PROCESOS, METODOS Y MODELOS DE NEGOCIACION
© Luis DALLANEGRA PEDRAZA *

PARTE II

FORMAS Y PROCESOS DE LA NEGOCIACION INTERNACIONAL

Las metodologías establecidas por el derecho internacional para la solución de conflictos abarcan pasos tales como:
_________________________
1) Negociación directa entre las partes. En este caso se trata de una situación de diferendo en el que no hubo ruptura entre las partes. Ellas buscarán mecanismos para la resolución de sus conflictos de manera directa.
En el caso de que haya habido ruptura de relaciones se procede a la vía diplomática, en la que intervienen terceros:
2) Buenos oficios, orientado a restablecer las relaciones entre las partes y buscar formas de resolución del diferendo.
3) La investigación. Se trata de la búsqueda y constatación de los hechos generadores del conflicto. No es un método de resolución de conflictos, sino que constituye una etapa necesaria para que los métodos de resolución de conflictos logren su objetivo.
4) La mediación, en la que un tercero acerca a las partes alternativas de resolución del conflicto, siguiendo la documentación e información que cada parte aporta.
En la mediación, hay una etapa dedicada a la “investigación”.
5) La conciliación, que comprende alternativas relacionadas a la mediación (4) y a la investigación (3).
____________________
Pasadas estas situaciones, la resolución pacífica de conflictos se realizará por métodos jurisdiccionales, a través de la intervención de “jueces”.
 
6) El arbitraje, es un método de solución jurisdiccional.
Esto significa que las partes se someten a un tribunal y a la decisión de un árbitro o juez, debiendo aceptar la sentencia o laudo que dicte. Hay muchos casos en que una de las partes no acepta la sentencia o laudo y no existe “poder de policía” internacional (6) para exigirle su cumplimiento o sancionarla por incumplimiento. Por ejemplo, Francia fue condenada por ensayos nucleares en el Atolón de Mururoa 1974 y no aceptó el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ). EUA fue condenado en 1986 por su responsabilidad en el minado de aguas territoriales nicaragüenses y tampoco aceptó el fallo de la CIJ. No hubo poder de policía para exigir el cumplimiento de estos fallos (7).
Todos estos procedimientos pueden ser utilizados para resolver problemas entre Estados, como también en el ámbito interno del Estado o en casos de conflictos interpersonales.

La preocupación principal, no está en los métodos que ofrece el derecho internacional, ya que esto está reglado y es conocido, sino qué es lo que pasa en el proceso de negociación; qué es lo que lo traba; qué es lo que pasa por la mente del negociador; cuáles son las metodologías más adecuadas para destrabar un conflicto; cuáles son los temas que pueden ser negociados; cuáles son los generadores de conflictos en una relación; cuál es el marco en que se da la relación conflictiva, en el que las partes se ven obligadas a ceder y deben hacerlo en un contexto de relación costo/beneficio; etc..

El primer paso está vinculado a la búsqueda de información “acción de inteligencia”, que permitirá establecer las bases del proceso negociador. Fundamentalmente, qué es lo que estará sujeto a negociación y qué no. Deberá armarse una “agenda” de trabajo o de negociación.

En muchos casos, las partes, o una de ellas no están dispuestas a la negociación, o al estarlo, no se ponen de acuerdo sobre el armado de la agenda. Para ello se necesita un “facilitador o broker”, que será el que contribuya, desde un punto de vista objetivo, a la formación de la agenda de negociación. Pero además, se necesita establecer las normas bajo las cuales la negociación se llevará a cabo: “normador”. Este también debe ser un tercero, presuntamente objetivo. Por ejemplo la OEA o la ONU, en casos como Nicaragua, o El Salvador, a fin de buscar la pacificación en el conflicto interno; el Papa en el caso del conflicto argentino-chileno; Estados Unidos, Brasil, Chile y Argentina como garantes de la negociación entre Perú y Ecuador; etc..

Una vez alcanzada la Agenda se procede a la negociación propiamente dicha.

Si no hay problemas, de ésta se salta al “contrato” en el ámbito privado, o al “acuerdo” o al “tratado” en el ámbito público.

Si surgen conflictos post-negociación, se pasa a la “renegociación”, lo que podría llegar a implicar el comienzo de todo el proceso nuevamente, o iniciar las cosas desde un punto determinado. También puede ser un problema menor, lo que implicaría la “resolución” del conflicto en el nivel empresarial o gubernamental o entre partes, a partir de procedimientos acordados o de la intervención de un “mediador” o un “arbitro”.

La intervención de un “arbitro” o de un “mediador”, procedimientos contemplados por el Derecho Internacional, pero que deben ser acordados, previamente, o luego de que surja el conflicto entre las partes; constituyen procedimientos frecuentes, que facilitan la negociación. Fundamentalmente, evitar que caigan en un estancamiento, o sacarlas del estancamiento en que ya se encontraban.

Todo este proceso, desde el punto de vista teórico, implica una “maravilla tecnológica” en lo que hace a mecanismos de “solución pacífica de conflictos”. Sin embargo, en la realidad, generalmente es muy dificultoso.

Por ello, creo que es muy importante analizar el proceso de negociación desde el punto de vista del estudio de casos; a fin de comprender, no sólo los procedimientos, sino también las dificultades.

EL PAPEL DEL MEDIADOR

Todo proceso de negociación o de solución de conflictos implica la participación de dos o más partes. Hay algunas que son “esenciales” ya que, de otra manera, la negociación no existiría, y nos referimos a los negociadores que asumen ese rol formalmente. Las partes negociadoras pueden ser dos o más, según que la negociación sea bilateral o multilateral; cada parte puede estar representada por un individuo o un grupo de diferentes dimensiones y esa parte puede tener una representación permanente o transitoria durante la negociación. Como se sabe, una táctica para desbloquear una negociación, es cambiar una parte o todo el equipo negociador.

Estas partes “esenciales” operan en un “contexto” de negociación, donde hay ciertas “reglas del juego” definidas, y que pueden implicar o no la participación “directa” de “elementos de apoyo”, que deberían cumplir un papel determinado. Se insiste en una participación “directa”, porque puede notarse la presencia de elementos de acción “indirecta”, como una “platea” configurada por la opinión pública, ejecutivos de la propia organización, consultores, etc. Hay varios sujetos que pueden tener una participación “directa”, en un rol que las partes definirán conforme se hayan establecido las “reglas del juego”, o que será negociado y definido posteriormente según las circunstancias. Si esto no estuviera definido y aceptado por las partes, una de ellas simplemente puede negarse a aceptarlo.

DEFINICION DE MEDIACION

La mediación es una alternativa a la violencia, la autoayuda o el litigio, que difiere de los procesos de consejo, negociación y arbitraje. Es posible definirla como el proceso mediante el cual los participantes, junto con la asistencia de una persona o personas neutrales, aíslan sistemáticamente los problemas en disputa con el objeto de encontrar opciones, considerar alternativas y llegar a un acuerdo mutuo que se ajuste a las necesidades.

La mediación es un proceso que hace hincapié en la propia responsabilidad de las partes de tomar decisiones que influyen en sus vidas o las de sus países. Por lo tanto, constituye un proceso que confiere autoridad sobre sí misma a cada una de las partes, a diferencia del arbitraje, en que las partes deben subordinarse a la decisión del árbitro.

OBJETIVOS DE LA MEDIACION

La mediación tiene una serie de etapas que comprenden técnicas para lograr el objetivo de resolución del conflicto. En este proceso se tienen en cuenta, los valores, las normas y los principios de los participantes, no del mediador, para alcanzar el objetivo. Los objetivos de la mediación contemplan:

- La preparación de un plan (convenios), que los participantes pueden aceptar y cumplir.

- La preparación de los participantes para que acepten las consecuencias de sus propias decisiones.

- La reducción de la ansiedad y otros efectos negativos que produce el conflicto mediante la ayuda a los participantes para que lleguen a una resolución consensual.

- Reducir los obstáculos a la comunicación entre los participantes.

- Realizar al máximo la exploración de alternativas diferentes.

- Atender a las necesidades de todos los que en ella intervienen.

- Proporcionar un modelo para la futura resolución del conflicto.


Foto AutorEsta página fue hecha por Luis DALLANEGRA PEDRAZA

* Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).


© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Negociación Internacional, Publicado en “Geosur”, Montevideo, Uruguay, Vol. XX, N° 223/224, Nov-Dic de 1998.

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com
Home Arriba  Autoevaluación   Volver a Indice de Negociación 
(6) Sobre este tema ver mi “El Orden Mundial del Siglo XXI”, (Bs. As., Ediciones de la Universidad, 1998), pág. 199. También ver mi “Tendencias del Orden Mundial: Régimen Internacional”, (Bs. As., Edic. del Autor, 2001), especialmente Capts. I, III, IV y XIV.
(7) Ver Chemillier-Gendreau, Monique (Profesora de Derecho Internacional de la Universidad de París VII) “El Orden Jurídico Internacional: ¿Una Quimera?", en “Le Monde Diplomatique”, Le Dipló, Bs. As., Agosto de 1999, págs. 6-7.