CAPITULO V

FIN DEL MANDATO BRITANICO Y
LA GUERRA DE 1948.

En este epígrafe veremos a la luz del Derecho Internacional la primera guerra árabe israelí. Para ello, previamente, relataremos los hechos que ocurrieron antes y durante los casi ocho meses que duró la contienda.

El 14 de mayo de 1948 a las doce de la noche terminó el Mandato de Palestina y pocas horas después Israel proclamó su independencia dentro de las fronteras que establecía el Plan de Partición, Resolución 181(II). El nuevo estado fue reconocido por numerosos gobiernos, entre ellos las potencias de la Guerra Fría: Estados Unidos y la Unión Soviética.

Al día siguiente de la proclamación de independencia del estado de Israel, los estados de Egipto, Transjordania (Jordania), Líbano y contingentes de otros estados árabes intervienen según cable de 15 de mayo de 1948 del Secretario General de la Liga de Estados Arabes al Secretario General de las Naciones Unidas, "...para restaurar la ley y el orden y prevenir que los disturbios en Palestina afecten a sus territorios (estados árabes vecinos) y evitar posible derramamiento de sangre". Así comienza la primera guerra árabe-israelí.

El Consejo de Seguridad llamó a un alto el fuego el 11 de junio que los árabes no quisieron prorrogar. Mientras tanto, Israel había tomado territorios que no estaban incluidos en los términos del Plan de Partición.

El Consejo de Seguridad, en su resolución del 15 de julio, estima que la situación en Palestina constituye una amenaza para la paz, de acuerdo con el artículo 39 de la CNU, ordenando a los gobiernos afectados que desistieran de las acciones militares. El delegado sirio discutió la existencia de amenaza para la paz y pidió un dictamen del TIJ, argumento que no fue aceptado. La resolución fue obedecida inicialmente, pero las propuestas de las Naciones Unidas, hechas por el mediador, Conde Bernardotte, fueron rechazadas por Israel, los estados árabes y los palestinos. Poco después, los combates se reanudaron, aunque el 22 de octubre se firmó un tercer alto el fuego. El Conde Bernadotte fue asesinado poco después por jóvenes del grupo clandestino Leji, encabezado por Isaac Shamir.

Una cantidad apreciable de territorio fue conquistada por Israel entre el 15 y el 22 de octubre. El Consejo de Seguridad adoptó la Resolución 61 el 4 de noviembre, que llamaba a los combatientes a retirarse de los territorios conquistados hasta las líneas de confrontación del 14 de octubre. La Resolución 62 del 16 de noviembre adoptó un enfoque diferente al de la resolución precedente, estableciendo que no debía producirse ninguna retirada hasta la consecución de un acuerdo de paz y que no cabían condiciones previas para comenzar las negociaciones de un armisticio.

La ofensiva israelí del desierto del Neguev rompió el precario alto el fuego el 22 de diciembre. El 29 de diciembre el Consejo de Seguridad adopta la Resolución 66. El 7 de enero de 1949 tuvo lugar el cuarto alto el fuego que llevó a la firma de armisticios, los Armisticios de Rodas, entre los estados implicados. Estos armisticios serían controlados por la Organización de Supervisión de Treguas de las Naciones Unidas (UNTSO). El 11 de mayo de 1949 Israel fue admitido como miembro de las Naciones Unidas.

Conociendo los hechos citados más arriba, nos queda preguntarnos si de acuerdo con el Derecho Internacional vigente, el ataque de los estados árabes contra el nuevo Estado de Israel estuvo o no justificado.

Por otro lado y como resultado de los combates, Israel obtuvo un buen número de kilómetros cuadrados que la Resolución 181(II), en un principio estableció para la población árabe palestina. Estos territorios ganados fueron incorporados a las fronteras de Israel en los armisticios de 1949. La pregunta es si Israel está legitimado, de acuerdo con las normas internacionales vigentes, a mantener el territorio capturado a los árabes.

Durante la reunión de emergencia del Consejo de Seguridad y al tratar el tema de las acciones israelíes en el Neguev, que llevaron a la ruptura de la tercera tregua, Cadogan, que hablaba en nombre del Reino Unido, declaró que esas acciones violaban varias treguas y que el Consejo de Seguridad no debería permitir a las fuerzas israelíes mantener los territorios conquistados fuera del ejercicio del derecho de la legítima defensa.

La declaración de Cadogan parece tener cierto fundamento, hasta que leemos la Resolución 62 del Consejo de Seguridad de 16 de noviembre de 1948, que como hemos visto anteriormente, llama al alto el fuego sin modificación de las líneas de confrontación. Esta resolución y no la resolución 61 sirvió como base de los términos de los armisticios de 1949. El resultado de ocupación en los territorios, después de los armisticios, quedó como sigue:

- Israel se retiró de la parte ocupada de la península del Sinaí, tomó control del desierto del Neguev después de la retirada de Transjordania, y su territorio quedó circunscrito al determinado en la Resolución 181(II) además de unos pocos territorios árabes.

- Egipto recuperó la parte del Sinaí y tomó Gaza como territorio administrado.

LOS ARMISTICIOS Y EL PROTOCOLO DE LAUSANNE.

Entre los meses de febrero y julio de 1949 se firmaron cuatro armisticios con negociaciones bilaterales y se nombró una Comisión Mixta del Armisticio con un alto cargo de la ONU como presidente.

Los armisticios permitieron una vuelta a la normalidad, a la espera de un tratado de paz. Los acuerdos no pretendían demarcar fronteras políticas. Para la transición de los armisticios al tratado de paz, la ONU estableció la Comisión de Conciliación de Palestina que llevó a israelíes y árabes hasta Laussane, donde firmaron un protocolo el 12 de mayo de 1949.

El Protocolo de Lausanne establecía el Plan de Partición como base de posteriores negociaciones. La posición de Israel era que las líneas de demarcación contenidas en los armisticios no eran negociables excepto para cambios menores. Los árabes reclamaban los territorios del Plan de Partición más el desierto del Neguev y el este de Galilea. La Comisión de Conciliación de Palestina estimó ambas demandas como excesivas.

En agosto de 1949 el Consejo de Seguridad adoptó una resolución que invitaba a las partes a negociar un tratado de paz, bien de forma bilateral o a través de la Comisión de Conciliación. El objetivo de la resolución se llevó a cabo entre Egipto e Israel en 1979 y entre Israel y Jordania en 1994. Ningún acuerdo de paz se ha dado hasta ahora entre Israel, Siria y Líbano.

SITUACION DE LA PALESTINA ARABE.

Egipto administró la franja de Gaza hasta 1967 considerándola territorio palestino, por el contrario, Transjordania (Jordania) ocupó el Margen Occidental formando el reino de Jordania, este hecho obstaculizó la intención del Alto Comité Arabe para formar un gobierno de toda Palestina con capital temporal en Gaza. El resto de los estados árabes desaprobaron la anexión, por lo que el 14 de diciembre de 1948, la Liga Arabe envió una resolución al rey Abdullah recordándole la política de esta organización:
 

" Los ejércitos árabes entrarán en Palestina para rescatarla. Su Majestad (Rey Farouk, representante de la Liga) querría que se entendiera, claramente, que tales acciones serán vistas como temporales y contrarias al cualquier intención de ocupación o de partición de Palestina, y después de su total liberación ese país será traspasado a los propietarios para que lo gobiernen como deseen". A pesar de la advertencia árabe a Transjordania, en el armisticio firmado en abril de 1949 entre Transjordania e Israel el estado árabe incluyó un 66% del territorio designado originalmente para los árabes palestinos (Resolución 186(s-2) de la Asamblea General).

EL DERECHO INTERNACIONAL Y EL ATAQUE ARABE DE 1948.

La intención del ataque árabe conjunto de 1948 contra Israel perseguía el que la Resolución 181(II) no fuera puesta en vigor. Los argumentos esgrimidos eran, como hemos visto más arriba, los de "restaurar la paz y la seguridad y establecer la ley y el orden en Palestina" y "...proteger de la masacre a los árabes desarmados..."

Los estados árabes nunca vieron la Resolución 181(II) como vinculante. Así, mientras Israel proclamaba su independencia dentro de los territorios de la citada resolución, estos estados veían el hecho como un incidente más en una guerra civil en Palestina. La invasión árabe fue la aplicación de un derecho que no tenían, pues ningún estado les pidió su intervención armada. Israel no lo hizo y tampoco un gobierno palestino, que no se había formado. A luz de los expuesto hasta ahora y aunque el proyecto de la CDI fue posterior a los hechos que tratamos no cabría la exclusión de la ilicitud del hecho de la invasión por consentimiento (artículo 29 del Proyecto de Artículos de la CDI sobre la Responsabilidad de los Estados).

Si entendemos el Plan de Partición, Resolución 181(II), como vinculante, el ataque árabe habría sido ilegal en el momento en que entró en territorio israelí. Sin embargo, si la citada resolución no es considerada vinculante, según Lauterpacht, "cuesta creer que se dejara Palestina a merced de la ley de la selva, donde el primero que llegue es el primero que se la queda".

Los argumentos árabes afirmaban que no existía ningún estado en esos territorios, pues siempre rechazaron toda posibilidad de reconocimiento del Estado de Israel, tanto de jure como de facto, por lo que no existía violación del artículo 2(4) de la CNU. Sin embargo, durante el mes de mayo de 1948 Israel recibió el reconocimiento de más de 30 estados. Gainsborough nos dice que aún aceptando que Israel no fuera un estado en 1948, deberíamos tener en cuenta que la prohibición que establece el artículo 2(4) de la CNU no se limita sólo a los estados, puesto que como admite el Consejo de Seguridad, para evitar las contiendas, se asumió la jurisdicción del artículo 39 de la CNU concentrándose en el hecho de la invasión por estados de un territorio que no les pertenece. Este enfoque del Consejo de Seguridad sugiere que la ONU no permitirá al atacante evadir la prohibición del uso de la fuerza.

Otro de los argumentos árabes fue la amenaza de la creación del estado de Israel al no nacido estado árabe-palestino. Para los árabes, Palestina era un estado independiente excepto en el periodo del mandato y justificaron el despliegue de tropas en las fronteras de Palestina como la aplicación del derecho de legítima defensa, establecido en el artículo 51 de la CNU, de manera colectiva. Todo el argumento se basaba en que Israel no tenía derecho a existir como estado.

La OLP fue aceptada como miembro de pleno derecho en la Liga Arabe. Con esta premisa, los estados árabes buscaron la autorización del Consejo de Seguridad para buscar una solución al problema por aplicación de medidas coercitivas, como prevé el artículo 53 de la CNU, pero esa autorización fue denegada porque las acciones árabes en Palestina se consideraron una violación de la CNU.

Por lo expuesto arriba, vemos que ningún argumento de los países árabes puedo considerarse como válido, debido a que en su ataque se rebasó la línea de separación propuesta por el Plan de Partición, Resolución 181(II).

EL DERECHO INTERNACIONAL Y LOS TERRITORIOS TOMADOS POR ISRAEL
FUERA DE LO ASIGNADO POR LA RESOLUCION 181(II).

Los armisticios firmados con Egipto, Siria, Líbano y Transjordania (Jordania) pusieron a estos estados bajo la obligación legal de no usar la fuerza contra el estado de Israel.

Durante las hostilidades, Israel tomó territorios que se encontraban fuera de los límites de aquellos que establecía el Plan de Partición, Resolución 181(II). Después de ser admitido como miembro de las Naciones Unidas, Israel reclamó derecho de título sobre esos territorios. Los cuarenta estados que habían reconocido Israel hasta 1949 admitieron los citados territorios bajo la soberanía israelí; aspecto este curioso pues los términos de los armisticios dejaban claro que las líneas, por ellos establecidas, carecían de valor como fronteras políticas o territoriales.

Hay bastante dificultad para poder apreciar, a luz del Derecho Internacional, si Israel adquirió un título válido sobre los territorios tomados en la guerra de 1948-49. Como veremos más adelante, para Lauterpacht el ataque árabe contra Israel fue una agresión y por ello queda negado todo derecho a los estados árabes sobre cualquier parte de Palestina, y, además, que hubo un vacío de soberanía que Israel estaba legitimado a ocupar. Por ello, afirma Lauterpatch que el estado de Israel adquirió el mejor título sobre los territorios dentro de las líneas de los armisticios.

A favor del argumento del profesor Lauterpatch tenemos que al analizar los hechos precedentes a la invasión árabe, viendo que el ataque árabe no tenía la intención de establecer un estado árabe palestino alguno. Sin embargo, si tomamos como válido el Plan de Partición, no existió ningún vacío de soberanía.

También podemos analizar las acciones israelíes a la luz del artículo 2(4) de la CNU, que trata sobre el uso de la fuerza, y compararlo con el principio de la legítima defensa. Como analizaremos más adelante, muchos juristas afirman que Israel, al actuar en legítima defensa, tiene derecho a ocupar los territorios hasta la conclusión de un tratado de paz.

También es discutible aceptar la legitimidad del título de Israel sobre los territorios simplemente por que muchos estados lo han reconocido, recordemos que en el Derecho Internacional el reconocimiento crea obligaciones entre el estado reconocedor y el reconocido, pero nunca entre éstos y terceros estados sin su consentimiento (relativismo del Derecho Internacional).

Es interesante recordar, como un dato a tener en cuenta, que durante los años sesenta y setenta las Naciones Unidas adoptaron importantes resoluciones sobre la libre determinación del pueblo palestino, pero nunca señaló con exactitud los territorios que debía ocupar para ejercitar tal derecho.
 


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).

 

©  Muñoz Mosquera, Andrés, B., El Derecho Internacional y el Conflicto Arabe-Israelí, (Madrid, España, Edición del Autor, 1999)

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com
 o al Especialista en Medio Oriente: boazmosquera@hotmail.com

Home         A Indice del Libro 
Arriba