Tapa EUA-America Latina

 

Home






CAPITULO XX

EL MUNDO SE TRANSFORMA

© Luis DALLANEGRA PEDRAZA *

Incidencia de Reikjavick

En octubre de 1986, se reunieron en Reikjavick(Islandia), Ronald Reagan y Mikjail Gorbachov con el propósito central de llegar a acuerdos sobre el desarme.

Hasta el momento, los Acuerdos alcanzados -Salt 1, Salt 2 y Start- habían establecido límites -techo- a la producción de armamento nuclear, pero no su eliminación. Además, la política seguida por Reagan hasta ese momento, había sido la de reeditar la "guerra fría". Esto se vio reflejado en su apoyo a dictaduras militares de derecha, bajo el concepto de la seguridad nacional; el intervencionismo directo a través de Fuerzas de Desplazamiento Rápido -Grenada- o el apoyo financiero a grupos guerrilleros desestabilizadores, atendiendo al concepto de Conflicto de Baja Intensidad -Contras nicaragüenses-. En el marco de la defensa global, comenzó el desarrollo de la Iniciativa de la Defensa Estratégica (IDE), conocida comúnmente como "guerra de las galaxias".

El objetivo de la Cumbre de Reikjavick fue la eliminación total de las armas nucleares en plazos y formas a acordarse conjuntamente. Otro de los temas que se trató conjuntamente, fue el de la pacificación de los conflictos regionales que tuvieran que ver con el conflicto Este-Oeste y en los que estuviaran implicadas una u otra cabeza de bloque.

En diciembre de ese año, volvieron a reunirse en Washington, firmando acuerdos para la eliminación de los misiles nucleares. En esta nueva Cumbre, se volvió a confirmar el interés por pacificar los conflictos regionales.

Tal ha sido, hasta ese momento, el intervencionismo de ambas superpotencias en estos conflictos, con el objeto de sacarse ventajas mútuas, que al poco tiempo, los conflictos regionales con connotaciones Este-Oeste -y en la mayoría de los casos también Norte-Sur, aunque no admitido por las potencias hegemónicas-, comenzaron una etapa de distensión y negociación, como resultado de estas conversaciones. A esto contribuyeron -en algunos casos particulares- también las presiones ejercidas por otros actores internacionales relevantes, tales como China y Japón, particularmente debido al proceso de acercamiento que Moscú ha iniciado hacia estos paises, y como condición impuesta por ellos.

Los conflictos a los que hacemos referencia comprenden, el inicio de las negociaciones para la pacificación entre Irán e Irak en el Medio Oriente; el retiro progresivo de las tropas de Vietnam de Camboya y el inicio de negociaciones para la paz -a esto contribuyeron las presiones ejercidas por China a la URSS-; el retiro de las tropas soviéticas de Afganistán, aunque EUA continúa manteniendo el apoyo a los grupos guerrilleros; la disminución del apoyo de EUA a los contras nicaragüenses; el inicio del proceso de negociaciones Sudáfrica-Angola-Cuba, para el retiro progresivo de las tropas de este último país de Angola y el otorgamiento de la independencia de Sudáfrica a Namibia -hasta ese momento bajo su administración fiduciaria-.

A todo esto, debemos agregar el proceso de acercamiento del COMECON a la CEE y de Moscú a Europa Occidental; así como el inicio de un proceso de "democratización" en Hungría y Polonia, en el marco de la "perestroika" y el "glasnost" (1) iniciado por Gorbachov en 1985, con un gran esfuerzo. China, por su parte, aunque con grandes tropiezos aún, inició en 1980 un proceso de modernización económica pero sin "glasnost", que contempla la instalación de empresas extranjeras en cuatro zonas francas ubicadas a lo largo de la costa sudeste de ese país.

NACE EL GRUPO DE LOS 8

En diciembre de 1986 se reunieron en Río de Janeiro los Cancilleres de Contadora y Apoyo y decidieron la creación de un Mecanismo de Consulta y Concertación Política, conocido como Grupo de Río o Grupo de los 8 (G8). El objetivo es la realización de consultas recíprocas sobre los grandes temas que preocupan a la región o que se planteen en el sistema internacional, a la vez que la concertación de acciones conjuntas que permitan una mayor coordinación de las políticas, y la maximización de las posiciones latinoamericanas en el proceso de negociación con terceros Estados u organismos internacionales.

Las actividades del G8 se extenderían más allá que las que hasta el momento llevaban a cabo Contadora y su Grupo de Apoyo. En su agenda se propusieron el tratamiento de temas tales como: deuda; el problema de las restricciones en el comercio mundial y el intercambio regional; la coordinación económica latinoamericana a través de mecanismos como el SELA; el tema de la energía, buscando el fortalecimiento de organismos regionales como OLADE; el desarrollo tecnológico; la coordinación de las políticas exteriores en foros multilaterales políticos y económicos; la seguridad alimentaria; la lucha contra la pobreza; la búsqueda de mecanismos para la estabilidad de los procesos democráticos; la reactivación de la integración regional; la profundización de la cooperación regional; la preservación de la paz; el tratamiento de los aspectos culturales.

En el mismo mes, volvieron a reunirse en Bariloche (Argentina) y, además de los temas tratados, incluyeron: relaciones con el mundo industrializado; estudio de los efectos sociales, económicos y políticos provocados por la condicionalidad impuesta por los organismos financieros multilaterales; la situación de los refugiados en Centroamérica; el Parlamento latinoamericano; la armonización de las legislaciones en el marco de la integración latinoamericana.

Las posibilidades de coordinación de las políticas y de acción conjunta en el marco latinoamericano estaban creciendo; de la misma manera que la orientación hacia la elaboración de un proyecto regional de inserción internacional, por lo menos en los temas prioritarios.

Dentro del contexto centroamericano, los gobiernos de esa región celebraron una nueva Reunión en el mes de mayo, conocida como "Esquípulas II" o también como "Plan Arias" (2). En este Plan se proponía: a) el cese de la ayuda de EUA a los "contras"; b) el cese de la ayuda de la URSS-Cuba a Nicaragua; c) una amnistía y el inicio de un diálogo entre el gobierno nicaragüense y los "contras".

Pese a que el gobierno de Nicaragua hasta el momento se había negado a este diálogo, ya que manifestaba que debía tratar directamente con el "Jefe de los Contras" que era el gobierno norteaméricano, en esta oportunidad accedió y se iniciaron las "conversaciones de Sapoá".

En esta Reunión los presidentes declararon que existen caminos centroamericanos para la paz y el desarrollo, pero necesitan ayuda de la comunidad internacional para hacerlos realidad; por lo que pidieron un trato internacional que garantizara el desarrollo para que la paz que buscan sea duradera; en el entendimiento de que paz y desarrollo son inseparables (3).

LOS APORTES DE LA PRIMERA Y SEGUNDA CUMBRES LATINOAMERICANAS DEL G8

En la Primera Cumbre del G8 (Acapulco, México, noviembre 1987) (4) comienza a perfilarse el nuevo paradigma de los gobiernos democráticos latinoamericanos: democracia, paz, desarrollo e integración como bases de la seguridad.

Se establece que la "seguridad", tiene que ver con la democracia, y el desarrollo económico y social de los paises, ya que no se trata de un problema exclusivamente militar, como el tradicionalmente planteado por EUA y los gobiernos militares o dictatoriales latinoamericanos.

A pesar de la desaceleración de los conflictos regionales a nivel mundial post Cumbre de Reikjavick, no se puede decir que se haya dado lo mismo en el caso del conflicto centroamericano.

Para su solución, reafirman los principios sostenidos por Contadora y Apoyo y las vías de negociación deben comprometer la voluntad política de los gobiernos en conflicto, aprovechando la experiencia y el marco institucional de ONU y OEA. Este proceso de paz, requiere, asimismo un mayor apoyo por parte de la comunidad internacional.

En el problema del narcotráfico, se hizo referencia a todas sus etapas: producción, tráfico y uso indebido; señalando la corresponsabilidad de los paises desarrollados en este problema.

Se establecieron vínculos entre el narcotráfico y el terrorismo y con otros tipos de delincuencia, que se ven reforzados por el tráfico ilícito de armas producidas fundamentalmente por los paises industrializados. Asimismo, se denunció el enorme lucro resultante del narcotráfico que circula y se legaliza a través de las plazas financieras internacionales.

Consideraron a la década de los '80, como "década perdida", desde el punto de vista económico -ya que, paradójicamente, desde el punto de vista político, fue muy rica (5)-, por la fuga de capitales y por la transferencia de flujos financieros en concepto de pago de los intereses de la deuda, que en el primer lustro ha alcanzado una cifra superior a los 100 mil millones de u$s.

La Segunda Cumbre de Presidentes del G8(Punta del Este, Uruguay, Diciembre 1988) (6) puso más el acento en lo "epidérmico" que lo "substantivo". Acusó la "nueva situación internacional" que se gesta, particularmente con Reikjavick y sucesivas reuniones (7).

Se tuvo en especial consideración, el avance que significa la creciente democratización de América Latina y la puesta en marcha de nuevos mecanismos de concertación regional; mientras que la principal falencia sería la falta de un nuevo enfoque sobre las relaciones políticas, económicas, financieras internacionales, atendiendo a los cambios internacionales y a las transformaciones regionales.

Se consideró que las "principales amenazas" para la estabilidad política y el desarrollo económico-social de América Latina son: la deuda externa y la evolución desfavorable del comercio internacional; pero no enfatizó la necesidad del reordenamiento productivo, tecnológico e institucional (Reforma del Estado) de América Latina. No aparecen desarrollados temas como reconversión industrial, modernización tecnológica, diversificación de la estructura productiva y repatriación de los capitales fugados.

Se hizo hincapié en las medidas restrictivas que limitan el acceso de los productos de América Latina a los centros consumidores de los países industrializados de economía de mercado, así como a los subsidios a las exportaciones agrícolas; haciendo mención a las negociaciones que se desarrollan en la Ronda Uruguay del GATT en torno de los servicios, propiedad intelectual e inversiones relacionadas con el comercio. A este respecto estimaron prioritario que se cumplan cabalmente los compromisos de congelamiento y desmantelamiento de obstáculos al comercio incompatibles con los propósitos y principios del GATT; que se definan el alcance y las modalidades de aplicación del principio de trato especial y más favorable a los países en desarrollo en todas las áreas y aspectos de la negociación; que se reconozca, por parte del universo acreedor, el vínculo existente entre deuda externa y comercio y se adopten medidas operativas; y, finalmente, que se amplíe y estabilice el acceso de los productos de los países en desarrollo a los mercados internacionales.

La integración fue concebida como un instrumento para transformar y modernizar la estructura productiva de América Latina, utilizando en forma más eficiente sus recursos y logrando la captación y creación de nuevas tecnologías. Se aludió a la necesidad de recurrir a diversas herramientas además de la estrictamente comercial, como complementación económica, industrialización, transporte, telecomunicaciones, integración fronteriza, así como nuevas fórmulas que permitan avanzar en materia de financiamiento y de pagos.

En ninguna de las dos Cumbres -en lo que hace a la problemática tecnológica regional- se tuvo en cuenta la creación de "parques tecnológicos" a fin de vincular a América Latina con la modernización y el cambio tecnológico mundial, al estilo de las zonas existentes en Japón y EUA, por ejemplo. 



© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Relaciones Políticas entre EUA y América Latina: ¿Predomicio "monroista" o Unidad Americana? , (Buenos Aires, Edic. del Autor, 1994), ISBN: 950-43-5524-2.


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

* Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com


(1) La "perestroika" implica el proceso de modernización en el ámbito interno y en la forma de relacionamiento internacional de la URSS. Este proceso ha sido propuesto por el gobierno soviético al resto de los paises de su órbita, aunque en algunos casos, con oposición manifiesta, como la de Cuba; cuyo gobierno ha manifestado que la "perestroika" puede ser un proceso válido para la URSS, pero en Cuba puede producir efectos contrarrevolucionarios. A nuestro entender, procesos como la "perestroika" perjudican, más que benefician a paises como Cuba, ya que pierden el valor que tenían hasta el momento como "gestores" de la presencia militar, política e ideológica de Moscú en paises como Angola. Estos paises se ven beneficiados con situaciones de "guerra fría". El "glasnost", implica la "transparencia" en el accionar del gobierno, tanto en el ámbito interno -democratización-, como internacional -nueva forma de relacionamiento de la URSS con el resto del mundo-.

(2) Por el nombre del presidente de Costa Rica, principal gestor de los puntos para la pacificación adoptados en esta Reunión.

(3) Ver "Procedimiento para Establecer La Paz Firme y Duradera en Centroamérica", firmado en Guatemala el 7 de Agosto de 1987; conocido como documento Esquípulas II.

(4) Ver Compromiso de Acapulco para la Paz, el Desarrollo y la Democracia de 1987.

(5) Desde el momento en que se dio una emergencia democrática en la mayoría de los paises de la región; surgió Contadora y luego su Grupo de Apoyo, que conjuntamente dieron lugar al nacimiento del G8; se estableció una mayor coordinación en las políticas exteriores entre los paises de la región; etc..

(6) Ver Segunda Reunión de Presidentes del Mecanismo de Consulta y Concertación Política; Punta del Este, 1988.

(7) A pesar de que "acusa" el surgimiento de un nuevo fenómeno internacional como es el cambio de un sistema, la Cumbre y sus gobiernos, a posteriori, nada hacen para insertar a sus paises en esos grandes cambios ni para adaptar sus políticas o economías acorde con las nuevas circunstancias. Pareciera que la mera mención del fenómeno produciría la magia del cambio, o que alguna potencia existente o emergente, ahora sí, hará la justicia de considerar a los paises menores.