CAPITULO XVII

LA CONFERENCIA DE MADRID DE 1991

El verano de 1991, después de terminada la Guerra del Golfo, fue para el secretario de estado norteamericano, James Baker, dedicado a hacer una diplomacia itinerante (diplomacia del autobús) visitando a los líderes del Oriente Medio. El fruto de los buenos oficios de la diplomacia norteamericana fue la convocatoria de la Conferencia de Paz para el Oriente Medio de Madrid, siendo sus testigos los norteamericanos, soviéticos y europeos. El marco elegido fue el Palacio Real en la Plaza de Oriente de Madrid.

España era considerada por las delegaciones del Oriente Medio el mediador ideal tanto por sus raíces históricas como por su proyección internacional después del restablecimiento de la democracia en 1975.

Conviene señalar, entre los esfuerzos diplomáticos españoles, el Canje de Notas con las partes participantes en la Conferencia por las que se aplicaba provisionalmente el Convenio sobre Misiones Especiales de 1969 (anexo de la Resolución 2530 de la Asamblea General de la ONU), convenio no ratificado por España.

La Conferencia de Madrid fue planeada para la libre participación de los negociadores, sin que ninguno de ellos pudiera imponer soluciones previas, condiciones o vetos. Nos encontramos ante el principio de Buena Fe que debe regir toda celebración de un tratado en cada una de sus fases, cuyo fin es el de no frustrar el objeto y el fin del tratado al que se pretenda llegar antes de su entrada en vigor (artículo 18 del Convenio de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1969).

PARTICIPANTES EN LA CONFERENCIA

Los participantes en la Conferencia fueron Siria, Líbano, Israel y una delegación conjunta jordano-palestina.

Siria, Líbano, Jordania e Israel son sin duda estados y, como tales sujetos primarios del Derecho Internacional, legitimados por las normas internacionales para celebrar tratados (artículo 2 del Convenio de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1969).

Es interesante la duda que se suscita en cuanto a la consideración de la delegación palestina (integrada en la jordana) como sujeto legitimado para celebrar un tratado internacional, pues el Convenio de Viena de 1969 habla de Estados. Esta duda podría quedar resuelta a luz del Convenio de Viena de 1986 en el que se hace referencia a "otros sujetos de Derecho Internacional" y mutatis mutandi consideramos a los palestinos como un movimiento de liberación nacional, puesto que su consideración como beligerantes implicaría la no internacionalidad del conflicto árabe-israelí, apreciación que estaría muy lejos de la realidad. Por otro lado, esta duda quedaría obviada si entendemos que los Estados, en este caso el jordano, tienen entera libertad a la hora de formar sus delegaciones y Jordania integró en la suya a delegados palestinos.

ESTRUCTURA DE LA CONFERENCIA

Dentro de las fases de la celebración de un tratado internacional nos encontramos, en esta Conferencia de Madrid, en la fase de la negociación. Podemos afirmar este hecho pues la Conferencia persigue llegar a un acuerdo internacional regido por el Derecho Internacional bajo el Convenio de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1969, la Resolución 2530 de la Asamblea General de las Naciones Unidas del mismo año y el Convenio de Viena de 1986 sobre Tratados entre Estados y Organizaciones Internacionales y entre Organizaciones Internacionales.

Vemos en la propia estructuración de la conferencia la aplicación de los convenios citados:
  - Negociaciones Bilaterales: entre las delegaciones del Oriente Medio. Convenio de Viena de 1969.

- Negociaciones Multilaterales: entre las delegaciones del Oriente Medio y Organismos Internacionales Especializados. Convenio de Viena de 1986.

NEGOCIACIONES BILATERALES

Terminada la Conferencia de Madrid, el día 3 de noviembre, comenzaron las negociaciones bilaterales directas entre Israel, Siria, Líbano, Jordania y palestinos con el objetivo de resolver los conflictos del pasado. Las negociaciones, por separado, entre Israel, Siria, Líbano y Jordania estuvieron orientadas a la celebración de Tratados de Paz. Por otro lado las conversaciones con los palestinos siguieron las fases previstas por los Acuerdos de Camp David, dividiéndose en dos etapas:

- Consecución de un Acuerdo para un periodo interino de 5 años de Autogobierno Interino.

- Acuerdo negociado sobre el status definitivo de los territorios.
 

El resto de las conversaciones bilaterales se llevaron y se llevan a cabo en Washington y en el Oriente Medio.

Los resultados de estos encuentros han sido los siguientes acuerdos:
 

- Declaración de Principios Palestino-Israelí de septiembre de 1993.

- Acuerdo Gaza y Jericó de mayo de 1994.

- Declaración de Washington (Jordania-Israel) de julio de 1994.

- Tratado de Paz Jordano-Israelí de 26 de octubre de 1994.

- Acuerdo Interino Palestino-Israelí sobre el Margen Occidental y la Franja de Gaza de 28 de septiembre de 1995.

NEGOCIACIONES MULTILATERALES

El 28 y 29 de enero de 1992 comenzaban en Moscú las negociaciones multilaterales con el fin de preparar el futuro del Oriente Medio, siendo su objetivo el abonar los acuerdos de paz, producto de las negociaciones bilaterales, con recursos y riqueza para dar estabilidad a los citados acuerdos consiguiendo una paz integral en la región. Los asuntos que son tratados en las conversaciones multilaterales son, como establecen los resultados de la Conferencia de Madrid, aquellos de interés común para los pueblos de la región como son los recursos hídricos, medio ambiente, refugiados, control de armamento y desarrollo económico.

A las negociaciones asistieron y sigue asistiendo representantes de la Comunidad Internacional y de los estados de la región. Las negociaciones se organizaron en un Comité Directivo y cinco Grupos de Trabajo, cada uno trató uno de los asuntos de interés común:

- Comité Directivo.

- Grupo de Trabajo de recursos hídricos.

- Grupo de Trabajo de medio ambiente.

- Grupo de Trabajo de refugiados.

- Grupo de Trabajo de control de armamento.

- Grupo de Trabajo de desarrollo económico.


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).

 

©  Muñoz Mosquera, Andrés, B., El Derecho Internacional y el Conflicto Arabe-Israelí, (Madrid, España, Edición del Autor, 1999)

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com
 o al Especialista en Medio Oriente: boazmosquera@hotmail.com

Home   A Indice del Libro 
Arriba