Tapa EUA-America Latina

 

Home






EVOLUCION DEL DEBATE TEORICO-EPISTEMOLOGICO
SOBRE LAS RELACIONES INTERNACIONALES

© Luis DALLANEGRA PEDRAZA *

Capítulo IV

III. CONCEPCIONES DE VANGUARDIA

Los teóricos de las relaciones internacionales continúan debatiéndose en una "lucha de paradigmas" acerca de cómo concebir la realidad mundial. El eje de discusión se encuentra aún centrado en la problemática metodológica, y los principales aportes están dados por nuevas variables a considerar, o nuevas definiciones o interpretaciones de variables ya utilizadas.

Los avances más significativos, en esta última etapa vista, se encuentran en la consideración de "nuevos actores", así como de una "nueva visión" que contempla este último fenómeno y que orienta al estudio de las relaciones entre los actores como "relaciones mundiales", dejando de lado la perspectiva meramente "estatalista".

Estas relaciones mundiales se dan especialmente en el marco de las relaciones económicas, que para esta época han comenzado a ocupar un lugar importante en la agenda decisional, en reemplazo de los problemas de seguridad militar, cuyo declive es constante -en el marco de la finalización del sistema bipolar-. Esto no implica que los problemas de seguridad militar desaparezcan de la agenda decisional, o de las temáticas de análisis mundial, sino que cambia su prioridad de análisis 45.

TOTALIZADORAS (2a GUERRA FRIA)

A) Enfoque del "Sistema Mundial"

Este enfoque se alimenta del marco que le ofrecen las concepciones tradicionales, en las versiones "bloquista" y "polarista" de la perspectiva geopolítica; en el contexto de las "cientificistas", de la corriente "sistémica" y de la "multidimensionalista", en su versión de la "interdisciplina"; y de las concepciones "globalistas" imperantes en el período anterior.

La principal influencia la recibe de la corriente sistémica, y el originador del enfoque del "sistema mundial" es Immanuel Wallerstein 46, que considera que un sistema mundial es un "sistema social", que tiene fronteras, estructuras, grupos-miembros (actores y subsistemas en la versión sistémica), reglas de legitimación, y coherencia 47.

Lo que se proponen los partidarios de la concepción sistémico-mundial es elaborar una concepción analítica más globalizadora que fragmentaria, orientada a considerar el cambio; de corte especulativo más que empírica. En última instancia una teoría que sintetice la dinámica económica, social y política del mundo 48.

Principales Postulados

Las unidades de análisis (actores) ya no serán los Estados, los organismos internacionales, los grupos de presión, etc., sino "el sistema mundial moderno" 49.

Otros "sistémico-mundiales" hablan de más de un sistema mundial. Hacen referencia a varios sistemas mundiales, históricos o actuales 50.

Dentro de este esquema, unos eligen como hilo conductor a las "estructuras" y su evolución 51; otros atienden a las "continuidades y presiones" para un "cambio estructural" 52.

Tampoco existe unidad de criterio en el concepto de "estructura", ni en su delimitación, ni en su forma de interrelación.

Sí hay consenso en analizar lo "transhistórico" 53, se trate de "estructuras", "continuidades", "presiones" o "sistemas", desde una perspectiva "global", lo que reclama un enfoque "totalizador" en el sentido de tomar a todas las disciplinas de las ciencias sociales en forma, no "multidisciplinaria", sino como si fueran una sola 54.

Se da una especie de "transhistoriedad totalizadora" vs "sincronía histórica".

Mientras que la tradición analítica, fragmenta los procesos más significativos y permanentes (transhistóricos), en disciplinas como la economía (expansión, crecimiento, subdesarrollo); la sociología (polarización entre clases); la ciencia política (estatismo, burocratización) y la política internacional (competencia internacional), la "síntesis" de los sistémico-mundiales se propone especificar y demostrar las relaciones "entre" y no sólo "dentro" de los procesos estructurales 55

El sistema mundial moderno de Wallerstein, está orientado fundamentalmente a satisfacer los intereses de la mayor parte de la población mundial, pero que no tiene poder 56

La orientación de los análisis, en estos enfoques, apunta fundamentalmente a variables vinculadas al eje económico, más que al estratégico-militar. Para los investigadores de este enfoque, "el sistema mundial es más que un sistema social incoherente; que al mismo tiempo tiene profundas y discernibles estructuras enraizadas en la economía del mundo" 57

El "sistema mundial moderno" de Wallerstein se basa en la "economía mundial capitalista". Su concepción la articula en tres áreas:

a) los Estados centrales, que serían los más avanzados y fuertes, en los que se realizan tareas productivas que requieren un desarrollo tecnológico.

b) El área periférica donde se encuentran aquellos Estados con un bajo grado de autonomía, bajo una relación "neocolonial", y que carecen de un desarrollo tecnológico.

c) El área semi-periférica, que se encuentra entre las dos anteriores, en términos de complejidad de sus economías.

Se trata de una especie de visión Norte/Sur, con el agregado de una "semi-periferia" entre ambas 58

Otro autor que se maneja dentro del enfoque sistémico-mundialista, es Hayward Alker 59, que desarrolla la "teoria de los cuatro mundos" remozada. Su clasificación no se limita en términos de mayor o menor pobreza o riqueza material; pero se basa en el esquema Norte/Sur, Este/Oeste, la que califica como esquema "teórico coherente".

Lo crucial para Alker es la lucha que se lleva a cabo entre "los cuatro sistemas del orden internacional" (o submundos o subsistemas):

1) el "sistema capitalista de poder en equilibrio (Estados basados en la seguridad nacional), y reestructurado trilateralmente";

2) el "socialismo soviético" (comunismo totalitario). Junto a éste se encuentra el "socialismo democrático autogestionario".

Entre estos dos subsistemas se encuentran las "sociedades industriales", el "eurocomunismo" y las "sociedades postindustriales", en orden creciente, cuya orientación es hacia una "eco-política postindustrial".

3) el "autoritarismo corporativo y neomercantilista", donde se ubica el resto del mundo (desde Brasil, Argentina y México, hasta Arabia Saudita, Singapur, Filipinas y Sudáfrica); y

4) el de "autosostenimiento colectivo"; (países orientados a un "comunismo agrario", y en contra de los sistemas capitalista y socialista soviético; siendo China el prototipo, pero donde también se incluyen Corea del Norte, Vietnam, Tanzania, Burma).

Entre estos dos subsistemas se encuentran -en orden creciente, pero en sentido negativo- las "sociedades en industrialización", el "transnacionalismo Muslim" y las "sociedades preindustriales de baja tecnología" 60. El "Transnacionalismo Muslim" es por el transnacionalismo musulman creciente, particularmente a partir de la crisis petrolera, para el mundo occidental industrializado, ya que para muchos de los países árabes no ha sido crisis, sino auge.

De esta clasificación, planteada por Alker, resulta un mundo estático, a través de un modelo descriptivo y no explicativo. Por otra parte, en este caso, como en otros anteriores, el esquema de análisis es sólo válido para un sistema internacional cuya característica es bipolar. Luego de los acontecimientos posteriores a Reikjavick, de la Perestroika y el Glasnost, y las nuevas tendencias del sistema mundial, los esquemas como el de Alker, pierden gran parte de vigencia, por lo cerrados.

MAPA GEOPOLITICO DE LAS ALTERNATIVAS DE ORDEN MUNDIAL

Gráfico 1

(Hayward Alker)

Hayward Alker

La falla inicial de Alker es que su "mapa geopolítico de las alternativas de orden mundial", no tiene un criterio de clasificación significativo, ya que mezcla niveles de desarrollo tecnológico ("Norte/Sur"), con tipos de "relaciones productivas" ("Este/Oeste"); formas de gobierno ("autoritarias" o no); orientaciones ideológicas ("Eurocomunismo"); hasta cuestiones religiosas ("Transnacionalismo musulmán").

Alker -al igual que Wallerstein- plantea una nueva versión de la "teoría de la covergencia".

La "síntesis" intentada por los "sistémico-mundiales", más bien es una amalgama forzada y artificial de teorías, conceptos y categorías, que no sólo se han enfrentado como antitéticas, sino que además continúan probándose como antagónicas, como irreconciliables.

En realidad no existen las "continuidades transhistóricas" en los planteos de Alker.

Wallerstein plantea como "transhistórica" a la lógica del capitalismo; a tal punto que como sinónimo de "sistema mundial moderno" propone el de "economía mundial" -¿globalización?-. Para él, el gobierno mundial del futuro será de carácter socialista (?).

¿Cuáles son las "continuidades transhistóricas"?. Según Chanse-Dunn y Rubinson 61 son tres básicamente:

1) Una división internacional del trabajo y el comercio;

2) la producción sobre bases capitalistas; y

3) una fragmentación del poder político de tal suerte que una multiplicidad de Estados soberanos coexisten dentro del sistema de Estados, el cual es la prolongación (lógica) de la división económica del trabajo.

Otras "constantes estructurales y transhistóricas" plateadas por otros autores son:

a) la conformación del mundo en un "centro" y una "periferia";

b) la expansión de las áreas centrales;

c) la burocratización;

d) la competencia entre Estados;

e) la polarización y la lucha de clases 62.

El corolario es que la estructura del sistema-mundial, es concebida como las relaciones perpetuas entre los procesos transhistóricos o estructurales, como los anteriormente indicados.

El "cambio" o las "presiones para el cambio", en realidad son superados por las "continuidades transhistóricas".

El proceso de descolonización, los cambios provocados por la revolución científico-tecnológica, etc., son considerados por los nuevos teóricos como "regeneraciones" o "discontinuidades"; pero no se los puede considerar cambios estructurales. En realidad deberían considerárselos como "cambios en el sistema".

El paradigma es que las continuidades sistémicas superan a las "presiones para el cambio".

La Dialéctica Cibernético-Marxista

El exponente de este enfoque o "amalgama" de enfoques, es Silviu Brucan 63, que hace una simbiosis entre el marxismo y la cibernética.

Intenta rescatar de la teorización anglosajona, lo que a su juicio tiene de rescatable, y trata de fundirla con el marxismo, para alcanzar una síntesis.

En su "Dialéctica de la Política Mundial", utiliza la cibernética como método, para analizar el nivel mundial o sistémico mundial; mientras que utiliza el marxismo para el nivel nacional.

No acepta las críticas a la fragmentación del método científico, en distintas disciplinas sociales. Es más, dentro del ámbito de las relaciones internacionales, establece una "fragmentación" metodológica en lo que considera dos niveles de análisis, que a su vez reclaman dos métodos distintos.

Para el desarrollo de su concepción, se nutre de la mayoría de las concepciones anteriores: la cibernética; los niveles de análisis; la dualista; la sistémica mundial; y la visión estatalista.

También considera otras concepciones o versiones como: la geopolítica, tanto en la versión "bloquista" como en la "polarista"; la geograficista; dentro del marco de las concepciones "institucionalistas", adhiere a la del gobierno mundial.

El trabajo de Brucan es una versión de la corriente "integracionista"; de la misma manera, la importancia que le da al desarrollo tecnológico, especialmente de la informática, lo llevan a establecer la premisa de que la informática será la clave de la "teoría de la convergencia", dentro de la concepción "integracionista". También hace uso de las concepciones "conflictualistas". De las "multidimensionalistas" toma fundamentalmente la "interdisciplinaria", la "factoralista" y los "niveles de análisis".

La influencia de las "concepciones de tránsito" es total. Particularmente en el caso de las "transnacionalistas/interdependentistas", considera que "la interdependencia se ha convertido en la ley del mundo".

Recibe también una gran influencia del realismo político de Hans Morgenthau.

Sus relaciones internacionales se reducen al ámbito de la política; y la "política de poder" es una variable independiente" y categoría central en su modelo de análisis. Su conclusión central es que el gran desafío del mundo, no es otro sino el "control del poder".

Igualmente recibe una gran influencia -dentro del marco de las concepciones anglosajonas- de la teoría de la decisión. Hace uso de la teoría de los juegos para analizar el proceso decisional, especialmente entre EUA, la URSS y China.

El "sistema nacional" y el "sistema mundial" son, para Brucan, el punto de partida, mientras que la "integración nacional" y la "integración supranacional", su punto de llegada.

Gráfico 2

Sistema Mundial

Su primer modelo, en el que se plantea qué hace que las naciones se comporten de manera distinta, está compuesto por cinco variables:

1) los factores materiales-naturales básicos (tamaño del territorio y la población, situación geográfica y las fuerzas productivas);

2) fuerzas y estructuras societales (clases y grupos sociales, naciones y nacionalidades);

3) factores contingentes y situacionales (crisis, golpes de Estado, elecciones, huelgas masivas, violencia a gran escala, acciones militares y guerra);

4) el sistema estatal (la maquinaria nacional de toma de decisiones, el aparato estatal, o el gobierno);

5) el liderazgo (la forma en que el poder es usado y dirigido).

Para Brucan, las decisiones y actividades externas de las naciones, son respuestas a una variedad de estímulos tanto internos como externos. Ve a las naciones como sistemas con estímulos ("inputs"), reacciones ("outputs") y retroalimentación ("feedback"), en interacción constante con el medio ambiente internacional 64.

El modelo 2, fue diseñado para entender al "sistema mundial", que según Brucan "está basado en ciertas estructuras y construido a partir de unidades -los Estados- cuyas actividades se ajustan a la dinámica interna del sistema mundial, desplegando cierto grado de regularidad, y funcionando conforme a determinados principios de conducta" 65.

Este modelo está basado en un sistema de cuatro variables:

1) la presión de la tecnología moderna y de la interdependencia;

2) la política del poder;

3) la autoafirmación de las naciones; y

4) el cambio social 66.

Las cuatro son "variables independientes", y el interjuego entre ellas "produce la dinámica de la política mundial".

La esencia de esta dinámica es resumida por Brucan de la siguiente forma:

"Dado que la tecnología moderna no tiene un impacto directo sobre la política, la presión de la tecnología y de la interdependencia hace sentir un impacto tanto sobre las relaciones de clase dentro de la sociedad como un poderoso motor del cambio social, así como sobre las relaciones entre las naciones, en sus dos encabezados principales: 'la política del poder', la cual hoy básicamente asume la forma de rivalidad y dominio de las superpotencias, y su respuesta contrarrestante, la autoafirmación de las naciones pequeñas y en desarrollo. Esta es, esencialmente, la dinámica de la política mundial" 67.



© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Evolución del Debate Teórico-Epistemológico sobre las Relaciones Internacionales, (Buenos Aires, Edic. del Autor, 1997).


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

* Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com


45Esto lo he analizado en Nuevas Tendencias del Sistema Internacional: Hacia Otro Mundo, en "El Periodista de Buenos Aires", No 144, 12 al 18 de Junio de 1987, pág. 47. Ver también El Orden Mundial del siglo XXI.

46The Modern World-System: Capitalist Agriculture and the Origins of the European World-Economy in the Sixteenth Century, (New York, Academic Press, 1976).

47Partidarios de este enfoque son, Hollist W. L. y Rossenau, J., World System Debates, en "International Studies Debates", Vol. 25, No 1, Marzo 1981. Estos autores consideran que el nuevo paradigma intenta transformarse en una "síntesis" de las concepciones "realista" (estatalista), la "behaviorista" y la "sistémica". Otro autor que influye en la generación de este enfoque es John Burton en el marco "globalista" con su concepción de la "sociedad mundial". Ver Deutsh, Karl y Burton, John, International Relations: a General Theory, (Londres, Cambridge University Press, 1965).

48Ver Hollist W. L., Conclusion: Anticipating World System Theory Synthesis, en "International Studies Quarterly, Vol. XXV, No 1, Marzo 1981, pág. 152.

49Ver Wallerstein, Immanuel, The Modern World-System: Capitalist Agriculture and the Origins of the European World-Economy in the Sixteenth Century, (New York, Academic Press, 1976) pág. 10.

50Ver Alker, Hayward, Jr., Dialectical Foundations of Global Disparities, en "International Studies Quarterly", Vol. XXV, No 1, Marzo 1981, págs. 69-98.

51Ver Wallerstein, The Modern ..., op. cit., pág. 8. También McGowan, P., y Kordan, B., Imperialism in World-System Perspective: Britain 1870-1914, en "International Studies Quarterly", Vol. XXV, No, 1, Marzo 1981, pág. 44.

52Ver Hollist, W. Ladd. y Rossenau, J., World System Debates, en "International Studies Quarterly", Vol. XXV, No 1, Marzo 1981, pág. 6.

53Lo duradero a través y más allá de la historia.

54Ver Wallerstein, The Modern ..., op. cit., pág. 11. También Hollist, W. Ladd. y Rossenau, J., World-System ..., op. cit., pág. 5.

55Ver Hollist, W. Ladd., Conclusión: Anticipating ..., op. cit., pág. 151.

56Ver Wallerstein, The Modern ..., op. cit., pág. 10. Este sería uno de los antecedentes, aunque no necesariamente coincidente desde la perspectiva metodológica, de mi intento de desarrollar las bases de una teoría de las relaciones internacionales que considere a los miembros del sistema internacional que no tienen poder.

57Ver Hollist, W. Ladd. y Rossenau, J., World System ..., op. cit., pág. 6.

58Ver Wallerstein, The Modern ..., op. cit., págs.231-32. También McGowan, P. y Kordan, B., Imperialism in World-System ..., op. cit., pág. 14. Jaguaribe, Helio en su The New Interimperial System, publicado en Deutsch, Karl W., Fritshc, Bruno, Jaguaribe, Helio, Markovits, Andrei S. (Eds.), "Problems of World Modeling: Political and Social Implications, (Cambridge, Massachusetts, Ballinger Publishing Co., 1977), Cap. X; catalogo a aquellos Estados que tienen una "primacía regional" y los que tienen una "autonomía" entre los que tiene la "primacía general" y los que se encuentran en una situación de "dependencia". De acuerdo con la caracterización de Wallerstein, para la década de los '70, la "semiperiferia" estaría conformada por los países de la CEE, los Nic's asiáticos con eje en Japón, y entre los actores no estatales o transnacionales, la Trilateral Commission.

59Alker se ha dedicado al desarrollo de modelos matemáticos para el estudio de las ciencias sociales. Ver por ejemplo, Causal Inference and Political Analysis, en "Mathematical Applications in Political Science", (Dallas, Southern Methodist University, 1966).

60Ver Alker, Bierstecker, Gilani e Inoguchi, Dialectics of World Order, en Alker, Hayward Jr., Dialectical Foundations of Global ..., op. cit., pág. 81. También ver Alker, Hayward Jr., Dialectical Foundations of Global Disparities, en "International Studies Quarterly, Vol. XXV, No 1, Marzo 1981, págs. 69-98.

61Chase-Dun, C., Interstate System and Capitalist World Economy: One Logic or Two?, en "International Studies Quarterly, Vol. XXV, No 1, Marzo 1981, págs. 19-42. También Chase-Dun, C. y Rubinson, R., Toward a Structural Perspective on the World System, en "Politics and Society", Vol. VII, No 4, 1977, págs. 458-62.

62Ver McGowan, P. y Kordan, B., Imperialism in ..., op. cit., pág. 47. También Wallerstein, The Modern ..., op. cit., pág. 239. Igualmente Hollist, W. Ladd., Conclusión: Anticipating ..., op. cit., pág. 150-151.

63Brucan, Silviu, La Disolución del Poder. Sociología de las Relaciones Internacionales y Políticas, (México, Siglo XXI). Del mismo autor, The Dialectic of World Politics, (New York, The Free Press, 1978).

64Brucan, Silviu, The Dialectic of World ..., op. cit., págs. 34-35.

65Brucan, Silviu, The Dialectic of World ..., op. cit., pág. 50.

66Brucan, Silviu, The Dialectic of World ..., op. cit., pág. 68.

67Brucan, Silviu, The Dialectic of World ..., op. cit., pág. 69.