Tapa EUA-America Latina

 

Home






CAPITULO XXVIII

PROCESO DE DESMOVILIZACION DE LA RESISTENCIA NICARAGÜENSE (1)

© Luis DALLANEGRA PEDRAZA *

Cómo Lograr la Paz en Centroamérica

Los problemas latinoamericanos, fueron tradicionalmente resueltos según patrones militares de intervencionismo dictados, supuestamente por Reuniones de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, pero que seguían los criterios de seguridad establecidos por EUA como potencia hegemónica.

A partir de la  XVII Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores (1979) -tratamiento del caso Nicaragua, que trajo como consecuencia la caída del dictador Somoza-, este tipo de temas varió en su resolución y se comenzó a regir acorde con criterios latinoamericanos, dejando de lado -en cierta medida- el tradicional intervencionismo norteamericano.

Siempre conocimos la perspectiva "macropolítica", asentada en reuniones de presidentes o de Ministros de Relaciones Exteriores, para alcanzar la solución de las crisis, que en todos los casos, han sido influenciadas por las posturas e intereses de EUA; pero generalmente no se conocen los resultados "micropolíticos".

En el caso Nicaragua, los aspectos "macropolíticos y los micropolíticos" (2), por fin coincidieron.

Generalmente se piensa que los Tratados se firman pero no se llevan a cabo, no se cumplen o son violados por alguna de las partes. Otros piensan, ingenuamente, que los Tratados son cumplidos al pie de la letra una vez que son firmados y ratificados. Incluso creen que todos los firmantes, independientemente del poder y el rango mundial que ostenten, cumplen la "letra" de los Tratados, por el hecho de que se "han comprometido" por escrito.

Más allá de todas estas conjeturas y realidades, en las que nunca se piensa en que, debajo o detrás hay gente, seres humanos que tienen esperanzas, necesidades y sufrimientos; el caso de Nicaragua muestra cómo lo que se acordó en Tratados y Acuerdos Internacionales, se implementó en hechos concretos, donde la gente de la que hablábamos, era el objeto central: paz, regreso a sus hogares, reintegro a la vida económica y familiar; a la vida laboral, etc.. Todo esto con dificultades desde ya.

Mi objetivo, es analizar, particularmente, los aspectos "micropolíticos" derivados de aquellos acuerdos internacionales, como es el proceso de "desmovilización" de la Resistencia Nicaragüense ("contra"), y que dieron lugar al inicio de una posible paz estable y duradera en Nicaragua; punto de partida para la pacificación en todo el istmo centroamericano; aunque, actualmente las cosas no estén tan bien como se esperaba.

UNA VISION GENERAL DEL PROCESO

El proceso de desmovilización de la Resistencia Nicaragüense (R.N.) (3) que se llevó a cabo entre los meses de mayo y julio de 1990, respondió a una serie de Acuerdos Internacionales, particularmente en el marco centroamericano -con intervención de EUA-, así como entre las partes en conflicto a nivel interno de Nicaragua.

La desmovilización implicó, no sólo el proceso mismo de desarme de la R.N., sino también su reubicación dentro del país, sea en su antigua comarca o pueblo, o en "polos de desarrollo" creados al efecto y definidos, en lo que hace a ubicación geográfica y títulos de propiedad, por el gobierno.

Además, correspondió una "segunda fase" de la desmovilización, por un período de seis (6) meses -según compromiso de la Comisión Internacional de Apoyo y Verificación de la Organización de Estados Americanos (CIAV-OEA)- durante los que se entregó mensualmente al desmovilizado y su familia: alimentos; elementos para la construcción o mejoramiento de su vivienda; herramientas para la realización de esta tarea así como para la labranza.

Todo esto se vio acompañado por el apoyo y compromiso prestado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en lo que hizo al control de la salud de los desmovilizados y el seguimiento de la misma a través de su derivación a centros de salud nacionales; así como por la Organización de la Naciones Unidas para Centroamérica (ONUCA), cuya función fue la de recibir las armas y destruirlas in situ, garantizando de esta manera, el desarme.

A fin de asegurar el total respeto a cada uno de los miembros desmovilizados, la CIAV-OEA conformó un proyecto de seguimiento y control de los derechos y garantías (derechos humanos) constituyendo, junto al programa "polos de desarrollo" y el de la "segunda fase" el pilar fundamental de la pacificación y reconciliación en Nicaragua.

A. VISION MACROPOLITICA INTERNACIONAL

LOS ACUERDOS INTERNACIONALES

La base fundamental del proceso de pacificación en Centroamérica, fue dada por los Acuerdos firmados a partir de Esquilas II (4), que comprenden principalmente:

1) El Acuerdo de Tela (Honduras, 07/Agosto/1989), establece las reglas operativas del proceso de pacificación. Los gobiernos acordaron un "Plan Conjunto para la desmovilización, repatriación o reubicación voluntaria en Nicaragua y terceros paises de los miembros de la Resistencia Nicaragüense y de sus familiares".

Para la ejecución y el cumplimiento de dicho plan invitan al Secretario General de la ONU y al Secretario General de la OEA a conformar la Comisión Internacional de Apoyo y Verificación (CIAV) dentro de los 30 días de la fecha de suscripción de dicho acuerdo.

2) La Declaración de San Isidro de Coronado, (Costa Rica, 12/Diciembre/1989) mediante la que los Presidentes Centroamericanos dan su apoyo al Presidente Daniel Ortega a fin de que los fondos aprobados para la R.N. -por el gobierno norteaméricano- sean entregados, a partir de la firma del presente acuerdo, a la CIAV, con el propósito de ejecutar el proceso de desmovilización, repatriación o reubicación voluntarias en Nicaragua y terceros paises, de los miembros de la R.N. y sus familiares.

3) El Acuerdo de Tocontín (Honduras, 23/Marzo/1990) (5), -entre el Cardenal Miguel Obando y Bravo, una delegación que representó a la presidenta electa de Nicaragua, Violeta Chamorro, y una Comisión Negociadora de la "contra" asentada en Honduras- preveía, el 20 de abril de 1990 como fecha máxima para el inicio de la desmovilización de la "contra".

Establece que:

"La Comisión Negociadora de la resistencia nicaragüense (6) reconoce que las elecciones de autoridades del 25 de febrero efectuadas en Nicaragua, al producirse en libertad, honestidad y eficiencia, permitieron el triunfo de la voluntad del pueblo nicaragüense de establecer un proceso de democratización...

...hemos decidido iniciar el proceso de desmovilización general de nuestras fuerzas, empezando por el desarme de las que aún permanecen en la República de Honduras a más tardar el 20 de abril próximo (1990). Para ello solicitamos desde ahora la cooperación y asistencia de organismos internacionales como ONUCA (Organización de las Naciones Unidas para Centroamérica (7)), CIAV y la personalidad de su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo.

Simultáneamente deben cesar de inmediato los enfrentamientos militares internos en Nicaragua, para lo cual debe procederse a:

Primero: un cese al fuego efectivo de ambas partes a verificarse por organismos internacionales (ONUCA, CIAV) y su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo.

Segundo: concentración de nuestras fuerzas armadas actualmente en Nicaragua en zonas de seguridad (8) delimitadas previamente en el territorio nicaragüense y vigiladas por los organismos internacionales mencionados, además de su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo, a fin de que el proceso de desmovilización se cumpla en un ambiente de seguridad y orden que garanticen la vida y el desenvolvimiento normal de las labores pacíficas de nuestros hermanos.

A su vez, la delegación que representa a la presidenta electa doña Violeta Barrios de Chamorro, manifiesta:

Primero: que ha tomado nota con sumo agrado de la decisión de la resistencia nicaragüense de iniciar a partir de esta fecha el proceso de desmovilización.

Segundo: que (...) se compromete a implementar después de asumido el poder doña Violeta de Chamorro a que se asegure la rehabilitación y la readaptación social de los afectados.

Por su parte, el Cardenal Miguel Obando y Bravo manifiesta su satisfacción por las patrióticas decisiones tomadas..."

4) La Declaración de Montelimar(Nicaragua, 03/Abril/1990) por la que los Presidentes Centroamericanos manifiestan la complacencia por la exitosa culminación de las elecciones del 25 de febrero de 1990 en Nicaragua y expresan al Presidente Daniel Ortega su reconocimiento por promover y fortalecer el proceso hacia la consolidación de la democracia representativa y pluralista.

Solicitan a ONUCA y la CIAV que den los pasos necesarios para garantizar el oportuno apoyo a la desmovilización y desarme de los miembros de la R.N., dentro y fuera de Nicaragua.

Establecen que las armas que reciba ONUCA deberán ser destruidas in situ frente a testigos.

Instan al gobierno de EUA a continuar respaldando y contribuyendo a la desmovilización de la R.N. y a canalizar los fondos aprobados para estas fuerzas (9) a la CIAV a fin de que los mismos sean utilizados para la reintegración a la vida normal en el país a los miembros de la R.N., que hayan entregado las armas a ONUCA, y a sus familiares.

Solicitan la colaboración de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

5) El Acuerdo del Cese del Fuego Efectivo y Definitivo entre el Gobierno de la República de Nicaragua y la Resistencia Nicaragüense bajo los Auspicios del Cardenal Miguel Ovando y Bravo (Managua, 18/Abril/1990). Celebrado en la sede central de la CIAV-OEA en Nicaragua, conjuntamente con un Acuerdo de similares características con el Movimiento Yatama (que abarca a los Miskitos, Sumos y Ramas de la región del nordeste, que conforman el Movimiento de la Madre Tierra o Yatama).

Se establecen siete (7) Zonas de Seguridad, donde se concentraron los efectivos de la R.N. y el Movimiento Yatama para su desmovilización; encargándose la CIAV-OEA de la ayuda humanitaria consistente en alimentación y vestido. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) proveyó la asistencia médica y ONUCA se encargó de recibir y destruir las armas.

6) El Acuerdo para el Establecimiento de Polos de Desarrollo (10) entre el Gobierno y la R.N. (29/Mayo/1990), mediante el que el gobierno otorga a miembros de la R.N. parcelas de tierra con sus títulos de propiedad, para proyectos individuales y/o colectivos, áreas para vivienda, escuelas, hospitales, calles y caminos.

En principio fueron acordados dos polos de desarrollo: el primero en la zona de El Almendro, en el que se encontraban aproximadamente unos tres mil miembros de la R.N., y el segundo en la región de Río Blanco con una cantidad de miembros aproximadamente igual.

No se pudieron definir las áreas de producción, debido a problemas con los títulos de propiedad en virtud de diferencias entre el gobierno de Violeta Chamorro y la reforma agraria realizada por el gobierno de Daniel Ortega (11).

Se generaron problemas entre el Movimiento Yatama y el gobierno de Violeta Chamorro, ya que aquellos no aceptaron la redistribución de tierras ni el establecimiento de polos de desarrollo en su región por parte del gobierno, por considerarse un grupo autónomo con constitución propia y, por lo tanto, debían ser consultados previamente sobre decisiones de este tipo. 



© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Relaciones Políticas entre EUA y América Latina: ¿Predomicio "monroista" o Unidad Americana? , (Buenos Aires, Edic. del Autor, 1994), ISBN: 950-43-5524-2.


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

* Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com


(1) En base al informe elaborado -Agosto de 1990- por Luis DALLANEGRA PEDRAZA, como verificador internacional, bajo el cargo de "Oficial de Protección" durante los meses de Junio y Julio de 1990 de la Comisión Internacional de Apoyo y Verificación de la Organización de Estados Americanos (CIAV-OEA), a los efectos de la "desmovilización" de la Resistencia Nicaragüense y la repatriación de sus familiares u otros nicaragüenses desde Honduras y Costa Rica. Existen estudios muy profundos sobre el tema de la Paz en Cemtroamérica. Murillo Carlos, Paz en Centroamérica: de Nassau a Esquipulas, (San José, Costa Rica, Edit. Univ. de Costa Rica-Fundación Arias para la Paz, 1999).  Oliver, Johana (Coord. y Comp.), Después de Esquipulas: Apuntes sobre los Procesos Nacionales de Paz, (San José, Costa Rica, Edit. Netherlands Institute of International Relations-Fundación Arias para la Paz, 2000).

(2) Los aspectos "macropolíticos" tienen que ver con los grandes acuerdos internacionales, en los que se establecen reglas o pautas a seguir para alcanzar objetivos, más o menos comunes. Son suficientemente globales y "ampulosos", como para generar expectativas en la población y también falta de credibilidad, en la medida en que no se vean los objetivos concretados. Los aspectos "micropolíticos", tienen que ver con la implementación, la concreción de lo acordado en los grandes acuerdos.

(3) Utilizamos el término establecido en los Tratados de "Resistencia Nicaragüense", en vez de "contras". No obstante, los mismos contras no tienen inconveniente en llamarse a sí mismos como tales. No se trata de un término despectivo. Despectivo sí es acusarlos de "guardias somocistas".

(4) Los gobiernos centroamericanos celebraron una Reunión en el mes de mayo de 1987, conocida como "Esquípulas II" o también como "Plan Arias" -por el nombre del presidente de Costa Rica, principal gestor de los puntos para la pacificación adoptados en esta Reunión-. En este Plan (firmado el 7 de Agosto de 1987), se proponía: a) el cese de la ayuda de EUA a la "Resistencia Nicaragüense" (R.N.); b) el cese de la ayuda de la URSS-Cuba a Nicaragua; c) una amnistía y el inicio de un diálogo entre el gobierno nicaragüense y la (R.N.). Pese a que el gobierno de Daniel Ortega hasta el momento se había negado a este diálogo, ya que manifestaba que debía tratar directamente con el "Jefe de los Contras" que era el gobierno norteaméricano, en esta oportunidad accedió y se iniciaron las "conversaciones de Sapoá". En esta Reunión los presidentes declararon que existen caminos centroamericanos para la paz y el desarrollo, pero necesitan ayuda de la comunidad internacional para hacerlos realidad; por lo que piden un trato internacional que garantice el desarrollo para que la paz que buscan sea duradera; en el entendimiento de que paz y desarrollo son inseparables.

(5) En la Base de la Fuerza Aérea hondureña, próxima al Aeropuerto Internacional de Toncontín en Tegucigalpa.

(6) A la "contra" se la denomina oficialmente resistencia nicaragüense.

(7) Cascos azules.

(8) Se crearon 7 zonas de seguridad, a las que luego se agregaron dos más, con territorios de unos 600 km.2 cada una, salvo la zona No 9 que fue simplemente un galpón, a las que ingresaron los "contra" para ser desmovilizados por ONUCA, CIAV-OEA, representantes del Cardenal Obando y miembros de la Organización Panamericana de la Salud (OPS)-Organización Mundial de la Salud (OMS).

(9) Esto no fue tan presto, ni otorgado en la cantidad necesaria, como lo asignado por EUA para la guerra.

(10) Se entiende por Polo de Desarrollo a una unidad de producción que sirva como centro de servicios y desarrollo de la región adyacente, por medio de proyectos individuales y/o colectivos, el que debe contar con las siguientes estructuras básicas: Area Municipal: Escuelas, bodegas, servicios de agua potable y luz eléctrica, hospitales, calles y caminos; Area Vivienda: viviendas para los pobladores del polo o centro de desarrollo; Parcela de Propiedad Privada: para cultivos y ganadería de subsistencia; Area Comunal y Area de Proyectos: para beneficio de todos los miembros de la comunidad.

(11) Por lo menos hasta el momento de escribir estas líneas.