RESOLUCION DEL CONFLICTO EN MEDIO ORIENTE


© Luis DALLANEGRA PEDRAZA *


El Medio Oriente es una de las regiones más conflictivas, a la vez que de mayor interés para las grandes potencias, debido a la riqueza petrolera.

Que haya paz, depende de un sinnúmero de factores, bastante complejos de alcanzar, pero que podrían lograrse. Desde mi punto de vista, la paz y la respuesta a las demandas vigentes debería abordarse desde la perspectiva de la negociación entre todas las partes en conflicto, y no militarmente.

Que haya comentarios sobre la importancia de satisfacer las demandas, no es suficiente; debe haber verdadera voluntad de las partes y de los mediadores externos, para que todos logren sus objetivos y crean que quedaron satisfechos.

Con motivo de la intervención norteamericana a Afganistán, y buscando apoyo en el Medio Oriente, el presidente George W. Bush declaró que EUA siempre había considerado la creación de un Estado palestino mientras se respetara el derecho de Israel a existir. Luego, con el éxito en la guerra, se olvidó de estas palabras, hasta que las volvió a repetir con ocasión de la invasión a Irak. Sin embargo, la constante es: que Israel sea respetado en su derecho a existir y a tener seguridad, que los palestinos esperen a lograr su derecho a tener un Estado, hasta tanto la guerrilla deje de operar, y que otros Estados que rodean a Israel, particularmente Siria y Líbano procuren frenar a las guerrillas que se cobijan en sus territorios, como condición previa para que todo esto ocurra.

Ninguna de estas condiciones se cumple, toda vez que Israel, en nombre de su seguridad, interviene militarmente en forma permanente en territorio palestino y se niega a retirarse, con el aval y apoyo de EUA, que actúa como “mediador interesado”; los palestinos continúan considerando la actitud de Israel como de permanente provocación, por lo que buscan por todos los medios devolver la agresión; y los grupos liderados por Hamas y Hezbollah mantienen una actitud militar frente al conflicto existente.

Esto hace que fracase el mecanismo negociador ya que pareciera que nadie está dispuesto a cumplir con ninguna de las condiciones que las otras partes demandan, porque consideran que ellos pierden todo y los otros son los que sacan todas las ventajas.

Si se intentara respetar las resoluciones establecidas por la ONU hace más de 50 años, y las partes se avinieran a ello, la paz sería posible. Israel debería otorgar territorios ya, a cambio de seguridad; para que los palestinos garanticen la seguridad, deberían conseguir que Hamas y Hezbollah dejen de ser tratados por Israel y EUA como terroristas y que formen parte de la negociación en el conflicto y estos últimos aceptar tener una posición negociadora.

El 20 de mayo del 2003, Hamas dejó explícito que está dispuesto a negociar un alto el fuego junto al gobierno palestino. Si se lograra establecer que los otros factores operen también, seguramente se resolvería mucho más fácilmente de lo que ha sido planteado, el problema del supuesto terrorismo en la región, Israel alcanzaría su deseada seguridad y los palestinos tendrían su Estado ya, no esperando a que se lo otorguen magnánimamente en años futuros.


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

* Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).


e-Mail: luisdallanegra@gmail.com 

Home    Arriba