Tapa EUA-America Latina

 

Home






EVOLUCION DEL DEBATE TEORICO-EPISTEMOLOGICO
SOBRE LAS RELACIONES INTERNACIONALES

© Luis DALLANEGRA PEDRAZA *

Capítulo VI

BASES PARA EL ANALISIS

Nuestro interés se orienta, no a un cambio de metodología en el análisis de las relaciones internacionales 93, sino en un cambio de perspectiva de análisis de las relaciones internacionales, fundamentalmente enfocado desde paises que tienen una escasa o nula participación en la conformación o modificación del orden internacional, y que aspiran a una mayor autonomía de desempeño 94.

Por ende, nuestro propósito no se centrará tanto en una "explicación" del sistema internacional -tarea de las teorías empíricas- sino en la estructuración de la comunidad internacional, orientada hacia un orden más equitativo. Más que propuestas, nos ocuparemos de la problemática epistemológica que ello implica, ya que entendemos que existen gran cantidad de interrogantes, que sólo una realidad dispuesta al cambio puede contestar. En última instancia, intentaremos desarrollar las bases para una teoría, en función de un sistema de preguntas 95.

PRINCIPALES PROBLEMAS

Uno de los primeros problemas epistemológicos a resolver es, si resulta posible el desarrollo de una teoría general desde el punto de vista de los paises que carecen de poder -considerados en la jerga actual como paises "Sur"- o si esto significaría un punto de vista diferente, pero sin alcance general.

Por ello, también consideramos lícito preguntarnos si las teorías denominadas "generales" elaboradas en los paises "Norte" -particularmente en EUA- contemplan la totalidad de los puntos de vista o de las problemáticas.

Creemos que en la teoría realista de Hans Morgenthau se contemplan explícitamente las problemáticas de todos los Estados, sobre las relaciones internacionales; particularmente cuando habla de los Estados neutrales, del problema de las alianzas y del equilibrio de poderes y de las políticas exteriores "revisionistas" frente a las "statuquistas" 96. Sin embargo, la preocupación de Morgenthau, al buscar estrategias para el equilibrio, es la "estabilidad" del sistema, no la justicia del orden vigente. Esto hace, desde ya, a una perspectiva realista.

Pero también observamos que, lo que contempla son estrategias equilibradoras del sistema de relaciones -no de los actores del sistema-, pero no los principios fundamentales que hace a las aspiraciones y problemáticas básicas de estos paises. Como primera apreciación, notamos que las teorías desarrolladas en EUA sobre las relaciones internacionales, en ningún caso tienen en cuenta principios tales como no intervención, autodeterminación, anticolonialismo, derecho de los pueblos, etc., como los sostenidos desde hace ya mucho tiempo por la mayoría de los gobiernos democráticos en América Latina.

En realidad, las teorías desarrolladas en EUA, particularmente el realismo político, tienen como preocupación central la pugna por el poder 97 y a la variable ideológica como factor catalizador del sistema de relaciones 98. Esto, de por sí, constituye un elemento esencial de diferenciación entre una teoría elaborada en una país "Norte" y la necesidad de generar una teoría de las relaciones internacionales considerando la problemática de los países "Sur". Además, la discusión en EUA ha girado más bien alrededor de los aspectos metodológicos para explicar el funcionamiento del sistema internacional, desarrollándose otras corrientes teóricas, como la sistémica o la conductualista por ejemplo, o algunas teorías parciales como la decisional, pero bajo su propia óptica de los acontecimientos y atendiendo fundamentalmente al problema de la pacificación más que al orden justo, tema este último, que ha sido abordado más desde el enfoque jurídico que el político. En cuanto al aporte de las concepciones sistémicas, ha sido dejar de lado la visión "atomista" de las relaciones internacionales, para favorecer un enfoque "globalista y totalizador". Sin embargo, su contribución está más en el terreno analítico que explicativo, a la vez que no enfocan el problema que nos ocupa.

En definitiva, los Estados "Sur" -América Latina en ese contexto- para los teóricos "Norte", son sólo un "ingrediente" dentro del análisis global, elaborado bajo la óptica de los Estados poderosos que sí participan en la arena internacional en la pugna por el poder y por el establecimiento de las pautas del orden.

Desde el punto de vista de los paises que carecen de poder suficiente, entendemos que las bases de una teoría, en lo que hace a los principios, podrían girar alrededor de dos tipos de problemáticas básicas:

1) aquellos principios vinculados con las problemáticas provocadas por la acción de las potencias centrales (EUA particularmente; la URSS para el caso de otros paises bajo su órbita o esfera de influencia), respecto de lo que ellas consideran "su periferia": no intervención, autodeterminación, anticolonialismo, etc., derivados de los procesos característicos de la dominación estructural;

2) aquellos principios que están vinculados a la problemática de su relación con el sistema global vigente:

a) negativa creciente a recurrir a arreglos de defensa colectiva destinados a servir a intereses particulares de las grandes potencias 99;

b) un creciente rechazo a la política de bloques en tanto ésta mantiene la división del mundo en esferas de influencia 100.

Una segunda pregunta de corte epistemológico que creemos es relevante contestar, es si una teoría general elaborada desde el punto de vista de los paises que no tienen poder, debe tener como objeto central el explicar el funcionamiento y las características del sistema internacional o si debe contribuir también a ordenar u organizar el sistema internacional. Creemos que esto es no sólo posible, sino necesario 101. Desde ya, los aspectos "explicativos" de la teoría no sólo deben considerar las características esenciales del funcionamiento del sistema, sino también el grado de "funcionalidad" de la realidad internacional, desde el punto de vista de la justicia. Esto es, a partir de explicar cuales son las tendencias funcionales de la realidad internacional, deberá buscar cómo operar el cambio o la reversión de esas tendencias funcionales (aspectos normativos de la teoría).

Las teorías normativas han cobrado una gran vigencia en los tiempos modernos y contemporáneos. Hobbes, Maquiavelo, Marx, Rousseau, Locke, Madison, Niebuhr, son ejemplo de ello; aunque tanto Maquiavelo como Niebhur hayan dado lugar al nacimiento del "realismo político". De todas formas, aquí se está planteando una relación entre pensamiento y acción que, en definitiva, son los elementos necesarios para poder hacer operativos todos aquellos principios sostenidos por los paises "Sur".

Este es un planteo que se encuentra subyacente desde hace ya un buen tiempo en las aspiraciones de América Latina, toda vez que uno de los puntos centrales en sus procesos de negociación globales ha tenido en consideración la necesidad de conformar un Nuevo Orden Económico Internacional. A nuestro entender, este nuevo orden debe ser global y, por sobre todo, debe comprender la conformación de un Nuevo Orden Político Internacional, desde el cual se puedan establecer las bases de todos los otros elementos ordenadores 102.

Desde este punto de vista, las bases de una teoría, elaboradas contemplando la problemática de los paises que no tiene poder -en términos de incapacidad de establecer reglas o de modificarlas en su beneficio- deben abarcar no sólo el terreno de lo realista -teorías explicativas- sino también el terreno normativo -posibilidad de establecer los patrones o las pautas de orden internacional- 103.

Actualmente las teorías son más bien analíticas que explicativas. El caso del realismo de Morgenthau es un claro ejemplo de las segundas, mientras que la teoría de los sistemas de Morton Kaplan estaría considerada entre las analíticas 104. Las teorías analíticas consideran a los patrones o pautas que definen los aspectos o cualidades de las unidades que componen un sistema concreto. Esto es, procuran estudiar los sistemas concretos a través de las características esenciales del funcionamiento, de los parámetros de cambio, del grado de estratificación, etc.. En definitiva, permiten analizar las problemáticas que están viviendo las unidades que se estudian, dentro del contexto en que están insertas, y acorde con las características vigentes en ese contexto o ambiente.

De manera tal que, atendiendo a los fines, nos encontramos con los siguientes problemas a resolver:

a) la significación de los objetivos o de los valores, así como todas las implicaciones de dicha significación;

b) la posibilidad de alcanzarlos;

c) el costo de pretenderlos y alcanzarlos -especialmente el precio que hay que pagar mediante el sacrificio de otros objetivos y valores, así como la admisión de ciertos efectos indeseables-;

d) todos los restantes riesgos y consecuencias;

e) las implicaciones, consecuencias y riesgos de los objetivos (valores) alternativos que hagan posible una elección fundada.

Atendiendo a la problemática de los cambios, deberemos considerar las alternativas a la dirección de las políticas, así como las implicancias, consecuencias y riesgo de cada una, no sólo por los paises del "Sur" en general, sino también por el sistema internacional en general

Por estos motivos, no nos cabe duda que, intentar desarrollar las bases de una teoría atendiendo a la problemática "Sur", no implicaría una visión parcial, sino totalizadora, toda vez que, desde el punto de vista explicativo, se analizarían las relaciones internacionales, pero bajo ciertos principios, diferentes o complementarios no considerados por los que han visto al mundo con una visión "Norte" (exclusivamente) de las problemáticas y aspiraciones, a la vez que se consideraría la problemática del orden -visión normativa- 105.

PRIMEROS PLANTEOS

Por ello, estas bases deben considerar por lo menos dos elementos:

1) principios sostenedores de un propio pensamiento y de una propia percepción 106;

2) medios para lograr imponer sus principios y percepciones 107.

En este segundo aspecto, nos encontramos con que, en el caso latinoamericano, la problemática es doble:

a) primero debe resolverse el divisionismo interno de los paises de la región; esto es, de aquellas élites que están de acuerdo con algún tipo de dependencia de los paises Norte -léase EUA-. En última instancia, debe resolverse el problema de la falta de "coherencia interna";

b) en segundo lugar, es indispensable la adopción de "estrategias conjuntas". Esto es, profundizar las relaciones de cooperación y buscar una mayor coordinación de las posiciones frente a los Estados Norte 108.

Aquí cabe la necesidad -sine qua non- de resolución de dos problemas clave a nuestro criterio:

1) la adopción de proyectos nacionales claros y actualizados a las presentes circunstancias, como paso previo o, a una mayor participación "activa" por la vía individual en el contexto internacional o, a la formación de un proyecto regional, sin el cual, ni la integración regional ni la participación internacional en forma activa, será factibles.

2) Otro problema importante a considerar es la diferencia en el nivel de desarrollo relativo de los paises de la región, así como la diferencia de la relación vinculatoria o de dependencia. Acá deberemos considerar situaciones que van desde élites tipo "societas sceleris" como la de Paraguay 109, hasta la problemática del caso cubano y su vinculación con la URSS 110. O su problemática actual, luego de la desintegración de la URSS y la finalización de un sistema de relaciones mundiales centrado en la pugna ideológica capitalismo-comunismo.

Más aún, la influencia del neoliberalismo que cubre como un gran manto a todo el mundo, en un contexto internacional en el que no existen alternativas ideológicas -no el fin de las ideologías, en el que no creemos-.

Para comenzar, debemos previamente analizar las características esenciales del sistema mundial, a fin de saber dentro de qué medio debemos operar, y cuáles son los parámetros entre los que oscila.

Hasta qué punto los cambios de sistema modifica todas las posibilidades de inserción; etc..



© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Evolución del Debate Teórico-Epistemológico sobre las Relaciones Internacionales, (Buenos Aires, Edic. del Autor, 1997).


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

* Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com


93Puig, Juan Carlos, en sus Doctrinas Internacionales y Autonomía Latinoamericana, (Caracas, Univ. Simón Bolívar, 1981), ídem en su Malvinas y Régimen Internacional, (Buenos Aires, Depalma, 1983), ha hecho un Análisis exhaustivo de las problemáticas metodológicas al respecto.

94Jaguaribe, Helio, ha abordado esta problemática en Crisis y Alternativas de América Latina: Reforma o Revolución, (Buenos Aires, Paidós, 1972), y en Hegemonía Céntrica y Autonomía Periférica, publicado en Eduardo Hill y Luciano Tomassini (Comp.), "América Latina y el Nuevo Orden Económico Internacional", (Buenos Aires, Edit. de Belgrano, 1982).

95Ver sobre el particular, Hoffman, Stanley, Teorías Contemporáneas de las Relaciones Internacionales, (Madrid, Tecnos, 1963), también Aron, Raymond, The Nature of Conflict, (París, UNESCO, 1957), así como su "De l`Analyse des Constellations Diplomatiques", en Revue Française de Science Politique, Vol. IV,. No 2, (Abril-Junio 1956), págs. 237-251.

96Ver Morgenthau, Hans, La Lucha por el Poder y por la Paz, (Buenos Aires, Sudamericana, 1963).

97Ejemplo de ello es el realismo político de Hans Morgenthau.

98Ejemplo de ello es la política de "contención del comunismo" propuesta por George Kennan (realista), e implementada por el Presidente Truman.

99Esto se ha dado en algunos casos de paises miembros del Movimiento No Alineado, pero no en el caso latinoamericano, que respondió "obedientemente" a los dictados de EUA en la puesta en funcionamiento del TIAR o, en los casos en que estuvo en contra, sólo atinó a manifestar su oposición verbal, pero sin posibilidades efectivas de detener la acción de EUA: v.gr. acción de EUA en República Dominicana; acción de EUA en Grenada a través de la OECO burlando la convocatoria al TIAR ya que sabía que luego de Malvinas en 1982, América Latina no respondería favorablemente; invasión de EUA a Panamá en Diciembre-Enero 1989-1990 por el caso Noriega, sin convocar siquiera a una Reunión de Consulta y deplorando la acción de la OEA que sólo hizo una condena verbal. El Grupo de los 8 nada pudo agregar.

100Ver por ej., los principios de la Conferencia de Bandung de 1955, a los que los paises latinoamericanos miembros plenos y observadores del Movimiento No Alineado se pliegan, al menos conceptualmente, aunque no con la necesaria asiduidad que requeriría una posición internacional firme. Entendemos que esto se debe fundamentalmente a la debilidad negociadora y a la falta de estrategias que maximicen el poder negociador de los paises de la región. Además, depende de la élite de turno, ya que ha sido tradicional en América Latina que los gobiernos militares u otros no militares, pero subordinados o instalados por EUA, actuaran como apoyo logístico a los intereses de la política internacional norteamericana.

101Poner la lista de autores, que como Platón, Niebhur y otros son normativistas.

102Con la decadencia del viejo orden bipolar, basado en la pugna ideológica entre EUA y la URSS, ahora los parámetros no son tan claros en la configuración de ese nuevo orden; ya que no se trata de un mero planteo de reclamo de una mayor justicia, como era dentro del contexto del bipolarismo, sino que deben echarse las bases de un nuevo ordne, en el que los paises más poderosos, también deben resolver su situación y sus posibilidades de establecer reglas.

103Sobre este tema, ver Bunge, Mario, La Ciencia, su Método y su Filosofía, (Buenos Aires, Siglo XX, 1970), del mismo autor, La Investigación Científica, (Madrid, Ariel, 1976).

104Las teorías realistas usan el método empírico-inductivo. Las analíticas y sistémicas el método deductivo.

105Ver por ej., Uscanga, Carlos, Viejas Propuestas y Nuevas Quimeras en las Teorizaciones de las Relaciones Internacionales de Estados Unidos, en "Relaciones Internacionales", Julio-Diciembre 1984, Vol. XI, No 33-34, págs. 119-126.

106Tomassini, Luciano, en Tendencias Favorables o Adversas a la Formación de un Subsistema Regional Latinoamericano, en "Estudios Internacionales", Vol. VIII, Enero-Marzo 1975, No 29, desarrolla un conjunto de variables muy interesante sobre el particular.

107El mejor ejemplo de lo dicho es la invasión de EUA a Panamá para detener a Noriega. Es evidente que contó con todos los medios militares, y de información de la opinión pública mundial para lograr sus objetivos e imponer sus principios y percepciones, pese a la condena de la mayoría de los paises de la comunidad internacional y de la misma América Latina.

108Sobre estas problemáticas, proponemos la lectura de nuestro trabajo La Política Externa de América Latina, en "GEOSUR", Vol. VI, No 60, Montevideo, Abril 1985; asimismo, Principios de Teoría de las Relaciones Internacionales de los Paises Sur, presentado al VIII Congreso de la Asociación Argentina de Derecho Internacional (AADI), Sección Relaciones Internacionales, La Plata (Argentina), Setiembre 1985 y publicado como: Bases para uma Teoría das Relaçoes Internacionais a Partir da Visao dos Paises Sul, en Política e Estrategia, Vol. V, No 4, Octubre-Diciembre 1987, San Pablo, Brasil. También en SIGNOS Universitarios, Vol. VIII, No 15, Buenos Aires, Enero-Junio 1989.

109Hablamos de las características del Paraguay bajo la dictadura de Stroessner.

110Estamos haciendo referencia a características dadas previamente a la Perestroika y el Glasnost.