Tapa EUA-America Latina

 

Home






EVOLUCION DEL DEBATE TEORICO-EPISTEMOLOGICO
SOBRE LAS RELACIONES INTERNACIONALES

© Luis DALLANEGRA PEDRAZA *

Capítulo V

IV. ACTUALES

SISTEMA MUNDIAL

Entre las actuales, considero "la perspectiva de la autonomía", ya que se ocupa de la problemática de los países "Sur" -o de los que no tienen poder- y busca el desarrollo de una teoría verdaderamente general, realista-sistémico-estructural "y" normativo-idealista.

Los antecedentes se encuentran, principalmente, en los trabajos de Helio Jaguaribe 68, Juan Carlos Puig 69 y Luciano Tomassini 70.

Otros que han abordado la temática, pero fundamentalmente con una orientación económica, han sido Félix Laviña y Horacio Baldomir 71.

ANTECEDENTES DE TEORIAS DE LAS RELACIONES

MUNDIALES DESDE LA PERSPECTIVA "SUR"

Los países subdesarrollados en general, y América Latina particularmente 72, han buscado formas de alcanzar una mayor participación internacional, especialmente en la toma de decisiones o en la conformación del orden global.

Esto ha sido, fundamentalmente, a través de principios y en forma pragmática -en muchos casos "improvisada"-, más que mediante la conformación de una teoría propia. No obstante ello, se han dado ciertos esfuerzos tendientes a la creación de cuerpos de teoría, que han abarcado la problemática, particularmente bajo una perspectiva económica más que política -y en este último caso, atendiendo a una concepción geopolítica- y centrada en el análisis de la política exterior más que la política internacional.

Para hacer una evaluación de estos esfuerzos, habría que dividirlos en:

1) los que se centraron en los factores externos, y

2) los que se centraron en los factores internos 73.

Perspectivas Centradas en los Factores Externos

Destacan aquellas variables que parecen imponer limitaciones o que pueden ofrecer nuevas oportunidades, respecto del rol que la región ejerce o puede ejercer en el mundo. No consideran la influencia de variables internas.

De estas perspectivas, sólo el enfoque estructuralista del desarrollo elaborado por Prebisch y la perspectiva de la dependencia, -crítica de la primera- intentaron ser visiones latinoamericanas de la problemática de la inserción de la región en el mundo, y aspiraron a constituirse en teorías alternativas.

Cuadro II


a) Perspectivas Sistémicas 74

 

i) Nivel Económico: Enfoque Estructuralista de CEPAL -década '50 75:

 

Deterioro términos de intercambio; Deterioro precio materias primas; Brecha científico-tecnológica; de las corporaciones transnacionales

 

Soluciones: Sustitución importaciones; Integración; Cooperación Regional; Promoción Exportaciones de manufacturas; NOEI


ii) Nivel Político: Evaluación del Grado de Permisividad Internacional al Accionar Lat. Am. 76

PERSPECTIVAS CENTRADAS EN FACTORES EXTERNOS

b) Perspectivas de la Política de Poder 77

(Crítica: No considera influencia de variables internas)

i) Perspectiva estratégica de hipótesis de conflictos 78: Variables: Tamaño; población; recursos naturales; capacidad industrial; armamentos; nivel educativo; desarrollo científico-tecnológico; estabilidad política.


ii) Equilibrio regional del poder 79


iii) Enfoque geopol. o de la política de poder regional 80: Observan el mundo y la realidad regional desde la perspectiva de EUA y de la pugna Este-Oeste.


c) Perspectiva de la Dependencia 81: El subdesarrollo es un proceso complejo que incluye factores externos e internos. Se trata de una aproximación crítica a la "teoría del desarrollo".

 

d) Perspectivas Cuantitativas sobre la Dependencia 82: Análisis de las relaciones asimétricas entre EUA y Am. Lat. y cómo influyen en el comportamiento externo del más débil, en términos de producto, de comercio ext., flujo financiero, inversiones directas, programas de ayuda, etc.

Las visiones basadas en la política de poder, en realidad han sido "malversaciones" de la teoría realista de las relaciones internacionales -política del poder- desarrollada en EUA en diferentes versiones. Para estas visiones, el "enemigo", se encuentra en la región misma, y es, fundamentalmente, el país vecino que, en la mayoría de los casos, usurpa una porción de territorio; desarrolla una carrera armamentista; favorece una ideología extraña; etc., por lo que hay que reaccionar o actuar tratando, para ello, de maximizar las potencialidades.

Esta ha sido la manera en que, aprovechándose de estas visiones, los decisores de los actores hegemónicos, han mantenido "fragmentada" a la región -divide-et-impera-. Sin embargo, ésta no es más que la perspectiva externa del proceso de "autofragmentación" que se viene dando en la región, prácticamente desde su independencia, como resultante de estas concepciones "chauvinistas" de las relaciones internacionales, "malgré" el "discurso" integracionista de la mayoría de los políticos y gobernantes, que hablan en un sentido pero actúan y se dirigen hacia otro opuesto, o hacia un mero "comercialismo" o generación de "áreas de negocios".

Estas visiones están acompañadas de una concepción "juridicista" y "moralista". En realidad no se trata de intentos de desarrollo teórico o doctrinario -por lo menos en el marco de los países del Tercer Mundo- sino de una concepción o "cosmovisión" de lo internacional.

Esta cosmovisión aparece permanentemente en el discurso de gobernantes -particularmente militares-, de sus Ministros de Relaciones Exteriores o de quienes los asesoran, especialmente en el marco latinoamericano. Para ellos, lo que ocurre internacionalmente es la resultante de la falta de cumplimiento por parte de algunos Estados -cuyos gobiernos carecen de una "conducta ética"- de las normas del Derecho Internacional. Mezclan, en forma desarticulada y asistemática, la "realidad" con el "deber ser"; y, mientras exigen el cumplimiento de las normas del Derecho Internacional a aquellos que, supuestamente están violando la soberanía de sus países, desarrollan por el otro lado, una concepción basada en la perspectiva "estratégica" de las hipótesis de conflicto. Esta fue la "cosmovisión" del Gral. Onganía en Argentina durante el denominado período de la "Revolución Argentina", en el que esgrimió el Derecho Internacional para el caso Malvinas y desarrolló, paralelamente una política de poder y de hipótesis de conflicto al reclamar la creación de una Fuerza Interamericana de Paz (FIP) para erradicar el comunismo en la región, planteando que no habrá desarrollo en la región si previamente no se soluciona el problema de la "seguridad" contra la que atenta el "comunismo marxista" -visión norteamericana de las relaciones internacionales-, o la del denominado "Proceso de Reconstrucción Nacional" (1976-83) iniciado por el Gral. Videla -ver sus discursos pronunciados como presidente-, y que culminó con el Gral. Galtieri; sea en relación con el tema antártico, el problema de las islas Malvinas o los diversos conflictos de límites que tradicionalmente Argentina mantuvo con Chile. Esta ha sido también la cosmovisión de gobernantes como el Gral. Bánzer Suárez de Bolivia en relación al conflicto centenario con Chile de salida al Océano Pacífico; para citar algunos ejemplos. Pese a la mala utilización de la geopolítica y de la estrategia que éstos gobiernos han hecho o los que los han asesorado, no estoy haciendo una consideración peyorativa de estas disciplinas, sino que parto de definiciones distintas. Para mi, la "geopolítica" es la disciplina (auxiliar de las relaciones internacionales y no "ciencia" independiente) que se ocupa del aprovechamiento óptimo del espacio y no de las hipótesis de conflicto, particularmente en las zonas de frontera, como se ha hecho particularmente en América Latina, especialmente en países como Argentina. Y la "estrategia" es la disciplina que establece los caminos, acciones o instrumentos para alcanzar o implementar un objetivo o una política óptimamente. Muchos, equivocadamente parten previamente de la estrategia, sin haber definido la política.

Si bien en los casos del enfoque estructuralista del desarrollo y de la dependencia existió una visión exclusivamente economicista; unos con una concepción capitalista y de "integración" al sistema internacional -división internacional del trabajo- y otros con una visión marxista o estructuralista de izquierda. No ha existido ni existe aun en América Latina una teoría económica -global o regional-. Tanto el desarrollismo cepalino, como el dependentismo fueron continuadores de las teorías neoclásica y de la marxista respectivamente 83. En ambos casos, los intentos de aproximación teórica fueron desarrollados principalmente por grupos académicos, que intentaron luego aplicar, a través de recomendaciones de la CEPAL (en el caso de Prebish) o de la influencia en el pensamiento a través de una creciente literatura (grupo de la concepción de la dependencia). No obstante hoy, algunos de sus miembros, como Fernando Henrique Cardoso, hoy presidente del Brasil (1998), adoptan posturas cercanas al liberalismo.

En el caso de los enfoques basados en la política de poder, ha sido distinto. Por un lado, los abogados han desarrollado una visión jurídica de las relaciones internacionales, a la que, a veces, han mezclado una perspectiva geopolítica; y por el otro, los militares una visión estratégica y basada en las hipótesis de conflicto. Los egresados de carreras de ciencia política y/o de relaciones internacionales han carecido de espacio para el trabajo científico y sistemático -sea por falta de recursos; por no poder acceder a los organismos de investigación científica, cooptados por los dos primeros grupos; por no poder publicar al carecer de revistas para hacerlo o de acceso a las editoriales, que sí publican (por razones políticas, de coincidencia o afinidad ideológica o porque no les queda otro remedio) trabajos de militares; o por una censura debida a gobiernos dictatoriales y represivos o civiles (¿democráticos?) pero mediocres-. El caso de los abogados, se debe a su prestigio histórico, ya que desde el surgimiento a la independencia de nuestros países, fueron los que realizaron estudios del Estado -las carreras de ciencia política recién aparecen en la década de 1950 en América Latina-, monopolizando con el tiempo el estudio de la política como ciencia. Basta observar, como prueba de lo dicho, el desarrollo del conocimiento político -interno e internacional- en los países de América Latina a través de la lectura de los escritos de los pensadores latinoamericanos del siglo XIX, o a través de la revisión de la literatura orientada a la política o el derecho internacional editada en nuestros países en los últimos 30 o 40 años. De la misma manera en los estudios universitarios de la ciencia política, cuyas cátedras fueron tradicionalmente dictadas por abogados y, hasta fines de la década de los '60 se conocía como "derecho político" incluso en las carreras de ciencia política, no sólo de derecho. En el caso de Argentina, incluso la Asociación de Ciencia Política está, mayoritariamente integrada y monopolizada su dirección por abogados. Además, tradicionalmente ostentaron los cargos públicos o desempeñaron las funciones políticas, dentro de los partidos o en los gobiernos, como legisladores -por su conocimiento de lo jurídico para la elaboración de las leyes- o en otros cargos.

En definitiva, al no haberse alcanzado un nivel científico y heurístico de la ciencia política, las doctrinas, las concepciones y las decisiones, se han basado y fundado en las teorías pensadas y desarrolladas en los países "Norte", particularmente EUA y Europa, pero bajo la apariencia de "pragmatismo". Cuando hablo de ciencia política, me refiero tanto al estudio científico de la problemática en el marco estatal, como en el internacional sin hacer divisiones. Pensadores como Helio Jaguaribe (Brasil), o Juan Carlos Puig (Argentina, varios años auto-exiliado en Venezuela), son algunas de las excepciones -no por ello suficientemente reconocidas- que han transitado el camino heurístico y han contribuido al desarrollo de una auténtica ciencia política desde una perspectiva latinoamericana.

Perspectivas Centradas en los Factores Internos

Las variables internas recibieron menor atención que las externas, tanto en los estudios de política exterior como de política internacional; evidentemente, por la gran escasez de estudios que hay en la región sobre sus propios problemas. En realidad, han dedicado más atención a las características de los sistemas políticos, el problema de los golpes de Estado o las políticas desarrolladas por las dictaduras o algunos gobiernos característicos 84 en América Latina, autores no latinoamericanos -particularmente europeos y norteamericanos- que los latinoamericanos mismos.

No ha habido interés -ni existe interés manifiesto- sea por los políticos -que creen que basta con sus conocimientos y accionar "pragmático" 85- como por parte de los militares, que han visto -y ven- subversión en todo. De esta manera, la investigación científica, en áreas como la política, es prácticamente inexistente. Toda vez que los políticos o los militares desean actuar, definitivamente recurren a su "pragmatismo" -en realidad se acerca más a la improvisación-, y si hacen algún análisis profundo, de todas formas usan modelos o teorías desarrollados en EUA o en Europa. Es más, la investigación técnico-científica ha representado -y representa- uno de los principales canales de "control" por parte de los países más avanzados. La dependencia no sólo es científica, sino también, y especialmente, ideológica. Esto es válido tanto para las corrientes autodenominadas "liberales y democráticas" como para las marxistas 86.

Cuadro III

 

a) Orientación del Régimen

 

i) Forma de organización política 87 (Regímenes democráticos y autoritarios. Análisis del mismo país bajo distintos regímenes políticos) 88

 

i.1. Existencia de subculturas políticas internacionales entre los participantes de la decisión (sectores de la burguesía, Fuerzas Armadas, intelectuales, partidos políticos, etc. 89

PERSPECTIVAS CENTRADAS EN FACTORES INTERNOS

i.2. País "modelo", caso Perú de Velazco Alvarado, o Chile y Uruguay como democra. trad. estables en Am. Lat. antes de los '70.

(Crítica: No considera

ii) Estrategia de desarrollo adoptada por el país 90: Objetivos de desarrollo. Metas econ.

influencia de variables externas)

Cambios de Políticos Externos en función de metas de desarrollo. Promoción del comercio. Búsqueda de asistencia financiera. Pol. Ext. en los procesos de Nacionalización de empresas.

 

iii) Existencia de un estilo, de un enfoque de Pol. Ext. en un país tradicional: México a princípios de los '70: de una Pol. Ext. aislacionista a una activa con Echeverría. Brasil: tradición en Pol. Ext.. Argentina: sin tradición. Pareciera tener varias Pol. Ext. según los gobiernos. En realidad "reacciona" frente a impactos externos, más que "accionar".

 

b) Procesos de Toma de Decisiones y Política Interna: Resultante de la pugna entre grupos de presión. partidos pol. y la influencia gubernamental: Duvallier, Pinochet, Perón.

 

c) Política Burocrática 91: La resultante de una pugna entre sectores públicos, como: Fuerzas Armadas, Ministerios: Economía, Relaciones Exteriores, Aduana, Secret. Comercio, etc.

 

d) Liderazgo Carismático: Perón y su 3ra Posición; Echeverría y la Nueva Pol. Ext.; etc.

También ha tenido -y tiene- una gran influencia, especialmente como elemento ideológico de contención, freno o represión, la "censura" que los miembros directivos y/o evaluadores de turno de los organismos científicos que operan en los países "Sur", han ejercido, tanto sobre los temas a desarrollar, como sobre las investigaciones ya realizadas. Esto se ha dado tanto durante períodos de dictadura militar, como con gobiernos civiles en América Latina. No se trata sólo de falta de fondos para el desarrollo de investigaciones científicas -que es lo normal y muestra a las claras el desinterés y desconocimiento que, sobre su importancia, tienen los gobiernos y los dirigentes políticos en general- sino también de pérdida de masa pensante, sea porque se exilian o porque se van en busca de mejores horizontes 92.



© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Evolución del Debate Teórico-Epistemológico sobre las Relaciones Internacionales, (Buenos Aires, Edic. del Autor, 1997).


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

* Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com


68Particularmente en sus: Sociedad, Cambio y Sistema Político, (Buenos Aires, Paidós, 1972). Desarrollo Político: Sentido y Condiciones, (Buenos Aires, Paidós, 1972). Crisis y Alternativas de América Latina: Reforma o Revolución, (Buenos Aires, Paidós, 1972). Aunque la obra de Jaguaribe es mucho más prolífica y anterior a la mencionada, particularmente sobre esta temática.

69Donde se encuentra el eje central de su pensamiento, a mi criterio, es en, Doctrinas Internacionales y Autonomía Latinoamericana, (Caracas, Universidad Simón Bolívar, 1980); continúa y profundiza su pensamiento en Malvinas y Régimen Internacional, (Buenos Aires, Depalma, 1983); y en Integración Latinoamericana y Régimen Internacional, (Caracas, Universidad Simón Bolívar, 1987). Su obra es mucho más amplia y anterior, particularmente su "declinación trialista" del Derecho Internacional Público, que desarrolla en su "Derecho de la Comunidad Internacional, (Buenos Aires, Depalma, 1974), lamentablemente obra incompleta, que realizó a partir de la creación hecha en el marco del Derecho Internacional Privado Werner Goldschmidt y que trasladó a un Derecho Internacional Público no clásico.

70Del que destaco fundamentalmente Tendencias Favorables o Adversas a la Formación de un Sistema Regional Latinoamericano, en "Estudios Internacionales", Vol. VIII, No 29, Enero-Marzo 1975.

71Laviña, Félix y Baldomir, Horacio, Manual de Política Internacional Contemporánea, (Buenos Aires, Depalma, 1983).

72Hablo de las élites funcionales a las aspiraciones autonómicas de esos países, o de las "contraélites" en los casos de países cuyos gobiernos tuvieran una mentalidad y políticas consecuentemente dependentistas. Hago esta aclaración, ya que generalmente existe la creencia o sensación de que "todos los dirigentes" (élites y contraélites) en estos países buscan una mayor autonomía, cuando, en realidad, esto no es cierto. En gran cantidad de casos y países, el subdesarrollo o la dependencia se debe, a los dirigentes o las élites (con mentalidad dependentista) que gobiernan y deciden en estos países.

73Ver el trabajo de van Klaveren, Alberto, El Análisis de la Política Exterior Latinoamericana: Perspectivas Teóricas, en Heraldo Muñoz y Joseph Tulchin (Comp.), "Entre la Autonomía y la Subordinación: Política Exterior de América Latina", (Buenos Aires, GEL, 1984), Tomo I. Si bien hace interesantes críticas a los trabajos realizados hasta el momento, y plantea la necesidad de desarrollar una perspectiva teórica que permita "explicar" el comportamiento externo de América Latina; su aporte sobre el particular se reduce a una recopilación y clasificación de las distintas perspectivas abordadas, particularmente en la región.

74Por ej., Lagos, Gustavo, International Stratification and Underdeveloped Countries, (Chapel Hill, University of North Carolina Press, 1963). Silva Michelena, José, Política y Bloques de Poder, (México D.F., Siglo XXI, 1979), 2da Edic.

75Ver por ej., El Pensamiento de la CEPAL, (Sgo. de Chile, Edit. Universitaria, 1969).

76Jaguaribe, Helio, Desarrollo Político: Sentido y Condiciones, (Buenos Aires, Paidós, 1972). También Autonomía Periférica y Hegemonía Céntrica, en "Estudios Internacionales", Vol. XII, No 46, Abril-Junio 1979. Igualmente Tomassini, Luciano, Tendencias Favorables o Adversas a la Formación de un Subsistema Regional Latinoamericano, en "Estudios Internacionales", Vol. VIII, No 29, Enero-Marzo 1975.

77Para Domínguez, Jorge I., Consensus and Divergence: The State of the Literature on Inter-American Relations in the 1970's, en "Latin American Research Review", Vol. XIII, No 6, 1978; en América Latina hay una "perspectiva estratégica". Clásicos en Latinoamérica son Morgenthau, Hans, Política de Poder entre las Naciones: La Lucha por el Poder y por la Paz, (Buenos Aires, Sudamericana, 1963). Aron, Raymond, Paz y Guerra entre las Naciones, (Madrid, Edit. Revista de Occidente, 1963). Schwarzemberger, George, La Política de Poder: Estudio de la Sociedad Internacional, (México, FCE, 1960).

78Por ej., las Revistas "Estrategia" o "Geopolítica" (Argentina), o "GEOSUR" (Uruguay), o "A Defesa Nacional" (Brasil).

79Sepúlveda Alberto, La Dinámica del Equilibrio de Poder en Sudamérica y sus Proyecciones en las Políticas Exteriores de la Región, en W. Sánchez (Ed.), "Las Relaciones entre los Países de América Latina" (Sgo. Chile, Ed. Universit., 1980).

80Child, John, Geopolitical Thinking in Latin America, en "Latin American Research Review", Vol. XIV, No 2, 1979.

81Autores más representativos: Fernando Henrique Cardoso, Theotonio Dos Santos, André Gunder Frank, Sergio Bagú, Osvaldo Sunkel, Enzo Faleto, Helio Jaguaribe, Aníbal Quijano, etc.

82Ver por ej., Richardson, Neil R., Foreign Policy and Economic Dependence, (Austin, University of Texas Press, 1978). También Ferris, Elizabeth G., Aplicaciones Norteamericanas de la Teoría de la Dependencia, (Traduc. de Alfredo Romero Castilla), en "Relaciones Internacionales", UNAM, México, Vol. XI, No 33-34, Julio-Diciembre 1984.

83Ver por ej., Búfalo, Enzo del, 30 Años de Búsqueda: La Teoría Económica en América Latina, en Revista "Nueva Sociedad", No 79, Caracas, Setiembre-Octubre 1985.

84Por ejemplo la Revolución Peruana de Velazco Alvarado; la Revolución iniciada por Omar Torrijos en Panamá; el socialismo a la chilena de Allende; etc.

85En realidad lo que les interesa es la "conducción", el poder y el mantenimiento de una "imagen" positiva alta, más que el desarrollo de un proyecto concreto. Este último insumiría demasiado tiempo, esfuerzo y riesgos políticos como para asumirlo. Ver por ejemplo, Bonilla, Frank, Las Elites Culturales en América Latina, en S.M. Lipset y A.E. Solari (Comp.) "Elites y Desarrollo en América Latina", (Buenos Aires, Paidós, 1971), 2a Edición, págs. 190-211. Ver también, Ribeiro, Darcy, La Universidad Latinoamericana y el Desarrollo Social, en Lipset y Solari (Comp.), Elites y Desarrollo..., op. cit., págs. 415-449. Barros, Alexandre S.C., enfoca el tema desde el punto de vista del papel de las fuerzas armadas, en The Diplomacy of National Security: South American International Relations in a Defrosting World, en Ronald G. Hellman y H. Jon Rosenbaum, Latin America: The Search for a New International Role, (New York, Halsted Press, 1975), págs. 131-150). Esta era ya una idea de uno de los libertadores en el siglo XIX: Simón Rodríguez quien pensaba que siempre había existido una incompatibilidad entre los hombres de ideas y los hombres de acción en América Latina. Ver Grases, Pedro (Comp.), Escritos de Simón Rodríguez, (Caracas, 1954/58) Tres Tomos.

86Ver por ejemplo, Ingroso, Marco, Modelos Socioeconómicos de Interpretación de la Realidad Latinoamericana: de Mariátegui a Gunder Frank, (Barcelona, Anagrama, 1973), págs. 7-10. También avala este concepto Jaguaribe, Helio, Dependencia y Autonomía en América Latina, en Jaguaribe, Helio (et al), "La Dependencia Político-Económica de América Latina", (México, Siglo XXI, 1973), 4a Edición, especialmente págs. 13-23.

87Ver Selcher, Wayne, Brazil in the World: Multipolarity as Seen by a Peripheral ADC Middle Powers, en Ferris y Lincoln, "Latin American Foreign Policies"

88Muñoz, Heraldo, Las Relaciones Exteriores del Gobierno Militar Chileno: Una interpretación Económica Política (mimeo), 1981.

89Ver Wilhelmy, Manfred, Hacia un Análisis de la Política Exterior Chilena Contemporánea, en "Estudios Internacionales", VOL. XII, No 48, Octubre_Diciembre 1979.

90Coleman, Kenneth M. y Quirós-Varela, Luis, Determinants of Latin American Foreign Policies: Burocratic Organizations and Development Strategies, en Ferris y Lincoln, "Latin American Foreign Policies". También Ojeda, Mario, Alcances y Límites de la Política Exterior de México, (México D.F., El Colegio de México, 1976). También, Lafer, Celso, La Política Exterior Brasileña: Balance y perspectivas, en "Estudios Internacionales", Vol. XIII, No 51, Julio_Diciembre 1980.

91Ver Allison , Graham T., Essence of Decisions: Explaining the Cuban Missile Crisis, (Boston, Little Brown, 1971).

92Sobre el particular ver Martínez, Enrique M., ¿Por qué Pagarles a los Investigadores?, en Diario "Clarín", Buenos Aires, Martes 12 de Julio de 1988, pág. 17. También El Drenaje de Personal Capacitado Traba el Futuro Desarrollo de México, artículo publicado en "The Wall Street Journal" y reproducido en "El Cronista Comercial", Buenos Aires, Domingo 21 de Mayo de 1989, pág. 32. Para el caso de Argentina se podría leer toda la literatura escrita sobre la "noche de los bastones largos", mediante la que se simboliza la agresión y represión de la dictadura de Onganía a la educación y la investigación científica. Lo mismo podría hacerse sobre el período del autodenominado "Proceso de Reconstrucción Nacional" (1976-83). Esto no significa que las cosas hubieran cambiado favorablemente durante el período del gobierno civil de Alfonsín. Fue favorable en cuanto a la "libertad" de investigación, pero los fondos disminuyeron aún más y había que formar parte de los grupos vinculados a la élite de gobierno o del partido para recibir fondos para investigar o ingresar como miembro de la carrera del investigador científico. Igualmente en relación al largo período de gobierno del presidente Menem, cuyos Ministros de Economía han mandado a "lavar los platos" a los investigadores o han considerado a los docentes como "ñoquis" -van a cobrar a fin de mes sin haber trabajado durante el mes-, sin que el presidente les llamara la atención.