARATIVAS Y COMPETITIVAS

Control alternativo sobre el flujo monetario y la inversión.

Control sobre determinados mercados, stocks y tipo de productos y procesos

Manejo competitivo sobre ciertas industrias, especialmente en lo que hace a procesos

Desarrollo científico básico y aplicado y desarrollo tecnológico

Manejo del desorden. Capacidad para presionar buscando otra dirección del orden.

Control de la capacidad coercitiva para establecer patrones reglas de seguridad global o regional

Establecimiento de pautas de funcionamiento sobre los sistemas políticos periféricos


PRINCIPALES INTERESES

Control del flujo monetario. La orientación de la inversión

Control de los mercados y de características de comercialización

Decisión sobre las principales industrias y control sobre los principales procesos

Control del/os eje/s alrededor del/os que girará la industria y el resto de los procesos

Control sobre la inestabilidad. Control sobre los cambios. Narcotráfico: control de mercados y rentabilidad

Manejo de los parámetros de seguridad y estabilidad. Capacidad disciplinadora

Subordinar los procesos políticos para controlar el orden y la estabilidad sistémica


PRINCIPALES CONFLICTOS

Pugna por supremacía monetaria y la orientación del flujo. Se abandona al dólar como moneda de referencia única. Se pasa a canasta de monedas u otra forma de respaldo

Pugna por penetración en mercados de pares y por control de mercados periféricos. Establecimiento de características de comercialización

Competencia por control de procesos industriales, costos y mercados

Conflictos tradicionales de competencia sobre el conocimiento y su transferencia


Interés de EUA por mantener viejas pautas de seguridad mientras Francia y Alemania procuran desarrollar pautas propias, al igual que Rusia; Japón es remiso (corto plazo) a invertir en esta área.

Los conflictos se centran (corto plazo) más en el tipo de capitalismo que imperará dentro de un marco de democracia controlada en la periferia. Organizaciones de la sociedad civil aún actúan débilmente como actores.


LIDERAZGOS

Hay actores preponderantes, pero sin liderazgos definidos. El dólar tiene aun ventajas en el corto plazo frente a Euro, Yuan y el Yen. La banca privada y los fondos y mercados de capital sobre orientación del flujo

La Unión Europea (UE) tiene la ventaja de ser un mercado en sí mismo. Japón con su proteccionismo, bajos precios y alta calidad, tiene control sobre los principales mercados y características de comercialización. China crece en control de mercados por manejo de costos pero aún no en calidad. EUA (corto plazo) tiene grandes desventajas en industrias claves.

EUA; Japón, China; Unión Europea (UE); multi y transnacionales; en todos los casos sobre determinadas producciones y procesos.

EUA; Japón, China, Unión Europea (UE); multi y transnacionales; sobre nuevos desarrollos y aplicaciones.

Nacionalismos; fundamentalismos; narcotráfico; subversión; terrorismo.

EUA, global. Alemania y Francia en el marco paneuropeo. Rusia recuperando espacios.

EUA con su capacidad de imponer sistemas democráticos controlados.


ESTRUCTURA RESULTANTE

La configuración muestra una tendencia al predominio del Yen y el Euro tal vez junto a otras monedas como el Yuan, aunque sin desplazar totalmente al dólar, en el corto plazo.

En el corto plazo una “Tríada” de conglomerados geo-económicos semi-cerrados compitiendo entre sí. Absorción de los procesos macro-regionales sobre los micro-regionales

Preeminencia de los que controlen los procesos más que los productos, la robótica y los mercados en el marco del mundo industrializado y emergente, como el BRIC.

Pugna competitiva entre Japón, China, India, EUA, algunos países de Europa Occidental y la Federación Rusa; sean los Estados y/o actores transnacionales en su interior.

Creciente militarización de situaciones conflictivas. Bajo índice de incidencia de organismos mediadores y de procesos de resolución pacífica.

Unipolarismo militar global en el corto plazo, respaldado por apoyo económico de principales actores mundiales. En el mediano plazo reparto de áreas, especialmente entre EUA y algunos países de la Unión Europea (UE). Posible rol preponderante de Federación Rusa como tercero con intereses propios.

Estados minimizados y debilitados (especialmente en la periferia) con control creciente del sector privado transnacional


NUEVOS PARADIGMAS

Los bancos se especializarán por temas.
La moneda será una unidad contable. Influencia de la informática y las comunicaciones sobre los flujos monetarios y sus resultados.

Macro-Bloques.
Nuevas formas de proteccionismo no arancelario.
Influencia del control de calidad y ecología en el tipo de producto y su comercialización.

Variable dependiente del segmento Científico y Tecnológico.
Transnacionalización.

Control del conocimiento.

Es el segmento paradigma del nuevo orden mundial

Globalización geográfica y temática.
Los conflictos actualmente, no tienen que ver con la problemática entre actores polares, por pugnas ideológicas. No representan el “traslado” de su “pugna” a la periferia, como ocurría durante el bipolarismo, sino situaciones pendientes, latentes y postergadas, pero “sofocadas” por la conflictiva principal entre las dos superpotencias y por su conducta imperial y colonial; que terminó “destapándose” como resultado de la finalización del sistema bipolar.
Explosión de situaciones intraestatales y transnacionales muchas de las cuales están vinculadas a la reformulación o refundación del Estado-Nación buscando satisfacción de demandas sociales insatisfechas.

Tendencia a privatización de la defensa y la seguridad.

Debe ser funcional al sistema y orden mundial.
Al servicio de los intereses privados transnacionales más que de los intereses nacionales.
Emergencia e sociedad civil como actor significativo, aunque aún débil en la formación de reglas.


Modelo: Luis DALLANEGRA PEDRAZA






© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, El Orden Mundial del Siglo XXI, (Buenos Aires, Ediciones de la Universidad, 1998) ISBN: 950-99572-9-1


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).


e-Mail: luisdallanegra@gmail.com


620 Ver Zaki Laidi, Investigador del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) de París y Profesor en el Instituto de Estudios Políticos de París y en la Universidad Johns Hopkins de Bologna, en su libro “El Orden Mundial Distendido: Sentido y Potencia tras la Guerra Fría”. Reportaje de Andrea Desormeaux, en el Diario “El Mercurio”, Chile, 12/2/94.

621 Ver gráfico sobre “Pirámide del Poder Global I” en Cap. II; gráfico sobre “Características de la Estructura” en Cap. VIII; y gráfico sobre “Relaciones Mundiales Globales: Sistema de Preguntas para Analizar las Relaciones Mundiales” en Cap. XII.

622 No hablo de los conflictos militares que proliferan en mayor cantidad y con más muertes que durante toda la guerra fría; sino de un conflicto al estilo de la guerra fría por imponer pautas ideológicas totalizadoras desde una u otra cabeza de bloque.

623 O tal vez su élite gobernante no ha tomado conciencia de la capacidad de que disponen y sus posibilidades de liderazgo mundial. Ver sobre el caso japonés, a Shintaro Ishihara, “El Japón que sabe decir no”, (Bs. As., Sudamericana, 1992). Esto puede ser el reflejo de la costumbre de estar sometidos, en el caso japonés a EUA durante 50 años y Alemania, dividida y sometida por una parte a EUA y por el otro a la URSS. Mientras, EUA, al haber ejercido el liderazgo durante los últimos 50 años, mantiene esa “costumbre”, pese a que su “potencialidad” no lo acompaña actualmente. Lo cierto es que, las cosas se están decidiendo en la “direccionalidad” no en la “potencialidad”.

624 Salvo el caso del narcotráfico y todo lo vinculado a este fenómeno que, por otra parte, no tiene ideología ni bandera y además, es capitalista; lo que busca es el control de mercados y la rentabilidad.

625 Hoy resulta bastante complejo establecer qué es el “Sur” y quienes lo componen; toda vez que, por un lado, al haber desaparecido el Segundo Mundo (en términos económicos), la categoría “Tercer Mundo” queda más como efecto de una “inercia descriptiva” que como una región. Además, con el nuevo concepto de “economías o mercados emergentes”, que se aplica a algunos países del ex-Tercer Mundo, aunque carecen de “potencialidad” y “orientación”, ya que los actores transnacionales y los Estados industriales más poderosos son los que los utilizan y orientan; las cosas se complican aún más, ya que los gobiernos y las fuerzas económicas de estos mercados emergentes, están más identificados con el “tope” de la estructura de poder mundial, que con las necesidades y aspiraciones de sus propias naciones y de otras regiones subdesarrolladas. Sobre el particular, ver el planteo de Ravenhill, J., The North South Balance of Power, en “International Affairs”, Vol. 66, N° 4, págs. 645-746; quien hace una división del “Sur” en: Países exportadores de petróleo y renta elevada; economías industrializadas con Estados fuertes y niveles de endeudamiento relativamente bajos (macro-Nic’s asiáticos); economías industrializadas con un aparato estatal cuestionado o con problemas de deuda; países de reciente industrialización en potencia (micro-Nic’s asiáticos); suministradores de productos básicos (Africa subsahariana; Centroamérica y algunas regiones latinoamericanas). Resulta muy complejo poner en una misma “bolsa” a lo que se denomina “Sur”. Además, no se pueden asimilar, economías industrializadas previamente a la 2da G.M. como las de Argentina -actualmente con su industria destruida- Brasil y México, con las que se vienen industrializando desde los ‘50 (macro-Nic’s asiáticos) y desde los ‘80 (micro-Nic’s asiáticos). En estos últimos casos, el aparato sindical y la estructura social-legal-laboral es diferente a la de los países latinoamericanos; aunque actualmente todo se está standarizando pero hacia abajo. Ver también Paul Kennedy, Hacia el Siglo XXI, (Barcelona., Plaza & Janes, 1993), especialmente Cap. X “Ganadores y Perdedores en el Mundo en Vías de Desarrollo”.

626 Hablo de los Estados no de las Naciones que, en gran medida, son pobres por falta o injusta redistribución de la riqueza. Los gobiernos representan a los Estados, pero fundamentalmente atienden a los intereses del sector privado -factor de poder por eminencia hoy- más que los de la Nación en general. Esto, a veces, forma parte de conductas convenientes, otras, de percepciones sobre cómo debe actuarse. En todos los casos, constituyen una política que favorece a un sector -el más influyente- postergando a otros.

627 Ver por ejemplo las declaraciones del Secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería argentina, Jorge Campbell, en el marco de la reunión del G15: "Buscamos vincular a los empresarios para que generen negocios". Diario La Nación de Bs. As., 5/11/95. Sin ningún tema político en agenda y con aspectos económicos enfocados, casi exclusivamente hacia los negocios, la cumbre del G15 fue acotada. Las principales expectativas fueron puestas en el encuentro de los hombres de negocios, más que en declaraciones orientadas a generar algún tipo de conducta en el mundo industrializado, respecto de comercio, inversiones, deuda y transferencia de tecnología.

628 Por ejemplo, si se tienen en cuenta las ganancias promedio que los ejecutivos de empresa obtienen en diferentes países del mundo industrializado en vías de desarrollo y subdesarrollado, se observa que, luego de impuestos ganan en: Argentina 331.000 u$s, México 303.000, EUA 261.000, Singapur 232.000, Hong Kong 226.000, Brasil 217.000, Suiza 180.000, Japón 180.000, Alemania 165.000, Francia 147.000, Venezuela 146.000, Reino Unido 138.000, Italia 133.000, Canadá 129.000, Australia 127.000, España 126.000, Holanda 122.000, Suecia 86.000; informe 1995, de la Consultora Towers Perin de Gran Bretaña, citado en Delfico, Alberto, Globalización, Flexibilización, Corrupción.. Y ¿Con la Gente qué Hacemos?, (Bs. As., Edic. del Autor, 1985), págs. 47-48. Los empresarios en Argentina -y otros países latinoamericanos y del “Sur”-, avalados por el gobierno, dicen que la solución de la economía es eliminar beneficios sociales y reducir salarios para ser competitivos, aunque son los que más cobran y menos aportan. Por otra parte, en el mismo informe de la consultora británica aparece el ranking de obreros mejor pagos: Japón 48.000 u$s por año, Suiza 45.000, Alemania 38.000, Bélgica 34.000, EUA 32.000, Canadá 31.600, Francia 23.000, Australia 19.000, Argentina 18.100, México 10.700, Hong Kong 10.500, Brasil 8.700, Venezuela 5.100.

629 Por ejemplo, aspiraciones de Chile de ingreso al NAFTA, de la misma manera que Argentina. Interés de Brasil, manifestado también por Argentina de ingresar como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. Argentina a su vez aspira a ser miembro de la OTAN; por ejemplo. Esta ha sido la historia desde la época colonial y luego, a partir de la independencia en los países latinoamericanos, africanos y asiáticos. Los principales proveedores de tecnología, manufacturas, seguridad, inversiones o créditos; los acreedores, los direccionadores en materia política e ideológica, etc., etc., han sido países extra-regionales, más que los de las propias regiones. Los laxos “verticales” siempre han sido más fuertes que los “horizontales”.

630 Diario El Mercurio, Sgo. de Chile, 19/Oct/1995.

631 Diario El Mercurio, Sgo. de Chile, 20/Oct/1995.

632 Habría que pensar que el mundo industrializado tiene una deuda conjunta de 12 billones de dólares de los que le corresponden a EUA 5 billones.

633 Han tenido durante la década de los ‘80 un crecimiento anual sostenido de su PBI, en promedio del 8%. Su PBI conjunto supera el billón (millón de millones) de dólares. Fuente: Asean Development Outlook.

634 La tendencia natural no es a la “convergencia de voluntades” en la generación del orden, sino a la defensa de la “soberanía” -en términos de “dominio” propio- lo que propende a generar “anarquía” global.

635 Ver sobre este particular, Batra, Ravi, La Gran Depresión de 1990, (Barcelona, Grijalbo, 1988), pág. 52.

636 India y China constituyen cuasi Estados-región.

637 ¿En América será el “ALCA” (Area de Libre Comercio Americano), de la que se habló en la reunión de Denver (Colorado, EUA, Junio de 1995) en la que participaron los Secretarios de Comercio y más de 1000 empresarios de los 34 países del hemisferio americano, haciendo referencia al “mandato” (?) de la Cumbre de Presidentes de América, celebrada en Miami en Diciembre de 1994 y que le encargó (?), a su vez, a la OEA su implementación? Mi opinión es que es absurdo hablar de “continentalismo” cuando se trata de la “integración” (?) en un mismo proceso, a unidades mayores junto con unidades menores. Nicolo Machiavello decía “no hay alianza entre desiguales”, sólo se da un proceso de dominación y de dependencia. La integración continental ya existe desde hace muchas décadas -sin necesidad de un proceso institucionalizado-, bajo el dominio de EUA; el asunto es cómo el resto de los países del continente se integran “horizontalmente” para poder negociar en paridad de condiciones con EUA o el NAFTA. Ningún invento sobre “realismos periféricos” puede borrar esto y mostrar que no queda otra alternativa que aprovechar la dependencia.

638 La pregunta clave sería si estos mandatos aprobados responden a los verdaderos intereses de los pueblos o a la idea que se les ha dado.

639 Casualmente (?) uno de los puntos centrales del temario de la Primera Conferencia Panamericana celebrada en Washington por convocatoria del gobierno norteamericano en 1889/90, era la “creación de una unión aduanera” hemisférica, que no se alcanzó a constituir. 100 años después, en 1989, el presidente Bush hace un periplo por América Latina proponiendo su “Iniciativa para las Américas” y el presidente Clinton le da el nombre de “ALCA” en 1994.

640 Resulta incomprensible el que se hagan permanentes críticas, por los desbalances que Argentina tiene con Brasil en su comercio, a la vez que por las conductas proteccionistas que este país adopta en áreas clave como la industria automotriz en el marco del MERCOSUR, y se pretenda, por otra parte, formar parte de una Zona de Libre Comercio como el NAFTA (o TLC por sus siglas en español) en la que se encuentran economías como las de EUA, Canadá, e incluso México (equivalente a la economía de “Los Angeles” California), que podrían provocar desbalances mayores y conductas proteccionistas -si ellos consideraran que las necesitan- que serían devastadoras, más allá de la “sociedad” (?) que se desarrollaría. Los informes del Banco Mundial muestran que el Nafta representa el 89 % del PBI hemisférico, el resto de América el 11 % restante, en el que el MERCOSUR tiene el 8 %, o sea que a la América que no sea Nafta ni MERCOSUR le queda sólo un 3%.

641 Ver reportaje que Andrea Desormeaux hizo al profesor Jean Cristophe Rufin, del Instituto de Estudios Políticos de París, publicado en Diario “El Mercurio” de Chile, 16/4/94; a raíz de la aparición de su libro: “El Imperio y los Nuevos Bárbaros”.

642 Desde la Iniciativa 187 del gobierno de California sobre los indocumentados hispanos, reforzada con la Iniciativa 209; pasando por el alambrado de zonas de frontera entre EUA y México; la reciente Ley Helms-Burton que permite al gobierno norteamericano aplicar sanciones a empresas de terceros países que en sus actividades en Cuba utilicen o trafiquen con propiedades que fueron enajenadas a empresas norteamericanas, lo que ya ha generado conflictos con la Unión Europea, Canadá y México; o los temores que generan las migraciones provenientes de la zona del Magreb o de Europa del Este hacia Europa Occidental, hasta el “Conflicto entre Civilizaciones” de Huntington.

643 Ver más arriba, en nota al pie, la nueva clasificación de los países “Sur”, siguiendo los criterios de Ravenhill, J., The North South Balance.., op. cit.

644 Mister “X”, The Sources of Soviet Conduct, “Foreign Affairs”, July 1947.

645 No todos en EUA estaban de acuerdo con esta política exterior. Por ejemplo, Walter Lippmann lo critica en Foreign Policy N° 1. También están en desacuerdo Henry J. Morgenthau y John Foster Dulles. Sobre el particular ver Aron, Raymond, La República Imperial: Estados Unidos en el Mundo (1945-1972), (Bs. As., Emecé, 1974), especialmente Nota Final.

646 Las políticas antiinmigratorias, el hallazgo de nuevos enemigos para substituir los adversarios de la guerra fría; etc., son a menudo, entre otras, las típicas respuestas reaccionarias en una época de sacudidas, cambio, choques y ruptura en la vida social de la humanidad. Esto muestra falta de creatividad en el liderazgo político, sea del mundo industrializado, como del subdesarrollado, a la vez un desconocimiento de la importancia de entender y prepararse para el cambio substantivo, especialmente con educación -no sólo técnica para el trabajo, sino también filosófica- y tratando de buscar salidas constructivas. Sobre este tipo de pensamiento particular, ver Paul Kennedy, Hacia el Siglo XXI, (Barcelona, Plaza & Janes, 1993), especialmente el Cap. XIV.

647 Discurso de Roosevelt al Congreso (6/XII/1904) que resulta en un Corolario a la Doctrina Monroe: "Aquellos países cuyos pueblos se conduzcan bien pueden contar con nuestra calurosa amistad. (..) El mal comportamiento crónico o una impotencia que resultara en un debilitamiento general de los lazos de la sociedad civilizada, puede en América, como en cualquier otro lugar, requerir en última instancia la intervención de una Nación Civilizada, y en el Hemisferio Occidental, la adhesión de Estados Unidos a la Doctrina Monroe puede obligar a Estados Unidos, aunque a regañadientes, en casos flagrantes de mal comportamiento o impotencia, a ejercer un poder de policía internacional". Ver A History of United States Foreign Policy (Englewood Cliffs, N.J., Prentice Hall, 1965), Second Edition, págs. 228-229.

648 Ver por ejemplo, lo que Kenneth Waltz dice sobre Wilson, en El Hombre, el Estado y la Guerra, (Bs. As., Nova, 1970), págs. 97 y 132-133.

649 ¿No es el caso del Japón con el mundo occidental?

650 No habla del mundo, sino del “mundo occidental”.

651 ¿Qué pasó con el imperio británico expandiéndose por el mundo; con el mundo europeo colonizando Africa y neo-coloniozando América Latina; con la emergencia de Japón como potencia a fines de la 1ra G.M.; de la re-emergencia de Japón como potencia económico-tecnológica desde los ‘50 en adelante; con el rol de la China de Mao-Tse-Tung; con el surgimiento del Movimiento de Países No Alineados y su participación en el proceso de descolonización masivo en Asia y en Africa; etc.?

652 ¿Qué civilizaciones estaban en el Movimiento de Países No Alineados? ¿Cómo interactuaban?

653 Me gustaría saber qué ha pasado con los 5 mil años de historia de China o Japón por ejemplo. Más allá del predominio de occidente en su modalidad, ¿acaso no existe una incidencia -diría creciente- de las civilizaciones orientales en el mundo?

654 Mundo industrializado, mundo de economía centralmente planificada; mundo en vías de desarrollo y subdesarrollado.

655 Lo que sería totalmente lógico, salvo en el cerebro de los que piensan en términos de dominación total, impidiendo, por lo tanto, la posibilidad de desarrollo independiente de otros criterios, o de convivencia entre criterios o cosmovisiones diferentes.

656 Desuniversalizando los valores de otras sociedades y culturas, por mecanismos forzosos. Los comentarios, subrayados, interrogaciones y entre guiones, indudablemente son míos.

657 Como se ha intentado establecer a lo largo de todo este trabajo, todo proceso de dominación, genera reacciones y resistencias, por otra parte, naturales. Nadie está naturalmente predispuesto a que le impongan su voluntad.

658 Huntington ya consiguió una forma de tener enemigos contra los que luchar y alimentar el complejo militar-industrial y el proceso de dominación civilizatorio. No obstante, el Papa Juan Pablo II, en su discurso ante la 50ma Asamblea General de la ONU dijo que “Ningún Estado, nación u organización internacional puede pensar legítimamente que una nación no sea digna de existir” y agregó “El temor a lo diferente puede guiar a una denegación de la misma humanidad del otro, con el resultado de que la gente cae en un ciclo de violencia en el que no se perdona a nadie..”. El objetivo declarado del Papa ante la Asamblea General de la ONU (1995) fue que deje de ser un ámbito burocrático para transformarse en un “centro moral del mundo” donde los valores contemplen, no sólo la “coexistencia, sino la existencia para otros”.

659 ¿La nueva frontera entre el conflicto y la paz?

660 Samuel Huntington con su “Choque de las Civilizaciones” se ha encargado de alimentarlos.

661 El ex presidente norteamericano Wilson hablaba de actuar en “bien de la civilización” y de hacer la democracia aunque haya que “imponerla con la guerra”.

662 Por si no quedó en claro a lo largo de este trabajo, lo explico una vez más: porque no hay una pugna entre dos ideologías que se pongan mutuamente en tela de juicio al estilo capitalismo vs comunismo. Hoy, la ideología -neoliberalismo- es ambiental.

663 Ver Philippe Pons, periodista de Le Monde, en ”¿Quién Dictará las Reglas del Juego?: Rivalidad de Fondo”, artículo escrito especialmente para Clarín, Buenos Aires, 17/5/95.

664 Ver, sobre las causas, por ejemplo, el “Informe sobre el Desarrollo Mundial 1995” del Banco Mundial (BM), pág. 59.

665 Tanto globalización como fragmentación no son políticas promovidas por voluntades, sino la resultante de los hechos. El liberalismo, desde su visión de la realidad, considera que la globalización es una política buscada y necesaria, ya que el mundo no tendría fronteras y constituiría un sólo mercado.

666 Ver en Cap. XII la nota al pie referida a Peter Drucker y el tema del “mega-Estado”. Ver más atrás, en este Capítulo, lo tratado sobre este tema.

667 Un fenómeno que está produciendo la informática, además de los aspectos negativos que implican el reemplazo de mano de obra y el consiguiente desempleo, es el de la posibilidad de trabajar en casa en contacto remoto con la oficina, la empresa o el instituto, también conocidos como “homeoffice” o “teletrabajo”. En EUA la población de los que trabajan en casa representa el 20% del total de la población económicamente activa, equivalente a 36,4 millones de personas, mientras que en Gran Bretaña es el 7%. En EUA, por no tener que trasladarse hacia el trabajo se generan beneficios tales como la disminución en 3 mil millones de horas de desplazamiento en vehículos de combustión, con el consiguiente beneficio al medio ambiente ya que se reduce la contaminación atmosférica 1.800.000 toneladas anuales, y se ahorran 13 mil millones de litros de combustible. Ver Revista de computación PC USERS N° 55, Noviembre de 1995, pág. 11; también “COMPUMAGAZINE”, N° 88, Noviembre de 1995, pág. 10.

668 Las características vigentes del orden mundial son las que condicionan la forma en que el Estado resultará funcional al sistema. Si existe un sistema en el que predomina la pugna entre ideologías diversas -tal como ocurrió durante la etapa bipolar 1945/1991- el Estado -cualquiera sea su configuración vigente- tenderá a “emblocarse” para proveer a la seguridad; en el caso de que exista una ideología “ambiental” sin que exista otra en pugna, el Estado tenderá a disminuir su presencia, presionado por los sectores privados que buscan su beneficio y rentabilidad. El tema fue tratado por Frankel, Joseph, International Relations in a Changing World, (Oxford, Oxford University Press, 1979), págs. 154-155.

669 Nadie se pregunta, ni tiene en cuenta a la Nación, su destino, sus necesidades de desarrollo, etc. Los gobiernos pareciera que sólo tienen en cuenta a la Nación, para el voto y al sector privado -aunque forma parte de la Nación, pero no es toda, ni siquiera representativo de ella- por el poder.

670 Sobre el particular ver Diario Clarín de Buenos Aires, 21/Oct/1995, “El Control de las Favelas: Desintegración del Poder del Estado”; “Los Zares de la Droga en Brasil: El Alcalde de Río de Janeiro Tuvo que Negociar con los Narcos”, los narcotraficantes le imponen al gobierno municipal el 60% de la mano de obra que utilice ésta; “Otorgan Permiso para Poder Entrar a las Favelas. Brasil: Crece el Poder Narco”, las organizaciones criminales controlan el acceso de los empleados telefónicos y los recolectores de basura a los barrios marginales.

671 Cualquiera sea el tipo de pacto que se haya realizado, siguiendo los criterios de Locke, Hobbes, Montesquieu, Rousseau, Kant, etc.

672 Peter F. Drucker en su “La Sociedad Postcapitalista” a esto le llama “el Estado electorero”, op. cit., pág. 114 y ss. Se trata de una democracia eleccionaria, pero no participativa. En esto, el propio pueblo es culpable de permitir que lo atropellen y no defender sus propios intereses, manejándose con expectativas de recibir favores, o dejando en manos de quien supuestamente ha elegido, que resuelva sus problemas sin utilizar mecanismos de control de ninguna especie, en defensa de sus propios intereses de ciudadano y contribuyente.

673 Que emerge a partir de la Paz de Westfalia de 1648, bajo el concepto de soberanía definido por Bodin.

674 Sobre este último caso, ver Diario La Nación de Bs. As., Domingo 1° de Octubre de 1995, “Revelan Nexos entre los Narcos y el Gobierno de Bolivia”. En igual situación se encontró el dictador boliviano García Meza.

675 Ver Diario El Cronista Comercial, Bs. As., 1° de Noviembre de 1995.

676 Ver John Kenneth Galbraith en su “The Culture of Contentment”, (Edición del Autor). Hay versión en español, “La Cultura de la Satisfacción”, (Bs.As., EMECE, 1992).

677 Ver Samuel Huntington, “The Clash of Civilizations”, Foreign Affairs, 1994.

678 Ya que el desarrollo tecnológico existe desde que la humanidad existe. No se puede echar la culpa al desarrollo tecnológico de la estupidez y el egoísmo humano.

679 Ver Eric Hobsbawn,, LA AMENAZA AHORA ESTA ADENTRO, en Revista Clarín del 50 Aniversario, Buenos Aires, 28/Ago/95.

680 Ibídem.

681 Leer los discursos de la gran mayoría de los gobiernos ante la Asamblea General de la ONU en su 50° Aniversario, Octubre de 1995; donde se refleja esto.

682 El doble de la población mundial actual.

683 Helio Jaguaribe, “TRES ESCENARIOS PARA EL 2040”, Revista Clarín del 50 Aniversario, Buenos Aires, 28/8/95.

684 Ibídem.

685 Ver John Kenneth Galbraith en su “The Culture of ..”, op. cit.. El Papa Juan Pablo II en su discurso ante la 50ma Asamblea General de la ONU (1995) hizo mención a que debe abandonarse el “cinismo paralizante de los gobiernos” frente a los problemas que vive la sociedad; aludiendo a que la causa no está en el desarrollo tecnológico o en los cambios que vive el mundo, sino en la falta de compromiso de los propios gobernantes para con sus pueblos. Ver también Delfico, Alberto, Globalización, Flexibilización, Corrupción.. Y ¿Con la Gente qué Hacemos?, (Bs. As., Edic. del Autor, 1985).

686 El Papa Juan Pablo II en su discurso ante la 50ma Asamblea General de la ONU (1995) propuso que “La ONU debe transformarse en el centro moral donde todos los países del mundo (..) desarrollen una conciencia compartida..”.

687 Legislación considerando las 8 horas de trabajo; vacaciones pagas; el aguinaldo; el trabajo de la mujer; de los menores; el trabajo en condiciones de insalubridad; el seguro social; la jubilación; etc., etc.; adoptada en el marco de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y que hoy está cuestionada en la gran mayoría de los países en los que se había transformado en un derecho constitucional.

688 Ver Helio Jaguaribe, “TRES ESCENARIOS..”, op. cit.

689 De la misma manera que en el siglo XVII se pasó de la era del Estado-Feudal a la del Estado-Nación; ¿no estaremos asistiendo al traspaso de la era del Estado-Nación a la del Estado-Región?

690 Peter Drucker dice que estamos ingresando en la era del Estado “post-soberano”. Ver su “La Sociedad Postcapitalista”, (Bs. As., Sudamericana, 1993), pág. 99 y ss. Kenichi Ohmae habla del Estado-Región en términos de las regiones verdaderamente productivas de los Estados e interconectadas con el mundo externo, que son las que verdaderamente generan el desarrollo y el crecimiento. El resto es arrastrado por estas regiones. Ver su “El Fin del Estado-Nación”, (Sgo. de Chile, Andrés Bello, 1997).

691 Ver en Cap. XII el concepto de Estado-Región y la cita sobre Peter Drucker y el Mega-Estado. Ver en la cita anterior el concepto de Kenichi Ohmae.

692 Por tratarse de tendencias, este es un cuadro dinámico; por lo que puede sufrir cambios, sea porque se profundizan las tendencias, porque aparecen nuevas o porque finalizan determinadas supuestas tendencias hasta ese momento.