Tapa EUA-America Latina

 

Home






EVOLUCION DEL DEBATE TEORICO-EPISTEMOLOGICO
SOBRE LAS RELACIONES INTERNACIONALES

© Luis DALLANEGRA PEDRAZA *

Capítulo XIII

ESTRUCTURA

La Estructura, es una configuración particular de poder 260.

Epistemología del Concepto Estructura

El propósito de la teoría de sistemas -para Kenneth Waltz- es demostrar cómo operan e interactúan estos dos niveles, y eso requiere diferenciarlos entre sí. Podemos preguntar cómo se afectan mutuamente A y B y buscar una respuesta, sólo si A y B pueden diferenciarse. Cualquier enfoque o teoría que sea llamado adecuadamente "sistémico" debe demostrar de qué modo el nivel sistémico o "estructura", es diferente del nivel de las unidades interactuantes. Si eso no se demuestra, significa que no tenemos un enfoque sistémico, ni tampoco una teoría sistémica. Las definiciones de la estructura deben omitir los atributos 261 y las relaciones de las unidades. Sólo por ese medio podemos distinguir los cambios de estructura y los cambios que se llevan a cabo dentro de esa estructura 262.

Gráfico 8

Enfoque Sistémico Waltz

Para Richard Rosencrance, el sistema político internacional tiene un marco de referencia compuesto por cuatro elementos: 1) una fuente disruptiva o entrada; 2) un regulador y 3) una tabla de limitaciones contextuales que traducen a los dos elementos anteriores en 4) resultados.

Los Estados son los disruptores. Más aún si sus élites son revolucionarias y controlan inestablemente una buena cantidad de recursos disponibles, y menos si sus élites son conservadoras y tiene asegurado el control de un suministro restringido de recursos 263.

El regulador aparece en diferentes períodos históricos como una institución tal como el Consejo de Europa o la Liga de las Naciones, o como un proceso informal por el cual algunos Estados se oponen a la acción perturbadora de otro Estados, tal vez por medio de alianzas y de políticas de equilibrio de poder. El contexto es el conjunto de limitaciones físicas que influye sobre la política -por ejemplo, cantidad de tierra colonizable en una etapa imperialista-.

Gráfico 9

Sistema Político Rosencrance

Stanley Hoffmann -que difiere de su antiguo discípulo Richard Rosencrance y también disiente con Kenneth Waltz- define a un sistema internacional como un esquema de estructuras entre las unidades básicas de la política mundial 264.

Para Hoffmann, el análisis puramente "estructural" del sistema internacional que hace Waltz, que se enfoca sólo sobre el número de grandes poderes y sobre la "distribución de capacidades entre las unidades", dice muy poco 265.

Hay más de 150 Estados, lo que significa que el grupo que comprende a los principales actores, o el grupo que de principales sujetos beneficiarios de derechos y obligaciones es aún menor que en el caso de las sociedades intra-estatales 266.

La estructura para Hoffmann, está mayoritariamente determinada por la estructura del mundo. No la define con claridad, aunque reune todos los elementos que abarcan la problemática relacional tanto entre paises poderosos como entre estos y los que carecen de poder suficiente como para establecer reglas.

Comprender la estructura, según Hoffmann, requiere que uno sepa, no sólo el principio por el cual un sistema es ordenado, "coordinación de las unidades, versus súper y sub-ordinación de las mismas, y los arreglos entre las partes, sino también cuales son los atributos de las unidades 267.

Para Hoffmann, todo sistema internacional tiene tres dimensiones:

1) horizontal, de relaciones entre los principales actores;

2) vertical, que contempla los aspectos jerárquicos; y

3) funcional, los temas que se consideran en las transacciones políticas internacionales. Cada dimensión se mueve conjuntamente y dentro del resto 268.

Metodológicamente Hoffmann sigue la sociología histórica desarrollada por Montesquieu, Alexis de Tocqueville y utilizada por Raymond Aron, que utiliza el método inductivo.

Para Waltz esta metodología es inadecuada, ya que no se puede desarrollar inductivamente la descripción de un sistema y el criterio por el cual los cambios en el sistema se diferencian de los cambios de sistema 269.

El método inductivo no puede explicar estos cambios, ya que la inducción no conoce la totalidad del sistema. Tiene una visión "atomizada" del sistema global.

Para Hoffmann, las "comparaciones históricas" muestran cambios importantes entre sistemas; pero corre peligro de decir que es cambio de sistema algo que es un gran cambio dentro del sistema 270.

Si los economistas confundieran los cambios a nivel de la unidad con los cambios a nivel del sistema, afirmarían que una economía competitiva, o un sector oligopólico, cambia su carácter a medida que se producen descubrimientos tecnológicos de importancia o a medida que se producen revoluciones gerenciales dentro de las firmas. Las teorías pueden mejorarse, pero la aplicabilidad de las teorías no puede ponerse en tela de juicio a causa del cambio tecnológico o de los cambios dentro de las firmas 271.

Para Hoffmann, -según Waltz- surge un nuevo sistema cada vez que es posible cambiar la descripción en cualquier sentido importante 272.

Hoffmann sitúa todo dentro de la estructura. Para cada efecto inventa una causa estructural. Como los atributos y la conducta de las unidades son elementos estructurales, las causas a nivel sistémico terminan por entremezclarse con las causas a nivel de la unidad, y estas últimas tienden a ser dominantes.

Hoffmann define a la estructura en parte según la disposición de las partes (la estructura de poder), y en parte según las características de esas partes (la homogeneidad o heterogeneidad de los Estados). Las características concretas de los Estados - la ambición de los gobernantes, los medios que emplean, el grado de integración nacional, las propiedades de las instituciones políticas- todas ellas son parte de la definición de estructura 273.

Para Waltz, situar la configuración de poder y la homogeneidad o heterogeneidad de los Estados en una única definición de estructura, como lo hace Hoffmann, es combinar los elementos situados en distintos niveles de abstracción. Esto impide responder preguntas como:

1) ¿de qué modo la estructura definida como configuración de poder afecta las características de los Estados? y a la inversa,

2) ¿hasta qué punto son sensibles las diferentes estructuras internacionales a las variaciones de la organización interna y de la conducta de los Estados independientes? 274.

Para Hoffmann, lo que es un sistema o aquello en lo que se convierte, no depende de la configuración de poder de los Estados, sino de sus políticas y conductas 275.

Gráfico 10

Estructura Internacional Hoffmann

Los modelos de Morton Kaplan reflejan la suposición de que la estructura de un sistema complejo tiende a determinar su desempeño característico. Hoffmann lo condena por pasar por alto la diversidad de los Estados, por dotar a los sistemas de voluntad propia, por suponer que los sistemas asignan los roles a los actores, por creer que las estructuras plantean las necesidades y determinan los objetivos, y por ignorar a las fuerzas domésticas 276.

Kaplan define a un sistema de acción, como un conjunto de variables tan relacionadas en contraste con su contexto, que las regularidades de conducta descriptibles caracterizan las relaciones internas de las variables individuales con las combinaciones de variables externas 277.

Waltz critica de esta definición, el hecho de que no queda en claro dónde está el límite entre un sistema internacional y el contexto 278.

Waltz entiende a las condiciones ""contextuales" como el contexto de los Estados, y no al contexto del sistema. El contexto de los Estados es el sistema internacional 279, que permanece en equilibrio, mientras los Estados respeten las "reglas esenciales" del funcionamiento del sistema indicadas por Kaplan en sus "elementos para el análisis" de los sistemas.

Sin embargo, cuando analizamos un "subsistema" y éste es nuestro objeto central de análisis, como la crisis centroamericana, o del Medio Oriente, etc., el "contexto" en el que está inserto el sistema objeto de nuestro análisis, es el sistema mayor, y no necesariamente el mundo, puede ser, para el caso centroamericano, el contexto del bloque occidental, por ejemplo. Este contexto, no sólo condiciona a los actores, sino también al sistema y, a la inversa, es condicionado por las distintas unidades y subsistemas que buscan un mejor status que el que detentan, o el "contexto" les permite.

Para Waltz, lejos de predominar, la estructura de un sistema actúa como límite de las unidades del sistema. Las dispone a comportarse de cierta manera y no de otra, y es por eso que el sistema se mantiene. Caso contrario, el sistema se transforma 280.

La Estructura en el Sistema y en el Orden

La estructura tiene un componente "horizontal" que tiene que ver con las relaciones "Polo-Polo" y un componente "vertical" que comprende las relaciones "Polos--miembros del ámbito hegemónico y miembros hegemonizables". Desde el punto de vista de los Polos (grado de permisividad) y desde el punto de vista de los miembros hegemonizados/hegemonizables (capacidad para adoptar conductas independientes, o para reaccionar y para resistir).

De esta manera la "estructura" sería la configuración de poder y de dominación 281 vigente por parte de los actores polares y de reacción y resistencia por parte de los miembros hegemonizados/hegemonizables 282.

La estructura es una base del orden 283. La estructura, determina la naturaleza de los regímenes y las condiciones de acción para promover o desalentar un orden determinado (ver Gráfico 7).

También lleva implícito el concepto de "equilibrio" entre los miembros de esa configuración de poder; equilibrio, que si es roto, genera automáticamente un mecanismo de "balance" de poder -generación de "impotencia" 284-, orientado a restaurarlo.

En el sistema multipolar vigente entre 1815 y 1914, el sistema de alianzas y contra-alianzas ad hoc, fue el mecanismo utilizado para el "balance" de poder. En el sistema bipolar vigente entre 1945/47 y los '80, el mecanismo fue más complejo, pero se lo puede traducir en términos de "equilibrio del terror". Las potencias polares generaron una carrera armamentista, que fue el eje central de mantenimiento, y a la vez, intento de rompimiento, de la estructura de poder vigente, en aras de establecer una supremacía. La generación de sistemas de seguridad colectivos fue el instrumento principal; pero la mecánica equilibradora fue distinta que la que operó durante el sistema multipolar.

En el sistema internacional que se está gestando, los mecanismos equilibradores -una vez consolidado- estarán más cerca -esencialmente- del sistema multipolar 1815-1914, que de los mecanismos que operaron entre 1945-47 y los `80.

El concepto de balance, denota una estabilidad dentro de un sistema compuesto por fuerzas autónomas. Un corolario de esto es que, cuando un sistema permanece estable, es porque cualquier tendencia hacia el cambio -impactos producidos por miembros disconformes con el status que detentan, o por miembros que desean sacar ventajas por sobre el resto- se ve contrarrestada por una mayor efectividad del factor o factores que resisten el cambio.

El balance de poder, funciona a partir de dos modelos básicos:

a) el de la "confrontación directa", en el que cada actor polar tiende a "eliminar" al resto, con el objeto de dominar exclusivamente -v. gr.: EUA y la URSS durante el proceso de la guerra fría-.

b) el modelo de la "competencia", en el que el eje central no es la eliminación del otro, sino la competencia con el resto, con el objeto de sacar el máximo de ventaja en la mayor cantidad de áreas -las potencias polares del sistema multipolar vigente durante el siglo XIX y principios del XX; EUA-Canadá, la CEE y Japón y los Nic's asiáticos en la actualidad-.

El tipo de orden varia según la estructura vigente, la que, a su vez, depende del grado de concentración o de difusión de la "autoridad ordenante", conformada por los "poderes polares" y sus capacidades respectivas -v. gr.: el sistema multipolar, tuvo un mayor grado de concentración de la autoridad ordenante, pese a la existencia de mayor cantidad de actores polares, que el sistema bipolar, ya que, en este último caso, los dos actores polares, tendían en sentidos absolutamente opuestos, por lo que el ""orden global" se pudo medir en términos de orden tácito, pero no acordado, ni impuesto, ya que ninguno de los dos pudo imponer sus pautas- 285.

La Estructura en Términos de Poder Global

y en Términos de Areas Temáticas

1) La Estructura en Términos de Poder Global

Los actores polares son sensibles, tanto a los cambios de los otros (actores polares) en las políticas de seguridad, como también se vuelven mutuamente vulnerables a las decisiones de seguridad 286.

Los problemas de seguridad, anteceden a los demás problemas y la distribución del poder militar (con su base de apoyo económica) determina la estructura de poder 287.

Nosotros no opinamos de esta manera. Creemos que la distribución de poder, no necesariamente debe ser militar para determinar la estructura de poder. Esta fue la regla central durante el sistema bipolar, ya que la ideología fue el "factor catalizador del sistema de relaciones" y la seguridad en términos militares, el problema central. Sin embargo, en la actualidad -como durante toda la etapa multipolar-, la capacidad de poder militar es más instrumental que central. La capacidad de desarrollo científico-tecnológico parece ser el eje central alrededor del que gira la conformación de la nueva estructura. La capacidad militar -nuclear- de la ex URSS, ahora concentrada en la Federación Rusa, no le da el poder suficiente para imponer pautas de orden; ni siquiera para "polarizar".

Para Keohane y Nye, la guerra es la fuente más importante y dramática de cambios estructurales. No obstante, ellos olvidan la importancia del impacto estructural que produjeron hechos como la OPEP, que es de carácter económico (especialmente en el segmento industrial y financiero, con incidencia mediata en el científico-técnico).

Según estos autores, la distribución del poder entre los Estados que forman un sistema, determina la naturaleza de los regímenes internacionales. Pero como el poder de los Estados cambia (por lo tanto la estructura cambia), las normas de los regímenes internacionales cambiarán en consecuencia 288. Este es el nuevo paradigma que proponen, a cambio de la visión realista de la política de poder, planteada por Hans Morgenthau.

No obstante, no entendemos qué cambios tan rápidos se pueden producir, como para que la estructura cambie permanentemente. ¿Cuál es el "sistema", si la "estructura" no es concreta? Se presume que el poder es algo integral y no sólo militar o económico; de manera tal que quienes manejen la estructura, evidentemente manejarán tanto el eje estratégico-militar, como el económico.

El planteo que hacen Keohane y Nye es que, pese a que Gran Bretaña controlaba el sistema monetario, centrado principalmente en la libra esterlina, durante el siglo XIX, la producción industrial en Francia, Alemania, Rusia y EUA creció entre un 50% a un 400% más rápido que en Gran Bretaña. De la misma manera, pese a que EUA dominó el sistema monetario de postguerra, basado en los acuerdos de Bretton Woods, Europa y Japón crecieron más rápidamente. Por lo que, controlar un régimen, no implica necesariamente que se controla totalmente a los miembros del sistema 289.

La principal crítica que hacen a la concepción realista, es que se basa en modelos "hegemónicos". La decadencia del poder hegemónico, según Keohane y Nye, produce una decadencia del régimen internacional que sostiene ese poder 290.

El problema es que Keohane y Nye caen en una simplificación al decir que, desde una perspectiva realista, "los cambios en las `relaciones económicas internacionales' se explican por cambios en el poder militar". El realismo en ningún momento se ha planteado esto; sí una perspectiva basada en el "poder", pero, poder integralmente considerado, que tiene elementos militares, pero también económicos, geográficos, humanos, tecnológicos, etc..

La principal incógnita que nos queda es: ¿cuál es la ventaja de esta concepción para los paises subdesarrollados o que carecen de poder suficiente para modificar un régimen, o para modificar la estructura?

La explicación dada por Keohane y Nye, tiene que ver fundamentalmente con un sistema, en el que el eje económico tiene predominio y, desde ya, la variable ideológica no juega un papel relevante 291. De esta manera, la "ecuación" disminución del poder hegemónico de las potencias polares, aunado al aumento de la capacidad en las potencias más débiles, hará que los líderes sean cada vez menos capaces de garantizar los objetivos económicos y políticos del régimen, acompañado de una declinación de su influencia, rompiéndose el "equilibrio hegemónico", produciéndose un "espiral" de acciones y contra-acciones, que llevan al cambio de régimen y a la disminución de la dependencia de las potencias menores 292. Lo aquí dicho, se nos antoja "nuevos términos, para hablar de viejos conceptos" 293.

Cuanto mayor es la cantidad de actores con capacidad de influir en el régimen (generarlo o modificarlo), más difuso es el poder y más repartida la hegemonía. Por lo tanto, el "equilibrio hegemónico" será reemplazado por la "difusión de poder" que tiende a un equilibrio más real, en cuanto al reparto del "peso específico" (capacidad) para influir en la toma de decisiones globales 294.

Queda por resolver el problema de la "percepción" de la élite dirigente de las "potencias menores", acerca de estos procesos, a los efectos de aprovecharse de las debilidades hegemónicas de los "líderes mundiales", a fin de aumentar su autonomía. Con esto queremos decir que, generalmente, las élites dirigentes, o no perciben (al menos a tiempo) estos cambios, o deciden que los costos de continuar con una conducta dependiente, son aún menores que adoptar conductas autonómicas.

Los ejemplos, avalando lo que decimos, proliferan. Basta tomar como modelo la forma en que fue abandonado el Consenso de Cartagena de 1985 -sobre adopción de estrategias conjuntas para el tratamiento de la deuda externa en América Latina- por vías bilaterales, obedeciendo a las propuestas Baker-Brady. La forma en que se dejó de lado al denominado Grupo de Río (conocido comúnmente como Grupo de los Ocho o G8); la forma en que la integración, desde principios de los '60, ha sido un mero proceso para ampliar el mercado -del que se han beneficiado, principalmente las empresas extranjeras- más que para aumentar la capacidad de desempeño de los paises de la región frente a las potencias industrializadas, y/o favorecer el desarrollo regional; la forma en que las hipótesis de conflicto, aún contemplan problemáticas militares y no económicas, y hacen que los paises vecinos sean enemigos potenciales por problemas territoriales, más que una empresa multinacional o transnacional o las políticas adoptadas por un país perjudicando nuestra economía o profundizando nuestra dependencia; etc..

En realidad, para Keohane y Nye, "potencias menores" son los paises europeos o Japón y los Nic's asiáticos. No están contemplados en sus análisis, paises como los latinoamericanos, africanos o mesorientales. En última instancia, su perspectiva es "Norte". El "Sur" no existe en sus análisis, salvo como periferia.

El rol del Tercer Mundo en la concepción de Keohane y Nye sobre una "teoría de la erosión de la hegemonía", pasa fundamentalmente por el desgaste de la Europa colonialista y el proceso de descolonización en Africa en la década de los '60, que ha producido cambios en la economía mundial, a partir de las luchas anticoloniales 295.

2) La Estructura en Términos de Areas Temáticas 296

La perspectiva de la Estructura en Términos de Poder Global, es la de la distribución agregada de los atributos de poder entre los Estados. De esta manera se ve la estructura en términos globales, pero no la forma en que opera la estructura en cada uno de los "segmentos" (áreas temáticas) de las relaciones mundiales.

La explicación de la ""estructura global" se basa -a nuestro criterio- en la "ley de vasos comunicantes", en el sentido de considerar que el poder (existente en los distintos "segmentos") siempre hallará un nivel común. Sin embargo, Keohane y Nye cuestionan esta perspectiva, aduciendo que el poder en 1973, en cuestiones petroleras, estaba distribuido de modo diferente a lo que lo estaba en otras áreas de la política mundial 297.

Contrariamente a Keohane y Nye, entendemos que los actores polares, que tendrán diferente grado de poder (o peso específico) en distintos "segmentos" de las relaciones mundiales, operarán, no necesariamente con la fuerza militar para recuperar ventajas en aquellos segmentos en los que carezcan de ventajas comparativas o en los que se encuentren perjudicados; sino que tratarán de ejercer presiones a través de otros segmentos en los que sí tengan ciertas ventajas y que generen costos altos a quienes los perjudican, para modificar el status existente. De esta manera, opera la "ley de vasos comunicantes", ya que se tiende a un equilibrio usando el poder de un segmento, para mejorar la situación en otro.

Esta es una conducta "estratégica". Irán, en la denominada "crisis de los rehenes" tuvo en jaque a la primera potencia del mundo occidental durante un año -a tal punto que le costó la reelección a Carter y el mantenimiento en el poder al partido demócrata- aún careciendo de capacidad militar y de desarrollo económico suficiente. Pero tocó al gobierno norteamericano en el punto que más le dolía en ese momento. De la misma manera EUA bloquea comercialmente a muchos paises, para conseguir de sus gobiernos determinadas políticas o conductas, tocándolos en los puntos donde son débiles.

No obstante, para Keohane y Nye, la "teoría de la erosión de la hegemonía" -un mundo "piramidal" que decae, con la decadencia del poder, en vez de un mundo con el poder difuso o repartido en distintos segmentos y actores- no da una explicación clara de la "estructura global", por lo que debe recurrirse a las "áreas temáticas", ya que allí se puede diferenciar claramente la posibilidad de una hegemonía real, desde el momento en que una potencia puede establecer las normas en un área, pero no en otras 298.

La estructura de poder global, puede recibir impactos, no en la "globalidad", sino en alguno de los segmentos (áreas de cuestiones para Keohane y Nye 299). Por lo tanto, los cambios en la "estructura de ese segmento" no necesariamente modificarán el poder "global", pero sí lo afectarán. El modelo de la OPEP, que afectó a la estructura económica, generó situaciones de incongruencia en la estructura global.

Desde ya, el mantenimiento del poder alcanzado, a través de la estrategia OPEP, resultó difícil de mantener para estos paises, de la misma manera que los paises industrializados que fueron afectados, buscaron en el mediano plazo estrategias suficientes, para conjurar la situación.

La "conjura" de la situación, no necesariamente requería una respuesta militar, de la misma manera que el "realismo" no hubiera propuesto soluciones de ese tipo. Pensar en ello, sería no entender verdaderamente al realismo 300.

Pero, volviendo a la concepción que tienen Keohane y Nye de la estructura, el impacto OPEP, no produjo cambios acelerados en la estructura global, ni siquiera en el régimen. Es más, el impacto OPEP, fue uno de los impactos -tal vez no necesariamente el más importante- para que se produjeran modificaciones en el eje económico, y en la estructura mundial. Paises como Japón, Alemania, la CEE, tuvieron más incidencia que la OPEP misma -y sus paises miembros- en los cambios que afectaron a la estructura económica, y su incidencia en los cambios en la estructura global.

En la actualidad, en que ya no rige el sistema bipolar y se está configurando un nuevo sistema -y un orden consecuente-, queda claro que, los paises miembros de la OPEP -o la OPEP como tal-, no son "polarizadores" y sí lo es la CEE, Alemania unificada o Japón.

Es evidente que la lógica del funcionamiento de la estructura en el eje económico, tiene características distintas, que la lógica del funcionamiento de la estructura en el eje estratégico-militar. Y estas diferencias deben ser tenidas en cuenta, fundamentalmente atendiendo al tipo de "vínculo" que tenga el eje político, al conformarse un sistema. Si se vincula al eje económico, la estructura global tendrá una lógica distinta, que si se vincula al eje estratégico-militar. No sólo la estructura global, sino también la estructura del eje "no vinculado" directamente por el eje político, tendrá una lógica distinta.

Igualmente, el régimen en el segmento financiero, puede tener comportamientos distintos que en el segmento comercial, o el industrial, aunque pertenezcan al mismo "eje" 301.

El caso OPEP vuelve a ilustrar lo dicho. Los paises productores y exportadores de petróleo, manejan el segmento energético, pero no controlan el complejo régimen establecido en el GATT para el comercio de servicios o productos manufacturados no basados en materias primas, como los "bienes de capital".

Otro ejemplo, puede ser el de la "Banca Privada Transnacionalizada", la que maneja el régimen monetario en toda su gama: orientación de la inversión, flujo monetario, masa monetaria, etc.; pero no controla los procesos industriales -pese a que tiene una gran influencia en las decisiones acerca de si es conveniente invertir o no en estos procesos-, o los comerciales.

De estas situaciones, evidentemente, tomamos conciencia a través de la "estructura de áreas temáticas" y no por la "estructura global". Sin embargo, a través de caminos distintos, llega a conclusiones similares: los "actores" fuertes -en un área temática- son los que fijan las normas. En este punto coincidimos con Keohane y Nye.

No obstante, para ellos, los recursos de poder de las distintas áreas temáticas, "no son fungibles"; pierden parte o toda su eficacia, si se trasladan a otra área.

Esto es cierto; pero también es cierto que los Estados que son fuertes, lo son en las principales áreas temáticas. Y en aquellos casos que, como el de la energía, se muestran débiles, tienen capacidad en otras áreas, v. gr.: la científico-tecnológica, como para desarrollar tecnologías alternativas y paliar las situaciones de desventaja.

Esto no es así en el caso de los paises que no son fuertes, precisamente porque no controlan las áreas más importantes.

La Anarquía como Característica Sistémica para Waltz

Los "tradicionalistas" como los de orientación "moderna" codifican sus teorías reduciéndolas a las partes interactuantes.

Los "tradicionalistas" siguen insistiendo en que el carácter "anárquico" de la política internacional es el que marca la distinción entre los campos "interno" -estatal- y "externo" -internacional-, y los "modernistas" lo niegan 302. En realidad no hay anarquía, sino falta de un "gobierno central".

Para Waltz una característica que ha persistido es la "anarquía" de la política internacional 303.

Las estructuras, pese a que se mantienen durante largo tiempo -hablamos en los términos de dimensión "horizontal" de Hoffmann- no son estáticas, sino dinámicas, ya que alteran la conducta de los actores y afectan el resultado de sus interacciones.

Los conceptos estructurales, aunque carecen de contenido detallado, ayudan a explicar algunos esquemas grandes, importantes y duraderos.

Las estructuras según Waltz pueden cambiar de modo súbito (?). Un cambio estructural -dice- es una revolución, se produzca o no de manera violenta, y lo es porque da lugar a nuevas expectativas acerca de los resultados que se producirán a partir de los actos y las interacciones de unidades cuya colocación dentro del sistema varía junto con los cambios de estructura. Entre sistemas, una teoría explica el cambio. Una teoría de política internacional sólo puede tener éxito si se definen las estructuras políticas de manera de identificar sus efectos causales y demostrar de qué modo varían estos efectos cuando cambia la estructura. A partir de la anarquía, inferimos grandes expectativas acerca de la calidad de la vida política internacional. La distinción entre estructuras anárquicas de diferente tipo nos permite producir definiciones más estrechas y precisas de los resultados esperados. Consideremos, por ejemplo, los efectos sufridos por los Estados europeos a partir del cambio de un sistema multipolar por otro bipolar. Durante la etapa en que el multipolarismo fue manejado por las grandes potencias europeas, no se podía pensar de integración, como se lo hace a partir de que el poder pasó a manos de otros actores extra-europeos 304.

No entendemos cómo pueden cambiar de modo súbito las estructuras sin que cambie el sistema. Desde ya que se producen cambios en la inserción de los actores al producirse cambios en la estructura. También coincidimos con que cuando hablamos de sistema estamos haciendo referencia al interrelacionamiento e intercondicionamiento entre las unidades y esto no presume sobre qué tipo de estructura hay vigente, aunque la forma en que las unidades se interrelacionan e intercondicionan, está "condicionada" por la estructura vigente.

Si por cambio súbito, para Waltz, es el producido a la estructura multipolar por la primera guerra mundial, entendemos que lo que súbitamente ocurrió, fue que se puso en tela de juicio la capacidad de la estructura vigente de continuar "comandando" el sistema mundial como lo venía haciendo. Esto no significa que surgiera espontánea y/o súbitamente una nueva estructura. Ni siquiera se perfilaba la estructura bipolar que imperaría a partir de la finalización de la segunda guerra mundial hasta fines de los '80.

Del mismo modo hoy, se perfila una estructura -en principio- tripolar -con posibilidades de que se extienda a un multipolarismo-, aunque no podemos asegurar que esa será la estructura -en los términos de dimensión "horizontal" planteados por Hoffmann- rectora del sistema mundial.

Para Waltz, estructuralmente, podemos describir y comprender las presiones a las que están sujetos los Estados. No podemos predecir cómo reaccionarán a las presiones sin conocimiento de sus disposiciones internas. Una teoría sistémica -dice Waltz- explica los cambios entre sistemas, no dentro de ellos, y no obstante, la vida internacional dentro de un sistema determinado no es de ninguna manera permanente repetición 305.

No obstante las críticas de Waltz a Kaplan, acerca de que éste ha desarrollado una "concepción" en vez de una teoría sistémica, podríamos decir que sí ha encontrado la forma de explicar, no sólo describir los cambios dentro de los sistemas. A partir de sus "normas de transformación", que se combinan con conceptos como "impactos modificantes" e "impactos transformantes", y "procesos homeostáticos", Kaplan explica los cambios de sistema y los cambios "en" el sistema 306.

El hecho de que la "estructura" para Waltz tenga que ver exclusivamente con la configuración de poder vigente en la "cúpula" del sistema, se debe a que considera que, en política internacional, al igual que en cualquier sistema de auto-ayuda, las unidades de mayor capacidad plantean la escena de la acción para las otras y para sí mismas. En la teoría sistémica -dice- la estructura es una noción generativa; y la estructura de un sistema es generada por las interacciones de sus partes principales. Sería tan ridículo -afirma- construir una teoría política internacional basada en Malasia y Costa Rica como construir una teoría económica de la competencia oligopólica basada en las empresas menores de un sector de la economía. Los destinos de todos los Estados y de todas las empresas de un sistema están mucho más afectados por las acciones e interacciones de los mayores que por las de los menores 307.

A la vez afirma Waltz, concentrarse en los grandes poderes no implica perder de vista a los poderes menores. La preocupación por el destino de estos últimos implica prestar una mayor atención a los primeros. La preocupación por la política internacional como sistema implica la concentración en los Estados que causan las mayores diferencias (?). Una teoría general de la política internacional se basa necesariamente (?) en los grandes poderes. La teoría, una vez escrita, también se aplica a los Estados menores que interactúan, en tanto sus interacciones estén aisladas de los grandes poderes de un sistema, ya sea por la relativa indiferencia de estos últimos o por dificultades de comunicación y de transporte 308.

No cabe duda que las verdades de Waltz son verdades de perogrullo, a la vez que su visión es demasiado simplista, respecto del rol que le cabe a los Estados menores. Como si estos fueran meros objetos pasivos, que no reaccionan ni resisten en lo más mínimo. Como si los Estados mayores no tuvieran que tratar de atraerlos a sus esferas de influencia, de alguna manera, como para poder establecer un dominio sobre ellos, y un predominio por sobre los otros Estados mayores.

Desde ya que las resistencias y las reacciones de los Estados menores pueden no ser significativas -el caso de OPEP o de la crisis de los rehenes de Irán y sus efectos muestra que no es así-, pero eso no significa que una teoría de la política mundial -sea sistémica o no- deba concentrarse en los Estados mayores, sin considerar el significado -dentro del marco de la teoría- de los Estados menores.

Es cierto que la teoría, una vez escrita, también se aplica a los Estados menores, pero puede ser una concepción errónea, basada exclusivamente en el rol de los Estados mayores, como si éstos estuvieran solos y totalmente libres de la influencia, resistencia y reacción de los Estados menores, en sus decisiones, pugnas y orientaciones de lo internacional.

El término Estructura, según Waltz, tiene dos significados importantes:

1) Primero puede designar un recurso compensatorio que funciona para producir una uniformidad de resultados a pesar de la variedad de impulsos. Como esas estructuras producen procesos de "nivelación", los que experimentan los efectos de esa nivelación no necesitan tener conciencia de la estructura ni de cómo se producen sus efectos. Las estructuras de esta clase son agentes que funcionan dentro de los sistemas 309.

Si uno hace comparaciones, en realidad, utilizando términos distintos, está hablando de los "procesos homeostáticos" equilibradores del sistema frente a los impactos que pueden producir cambios dentro de los sistemas, a los que se refiere Kaplan 310.

2) En el segundo sentido, estructura designa -para Waltz- un conjunto de condiciones limitativas. Esa estructura actúa como selector, pero no puede ser vista, examinada u observada. Los mercados económicos formados libremente y las estructuras políticas internacionales son selectores, pero no agentes. Como las estructuras seleccionan por medio de la recompensa de algunas conductas y el castigo de otras, los resultados no pueden inferirse a partir de las intenciones ni de las conductas 311.

Una vez más, con diferentes términos, Waltz habla de lo que Morton Kaplan denomina como "normas transformantes", o Juan Carlos Puig llama "líneas de borde intra-hegemónicas" 312.

Para Waltz, el sistema está compuesto por la estructura y las unidades interactuantes -ver gráfico 8-. La estructura es el componente sistémico que hace posible pensar en el sistema como un todo 313.

La definición de estructura -para Waltz- debe dejare de lado los atributos de los actores, las características de las unidades, su conducta y sus interacciones. ¿Qué es lo que queda entonces? La "relación", que tiene que ver con la interacción entre las unidades y con la posición de cada una en relación al resto. La definición de estructura debe comprender -según Waltz- la "posición" mutua entre los actores -cómo están dispuestas o posicionadas-, ignorando de qué modo se relacionan entre sí 314.

De esto, dice Waltz, se desprenden tres proposiciones:

1) que las estructuras pueden persistir mientras la personalidad, la conducta y las interacciones sufren grandes variaciones, La estructura se diferencia agudamente de las acciones e interacciones.

2) Una definición estructural se aplica a dominios de sustancias muy diferentes en tanto y en cuanto tengan disposiciones semejantes de las partes.

3) Como esto último ocurre, las teorías desarrolladas para un dominio particular pueden aplicarse, con algunas modificaciones también a otros dominios.

Una estructura -para Waltz- se define por medio de la disposición de sus partes. Sólo los cambios de disposición son cambios estructurales 315. Un sistema está compuesto por una estructura y por las partes interactuantes 316.

Como la estructura es una abstracción, no puede ser definida -dice Waltz- enumerando características materiales del sistema. En cambio debe ser definida por la disposición de las partes del sistema y por el principio de esa disposición 317.

La estructura, se define por la disposición o el ordenamiento de las partes del sistema y por el principio de esa disposición. Una estructura no es un conjunto de instituciones políticas sino su ordenamiento o disposición, a través de la constitución.

El primer elemento de la estructura es que hay un principio de ordenamiento o disposición de las partes o de un sistema. La supra o sub-ordinación en función de la autoridad que en la realidad otorga el poder legitimador 318.

El segundo elemento de la estructura, está dado por la disposición de unidades y funciones de las partes que dependen de las jerarquías que tengan.

El tercer elemento es que, a igual función, la diferenciación está dada por los cambios producidos en las capacidades relativas 319.

Las estructuras políticas dan forma a los procesos políticos. Esto se puede ver si se comparan sistemas diferentes 320.

ESTRUCTURA, ORDEN E INTERDEPENDENCIA

Las estructuras se definen:

1. por el principio por el que el sistema es ordenado.

Los sistemas se transforman si un principio ordenador reemplaza a otro. Trasladarse desde un dominio anárquico hasta otro jerárquico, significa trasladarse de un sistema a otro 321.

2. Por medio de la especificación de las funciones de las unidades diferenciadas.

Los sistemas jerárquicos cambian si las funciones son definidas y asignadas de manera diferente. En el caso de los sistemas anárquicos, el criterio de los cambios sistémicos derivados de la segunda parte de la definición no es válido, ya que el sistema está compuesto por unidades semejantes 322.

3. Gracias a la distribución de capacidades entre las unidades.

Los cambios de esta distribución son cambios de sistema ya se trate de jerárquicos o anárquicos 323.

Orden Anárquico y Equilibrio de Poder

Entre los hombres como entre los Estados, la anarquía -o ausencia de gobierno- está asociada a la violencia. Pero si la ausencia de gobierno está asociada con la violencia, lo mismo ocurre con su presencia, desde el momento en que existe también la "resistencia", tanto dentro del Estado como en el contexto internacional 324.

Un sistema nacional no es de auto-ayuda, ya que los gobiernos tienen el uso legítimo de la fuerza, evitando así el uso, privado de la fuerza y de esa manera las personas no necesitan prepararse para defenderse. El sistema internacional sí es de auto-ayuda 325.

Interdependencia e Integración

En un sistema de auto-ayuda las unidades utilizan sus esfuerzos para protegerse de las otras. En un sistema de división de trabajo la especialización funciona para beneficio de todos aunque no igualitariamente 326.

OTAN, TIAR, en lo militar, la CE, ALADI, en lo económico visto formalmente institucionalizado, o la producción de manufacturas y tecnología por parte del mundo industrializado y la producción de materias primas por parte del mundo subdesarrollado y en vías de desarrollo visto desde una perspectiva no institucionalizada formalmente, y así otros en diferentes áreas, son ejemplos de sistemas de "división de trabajo".

Sin embargo, en el marco de la Nación, la división del trabajo está estrechamente articulada por que hay integración. La interdependencia existente a nivel internacional hace que la división de tareas sea más laxa 327.

Para Waltz hay dos principios ordenadores, la anarquía (?) y la jerarquía.

Los elementos anárquicos de la estructura (?) -dice Waltz- afectan la posibilidad de cooperación y los elementos jerárquicos limitan y restringen el ejercicio de la soberanía 328.

Morgenthau en vez de elementos anárquicos, hablaría de los "intereses", la "pugna de intereses", o los "intereses disidentes".

Si consideramos, tal como dice Waltz, que el sistema internacional es anárquico porque carece de gobierno central; no es por los elementos anárquicos que no hay cooperación, ya que en el ámbito estatal, hay gobierno central, y existen relaciones de cooperación, conflicto, indiferencia, etc..

Un tercer elemento -a criterio de Waltz- que podría ser el "equilibrio", no es un principio ordenador porque se basa en la anarquía y en la necesidad mínima de supervivencia de los actores 329.

Tal vez -querrá decir Waltz- no es un principio originalmente ordenador, pero todo sistema -bipolar o multipolar- requiere del equilibrio para mantenerse y de mecanismos equilibradores -proceso homeostático según Kaplan 330-; por lo que se trata de un elemento indispensable para que haya orden, salvo que el equilibrio se rompa en beneficio del, o los actores que hayan presionado para alcanzar la supremacía, generando una nueva estructura y un nuevo orden.

En lo que hace a la supervivencia, en realidad, vista como necesidad mínima, no es un elemento del equilibrio, sino del interés nacional; sobrevivir o desaparecer. En el equilibrio, opera la alternativa de: mantengo el equilibrio porque no puedo avanzar más de lo que avancé, o porque trato de evitar que el otro avance más de lo que avanzó.

Si los Estados desean maximizar el poder -dice Waltz- se unirán al bando más fuerte (?) lo que favorecerá la aparición de una hegemonía. Y agrega, los Estados más débiles, si están libres para elegir, se apiñan al lado más débil pues el más fuerte es el que lo amenaza 331.

Se trata de un concepto equívoco, ya que tiene que tratarse de una élite "funcional" a los intereses hegemónicos del más fuerte, para favorecer esa hegemonía; salvo que considere que en el corto plazo esa es la única alternativa, pero que en el mediano y largo plazo puede ir despegándose y alcanzando una inserción más autónoma. por otra parte, también depende de la "funcionalidad" de la élite gobernante a los intereses autonómicos, para que realice alianzas con los co-débiles, de manera tal de "maximizar" las posibilidades de desempeño -OPEP es un ejemplo-. En muchos casos, la élite no es funcional a este tipo de alternativas -América Latina tiene un historial de gobiernos con estas características, incluso hoy en día-; por el contrario, considera que juntarse con débiles, "debilita" (!).

Los Estados -dice Waltz- equilibran el poder antes que maximizarlo 332. Se trata de esas afirmaciones, al estilo de qué es lo que está primero, si el huevo o la gallina. Los Estados hacen lo que pueden. Si pueden maximizar sus posibilidades lo van a hacer hasta que algo los frene, entonces tenderán al equilibrio, a fin de no perder lo que lograron. La historia está llena de ejemplos de "expansionismo indiscriminado", así como también de "equilibrios prudentes y statuquistas". No es necesario usar la imaginación, basta con la memoria.

Un sistema -dice Waltz- tiene una fuerte tendencia al equilibrio (status-quo). La expectativa no es que el equilibrio, una vez conseguido, se mantenga, sino que una vez alterado será restaurado de alguna manera 333.

Sería importante, en primer lugar establecer qué es equilibrio; y en segundo lugar diferenciar los diferentes tipos de equilibrio posibles.

El concepto "equilibrio" implica según el diccionario, nivelación, igualación, uniformización, contrapeso, compensación, igualdad. Pero también implica "estabilización", que no presupone nivelación o igualdad.

De esta manera, nos encontramos con conceptos como "equilibrio mecánico", que presumen igualdad relativa, compensación; como en el caso del sistema de equilibrio del multipolarismo vigente entre 1815 y 1914 en el contexto europeo.

"Equilibrio político" , resultante del acuerdo alcanzado en el Congreso de Viena de 1815, en el que se pactó el "equilibrio y balance de poder" como factor indispensable para el mantenimiento del orden.

Por último, "equilibrio sistémico"; que puede ser "equilibrado" según las características anteriormente mencionadas, pero que también admite un equilibrio "desequilibrado", fundado no en la igualdad, el contrapeso o la nivelación, sino en la "estabilización".

Las "intervenciones" de EUA en América Latina, los golpes de Estado que favoreció o alentó; respondieron a este último concepto de equilibrio del sistema (Interamericano en este caso), aunque el sistema (obviamente) era desequilibrado desde el punto de vista mecánico. Lo mismo puede decirse a las intervenciones de la URSS directas o a través del Pacto de Varsovia, en Hungría, Checoeslovaquia o Polonia.

Las Reuniones de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, que operaron en el marco del TIAR o de la OEA -según fuera el organismo de convocatoria- han sido históricamente utilizadas para el mantenimiento del equilibrio del sistema, aunque este equilibrio nada tenía de equilibrado desde el punto de vista mecánico, y el "acuerdo político" al que podría haber respondido, se asemejaba más a una presión de la potencia hegemónica, que al consenso alcanzado en el Congreso de Viena de 1815.

Antes, los grandes poderes eran definidos según sus capacidades. Ahora se considera a la capacidad o incapacidad de los Estados para resolver sus problemas el elemento para considerar su posición internacional.

El poder ya no es homogéneo. Hay actores militarmente preponderantes, pero no económicamente. Las diferentes capacidades de una Nación no se refuerzan militarmente 334.

¿Qué capacidad es la que da poder y preeminencia?

En principio, un país se convierte en superpoder, cuando lo tratamos como si lo fuera (percepción de lo importante). Esta puede ser la causa por la que, pese a la importancia del eje económico actualmente, aún es EUA el país visto como el superpoder mundial y con capacidad de "liderazgo" planetario, y no a Japón o Alemania que lo superan en los aspectos económicos y tecnológicos, aunque no en el militar. No obstante, EUA depender de la tecnología informática japonesa para colocar "cabezas inteligentes" a sus misiles.

Interdependencia como Sensibilidad

Lo que ocurre en cualquier parte del mundo -cuanto más interdependiente- afecta a parte o a todos en cualquier parte 335.

Digamos que en un mundo interconectado, las partes que responden "sensiblemente" a los actitudes o impactos provocados por otras, son interdependientes 336. Richard Cooper define a la interdependencia, no como una mutua dependencia, sino como "sensibilidad para la adaptación" 337.

Los resultados para el mundo industrializado debido al impacto petrolero de la OPEP, es un buen ejemplo de la interdependencia como sensibilidad. Los que pudo haber producido un "club de deudores", si el mundo subdesarrollado se hubiera puesto de acuerdo, antes que se conformara un "club de acreedores", muestran otra alternativa a la misma temática.

Cuanto más sensible se torna un país, tanto más deben adecuarse las políticas económicas internas a las condiciones económicas externas.

Definir la interdependencia desde la sensibilidad genera confusión, ya que hay distintos grados de dependencia e interdependencia.

Interdependencia como Vulnerabilidad

Los Estados que dependen de su acceso a mercados extranjeros, se tornan "vulnerables" a la interrupción o a la alteración del intercambio. La sensibilidad es un asunto diferente.

Cuanto más automática, rápida y llana es la adaptación del factor "costos" en la interdependencia, menores se tornan las consecuencias políticas. Por lo tanto, pese a la "sensibilidad", la "vulnerabilidad" es baja.

Cuando cambia la estructura internacional, también cambia el grado de interdependencia.

Un mundo en el que las unidades son muy desiguales, no puede llamarse interdependiente, ya que interdependencia sugiere "reciprocidad". Un mundo en el que China, la URSS y EUA siguen políticas de exclusión, no puede llamarse interdependiente 338.

La interdependencia es distinta entre polos que entre estos y los miembros de los ámbitos hegemónicos. En este último caso, opera la "dependencia" más que la interdependencia, salvo en aquellos temas donde la "vulnerabilidad" interviene, como el caso OPEP, por ejemplo.

La interdependencia -inter-polos- tiende a disminuir en la medida en que disminuye el número de grandes poderes 339.

La crisis petrolera mostró, no que el mundo es más interdependiente, sino que hay diferentes grados de dependencia e interdependencia.

En el mundo bipolar, los líderes eran libres para establecer la política sin acceder a los deseos de los miembros menores de su "alianza".



© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Evolución del Debate Teórico-Epistemológico sobre las Relaciones Internacionales, (Buenos Aires, Edic. del Autor, 1997).


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

* Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com


260Decimos "particular", ya que es propia -y diferente- de cada sistema.

261Es importante ver, más adelante qué significación le da a "atributo" de las unidades Kenneth Waltz.

262Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., págs. 63-64.

263Citado en Waltz, Kenneth, Teoría de la Política Internacional, (Buenos Aires, GEL, 1988), pág. 65.

264Citado en Waltz, Kenneth, Teoría de la Política Internacional, (Buenos Aires, GEL, 1988), pág. 68.

265Ver Hoffmann, Stanley, Primacy or World Order, (New York, McGraw Hill, 1978), pág. 111.

266Ibidem, pág. 111.

267Ibidem, pág. 146, Nota 9.

268Ibidem, pág. 135.

269Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., pág. 70.

270El paso del bipolarismo rígido al flexible o el impacto OPEP pueden ser ejemplo de lo dicho. En realidad esos son cambios en el "estado" del sistema y no cambios de sistema. Nosostros analizamos esto en Dallanegra Pedraza, Luis (et al) La Problemática del Orden, en "Geopolítica y Relaciones Internacionales" (Buenos Aires, Pleamar, 1981) pág. 14.

271Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., pág. 70.

272Ver el ejemplo que dábamos del cambio en el bipolarismo, o del impacto OPEP. Ver Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., pág. 71.

273Críticas de Waltz a Hoffmann. Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., págs. 71-72.

274Críticas de Waltz a Hoffmann. Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., pág. 72.

275Ibidem, pág. 75.

276Hoffmann, Stanley, Teorías Contemporáneas sobre las Relaciones Internacionales, (Madrid, Tecnos, 1963), Parte II, A). Sin embargo, entre los "elementos para el análisis de los sistemas" Kaplan considera las variables clasificatorias, que especifican las características de los actores, las variables de capacidad, que especifican la capacidad física de los mismos, y las variables de información, que consideran lo que un actor puede o no hacer y conoce sobre lo que puede hacer o no. Ver Kaplan, Morton, Sistema y Proceso en Política Internacional, en Hoffmann, Stanley, "Teorías...", op. cit., págs. 153-154.

277Ver Kaplan, Morton, Sistema y..., en Hoffmann, Stanley, "Teorías ..., op. cit., págs. 148-149.

278Críticas de Waltz a Kaplan. Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., pág. 82.

279Ibidem, pág. 83.

280Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., pág. 89.

281En el sentido de imperio, gobierno, autoridad, tal como significa en español, como en inglés.

282Este segundo componente de "dominación" por un lado y de "reacción y resistencia" por el otro, no es más que el concepto de "normas transformantes" establecidas por Morton Kaplan en sus "sistemas de acción", ver su System and Process in International Politics, (New York, John Whiley and Sons, 1957), págs. XI-XVIII y 3-20; o las "líneas de borde intra-hegemónicas" planteadas por Juan Carlos Puig, ver su Doctrinas Internacionales y Autonomía Latinoamericana, (Caracas, Univ. Simón Bolívar, 1980), págs. 147-148; o las "viabilidad nacional" de Helio Jaguaribe en términos de "capacidad de desempeñarse en forma relativamente autónoma"; ver su Crisis y Alternativas de América Latina: Reforma o Revolución, (Buenos Aires, Paidós, 1972), pág. 19.

283Liska, George, War and Order: Reflections on Vietnam and History, (Baltimore, The Johns Hopkins Press, 1968), particularmente Cap. III.

284Ver, por ejemplo Liska, George, War and ..., op. cit., págs. 24-25. También, Morgenthau, Hans, La Lucha por el Poder y por la Paz, (Buenos Aires, Sudamericana, 1963), pág. 227 y ss. Asimismo, Hoffmann, Stanley, Primacy or World Order, (New York, McGraw Hill, 1978), pág. 168 y ss.

285Ver Liska, George, War and ..., op. cit., pág. 22.

286Ver Keohane, Robert O., y Nye, Joseph S., Poder e Interdependencia: La Política Mundial en Transición, (Buenos Aires, GEL, 1988), pág. 64.

287Ibidem, pág. 64.

288Ibidem, pág. 65.

289Ibidem, págs. 67-68.

290Ibidem, págs. 68-69.

291Esto ocurre, si el proceso de "polarización" conformador de sistema se dio en el eje económico y no en el estratégico-militar; si el sistema es multipolar y no bipolar, y si se basa en la competencia económica y no en la confrontación ideológica. Todo depende de las características esenciales del sistema.

292Ibidem, págs. 68-69.

293Ver nuestra Problemática del Orden, en (et al), "Geopolítica y Relaciones...", op. cit., el concepto de "líneas de borde intra-hegemónicas", que explica este tipo de situaciones desde una perspectiva estructural-sistémica.

294Las posibilidades de "difusión del poder" dependen del tipo de sistema.

295Ver Keohane, Robert O., y Nye, Joseph S., Poder e ..., op. cit., pág. 72.

296Nosotros le hemos llamado a lo largo de este trabajo, "segmentos" dentro de cada "eje" de las relaciones mundiales.

297Ibidem, pág. 74.

298Ibidem, pág. 72.

299Ibidem, pág. 66.

300Keohane y Nye no son los primeros ni lo únicos que confunden conceptualmente al realismo. Ya Raymond Aron lo hizo en varios de sus trabajos publicados, que sirvieron de base a su Sociología Histórica, que se construyó fundamentalmente en base a críticas a Morgenthau y que duró lo que la guerra fría, ya que fue una teoría hecha para el conflicto ideológico. No tenía en cuenta la cooperación.

301Para que no haya confusiones, es importante tener en cuenta que un "segmento" es una parte de un "eje".

302Ibidem, págs. 92-93.

303Ibidem, pág. 100.

304Ibidem, págs. 105-106.

305Ibidem, pág. 107.

306Ver Kaplan, Morton, Sistema y Proceso en Política Internacional, en Hoffmann, Stanley, "Teorías...", op. cit., págs. 149-155. También ver nuestro trabajo, donde tratamos la problemática de los cambios "en" y "de" sistema en Dallanegra Pedraza, Luis (et al) La Problemática del Orden, en "Geopolítica y Relaciones Internacionales" (Buenos Aires, Pleamar, 1981) págs. 21-24.

307Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., pág. 109.

308Ibidem, pág. 109.

309Ibidem, pág. 110.

310Ver "impactos modificantes" y "proceso homeostático" en Kaplan, Morton, Sistema y Proceso en Política Internacional, en Hoffmann, Stanley, "Teorías...", op. cit., págs. 149-155.

311Ver Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., pág. 111.

312Ver Kaplan, Morton, Sistema y Proceso en Política Internacional, en Hoffmann, Stanley, "Teorías...", op. cit., pág. 153. Ver Puig, Juan Carlos, Doctrinas Internacionales y Autonomía Latinoamericana, (Caracas, Univ. Simón Bolívar, 1980), pág. 148. Ver Dallanegra Pedraza, Luis, La Problemática del Orden, en (et al) "Geopolítica y Relaciones Internacionales", (Buenos Aires, Pleamar, 1981), pág. 15.

313Ver Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., pág. 119.

314Ibidem, pág. 120.

315Para Morton Kaplan, con quien coincidimos, los cambios de disposición, vistos d esta manera, son cambios en el "status quo", pero la estructura permanece, ya que las "reglas del juego" permanecen inalterables. Por ejemplo, la derrota de EUA en la guerra de Vietnam, es un cambio en el status quo en relación con la URSS en el sudeste asiático, sin embargo, la estructura permanece bipolar. Del mismo modo, cuando la URSS alcanzó a EUA en la carera nuclear en los '50.

316Ver Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., pág. 121.

317Ibidem, pág. 121.

318Ver Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., pág. 122.

319Ver Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., pág. 123.

320Ver Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., pág. 124.

321Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., pág. 150.

322Ibidem, pág. 150.

323Ibidem, pág. 150.

324Ibidem, págs. 151-152.

325Ibidem, pág. 153.

326Ibidem, pág. 155.

327Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., pág. 155.

328Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., págs. 170-171.

329Ibidem, pág. 178.

330Kaplan, Morton, Sistema y Proceso en Política Internacional, en Hoffmann, Stanley, "Teorías...", op. cit., pág. 151.

331Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., pág. 186.

332Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., pág. 187.

333Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., págs. 188-189.

334El caso de la OPEP, o el de la crisis de los rehenes de Irán, que tuvo en vilo al gobierno norteamericano de Carter, costándole su reelección, e incluso la continuidad en el poder al Partido Demócrata, son ejemplos claros de lo dicho.

335Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., pág. 206.

336Ibidem, pág. 207.

337Cooper, Richard, The Economics of Interdependence: Economic Policy in the Atlantic Community, (New York, McGraw Hill, 1968), pág. 152.

338Waltz Kenneth, Teoría de la..., op. cit., pág. 235.

339Ibidem, pág. 215.