Tapa EUA-America Latina

 

Home






2da ETAPA

PERIODO DE PUGNA ENTRE BOLIVARISMO Y MONROISMO

(1889/90-1948)

©  Luis DALLANEGRA PEDRAZA *


CAPITULO III

Panamericanismo por Inercia

Las distintas Conferencias Panamericanas que se celebraron desde 1889/90 hasta finalizada la Segunda Guerra Mundial, tuvieron como tema central de discusión el sistema de relaciones entre dos actores (1): por un lado EUA y por el otro América Latina. Sin embargo, uno de estos "actores" -América Latina- no fue tal ya que, en primer lugar, no actuó en forma unificada, salvo para establecer demandas, pero no para firmar o ratificar Tratados o Convenciones que surgieran de estas Conferencias -por lo menos aquéllos que fueran beneficiosos para los objetivos que buscaban-, o para exigir su cumplimiento. Por el otro lado, tampoco se puede hablar de América Latina como actor, ya que careció del poder suficiente como para tener una presencia internacional que le permitiera contribuir a la conformación de las reglas del juego, o por lo menos modificarlas en beneficio propio.

La posibilidad de crear un bloque latinoamericano que fortaleciera su poder negociador se perdió durante el período previo al Panamericanismo ya que, como anteriormente mencioné, todas las Conferencias que se convocaron con este propósito, desde la invitación de Bolívar hecha en 1826 para un Congreso Anfictiónico, hasta el Segundo Congreso Internacional Americano convocado por Perú en 1865, con motivo de la invasión de España a las islas Chinchas, fracasaron en sus intentos unificadores.

Con posterioridad a la Primera Guerra Mundial y al comienzo del declinio europeo, se inició una reversión del proceso económico-financiero que vinculaba a los países de la región con aquel Continente, especialmente Gran Bretaña, y el vacío de poder fue progresivamente llenado por EUA. Argentina fue el único país de la región que desde los comienzos del Panamericanismo adoptó una política de oposición a EUA, continuando en la esfera de influencia británica y procurando ejercer -sin éxito- un liderazgo en el ámbito latinoamericano. Si bien el resto de los países de la región procuró encontrar mecanismos que evitaran una injerencia mayor en sus asuntos internos por parte de EUA, comenzaron a manejarse en forma paulatina dentro de su esfera de influencia.

Las primeras Conferencias Panamericanas no fueron exitosas ya que no se lograron mayores resultados en lo que hizo a los propósitos de sus convocatorias. Este período se caracterizó en términos de Puig, como Panamericanismo por inercia. La misma opinión es sostenida por Connell-Smith (2).

Características del Período

Dentro de su esfera de influencia, EUA estableció protectorados en Panamá y Cuba, adoptando para este último caso la Enmienda Platt, por la que se concedía a EUA el derecho de intervenir en este país, obligándolo, por otra parte, a no firmar tratado o pacto alguno con ninguna potencia extranjera que pudiera hacer peligrar su independencia. También se estableció que de ninguna forma Cuba podía autorizar a ninguna potencia extranjera a obtener, para colonización o para fines militares, navales u otros, el establecimiento o control en ó de cualquier parte de la isla.

Este período marca el inicio de las intervenciones de EUA en la región, proceso que duró hasta el final de la Política del Buen Vecino. Luego de Theodoro Roosevelt -mentor del primer corolario a la Doctrina Monroe- asumió la presidencia de EUA William H. Taft (1909/13) quien inauguró la diplomacia del dólar, provocando tantas intervenciones como su predecesor. Posteriormente asumió Woodrow Wilson (1913/21) quien denunció la diplomacia del dólar, pero fue más intervencionista que los otros dos. Se efectuó la ocupación de Veracruz y la expedición de Pershing contra Pancho Villa en México; la ocupación de la República Dominicana, Haití y Nicaragua por los marines norteamericanos (3)



© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Relaciones Políticas entre EUA y América Latina: ¿Predomicio "monroista" o Unidad Americana? , (Buenos Aires, Edic. del Autor, 1994), ISBN: 950-43-5524-2.


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

* Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com


(1) El término "actor" de acuerdo con el diccionario de la Real Academia Española es definido como aquél que desempeña un papel en un escenario, pero no hace referencia a la actividad de los Estados en el sistema internacional. No obstante ello, la Ciencia Política entre otras ciencias sociales, cada vez utiliza con más asiduidad el término "actor" para definir la capacidad de un Estado -en el ámbito internacional- de establecer reglas del juego -pautas de orden- o, por lo menos modificarlas; en el entendimiento que todo aquél que no puede hacer, ni lo uno, ni lo otro, es una unidad adscripta, recipiendaria de las reglas establecidas por otros. Sobre el particular, ver nuestro estudio sobre La Problemática del Orden en DALLANEGRA PEDRAZA, Luis (et al), "Geopolítica y Relaciones Internacionales", (Buenos Aires, Pleamar, 1981).

(2) PUIG, Juan Carlos y COLOMBO de IMAZ, Delia, Panamericanismo "por inercia"..., op. cit.. CONNELL-SMITH, Gordon, El Sistema..., op. cit..

(3) Ver CONNELL-SMITH, Gordon, El Sistema..., op. cit..