Tapa EUA-America Latina

 

Home






EVOLUCION DEL DEBATE TEORICO-EPISTEMOLOGICO
SOBRE LAS RELACIONES INTERNACIONALES

© Luis DALLANEGRA PEDRAZA *

Capítulo XI

INTERDEPENDENCIA ENTRE LOS DOS CONFLICTOS

POR EL PODER EN NUESTRA ERA

Cada época tiene una característica sobresaliente en la lucha internacional por el poder. Todos los Estados están, en alguna medida involucrado en los dos conflictos que han predominado en el sistema bipolar: el conflicto Este-Oeste y el conflicto Norte-Sur. Este último no sólo tiene que ver con el conflicto entre el colonialismo y el nacionalismo, sino también con el conflicto entre el mundo industrializado y hegemónico y el mundo subdesarrollado y dependiente.

Las teorías desarrolladas en EUA se orientaron fundamentalmente a la problemática vinculada con el conflicto Este-Oeste; mientras que los principios desarrollados en algunos paises asiáticos y africanos, que lideraron la formación del Movimiento No Alineado, centraron su visión en el conflicto Norte-Sur 212.

Resulta evidente que EUA se opusiera a la perspectiva basada en el conflicto Norte-Sur y, desde ya, al no alineamiento, ya que eso contradecía su "control hegemónico", a la vez que desvía la visión de las problemáticas del conflicto Este-Oeste.

Esto es la resultante, en gran medida, del predominio de la variable "ideológica" como "factor catalizador" del sistema de relaciones internacionales. En el sistema multipolar, vigente entre 1815 y la primera guerra mundial (momento en que comienza su decadencia), la variable ideológica -si bien vigente- carecía de prioridad. Los conflictos se centraban fundamentalmente -aunque existentes en el eje estratégico-militar- en el eje económico 213. En el período del sistema bipolar, emergente a partir de la finalización de la segunda guerra mundial, los conflictos -aunque vigentes en el terreno económico- se centran en el eje estratégico-militar, particularmente con connotaciones ideológicas 214.

Pero también, las teorías que se centran en la problemática Este-Oeste, se diferencian de las teorías que se centran en la problemática Norte-Sur en lo que hace a la "cosmovisión"; no se trata de diferencias de orden "metodológico", como las vigentes entre las diferentes teorías desarrolladas a partir del "realismo político" de Han Morgenthau, que plantean insuficiencias metodológicas o de variables 215.

Luego de la iniciación de la Perestroika y el Glasnost en la URSS y de la Cumbre de Reikjavick, el conflicto Este-Oeste tiene fundamentalmente connotaciones económicas, más que estratégico-militares 216. Esto confirma el hecho de que la variable ideológica ha dejado de ser el factor catalizador del sistema de Relaciones Internacionales; pero además, que el orden internacional adopta la característica del "eje" sobre el que se "recuesta"; en este caso, es el económico y no el estratégico-militar.

2.1. LA PROBLEMATICA DE LA SEGURIDAD

Esta problemática está vinculada al tipo de sistema internacional vigente, ya que si nos encontramos con un sistema internacional de estructura multipolar, en el que la variable ideológica está presente, pero no es el factor catalizador del sistema de relaciones, por lo tanto no es prioritaria, la seguridad es individual, más allá de que, por razones de establecer pautas de orden, que sean de interés de las potencias rectoras, se "asocien" en sistemas 217 de seguridad aparentemente colectivos. En los sistemas "multipolares" rige la regla del "equilibrio" y el "balance de poder", por lo tanto es absolutamente imposible establecer sistemas de seguridad colectivos, ya que atentan contra la posibilidad del mantenimiento del equilibrio, desde el momento en que traban el sistema de balance de poder.

En los sistemas internacionales como el "bipolar", en el que la variable ideológica es un factor catalizador en el sistema de relaciones -aunque tienda al equilibrio a los efectos de evitar la ruptura del sistema- la seguridad pasa a ser colectiva dentro del marco de cada bloque. La seguridad ya no es individual, sino del "bloque".

Por lo tanto, la seguridad es una variable dependiente de la "estructura" del sistema 218.

2.2. Problematica del Equilibrio y el Desequilibrio Internacional

Partimos del entendimiento en que existen dos tipos de actores que hacen el juego de las relaciones internacionales: los Estados y los "grupos de presión".

Además, consideramos a la comunidad internacional en forma estratificada, de manera tal que nos encontraremos con "grandes actores"o de "status más elevado" y "pequeños actores" o de "status más bajo".

HIPOTESIS

1) Todos los Estados son capaces de llevar a cabo un juego externo y cuentan con las posibilidades de acción, derivadas del papel que tienen en el orden internacional.

2) Para que un Estado cambie su status dentro del sistema estratificado internacional, primero debe tomar conciencia de la disconformidad de su situación presente, sea a través de la modificación de los criterios de la élite interna gobernante o con el cambio de élite.

Esto, generalmente produce temor o preocupación internacional, no tanto por la posible gravedad de la lucha interna en sí, sino por los alcances que el proceso pueda tener dentro del sistema de equilibrio internacional 219. Por ello, la mayoría de los actores tratarán de justificar su intervención, abierta o encubierta, con el pretexto de su propia seguridad interna, aunque esté orientada a mantener el statu quo internacional.

3) Toda estrategia autonomizante, provoca desequilibrios en el sistema internacional, tendientes a modificar el orden, lo que, en gran medida, puede provocar cambios, no sólo en el sistema internacional, sino, incluso, destruirlo, generando uno nuevo, diferente del anterior, lo que, evidentemente, generará la reacción de las potencias centrales, en una actitud correctora de la situación, buscando restablecer el equilibrio hegemónico 220.

Hay desequilibrio internacional 221 o tendencia hacia el desequilibrio, cuando algún o algunos miembros de la comunidad internacional rebasan o transgreden la actuación que les ha sido fijada por el ordenamiento internacional a que se encuentran sujetos. Esto supone que el equilibrio para la "élite de la comunidad internacional" se basa en el desequilibrio en detrimento de los actores menores (proceso polarizador, característico de las relaciones internacionales).

El eje central de una Teoría "Sur" de las relaciones internacionales es, por lo tanto, lograr un "equilibrio equilibrado", que favorezca las aspiraciones de los actores menos poderosos o subordinados, y que no genere tensiones que perjudique el futuro status pretendido.

3. LA PROBLEMATICA DEL ORDEN

Antes de adentrarnos en la problemática del orden, queremos plantear, las dificultades -paradójicas- que se plantean, toda vez que uno procura -dentro del sistema mundial- resolver problemas como el de la justicia, en relación con el orden; o éste, en relación con el poder.

A estas dificultades, las planteamos en forma de "teorema" dado su posibilidad de enunciación, pero su dificultad de solución; lo que requeriría requisitos difíciles de conseguir sin que se produzcan importantes desequilibrios.

TEOREMA DEL ORDEN JUSTO

El orden está primariamente preocupado por la supervivencia; mientras que la justicia lo está por lo ético.

El orden tiene la ética de la supervivencia y del propio interés (naturaleza humana). La supervivencia no se maneja con la justicia sino con la satisfacción de la propia necesidad primaria 222.

TEOREMA DEL PODER Y EL ORDEN

Desde la perspectiva del eje económico nos encontramos con que, debido al desarrollo tecnológico y a la necesidad universal por alcanzar el desarrollo económico, existe una creciente interdependencia mundial; mientras que, desde la visión del eje estratégico militar, la inexistencia de un poder central -poder central resultante de una coordinación o de un poder supranacional- y la casi inexistencia de normas comunes y operativas (a pesar de la existencia de un Derecho Internacional), hace que el sistema mundial carezca de dirección central.

Gráfico 5

Posibilidad del Orden Justo

Esta discoordinación en la forma de operar ambos ejes provoca un conflicto entre la necesidad "objetiva" por una solución global a los problemas que amenazan el presente y futuro de la humanidad y la lucha por el poder y por la primacía entre los actores 223.



© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Evolución del Debate Teórico-Epistemológico sobre las Relaciones Internacionales, (Buenos Aires, Edic. del Autor, 1997).


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

* Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com


212La denominada "Teoría de la Dependencia" desarrollada en América Latina en la década de los '60, se centró en el conflicto Norte-Sur. Sin embargo, las concepciones "geopolíticas" y/o "estratégicas" que se desarrollaron en la región, pusieron el acento en el conflicto Este-Oeste.

213La pugna por el predominio de espacios geográficos en el proceso de colonización en Asia y Africa. La pugna neocolonial en América Latina. El control sobre la mano de obra esclava o sobre recursos naturales en las colonias o las neocolonias; son ejemplos de lo que queremos significar.

214La guerra del Corea; la guerra de Vietnam; los conflictos localizados en Africa, Medio Oriente o América Latina; las intervenciones de EUA en Guatemala, Dominicana, la exclusión de Cuba del Sistema Interamericano; las intervenciones de las tropas del Pacto de Varsovia a Hungría o Checoslovaquia; etc., son ejemplos significativos de lo que queremos decir.

215La sociología histórica de Raymond Aron critica el realismo de Morgenthau, porque centra toda su teoría en una sola variable: el "poder"; los behavioristas critican a los realistas porque no tienen una visión "científica" de las Relaciones Internacionales; los sistémicos acusan a los realistas y a los behavioristas porque tienen una visión "atomizada" de las Relaciones Internacionales y, por lo tanto plantean una perspectiva globalista. En definitiva, el debate se centró en los aspectos metodológicos, pero la visión del mundo siempre estuvo enmarcada en aquellos actores que tienen poder suficiente; el resto, constituye una periferia, pero no son objeto de estudio. La cosmovisión del mundo desde los paises que carecen de poder -que sí constituiría un cambio de cosmovisión, no sólo metodológico- no ha sido abordada por estas teorías.

216Uno de los que sostiene esto es el asesor para asuntos latinoamericanos del ex Secretario de Estado Kissinger, Alan Stoga. Ver El Futuro de América Latina Está, Sin Lugar a Dudas, en Estados Unidos, en El Cronista Comercial, Buenos Aires, Domingo 20 de Mayo de 1990, págs. 6-7.

217¿Nuevo sistema de seguridad a partir de la convergencia de los ex miembros de la OTAN y del Pacto de Varsovia, para establecer y controlar el orden en la "periferia", como es el caso del Medio Oriente en 1990 por causa de Sadan Hussein en Irak?

218Nosotros hemos tratado este tema en La Problemática del Orden, op. cit., particularmente en el punto 3.

219En este marco puede estar encuadrado el caso Nicaragua o el de Panamá con el General Noriega.

220A este proceso se lo conoce como "proceso homeostático" o tendiente al restablecimiento o mantenimiento del equilibrio.

221Si definimos al "equilibrio" de un sistema por los "factores" que componen el sistema, éste, está dado por una relativa paridad de poder entre los distintos miembros del sistema. Si lo definimos en forma dinámica, a través de su "mecanismo", lo entendemos como un estado de estabilidad temporal relativa del sistema, alterado una sola vez o repetidas veces por factores que precipitan el cambio y finalmente reemplazado por un nuevo equilibrio temporal. Esto es, el equilibrio es un proceso dinámico. El "equilibrio político" es dinámico, en el sentido de que el sistema procura mantener el equilibrio en sus elementos internos con el fin de mantener su estabilidad. Pero debemos diferenciar el "equilibrio de un sistema" del "equilibrio" entre los "miembros de un sistema". En este último caso, estamos haciendo referencia al "equilibrio" entre sus "factores" o "miembros". Un "sistema" se halla en equilibrio estructural si existe una correspondencia general entre los márgenes de restricciones que impone (el sistema) a sus miembros y la buena disposición de éstos con respecto a aquéllos (los márgenes); si la relación entre la influencia ejercida por los miembros y su poder real no es demasiado desigual, y si el respectivo poder del sistema corresponde a su composición. De esta manera, cuando los miembros de un sistema creen que la existente distribución de seguridad, bienestar y prestigio es la mejor posible con respecto a sus posiciones de poder, y no podría ser mejorada substancialmente por unilaterales esfuerzos de redistribución, el sistema como tal, está en estado de equilibrio local. No obstante ello, en realidad, el "sistema" se identifica con aquél o aquellos miembros que lo conducen o manejan, si seguimos el concepto de Morton Kaplan, System and Process in International Politics, (New York, John Whiley and Sons, 1957).

222Ver Hoffmann, Stanley, Primacy or World Order, (New York, Mc Graw-Hill, 1978), particularmente Cap. III.

223Ibidem, Cap. III.