Tapa EUA-America Latina

 

Home






CAPITULO XVII

El Caso Malvinas: XX Reunión de Consulta

© Luis DALLANEGRA PEDRAZA *


Otro caso relevante, desde el punto de vista del establecimiento de una posición conjunta por parte de la región latinoamericana frente a EUA, en defensa de las concepciones bolivaristas, es el de la crisis de las Malvinas entre los meses de abril y junio de 1982.

Estas Islas -junto con las Islas Georgias y las Islas Sandwich del Sur- han sido reclamadas permanentemente por la Argentina desde su invasión por Gran Bretaña en 1833 -sin dejar de lado el hecho de que ya habían sido atacadas y desmanteladas por una fragata norteaméricana en 1831-.

En 1965, a instancias de la Resolución 2065/XX de la Asamblea General de la ONU, basada en la Resolución 1514/XV del mismo organismo, sobre descolonización, los gobiernos de Argentina y Gran Bretaña iniciaron negociaciones tendientes a resolver el caso. Sin embargo, no hubo progresos, al punto de llegarse a un total estancamiento.

Pese a las recomendaciones establecidas en la Resolución 31/49 del 1° de diciembre de 1976 de la A.G. de la ONU, en el sentido de que "ambas partes se abstuvieran de adoptar decisiones que entrañen la introducción de modificaciones unilaterales en la situación, mientras las Islas están atravesando por el proceso recomendado" en las Resoluciones 1514 (XV) 1960; 2065 (XX) 1965; y 3160 (XXVIII) 1973; frente a la situación antes descripta, el gobierno argentino (1982) tomó la decisión de recuperarlas militarmente, aduciendo, en primer lugar, que Gran Bretaña adoptaba permanentemente actitudes entorpecedoras del proceso negociador tendiente a la descolonización de las Islas, a la vez que su decisión de enviar un navío de guerra para exigir el retiro inmediato del grupo de trabajadores argentinos que habían sido trasladados en un barco de la marina a las Islas Georgias, para desarmar una factoría ballenera, con el previo consentimiento del gobierno británico, constituía un acto de agresión que ponía en peligro el futuro de la soberanía sobre esa zona.

Desde los primeros meses de 1982, ya circulaban rumores sobre la posibilidad de recuperación de las Islas por la vía militar(1); sin embargo, su ocupación por fuerzas argentinas el 2 de abril, resultó una sorpresa, no sólo para la comunidad internacional sino también para los argentinos.

La Junta Militar argentina deseaba demostrar al mundo que era capaz de tomar decisiones soberanas, pero no previó la reacción británica, así como tampoco el comportamiento de la CEE ni el de EUA, tanto en el seno del TIAR como respecto de Gran Bretaña, durante los acontecimientos bélicos que se iniciaron en el mes de mayo (2). Incluso, no previó la posible reacción soviética en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU respecto de la Resolución 502/82 del 3 de abril (3)-propuesta por el mismo gobierno británico- ya que se esperaba su veto, en cierta medida, debido a las buenas relaciones existentes por la actitud de abstención adoptada por Argentina durante el boicot cerealero decretado por el gobierno de James Carter. No obstante ello, la URSS se abstuvo, y la imprevisión argentina fue la de no pensar que para la URSS éste era, en primer lugar, un conflicto netamente occidental, a la vez que, la superpotencia oriental, sólo se beneficia cuando existe un conflicto y no cuando no lo hay; razón de más para abstenerse en la votación.

La inminencia de un ataque armado por una potencia extracontinental -Gran Bretaña-, que ponía en peligro, no sólo la seguridad argentina, sino también la de América Latina, motivó el pedido a una Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, de acuerdo con los artículos 6 y 13 del TIAR. La reacción fue muy auspiciosa, ya que la convocatoria fue aprobada por 18 votos a favor, ninguno en contra y tres abstenciones: EUA, Colombia y Trinidad y Tobago.

En un principio se pensó que la actitud abstencionista de EUA estaba motivada fundamentalmente por la mediación que el Secretario de Estado Alexander Haig realizaba desde los primeros días del mes de abril entre Argentina y Gran Bretaña; sin embargo, su comportamiento durante las sesiones de la XX Reunión de Consulta y a partir del inicio de los acontecimientos bélicos, demostró lo contrario.

A excepción de Chile, Colombia, Trinidad y Tobago y EUA -el otro actor dentro del Sistema Interamericano conformado por dos actores: EUA y América Latina(4)-, la reacción del resto de los paises fue totalmente favorable y de apoyo a la posición argentina. Esta vez, por primera vez en la historia del Sistema Interamericano, los latinoamericanos estaban más interesados que EUA en la aplicación de la Doctrina Monroe -por supuesto, según la acepción original de la Doctrina y no según la aplicación que le dio EUA, especialmente desde fines del siglo XIX hasta prácticamente la década de los '70(5)-, sin embargo no lo lograron, debido a la oposición de este país que estaba interesado en la solución del conflicto a través de la Resolución 502/82 (6).

Si bien en este caso se demostró la fortaleza de la región a través de su posición conjunta, también quedó demostrado que los mecanismos del TIAR funcionan cuando EUA se lo propone y dejan de hacerlo bajo las mismas condiciones.

La Resolución adoptada en el seno de la Reunión, es importante desde el punto de vista en que se reconocen los derechos de soberanía de Argentina sobre las Malvinas -aunque no se dice nada sobre las Georgias y las Sandwich del Sur-, pero totalmente inocua desde el punto de vista de los objetivos de la convocatoria de la Reunión, ya que no se pudo poner en marcha ninguno de los mecanismos contemplados en el artículo 8° del TIAR(7).

El día 1° de mayo se inició el ataque británico a las Islas, previa declaración unilateral de bloqueo a una zona de 200 millas a su rededor, que luego se extendió hasta 12 millas de las costas argentinas. Las Georgias habían sido tomadas una semana antes.

La mediación de Haig había fracasado; no se habían podido poner en funcionamiento los mecanismos del TIAR; EUA se volcaba abiertamente en favor de Gran Bretaña y se iniciaba una mediación por parte del Secretario General de la ONU, como alternativa, por la falta de acción concreta del Consejo de Seguridad para el logro del cese de hostilidades -pese al pedido de convocatoria en ese sentido por el delegado de Irlanda- ya que EUA y Gran Bretaña buscaron por todos los medios la postergación de la Reunión a fin de tener vía libre para las acciones bélicas (8). De todas formas, la mediación del Secretario General de la ONU fracasó ya que no pudo lograr establecer puntos de coincidencia entre las partes, por lo que se decidió delegar la responsabilidad nuevamente en el Consejo de Seguridad.

El Consejo de Seguridad, volvió a reenviárselo al Secretario General mediante la Resolución 505/82 por la que se solicita que reanude los esfuerzos mediadores tendientes a lograr un cese de las hostilidades teniendo presente la Resolución 502/82. Para esta nueva tarea, le otorgan 7 días a fin de que presente un informe acerca de los avances de su mediación. Pero nuevamente los resultados fueron totalmente nulos, y mucho antes de la fecha prefijada se consideró por terminada la tarea del Secretario General, pese a que éste continuó hasta el fin del cumplimiento de lo establecido por la Resolución (9).

A esta altura de los acontecimientos la Argentina solicitó que la Reunión de Consulta reanudara sus sesiones a fin de lograr una Resolución que le permitiera una acción efectiva, si fuera posible poniendo en funcionamiento los mecanismos del Art. 8° del TIAR.

El 29 de mayo, el Plenario de Cancilleres adoptó la Resolución II de la XX Reunión de Consulta, pero lamentablemente, pese a la casi unanimidad expresada en la votación, nuevamente nos encontramos con un instrumento inocuo.

En primer lugar, y aunque el delegado venezolano expresó que había que llegar hasta las últimas instancias -lo que significaba poner en funcionamiento los mecanismos del Art. 8° del TIAR, aunque dejando librado a cada país la decisión de actuar- no se pudo hacer una referencia concreta en ese sentido. Simplemente se acordó "solicitar a los Estados parte del TIAR que presten a la Argentina el apoyo que cada cual considere apropiado para asistirla ante esta grave situación y que se abstengan de cualquier acto que pudiera perjudicar ese objetivo. Si fuera el caso, dicho apoyo podrá adoptarse con la coordinación adecuada"(10). En los demás aspectos, la Resolución se acerca más a una manifestación de deseos que a una posición firme por parte de los Estados de la región frente a los hechos vinculados al conflicto: se deplora la actitud del Reino Unido por haber conducido a la frustración de la mediación del Secretario General de la ONU; se expresa la convicción de que es indispensable lograr una solución pacífica y honorable del conflicto bajo los auspicios de la ONU; se insta al gobierno de EUA a que disponga de inmediato el levantamiento de las medidas coercitivas aplicadas a la Argentina y se abstenga de prestar asistencia material al Reino Unido; se insta a los miembros de la CEE a levantar las medidas coercitivas de carácter económico a la Argentina (11).

Es evidente que no se tomaron medidas concretas, del mismo modo que la Resolución refleja cuáles eran las verdaderas posibilidades de los Estados latinoamericanos de adoptarlas. La carencia de un proyecto político latinoamericano previo, además de la ausencia de una clara inserción regional conjunta que refleje sus aspiraciones autonómicas, restó fuerza suficiente a América Latina para adoptar medidas concretas que forzaran la situación existente (12).

El gobierno argentino volvió a reiterar sus esfuerzos dentro del grupo de paises No Alineados, en el que desde 1976, había adoptado una posición totalmente pasiva e incluso de negación de la no alineación. Para poder ganar su aprobación y apoyo, el Canciller argentino debió hacer concesiones en su discurso sobre temas en los que durante todo el proceso iniciado en 1976 hubo una clara posición en contrario. Sin embargo era necesario, para "ablandar" las posiciones duras de ciertos paises como Jamaica, Guyana y Trinidad y Tobago, y la de algunos paises de Asia y Africa, que aunque no planteaban dudas acerca de la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas, sí la tenían respecto de una condena clara a Gran Bretaña (13).

La Resolución obtenida fue de claro apoyo a la Argentina, deplorándose la actitud de Gran Bretaña y de EUA como país sostén de aquélla. Se reitera la necesidad de respetar plenamente los principios de los No Alineados: lucha contra el colonialismo, el neocolonialismo y la oposición a toda forma de dominación extranjera. Pero, en última instancia, se hace un llamado para el cese de hostilidades de acuerdo con la Resolución 502/82 y 505/82 del Consejo de Seguridad de la ONU "en su totalidad", como camino a seguir para la solución del conflicto (14).

Las posibilidades para la Argentina de llevar el tema a la Asamblea General de la ONU, a fin de lograr una Resolución que sacara al tema del conflicto de la situación de estancamiento en que se encontraba en el Consejo de Seguridad, no eran muy claras, especialmente si los No Alineados -grupo mayoritario dentro de la Asamblea General- hacían votos para que se arreglaran las cosas de acuerdo con las Resoluciones del Consejo de Seguridad, aunque, por cierto, consideradas "en su totalidad"; lo que significaba, contemplando también el retiro de las tropas británicas, no sólo las de Argentina.

Las últimas esperanzas para lograr un cese del fuego -con el que Gran Bretaña no estaba de acuerdo, ya que tenía grandes ventajas militares a esta altura de los acontecimientos, pese a la tenaz resistencia de las fuerzas argentinas- se fincaban otra vez en lograr una nueva Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, tratando de llegar al punto de aislar a Gran Bretaña dentro de la comunidad internacional a través de su veto, consiguiendo la votación afirmativa del resto de los miembros.

Sin embargo, la gran sorpresa fue que, pese a que la Resolución: 1) solicitaba un cese del fuego inmediato y la implementación de las Resoluciones 502/82 y 505/82 en su totalidad; 2) autorizaba al Secretario General de la ONU para verificar el cumplimiento de la Resolución; y 3) solicitaba al Secretario General que presentara un informe interino ante el Consejo de Seguridad dentro de las 72 horas, y lo mantenga informado sobre la implementación de la Resolución; fue vetada no sólo por Gran Bretaña sino también por EUA, aunque la delegada norteaméricana -Jeane Kirkpatrick- pidió al Presidente del Consejo que quedara constancia de que su gobierno deseaba a último momento cambiar su veto por una abstención (15).

De esta manera, pese a los nueve votos afirmativos, la Resolución no pudo ser implementada, favoreciéndose la escalada británica en la guerra, que culminó en la toma de Puerto Argentino el 15 de junio de 1982. 



© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Relaciones Políticas entre EUA y América Latina: ¿Predomicio "monroista" o Unidad Americana? , (Buenos Aires, Edic. del Autor, 1994), ISBN: 950-43-5524-2.


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

* Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).

e-Mail: luisdallanegra@gmail.com


(1) Ver BERGER, Martín, El Rescate de las Malvinas, (Buenos Aires, Bruguera, 1982), pág. 15. Asimismo las declaraciones del representante del Reino Unido de Gran Bretaña, Anthony Parsons en la Reunión del Consejo de Seguridad de la ONU del 1o de abril de 1982, publicadas en "Actualidades: Naciones Unidas", publicación del Centro de Información de Naciones Unidas (Buenos Aires, abril 1982), pág. 1.

(2) Ver las declaraciones no desmentidas del Tte. Gral. Leopoldo Fortunato Galtieri durante el ejercicio de la presidencia, a la periodista Oriana Fallaci en Revista "Cambio 16", No 551 (junio 1982), págs. 54-59.

(3) Resolución 502/82 del 3 de abril de 1982, del Consejo de Seguridad de la ONU. "EL CONSEJO DE SEGURIDAD: Recordando la declaración formulada por el Presidente del Consejo de Seguridad en la 2345a Sesión del Consejo de Seguridad, celebrada el 1o de abril de 1982 (S/14944), en la que se instaba a los Gobiernos de Argentina y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte a que se abstuvieran del uso o la amenaza de la fuerza en la región de las Islas Malvinas (Falkland). Profundamente preocupado por los informes acerca de una invasión por fuerzas armadas de la Argentina el 2 de abril de 1982. Declarando que existe un quebrantamiento de la paz en la región de las Islas Malvinas (Falkland). 1. Exige la cesación inmediata de las hostilidades. 2. Exige la retirada inmediata de todas las fuerzas argentinas de las Islas Malvinas (Falkland). 3. Exhorta a los Gobiernos de Argentina y el Reino Unido a que procuren hallar una solución diplomática a sus diferencias y a que respeten plenamente los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas." Aprobada por 10 votos a favor: EUA, Francia, Guyana, Irlanda, Japón, Jordania, Reino Unido, Togo, Uganda y Zaire. Uno en contra: Panamá. Cuatro abstenciones: China, URSS, Polonia, España.

(4) Esto parece no formar parte de la conciencia ni el razonamiento de ninguna élite política latinoamericana, incluso hoy en día.

(5) Pero los latinoamericanos -particularmente los argentinos- tomaron conciencia de ello recién con el caso Malvinas. Ver en Capítulo II las dos acepciones a la definición de la Doctrina Monroe.

(6) Ver Discurso del Secretario de Estado de EUA ante la XX Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, 26-27 de abril de 1982, en "Malvinas: Los Debates en la OEA:, Colección Documentos de Temas Militares 1, dirigida por Armando Alonso Piñeiro, (Buenos Aires, Edic. AP, 1982), págs. 33-34.

(7) Resolución I de la XX Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores. 28 de abril de 1982: "GRAVE SITUACIÓN PLANTEADA EN EL ATLÁNTICO SUR: La Vigésima Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, CONSIDERANDO: Los principios de solidaridad y cooperación interamericanas y la necesidad de encontrar solución pacífica a toda situación que ponga en peligro la paz de América; que se ha producido un peligroso enfrentamiento entre el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y la República Argentina, hoy agravado por los hechos ocurridos en la región de seguridad a la que se refiere el artículo 8° del TIAR; que el fin primordial del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca es el mantenimiento de la paz y de la seguridad del Continente, lo cual comporta, en el caso surgido, asegurar la solución pacífica del conflicto; que es urgente, para facilitar la solución pacífica del conflicto, que cesen las hostilidades por cuanto alteran la paz del Continente y pueden alcanzar imprevisibles proporciones; que es principio invariable del Sistema Interamericano la preservación de la paz y el rechazo solidario por todos los Estados Americanos a la intervención de las fuerzas armadas extra-continentales o continentales contra cualesquiera de las naciones del Hemisferio; que se deben tener en cuenta los derechos de soberanía de la República Argentina sobre las Islas Malvinas, tal como están expresados en importantes resoluciones emanadas de distintos foros internacionales, entre ellos la declaración del Comité Jurídico Interamericano expresada el 16 de enero de 1976, que dice: "Que la República Argentina tiene inobjetable derecho de soberanía sobre las Islas Malvinas"; que se deben destacar los esfuerzos de paz que se realizan, con el consentimiento de las partes, y que la solidaridad interamericana contribuye a ese objetivo, y VISTAS: La Resolución 502 (1982) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la cual debe ser cumplida en todos sus aspectos; la Resolución 359 del 13 de abril de 1982, aprobada por el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos y la Declaración aprobada por unanimidad por los Ministros de Relaciones Exteriores en la sesión de apertura de la Vigésima Reunión de Consulta (Doc. 14/82) y de conformidad con el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, RESUELVE: 1. Urgir al Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte a que cese de inmediato las hostilidades que realiza en la región de seguridad definida por el Artículo 4° del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca y a que se abstenga, además, de cualquier acto que pueda afectar la paz y la seguridad interamericana. 2. Urgir al Gobierno de la República Argentina, para que, asimismo, se abstenga de realizar cualquier acción que pueda agravar la situación. 3. Instar a dichos Gobiernos a que establezcan de inmediato una tregua que permita la reanudación y el normal desenvolvimiento de las gestiones conducentes a la solución pacífica del conflicto, teniendo en cuenta los derechos de soberanía de la República Argentina sobre las Islas Malvinas, así como los intereses de sus pobladores. 4. Expresar la disposición del Órgano de Consulta de dar apoyo, por los medios que estime conveniente, a los nuevos esfuerzos que se adelanten a nivel regional o mundial, con el consentimiento de las partes, orientados a la solución justa y pacífica del problema. 5. Tomar nota de las informaciones recibidas sobre las importantes gestiones del Secretario de Estado de los Estados Unidos de América y expresar sus votos porque contribuyan efectivamente a la solución pacífica del conflicto. 6. Deplorar la adopción por los miembros de la Comunidad Económica Europea y otros Estados, de medidas coercitivas de carácter económico y político que perjudican al pueblo argentino y exhortarlos a que dichas medidas sean levantadas, señalando que constituye un grave precedente por cuanto no están amparados en la Resolución 502 (1982) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y son incompatibles con la Carta de la ONU, de la OEA y con el Acuerdo General de Tarifas y Comercio (GATT). 7. Encargar al Presidente de la Vigésima Reunión de Consulta para que proceda de inmediato a transmitir el llamado contenido en los puntos 1,2 y 3 de esta Resolución, a los Gobiernos del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y de la República Argentina; y expresarles, asimismo, en nombre de los Cancilleres de América, que confía plenamente en que este llamado será aceptado en bien de la paz de la Región y del Mundo. 8. Encomendar al Presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que la haga del conocimiento de los Miembros del Consejo. 9. Mantener abierta la Vigésima Reunión de Consulta especialmente con el objeto de velar por el fiel cumplimiento de esta resolución y de tomar las medidas adicionales que estime necesarias para restablecer y preservar la paz y resolver por medios pacíficos el conflicto surgido.

(8) "Aceptó la Argentina la Mediación del Secretario General de la UN", en Diario "La Nación" (Buenos Aires, jueves 6 de mayo 1982), págs. 1 y 14.

(9) La incapacidad de mediación de los organismos internacionales, particularmente cuando median intereses de las potencias rectoras del sistema, está analizada en el libro La Problemática del Orden, en Dallanegra Pedraza, Luis (et al) "Geopolítica y Relaciones Internacionales", (Buenos Aires, Pleamar, 1981).

(10) Artículo 7° de la Resolución II de la XX Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores. Diario "Convicción" (Buenos Aires, domingo 30 de mayo 1982), pág. 4. También Diario "La Nación", (Buenos Aires, domingo 30 de mayo 1982), pág. 3.

(11) Resolución II de la XX Reunión de Consulta en Diario "Convicción", (Buenos Aires, domingo 30 de mayo 1982), pág. 4. Ibídem, Diario "La Nación", (Buenos Aires, domingo 30 de mayo 1982), pág. 3.

(12) Ver por ejemplo declaraciones del Embajador de Venezuela ante la OEA, Hilarión Cardozo acerca de "la falta de decisión de algunos paises en la región para tomar posiciones menos tímidas", en Diario "La Nación" (Buenos Aires, lunes 7 de junio 1982), pág. 5.

(13) Ver "Definitorio Mensaje del Canciller" en Diario "La Nación" (Buenos Aires, viernes 4 de junio 1982), pág. 3. Asimismo, "Costa Méndez se Reunió con Fidel Castro" en Diario "La Nación" (Buenos Aires, viernes 4 de junio 1982) págs. 1 y 3. También "Votan hoy la Resolución Final en La Habana" en Diario "Convicción", (Buenos Aires, viernes 4 de junio 1982), pág. 6. Igualmente, "Costa Méndez Habló Ayer en la Reunión de Cancilleres de los No Alineados" y "Los Objetivos del Discurso y Algunos Encuentros" en Diario "Convicción", (Buenos Aires, 4 de junio 1982), pág.7.

(14) Ver "Cuba: Apoyo de los Paises No Alineados", en Diario "La Nación", (Buenos Aires, domingo 6 de junio 1982), pág. 2. Asimismo, "Los No Alineados Condenaron a Gran Bretaña", en Diario "Convicción", (Buenos Aires, lunes 7 de junio 1982), pág. 9.

(15) Ver "Gran Bretaña y EUA Vetaron la Resolución del Consejo de Seguridad", en Diario "Convicción", (Buenos Aires, sábado 5 de junio 1982), pág. 6.