CAPITULO I

CRONOLOGIA DEL CONFLICTO

HISTORIA ANTIGUA

Las regiones montañosas de Judea y Samaría (llamadas Cisjordania desde 1950) fueron el centro de la vida judía durante 2000 años. Gaza, por otro lado, fue un territorio filisteo durante el periodo de los reinos judíos.

Después de 200 años de guerras intermitentes con el imperio romano, se produjo una revuelta general en el año 135 aeC, siendo el resultado la dispersión como esclavos y refugiados de un gran número de la población judía, aunque siempre habitaron, a lo largo de los tiempos, un número considerable de judíos en la provincia romana de Palestina.

Desde el primer siglo aeC hasta 1948 el territorio objeto del conflicto árabe-israelí ha sido gobernado por innumerables potencias e imperios extranjeros. Las fronteras nunca fueron las mismas, como tampoco su nombre. La mayor parte del tiempo, excepto durante el Reino de los cruzados, el territorio no fue un ente político independiente, normalmente constituyó una provincia menor gobernada por las metrópolis de los distintos imperios ocupantes.

En el año 638 los árabes capturaron Jerusalén, y Palestina dejó de ser parte del imperio de Bizancio. Durante el califato árabe del 638 al 1099 la mayoría de la población adoptó el idioma árabe y se produjeron numerosas conversiones al Islam por parte de la población cristiana.

IMPERIO OTOMANO Y LOS PRIMEROS AÑOS DEL SIGLO XX

Durante el periodo comprendido entre 1517 y 1918 Palestina formó parte del imperio otomano de Turquía, después de la conquista de Suleiman el Magnífico.

Debido a las persecuciones de judíos en Rusia de 1881 y al incremento del antisemitismo en Europa, con su momento más candente en el juicio a Dreyfus, comienzan en 1882 las emigraciones a la provincia palestina del imperio otomano.

Theodor Herzl redactó el Estado judío (1896), que encontró apoyo en los judíos rusos.

En 1897 se celebraba en Basilea el primer Congreso Sionista, que eligió una bandera, un himno y fundó una organización internacional.

El Reino Unido ayudado por los árabes del Oriente Medio se oponen a las fuerzas del imperio otomano, en contrapartida los británicos prometen, de forma ambigua en cuanto a territorios, áreas para el establecimiento de estados árabes, es la llamada Correspondencia McMahon-Hussein de 1915-1916. Aunque en 1918 el Ministerio de Asuntos Exteriores británico dijo que Palestina no estaba excluida de la citada correspondencia, años después el propio McMahon comunicaba que la zona al oeste de Damasco fue excluida de la de independencia árabe con el consentimiento de los, entonces, líderes árabes

En el año 1917, en el mes de diciembre, el general británico Allenby entró en Jerusalén terminando así con cuatro siglos de dominación turca. En el mes de noviembre de ese mismo año se produjo la declaración unilateral del gobierno británico que dió su apoyo al establecimiento de un Hogar Nacional judío en Palestina, es la conocida Declaración Balfour que analizaremos posteriormente.

Entre diciembre de 1917 y julio de 1920 Palestina quedó bajo mandato militar británico.

Durante los años 1918 y 1919 los contactos entre el líder sionista, Chaim Weizmann, y el líder árabe, Emir Feisal, alentaron la esperanza de que las aspiraciones nacionales de árabes y judíos podrían tener lugar en el marco de la cooperación y la justicia internacionales.

LA SOCIEDAD DE NACIONES, LA ONU Y LAS GUERRAS

En abril de 1919, como consecuencia de la Conferencia de Paz de París (fin de la I Guerra Mundial), nace la Sociedad de Naciones en la que, entre otras cosas, se recoge la necesidad del arreglo pacífico de controversias internacionales.

El 10 de agosto de 1920 se firma el Tratado de Sevres entre Turquía y las Naciones Aliadas en la I Guerra Mundial. En su artículo 95 se recoge explícitamente los términos de la Declaración Balfour sobre el establecimiento del Hogar Nacional judío en Palestina.

En 1920 se firma el Tratado de San Remo, en el que la Sociedad de Naciones acuerda dar el Mandato de Palestina al Reino Unido, en aplicación del artículo 22 del Pacto de la Sociedad de Naciones. Los territorios que incluía el mandato eran los actuales territorios de Jordania, Israel, Cisjordania, Gaza y los Altos del Golán.

El 24 de julio de 1922 el Consejo de la Sociedad de Naciones ratifica los términos de la Declaración Balfour.

Después de un retraso de dos años se establecieron los Mandatos el 23 de septiembre de 1923 debido a que la Sociedad de Naciones necesitó aclarar los términos de los mismos y crear las Comisiones Permanentes de los Mandatos. El texto del Mandato de Palestina contenía en su preámbulo el texto de la Declaración Balfour:

"...conexión histórica del pueblo judío con Palestina...la creación de su hogar nacional...". y en su artículo 6: "...a la potencia administradora (Reino Unido) se impone la tarea de facilitar la inmigración judía y su asentamiento siempre asegurando que los derechos y posición de los otros habitantes para que no sean perjudicados". En 1923 el Reino Unido cedió los Altos del Golán a Siria, que se encontraba bajo Mandato francés.

El nuevo gobierno turco nacionalista no ratificó el Tratado de Sevres por lo que los Aliados se vieron obligados a celebrar un nuevo tratado, el de Lausanne, en el que en su artículo 16 se establecía:

"...el futuro de los antiguos territorios de Turquía será establecido por las partes." Siendo la clave del artículo "las partes", por quienes debe entenderse como las Naciones Aliadas y el Consejo de la Sociedad de Naciones y no las comunidades que habitaban los territorios. Como vemos, no hay una mención explícita a los términos de la Declaración Balfour, pero sí implícita al ser los Aliados y el Consejo los órganos decisores de la nueva situación de los territorios (recordar que el Consejo de la SdN ratificó en 1922 los términos de la Declaración).

Ante la imposibilidad de controlar la situación en Palestina, el Reino Unido estableció la Comisión Peel en 1937, en cuyo informe se proponía la partición de Palestina en un estado judío y otro árabe, quedando bajo mandato británico Jerusalén, Belén y Nazaret. Un tercio del territorio sería judío y el resto sería árabe uniéndose a Jordania. Estos términos fueron aceptados por el Congreso Mundial Sionista y por el Emir Abdullah de Jordania, mientras que fueron rechazados por el Alto Comité Arabe en su reunión de Bludan (Siria). El intento de aplicación del Informe Peel provocó el aumento del terrorismo árabe en los territorios.

La situación inestable obligó al Reino Unido a designar una nueva comisión, liderada por Woodhead, para reconsiderar el Informe Peel. El resultado de la comisión fue rechazado por árabes y judíos.

Se celebra, sin resultados positivos, la Conferencia de Londres para romper el bloqueo de la cuestión Palestina.

El Reino Unido publicó el Libro Blanco de 1939 que no satisfizo a ninguna de las partes. La Comisión Permanente de los Mandatos dictaminó (no era vinculante) que el Libro Blanco no estaba de acuerdo con la interpretación que, de acuerdo con el estado administrador y el Consejo, la Comisión había establecido para el Mandato de Palestina. El Libro Blanco significaba la culminación de un cambio de la política británica, no tan a favor como anteriormente del establecimiento del Hogar Nacional judío en Palestina.

Comienza la II Guerra Mundial y la Cuestión Palestina quedó en un segundo plano, mientras tanto el Reino Unido aplicó los términos del Libro Blanco.

En 1942 comienzan las masivas emigraciones de judíos europeos a Palestina por el genocidio de la Alemania Nazi. En Nueva York tiene lugar la Declaración del Baltimor, que establece una inmigración judía sin restricciones en Palestina y el establecimiento de un estado, mientras tanto la causa judía comienza a tener apoyos del gobierno estadounidense.

En 1945 el presidente de los EE.UU., Truman, declaró que urgía la inmediata admisión en Palestina de los refugiados judíos europeos. Esta declaración provocó el establecimiento de una Comisión anglo-americana que publicó sus conclusiones el 20 de abril de 1946 donde se llamaba a la terminación de las restricciones de admisión a los refugiados judíos y a la creación de un estado binacional bajo responsabilidad de las Naciones Unidas. La admisión de inmigrantes judíos fue rechaza por el Reino Unido.

La imposibilidad del Reino Unido para llevar a cabo el mandato de la Sociedad de Naciones hace que en abril de 1947 pida la inclusión de la "Cuestión Palestina" en el orden del día de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Se encomendó a una Comisión Especial de Información (UNSCOP) la preparación de un informe con propuestas para el futuro de la zona.

Las Naciones Unidas adoptaron, en 1947, la resolución 181(II) que establecía la partición de Palestina. La comunidad judía aceptó la citada resolución, pero no así los países árabes. El 14 de mayo de 1948, Israel acepta la resolución 181(II) y declara su independencia, y al día siguiente los ejércitos regulares de cinco estados árabes, conjuntamente con los árabes locales y un contingente de Arabia Saudita, invadieron el territorio del Mandato británico, ya en ese momento parte de él era el Estado de Israel. En 1949, después de continuas luchas intermitentes, se firmó el Armisticio de Rodas bajo los auspicios del doctor Bunche, mediador de las Naciones Unidas. El citado armisticio fue firmado con Egipto, Líbano, Jordania y Siria, mientras que Iraq se negó.
 

"...El establecimiento de un armisticio...es aceptado como paso previo indispensable hacia la liquidación del conflicto armado y la restauración de la paz..." El mapa de la zona quedó, entonces, de la siguiente forma: El reino de Transjordania se anexionó el Margen Occidental y cambió su nombre por el de reino Hashemita de Jordania. Esta anexión fue reconocida por el Reino Unido y Pakistán, pero no por ningún gobierno árabe o por las Naciones Unidas. Gaza quedó bajo control egipcio en calidad de territorio administrado, pero no anexionado.

Los acuerdos del Armisticio buscaban la transición de una tregua a una paz duradera, para ello siguieron las conversaciones de Lausanne en 1949 y las conversaciones secretas entre Israel y el rey Abdullah de Jordania. El resultado de estas acciones llevó a un acuerdo que se malogró por las presiones de los demás estados árabes.

Durante los años siguientes continuaron las oposiciones árabes a la existencia de Israel, manifestado en el bloqueo, boicot económico, hostilidad diplomática, terrorismo y alianzas y despliegues militares, contrariando de esta forma innumerables normas del Derecho Internacional:

El resultado fue la Guerra del Sinaí de 1956 en la que las tropas israelíes vencieron a las egipcias capturando la franja de Gaza y la península del Sinaí.

Las Naciones Unidas tomaron la decisión de interponer una Fuerza de Emergencia (UNEF) a lo largo de la frontera egipcio-israelí. Se dieron seguridades a Egipto para que permitiera la libre navegación en el golfo de Aqaba de acuerdo con la costumbre y normas internacionales. Recordemos que dos años después tiene lugar la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, por lo que el Derecho Internacional aplicable se encuentra influenciado por distintos elementos, las ideas del siglo XIX sobre la potenciación de la libertad de los mares en favor de los intereses de los intercambios comerciales y los trabajos de la Comisión de Derecho Internacional que preparaba el Proyecto de artículos de la citada conferencia.

Ahmed es-Suqueiri funda en 1964 la Organización para la Liberación de Palestina. Aunque los países árabes utilizaron la OLP como un arma mas en contra de la existencia del estado de Israel, como muestra la Carta Nacional Palestina redactada y publicada el mismo año.

Durante la primavera de 1967 Egipto expulsó las Fuerzas de Emergencia de las Naciones Unidas (UNEF) y despliega un numeroso contingente de tropas a lo largo de la frontera con Israel, igualmente reimplantó el bloqueo del estrecho de Tirán, ya en vigor el Convenio de Ginebra sobre el Derecho del Mar de 1958. La alianza entre Egipto, Siria y Jordania proclamó como objetivo de su pacto la destrucción del estado de Israel.

Ante esta situación, Israel lanzó un ataque preventivo, comenzando así la llamada Guerra de los Seis Días, en el que quedaron bajo dominio israelí los Altos del Golán, el Margen Occidental y Jerusalén Este, la franja de Gaza y la península del Sinaí.

En enero de 1968 Moshe Dayan declaró: "...Es posible vivir en paz, encontrar una solución para los refugiados palestinos, entablar relaciones con los árabes palestinos y establecer tratados de paz con los países árabes vecinos".

El Consejo de Seguridad adoptó la resolución 242 y designó a Gunner Jarring como Enviado Especial del Secretario General de las Naciones Unidas. Las esperanzas de paz quedaron rotas al iniciarse una guerra de desgaste entre Egipto e Israel a mediados de 1967.

En 1969 una de las facciones palestinas, Al Fath, se hace cargo de la OLP poniendo a su frente uno de sus líderes, su nombre Yasser Arafat.

LOS AÑOS 70

Israel, el 28 de septiembre de 1970, declaró en la Asamblea General de las Naciones Unidas, a través de su ministro de asuntos exteriores, que la paz no era una palabra o una frase jurídica sino una revolución del pensamiento y de la forma de vida, y que tampoco era un documento, sino una condición humana que el Oriente Medio nunca había conocido.

En agosto de 1970 se acuerda un alto el fuego y el secretario de estado (ministro de asuntos exteriores) norteamericano, Willian Rogers, trabaja sobre una iniciativa de paz que quedó frustrada por el apoyo militar soviético dado a los países árabes.

Jordania expulsa en 1970 a la OLP de su territorio y ésta establece su cuartel general en el sur del Líbano.

El 12 de agosto de 1971 el representante de Israel ante las Naciones Unidas comunica al presidente del Consejo de Seguridad que el gobierno del Líbano debía observar las obligaciones del Derecho Internacional adquiridas por el alto el fuego establecido por ese consejo y aceptado por ese país el 31 de julio de 1967, por lo que debía poner fin a los ataques armados que se producen desde su territorio por bases de la OLP.

En el mes de octubre de 1973 Egipto y Siria atacaron simultáneamente y por sorpresa a Israel, era la festividad judía del día del Perdón. Los combates duraron tres semanas y en dos frentes distintos. El contraataque israelí cruzó, en Egipto, el canal de Suez y llegó, en Síria, a 32 kilómetros de Damasco. En el mes de noviembre, tras la intervención del secretario de estado norteamericano, Henry Kissinger, se firmó el alto el fuego en el kilómetro 101 de la carretera de El Cairo-Suez.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptó la Resolución 338 en diciembre de 1973.

Los Estados Unidos y la Unión Soviética convocaron, en Ginebra, una Conferencia de Paz en los términos de la resolución 338 en la que participaron Egipto, Jordania e Israel. Curiosamente uno de los delegados de esta conferencia fue el que más tarde sería Secretario General de las Naciones Unidas, Butros Butros Gali. La conferencia fue aplazada sine die.

En 1974 la Liga Arabe reconoce a la OLP como representante del pueblo palestino. Posteriormente las Naciones Unidas la reconocerían como entidad política, admitiéndola como observadora.

El año 1974 fue el de la firma de los acuerdos de separación de fuerzas, de nuevo impulsado por Kissinger, primero en el mes de enero entre Egipto e Israel y, posteriormente, en el mes de mayo entre Israel y Siria.

En 1975 Egipto e Israel llegan a un acuerdo interino que sería el presagio de un sólido acuerdo de paz.

La OLP entra en 1975 a participar activamente en la guerra civil del Líbano.

El primer ministro israelí, Isaac Rabin, declaró el 20 de diciembre de 1976 que " el concepto de paz para Oriente Medio debía implicar a los países árabes con la existencia del Estado de Israel, lo que implica el fin del estado de guerra y la apertura de fronteras...".

EL ENTENDIMIENTO EGIPCIO-ISRAELI

El 19 de noviembre de 1977 Anuar el Sadat, presidente de Egipto, recogió el testigo de paz que le tendió el primer ministro israelí, Menajen Beguin, asistiendo a una sesión especial del parlamento israelí, Knesset. El gesto por la paz de Sadat inició un proceso de negociaciones entre Egipto e Israel que llevaron a los Acuerdos de Camp David de septiembre de 1978. Los Acuerdos no sólo dieron las bases de la paz egipcio-israelí, sino que incluyeron la estructura de la solución respecto al Margen Occidental y Gaza en dos fases:

La importancia de los Acuerdos de Camp David debe ser valorada en su justa medida por la visión de futuro con que fueron concebidos. Siendo, junto con la resolución 181, una propuesta fundamental para la solución de la situación de los árabes palestinos. Sin embargo, la OLP, públicamente se opuso a las soluciones que allí se recogían, paradójicamente aceptó éstas después de la Conferencia de Madrid de 1991.

El 26 de marzo de 1979 en Washington, Egipto e Israel celebran el primer tratado firmado entre un estado árabe e Israel, los resultados fueron la devolución gradual de la península del Sinaí y el establecimiento de relaciones diplomáticas.

En 1982, después de numerosos ataques sobre el norte de Israel por la OLP, que venían ocurriendo desde su expulsión de Jordania y posterior asentamiento en el sur del Líbano, las tropas israelíes entraron en el Líbano para destruir la infraestructura militar palestina, estableciendo la llamada "zona de seguridad". La OLP trasladó su cuartel general a Túnez.

LA OLP Y EL PUEBLO PALESTINO

A partir de 1983 la OLP comienza a tomar conciencia del papel que debe jugar en la realidad del Oriente Medio como representante del pueblo palestino y realiza un acercamiento a Egipto en ese mismo año y a Jordania en 1985. En 1987 nace la Intifida (liberación en traducción libre), consistente en revueltas callejeras de hostigamiento a las tropas israelíes de seguridad en los territorios.

España e Israel anuncian el 17 de enero de 1986 el establecimiento de relaciones diplomáticas plenas.

El 15 de noviembre de 1988, en Argel, el Consejo Nacional Palestino con 243 votos a favor, 46 en contra y 10 abstenciones proclama la creación de un Estado Palestino independiente. El reconocimiento se produjo por 90 países, en su mayoría árabes y algunos países africanos y del bloque comunista. Los países occidentales no reconocieron al estado proclamado por no ajustarse a las normas del Derecho Internacional, como así declaró el ministro de exteriores francés el 16 de noviembre. El reconocimiento por parte de Egipto provocó las protestas de Israel por considerar éste una violación de los acuerdos de Camp David de 1978, donde se recogía que sólo a través de acuerdos internacionales se podría modificar el status de los territorios.

EL FIN DE LA GUERRA FRIA Y EL NUEVO ORDEN

La caída del muro de Berlín proclama el fin de la Guerra Fría, de la cual uno de sus frentes era el Oriente Medio.

En 1989, el gobierno israelí adopta una iniciativa de Paz basada en los Acuerdos de Camp David. Los puntos de la propuesta eran:

En el verano de 1990 Iraq invade Kuwait y en el mes de febrero de 1991 una coalición internacional, en aplicación de las resoluciones 660 y siguientes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, expulsa a las tropas iraquíes del territorio de Kuwait.

Durante la Guerra del Golfo Israel es bombardeado con misiles de largo alcance desde Iraq.

La OLP se pone del lado de Iraq lo que produce el descalabro político de Yasser Arafat que sólo logra superar con posiciones de moderación y acatamiento de precedentes como las previsiones de los Acuerdos de Camp David.

UNA OPORTUNIDAD PARA LA PAZ

El 30 de octubre de 1991 James Baker, secretario de estado norteamericano, después de reunirse innumerables ocasiones con los líderes del Oriente Medio, consigue que se convoque la Conferencia de Paz de Madrid bajo el patrocinio norteamericano, soviético y europeo y con la participación de Siria, Líbano, Israel y una delegación jordano-palestina. Los resultados fueron la puesta en funcionamiento de dos tipos de negociaciones:
 

- Bilaterales: A su vez se subdividieron en dos:

* Conversaciones entre Siria, Líbano, Jordania e Israel.

* Conversaciones entre los palestinos de los territorios e Israel:
 

Solución en dos etapas, establecimiento de un periodo interino de autonomía de Palestina y con posterioridad negociaciones sobre el status permanente de los territorios (tal y como preveían los Acuerdos de Camp David).   - Multilaterales: Sobre temas que afectan a la región en su conjunto, como el medio ambiente, control de armamento, agua, desarrollo económico y refugiados. Los participantes estaban y están formados por estados de la Comunidad Internacional con ánimo de colaborar en el Proceso de Paz, estado del Oriente Medio y Organizaciones Internacionales.
Durante el verano de 1993 se producen en Oslo una serie de conversaciones secretas, llamadas Oslo I y II, entre israelíes y palestinos para plasmar sobre el terreno las intenciones del Proceso de Paz iniciado en Madrid.

El 9 de septiembre de 1993 el presidente de la OLP, Yasser Arafat, envió al primer ministro israelí, Isaac Rabin, una carta en la que reconocía el derecho de Israel a existir en paz y con seguridad, para lo que renunciaba al terrorismo y a la violencia. Ese mismo año Israel reconoció a la OLP como representante del pueblo palestino y el día 13 se firmó, en Washington, la Declaración de Principios donde se recogen las previsiones de un autogobierno palestino de carácter interino. La Intifada quedó, oficialmente, terminada.

El Acuerdo de la Santa Sede e Israel se firma el 30 de diciembre de 1993.
El 4 de mayo de 1994 se aplica la autonomía de la franja de Gaza y el área de Jericó.

El 25 de julio de 1994 se firma entre Israel y Jordania la Declaración de Washington que llevó a la firma del Tratado de Paz Jordano-Israelí de 26 de octubre de 1994.

LA INCERTIDUMBRE LLAMA A LA PUERTA DE ORIENTE MEDIO

Durante el año 1995 se siguen produciendo contactos entre las partes que terminan con la firma, el 28 de septiembre en Washington, del Acuerdo Interino sobre el Margen Occidental y la franja de Gaza.

En noviembre de 1995 Isaac Rabin, primer ministro israelí y uno de los artífices más importantes del Proceso de Paz, es asesinado en Tel Aviv por un extremista judío contrario al proceso. Simón Peres se hizo cargo del gobierno, pero la opinión pública israelí quedó dividida y se adelantaron los comicios electorales, coincidiendo con un nuevo sistema de elecciones.

El 20 de noviembre de 1995 se firma el Acuerdo Comercial entre la Unión Europea e Israel bajo la presidencia española.

A finales de febrero y principios de marzo de 1996 se produce una ola de atentados terroristas cometidos por Hamas (Harakat al-Muqawwama al-Islamiyya) sobre autobuses urbanos de ciudades israelíes con el resultado de sesenta israelíes muertos y cientos de ellos heridos. Estos atentados se encadenan con una ofensiva del grupo terrorista pro-iraní Hezbolá, desde el sur del Líbano con el lanzamiento de misiles contra las ciudades del norte de Israel. Israel responde a los ataques con la operación "Uvas de la ira". El resultado de todo ello es la siembra de desconfianza entre las partes y el Proceso de Paz comienza a perder velocidad.

Se celebran elecciones democráticas en los territorios y Yasser Arafat se convierte en el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Los intentos del secretario de estado norteamericano, Warren Christofer, por acercar a Siria e Israel a unos acuerdos concretos de paz fracasan por las condiciones previas que impone el presidente sirio, Hafed el-Assad, sobre los Altos del Golán.

En el mes de abril de 1996 el Consejo Nacional Palestino, acatando las resoluciones 242 y 338 del Consejo de Seguridad de la ONU, aprueba por mayoría la abolición de todas las cláusulas de la Carta Nacional Palestina que llamaban a la destrucción del estado de Israel.

En mayo de 1996 gana las elecciones israelíes el Likud, partido conservador, en cuyo programa electoral promete un replanteamiento del Proceso de Paz, y el 18 de junio es nombrado primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. Durante los meses de verano se producen escasos avances en el proceso, que no se ve impulsado con la reunión del 4 de septiembre de 1996 entre el primer ministro israelí Netanyahu y el presidente de la ANP Arafat, esta situación de impass es respondida por la Autoridad Nacional Palestina con la convocatoria de la marcha por la oración en Jerusalén, que iría preparando el ambiente para lo que algunos han venido en llamar la "nueva Intifada".

Con los ánimos crispados en ambas partes, el 25 de septiembre una patrulla israelí penetró en la ciudad autónoma de Ramala persiguiendo a un hombre que había disparado contra la citada patrulla, acción legal permitida por los acuerdos de Oslo de 1993. Este hecho, la frustración palestina por no ver avances en las negociaciones de paz, la reanudación de la política de asentamientos en los territorios y la apertura al público del "túnel de los hasmoneos", el martes 24 cerca de la explanada de las mezquitas, disparan los graves conflictos armados de los días 25 y 26, con cerca de setenta fallecidos y un millar de heridos en ambos lados.

La Resolución del 28 de septiembre del Consejo de Seguridad llama " al cese inmediato y fin de todos los actos que han resultado en la agravación de la situación".

A raíz de los conflictos de finales del mes de septiembre el 2 de octubre se reúnen, en Washington, el presidente de la ANP, Arafat y el primer ministro israelí, Netanyahu bajo los auspicios del presidente de los Estados Unidos, Clinton y el rey de Jordania sin ningún avance en el Proceso de Paz, aunque con la puerta abierta a negociaciones bilaterales en la siguiente semana que llevaron a una gran actividad diplomática (reuniones en Erez de comisiones israelíes y palestinas, visita del presidente israelí Weizman a Egipto, declaraciones del ex-primer ministro Peres, visita de Arafat al rey Hussein de Jordania, etc...) encaminada a salvar el Proceso de Paz.

La noche del 15 al 16 de enero de 1997 las partes llegan a un acuerdo sobre el redespliegue de las tropas israelíes en Hebrón dentro del marco establecido por la Declaración de Principios de septiembre de 1993. Aunque estos avances en el Proceso de Paz se ven frenados a finales del mes de febrero con la presentanción de un proyecto de urbanización en Jerusalén este, en Har Jomá, que de nuevo ponen en peligro los logros alcanzados.
 


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).


©  Muñoz Mosquera, Andrés, B., El Derecho Internacional y el Conflicto Arabe-Israelí, (Madrid, España, Edición del Autor, 1999)

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com
 o al Especialista en Medio Oriente: boazmosquera@hotmail.com

Home         A Indice del Libro 
Arriba