DETENCION DE PINOCHET

SIGNIFICADO PARA EL DERECHO INTERNACIONAL Y LA SOBERANIA


©  Luis DALLANEGRA PEDRAZA *


El ex dictador chileno Augusto Pinochet, fue detenido en Gran Bretaña a pedido de un juez español, para que declare sobre crímenes de lesa humanidad cometidos durante su dictadura, contra ciudadanos españoles.

El acontecimiento ocurrió durante un viaje que hizo a Gran Bretaña para operarse de una hernia a la columna, llevando pasaporte diplomático expedido por el gobierno chileno atendiendo a su condición de "senador vitalicio".

El gobierno británico dijo no reconocer la condición de inmunidad otorgada por el pasaporte toda vez que no se trata de un diplomático acreditado.

El gobierno chileno manifestó que debe reconocerse la inmunidad otorgada al General Pinochet, a la vez que considera que la decisión del gobierno británico desconoce la soberanía chilena, indicando que el General Pinochet debe ser juzgado de acuerdo con las leyes chilenas.

No obstante, la posición en el gobierno del General Pinochet -senador vitalicio-, el otorgamiento de un pasaporte diplomático que le da inmunidad internacional, el poder real de que dispone el propio Pinochet en su país, teniendo apoyo mayoritario en el senado, hacen pensar que el gobierno chileno no se orienta en el sentido de juzgar a Pinochet de acuerdo con las leyes chilenas, sino a dejar las cosas como están.

Por otra parte, pareciera que otros gobiernos, -en este caso el británico y el español- hacen la tarea que las "democracias" (?) latinoamericanas no están dispuestas a hacer; a la vez que debe recordarse que son organismos de derechos humanos (actores transnacionales) los verdaderos impulsores de la búsqueda de justicia en estos casos.

Acá se observan dos nuevas situaciones interesantes apuntando hacia el futuro del sistema mundial y su orden; Por un lado, la relevancia de nuevos actores (en este caso particular las ONG's vinculadas a los derechos humanos) y por el otro, nuevos procedimientos internacionales.

Sobre el tema de los "actores internacionales" habría que decir que hay cambios significativos, no sólo numéricamente: son prácticamente el cuádruple que cuando nació Naciones Unidas (en 1945, 51 Estados y hoy 1998, 200 Estados), sino que también son heterogéneos, dado que intervienen en los asuntos y toma de decisiones gran cantidad de actores transnacionales, como las ONG's, las empresas multinacionales, las trading companies, la banca, los fondos de pensión, los fondos de seguro, y algunos actores significativos aunque espurios, como los narcotraficantes, los terroristas, etc..

En materia de derechos humanos, no son los Estados los que los hacen respetar, sino y a instancia de organismos no gubernamentales.

En el contexto de los actores estatales, habría que agregar que hay algunos que tienen "supra-soberanía", por ejemplo Estados Unidos y otros que tienen "soberanía condicionada" (1); en este último caso la gran mayoría de los Estados en la "periferia".

Chile entra dentro de estos últimos países, con el agregado de que, internamente, el gobierno carece del control del país, al menos en los aspectos que hacen a justicia, derechos humanos y fuerzas armadas.

Respecto de "nuevos procedimientos internacionales" también hay muchas novedades que harían pensar, incluso, en la posibilidad de la emergencia de un nuevo derecho internacional.

Para ordenarnos un poco y explicar y ejemplificar sobre qué quiero decir con esto, voy a dar algunos ejemplos:

Podría comenzar con la invasión de Estados Unidos a Panamá a fines de 1989, en la que se desplazaron en un solo día más de 25 mil soldados norteamericanos, y el juicio en tribunales norteamericanos del ex presidente panameño Noriega, quien está encarcelado en Estados Unidos. Noriega no fue juzgado por crímenes de lesa humanidad, sino por cargos de narcotráfico.

Las constantes manifestaciones del gobierno norteamericano para juzgar ciudadanos colombianos por narcotraficantes en tribunales norteamericanos, constituyen un ejemplo adicional.

La Ley Damato y la Ley Helms-Burton -leyes federales norteamericanas- que plantean sanciones a aquellos Estados que comercien o inviertan, en el primer caso en Irán en el segundo caso en Cuba, muestran cómo la ley federal norteamericana se comporta como una ley internacional sin formar parte de un tratado.

Más grave aún es la iniciativa 187 -legislación estadual, no federal- del gobierno de California contra los ciudadanos indocumentados, con el agregado de la iniciativa 209 sobre defensa de los derechos civiles.

El antecedente remoto de esta conducta norteamericana se encuentra en la justificación del senado norteamericano para no aprobar el ingreso de Estados Unidos como miembro de la Sociedad de Naciones, alegando que "no hay ley internacional por sobre la ley federal norteamericana".

Otro ejemplo que muestra novedad en los procedimientos internacionales está dado por la respuesta que el Secretario de Comercio argentino, le dio a los empresarios textiles de este país, que se quejan por el perjuicio que les produce la importación de productos que ellos fabrican. La respuesta que les dio fue, que reúnan todos los antecedentes del perjuicio que reciben y que lo presenten a la Organización Mundial de Comercio (OMC) para que contemple un trato especial (2). En otras oportunidades no lejanas, el Estado se hacía cargo de estos temas, ahora las empresas -¿la sociedad civil en general en los diferentes temas que le competen o perjudican?- deben y pueden hacerlo de manera directa sin que intermedie el Estado.

¿La sociedad civil chilena -y de otros países- deberá recurrir a tribunales internacionales o a buscar el apoyo de la sociedad civil internacional para obtener satisfacción de sus demandas?

El caso del General Pinochet, ¿debe contemplarse dentro del terreno de la inmunidad internacional; de la incapacidad del gobierno chileno para juzgarlo, por lo tanto de la impunidad en su país; del desinterés -en interés de la pacificación (?) nacional- por parte de gobierno de juzgarlo?

Este caso va a traer precedentes. Por un lado, respecto de la extraterritorialidad para situaciones que tienen que ver con crímenes de lesa humanidad  ¿Debería pensarse lo mismo para el narcotráfico, el terrorismo y la corrupción?. Por el otro, para la cantidad de casos pendientes o mal resueltos en otros países latinoamericanos que han vivido dictaduras y situaciones similares.


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).


e-Mail:
luisdallanegra@gmail.com
Home   Arriba  A Debates    A Indice General    A Derechos Humanos 

*  © DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Tendencias del Orden Mundial: Régimen Internacional, (Bs. Ais. Edición del Autor, 2001), Cap. XV.

(1) Sobre este particular sugiero ver el interesante trabajo de la Profesora norteamericana Lydia W. GARNIER. "Soberanía Limitada: ¿Soberanía Nacional del Siglo XXI?", en GEOSUR, Vol. XIX, N° 220, Montevideo, Uruguay, Julio-Agosto 1998, págs. 9-20.

(2) Textiles en Crisis, Diario La Nación, Buenos Aires, 4 de octubre de 1998.