CAPITULO II

DECLARACION BALFOUR

La Declaración Balfour es considerada por los expertos, como así demostraron las conclusiones de la Comisión de Información sobre la Cuestión Palestina de la Sociedad de Naciones, como uno de los actos de Derecho Internacional que facilitó la creación del estado de Israel dentro del contexto internacional.

HISTORIA Y DECLARACION

Con la ayuda del profesor y catedrático de bioquímica en la universidad de Manchester, Chaim Weizman, y la mediación de lord Rothschild, el ministro de asuntos exteriores del Reino Unido, sir Arthur James Balfour, dirigió al movimiento sionista el siguiente escrito:

Foreign Office, 2 de noviembre de 1917.

Estimado lord Rothschild,

Tengo el placer de transmitirle, en nombre de Su Majestad, la siguiente declaración de simpatía hacia los ideales sionistas judíos, que ha sido presentada y aprobada por el Gabinete:

" El gobierno de Su Majestad considera con benevolencia la creación de un hogar nacional para el pueblo judío en Palestina y hará todo lo posible para facilitar la consecución de este objetivo; naturalmente, no debe emprenderse ninguna acción que pudiera perjudicar a los derechos religiosos o civiles de las comunidades no judías que habitan en Palestina ni la situación jurídica civil de los judíos que viven en otros países".

Le quedaría agradecido si usted quisiera hacer llegar esta declaración a la asociación sionista.
Atentamente

Arthur James Balfour

Dos años después de esta declaración la Sociedad de Naciones, por el Tratado de San Remo de 1920, establece el "sistema de mandatos" y en 1923 se otorga el Mandato de Palestina al Reino Unido.

ANALISIS

DECLARACION UNILATERAL

Analizando esta Declaración Balfour a la luz del Derecho Internacional, me atrevería a afirmar que nos encontramos ante una "declaración unilateral de carácter obligatorio". Recordemos que éstas son manifestaciones de voluntad de un sólo estado que crean obligaciones autónomas para él mismo en el ámbito del Derecho Internacional con independencia de los otros estados.

Veamos los elementos constitutivos de la Declaración Balfour:

- Producir efectos jurídicos obligatorios: en el texto de la declaración es explícita la intención de obligarse, en un asunto internacional, con la creación de un hogar nacional judío "...hará todo lo posible...". En esta breve declaración unilateral, aún aplicando una interpretación restrictiva, no cabe lugar a dudas su intencionalidad. Queda así demostrado que el Derecho Internacional es un derecho positivo que garantiza la libertad del estado en obligarse, en este caso el Reino Unido.

- Carácter autónomo: La Declaración Balfour no depende de ningún sujeto ni norma internacional, es un acto producido en el seno del gobierno británico, por una serie de motivos que el gabinete consideró suficientes para obligarse en el contexto internacional.

- Competencia para obligarse: La autoridad competente en este caso es el ministro de asuntos exteriores británico de acuerdo con la costumbre y los principios generales del Derecho Internacional (actualmente art.7 del Convenio de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1969).

- Forma: En el caso que nos ocupa la forma es escrita, aunque ésta no es determinante en cuanto a la intención de obligarse.

- Objeto concreto: La situación concreta de la Declaración Balfour es el apoyo "...a la creación de un hogar nacional para el pueblo judío en Palestina...".

OTRAS INTERPRETACIONES

Cattan, en su obra "Palestina y el Derecho Internacional" de 1971, afirma que la Declaración Balfour tiene legalidad en si misma al ser aceptada por la Sociedad de Naciones (SdN) en el momento de la creación del Mandato de Palestina. Y podría añadirse que la declaración también toma carácter internacional al ser incluido su contenido en los Tratados de Sevres, explícitamente, y en el Tratado de Lausanne, implícitamente.

Sin embargo para Mallison, en "The George Washington Law Review" de 1964, en el momento de producirse la declaración, el Reino Unido no tenía ningún título de soberanía sobre Palestina, por lo que el valor de la declaración, per se, no existiría en el contexto del Derecho Internacional.
 


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).

 

©  Muñoz Mosquera, Andrés, B., El Derecho Internacional y el Conflicto Arabe-Israelí, (Madrid, España, Edición del Autor, 1999)

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com
 o al Especialista en Medio Oriente: boazmosquera@hotmail.com

Home         A Indice del Libro 
Arriba