Tapa Conflicto en Colombia

 

Home







Capítulo XXV

Santos decide “Negociar Bajo el Fuego” pero no Acepta el Fuego de las FARC

El Presidente Santos, dejó totalmente visible su postura, respecto de sus intensiones en el proceso de negociación, al plantear desde su inicio, frente a la continuidad de respuestas militares que las FARC daban:

Si la escalada terrorista continúa, el proceso de Paz puede terminar, ya que la guerrilla está jugando con “candela”.

Paz” para Santos -como para todos los anteriores Gobiernos- ha implicado más una “pacificación” -Pax-, que buscar el fin de las causas estructurales que han hecho que el país estuviera en constante conflicto, prácticamente desde su independencia.

Ha puesto al país frente a la imagen, entre el modelo del Gobierno y el accionar de la guerrilla, indicando que con sus operaciones, lo que lograban era:

Cavar su propia fosa política, porque eso es exactamente lo que hace que la gente los rechace cada vez más”. Esta situación no puede seguir indefinidamente “porque el pueblo colombiano se confunde y no entiende. Yo sabía desde el principio que iba a ser difícil explicar: ¿por qué es que hablan ustedes en La Habana de Paz y aquí siguen en guerra?” 847.

Difícilmente la población -en cualquier país-, vea con buenos ojos una guerra civil, pero eso no implica que haya una actitud complaciente, con un accionar por parte del Gobierno, que les otorga mayores costos que beneficios. La pasividad social, que forma parte de la cultura en países como los latinoamericanos, es el principal factor que permite que, por “arriba”, haya manejos que benefician, en gran medida, a los sectores y grupos corporativos en desmedro de la población en general, a la vez que, por “abajo”, se genere malestar y, muchas veces, detone en actividad insurgente y, peor aún, se den enfrentamientos al interior del pueblo mismo.

Por la supuesta captura de dos policías en el departamento del Valle por parte de las FARC, el Jefe de la Delegación gubernamental, Humberto De La Calle, amenazó cancelar definitivamente el proceso de Paz.

No hagan perder el tiempo”. “Las FARC se equivocan si creen que con ese tipo de acciones van a obligar al Gobierno a un cese bilateral del fuego. No vamos a entrar en conversaciones para regularizar el conflicto, como dicen las FARC”, porque esta “es su vieja pretensión de institucionalizarlo y prolongarlo indefinidamente” 848. La razón de ser de la Mesa de Conversaciones en La Habana es discutir la terminación del conflicto, pues eso fue lo que se pactó 849.

Sólo Habrá Cese el Fuego Bilateral con la Firma de la Paz

En diciembre del 2014, las FARC anunciaron:

Declarar un cese el fuego unilateral y a las hostilidades por tiempo indefinido, que debe transformarse en armisticio. Para el logro de su pleno éxito, aspiramos contar con la veeduría de UNASUR, CELAC, el CICR, y el Frente Amplio por la Paz. Este cese el fuego unilateral, que deseamos se prolongue en el tiempo, se daría por terminado solamente si se constata que nuestras estructuras guerrilleras han sido objeto de ataques por parte de la fuerza pública. Es nuestro anhelo que el pueblo soberano asuma también y de manera protagónica esta veeduría, dado que con ella se busca el beneficio de la patria lacerada y un homenaje a las víctimas de ayer y de hoy”.

El Gobierno de Colombia no aceptó la verificación del cese de hostilidades que las FARC propusieron que hicieran organismos internacionales, indicando que no cesaría su actividad militar. En un comunicado de la Presidencia de Colombia se dijo:

El día de ayer las FARC anunciaron que el 20 de diciembre del 2014 iniciarán un cese el fuego unilateral y de las hostilidades por tiempo indefinido. El Gobierno Nacional valora en toda su dimensión esa decisión, que va en la dirección correcta, y quiere hacer las siguientes observaciones:

Este es un buen inicio para un proceso de desescalamiento de las hostilidades en el territorio nacional que desemboque, si llegamos a un Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto, en un cese el fuego y de hostilidades bilateral y definitivo con su debida verificación, en concordancia con la Agenda del Acuerdo General del 2012. A este paso inicial se le deben sumar, a la mayor brevedad posible, las medidas de desescalamiento que se han venido discutiendo en La Habana.

El Gobierno evaluará el cumplimiento de esta decisión por parte de las FARC. El país no puede ni quiere repetir experiencias del pasado, en las que anuncios de cese el fuego sólo fueron cumplidos parcialmente. Toda actividad armada y toda amenaza contra la población civil debe cesar.

La exigencia de verificación para el cese unilateral, es una condición que el Gobierno no acepta. Estamos dispuestos a iniciar la discusión sobre el tema de verificación para el eventual cese bilateral y definitivo cuando se dé inicio formalmente a la discusión del Punto Tres (3) de “Fin del Conflicto”.

En todo caso el Gobierno continuará cumpliendo con su indeclinable deber constitucional de garantizar y proteger los derechos de los colombianos 850.

Obviamente, el denominado “deber constitucional de garantizar y proteger los derechos de los colombianos”, implica continuar con los ataques militares por parte del Gobierno.

El Presidente Juan Manuel Santos señaló que si bien es un buen paso el dado por las FARC, deben dar más gestos de Paz. El Gobierno Nacional conserva los condicionales que siempre ha mantenido durante las negociaciones para iniciar un cese bilateral de las acciones bélicas, consiste en un Acuerdo definitivo, producto de los diálogos de La Habana 851.

Se Generan Confusiones con el Cese el Fuego Unilateral de las FARC

Con ocasión del episodio del Br. Gral. Rubén Darío Alzate, retenido por un frente de las FARC en el Departamento del Chocó a principios de noviembre del 2014 y su posterior liberación, se profundizó el debate sobre los riesgos de llevar a cabo los diálogos de La Habana en medio del conflicto y los enfrentamientos militares. Aislar las conversaciones de lo que sucedía en Colombia con el conflicto social y armado, generaba enormes tensiones e incertidumbres entre la opinión pública y la ciudadanía. En ese sentido, se planteó la necesidad de un desescalamiento del conflicto para darle credibilidad y legitimidad a la Mesa de Conversaciones.

El 5 de enero del 2015, al termino de una reunión con expertos en solución negociada de conflictos, el Presidente Juan Manuel Santos dijo que lo que debía proceder era superar la desconexión entre lo que sucede a nivel nacional en materia de conflicto y la Mesa de Conversaciones de La Habana, buscando dar un mensaje a la voz guerrerista de la ultraderecha “uribista” que, junto con algunos sectores militares han buscado, por todos los medios, desacreditar y descalificar cada paso en la tarea de ir en la dirección de una Colombia en Paz 852.

El comentario del Presidente Santos, fue interpretado como un asentimiento al pedido de las FARC de un “cese el fuego bilateral”.

No obstante, Santos inmediatamente desmintió que hubiera cambiado las órdenes a las fuerzas militares con respecto a la persecución de las FARC. No es cierto que se esté ya buscando un cese el fuego bilateral con la guerrilla estando en desarrollo el proceso de Paz. “Cese el fuego bilateral será discutido cuando llegue el momento adecuado” 853.

Los Hechos van en Dirección Opuesta a las Palabras

El Presidente empleó de mil modos la bandera de la solución civilizada al conflicto armado. Manifestó su devoción por figurar en la historia como el hombre que consiguió la Paz. Ha reñido incluso con los declarados defensores de la solución militar. Pactó con la insurgencia una Agenda sobre la cual realizar conversaciones definitivas. Se ha ufanado de los avances alcanzados y habló de perseverar. Hasta promocionó en el exterior el postconflicto.

Sin embargo, su actitud y sus hechos han resultado mucho más reveladores que sus palabras. Una sola idea parece obsesionarlo:

Rendir la insurgencia, obligarla al desarme, la entrega y la desmovilización.

Es el único resultado que para él cabe asemejar con la Paz. La Mesa de La Habana es vista por el Gobierno nacional, como el escenario que facilitará la mecánica ordenada de la admisión de su derrota por parte de las FARC.

No lo expresan abiertamente, pero resulta imposible ocultarlo. El paso del tiempo -como las corrientes marítimas-, va revelando lo que se esconde debajo.

El Presidente siempre presumió con la consigna israelí:

Dialogar como si no hubiera guerra y hacer la guerra como si no hubiera diálogos.

Negociar en medio del conflicto ha sido su posición permanente desde las primeras aproximaciones. Las reglas del juego que siempre reclamó fueron:

Que nada de lo que ocurriera en los campos de batalla tendría por qué afectar el curso de las conversaciones.

Impuso, incluso, que las conversaciones en La Habana fueran ininterrumpidas.

Así quedaron excluidas de entrada en el Acuerdo General, las posibilidades de congelamientos o suspensiones. Lo que no excluyó su derecho a ordenar al alto mando militar, al menos una o dos veces por semana en sus discursos, arreciar con toda su fuerza y poder contra las FARC. El Presidente nunca ha cesado de proclamarse como el primer enemigo de la guerrilla, el que más la ha golpeado, el que ha conseguido matar medio centenar de mandos de todas las categorías.

Así que nada debería argumentar en contra del accionar militar de las FARC, contra unidades del ejército nacional, en ejercicio de sus actividades de guerra y en sus áreas de operaciones. Pero decidió hacerlo, ordenando la suspensión del proceso y violando en forma flagrante no sólo su propia retórica sino los términos del Acuerdo General. La guerra vale y se aplaude si proviene del Estado, pero resulta reprochable si la realiza el adversario atacado.

En realidad no se trató de un ataque propiamente dicho, sino que la guerrilla retuvo -el Gobierno lo calificó de secuestro- al Br. Gral. Rubén Darío Alzate, en noviembre del 2014. En un comunicado, el Bloque Guerrillero Iván Ríos, expresó:

En ejercicio de sus tareas de seguridad, interceptaron, en uno de los retenes móviles que mantienen a orillas del río Atrato, el bote en que se trasladaba el Br. Gral. del ejército nacional, en servicio activo, Rubén Darío Alzate Mora, Comandante de la denominada Fuerza de Tarea Conjunta Titán que opera en esta zona del país, y en su compañía viajaban el Cabo segundo del ejército Jorge Contreras Rodríguez y la señora Gloria Urrego, abogada al servicio de la unidad militar.

El Br. Gral. Alzate, rompió todos los protocolos de seguridad y estaba de civil en “zona roja”, lo que hizo que el propio Presidente se preguntara y decidiera interpelar al Ministro de Defensa, acerca de esta situación inusual y no consultada a él en su carácter de Comandante Supremo de las fuerzas armadas.

El Gobierno puso como condición, para reanudar un proceso de diálogo suspendido arbitrariamente, que la contraparte hiciera rápida entrega de sus prisioneros de guerra, equivalente a un secuestro del proceso de Paz por parte del Presidente, poniendo de manifiesto que los diálogos de La Habana, no eran más que un simple instrumento, en una estrategia final de guerra. El Presidente, con su suspensión, derribó el tablero donde se jugaba la partida, y las FARC concluyeron que con eso destruyó la confianza.

Para la dirigencia de las FARC, las conversaciones de La Habana, se llevaban a cabo en un pie de desigualdad, toda vez que el Gobierno no cumplía con lo acordado. De acuerdo con el Secretariado:

Resulta difícil y complicado hacer comprender al Estado colombiano, a su Gobierno, a las clases en el poder, que el conflicto de medio siglo al que buscan poner fin con este proceso de negociaciones, se explica por las causas que lo originaron y sostienen.

Entre esas causas, además de la inequidad y las injusticias galopantes en el país, la más destacable es la intolerancia política, la persecución declarada contra quienes plantean alternativas distintas al régimen. La violencia oficial, por la vía militar, policial o paramilitar, se encuentra en la base del alzamiento armado. Las FARC están convencidas de que esta guerra no se hubiera producido jamás, si el crimen y la persecución no se hubieran ensañado sistemáticamente contra los personeros de la oposición al régimen oligárquico. Ha sido tanta y tan reiterada la intención oficial de aniquilar la inconformidad, que se volvió legítimo apelar al recurso de las armas para hacer política. Allí es donde centran el núcleo del proceso de Paz.

Gobierno y guerrilla, deberían desmontar todas las formas de violencia política en Colombia. La oficial y la insurgente. Reconocer las responsabilidades que quepan por cada parte, ante el mundo, la nación y las víctimas. Hacer lo imposible por resarcirlas. Pero deben abrirse definitivamente las puertas al ejercicio de la oposición política a todas las corrientes, con plenas garantías, sin excluir a ninguno, pacífica y legalmente.

El Comandante de las FARC, en un mensaje, manifestó que el Gobierno de Santos:

Aún en la actualidad vuelve a insistirnos en muestras de Paz, en gestos contundentes que demuestren nuestra voluntad de reconciliación. Como si fuera poca cosa haber recibido al enviado del Presidente, después que nos insultara públicamente y suspendiera el proceso de Paz en violación abierta a lo acordado. Como si no valiera nada haber continuado conversando, pese a que el Presidente ordenó el asesinato de nuestro Comandante Alfonso Cano. Gestos de Paz. Seamos serios, Santos 854.

Si quieren Seguir Negociando que las FARC Entreguen las Armas

El Procurador General, Alejandro Ordóñez Maldonado -en su intervención en la Universidad de Harvard, Estados Unidos- manifestó la necesidad de que las FARC entreguen las armas como requisito indispensable para reanudar las conversaciones suspendidas unilateralmente por el Gobierno de Santos.

Las FARC plantearon que había que suspender la guerra no el proceso de Paz. Consideraron que se debía abordar ya un cese el fuego bilateral, que generaría un medio ambiente más tranquilo y evitaría otros incidentes.

El Procurador General planteó que para que el diálogo reanude, debían existir por los menos tres requisitos esenciales:

1) disolver el “aparato criminal” de las FARC;

2) que acepten su “condición de victimarios”; y

3) que reconozcan los derechos de sus víctimas durante el conflicto armado interno que cumple cincuenta años.

Nadie en Colombia objeta el esfuerzo del Gobierno para lograr la Paz, pero se deben definir unos mínimos”. Ante los cuestionamientos, el Procurador General manifestó que en los últimos meses se ha anulado la expresión “enemigos de la Paz” de la jerga política y social en Colombia, para ser remplazada por una crítica que intenta ser constructiva para afianzar los Acuerdos que allí se han firmado.

Una Paz con la impunidad que pretenden las FARC es una Paz mal hecha”. Se pueden buscar penas alternativas para los máximos comandantes del grupo guerrillero, “incluso que paguen en otros países con supervisión de la CPI”.

Rechazó la propuesta del Fiscal General, Eduardo Montealegre para que los guerrilleros paguen con trabajo social sus penas:

Eso es impunidad, es una Paz no sostenible”. Los Acuerdos que se firmen entre las dos partes no pueden desconocer tratados internacionales ni decisiones de la Corte Constitucional. “La Mesa de La Habana no es soberana”.

Las FARC deben utilizar el dinero que han adquirido con actividades ilegales para la reparación de las víctimas. “Si no es así, estamos ante una gigante operación de lavado de activos”. Las FARC es el grupo terrorista con más dinero en el mundo.

Los últimos actos de las FARC contra la población civil así como el secuestro de militares 855, han creado en la opinión pública colombiana un ambiente de “escepticismo” frente a los Acuerdos que se firmen en La Habana. “Entregar el Gral. Alzate no es un acto de buena voluntad. Es que las FARC no lo debieron secuestrar 856.

Luego de Suspensión de Diálogos lo que se Viene en La Habana

Luego de la suspensión del proceso de negociación por la retención del Gral. Rubén Darío Alzate, los diálogos de La Habana ¿experimentarían cambios, quiebres en su modelo, expectativas y perspectivas?

Iván Márquez señaló desde Cuba que las FARC esperaban una modificación en el modelo de negociación. Claramente el objetivo era llegar a un cese bilateral de hostilidades militares, no aceptado por el Gobierno.

A la desconfianza del pueblo colombiano con las FARC, se sumó una cada vez más alta insatisfacción con los avances del proceso de negociaciones. Las FARC, continuaron pensando que sus posiciones representaban algo más que sus intereses. A los equipos negociadores no les restaba más que avanzar en la Agenda pactada de la forma más rápida posible, y comenzar a pensar en una estrategia fuerte de difusión de Acuerdos, especialmente para que los Acuerdos Parciales se socializaran y discutieran en la mayoría de la sociedad que no tuvo conocimiento concreto ni participación.

El Gobierno nacional no mostró que tuviera una propuesta de modelo de reinserción. ¿Cuál es la estrategia de financiación del postconflicto más allá de pedir plata afuera?

Si la negociación con las FARC era la prioridad, si el comienzo de la construcción de la Paz arrancaba con su desmovilización, el Gobierno nacional necesitaba dejar de hablar y comenzar a trabajar en ella, en Colombia, no sólo en La Habana 857.

Las negociaciones en La Habana retomaron su actividad, sin los cambios buscados por parte de las FARC.

Persiste la Confusión sobre el Cese el Fuego Unilateral

El 15 de abril del 2015, hubo un choque entre un frente de las FARC, en el Municipio de Buenos Aires, Departamento del Cauca, con miembros de la fuerza pública, dejando como saldo la muerte de once (11) militares y veinte (20) heridos. Para miembros de las fuerzas armadas y del Gobierno colombiano, las FARC “rompieron la tregua” que habían anunciado en el mes de diciembre del 2014.

Inmediatamente surgieron voces pidiendo el final del proceso de Paz en La Habana. El Presidente Juan Manuel Santos, anunció el retorno de los bombardeos pero pidió acelerar la negociación.

En 1987, durante el proceso de negociación con el entonces Presidente Virgilio Barco Vargas, ocurrió un hecho similar en el Departamento de Caquetá, y ese fue el pretexto para terminar los Diálogos de Paz iniciados. En su alocución, Virgilio Barco dijo:

En cualquier parte del territorio nacional donde sea atacada la fuerza pública, el Gobierno entenderá que se terminó el cese el fuego” 858.

El Gral. Jaime Lasprilla, Comandante del ejército nacional, manifestó que fue una “emboscada de las FARC en el Cauca”, e instó a la guerrilla a cesar toda actividad criminal.

Los hechos que se presentaron, “atentan contra los colombianos. Cuando se habla de fin de las hostilidades significa que debe cesar toda acción criminal relacionada con narcotráfico, extorsión, minería ilegal y reclutamiento de menores. Este hecho que sucedió (… lo) consideramos violatorio de esos compromisos frente a la mano tendida del señor Presidente y la confianza del pueblo colombiano”.

El Presidente Santos, en una reunión del Consejo de Seguridad en la sede de la Tercera División del ejército en Cali, en la que participaron el Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, el Fiscal General, Eduardo Montealegre, el Defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, y los altos mandos militares, manifestó:

El incidente fue producto de un ataque deliberado, no fortuito, de las FARC, y esto implica un claro rompimiento de la promesa de un cese el fuego unilateral. Este es un hecho condenable, que no quedará impune, exige medidas contundentes y tendrá consecuencias. A los actores de este infame hecho los vamos a perseguir hasta dar con ellos (...) Y que les quede muy claro a las FARC: no me voy a dejar presionar, óigase bien, no me voy a dejar presionar por hechos infames como éste para tomar una decisión sobre cese el fuego bilateral.

Uno de los negociadores de las FARC en La Habana, Pastor Alape, había manifestado que los hechos obedecieron a una acción defensiva y no a una emboscada:

La muerte de once (11) uniformados en zona rural de Buenos Aires, en el norte del Cauca, es consecuencia de la “ofensiva permanente de las tropas oficiales contra nuestras unidades en tregua unilateral. A todas luces esto tiene su causa en esa incoherencia del Gobierno de estar ordenando operativos militares contra una guerrilla que está en tregua. Lo que están clamando los campesinos es que ese cese el fuego unilateral de las FARC se extienda y sea bilateral (...) estos hechos hay que pararlos, es necesario parar esta guerra, es necesario hacer esfuerzos para que dejemos de ver madres llevando a sus hijos a los cementerios. Señor Presidente Santos, la tregua bilateral es urgente. Hacemos un llamamiento expreso al Gobierno en estos momentos a mantener la cabeza fría y no adoptar medidas poco meditadas que puedan poner en peligro el avance de los diálogos y el mantenimiento del cese unilateral del fuego” 859.

Los negociadores de las FARC en La Habana, hicieron la petición concreta de que el Frente Amplio por la Paz y los países garantes y acompañantes en los diálogos: Noruega, Cuba, Venezuela y Chile, además de la Cruz Roja Internacional y UNASUR, envíen cuanto antes una misión al Cauca, para verificar lo ocurrido y elaborar un informe con recomendaciones que eviten la repetición de estos hechos 860.

El Fiscal General de la Nación, Eduardo Montealegre, indicó que, según la investigación que llevaron a cabo:

Las FARC utilizaron artefactos explosivos no convencionales, lo que “constituye un crimen de guerra” por lo que se registró un homicidio agravado en persona protegida. “Un ataque donde se causan daños y sufrimientos innecesarios está prohibido por el Derecho Internación Humanitario, por lo que las FARC también tendrán que responder por la forma en que realizaron esta emboscada contra la fuerza pública. Cuando los miembros de las fuerzas armadas permanecen fuera de combate o en una condición análoga, gozan del status de persona protegida. Cualquier atentado contra su integridad se considera una infracción al Derecho Internacional Humanitario. Es importante anotar que el ataque se trató de una emboscada a altas horas de la noche cuando los miembros del ejército nacional se encontraban descansando” 861.

En comunicado, las FARC dijeron sobre las declaraciones del Fiscal General de la Nación:

No entendemos que en pocas horas, para una parte se valide el marco del DIH a fin de que las acciones del ejército oficial sean vistas al amparo de esa normativa, poniéndolos en la categoría de persona protegida y, en cambio, para la guerrilla, se niega la aplicación de sus principios de manera injusta” 862.

La vocera del Departamento de Estado de Estados Unidos Marie Harf, a través de un comunicado, expresó la posición de su Gobierno, manifestando que:

Condena el brutal ataque en el Cauca”, por constituir “una directa violación del cese el fuego. Apoyamos la decisión del Presidente Santos de mantener las negociaciones (de Paz) pero también de levantar la suspensión de los bombardeos aéreos a las FARC 863.

Comunicado de las Organizaciones Indígenas y Afrodescendientes del Cauca

Las organizaciones indígenas y de afrodescendientes del norte del Cauca han rechazado el ataque realizado por las FARC en la Vereda de Esperanza, Municipio de Buenos Aires. La Asociación de Cabildos Indígenas (ACIN) en su comunicado del 16 de abril del 2015, condenó el hecho que calificó como un asesinato y denunció la ola de asesinatos de civiles desatada en esa región y que tuvo su más reciente desarrollo en el secuestro y ejecución de comuneros en Agua Bonita.

La Asociación de Cabildos del Norte del Cauca hizo un relato de los hechos, ilustrando la situación que se ha venido presentando en los Municipios de Suarez y Buenos Aires:

Hechos:

1. El día 14 de abril del 2015, en el resguardo Cerro Tijeras, Vereda Agua Bonita corregimiento de los Robles Municipio de Suarez, Departamento del Cauca, desaparecieron dos comuneros miembros de una misma familia y hasta el momento se desconoce su paradero. Ante esta situación la comunidad en compañía de los Kiwe Thegnas (guardia indígena) y la autoridad tradicional llevaron a cabo labores de búsqueda en todo el territorio y población aledaña.

2. El día 15 de abril del 2015, personas desconocidas vestidas de civil y portando armas de largo alcance, sacaron de manera violenta de su casa, en la Vereda Agua Bonita a los comuneros Mario German Valencia Vallejo, Belisario Trochez Ordoñez y Cristian David Trochez, quienes posteriormente fueron subidos a dos camionetas que partieron con rumbo desconocido. Vecinos del lugar informaron la presencia de tres cuerpos abandonados a orillas de la carretera en la Vereda Guadualito. Al momento de ser encontrados los comuneros presentaban impactos de bala en la cabeza.

Estos crímenes contra personas pertenecientes a comunidades indígenas, se suman a los recientes hechos de violencia que se vienen presentando en la región.

Antecedentes:

- El día 21 de marzo del 2015, un grupo de militares que se identificaron como miembros de la policía antinarcóticos y del ejército nacional, arribaron por vía área a las Veredas las Minas y el Placer pertenecientes al Municipio de Buenos Aires, Cauca. Según información de las comunidades, el número de militares se componía aproximadamente de trescientos efectivos. Ante esta situación, las comunidades se reunieron y le preguntaron a los militares sobre el motivo de su presencia, a lo que ellos respondieron que se trataba de operativos para la erradicación de cultivos de uso ilícito y para garantizar seguridad a la Comisión del Gobierno nacional que venía a instalar mesas de trabajo con las comunidades indígenas que habitan este territorio.

- El día 19 de marzo del 2015, un pelotón del ejército nacional se instaló en el polideportivo ubicado en la Vereda la Esperanza, corregimiento de Timba, Municipio de Buenos Aires, Departamento del Cauca, obstaculizando las actividades lúdicas y de recreación de esta comunidad.

- El día 24 de marzo del 2015, dichos miembros del ejército nacional retornaron nuevamente al polideportivo, situación que llenó de preocupación a la comunidad, por lo que decidieron solicitarles que se retiren del lugar, y los militares respondieron que lo harían pero no sabían cuándo.

- El día 10 de abril del 2015, en la hacienda La Emperatriz, Municipio de Caloto, Departamento del Cauca, en momentos que las comunidades llevaban a cabo la Minga de Liberación de la Madre Tierra, resultó asesinado, con disparos de arma de fuego, el comunero indígena Guillermo Pavi Ramos.

- El día 12 de abril del 2015, se presentaron fuertes combates en las Veredas La Betulia, La Chorrera, Guadualito, El Amparo y La Estrella, jurisdicción del Resguardo indígena de Cerro Tijeras del Municipio de Suarez, Departamento del Cauca, sin que se hubieran presentado víctimas que lamentar.

- El día 14 de abril del 2015, resultaron asesinados once soldados pertenecientes al ejército nacional adscritos a la Brigada Móvil número diecisiete y Fuerza de Tarea Apolo, a manos de las FARC.

El Gral. Mario Augusto Valencia, Comandante de la Tercera Brigada y mando superior de la operación de la cual es parte la unidad militar atacada por las FARC en La Esperanza, dijo que:

El día 14 de abril del 2015, tropas de la Brigada Móvil diecisiete de la Fuerza de Tarea Apolo, en operaciones territoriales, fueron atacadas con artefactos explosivos, granadas y armas de fuego. En esa zona buscábamos proteger a la población civil enfrentando a todos los grupos criminales que delinquen allí. Nuestros hombres estaban en un área en la que sabíamos que había presencia de la cuarta comisión de la columna móvil Miller Perdomo de las FARC que opera en el Cauca”.

Coincide entonces la información del General Valencia con la que entrega la ACIN, en cuanto a un recrudecimiento de hostilidades en la región por la intención del ejército nacional de ampliar el control de esa zona.

Líderes campesinos del Municipio de Buenos Aires, nos han comentado que entre la población se habla de un recrudecimiento de enfrentamientos desde que el ejercito entró a disputarle a las FARC posiciones importantes en este territorio en una operación que viene creciendo desde los últimos meses del 2014. Según esos comentarios en esa región hay muchos intereses en juego alrededor de la minería del oro y de los corredores hacia el Pacífico y por la cordillera occidental hacia los Municipios de El Tambo, El Charco, Tumaco y otros de Nariño donde la economía de las drogas es importante para la guerra.

La avanzada de la Tercera Brigada en esta región, habría puesto en alerta a la Columna de las FARC y sus efectivos, que no son muchos pero cuentan con un comando especial de asalto:

Se visten de negro y hacen sus movimientos en la oscuridad embadurnados con aceite o carbón para mimetizarse. No tienen armamento pesado, ni cilindros o ametralladoras, para mayor agilidad, y usan granadas, armas cortas y blancas”.

Los hechos que vienen ocurriendo en el Cauca, como en otros lugares del país, muestran las limitaciones y fragilidad de un cese unilateral de hostilidades en medio de órdenes oficiales de mantener la ofensiva militar y ampliación de control de territorios clave. Las FARC están haciendo una apuesta política con el cese unilateral, buscando simpatías entre la población que quiere menos violencia y presionando a la anticipación del cese bilateral del fuego y las hostilidades. Pero su orientación de acudir a acciones defensivas si la fuerza pública ataca sus estructuras, crea las condiciones para enfrentamientos cuando las tropas se acercan o el ejército amenaza sus bases de apoyo. Ya hemos escuchado a Pastor Alape decir desde La Habana que lo sucedido en Timba fue una acción defensiva.

Es muy probable que esa sea la lógica de ese ataque o emboscada. ¿Qué entiende el mando de una columna o frente de las FARC al escuchar esa explicación de sus máximos Comandantes? Probablemente lo entienda como vía libre para repetir prácticas como las de Timba o al menos hacer operaciones tácticas de contención de tropas que entren a territorios de su influencia. La palabra defensiva táctica por inminencia de ataque, o por respuesta en caliente, da lugar a muchas interpretaciones y si no se da la pauta radical de eludir cualquier enfrentamiento o evitar cualquier ataque da cabida a la repetición de combates, emboscadas y diversas modalidades de hostilidades que son propias de la guerra irregular. Ese razonamiento mantuvo Pablo Catatumbo, cuando dijo que si hubiera conocido esa acción defensiva antes de que ocurriera la habría evitado.

En términos políticos, el cese unilateral con combates defensivos es un contrasentido pues cada acción militar de las FARC se les vuelve en descrédito, campañas mediáticas insuperables y derrotas políticas. De modo que a las FARC solo les queda el camino de un cese unilateral que evite combates, o su movida política se desvirtúa y el conjunto del proceso se enturbia por los debates altisonantes ante cada enfrentamiento. Se puede agregar, incluso, que ese cese unilateral es puesto a prueba por ofensivas militares que buscan provocar respuestas y de esa manera desacreditar no solo a las FARC sino al conjunto del proceso.

Los enemigos de la negociación y algunos críticos, han intervenido en el debate para proponer la suspensión y el replanteamiento total del proceso de negociación en La Habana. Vuelven a fórmulas imposibles como las del ex-Presidente Uribe que exige concentración de todos los efectivos de las FARC en uno o varios sitios custodiados por las fuerzas armadas, con cese definitivo de hostilidades, como condición previa para reanudar conversaciones.

Como señaló el Representante del PNUD en Colombia, Fabricio Hochshild:

El ataque de las FARC y la respuesta del Gobierno, ordenando reemprender los bombardeos a los campamentos, rompe el círculo virtuoso hacia el desescalamiento que venía avanzando.

Los mandos militares han dicho que se ha roto la confianza en la tregua unilateral y el tono es de retaliación.

Para retomar la dinámica de desescalamiento y evitar el mayor deterioro del ambiente a favor de la Mesa de negociación, son necesarias muchas y audaces medidas. Todo comienza por la reiteración de las FARC de la decisión de la tregua unilateral acompañada de instrucciones de rehuir combates. El costo puede ser pérdida de movilidad en territorios, pero la ganancia política está en retomar la iniciativa y ampliar la base social de apoyo en los centros urbanos y zonas en las cuales no tienen estructuras. Al Gobierno le corresponde, entre otras, propiciar iniciativas que permitan volver a la Agenda del desescalamiento. Esto significa ir más allá de la orden a sus voceros, de acelerar el trabajo de las Subcomisiones técnicas y de los anuncios sobre los temas pendientes. Así se puede volver, en el corto plazo, a la suspensión de bombardeos y a un itinerario público y pactado para llegar al cese definitivo de hostilidades.

Ante la grave situación, las organizaciones sociales del norte del Cauca han llamado a la presencia urgente de comisiones humanitarias para detener esta escalada de violencia. El llamado ha sido a fortalecer el apoyo a las conversaciones de Paz en el entendido de que la terminación del conflicto será la mejor garantía para quitarle el oxígeno a la violencia y fortalecer las luchas sociales. Con razón han dicho los voceros de esas comunidades que desescalar en el Cauca pasa por compromisos unilaterales de respeto a las normas humanitarias y de desmilitarización de los espacios civiles 864.

FARC: Ataque en Cauca fue Respuesta al Asedio de las Fuerzas Militares

En una carta abierta al Presidente Juan Manuel Santos, las FARC le respondieron sobre los hechos ocurridos en la Vereda La Esperanza, en zona rural del Municipio de Buenos Aires, que dejó como saldo la muerte de once militares, indicando que resulta lógico que a pesar de que se haya suspendido unilateralmente el fuego, sin haberse solucionado aún el conflicto, se mantiene el derecho a la legítima defensa, que corresponde a las circunstancias en las que se presentaron los hechos.

Ya el país pudo constatar los beneficios de esa iniciativa nuestra, que para desgracia de la nación, fue recibida por algunos como ‘una rosa llena de espinas’. Frase que desde un comienzo nos hizo entender que cualquier situación crítica de guerra que se pudiera dar en el camino, habría de ser cobrada sin consideraciones de tiempo, modo y lugar”.

Reiteramos nuestra decisión de continuar con el cese el fuego unilateral. Usted no debe dejarse presionar por quienes quieren acabar el proceso.

La política local no debe alterar su ruta. Reconocemos que viene siendo azuzado y retado desde columnas de opinión, micrófonos, salones sociales, escenarios políticos y aún desde oficinas públicas como la Vicepresidencia, desde donde se han atrevido a indicarle cómo debe proceder. Es indispensable el mantenimiento de su serenidad”.

No hemos logrado entender por qué en la Mesa se dilatan o posponen decisiones que se han debido evacuar hace meses. Exigimos apresurar la marcha cuando se trata de asuntos de total obviedad. Desde que pusimos a consideración la creación de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas hasta la fecha de su integración, transcurrió un año y tres meses. Y una vez entregado el informe, ha sido imposible darle trámite a sus conclusiones” 865.

Presidente Santos no está de Acuerdo con Cese el Fuego Bilateral

El Presidente Juan Manuel Santos sostuvo que no era viable un cese el fuego bilateral con las FARC, ya que dejaría expuesto al país en caso de que el proceso de Paz fracase.

Un cese el fuego bilateral en este momento deja a los colombianos expuestos a que, si esto fracasa, le habremos dado una gran ventaja militar a la guerrilla como se le dio en ocasiones anteriores. Por eso la decisión es no aceptar un cese el fuego bilateral ahora, aunque ese es el objetivo final que estamos buscando… Sí o sí, las FARC tienen que entregar las armas. No hay la menor posibilidad, algunos dicen que la guerrilla no va a entregar las armas, claro que tienen que entregar las armas, de eso se trata todo este proceso, que dejen las armas y sigan sin ellas 866.

Informe del Frente Amplio por la Paz

El Frente Amplio por la Paz, pide al Gobierno y a las FARC, por un alto el fuego bilateral y medidas para reducir la intensidad del conflicto armado que azota el país desde hace más de medio siglo. Piden también a los voceros del Gobierno que tengan un “lenguaje cuidadoso” para que no se interpreten sus palabras como “incitación contra personas”.

El comunicado del Frente Amplio por la Paz, acompañó un informe que concluía su estudio un día antes del ataque que lanzaron las FARC contra un pelotón de militares en una zona rural de Buenos Aires, en el Departamento del Cauca, que dejó once uniformados muertos y veinticuatro heridos. Tras el ataque en el Cauca, Santos revocó la orden y dispuso el reinicio de los bombardeos contra los campamentos de las FARC. En el informe, se asegura que durante el período de tiempo analizado, se produjeron cincuenta y cinco acciones operativas ofensivas por parte de la fuerza pública contra las FARC y población civil que vive en las zonas en las que tiene presencia ese grupo armado. Entre esas ofensivas destacan tres cercos militares, así como cuatro operaciones de persecución contra las estructuras guerrilleras, y por lo menos ocho bombardeos indiscriminados.

Las FARC realizaron dos ataques defensivos contra uniformados de la fuerza pública. Como resultado de estas acciones militares, quince guerrilleros murieron, cuatro de ellos en “condición de mando”, nueve resultaron heridos y dieciséis detenidos. De los quince muertos, dos fueron ejecutados extrajudicialmente, luego de ser capturados y posteriormente presentados como dados de baja en combate 867.

Nuevo Ataque a las FARC

El Presidente Juan Manuel Santos subrayó que la orden a la fuerza pública ha sido, es y continuará siendo no bajar la guardia en la lucha contra todas las formas de criminalidad en el país.

Confirmó que veintisiete guerrilleros de las FARC fueron abatidos tras un bombardeo ejecutado por las fuerzas militares, en la Vereda San Agustín, en zona rural del Municipio de Guapi, Departamento del Cauca. Advirtió que este operativo se ejecutó contra alias “Chugo”, segundo cabecilla del Frente 29 de las FARC, responsable del ataque al puesto de policía en isla Gorgona y a la unidad militar que fue emboscada en el Municipio de Buenos Aires y que dejó un saldo de once militares muertos.

Fueron veintisiete las bajas y un menor de edad recuperado que se encontraba herido y a quien se le prestó atención médica”.

Este resultado no es sólo parte de una precisa instrucción, sino también es el resultado de la acción clara y contundente contra el narcotráfico, la minería ilegal, y la extorsión, toda vez que este frente es responsable de las finanzas del bloque occidental de las FARC. “Desde el día que comenzaron las conversaciones en La Habana he sido claro en señalar que las operaciones no se detendrían y no se detendrán. Con esa firmeza, sin tregua ni cuartel, seguiremos combatiendo todas las formas de criminalidad (…) esta es y ha sido siempre la orden, no bajar la guardia”.

Este operativo es una acción legitima del Estado en defensa y protección de la ciudadanía.

Estas son las reglas del juego que hemos establecido. La mayoría de los colombianos aplaude este golpe a la guerrilla, pero ya la guerrilla estará pensando en acciones de retaliación, es justamente ese espiral de odio y venganza lo que nos ha conducido a esta guerra de cincuenta años. Debemos transformar en un espiral de reconciliación y perdón. Nuestra meta tiene que ser acabar la guerra y lo más pronto posible, por eso reitero lo que dije hace dos días, señores de las FARC: es hora de acelerar las negociaciones. ¿Cuántos muertos más necesitamos para entender que llegó la hora de La Paz?” 868.

FARC Decide dar por Terminado Cese el Fuego Unilateral

En respuesta a la insistencia del Gobierno de Santos de continuar con los bombardeos, cuyos resultados dieron veintisiete guerrilleros muertos, el Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC, emitió un Comunicado:

No estaba en nuestra perspectiva la suspensión de la determinación del cese el fuego unilateral e indefinido, proclamado el 20 de diciembre del 2014 como un gesto humanitario y de desescalamiento del conflicto, pero la incoherencia del Gobierno de Santos lo ha logrado, luego de cinco meses de ofensivas terrestres y aéreas contra nuestras estructuras en todo el país.

Deploramos el ataque conjunto de la fuerza aérea, el ejército y la policía ejecutado en la madrugada del jueves, contra un campamento del Frente 29 de las FARC en Guapi (Cauca), en el que, según fuentes oficiales, resultaron asesinados veintisiete guerrilleros.

Nos duelen por igual las muertes de guerrilleros y soldados, hijos de un mismo pueblo y procedentes de familias pobres. Debemos parar este desangre.

Contra nuestra voluntad tenemos que proseguir el diálogo en medio de la confrontación. Aunque Santos anuncia que mantendrá la ofensiva, insistiremos en la necesidad de acordar cuanto antes, para la salud del proceso de Paz y evitar nuevas victimizaciones, el cese bilateral de fuegos que con tanta insistencia han reclamado las mayorías nacionales.

Agradecemos la labor de seguimiento y verificación del cese unilateral que durante cinco meses realizaron el Frente Amplio por la Paz y el movimiento social y político de Colombia 869.

Incoherencia del Gobierno de Juan Manuel Santos

El Comandante del Estado Mayor Central de las FARC e integrante de la Delegación de Paz declaró:

El Gobierno ya debería tener bien claro y es que los guerrilleros de las FARC-EP preferimos hacernos matar antes que someternos. Con dolor tenemos que decir que nos obligan a actuar militarmente en momentos en que abordamos en la Mesa el tema de las víctimas del conflicto, en momentos en que estas han clamado por el cese bilateral”.

Es totalmente absurdo pensar que incrementando las operaciones militares y paramilitares se va a acelerar el proceso. Por el contrario, la masacre de veintisiete guerrilleros en Guapi y de diez más en Antioquia, afecta gravemente el desarrollo de los gestos recíprocos de desescalamiento del conflicto en que las partes se habían empeñado, pues se ha puesto en evidencia que del lado del Gobierno no existe voluntad política para disminuir la confrontación.

Es un contrasentido de Santos pretender acelerar unas conversaciones a punta de bombardeos, guiados por la venganza respecto a acciones que la insurgencia ha realizado en respuesta al asedio contra sus unidades en tregua. Nos pretenden imponer visones intransigentes que son inadmisibles, como aquello de querer que los guerrilleros terminen en la cárcel por haber hecho uso del derecho a la rebelión contra regímenes corruptos y podridos como el de Colombia.

Ha sido suspendido el cese el fuego unilateral pero no los diálogos. A todas luces el mandato de quienes votaron por la reelección de Santos, era el de hacer la Paz 870, y esto implica tener un comportamiento en consecuencia. A la gente que confía en el proceso hay que atenderle sus expectativas, por eso nosotros creemos que había que brindar sin mezquindades la posibilidad del cese de fuegos, y pusimos todo de nuestra parte declarando la tregua unilateral, de la cual nadie puede decir que no hubo un beneficio tangible para el país. El establishment no quiso valorar este gesto y lo que ha ocurrido es que se lesionó inmensamente la confianza que se había ido construyendo entre las partes y que, incluso, creíamos estimulada con la participación de altos oficiales de las fuerzas armadas y de la guerrilla. Ahora el Gobierno, con sus acciones y nuevas declaraciones guerreristas, le hace el juego a los enemigos de la Paz.

La actitud de Santos nos coloca en la situación de desarrollar contra nuestra voluntad unos diálogos bajo el fuego. Pero lo que más termina afectado es la tranquilidad de la población que resiste la inclemencia de la guerra; de hecho ya hay desplazamientos de centenares de personas de las áreas donde se efectúa la ofensiva del Gobierno. Es paradójico que nos sigamos matando en medio de unas conversaciones de Paz, solo para darle satisfacción en litros de sangre a los guerreristas que se oponen a la solución política.

La guerrilla ya no podrá seguir bajo asedio permanente sin que esto tenga consecuencias para el Gobierno. Ahora tendremos que echarnos todos al hombro los efectos de estas incoherencias gubernamentales, pero teniendo claro que la responsabilidad de lo que ocurra es de un Gobierno al que le ha faltado decisión de Paz en una hora en que las cosas estaban dadas para que el proceso saliera adelante.

Es deplorable que se produzcan bombardeos no por razones de defensa y del conflicto, sino porque se crea que eso pueda tener impactos favorables en las encuestas.

Respecto de los Programas de Desminado, lo correcto sería que sigan su marcha, respetando los protocolos de mutuo compromiso entre las partes y que se desarrollan bajo la coordinación de Ayuda Popular Noruega, lo que implica el cese de fuegos en las áreas donde se desarrolle la labor de descontaminación y limpieza de este tipo de artefactos. En todo caso, en el Protocolo la insurgencia no renuncia al derecho que tiene a defenderse de las agresiones de la contraparte, pues el Programa tiene un sentido estrictamente humanitario que no involucra la capacidad de reacción de la guerrilla.

En medio de las insensateces del Gobierno y de las adversidades, nuestro mensaje es el de cerrar filas en torno a la defensa del proceso y levantar más en alto la justa bandera del cese bilateral de fuegos. Se debe reclamar sensatez, porque no se puede jugar con el sentimiento colectivo de Paz que invade a los colombianos. Ahora debe haber más participación y mayor decisión de las comunidades en el desenvolvimiento del proceso, porque los asuntos de la guerra y de la Paz son cosa que conciernen a todos los colombianos; no se trata de una propiedad del Gobierno con la cual puede hacer y deshacer a su antojo.

Ningún proceso se acelera con más fuego, ni sosteniendo la equivocación de décadas del Gobierno de que la Paz pueda ser asimilada a una Paz de los sepulcros. El problema se torna más complejo, porque persiste la injusticia y la desigualdad. Debe haber cambios, deben sentarse las bases de la justicia social para que se pueda fundar la Paz.

No se puede lograr la Paz manteniendo una guerra económica contra las mayorías nacionales, poniendo en marcha en el Congreso y Cortes, iniciativas que desconocen los Acuerdos de La Habana, como el Plan Nacional de Desarrollo y las que acentúan las restricciones a las libertades. No se puede lograr la Paz si por cuenta del terrorismo de Estado continúan los asesinatos, desapariciones, encarcelamientos de defensores de Derechos Humanos, desplazamientos forzados, o si se siguen trazando líneas rojas que no permiten abordar los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales.

Una Paz duradera debe edificarse sobre la roca de las transformaciones estructurales que permitan la superación de la desigualdad y la miseria que afecta a la mayor parte de la población. Si el Gobierno insiste en desconocer los derechos de esas mayorías lo que va a provocar es que se profundice la crisis humanitaria y la conmoción social, alejando la posibilidad de firmar el Acuerdo Final 871.

ELN respalda a las FARC en la Suspensión de la Tregua Unilateral

Luego de que las FARC decidieran suspender la tregua unilateral, declarada en diciembre del 2014 -a raíz de la muerte de veintisiete subversivos en un bombardeo militar en Guapi, Cauca-, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) anunció que apoyaba la determinación y se solidarizó.

Lo dieron a conocer a través de un comunicado, en el que aseguraron que para las FARC era imposible mantener un cese el fuego unilateral e indefinido, tras acciones militares como la que tuvieron lugar en el Municipio de Guapi, donde se efectuó el bombardeo.

La osada decisión de decretar una tregua unilateral indefinida es un gesto audaz por crear un clima favorable a la Paz, pero la decisión de terminarla ante una acción de tal magnitud en su contra, es la muestra clara de la imposibilidad y desventaja de mantenerla; porque el Gobierno de Santos lejos de comprender este gesto, lo aprovechó para sacar ventajas militares. El doloroso suceso obligó a los compañeros de las FARC, a levantar la tregua unilateral, decretada el 20 de diciembre del 2014”. Este hecho “y el levantamiento de la tregua unilateral por parte de las FARC debe ser una nueva razón para exigirle al Gobierno, la urgencia de acordar un cese el fuego y de hostilidades bilateral verificable”, lo que provocaría “un clima de confianza” y se traduciría en una “garantía para continuar el proceso de paz en Colombia” 872.

Marcha Patriótica Pide por Continuidad de Diálogos y Cese Bilateral del Fuego

Luego del anuncio de las FARC de suspender el cese unilateral del fuego, el movimiento Marcha Patriótica pidió que debían detenerse las acciones ofensivas tanto de parte de las fuerzas armadas como de los grupos subversivos.

El cese unilateral del fuego había contribuido al desescalamiento del conflicto, y a generar múltiples beneficios económicos y sociales para las comunidades rurales y para el conjunto del país.

Es lamentable que el Gobierno Nacional no haya dado una verdadera respuesta de Paz a este importante gesto, ya que como lo demuestra el informe del Frente Amplio por la Paz, las fuerzas armadas oficiales habían desarrollado cincuenta y cinco acciones ofensivas durante la tregua unilateral, teniendo como resultado muchas de estas acciones, la muerte de líderes insurgentes”.

La organización opinó que no comparte la propuesta de acelerar los diálogos y alcanzar la Paz agudizando la guerra 873.

Gobierno no Considera Oportuno un Cese el Fuego Bilateral

El Ministro del Interior Juan Fernando Cristo, hizo un llamado para acelerar las negociaciones entre el Gobierno y las FARC, luego de que la guerrilla decidiera suspender el cese el fuego unilateral.

Aseguró que la guerrilla ya había rotó la tregua desde tiempo atrás con el “asesinato de once de nuestros soldados”, por lo que en el anuncio “no hay nada nuevo”.

No están dadas las condiciones para llevar a cabo un cese el fuego bilateral, por lo que, dada la instrucción del Presidente Juan Manuel Santos, es necesario continuar con la ofensiva.

Los colombianos nos debemos unir en torno a la fuerza pública, que está preparada para cualquier arremetida violenta de este grupo subversivo” 874.

Importancia del Cese el Fuego Unilateral de las FARC

Después de poco más de cinco meses de cese unilateral, la guerrilla lo suspendió. La violencia en las zonas de guerra se redujo en un ochenta y cinco porciento.

A raíz del bombardeo de las fuerzas armadas en Guapi (Cauca), en el que murieron veintisiete guerrilleros del Frente 29 de las FARC, ésta anunció la suspensión de la tregua unilateral que había declarado en diciembre del 2014.

El temor del Gobierno y de varios sectores políticos fue que la violencia, que se redujo ostensiblemente en esos poco más de cinco meses, se disparara nuevamente. El alivio que trajo la tregua en las comunidades donde se desarrolla la guerra, cambió por la zozobra que produjo el anuncio de la guerrilla.

Un estudio del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (CERAC), da cuenta de cómo, cumplidos cinco meses de cese el fuego unilateral, se registraron “veintiún acciones ofensivas violatorias, que cuentan con evidencia documental que permite atribuirlas a este grupo”.

La primera conclusión del CERAC ha sido que la violencia de las FARC se redujo pero no desapareció: “el cumplimiento del cese el fuego autoimpuesto ha sido incompleto, pero se mantiene en mínimos históricos”, toda vez que sus acciones ofensivas se redujeron en un ochenta y cinco porciento.

En el último mes del cese se duplicó el número de violaciones atribuibles a las FARC, desde el 20 de abril del 2015, se registraron un total de ocho acciones violatorias; el treinta porciento del total de acciones ofensivas registradas durante todo el cese unilateral. La acción violatoria más grave fue la que se dio el 14 de abril del 2015 en Buenos Aires (Cauca), en la cual murieron once soldados del ejército y veinte resultaron heridos.

Concluye el CERAC que “tanto el nivel de víctimas, como el número de combates y acciones ofensivas de estos cinco meses, son los menores registrados desde 1984, comparando este mismo período en cada año, desde entonces”. Las violaciones se concentraron en los Departamentos donde históricamente las FARC han ejercido presencia: Caquetá (4), Cauca (4), Putumayo (3), Chocó (2) y Antioquia (2).

De acuerdo con los promedios históricos, las muertes en la fuerza pública se han reducido en un sesenta y cuatro porciento, los combates con las FARC en un cincuenta y cinco porciento, las muertes de civiles en un setenta y tres porciento y las acciones ofensivas de las FARC en un ochenta y cinco porciento 875.

La Experiencia de El Salvador ¿Es Válida para Colombia?

El miembro de la Comisión de Negociación Roberto Cañas, ex-integrante del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que firmó los Acuerdos de Paz en El Salvador, consideró que:

Se debía cambiar de sede de los diálogos y escoger una más cercana a Colombia, para sacar al proceso del letargo, generado por los desentendimientos bilaterales, y establecer una mayor participación de la ciudadanía y de los distintos sectores de la sociedad.

Frente a la suspensión del cese el fuego unilateral por parte de las FARC:

No habría nada que temer, estas circunstancias en medio de la guerra son parte de lo que sucede cuando se está negociando en ese formato, ya que la negociación, desde un comienzo, fue planteada a priori para ser llevada a cabo en medio del conflicto. Lo importante es que nadie abandone la Mesa de negociaciones.

Es fundamental que se incorporen a la actividad, otros elementos que contribuyan desde fuera de la Mesa para que se acelere lo que sucede en ella, como buscar la diplomacia, la incorporación activa de otros actores, como grupos políticos y líderes sociales, tener más claros los dividendos que significará la Paz, etc.

Cambiar de sede la negociación hacia un lugar más cercano, como Panamá permitiría que, además de las FARC y el Gobierno, puedan participar los partidos políticos y otros sectores sociales que pondrían las cosas de otra manera, y así sacarla de su aislamiento. La negociación no es patrimonio ni monopolio del Gobierno ni de las FARC, es patrimonio del pueblo colombiano. En la medida en que los colombianos se involucren más, las negociaciones van a caminar. Hoy las negociaciones están en una “zona de confort” y hay que sacarlas de allí.

Habría que crear Mesas paralelas a la Mesa principal, con partidos políticos y organizaciones sociales. Una de las cosas más apreciadas en una negociación, pero más escasas, es la confianza. Lo que pasa fuera de la Mesa, amenaza lo que pasa en ella. Acercar otros sectores, genera presión para las partes. Si llevan una negociación de más de un año que no produce resultados, hay que buscar que se produzcan. En la medida en que los colombianos asuman como suya la búsqueda de la Paz, la negociación cambia de rumbo.

En el caso de El Salvador, la Paz ha generado cambios estructurales importantes. Se transformó la fuerza armada, ya que, producto de los diálogos de Paz, se establecieron sus dos únicas funciones: la defensa de la integridad del territorio y la soberanía. No pueden cumplir funciones de policía. Separar las funciones es importante, porque una condición de la democracia es que el carácter de la policía deber ser civil. Se logró cambiar los cuerpos de policía porque irrespetaban los Derechos Humanos y se creó una policía nacional civil con una nueva Doctrina. Se creó un tribunal supremo electoral donde, a partir de la firma de los Acuerdos de Paz, las elecciones han sido más limpias, más libres, y se reformó el sistema judicial del país.

Desde ya que cada proceso tiene sus particularidades, y cada sector que es enemigo de la Paz y de las transformaciones sociales, plantea sus propios miedos porque va a perder económicamente, pues la guerra es un gran negocio. Los proyectos de transformación social tienen distintos momentos, pero un guerrillero no negocia sólo para entregar las armas; él aspira a que, si el medio para la transformación social fue el armado y éste ya no funciona, entonces pueda conseguir a través del medio político-electoral las transformaciones que no pudo alcanzar por las armas 876.

La “Lógica” de la Guerra

Como consecuencia del reinicio de hostilidades por parte de las FARC, se protagonizaron ataques en varias regiones del país, provocando la voladura de una torre de energía en Buenaventura dejando sin luz a más de cuatrocientos mil habitantes, y el ataque con explosivos en un tramo de la carretera que comunica al Departamento del Meta con San José del Guaviare.

El Defensor del Pueblo Jorge Armando Otálora, advirtió que la guerrilla ha protagonizado varias infracciones al Derecho Internacional Humanitario.

Las FARC “no pueden confundir la suspensión del cese el fuego con acciones indiscriminadas”. Pese a que se acordó negociar en medio de la confrontación, es su deber respetar y acatar las normas del DIH. “Interrumpir la tregua unilateral ofrecida por la guerrilla como consecuencia de la coyuntura actual que afronta el conflicto armado, no es patente de corso para que ese grupo al margen de la ley atente contra bienes civiles, o peor aún, contra los ciudadanos que nada tienen que ver con la confrontación”.

Uno de los miembros de la guerrilla, partícipe en el proceso de negociación, alias “Carcalá”, calificó los hechos como “la lógica de la guerra”, algo que pretendían frenar con el cese el fuego, pero que el Gobierno de Santos no quiso entender.

Respecto de la incursión en la que murieron once soldados del ejército en el Cauca, explicó que la acción de la guerrilla respondió a:

Un gran operativo militar, que trataba de copar a las unidades nuestras para después masacrarlas, eso no se puede permitir. Lo que hicimos fue dañar ese operativo” 877.

Procurador General Considera un Error el Cese el Fuego Bilateral

Desde su gira por España, el Procurador General Alejandro Ordóñez, señaló que sería un error aceptar un cese el fuego bilateral, y abrió la puerta a la posibilidad de que los Jefes guerrilleros paguen sus penas en cárceles del extranjero.

Según el Procurador General el proceso de Paz “está en crisis, pero no se puede matar, hay que rescatarlo”. Está en crisis “porque la sociedad colombiana es escéptica” frente a él. Cuestionó la ingenuidad del Gobierno y denunció que las FARC siguieran reclutando niños y sembrando minas antipersona.

La única forma de salvar esta crisis, de sacar el proceso de cuidados intensivos, es un Pacto para la Paz que vincule, no solamente a los sectores próximos al proceso, también a los críticos, en torno a unos mínimos”.

El Gobierno ha sido incapaz de generar consensos; no se puede caer “en el error” de aceptar un cese el fuego bilateral hasta que no se firme la Paz y hasta que las FARC no se comprometan a desmovilizarse y a entregar totalmente las armas. “Si no, puede ser otro ingrediente de desconfianza. Y este sí, mortal para el proceso”.

La oposición a las negociaciones con la guerrilla no viene sólo del “uribismo”, como la casa de Nariño quiere hacerlo ver, sino que hay sectores sociales, económicos, académicos que no tienen relación política con ese sector y tampoco comparten muchos de los lineamientos de los diálogos. Y aunque estarían dispuestos a llegar a consensos en torno a la Paz, el Gobierno tiene que estar dispuesto a escuchar, a corregir errores.

Hay unos límites jurídicos que son necesarios, para blindar el proceso y que sea sostenible.

De no lograrlo, traería inseguridad jurídica para los beneficiarios. Quienes más deberían estar interesados en ello son las FARC. Sino, a medio plazo, los Gobiernos futuros podrían hacerlo inaplicable. La Mesa de La Habana no es soberana. Hay compromisos internacionales, hay límites internos. No estamos pidiendo que sean los sesenta años del Código Penal, pero tampoco que no haya cárcel”.

Uno comprende que los señores de las FARC tengan temores de estar en las cárceles colombianas, de que los maten ahí, de que los extraditen. ¿Qué dice la Procuraduría? Bueno, pues que paguen esas condenas en el extranjero. Pero que paguen cárcel, penas privativas de la libertad. Y que quien ejerza la inspección sobre esos temas sea la Fiscalía de la Corte Penal Internacional” 878.

¿Los mismos criterios en cuanto a penas y fiscalización, se aplicarán para miembros de las fuerzas armadas y policiales y funcionarios gubernamentales de los diferentes niveles, implicados en procesos y procedimientos vinculados a crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio?

Reclamos por Cese el Fuego Bilateral Inmediato

Desde la perspectiva de la guerrilla, la oposición a un cese el fuego bilateral por parte del Gobierno, responde a imponer el Plan de desarrollo dictado por la OCDE y facilitar la presencia de las multinacionales mineras, agroindustriales y petroleras y favorecer los negocios de los poderosos productores de la oligarquía dominante.

Se pone el acento en el reporte de la actividad destructiva que la guerrilla lleva a cabo, sin considerar el plan destructivo del Gobierno con sus políticas neoliberales.

Andrés Pastrana, admitió que toda su artimaña con los diálogos en el Cagüán tuvo que ver con darle un respiro a los militares para que, con el apoyo financiero y militar de Estados Unidos a través del Plan Colombia, pudieran reorganizar el dispositivo bélico del Estado y así aplastar a la insurgencia; objetivo que fracasó a la luz de lo que se ve cuando el Estado debió sentarse nuevamente con las FARC para intentar poner fin a la guerra interna.

Santos, un político formado en la escuela liberal, es parte de la visión contrarrevolucionaria que maniobra para impedir la quiebra del modelo neoliberal. Es lo que explica la intensa coyuntura de guerra que vive Colombia. Una acción defensiva de la insurgencia revolucionaria sirvió de pretexto a los bombardeos de la fuerza aérea en Guapi, Segovia y Ríosucio, Departamento del Choco, lugares en que murieron, en situación de completa indefensión, varias docenas de integrantes de las guerrillas provocando, adicionalmente, cientos de desplazados en el Pacifico, Antioquia y el Choco.

Los últimos sucesos ocurridos, indican el inicio de un nuevo ciclo de guerra en el prolongado conflicto armado nacional. La confrontación civil colombiana se alimenta de esos ciclos de sangre orquestados por las oligarquías dominantes y sus aparatos armados. Significa que la guerra civil nacional adquiere hoy, en el siglo XXI, otros niveles de complejidad, porque nuevos sectores del pueblo reaccionaran, como ha ocurrido en otras épocas, para defenderse de estas acciones enfiladas básicamente a imponer violentamente el Plan de Desarrollo neoliberal recientemente aprobado por el Poder Legislativo, para facilitar la explotación de las multinacionales mineras, agroindustriales y petroleras y los negocios de los grandes productores de la elite dominante.

El pueblo responde y la movilización social debe ampliarse demandando la Paz democrática. El cese el fuego bilateral e indefinido es parte de esas reivindicaciones nacionales que deben conquistarse mediante la acción de los campesinos, los trabajadores y las otras expresiones de la nación 879.

Representante del Gobierno en La Habana Plantea que “la Paciencia se está Perdiendo”

Según el Jefe negociador del Gobierno Humberto De La Calle, las negociaciones de Paz con las FARC, llegaron a su punto más bajo desde que se iniciaron las conversaciones. De La Calle hizo notar que:

El Gobierno se podría levantar de la Mesa de Diálogos si las FARC no demostraban mayor compromiso con el proceso. “Algún día es probable que no nos encuentren en la Mesa de La Habana. El riesgo es real. Yo sí quiero decirles a las FARC con toda seriedad: esto se puede acabar”.

Los insurgentes realizaron una serie de atentados contra la infraestructura nacional, en particular contra oleoductos, causando daños ambientales que, según el Gobierno, tomará décadas recuperar. Los ataques se sumaron a la emboscada rebelde en la que murieron once soldados, lo que motivó al Gobierno reanudar sus bombardeos aéreos contra las bases de las FARC en la selva. A partir de eso la guerrilla abandonó el cese el fuego unilateral.

Desde el comienzo del proceso, el Gobierno había rechazado el pedido de las FARC de entrar en una tregua bilateral mientras se negociaba, planteando que el cese el fuego ocurriría solo con la firma de un Acuerdo. No obstante, De La Calle reconoció que en ese aspecto habían cambiado, y:

Aceptarían un cese el fuego antes de la firma de un Acuerdo mientras fuera “serio, definitivo y verificable”. Advirtió que “no solo (un cese) el fuego, sino también de las hostilidades, la extorsión, el narcotráfico”.

La Delegación de las FARC en La Habana dijo que intentarían reducir la intensidad del conflicto.

El estancamiento generado por las acciones, generaron un mayor escepticismo en el pueblo. Según la última encuesta realizada, menos de la mitad del país respaldaba el proceso de Paz. Habría que determinar si esta baja en el respaldo, era la resultante de las acciones de las FARC o si respondía a una falta de confianza en el proceso en general, en el que entran también las acciones del Gobierno.

Para De La Calle:

Realmente lo que está ocurriendo es insoportable para los colombianos” por la falta de voluntad de las FARC. “Me parece claro que el proceso está llegando a su fin, por bien o por mal. Yo confío en que seamos capaces de recuperar la serenidad. Este no es el momento de retórica sino de las acciones de fondo”. Si el proceso de Paz fracasa, otro Gobierno muy difícilmente retomará las conversaciones con los insurgentes. “Nosotros seguimos buscando un Acuerdo a través de la esperanza” 880.

Preocupación del Gobierno de Estados Unidos

El Gobierno de Estados Unidos reconoció que el proceso de Paz en Colombia se encontraba en una etapa “crítica, quizá la más difícil”, pero instó al Congreso estadounidense a mantener su apoyo a las negociaciones y a avanzar hacia una mayor asistencia una vez que se logre un Acuerdo.

Dos altos funcionarios del Departamento de Estado, analizaron ante el Congreso el tenso momento atravesado por el proceso de Paz entre el Gobierno colombiano y las FARC, tras el recrudecimiento del conflicto y la fuerte ofensiva del grupo guerrillero. El Subsecretario de Estado de Estados Unidos para Sudamérica y Cuba, Alex Lee, durante una audiencia en un Subcomité de la Cámara de Representantes estadounidense sobre Colombia dijo que:

Las conversaciones están en una fase crítica, quizá la más difícil hasta ahora. Condenamos el terrorismo de las FARC y estamos de acuerdo con el Presidente Santos, en que estas acciones solo traen la destrucción y el sufrimiento al pueblo colombiano y son completamente incompatibles con la Paz.

El enviado especial de Estados Unidos para el proceso de Paz en Colombia nombrado en febrero del 2015, Bernard Aronson, indicó:

La escalada terrorista que iniciaron las FARC contra las infraestructuras petroleras y energéticas, con ataques que dieron muerte a policías y militares, fue “una mala señal, una señal preocupante. Es un síntoma de que no estamos aún al final del proceso” de negociación. El alto el fuego unilateral siempre fue “inherentemente inestable”, ya que no había una supervisión externa. “Hay muchas señales de progreso en las conversaciones de Paz, y también hay una escalada de violencia que pone en duda el compromiso de las FARC” con un Acuerdo. Especificó que no era un “mediador clásico” entre las partes, sino que su actividad ha sido siempre “en apoyo de la Agenda del Gobierno colombiano. Estoy disponible para el Presidente Santos y sus asesores para compartir ideas que puedan ser relevantes, y participo en sesiones únicamente con las FARC y en otras únicamente con el Gobierno, porque el Gobierno cree que sería útil educar a las FARC en la política de Estados Unidos y su posible apoyo a un Acuerdo de Paz”. En las negociaciones en La Habana “no está sobre la Mesa” la posibilidad de que Estados Unidos libere temporal o permanentemente al líder de las FARC “Simón Trinidad”. Durante la audiencia en la Cámara de Representantes, varios Congresistas expresaron escepticismo sobre el futuro del proceso de Paz en Colombia, y algunos consideraron una señal preocupante que el ex-Presidente colombiano Alvaro Uribe (2002-2010), un aliado clave de Estados Unidos en el Plan Colombia, fuera tan crítico con las negociaciones.

El Subsecretario Lee expresó:

El apoyo del Congreso estadounidense ha sido fundamental para todo lo que ha conseguido Estados Unidos en Colombia”.

Instó a los legisladores a no “recortar esa inversión” en un momento clave. Los programas actuales “probablemente seguirán o se expandirán”, según lo que pida el Gobierno colombiano. Durante el año fiscal 2014, Estados Unidos concedió trescientos veinticuatro millones de dólares en asistencia total a Colombia, y el setenta por ciento de esa suma se dedicó a programas de Paz y seguridad.

Estados Unidos “lamenta” pero “respeta” la decisión del Gobierno colombiano de desterrar el uso del herbicida glifosato para fumigar cultivos ilícitos, aunque indicó que tenía conversaciones “alentadoras” con el Poder Ejecutivo colombiano sobre programas que asegurasen la eficacia de la erradicación de la coca 881.

Países Garantes del Proceso de Paz piden Cese el Fuego Bilateral

Los países garantes del Proceso de Paz entre el Gobierno Nacional y las FARC, Cuba, Noruega, Venezuela y Chile pidieron a las partes establecer un Acuerdo de cese el fuego bilateral, por considerar este Pacto necesario para acabar con las hostilidades de manera definitiva.

Hacemos un llamado a las partes al desescalamiento urgente del conflicto armado. Instamos a las partes a restringir al máximo las acciones de todo tipo que causan víctimas y sufrimiento a Colombia e intensificar la implementación de medidas de construcción de confianza”.

Estos pasos son imprescindibles para garantizar las condiciones y el clima propicio que permitan lograr Acuerdos sobre las cuestiones pendientes de la Agenda de conversaciones 882.

Santos Acepta con Condiciones Propuesta de Cese el Fuego de Países Garantes

Durante la aclaración de dudas a los colombianos sobre el proceso de Paz, el Presidente Juan Manuel Santos afirmó que acogía la propuesta realizada por los países garantes del Proceso de Paz de establecer un Acuerdo de cese el fuego bilateral y desescalar el conflicto en Colombia. Para que esto suceda se deben acelerar las negociaciones con la guerrilla y así acordar el cese el fuego bilateral definitivo “que sea serio y verificable”.

Rechazó la propuesta de las FARC, que señalaron que aceptarían un cese el fuego bilateral sin dejar las armas ni estar concentrados en ningún lugar, como lo había propuesto en reiteradas ocasiones el ex-Presidente Alvaro Uribe.

El Jefe negociador en La Habana, Humberto De La Calle, se refirió también a este aspecto. Dijo que para que existiera un cese el fuego bilateral debían cesar las hostilidades, la extorsión y el narcotráfico, de forma que fuera verificable.

Mi respuesta a las FARC es: si lo que están buscando con estos atentados es un cese el fuego mal hecho no lo vamos a hacer. No habrá cese el fuego estatua. Entre otras cosas porque aquí hay otras fuentes de violencia, distintas a las FARC, y no podemos decirle a la Fuerza Pública que se esté quieta. Si quieren un cese el fuego, el Gobierno está dispuesto a anticiparlo, para lo cual son fundamentales las zonas de concentración. Ese es el camino 883.

Santos Quiere Sacar Ventajas

Desde el punto de vista de la guerrilla:

Lo que procede es organizar un desescalamiento recíproco de la guerra para crear un ambiente adecuado a la Mesa de La Habana, que tiene aun muchas cosas pendientes a tratar, y preparar un cese el fuego y de hostilidades bilateral que haga irreversible la superación del conflicto armado colombiano.

La clave está en percibir la enorme potencia política alcanzada por la Mesa de Diálogos de Paz de La Habana. El proceso influye de múltiples maneras y por diferentes vías al funcionamiento general de la sociedad y del Estado. El foco del debate público se centró en dos aspectos de esa trascendencia. Se trata del desescalamiento del conflicto y del avance cierto hacia un cese el fuego y de hostilidades bilateral y permanente.

Para evitar confusiones lo pertinente es ir paso a paso. No forzar los acontecimientos ni tramar jugadas para golpear al adversario con la pretensión de sacar ventajas. Que es lo que se puede inferir de la sugerencia de Santos, cuando acepta la propuesta de los países garantes para desescalar el conflicto, adicionándole ingredientes del cese bilateral como unos eventuales compromisos: concentración, verificación y dejación de las armas, perfilados prematuramente para fortalecer las asimetrías de la guerra de cuarta generación.

Santos debería tomar conciencia de que no hay necesidad de inventar lo que ya está inventado y él mismo se encargó de dañar. La experiencia del desescalamiento en este proceso ya existe y lo que hay que hacer es mejorarla. Las FARC dieron pasos muy sensatos en esa dirección. Ordenaron un cese unilateral del fuego que duró casi seis meses con una espectacular reducción de los hechos de guerra como lo certifica todo el mundo; desvincularon menores; desminaron importantes zonas; y evadieron hasta último momento las provocaciones del militarismo “uribista” enquistado en los estamentos armados.

Santos interpretó mal todos estos gestos y se embarcó en un discurso de aniquilación y rendición de las guerrillas, amenazando y bombardeando los campamentos, ocasionando varias decenas de muertes de los integrantes de la resistencia que fueron celebrados de una manera macabra por todo el establishment.

La guerra civil regresó, y el problema de cómo recuperar el rumbo perdido es el que se debate con entrevistas del inefable y diletante señor De La Calle, un jurista privilegiado del régimen que ha sido favorecido por años con multimillonarios contratos del Estado, lo mismo que su mujer y su hijo; con diversos paneles de politólogos y opinadores de ocasión, que hablan para decir sandeces, porque desconocen la materia e incurren en los más garrafales desatinos; y con “tweets” desde la Casa de Nariño dizque para hacer la pedagogía de la Paz.

Llama la atención de toda esta narrativa oficial, la afirmación de que estamos en una crisis que puede terminar con la Mesa de conversaciones e inmediatamente regresar a la guerra que se quiere superar. Enorme contradicción. ¿No se ha dicho entonces hasta el cansancio por los voceros oficiales que la negociación ocurría en medio de la guerra, pues lo que se quiere es arrinconar y debilitar a las FARC para que no se crezca y mantenga su objetivo de conquistar el poder? La guerra está viva por la decisión del Jefe de la Casa de Nariño de imponer por las malas una Paz neoliberal y de los cementerios, mediante el aniquilamiento de la resistencia campesina revolucionaria.

Ubicados ante los hechos recientes, lo que procede es construir un modelo de desescalamiento que implique una rigurosa reciprocidad sin condicionamientos unilaterales, que es el error del Gobierno. Santos quiere desescalar incluyendo inmediatamente vallas con los guerrilleros, verificaciones acomodadas y dejación de las armas, saltándose alegremente todos los temas trascendentales que aun están pendientes.

Es lo que le han sugerido desde Naciones Unidas. Dos o tres años más de negociaciones no son nada comparados con más de medio siglo de violencia que ha debido soportar con estoicismo el campesinado y el pueblo colombiano, víctima del paramilitarismo y la arbitrariedad de los aparatos armados gubernamentales. Un desescalamiento consistente, incluyendo un armisticio, es el mejor camino para encontrar, en el mediano y largo plazo, un cese el fuego y de hostilidades bilateral permanente, encaminado a poner fin al conflicto armado nacional. Llegar a ese punto implica entender que están pendientes de debate y consensos, temas de orden político como la depuración y reforma de las fuerzas armadas; las reformas generales del Estado; las garantías para las fuerzas guerrilleras comprometidas en el ejercicio político de la democracia ampliada; la construcción de un marco jurídico que proteja los derechos de los integrantes de las FARC por parte de una Asamblea Constituyente popular y soberana, que descarte y anule el denominado instrumento de la Justicia Transicional que se inventó la clase politiquera para criminalizar la resistencia campesina hasta recluirla por décadas en las mazmorras del régimen; la erradicación del paramilitarismo y las bandas criminales; los temas que han quedado pendientes en materia agraria, política y de erradicación de cultivos de uso ilícito.

No puede pretender el régimen sofocar en la Mesa de conversaciones, la lucha contrahegemónica de las resistencias populares, orientada a destruir el Estado neoliberal y a proyectar un nuevo modelo de sociedad y de orden político más acorde con los derechos fundamentales de la mayoría.

Esta perspectiva es la que muestra el grado de ingenuidad y de falta de conocimiento de las característica y el funcionamiento del sistema político y social por parte de las FARC y la izquierda en general. Es el mismo juego de “los buenos y los malos” pero a la inversa del planteado por parte del Gobierno. Como “nosotros somos los buenos” por lo tanto el “pueblo” está con nosotros. Si hicieran una lectura de la realidad -se puede hacer en toda América Latina- el grado de apoyo electoral a las izquierdas por parte del pueblo es muy bajo. Es más, hay una gran parte de la sociedad colombiana que no está con el Gobierno y tiene múltiples reclamos históricos y actuales, pero tampoco está con las guerrillas ni se siente representada por ellas. En general hay apoyo a los discursos populistas -de izquierda y de derecha- lo que muestra también, el poco grado de conciencia que existe en el electorado toda vez que reacciona de esa manera; lo que confirma que no existe esa “lucha contrahegemónica” ni hay “resistencias populares” -lo que haría pensar en una inteligencia social que no se ve a la hora de esperar comportamientos ciudadanos-, sino cooptación de voluntades.

¿Quien dijo que la Paz se haría para perpetuar el poder de las oligarquías, que por más de doscientos años han convertido al Estado y sus instituciones en un campo privado utilizado para acumular gigantescas fortunas y aberrantes privilegios 884?

Nuevo Cese el Fuego Unilateral de las FARC por Tiempo Determinado

Pronunciamiento del Secretariado de las FARC:

Saludamos y hacemos nuestro íntegramente el llamamiento realizado en La Habana por los países garantes y acompañantes de los Diálogos de Paz. Nos congratulamos de la expresa solicitud a las partes pidiendo el desescalamiento urgente del conflicto armado, restringir al máximo las acciones de todo tipo, que causan víctimas y sufrimiento, e intensificar la implementación de medidas de construcción de confianza, incluyendo la adopción de un Acuerdo de Cese el Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo, y otro sobre los derechos de las víctimas.

Vinimos a Cuba a alcanzar un Acuerdo de Paz, a poner fin a una guerra que sobrepasa el medio siglo. Nada puede complacernos más que acabar definitivamente con la confrontación, la violencia, la generación de nuevas víctimas y el sufrimiento del pueblo colombiano a consecuencia del conflicto.

Recogiendo el espíritu del llamado de los garantes del proceso, Cuba y Noruega y de los acompañantes del mismo, Venezuela y Chile, anunciamos nuestra disposición de ordenar un cese el fuego unilateral a partir del 20 de julio del 2015, por un mes. Buscamos con ello generar condiciones favorables para avanzar con la contraparte en la concreción del cese el fuego bilateral y definitivo.

Solicitamos desde hoy los buenos oficios como observadores de esta determinación, al Frente Amplio por la Paz, las iglesias y al movimiento constituyente por la Paz 885.

FARC Anuncian Decisión de Dejar las Armas y Convertirse en Organización Política

El Jefe negociador Ricardo Téllez, alias “Rodrigo Granda”, reafirmó en La Habana que las FARC tomaron la decisión de dejar las armas y convertirse en una organización política cuando se alcance la Paz, pero pidieron que antes se adoptaran garantías y medidas para acabar con el paramilitarismo, uno de los temas pendientes desde la etapa de negociación con Andrés Pastrana en el Cagüán.

Reafirmamos nuestra decisión de hacer dejación de las armas, pero antes deben tomarse medidas para impedir que tengamos que contemplar impasibles, cómo vuelve a producirse en Colombia el exterminio de una fuerza política nacida de un Acuerdo de Paz. Porque queremos convertirnos en una organización política abierta con derecho a pensar y disentir, actuando sin la zozobra de las amenazas, la persecución y la muerte, proponemos acordar a la mayor brevedad, un mecanismo que garantice la no repetición del paramilitarismo, el esclarecimiento de dicho fenómeno y su desaparición efectiva. El paramilitarismo es uno de los grandes obstáculos para la consecución de la Paz”.

Las FARC presentaron a la Mesa de conversaciones una propuesta para crear una “Comisión para el Esclarecimiento del fenómeno del paramilitarismo”, basada en un mecanismo similar al puesto en marcha en Guatemala y acompañada de un informe “sobre la presencia neoparamilitar” en Colombia.

Colombia debe entender que ello es garantía previa para que puedan, los militantes de las FARC, incorporarse a la vida civil sin riesgo para sus vidas y su integridad por ejercer actividad política en democracia”.

Reiteraron su “empeño” en alcanzar “un pronto Acuerdo” sobre el tema de las víctimas:

Hemos avanzado en la definición del componente de Reparación del Sistema y urgimos al Gobierno a cerrar en breve un Acuerdo sobre ello, que entendemos hoy está prácticamente consensuado” 886.

UNASUR: un Cese el Fuego Bilateral Blindaría el Proceso de Paz

El ex-Presidente colombiano Ernesto Samper y Secretario General de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), expresó la conveniencia de que hubiera un cese el fuego bilateral en Colombia para “blindar” el proceso de Paz, a la vez que era necesario que las organizaciones sociales se involucraran más en las negociaciones, asegurando que “algunas personas trataban el proceso como si no tuviera que ver con ellos”.

Lo que no se puede es mantener esta situación, de negociar en medio del fuego, causando más víctimas por la ausencia de compromisos en materia de reconocimiento del Derecho Internacional Humanitario. O se hace un cese bilateral del fuego de manera inmediata, como lo han pedido los países que están acompañando el proceso, o se hace un Acuerdo de protección sometido a las normas del Derecho Internacional Humanitario”.

Determinados actos de violencia, como “la lamentable voladura del oleoducto del Putumayo, de alguna manera están haciendo daño a la posibilidad del proceso y le están quitando legitimidad”.

Si no es posible alcanzar Acuerdos para fijar parámetros humanitarios “mínimos” siguiendo las reglas de la Convención de Ginebra, “es mejor ir hacia un cese bilateral del fuego”.

Es positivo el anuncio hecho por las FARC de un cese el fuego unilateral, pero:

Creo que se necesita más que eso y que el Gobierno debería considerar seriamente que para blindar el proceso y asegurar su feliz terminación (...) podrían pensar seriamente en un cese bilateral del fuego”.

Es importante porque “se está entrando a la etapa más difícil” de las negociaciones de Paz, en la que se están revisando temas como la desmovilización y el desarme:

Llegó el momento de la verdad para las partes que están sentadas en La Habana, y qué va a ofrecer cada una a la otra, para poder hacer la Paz”.

Calificó como “indispensable” que se aceleren los esfuerzos para que participe en las negociaciones el Ejercito de Liberación Nacional (ELN). “La Mesa está incompleta mientras no estén presentes las pretensiones del ELN” 887.

Comunicado Conjunto Gobierno-FARC

Con el objetivo de:

- Fortalecer la confianza de los colombianos y las colombianas en el proceso de Paz, y también la confianza entre las delegaciones;

- Agilizar la construcción de Acuerdos sobre todos los aspectos restantes de la Agenda del Acuerdo General; y

- Crear las condiciones para la puesta en marcha del Cese el Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo (Subpunto 1 del Punto 3 “Fin del Conflicto” de la Agenda del Acuerdo General).

Las Delegaciones del Gobierno Nacional y las FARC-EP hemos decidido:

I. Hacer todos los esfuerzos necesarios para llegar, sin demoras, a la firma del Acuerdo Final, para lo cual cambiamos la metodología por la de un trabajo técnico, continuo y simultáneo sobre los puntos centrales de la Agenda, a la vez que se construyen Acuerdos en la Mesa. Para ello definimos un plan con metas preestablecidas.

II. En particular, acordar sin demoras los términos del Cese el Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo y Dejación de Armas, incluyendo el sistema de monitoreo y verificación.

Para ello, las Delegaciones solicitarán el acompañamiento en la Subcomisión Técnica de un Delegado del Secretario General de Naciones Unidas y un Delegado de la Presidencia de UNASUR (actualmente Uruguay), con el fin de que contribuya a poner en marcha la discusión sobre el sistema de monitoreo y verificación y a preparar desde ahora su implementación, sin perjuicio de la decisión de las Delegaciones sobre la participación en el futuro, en el sistema de monitoreo y verificación, de otras organizaciones o países.

III. Entretanto:

Las FARC-EP, como medida de desescalamiento, mantendrán la suspensión unilateral de todo tipo de acciones ofensivas.

Por su parte, el Gobierno Nacional a partir del 20 de julio del 2015 pondrá en marcha un proceso de desescalamiento de las acciones militares, en correspondencia con la suspensión de acciones ofensivas por parte de las FARC-EP.

En todo caso el Gobierno Nacional y sus instituciones, en cumplimiento de sus obligaciones constitucionales, continuarán garantizando la protección de todos los colombianos y el cumplimiento de la ley en todo el territorio Nacional. El Gobierno continuará persiguiendo el delito y en ningún caso tolerará que ninguna organización al margen de la ley ejerza coerción sobre las comunidades mediante el uso de las armas. En cumplimiento de lo anterior, el Gobierno Nacional promoverá el respeto y garantizará el libre ejercicio de los derechos fundamentales de todos los colombianos y las colombianas.

En cuatro meses, a partir de la fecha, cada una de las delegaciones hará una primera evaluación tanto del cumplimiento de estas medidas de desescalamiento, como de los resultados de los esfuerzos para agilizar los avances de la Mesa, y tomará las decisiones que considere pertinentes.

Lo anterior sin perjuicio de la posibilidad de dar inicio al Cese el Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo, si se llega a un Acuerdo.

IV. El Gobierno Nacional y las FARC-EP intensificarán, sobre la base de un cronograma, la implementación de medidas de construcción de confianza 888.

No Confundir “Desescalamiento” con “Cese el Fuego”

El Jefe del Equipo Negociador del Gobierno en La Habana, Humberto De La Calle, celebró el Acuerdo alcanzado con las FARC para iniciar el desescalamiento del conflicto en el país a partir del 20 de julio del 2015, día en que las FARC iniciaron, por segunda vez, su cese el fuego unilateral.

Es una buena noticia que debe recuperar la esperanza de los colombianos, en momentos en que, como hemos reconocido, ha aumentado el escepticismo (…) La agilización de las conversaciones y las medidas de desescalamiento que sean tomadas por el Gobierno, deben avanzar a la par. En tanto las conversaciones tomen una nueva dinámica, así también lo harán las medidas para desescalar”.

El Gobierno puso como variable dependiente de su conducta militar y la posibilidad de desescalar el conflicto, a las acciones de las FARC orientadas a acelerar el proceso de negociaciones.

Las medidas que tome el Gobierno dependerían exclusivamente del comportamiento y el cumplimiento de las FARC en el cese el fuego unilateral, sin desproteger los derechos de los colombianos.

Sin desproteger los derechos de los colombianos” significa que el Gobierno se reserva el derecho unilateral y constitucional de seguir haciendo uso de la fuerza pública.

No hay que confundir las posibles decisiones sobre desescalamiento, que se tomarán para aliviar el sufrimiento de los colombianos, con las condiciones de un cese el fuego y hostilidades definitivo, el cual solo podría ser aplicado con verificación, en un marco de seriedad y de garantías para todos los colombianos”.

Informó que, desde la fecha, trabajarían en los temas más difíciles que comprenden la Agenda de los Diálogos de Paz como: la justicia, el cese el fuego bilateral y definitivo, dejación de armas y garantías de seguridad. Recalcó que la posibilidad de iniciar el cese bilateral definitivo dependerá, además, de los resultados en estos temas, especialmente justicia:

Debemos estar seguros que en esas materias hay aproximaciones substanciales. La oportunidad de terminar el conflicto está viva. No podemos perder la oportunidad de dar por terminado el más largo conflicto interno del hemisferio occidental” 889.

En Cuatro Meses se Verá si Continúan las Negociaciones

El Presidente Juan Manuel Santos le dijo a las FARC que en cuatro meses se definiría si continuaban las negociaciones en La Habana, dependiendo de si el grupo guerrillero cumplía con lo prometido. Para mí la respuesta es muy clara: Hay que acelerar las conversaciones para llegar cuanto antes al fin del conflicto.

Decidieron también avanzar sin demoras en la definición de los términos del Cese Bilateral del Fuego y de Hostilidades Definitivo y la Dejación de Armas.

Hizo una advertencia a la guerrilla:

Las fuerzas armadas están listas para un gradual desescalamiento, si las FARC cumplen. Si no cumplen, estarán listas para enfrentarlas, con la determinación y contundencia con que siempre lo han hecho.

Vamos a estar vigilantes sobre lo que hoy se pactó. Y en cuatro meses a partir de ahora, dependiendo de si las FARC cumplen, tomaré la decisión de si seguimos con el proceso o no”.

Iniciamos las negociaciones en medio del conflicto, en medio de la guerra. ¿Y por qué? Porque la experiencia nos ha demostrado que discutir desde el principio el cese el fuego hace que la negociación se centre en eso y no se avance en los temas de fondo. No podíamos permitir que la guerrilla aprovechara de nuevo esos espacios para fortalecerse militar o políticamente. Sin presión militar, se generaría un incentivo perverso para dilatar las negociaciones. Lo que queremos no es un cese de hostilidades de unos meses, sino parar la guerra para siempre.

En medio del conflicto, hemos logrado más que nunca. No solo los tres Acuerdos que ya tenemos sobre desarrollo rural; participación política; y lucha contra las drogas ilícitas. También se ha escuchado a las víctimas que, por primera vez, están en el centro de la solución del conflicto. Estamos muy avanzados en la discusión sobre cómo satisfacer sus derechos a la Reparación, a la Verdad y a la No Repetición. Lo que falta es el tema más complejo, que es el de cómo lograr el máximo de justicia que nos permita la Paz. Si llegamos a un Acuerdo sobre ese aspecto de la justicia, podremos decir, sin lugar a dudas, que estamos al otro lado.

Las FARC se comprometieron a mantener la suspensión unilateral de todo tipo de acciones ofensivas. Si ellos suspenden su ofensiva contra el país, nosotros también procederemos a desescalar las acciones militares. Este desescalamiento no es un cese el fuego bilateral, pero sí es un avance para humanizar la guerra, para evitar más víctimas, mientras se llega a un Acuerdo definitivo.

La Paz es de todos. La Paz está en las manos de todos 890.

Llamativamente, Santos habla de que “la Paz está en las manos de todos”, cuando ha sido él, como uno de los líderes principales de la élite que controla el país, el que ha puesto las condiciones para negociar con las FARC, sin que intervenga directamente nadie más, salvo expresando su preocupación en una página web o yendo a hablar a La Habana en condición de víctima; además de negar que se negocie el modelo económico y el sistema político.

Pacto Gobierno-FARC: Puntos Clave

Los representantes del Gobierno y de las FARC firmaron un Acuerdo en La Habana, orientado a establecer la nueva metodología para concretar las pautas de desescalamiento del conflicto y acelerar el proceso de negociaciones, con el espíritu de recuperar la confianza del país en el proceso de Paz.

Plantearon procedimientos para trabajar en simultáneo en los cuatro puntos “críticos” con mayor dificultad en las negociaciones: justicia 891; cese el fuego bilateral; dejación de armas; y garantías de seguridad para las FARC.

La meta se estableció en revisar los resultados del desescalamiento en cuatro meses lo que, en la práctica, implicó que la tregua unilateral de las FARC, que fue anunciada para durar un mes, la extendieron a cuatro meses.

El Jefe de la Delegación de las FARC “Iván Márquez”, al referirse al Acuerdo dijo:

Es este, sin duda, un relanzamiento vigoroso, prometedor y esperanzador del proceso de diálogos”.

1. Fórmula judicial, el trabajo inmediato en la Mesa: Para garantizar que en La Habana se avance en los Acuerdos pendientes. Mientras en Colombia se bajaba la intensidad de la guerra, las partes en el proceso de negociación, se plantearon como imperativo lograr un Acuerdo sobre justicia que satisficiera a las víctimas, al país y que mantuviera los estándares internacionales.

2. El papel de la ONU y la Presidencia de UNASUR en la Comisión de Comandantes militares y Jefes guerrilleros: El desescalamiento del conflicto debía conducir al cese bilateral y definitivo del fuego. Para ello, la Subcomisión del fin del conflicto, integrada por Comandantes militares y Jefes guerrilleros, daría comienzo al trabajo de monitoreo y verificación del cese el fuego y la siguiente dejación de armas de las FARC. Se integrarían a esta Subcomisión un Delegado del Secretario General de la ONU y uno de la Presidencia de UNASUR -en ese período, en manos de Uruguay-.

3. Resultados en justicia definirán el tránsito hacia el cese el fuego bilateral y definitivo: En el marco de cuatro meses -hasta noviembre del 2015-, el Gobierno y las FARC darían lugar a la evaluación de los resultados y el cumplimiento de las medidas puestas en práctica en el terreno, de lado y lado, para bajar la intensidad de la guerra pero, también, los avances en la Agenda de Negociación. Solo si ambas han sido satisfactorias para las partes, se avanzaría oficialmente al cese el fuego bilateral y definitivo, bajo los términos construidos por la Subcomisión del fin del conflicto con el apoyo de la ONU y UNASUR.

Una fórmula judicial satisfactoria sería clave para que se diera el tránsito al cese el fuego definitivo, que pondría fin a cincuenta años de guerra 892.

Las FARC Deben Aceptar que Serán Juzgadas

El Presidente Juan Manuel Santos indicó, en un reportaje radial:

Es fundamental que la guerrilla acepte que va a ser investigada, juzgada y condenada por los delitos que cometió”. Si no aceptan estas condiciones “no habrá Paz”.

En cuatro meses se espera tener listo el lineamiento de cómo se aplicaría el cese el fuego bilateral y “una luz bastante clara que dejará ver si vamos a llegar al fin del conflicto o no habrá Paz”.

Ha habido avances, es por ello que espero que de aquí a cuatro meses tengamos definido el cómo se podría aplicar el cese el fuego bilateral definitivo. Aunque “las FARC nunca han jugado limpio” y ejemplo de ello fue la ruptura del cese el fuego unilateral declarado por ellos, cerca del ochenta porciento del país quiere la Paz, “porque la Paz es darle la esperanza al país de un mejor futuro”.

Aunque parezca obvio, uno se pregunta si son las FARC las responsables de que Colombia tenga un mejor futuro, o éste es un tema del que debe hacerse cargo el que esté a cargo de la “administración” por elección en el turno, de los asuntos de Estado. De por sí, el proceso de negociación bajo las “reglas Santos” -que son similares a las de todos los Gobiernos anteriores-, no se orienta a lograr una mejor Colombia, sino un país en el que la guerrilla se desmovilice, desarme y participe de la vida política -con no muchas garantías, dada la experiencia vivida por la Unión Patriótica- y, si tiene suerte, logre ser electa como para generar cambios; mientras tanto, todo seguirá igual en lo político-económico-social.

La tregua unilateral de un mes anunciada por las FARC, fue extendida a cuatro meses, el mismo período en que el Gobierno decidirá si sigue negociando la Paz. La decisión sería parte del Acuerdo de “desescalamiento” del conflicto armado y aceleración del proceso de Paz anunciado en Cuba.

El desescalamiento no es un cese el fuego bilateral. Desescalar es ir apagando el fuego. Pero yo quiero ser muy claro, durante este proceso de quitarle intensidad al conflicto, brindarle seguridad a los colombianos sigue siendo una prioridad. Las fuerzas militares seguirán persiguiendo los delitos con toda la contundencia” 893.

Sería importante que, además de “brindarle seguridad” a los colombianos, procure brindarle bienestar, desarrollo, educación, salud, solucionar los conflictos territoriales y agrarios que existen, con metodologías justas. Este es un tema que, claramente, ha dejado en manos del “mercado”, toda vez que -según sus propios términos y reglas- queda totalmente fuera de discusión el modelo de Estado y el desarrollo económico-social.

Desescalamiento en Cifras

A partir del 20 de julio del 2015, se planteó un desescalamiento recíproco del conflicto, durante un período de cuatro meses. Los ajustes realizados para el trabajo en la Mesa de Negociaciones, modificaron el ambiente de escepticismo que se había creado en los meses anteriores, en que se había vuelto a reavivar la parte militar del conflicto.

El consenso alcanzado, refleja la ventaja de la exclusión de las esferas gubernamentales del ex-Ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón, quien operó como quinta columna del proceso de sabotaje, promovido por los sectores de la ultraderecha al proceso de Paz, hasta el punto de colocarlo al borde del abismo y la disolución.

En toda esta reestructuración, cabe entender un tema básico, la Mesa de La Habana fue conformada y organizada con un objetivo central: acabar con la guerra y establecer las condiciones fundamentales para construir la Paz, que no son diferentes a los temas de la Agenda acordada y los procedimientos de su legitimación. Queda claro que no existen otras intenciones, como por ejemplo pretender que de la misma se derive una “revolución socialista” 894 merced a lo que finalmente se pacte; de la misma manera que tampoco se trata del fin del modelo neoliberal 895 implementado hasta el momento.

Dadas las terribles consecuencias de la violencia durante décadas 896, alcanzar el fin del conflicto y establecer pautas de convivencia en un sistema democrático, es todo un salto revolucionario para la sociedad y la nación, y una manera de generar mejores condiciones para luchar por la eliminación de las causas que han generado esa violencia.

También está claro que existen sectores que se oponen a alcanzar estos objetivos. La facción ultraderechista del “uribismo”, pretende hacerle creer al país que el desescalamiento es inútil. Sin embargo, las cifras de la tregua realizada por las FARC durante cinco meses, entre diciembre del 2014 y mayo del 2015, son significativas.

Si se comparan los muertos y heridos de la fuerza pública en el 2013 con los del 2014, se puede observar que la cifra disminuyó en mil miembros de las fuerzas militares y de policía afectados en su integridad física o muertos. También hubo catorce mil desplazados menos en la población civil. El país tuvo quince mil víctimas menos.

En el 2015, el cese unilateral de las FARC, mostró cifras más importantes. Entre muertos y heridos, sea de miembros de la fuerza pública o miembros de grupos guerrilleros, se logró evitar la muerte o lesiones a cerca de seiscientos colombianos. El total de heridos entre enero y abril de ese año fue de seiscientos veinte, mientras que durante el mismo período del 2014 la cifra había llegado a setecientos seis. La reducción fue del doce porciento.

Al comparar los primeros cuatro meses del 2015 con igual período del 2014, se observa una reducción del cuarenta y siete porciento.

Antes de iniciarse el proceso de negociación, las FARC y las fuerzas militares, llevaban a cabo entre ciento ochenta y doscientas acciones por mes; mientras que durante la tregua se bajó a un promedio de veinte.

Durante los seis meses del cese unilateral del fuego por parte de las FARC, las acciones armadas se redujeron en un noventa porciento, pasando de mil doscientas a ciento ochenta. Se pasó de unas ochocientas noventa y cinco acciones armadas, en promedio en los primeros cinco meses del 2011 a noventa y una acciones en los cinco meses de tregua entre finales del 2014 y 2015. Se presentó una reducción cercana al noventa porciento.

Respecto de los desplazamientos forzados, la mejora fue importante. En el 2012 fueron desplazadas ochenta y nueve mil cien personas; en el 2013 ochenta y nueve mil doscientas; en el 2014 sesenta y seis mil cien; y en el 2015, dos mil ochocientas cuarenta y una.

De acuerdo con estos datos, se pueden sacar algunas conclusiones:

    La primera, es que la tregua funcionó, redujo la intensidad de la confrontación en cerca del noventa porciento.

    La segunda, es que la fuerza pública continuó operando, aún durante la tregua realizada por las FARC.

    La tercera es que, a pesar de las doce acciones violatorias, se comprueba que las FARC no solo cumplieron la tregua en un alto porcentaje, sino que, además, no se encontró un parámetro sistemático de desobediencia por parte de los frentes de las FARC.

    Por último, el desescalamiento de la confrontación tuvo una repercusión directa en la vida humana, disminuyendo las víctimas y aliviando la situación en las regiones del conflicto.

Lo más importante, lo más trascendental, de las treguas y de la reducción del conflicto, es la disminución de muertos y heridos de la fuerza pública o de los guerrilleros y, sobre todo, de la población civil; la disminución de los desplazados y la disminución de las víctimas. Los opositores ultraderechistas a las negociaciones de Paz, siempre pusieron la mirada en cualquier acción violatoria de la tregua 897.

Cese el Fuego Unilateral sin Desmedro de la Seguridad de las Guerrillas

Las FARC hicieron público un comunicado en el que revelaron detalles del cese el fuego unilateral, iniciado el 20 de julio del 2015. Destacaron que los hombres en sus filas, durante este período, mantienen vía libre para defenderse en caso de un hostigamiento del ejército.

Ninguna unidad de las FARC está obligada a dejarse golpear por fuerzas enemigas y tendrá todo el derecho al ejercicio de su legítima defensa en caso de ataque”. Se faculta a “todos nuestros Bloques, Frentes, Columnas, Compañías y demás estructuras político militares, al igual que a las milicias bolivarianas y populares y estructuras subordinadas” detener cualquier ofensiva.

Así como el Gobierno de Santos dio prioridad a mantener la “seguridad” del pueblo colombiano en el proceso de tregua, justificando la continuidad de los ataques militares, las FARC mantienen el quid-pro-quo otorgando el derecho a la legítima defensa a sus guerrilleros.

Además, las FARC reiteraron su llamado al Gobierno, para que decida decretar un cese el fuego bilateral.

Los miembros de la Delegación de Paz en La Habana, se reunieron con organizaciones como Constituyentes por la Paz, el Frente Amplio por la Paz y representantes de Marcha Patriótica y otros movimientos políticos, para acordar los mecanismos de verificación del cese el fuego unilateral.

Representantes de Marcha Patriótica y del Frente Amplio por la Paz, hicieron comentarios sobre el encuentro e indicaron que:

Sin lugar a dudas la mayor dificultad es que el Gobierno no renuncie todavía a resolver, desde el punto de vista militar, discusiones que son de orden público. Lo que se evidencia es que quiere aflojar los puntos difíciles de la Mesa desde la perspectiva militar” 898.

FARC pide una Comisión de Esclarecimiento de la Verdad

En un Comunicado al cierre del Ciclo 37 de las conversaciones de Paz en La Habana, las FARC plantearon la necesidad de creación de una Comisión de Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición y de un “Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición”, que cumpla con el fundamento de que, efectivamente, “resarcir a las víctimas está en el centro del Acuerdo”.

Los Delegados de las FARC elaboraron un documento titulado: “Agilizar en La Habana y Desescalar en Colombia”, concretando un “Plan de Trabajo” que serviría de fuerza adicional e impulso, al Acuerdo General de La Habana.

La propuesta se orientó en la dirección de avanzar con una nueva metodología que apuntara a realizar un trabajo técnico, integral y simultáneo en el tratamiento de los temas y en la búsqueda de conclusiones expeditas. En medio de un ambiente de desescalamiento del conflicto, cuya base ha sido la declaración unilateral de cese el fuego por parte de las FARC, y el compromiso -con condiciones- del Gobierno de actuar en correspondencia, se propusieron alcanzar el “Cese el fuego bilateral y definitivo”. En cuatro meses -noviembre del 2015- harían las primeras evaluaciones sobre los resultados y perspectivas.

Lo más urgente, dentro de ese marco, era dar cierre a la configuración de la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición. La propuesta de las FARC planteaba que se llevara a cabo todo lo necesario, para hacerla andar antes de que culminara la etapa de cese el fuego y desescalamiento del conflicto, ya que:

Debería tomarse en cuenta que, si el bien jurídico tutelado en el proceso es la Paz como derecho síntesis y las víctimas, la participación real de éstas debería darse, tomando la verdad como base para la construcción de cualquier sistema de justicia. En consecuencia para hablar de justicia, habrá que hablar primero de la Verdad.

El éxito de estos objetivos mayores tendría que pasar por la reparación de las víctimas, retomando la Mesa de Negociaciones el estudio de los informes de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas y abordando sin más dilaciones, el esclarecimiento del fenómeno del paramilitarismo, respecto de lo cual, las FARC ya habían radicado y publicado su propuesta, con un anexo público, denunciando la ubicación de estos grupos.

Si la verdad pura y limpia constituye la mejor manera de persuadir, debería ser conocida de inmediato, por boca de los actores del conflicto y de las víctimas, como un gesto enorme de desescalamiento. Para ello, deberían abrirse los archivos 899.

Las FARC no son las Unicas Culpables del Conflicto

Las FARC, a través de uno de sus delegados en La Habana, alias “Pablo Catatumbo”, se pronunció y arremetió contra varios planteamientos que hizo el Jefe del equipo negociador del Gobierno, Humberto De La Calle, que sostuvo que al llegarse a un Acuerdo habrá dejación de armas.

Habiendo expresado nítidamente nuestra posición acerca del tema de la dejación de armas, la insistencia en equiparar esa dejación con la entrega de estas a la contraparte no es más que una falacia. Sabe muy bien el Jefe negociador del Gobierno de Colombia que lo firmado en el Acuerdo General de La Habana no es la entrega de las armas a la contraparte. No se logra un Acuerdo definitivo simplemente repitiendo miles de veces sus propias tesis ante las cámaras. El país puede tener la plena seguridad de que en las FARC hemos tomado la decisión de buscar el fin del conflicto. En Cuba y en Colombia, nos la jugamos todo por la Paz. Sin embargo, nuestra determinación, que ha sido consultada con la base guerrillera, no se debe confundir con una señal de rendición o de sometimiento. Si el establishment se sigue comiendo ese cuento, la Paz será una quimera”.

En relación con el debate sobre el control político del proceso que se realizó en el Congreso de la República, Catatumbo criticó a algunos Congresistas que desconocían el origen del conflicto en el país, particularmente los representantes del Centro Democrático, cuyo máximo líder es Alvaro Uribe Vélez.

Que el ex Presidente Uribe y su bancada hayan despotricado contra el proceso de Paz con el desgastado sofisma de que en Colombia no hay un conflicto armado interno, ni nos sorprendió, ni nos desveló: sabemos muy bien que él y sus alfiles hacen y harán hasta lo imposible para evitar que las futuras generaciones de colombianos y colombianas vivan y disfruten un país en Paz” 900.

En Colombia No Habrá una “Paz Armada”

El Jefe de la Delegación de Paz del Gobierno, Humberto De La Calle, se refirió sobre la posibilidad de decretar un cese el fuego bilateral con las FARC, aclarando que no es posible que en Colombia se dé una Paz armada.

Para Humberto De La Calle, el cese bilateral significaría el fin del conflicto armado y no un armisticio mientras las FARC verifican si se cumplen los Acuerdos de Cuba.

El Gobierno no está de acuerdo con fórmulas transitorias a la manera de treguas o armisticios temporales, palabras que han sido utilizadas por la guerrilla con una concepción que no compartimos. Cuando estamos hablando de un cese el fuego, no estamos hablando de algo que ocurre en una secuencia o eslabón de acontecimientos, estamos hablando de la terminación del conflicto”.

Una vez las FARC dejen las armas tendrán que acantonarse con una verificación internacional, para que precisamente se revise que no siguen cometiendo ningún tipo de delito 901.

El Cese el Fuego Bilateral sólo se dará Cuando se Supere Justicia Transicional

El Presidente Juan Manuel Santos se refirió a la Justicia Transicional, que calificó como vital en medio del proceso de Paz, indicando que sólo cuando se supere este tema, se podría llegar a pensar en la posibilidad de un cese el fuego bilateral.

Lo digo así de claro: si ese obstáculo lo superamos, habremos avanzado lo suficiente para pensar en la posibilidad de un cese el fuego bilateral y definitivo porque ya estaremos prácticamente al otro lado y nadie justifica seguir una guerra cuando la Paz está al alcance de la mano” 902.

Para los miembros de las FARC, la Justicia Transicional no es adecuada, ya que ha sido instalada por el Gobierno, sin consulta de los miembros de las guerrillas y como un instrumento para juzgar y condenar, sin que se contemplen los delitos de funcionarios del Estado.



© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, “Paz o Pax” en América Latina: Conflicto en Colombia, (Córdoba, Edic. del Autor, 2017), ISBN: 978-987-33-2238-9, eBook, CDD 327.1


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET) 1988-2013.
e-Mail: luisdallanegra@gmail.com


847 Si sigue escalada terrorista el proceso de Paz puede terminar: Santos, en Diario El Espectador, Bogotá 29-7-2014, http://www.elespectador.com/noticias/nacional/si-sigue-escalada-terrorista-el-proceso-de-Paz-puede-te-articulo-507456.

848 Humberto De La Calle amenaza a las FARC con terminar el proceso de Paz, en Anncol, Agencia de Noticias Nueva Colombia, 30-1-2013, http://anncol.eu/index.php/anncol/editorial-anncol/1503-ene-30-anncol-humberto-de-la-calle-amenaza-a-las-FARC-con-terminar-el-proceso-de-Paz. También, http://PazFARC.blogspot.com/2013/01/definicion-de-secuestro.html.

849 ¿Secuestrados o prisioneros de guerra? Más allá de la semántica, en Diario El Espectador, Bogotá, 30-1-2013, http://www.elespectador.com/noticias/politica/articulo-402018-ultimatum-FARC.

850 Colombia: Gobierno no cesa hostilidades pese a anuncio de FARC, en Anncol, Agencia Noticias Nueva Colombia, 18-12-2014, http://anncol.eu/index.php/colombia/proceso-de-Paz-en-colombia/8884-colombia-Gobierno-no-cesa-hostilidades-pese-a-anuncio-de-FARC.

851 ‘Sólo existirá cese el fuego bilateral firmada la Paz’, en Diario El Espectador, Bogotá, 25-12-214, http://www.elespectador.com/noticias/Paz/solo-existira-cese-al-fuego-bilateral-firmada-Paz-articulo-534965.

852 Duque Giraldo, Horacio, Colombia: Paz da salto cualitativo, en Kaosenlared.net, 7-1-2015, http://www.kaosenlared.net/america-latina-sp-1870577476/al/colombia/103370-colombia-Paz-da-salto-cualitativo.

853 Santos desmintió un supuesto cese el fuego bilateral con las FARC, en Diario El Espectador, Bogotá, 6-1-2015, http://www.elespectador.com/noticias/politica/santos-desmintio-un-supuesto-cese-al-fuego-bilateral-fa-articulo-536429.

854 Mensaje del Comandante de las FARC: Seamos serios, Santos, en Kaosenlared.net, 26-11-2014, http://www.kaosenlared.net/america-latina-sp-1870577476/al/colombia/100870-colombia-FARC-liberó-soldados-retenidos-en-arauca.

855 Sólo en Colombia debe estar la figura de “secuestro” a miembros de la fuerza pública durante situaciones de guerra ya que, en realidad, esto corresponde al concepto de “toma de rehenes”.

856 Procurador General pide que los guerrilleros de las FARC entreguen las armas: El Jefe del Ministerio Público manifestó que el Gobierno debe fijar unos mínimos antes de la reanudación del proceso de Paz, en Diario El Espectador, Bogotá, 5-12-2014, http://www.elespectador.com/noticias/judicial/procurador-general-pide-los-guerrilleros-de-FARC-entreg-articulo-531640Proceso de Paz.

857 Preciado, Andrés, Lo que se Viene en La Habana, en Diario el Espectador, Bogotá, 7-12-2014, Blog Bajo La Manga, http://blogs.elespectador.com/bajo-la-manga/2014/12/07/lo-que-se-viene-en-la-habana/.

858 Diálogos de Paz, entre pretextos y crisis, en Diario El Espectador, Bogotá 15-4-2015, http://www.elespectador.com/noticias/Paz/dialogos-de-Paz-entre-pretextos-y-crisis-articulo-555232.

859 Ataque de las FARC en Cauca, “Mantengamos la cabeza fría”: FARC, en Diario El Espectador, Bogotá 15-4-2015, http://www.elespectador.com/noticias/Paz/mantengamos-cabeza-fria-FARC-articulo-555207.

860 FARC defraudaron la confianza de los colombianos: comandante del Ejército, en Diario El Espectador, Bogotá 16-4-2015, http://www.elespectador.com/noticias/judicial/FARC-defraudaron-confianza-de-los-colombianos-comandant-articulo-555318.

861 Fiscal General revela detalles de investigación sobre ataque que dejó 11 uniformados muertos, en Diario El Espectador, Bogotá 16-4-2015, http://www.elespectador.com/noticias/judicial/fiscal-general-revela-detalles-de-investigacion-sobre-a-articulo-555323.

863 EUA apoya reanudación de bombardeos contra las FARC, en Diario El Espectador, Bogotá, 17-4-2015, http://www.elespectador.com/noticias/Paz/eeuu-apoya-reanudacion-de-bombardeos-contra-FARC-articulo-555687.

864 González Posso, Camilo, Presidente de INDEPAZ, Parar la Guerra en el Cauca, en Nasaacin.org, 18-4-2015, http://www.nasaacin.org/informativo-nasaacin/3-newsflash/7536-parar-la-guerra-en-el-cauca. También, INDEPAZ, Edición 442 - Semana del 17 al 23 de abril del 2015, http://viva.org.co/cajavirtual/svc0442/articulo01a.html.

865 Al que está quieto hay que dejarlo quieto: FARC, en Diario El Espectador, Bogotá, 24-4-2015, http://www.elespectador.com/noticias/Paz/cese-bilateral-dejaria-expuesto-al-pais-si-proceso-frac-articulo-556897.

866 Cese bilateral dejaría expuesto al país si proceso fracasa: Santos, en Diario El Espectador, Bogotá, 24-4-2015, http://www.elespectador.com/noticias/Paz/cese-bilateral-dejaria-expuesto-al-pais-si-proceso-frac-articulo-556897.

867 Frente Amplio por la Paz insiste al Gobierno y a las FARC un alto bilateral al fuego, en Diario El Espectador, Bogotá, 4-5-2015, http://www.elespectador.com/noticias/Paz/frente-amplio-Paz-insiste-al-gobierno-y-FARC-un-alto-bi-articulo-558568.

868 Asciende a 26 el número de guerrilleros abatidos tras bombardeo a FARC en Cauca: El Presidente Juan Manuel Santos confirmó que el operativo se ejecutó contra el Frente 29 de las FARC, en Diario El Espectador, Bogotá, 22-5-2015, http://www.elespectador.com/noticias/judicial/asciende-26-el-numero-de-guerrilleros-abatidos-tras-bom-articulo-561953. También, Nuevo golpe contra las FARC, siete guerrilleros abatidos en la mañana del sábado, en Diario El Espectador, Bogotá, 23-5-2015, http://www.elespectador.com/noticias/nacional/nuevo-golpe-contra-FARC-siete-guerrilleros-abatidos-man-articulo-562160.

869 FARC suspenden cese el fuego unilateral, en Anncol, Agencia Noticias Nueva Colombia, 22-5-2015, http://anncol.eu/index.php/colombia/politica-economia/item/542-santos-provoco-a-las-FARC-a-suspender-el-cese-al-fuego-unilateral.

870 Ver más adelante bajo los bajo los Títulos: “Elecciones Presidenciales en Colombia” y “Ganó el Deseo de Paz no los cuatro años de Gobierno de Santos” -entre otros-; cómo Santos, bajo el riesgo de perder su reelección frente al candidato de Uribe Vélez, se “alió” a los partidos de la izquierda prometiendo continuar con las negociaciones de Paz.

871 “Hay una Rotunda Incoherencia del Gobierno entre su Discurso y sus Acciones”: Jesús Santrich, FARC-EP, en Anncol, Agencia Noticias Nueva Colombia, 26-5-2015, http://anncol.eu/index.php/colombia/politica-economia/item/589-hay-una-rotunda-incoherencia-del-gobierno-entre-su-discurso-y-sus-acciones-jesus-santrich-FARC-ep.

872 ELN respalda a FARC en decisión de suspender tregua unilateral, en Diario El Espectador, Bogotá, 25-5-2015, http://www.elespectador.com/noticias/Paz/eln-respalda-FARC-decision-de-suspender-tregua-unilater-articulo-562416.

873 “La Paz no llegará con más bombas, llegará parando la guerra”: Marcha Patriótica, en Diario El Espectador, Bogotá, 22-5-2015, http://www.elespectador.com/noticias/Paz/Paz-no-llegara-mas-bombas-llegara-parando-guerra-marcha-articulo-562046.

874 No hay condiciones para declarar un cese el fuego bilateral: Mininterior, en Diario El Espectador, Bogotá, 22-5-2015, http://www.elespectador.com/noticias/Paz/no-hay-condiciones-declarar-un-cese-al-fuego-bilateral-articulo-562101.

875 ¿Qué tan efectiva fue la tregua de las FARC?, en Diario El Espectador, Bogotá, 24-5-2015, http://www.elespectador.com/noticias/Paz/eln-respalda-FARC-decision-de-suspender-tregua-unilater-articulo-562416.

876 Zuluaga, Camila, Roberto Cañas habla del proceso de Paz entre Gobierno y FARC: “Hay que sacar la mesa de su zona de confort”, en Diario El Espectador, Bogotá, 25-5-2015, http://www.elespectador.com/noticias/Paz/el-proceso-de-Paz-esta-crisis-hay-rescatarlo-ordonez-articulo-562600

877 En base a: ‘Es la lógica de la guerra’: FARC sobre hostigamientos en varias regiones, en Diario El Espectador, Bogotá, 2-6-2015, http://www.elespectador.com/noticias/Paz/logica-de-guerra-FARC-sobre-hostigamientos-varias-regio-articulo-564098.

878 “El proceso de Paz está en crisis, hay que rescatarlo”: Ordóñez, en Diario El Espectador, Bogotá, 25-5-2015, http://www.elespectador.com/noticias/Paz/el-proceso-de-Paz-esta-crisis-hay-rescatarlo-ordonez-articulo-562600.

879 ¡Cese al fuego bilateral, ya!, en Anncol, Agencia Noticias Nueva Colombia, 12-6-2015, http://anncol.eu/index.php/opinion/item/790-horacio-duque.

880 El Proceso de Paz de Colombia está en su “peor momento”, dice el Gobierno, en BBC Mundo en Español, 5-7-2015, http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/07/150705_colombia_FARC_Paz_delacalle_dificultades_wbm.

881 EUA reconoce que proceso de Paz en Colombia está en una fase “crítica”, en Diario El Espectador, Bogotá, 24-6-2015, http://www.elespectador.com/noticias/Paz/eeuu-reconoce-proceso-de-Paz-colombia-esta-una-fase-cri-articulo-568315.

882 Países garantes piden a Gobierno y FARC decretar cese el fuego bilateral, en Diario El Espectador, Bogotá, 7-7-2015, http://www.elespectador.com/noticias/Paz/paises-garantes-piden-gobierno-y-FARC-decretar-cese-al-articulo-570880.

883 Santos acoge propuesta de países garantes sobre desescalamiento y rechaza la de las FARC, en Diario El Espectador, Bogotá, 7-7-2015, http://www.elespectador.com/noticias/Paz/santos-acoge-propuesta-de-paises-garantes-sobre-desesca-articulo-571082.

884 Hay que desescalar para preparar el cese bilateral del fuego, en Anncol, Agencia Noticias Nueva Colombia, 7-7-2015, http://anncol.eu/index.php/opinion/item/1076-hay-que-desescalar-para-preparar-el-cese-bilateral-del-fuego.

885 Las y los guerrilleros ponen ahora en prueba la voluntad de Paz al Gobierno colombiano, en Anncol, Agencia Noticias Nueva Colombia, 8-7-2015, http://anncol.eu/index.php/colombia/politica-economia/item/1082-FARC-ep-declara-cese-al-fuego-unilateral.

886 FARC confirman que quieren convertirse en organización política pero sin “la zozobra de las amenazas”, en Diario El Espectador, Bogotá, 9-7-2015, http://www.elespectador.com/noticias/Paz/FARC-confirman-quieren-convertirse-organizacion-politic-articulo-571451.

887 Cese bilateral en Colombia puede ‘blindar’ el diálogo: Ernesto Samper, en Diario El Espectador, Bogotá, 10-7-2015, http://www.elespectador.com/noticias/paz/cese-bilateral-colombia-puede-blindar-el-dialogo-ernest-articulo-571877.

888 Comunicado Conjunto No. 55: Agilizar en La Habana y desescalar en Colombia, en PazFARC-EP.org, 12-7-2015, http://www.pazFARC-ep.org/index.php/noticias-comunicados-documentos-FARC-ep/comunicado-conjunto/2853-agilizar-en-la-habana-y-desescalar-en-colombia. También, http://goo.gl/1sRuuH.

889 No hay que confundir decisiones sobre desescalamiento con condiciones de cese el fuego: De La Calle, en Diario El Espectador, Bogotá, 12-7-2015, http://www.elespectador.com/noticias/paz/no-hay-confundir-decisiones-sobre-desescalamiento-condi-articulo-572134.

890 En 4 meses tomaré la decisión de si seguimos con el proceso o no: Santos, en Diario El Espectador, Bogotá, 12-7-2015, http://www.elespectador.com/noticias/Paz/4-meses-tomare-decision-de-si-seguimos-el-proceso-o-no-articulo-572193.

891 Judicial; no justicia social, lo que hace pensar que todo seguirá igual en lo político-económico-social.

892 Colombia: Tras acuerdos con las FARC para desescalar el conflicto, Santos pone plazo de cuatro meses para evaluar si continúan los diálogos, en Kaosenlared.net, 15-7-2015, http://kaosenlared.net/colombia-tras-acuerdos-con-las-FARC-para-desescalar-el-conflicto-santos-pone-plazo-de-cuatro-meses-para-evaluar-si-continuan-los-dialogos/.

893 “FARC debe aceptar que será juzgada y condenada; si no lo hace, no hay Paz”, en Diario El Espectador, Bogotá, 15-7-2015, http://www.elespectador.com/noticias/Paz/FARC-debe-aceptar-sera-juzgada-y-condenada-si-no-hace-n-articulo-572942.

894 Como analicé más arriba bajo el título: “Variaciones en las Características del Sistema Mundial Durante el Conflicto”, un modelo socialista, en la etapa de globalización capitalista, no tiene muchas posibilidades, ya que no hay ninguno funcionando eficiente y exitosamente, como para seguirlo. La pregunta clave, cuya respuesta no es ni simple ni sencilla, es ¿cómo se hace justicia social en un mundo dominantemente globalizado por una economía capitalista financiera? Esto requiere de mucha imaginación y creatividad, más que de ideología, retórica y buenos deseos.

895 ¿Qué posibilidades de desarrollo tienen los países periféricos con un modelo neoliberal, que deja todo en manos del “mercado”? Esto puede ser aprovechado por los sectores corporativos que tratan de quitarse de encima las “reglas” que el Estado pueda imponerles, pero no por los sectores sociales que carecen de todo tipo de recursos. Lamentablemente, los gobiernos populistas, le hacen creer al pueblo que lo están protegiendo y les están brindando todo lo que necesitan, siendo que se transforman en la otra cara de la misma moneda, al montarse en el Estado, impidiendo la iniciativa privada y la posibilidad de auténtico desarrollo económico-social. Mientras las sociedades no sean partícipes activas de su destino y los sectores intelectuales y académicos no se transformen en “vectores” de pensamiento alternativo, en vez de “justificadores” de las políticas de los Gobiernos -populistas o neoliberales-, nada cambiará.

896 Colombia ha vivido, desde la etapa de su independencia, en un estado permanente de violencia.

897 En base al artículo de Duque, Horacio, Desescalamiento en Cifras, en Anncol, Agencia Noticias Nueva Colombia, 15-7-2015, http://anncol.eu/index.php/opinion/item/1194-horacio-duque.

898 “Ninguna unidad está obligada a dejarse golpear por fuerzas enemigas”: FARC sobre cese al fuego, en Diario El Espectador, Bogotá, 19-7-2015, http://www.elespectador.com/noticias/paz/ninguna-unidad-esta-obligada-dejarse-golpear-fuerzas-en-articulo-573700.

899 Comisión de Esclarecimiento de la Verdad, Ya, en PazFARC-EP.org, 23-7-2015, http://www.pazFARC-ep.org/index.php/noticias-comunicados-documentos-FARC-ep/delegacion-de-paz-FARC-ep/2875-comisi%C3%B3n-de-esclarecimiento-de-la-verdad,-ya.

900 FARC dice que no son los únicos culpables del conflicto en Colombia, en Diario El Espectador, Bogotá, 25-7-2015, http://www.elespectador.com/noticias/paz/FARC-dice-no-son-los-unicos-culpables-del-conflicto-col-articulo-574996.

901 El Jefe del equipo negociador del Gobierno en Cuba así respondió a la propuesta de la guerrilla, en Diario El Espectador, Bogotá, 3-8-2015, “http://www.elespectador.com/noticias/paz/no-habra-treguas-o-armisticios-temporales-cese-al-fuego-articulo-576799”http://www.elespectador.com/noticias/paz/no-habra-treguas-o-armisticios-temporales-cese-al-fuego-articulo-576799.

902 “Posibilidad de cese bilateral solo se dará después de superar tema de justicia transicional”, en Diario El Espectador, Bogotá, 13-8-2015, http://www.elespectador.com/noticias/paz/posibilidad-de-cese-bilateral-solo-se-dara-despues-de-s-articulo-579150.