Tapa Conflicto en Colombia

 

Home







No hay camino para la Paz,

la Paz es el camino

Mahatma Gandhi (1869-1948)





Introducción

La Paz es el camino”, pero ese camino, es una construcción compleja y dinámica, en la que resulta importante que intervengan todos los actores y sectores; fundamentalmente si estamos hablando de democracia, ya que este concepto implica el Gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo 4 y el hecho de que haya “representantes”, es a los efectos de facilitar la institucionalidad, no de impedir, ni siquiera postergar, la participación.

Si un régimen asegura el orden, el resultado es la pacificación -“Pax”-; si además de asegurar el orden, realiza la justicia, el corolario es la “Paz” 5. Eso es a lo que toda sociedad aspira: a la “Paz”; a que no sólo haya orden, sino que éste vaya acompañado de justicia, en términos equitativos y distributivos.

En toda sociedad, por lógica, se tiende al “mantenimiento” del orden ya que es esencial a los efectos de afirmar la “gobernabilidad”. El orden, es la resultante presunta de un “pacto social” institucionalizado en la Constitución -en términos aristotélicos- vigente en esa sociedad -de modo real no sólo formal 6-. Pero también hay demandas por situaciones insatisfechas que, en muchos casos, promueven desorden 7, lo que genera un proceso interactivo que se realimenta permanentemente, entre demandas -internas y externas- y el mantenimiento del orden o la gobernabilidad 8.

El problema central que se plantea, independientemente de sus características, es la disyuntiva entre mantenimiento del “orden” y administración de “justicia” -satisfacción de demandas-. La tendencia “natural” del sistema 9 -quienes lo conducen 10- es al mantenimiento del orden con el mínimo de otorgamiento de las demandas planteadas 11, de forma tal de mantener el statu quo con el mínimo de concesiones.

Los reclamantes de justicia son desordenadores y, los ordenadores -los “conductores o direccionadores” del sistema- utilizan los parámetros del sistema que los beneficia desde el punto de vista de los intereses de seguridad y económicos, por lo que tienen su propio modelo de justicia y no necesariamente el de los reclamantes. De esta manera, el sistema -quienes lo conducen- funciona alrededor de una constante búsqueda por el mantenimiento del orden, frente a los “impactos” provocados por las demandas -independientemente de la legitimidad/ilegitimidad de las mismas- dejando como saldo final de la restauración del orden, la “justicia” planteada por los “ordenadores”, quedando el conflicto en un estado de permanente latencia ya que no se va al fondo de la cuestión 12. A este proceso se lo llama “pacificación” -“Pax”- 13 y es uno de los ejes centrales de organismos internacionales como la ONU en su Capítulo VII y por ende del “orden” mundial 14. Este proceso, en algunos casos, puede llegar a situaciones extremas y, en éstas, hay que revisar al sistema y, por sobre todo, al pacto social, que ha perdido la vigencia original 15.



© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, “Paz o Pax” en América Latina: Conflicto en Colombia, (Córdoba, Edic. del Autor, 2017), ISBN: 978-987-33-2238-9, eBook, CDD 327.1


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET) 1988-2013.
e-Mail: luisdallanegra@gmail.com



4 Discurso de Gettysburg de Abraham Lincoln, 19 de noviembre de 1863.
5 Goldschmidt, Werner, Introducción Filosófica al Derecho: La Teoría Trialista del Mundo Jurídico y sus Horizontes, (Buenos Aires, Depalma, 1968), pág. 353.
6 Al menos se espera y se busca eso, aunque no siempre se dé. Muchas veces la Constitución Formal no coincide con la Real, y nada se hace para adaptarla o hacer los cambios estructurales necesarios para que la vigencia del pacto predomine.
7 El cambio -no la estabilidad- es la resultante de un proceso natural entrópico.
8 Este proceso interactivo sistémico y retroalimentado, ha sido muy bien estudiado por Easton, David, A Framework for Political Analysis, (Englewood Cliffs, 1965). Hay traducción al español, Easton, David, Esquema para el Análisis Político, (Bs. As., Amorrortu, 1969).
9 Sea este interno o internacional.
10 Ya que a todo sistema, interno o internacional se lo puede ver a través de quienes lo “direccionan”, sean electos o no.
11 Ver, Easton, David, Esquema para el Análisis Político, (Bs. As., Amorrortu, 1969). También, Kaplan, Morton, System and Process in International Politics, (New York, John Wiley and Sons, 1957). La temática la he trabajado en Dallanegra Pedraza, Luis, Realismo-Sistémico-Estructural: Política Exterior como Construcción de Poder, (Córdoba, Edic. del Autor, 2009), ISBN: 978-987-05-6072-2.
12 La ley primera de todo sistema es la supervivencia, y la ley primera de los miembros de todo sistema, es encontrar la mejor posición para sus aspiraciones, intereses y necesidades, de manera tal que, en forma asimétrica, actuarán e interactuarán en forma intercondicionada -dentro de los parámetros sistémicos-, para modificar o mantener el statu quo, según su conveniencia y posibilidades. Uno de los que mejor ha estudiado al sistema, sus características y leyes ha sido Kaplan, Morton, System and Process in International Politics, (New York, John Wiley and Sons, 1957), Political System.
13 Goldschmidt, Werner, “Introducción Filosófica al Derecho: La Teoría Trialista del Mundo Jurídico y sus Horizontes”, (Buenos Aires, Depalma, 1968), pág. 353. También, Ciuro Caldani, Miguel Angel, “Estudios de Filosofía del Derecho Internacional Privado”, (Rosario, Fundación para las Investigaciones Jurídicas, 1997).
14 Téngase en cuenta que la ONU ha sido creada para ser conducida por el Consejo de Seguridad (CS), que es el “órgano de Gobierno”, no por el Consejo Económico y Social (ECOSOC), que contempla todas las temáticas de desarrollo y bienestar de las naciones; y menos aún por la Asamblea General, en la que están representados todos los Estados, pero cuyas resoluciones carecen de fuerza ejecutoria, salvo moral. Como ejemplos, tómese el voto mayoritario, durante años, en el Comité de Descolonización de la ONU a favor de un proceso de negociación sobre la soberanía en Malvinas, que Gran Bretaña (miembro permanente del Consejo de Seguridad), con un mayor poder, decide no cumplir ya que afecta sus propios intereses y el de muchos aliados suyos, por ejemplo Estado Unidos. Igualmente se puede hacer referencia al voto mayoritario a favor de la creación de un Estado Palestino, sin el cumplimiento efectivo por Israel con el apoyo de Estados Unidos. Se podría abundar en muchísimos ejemplos más.
15 Este proceso de revisión, no es la resultante de una “convergencia” de mentes esclarecidas, sino de la construcción de poder -en la medida de su toma de conciencia (no obnubilada por dogmatismos), de sus capacidades y de sus posibilidades- por parte de quienes están en situaciones desventajosas, para poder lograr el cambio de statu quo en su beneficio. De otra manera, los que están “conduciendo” el sistema, harán cambios según y en la medida de sus propios intereses -gatopardismo-.