CAPITULO XIII

LAS CONVENCIONES DE GINEBRA
Y LA LEGALIDAD DE LOS ASENTAMIENTOS

Stone en su tratado sobre "El control legal del conflicto internacional" estudió las reclamaciones que se hacían al estado de Israel por haber autorizado el establecimiento de colonos en los territorios del Margen Occidental y Gaza. En su tratado estudia los convenios de Ginebra y su aplicabilidad al conflicto árabe-israelí.

La mayoría de las críticas que ha recibido el gobierno de Israel en relación con la administración que realiza sobre los territorios consisten en presuntas infracciones del párrafo final del artículo 49(6) del Cuarto Convenio de Ginebra, Relativa a la Protección de Civiles en Tiempo de Guerra del 12 de Agosto de 1949. Los párrafos precedentes del citado artículo 49 tratan sobre la deportación de la población de un territorio ocupado, mientras que su párrafo final dice:

" La potencia ocupante no deportará o transferirá parte de su propia población civil a los territorios que ocupe". De acuerdo con las conclusiones de los capítulos anteriores, el Derecho Internacional vigente deniega toda posibilidad de soberanía a Jordania, antigua ocupante, y, por tanto, cualquier derecho que pueda tener por la ley de ocupación en casus belli. Todo ello, no sólo porque Jordania no tenga ningún título legal en los territorios en cuestión, sino porque los términos de la propia Convención no recogen la aplicabilidad a los territorios que nos ocupa. Así vemos que en su artículo 2 dice: " ...esta Convención se aplicará a los casos de... ocupación a los territorios que pertenecieran con anterioridad a un Estado". Por esto, el Margen Occidental, actualmente administrado/ocupado por Israel no pertenecía a ningún estado, por lo que la Convención no cabe aplicarse al caso. Stone apreció en su análisis que éste es un aspecto técnico legal que puede ser decisivo.

Debe observarse que si obviamos el análisis anterior el asentamiento de ciudadanos israelíes en los territorios es difícil de sostener.

En el proceso de creación del artículo 49 la inspiración vino de la práctica seguida por el gobierno de la Alemania Nazi durante la ocupación de Europa, que, mediante la fuerza, transfería poblaciones enteras, de nacionalidad alemana para proceder a su aniquilación fuera del territorio alemán o bien para utilizarlas como mano de obra esclava, hechos que ocurrieron con judíos, gitanos, polacos, comunistas, etc..., todos ellos, repetimos, de nacionalidad alemana.

Por todo lo expuesto, para Stone la posición de Israel en el Margen Occidental es simplemente la de una potencia ocupante a la que el artículo 49 prohibiría la deportación de su propia población dentro de ese territorio siempre que esta acción sirviera para:

- Perjudicar la integridad racial de la población nativa del territorio ocupado:

La prominencia del asunto de los colonos judíos en los territorios refleja la tensión existente en el Proceso de Paz. A pesar de la guerra de palabras desde ambos lados, israelí y árabe, parece claro que no ha habido, ni parece que la habrá, de ninguna de las maneras, una extinción de la población nativa existente en el Margen Occidental. Además, desde 1968 se produjo una mejora económica significante en los territorios desde la llegada israelí.

- Trato inhumano de su propia población:

Sobre este punto, y en el asunto que nos ocupa, la aplicación del artículo 49 es completamente absurda, pues las deportaciones de judíos alemanes por los nazis, no es extrapolable al Margen Occidental, ya que si quisiéramos dar sentido al citado artículo, deberíamos afirmar que los territorios deben ser exclusivos para la población de Israel, obligando incluso por la fuerza a los ciudadanos israelíes a permanecer en esa zona. Hechos que no se dan en la realidad de los territorios.


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).


©  Muñoz Mosquera, Andrés, B., El Derecho Internacional y el Conflicto Arabe-Israelí, (Madrid, España, Edición del Autor, 1999)

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com
 o al Especialista en Medio Oriente: boazmosquera@hotmail.com

Home   A Indice del Libro 
Arriba