Tapa EUA-America Latina

 

Home






CAPITULO XXV

LA OEA Y LA INVASION DE EUA A PANAMA

© Luis DALLANEGRA PEDRAZA *

Doble Representante Panameño ante la OEA

El 20 de diciembre, se reunió el Consejo Permanente en sesión extraordinaria a convocatoria de Panamá para considerar la "brutal e injustificada agresión armada de que es víctima desde la madrugada la República de Panamá por parte de fuerzas de EUA".

Previamente se reunió el Consejo en sesión informal para considerar la situación planteada por nota del gobierno Endara acreditando al nuevo representante permanente de Panamá ante la Organización.

México preguntó sobre la competencia del Consejo Permanente para decidir sobre las acreditaciones.

Un funcionario de la Secretaría General informó que la única disposición al respecto era el artículo 3 del Reglamento del Consejo que se refiere a la presentación de cartas credenciales.

El representante permanente de Panamá, Cabrera Jovane cuestionó la competencia del Consejo para decidir sobre credenciales que, por otra parte, provienen de un autotitulado gobierno panameño que solo cuenta con el respaldo de las fuerzas de EUA

El Embajador Luigi Einaudi (EUA) recordó que Guillermo Endara había resultado electo en elecciones, que fueron anuladas por el Gobierno de Manuel A. Noriega. Además, reclamó la participación de todas las partes en el conflicto para que el debate resultara equilibrado.

El delegado uruguayo puntualizó al respecto que:

- La OEA carece de competencia en materia de reconocimiento Gobiernos;

- El acto de reconocimiento es decisión de los gobiernos a resultas de la evaluación de la situación fáctica.

- El Gobierno Manuel A. Noriega había sido reconocido por todos los miembros de la OEA.

- Los cambios en la situación panameña hasta el momento no habían modificado dicho reconocimiento;

- En consecuencia, Embajador Cabrera Jovane seguía siendo representante permanente de Panamá ante OEA.

Este criterio fue adoptado y se pasó a la sesión formal del Consejo.

El representante de Panamá reseñó los acontecimientos ocurridos en la madrugada del día 20 de diciembre. Exigió que la Organización condenara la brutal agresión armada de EUA contra su país y exigiera el retiro inmediato de las tropas y la restauración del Gobierno de Manuel A. Noriega.

El Embajador Luigi Einaudi respondió dentro de los lineamientos del discurso pronunciado por el Presidente Bush, justificando la acción de su gobierno en la protección de la vida de ciudadanos norteamericanos en Panamá y la preservación del cumplimiento de los Tratados Torrijos-Carter. Asimismo expresó que, aguardaba contar con el respaldo de los gobiernos democráticos del continente que habían sido informados de la acción y que continuaría informando sobre los últimos desarrollos.

El representante de Nicaragua a la vez que condenó la intervención EUA, presentó un proyecto de resolución exigiendo el retiro de tropas de dicho país de Panamá y el cese total de los ataques contra la población civil.

La mayoría de las delegaciones intervinieron dando lectura a las declaraciones y comunicados de prensa, que reflejaban la posición de los respectivos gobiernos acerca de la situación en Panamá.

El tenor de las exposiciones reveló la existencia de distintas actitudes respecto de la crisis:

- Hubo países que condenaron duramente la acción de EUA, y exigieron el retiro de sus tropas y llamaron al cese incondicional del fuego (Perú, Chile, Ecuador, México).

- Países que condenaron o censuraron la acción de EUA: reclamaron el cese del fuego, y también estimaron que la salida de Manuel A. Noriega contribuiría al establecimiento de la democracia representativa en Panamá (Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Venezuela, Haití, Uruguay y República Dominicana).

- Países que si bien lamentaron uso de la fuerza por parte de EUA, atribuyeron responsabilidad al Gobierno de Manuel A. Noriega que hizo fracasar todas otras alternativas de solución (Honduras, Costa Rica, Guatemala, El Salvador).

- Países que "por falta de instrucciones de sus cancillerías" no formularon ninguna apreciación sobre la crisis panameña (Sta. Lucía, Jamaica, Antigua y Barbuda).

El presidente puso a votación el tratamiento inmediato del proyecto presentado por Nicaragua, que fue rechazado por 18 votos a favor y 11 en contra (EUA, Bahamas, El Salvador, Costa Rica, Honduras, Guatemala, Grenada, St. Kitts, St. Vincent, Sta. Lucía y Jamaica). Cabe agregar que se necesitaban 21 votos para alcanzar la mayoría requerida.

El vocero de la Casa Blanca anunció que una vez que las operaciones hubieran concluido y el Gobierno del presidente Guillermo Endara se encontrara en control total de la situación, sería otorgado un fondo de 400 millones de dólares y se levantarían las sanciones económicas impuestas al régimen del General Manuel A. Noriega.

La OEA "deploró" la intervención militar de EUA a Panamá, urgió el cese inmediato de hostilidades y el derramamiento de sangre, y "exhortó" a Washington a retirar las tropas utilizadas para la invasión, en exceso de la guarnición normal del Comando Sur.

La resolución aprobada por 20 votos a favor, 1 en contra y 6 abstenciones, estuvo lejos, sin embargo, de la condena que se esperaba en vista de las fuertes reacciones que la invasión provocó en América Latina.

De hecho, un primer texto patrocinado por Argentina, Brasil, Colombia, México, Perú y Uruguay, que proponía "condenar la intervención militar en Panamá" y "exigir el retiro inmediato de las tropas invasoras" debió ser modificado considerablemente por sus autores ante la evidencia de que estaba condenado a la derrota.

En el cuarto párrafo resolutivo, "exhorta al retiro de las tropas extranjeras utilizadas para la intervención militar".

EUA depositó el único voto en contra, mientras Venezuela, Antigua y Barbuda, Costa Rica, Guatemala, El Salvador y Honduras se abstuvieron.

La representante de Venezuela Edith Márquez, subrayó que su país prefirió no apoyar el proyecto de sus aliados del Grupo de Río por considerarlo débil y desbalanceado, ya que no denunciaba los abusos cometidos en el pasado por el Gral. Manuel A. Noriega, se abstenía de condenar a EUA y omitía de pronunciarse contra el reconocimiento de cualquier gobierno en Panamá mientras persista la ocupación norteaméricana.

Los cuatro centroamericanos sostuvieron que la resolución cometía "una grave omisión, de relevancia histórica", al negarse a condenar por igual a EUA y a Manuel A. Noriega.

El Embajador costarricense Guillermo Villalobos, afirmó que los abusos de Manuel A. Noriega constituyeron los "fundamentos" de la crisis panameña.

Los centroamericanos propusieron cuatro enmiendas, de las cuales sólo fue aprobada la última: un considerando que declara que el pueblo panameño tiene el derecho inalienable de autodeterminarse sin imposiciones internas ni injerencias externas.

El párrafo recibió 16 votos a favor y 11 abstenciones.

El vocero del Departamento de Estado EUA, Richard Boucher, indicó: "la OEA ha perdido una oportunidad histórica de ir más allá de su tradicional estrecha preocupación acerca de la no intervención. Desde el punto de vista de EUA la resolución es inaceptable y por ello votamos en contra. Nosotros creemos que la Resolución no es equilibrada. Esta no tiene en cuenta la raíz del problema que es Manuel A. Noriega. La Resolución tampoco reconoce los derechos de EUA derivados del Tratado sobre el Canal de Panamá y nuestro derecho a la defensa propia (self-defense)".

CENTROAMERICA Y EL CARIBE Y LA INVASION DE EUA A PANAMA

COMUNICADOS

Cuba

El pretexto utilizado por EUA, ha sido el ya conocido durante agresiones anteriores contra otros pueblos latinoamericanos y caribeños, como en Santo Domingo en 1965, o en Grenada en 1983. La invasión norteaméricana es desatada para restablecer la democracia y el orden y para proteger vidas norteaméricanas. En esta ocasión, agregan como objetivo el apresar al Gral. Manuel A. Noriega, Jefe de las Fuerzas de Defensa de Panamá y designado recientemente como jefe de gobierno.

La verdadera intensión de Washington es ignorar los compromisos adquiridos con el Tratado de 1977, firmado por los presidentes Carter y Torrijos.

El Salvador

"El gobierno de la República de El Salvador:

Considerando: "1. que el gobierno del general Manuel A. Noriega ha sido un gobierno ilegítimo, producto de la fuerza y no de la libre expresión del pueblo salvadoreño.

"2. Que el Gobierno del general Manuel A. Noriega, había estado en franca posición de provocación hacia EUA, declarando unilateralmente que existía una situación de guerra con este último.

"3. Que el Gobierno del general Manuel A. Noriega, se había constituido en una amenaza para los gobiernos democráticos de Centroamérica, por su conexión con países que abiertamente están apoyando la desestabilización de los mismos, existiendo, además, indicios del involucramiento directo de dicho gobierno en acciones de esa índole.

"4. Que el Gobierno del general Manuel A. Noriega ha obstaculizado sistemáticamente los intentos diplomáticos para solucionar la problemática panameña, especialmente los esfuerzos de la Organización de Estados Americanos, OEA.

"Por tanto: el gobierno de El Salvador:

"1. Considera, en vista de las circunstancias, justificable la respuesta dada por el Gobierno del presidente George Bush pues constituye un acto de apoyo al gobierno legítimamente electo por el pueblo panameño en mayo recién pasado, elección que fue respaldada unánimemente por la comunidad internacional.

"2. Considera lamentable los extremos a que llegó la situación panameña, y espera, que en el menor tiempo posible se restablezca la normalidad en ese país, para que el pueblo panameño pueda forjar su propio destino en el libre ejercicio de su soberanía.

"3. Ve con buenos ojos la disposición del Gobierno de EUA de respetar los Tratados Torrijos-Carter, de apoyar la democracia en Panamá, y el levantamiento de las sanciones existentes por su impacto negativo en la población panameña."

Fuentes oficiales salvadoreñas manifestaron que la caída del general Manuel A. Noriega, sería beneficiosa para El Salvador, porque el FMLN tendría una ayuda menos.

El secretario de información de la presidencia, Dr. Mauricio Sandoval, aseguró "Noriega ha estado apoyando al FMLN".

FMLN

El FMLN actuó como contraparte del gobierno salvadoreño e hizo su propia declaración tal como si fuera un "actor" internacional.

"1. Que el FMLN condena la criminal y alevosa invasión de tropas norteaméricanas contra el hermano pueblo de Panamá. Esta invasión terrorista, constituye un golpe mortal al deteriorado proceso de pacificación en Centroamérica y es una agresión del Gobierno de EUA a la soberanía, la independencia y la autodeterminación de los pueblos.

La irracional invasión militar sobre Panamá es una afrenta a la conciencia mundial precisamente cuando se dan históricos procesos en busca de la solución política de los conflictos.

La invasión es un gran acto de terrorismo internacional que muestra el cinismo de la administración Bush y confirma una vez más que no se puede esperar con ingenuidad que el gobierno norteaméricano cumpla compromisos con los países que aun considera su traspatio.

2. El FMLN manifiesta su total solidaridad combativa con el hermano pueblo panameño, el General Manuel A. Noriega, los batallones de la dignidad y las Fuerzas de Defensa, reiterándoles que no están solos en su lucha. En El Salvador miles de patriotas también estamos combatiendo y estamos derrotando al ejército títere y a la política imperialista.

3. A todos nuestros mandos y combatientes los llamamos a profundizar la lucha y a llevar nuestra ofensiva hasta las últimas consecuencias en defensa de la dignidad y la soberanía de El Salvador, Panamá, Centroamérica y América Latina.

Esta invasión reafirma la legitimidad de la lucha armada del FMLN y remarca la ilegitimidad del régimen fascista de Alfredo Cristiani que bombardea la población civil y asesina sacerdotes con una política de terrorismo de Estado que se corresponde con la de sus seguidores.

4. Llamamos a los pueblos de América Latina, a expresar su más decidida solidaridad con Panamá y a desplegar todas las formas de lucha para derrotar la política imperialista. Está en juego la soberanía y la independencia de todo el continente.

5. Emplazamos al señor Oscar Arias, quien es signatario de acuerdos regionales de pacificación, a que condene la agresión norteaméricana contra Panamá y a que no continúe prestando el territorio de Costa Rica para darle plataforma política a la agresión. Los hechos demuestran la injusticia de la condena al FMLN y el absurdo aval al gobierno fascista de Cristiani que fueran promovidos por Oscar Arias en la reunión de San Isidro de Coronado, Costa Rica.

6. Hacemos un llamado al pueblo norteaméricano a detener la aventura guerrerista de la administración Bush, que está imponiéndole un nuevo Viet Nam, no muy lejos de sus fronteras, donde ya han comenzado a morir jóvenes norteaméricanos."

Honduras

"Comunicado de prensa No 100/89: la Secretaria de Relaciones Exteriores, ante los graves acontecimientos ocurridos el día de hoy en la República de Panamá, a la opinión publica nacional e internacional expresa:

1. Que el principio de no intervención en los asuntos internos de otros Estados, consagrado por el derecho internacional y especialmente por el derecho internacional americano es uno de los pilares fundamentales de la convivencia entre las naciones.

2. Que estrechamente ligado con aquél principio se halla el de la autodeterminación de los pueblos, por la vía del riguroso respeto a la voluntad de la soberanía popular expresada en las urnas.

3. Que lamenta la declaratoria de un estado de guerra en Panamá y los actos de violencia que en ese país se han desencadenado contra ciudadanos, militares y civiles, de EUA.

4. Que igualmente lamenta que el Gobierno de EUA se haya visto en la necesidad de poner en marcha las acciones militares de público conocimiento, que se apartan del principio de no intervención, como medida extrema para garantizar la seguridad de miles de sus ciudadanos residentes en Panamá.

La Secretaría de Relaciones Exteriores reitera su posición mantenida durante los últimos siete meses, en el sentido de que la Vigésima Primera Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores de América, que continua abierta, es el órgano continental competente para conocer y encontrar una solución a la crisis de Panamá en el contexto internacional, bajo el principio del más absoluto respeto a la soberanía del pueblo panameño expresada en las urnas electorales."

Costa Rica

En declaraciones efectuadas el 21 de diciembre, el presidente Arias estimó que la intervención de EUA en Panamá no hubiera tenido lugar si la OEA hubiera tenido una actitud más firme respecto de la dictadura panameña. Expresó que el organismo internacional no había comprendido que donde el derecho no es eficaz, se sustituye por la violencia. Dijo que Costa Rica había intentado tomar una posición firme en la OEA pero que fracasó debido a "la pusilanimidad de muchos".

Según Arias en el caso de Panamá se tomaron en consideración otros elementos aparte del de la dictadura, entre ellos el hecho de que Manuel A. Noriega fuera acusado de narcotraficante ante un tribunal de EUA.

Finalmente, negó que a pesar de lo expuesto justifique la invasión a Panamá.

Nicaragua

Discurso de Ortega

En el acto de clausura del período ordinario de la Asamblea Legislativa, el presidente Ortega se refirió a la intervención de EUA en Panamá, señalando:

"Llamamos a todos los nicaragüenses, sin distingos políticos a juntar nuestras manos, nuestros puños y conciencias, y no permitir que tropas yankees invadan Nicaragua y se repita la abominable intervención en Panamá...

"No podemos confiar en el yanqui. Hace unos días, quien iba a imaginarse que EUA iba a invadir Panamá? Si no nos han invadido no es por su buen corazón, sino por el coraje y fortaleza del pueblo nicaragüense, porque saben que hay medio millón de combatientes dispuestos a no darles tregua si somos invadidos...

"La invasión es un factor de desestabilización seria, no solo en Centroamérica sino en el mundo, mientras se cae el muro de Berlín, EUA se empeña en mantener el muro de la intervención contra los pueblos de América Latina y el Caribe...

"La intervención en Panamá pone en dificultad el esfuerzo de los presidentes centroamericanos por la paz. Los acuerdos son atropellados por la política yanqui, legitimando el uso de la fuerza cuando le conviene y deslegitimándolo cuando se usa en defensa de la soberanía y la integridad territorial de los Estados...

"Guillermo Endara llegó montado sobre las tropas yanquis, sobre el genocidio y la barbarie, por eso ha perdido toda autoridad moral y política para aspirar a gobernar al pueblo panameño."

En relación al cerco militar ante la Embajada de Nicaragua en Panamá, el presidente señalo:

"Nicaragua no tolerará ningún tipo de agresión. La orden está dada. Se equivocan si creen que nos amedrentan. No vamos a permitir que penetren una sola pulgada en territorio nicaragüense. Si retiran los blindados y las tropas, nosotros haremos lo mismo en su Embajada...

"Estuvimos considerando establecer el estado de emergencia, pero valoramos que éste es un enfrentamiento con el yanqui, aunque no podemos caer en la ingenuidad de pensar que desarmándonos vamos a tener independencia y respeto a la soberanía, por eso ordené poner en estado de alta disposición combativa al Ejército Popular Sandinista y al Ministerio del Interior, y convoqué al Consejo Supremo de Defensa de la Patria y al Gabinete de Emergencia. Espero que los partidos políticos sepan respaldar esta decisión patriótica".



© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Relaciones Políticas entre EUA y América Latina: ¿Predomicio "monroista" o Unidad Americana? , (Buenos Aires, Edic. del Autor, 1994), ISBN: 950-43-5524-2.


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

* Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com