CRISIS MONETARIA EN ASIA

ANALISIS DE SU ORIGEN Y EVOLUCION

©  Luis DALLANEGRA PEDRAZA *

LA CRISIS SE INICIA EN JULIO DE 1997 (1)

Los nueve países de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) decidieron reforzar su cooperación financiera para estabilizar las tasas de cambio de sus monedas, que desde el 2 de julio de 1997 se han depreciado frente al dólar por motivos fundamentalmente especulativos, cuando Tailandia anunció la flotación controlada del baht.

Los ministros de Relaciones Exteriores de los nueve países de la ASEAN (Birmania, Brunei, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam), se reunieron en Kuala Lumpur preocupados por los esfuerzos concertados para desestabilizar las monedas de la ASEAN para fines privados, amenazando así la estabilidad de las economías de la Asociación.

CARACTERISTICAS DE LA CRISIS

El sudeste asiático, más que América Latina y Europa Oriental, es el principal mercado emergente para los movimientos de capitales mundiales. Por eso, la crisis en esa región repercute en otras partes del planeta; por la conexión inmediata que hacen los "brokers" para entrar y salir de esos mercados cambiando fácilmente según varíen las cotizaciones.

El 22 de agosto de 1997, el baht, la moneda tailandesa, cerró en una baja récord y arrastró consigo a las demás divisas del sudeste asiático, mientras aumentaba la inquietud por las decrecientes reservas monetarias del país.

Un analista de MMS, filial de Standard and Poors -calificadora de riesgo-, señaló que "el debilitamiento del baht fue debido a que se supo que el Banco de Tailandia adelantaría el pago de sus deudas (23,4 millones de dólares), lo que haría descender sus reservas". Tras la revelación, las corporaciones tailandesas salieron a comprar dólares antes de que encarecieran.

A fines de julio de 1997, las reservas de divisas de Tailandia eran de 30.000 millones de dólares, pero si se toman en cuenta los pagos y los servicios de deuda, las reservas estarían sólo en 6,6 millones. La crisis se generó básicamente por la dependencia de los capitales de corto plazo. A diferencia que en México, en Tailandia la mayoría de la deuda externa pertenece al sector privado.

La situación económica en México y Tailandia en relación a las causas de la crisis es bastante distinta, pues mientras Tailandia había optado por un tipo de cambio fijo con el objetivo de alentar al sector exportador, México buscaba bajar las altas tasas de inflación y así mejorar el rendimiento de su economía. A ello se agrega que la situación de las reservas internacionales de ambos países es sumamente distinta. De hecho, en el momento que México devaluó contaba con tan sólo US$ 6.300 millones, mientras que las reservas en el país asiático llegaban a US$ 33.000 millones. Los mexicanos dejaron escapar sus reservas durante un año, lo que no sucedió en Tailandia. Y mientras el déficit en cuenta corriente era de 7 % del PIB el año en que estalló la crisis en México, el de Tailandia es de 4 % del producto.

Tailandia, tras varios años de crecimiento espectacular, se vio enfrentada a una caída del tipo de cambio real debido al aumento del gasto interno, lo cual repercutió en sus exportaciones, pues mientras su crecimiento llegaba a 8,6% en 1996, el aumento promedio para 1997 llega a 7 %. Sumado a esta situación, el sector financiero comenzó a debilitarse y cortó sus préstamos, lo que generó una situación de inestabilidad y produjo una salida masiva de capitales extranjeros a corto plazo, con lo que el gobierno se vio obligado a flexibilizar el tipo de cambio (2).

Según, Roberto Toso, de Ernst & Young -calificadora de riesgo-, lo que ocurrió en Tailandia es típico en los países que poseen tipo de cambio fijo. Al retirar los fondos internacionales sus inversiones del país se deterioran fuertemente las reservas internacionales y precipita una crisis en las cuentas externas. En los países vecinos, en tanto, se produce una especie de profecía autocumplida, pues los inversionistas prevén que, por ejemplo, Filipinas tomará las mismas medidas, por lo que sacan sus capitales y finalmente el país se ve obligado a devaluar (3).

MALASIA FRENA LAS OPERACIONES BURSATILES
DE INVERSIONISTAS EXTRANJEROS

El 27 de agosto de 1997, se desplomaba el mercado bursátil de Malasia y su divisa llegaba a su nivel mínimo récord.

El primer ministro Mahathir Mohamad prometió usar "miles de millones de ringgit" para apuntalar la bolsa de Kuala Lumpur y también acusó a especuladores extranjeros como el financista George Soros y a los administradores de fondos de otros países de socavar los mercados financieros de Malasia.

El primer ministro acusó de "manipular" el mercado bursátil de Malasia y dijo que haría cumplir las nuevas normas para detener las ventas a corto plazo de acciones de empresas de ese país por parte de fondos extranjeros. En una venta a corto plazo, los inversionistas venden títulos prestados, con la esperanza de recomprarlos más tarde a un precio más barato.

Esto ocurrió en momentos en que Tailandia tomó la decisión de que se devaluara el baht.

El ringgit -moneda malaya- también bajó a su nivel más bajo desde que se comenzó a negociar libremente en 1973.

Los analistas y los banqueros opinaban que habría víctimas empresariales importantes. Este punto de vista se basó, en gran parte, en la rápida expansión del endeudamiento de las empresas durante los últimos años y el uso extendido de las acciones como garantía de préstamos.

"La actitud hacia los inversionistas extranjeros en Malasia parece muy hostil", dijo un administrador de fondos británico. Es una opinión muy extendida entre analistas que creen que las medidas de Mahathir podrían acabar con todas las esperanzas de Kuala Lumpur de convertirse en un centro financiero regional.

LA CRISIS EN EL SUDESTE ASIATICO SE EXPANDE

Las turbulencias financieras en el sudeste asiático han arrastrado a los princiales mercados del mundo. Arrastró casi sin excepción a los mercados europeos y latinoamericanos. Si bien en Nueva York nadie dramatizaba las consecuencias de las caídas de los "tigres asiáticos", el impacto en los negocios se hizo sentir.

En América Latina las turbulencias asiáticas, han sido particularmente nocivas para Brasil, dado que los inversores han apuntado que la economía de ese país tiene similitudes con la de Tailandia, país en el que comenzó la debacle de la región asiática.

A su vez, ante las fuertes bajas en el mundo, se han producido retiros masivos de dinero de los fondos comunes de inversión y, ante la necesidad de devolver dinero, los operadores tienden a deshacerse de las acciones en los mercados que mejores rendimientos han tenido.

En Europa, los principales mercados terminaron en baja, con la debilidad generalizada arrastrando a los bonos Brady latinoamericanos que presentaron una pronunciada caída.

La Argentina también bajó. Luego de desafiar durante días el vendaval del sudeste asiático y sus consecuencias en las principales Bolsas del mundo, el mercado argentino terminó cediendo a la lógica de la globalización.

Ventas obligadas

Las fuertes pérdidas que se produjeron en los mercados asiáticos están forzando a los inversores institucionales de los principales mercados a vender sus posiciones en mercados que ya rindieron sus frutos, tales como el de Brasil, México y, en menor medida, la Argentina.

Como señala Agustín Mackinlay, del Banco Privado de Inversiones, "estamos en presencia de una crisis de liquidez en las Bolsas latinoamericanas".

A su vez, los inversores internacionales continúan albergando sospechas de que Brasil pueda decidir una devaluación de su moneda, con las nefastas consecuencias que ello tendría para el mercado argentino. No obstante ello, ni los Ministros de Economía, ni los presidentes del MERCOSUR, han hecho reuniones con el objeto de crear un fondo de compensación o un fondo anti-crisis.

Caídas en toda la región

El primer ministro de Singapur, Goh Chok Tong, al comentar sobre el comportamiento de las monedas asiáticas, en una rueda de prensa en Tokio, resumió el problema de la siguiente manera: "No se puede pelear contra el mercado".

"Ha llegado una nueva época de volatilidad en el mercado de divisas", dice Alex Erskine, estratega de mercados de Citibank NA para la región.

Bernhard Eschweiler, jefe de análisis para Asia y el Pacífico de J.P. Morgan, señala que "lo que vemos es que los bancos centrales, o a un nivel más general, cómo los gobiernos, reconocen que sus puntos flacos se encuentran más en las tasas de interés que en el mercado de divisas".

Los gobiernos sudasiáticos que intentan salir de la desaceleración económica, que ha durado un año entero, se enfrentan a la disyuntiva de bajar las tasas de interés o mantener el vínculo de sus divisas al dólar: Se necesitan tasas de interés inferiores para estimular sus economías, pero se requieren tasas de interés más altas para atraer a los inversionistas si los gobiernos regionales van a mantener el vínculo de sus divisas al dólar de EUA, que sube cada vez más.

EXPECTATIVA EN LAS BOLSAS DEL MUNDO: LOS MERCADOS
DEL SUDESTE ASIÁTICO PRESENTAN UN PANORAMA CONFUSO

En un mes de crisis monetaria y bursátil en el sudeste asiático, unos 200 mil millones de dólares de inversores locales y extranjeros se evaporaron de la región.

La recuperación del ringgit, según los analistas, responde a la retirada de los severos controles de cambio, y al aplazamiento de proyectos de infraestructura encargados por el Estado a consorcios internacionales.

EL COBRE SUFRE EL GOLPE DE LA CRISIS ECONÓMICA EN EL SUDESTE ASIATICO

La crisis de las economías del sudeste asiático ha dejado maltrecho al mercado del cobre. Los inversionistas apostaban a que el precio del cobre y otros metales de uso industrial crecería a medida que aumentara la demanda en economías que se consideraban atractivas hasta hace poco.

Durante varios meses, los inversionistas en bienes básicos se apoyaban en la noción de que el crecimiento en Asia sería acelerado y un día toda la población del continente estaría bien alimentada, tendría servicio telefónico y poseería un automóvil. Pero en los meses de agosto y setiembre, esas esperanzas se han debilitado.

El primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad, postergó varios megaproyectos en los que se habrían usado grandes cantidades de cobre, entre ellos varias carreteras, un aeropuerto, el edificio más alto del mundo y una represa valorada en US$ 5.000 millones. La demanda de automóviles y vivienda nueva también bajó.

CHINA SIENTE LAS REPERCUSIONES DE LA CRISIS DEL SUDESTE ASIATICO

Los problemas económicos de la región podrían perjudicar la salida a bolsa de las empresas estatales chinas.

Hasta el momento China se ha escapado del revuelo en el sudeste asiático, pero la crisis sí podría desacelerar las ambiciosas reformas económicas del país.

China confía en que los mercados bursátiles se hagan cargo de la financiación de las empresas estatales con problemas y liberen de esta tarea a los bancos del país, agobiados por las deudas.

El gobierno chino también espera que las exigencias del mercado puedan obligar a las agotadas empresas estatales a reestructurarse, algo que los mercados ya han logrado con las compañías chinas cuyas acciones se negocian en Hong Kong.

El problema es la caída generalizada de los mercados bursátiles asiáticos, lo que ha dejado los planes de China en una precaria situación.

El gobierno chino ha comenzado a reevaluar el ritmo al cual el país abrirá sus mercados financieros a inversionistas extranjeros. Si actúan demasiado rápido China podría quedar muy vulnerable a un éxodo repentino de capital similar al que golpeó al sudeste asiático en el mes de agosto de 1997.

Hasta el momento, los mercados bursátiles de China han permanecido aislados debido a la economía cerrada del país. Su divisa no es totalmente convertible y no se le permite a los extranjeros comprar acciones clase "A", destinadas a inversionistas nacionales. A la vez, el alto nivel de ahorro internoel bajo costo de la vivienda, subsidiada por el Estado, deja a los trabajadores con efectivo disponible de sobra— provee suficiente dinero para mantener los mercados a flote.

Sin embargo, China no es completamente inmune. La volatilidad del mercado afecta los esfuerzos para recaudar fondos extranjeros.

También podría enfrentar una creciente competencia en términos de la inversión extranjera y los mercados de exportación, porque las divisas más débiles reducen los costos de producción en el sudeste asiático en términos del dólar de EUA.

Indonesia y Filipinas "representan la amenaza más grande para China", dijo Dong Tao, economista de Schroder Securities Asia Ltd., en Hong Kong.

La cotización de acciones en Hong Kong o en bolsas extranjeras obligan a las empresas chinas a ajustar sus prácticas contables a los parámetros internacionales. Una vez que cotizan en bolsa, se les exige divulgar mucha más información que la que acostumbran a revelar las compañías en China. El resultado es una nueva cultura de "gobierno empresarial".

La estrategia: reagrupar a las compañías estatales alrededor de las filiales que ya cotizan en bolsa y de paso, inyectarles nuevos activos.

De todas formas, no está claro qué pasará con las economías asiáticas en los próximos años.

UN DOLAR POR DIA ES LA "LINEA DE POBREZA" (4)

La pobreza en las naciones del Este asiático declinó más de un 50% en las últimas dos décadas, gracias al desarrollo industrial en China, Indonesia, Corea del Sur y Singapur, según un informe del Banco Mundial. Las naciones asiáticas han logrado éxito, según el informe, ya que en 1995 tenían 345,7 millones de pobres contra los 716,8 millones de 1975.

El informe destaca a Indonesia y China como los dos mejores ejemplos, ya que la disminución de la condición de pobreza fue de 82% y 63% respectivamente. El banco fijó la "línea de pobreza" en un ingreso per cápita de US$ 1,00 (a valores de 1985) por día.

El Este asiático alberga hoy el 34% de los pobres del mundo.

PERSPECTIVAS DIFERENTES DE LOS ECONOMISTAS SOBRE LA CRISIS ASIATICA

Visión de Paul SAMUELSON (Agosto de 1997) (5)

Paul Samuelson -premio Nobel de Economía-, negó que los problemas cambiarios se deban sólo a las malas artes de los especuladores y planteó que los modelos de crecimiento basados exclusivamente en las exportaciones deben ser cautelosos.

Hipótesis que se pueden formular sobre el futuro de las economías de la ASEAN:

1) Hay que entender lo distintas que son estas 10 naciones. Singapur es como una gran ciudad con un ingreso "per capita" real casi 100 veces superior al de Indochina. Indonesia es un verdadero subcontinente, con prácticamente el doble de habitantes que las dos Coreas.

2) Se debe dejar a un lado la tendencia a separar los aspectos políticos-diplomáticos de los económicos. El hecho de que Camboya se desvíe hacia una dictadura monopartidista al estilo de Birmania, no mejora las perspectivas de una alianza del Sudeste Asiático capaz de desarrollar por sí misma patrones democráticos y pacíficos.

3) La caída -y forzada depreciación- de la divisa tailandesa, el baht, se ha expandido hasta debilitar y poner a prueba al resto de las monedas asiáticas.

El FMI viene advirtiendo desde hace tiempo a las autoridades tailandesas que sus políticas apuntaban hacia el desastre. Pero no lo escucharon y esta vez los pronósticos probaron ser ciertos.

Los funcionarios en Malasia responsabilizaron públicamente a los especuladores -en su mayoría no asiáticos- por el brutal derrumbe de la divisa tailandesa.

George Soros, quien ha tenido un gran éxito con sus operaciones financieras, y opera mayormente en los países de Europa Oriental, es el chivo expiatorio al que culpan por las depreciaciones de las diferentes monedas en Asia. Por supuesto, los especuladores siempre aceleran el ritmo de los cambios económicos y transforman en ganancias los errores que cometen los gobiernos.

Sin embargo, los especuladores, independientemente de todos los esfuerzos que hagan, no pueden derrumbar una economía realmente sólida. Basta recordar que la crisis mexicana prácticamente no logró afectar a Chile, que no llevaba a cabo ninguna de las temerarias políticas económicas que colocaron al peso mexicano en una posición peligrosamente sobrevaluada.

Dentro de la ASEAN, ni países prósperos como Singapur y Brunei, ni grandes como Indonesia y Filipinas, se manifestaron a favor de ayudar a Tailandia, aunque si lo hubieran querido, tampoco hubieran podido hacer mucho en su favor. Lo mismo vale para China, Japón y Corea del Sur.

Es ingenuo pensar que esta organización, aunque de menores dimensiones, sea una nueva Unión Europea. La importancia de la Unión Europea radicó en que el libre comercio que defendía y llevaba a cabo, expandió con celeridad, y de modo considerable, el volumen de intercambio intraeuropeo que ya existía.

Las exportaciones de naciones de la ASEAN no son intragrupo, se dirigen en su mayoría a países fuera del grupo.

Si algo o alguien va a ayudar a Tailandia, será el FMI. Esta es su tarea: mantener la actividad económica bajo supervisión, dar señales de alerta y proporcionar liquidez temporal y préstamos condicionales, siempre que la nación receptora desista de prácticas económicas superexpansionistas que siempre las meten en problemas.

Hemos visto en los países de la Cuenca del Pacífico -Japón, Taiwán y Corea del Sur- una cierta frialdad ante las dificultades de las divisas del Sudeste Asiático. Esta actitud podría cambiar una vez que comience a mitigarse la crisis.

Finalmente, quisiera destacar que el patrón general de este veloz y exitoso desarrollo ha sido erigido sobre un crecimiento basado en las exportaciones. Japón fue su precursor y ahora la China post-Mao lo imita. Sin embargo, este modelo ya ha comenzado a encontrar sus verdaderas dificultades. Los surcoreanos están bien conscientes de esto y el tema que les preocupa no les concierne exclusivamente a ellos.

No creo que los problemas de TaiIandia y de otros países del Sudeste asiático confirman que el crecimiento basado en las exportaciones está a punto de ser sometido a una dura prueba. México creó su propia ruina. Durante años Brasil y la Argentina vivieron bajo hiperinflaciones de su propia creación. Una vez que la Argentina y México dejaron de seguir políticas de "autocastigo", sus tasas de crecimiento realmente mejoraron.

Confiar exclusivamente en un crecimiento basado en las exportaciones -Japón bien lo sabe- es riesgoso. Corea del Sur está empezando a entenderlo. Además en todo el mundo, el uso exitoso de este modelo está generando niveles de gran competencia. Este es el desafío que tendrá que enfrentar la política de la Cuenca del Pacífico.

Visión de Paul Krugman (Setiembre de 1997) (6)

Paul Krugman -especialista en economía internacional y profesor del Massachusetts Institute of Technology (MIT)-, opina que la crisis asiática es igual al "tequila".

Para Krugman, "el tipo de cambio fijo es una invitación a los ataques especulativos".

Krugman es teóricamente un adversario de los tipos de cambio fijos y eso lo llevó a criticar algunos de los temas centrales de la Argentina de los 90’: La Ley de Convertibilidad –relación 1 peso=1 dólar- y el MERCOSUR.

Su interpretación de la crisis financiera de los países asiáticos, es que, cualitativamente, es lo mismo que la crisis del tequila en América Latina. Los inversores volcaron alegremente una gran cantidad de dinero y, luego, cuando se dieron cuenta de que esos países no eran todo lo perfectos que ellos se habían imaginado, corrieron todos juntos en dirección a la salida. La única diferencia es que es mucho menos grave.

Los tipos de cambio fijo contribuyeron a crear una "opción de una sola mano" para los especuladores, y eso además hizo difícil a países como Tailandia adecuarse a un mercado exportador deteriorado.

Para Krugman, las principales lecciones a extraer son:

Krugman ha comparado las economías de Asia y de América latina y diferenciando a Asia por el mayor crecimiento de su productividad.

Su perspectiva es que hay muy poca correlación entre el potencial de crecimiento de largo plazo y la vulnerabilidad a la crisis. Estados Unidos fue mucho más afectado por la depresión que Inglaterra. Asia todavía parece encaminada a un crecimiento más rápido que el de América Latina en la próxima década. La única cosa que hemos aprendido de esta crisis es que la supuesta superioridad de los gobiernos asiáticos era un mito: Mahatir (el presidente malayo) ha demostrado que los asiáticos pueden ser tan tontos como cualquiera.

Lo que importa es la calidad: quién hace las inversiones y por qué las hace. Por lo general, lo único que me pone nervioso respecto de los países en desarrollo es el papel del dinero de corto plazo, y también el predominio de fondos comunes de inversión cuyos gerentes están más dispuestos a seguir a la manada que a hacer juicios independientes.

El Mercosur me parece que tiene mucho de simbólico; económicamente, no es demasiado importante. Incluso puede llegar a ser negativo, un desviador de comercio, que hace que los países miembros se compren entre ellos productos caros en vez de comprarlos más baratos a otros países.

LA CRISIS CONTINUA EXPANDIENDOSE (7)

El jueves 23 de octubre de 1997 hubo un derrumbe en la bolsa de Hong Kong, que cayó 10,4%, provocando pérdidas a cuatro financistas importantes, por 18 mil millones de dólares en un solo día y a muchos pequeños inversores por 40 mil millones de dólares; repercutiendo en todo el mundo, y generando –y actualizando- denuncias sobre los riesgos de la especulación financiera.

Las bolsas más afectadas fueron la de Buenos Auires que acumuló en dos días una caída del 9,3%, la de San Pablo 11,3% y la de México 7,4%. El resto de las bolsas en el  mundo tuvieron caidas entre el 2 y el 4%.
El motivo de la crisis se originó en la compra de títulos a crédito. Muchos compraron títulos de mercados emergentes a crédito con un costo del 6,5% esperando una renta del 9% anual. En general, esos créditos estaban garantizados con otros títulos, también comprados en mercados emergentes, garantizados a la vez por otros avales. Al caer los títulos, los prestamistas se apresuraron a solicitar a los compradores que cubran las pérdidas. Para eso salieron a vender parte de sus papeles y con eso generaron mayores pérdidas en los mercados.

Una situación similar, que se dio a fines de 1994, que desembocó en el "efecto tequila”, estuvo acompañada de una fuerte salida de fondos de la región. Ahora es al revés, hubo un flujo de fondos hacia las economías emergentes.

La situación de crisis en Hong Kong genera varias expectativas; entre ellas, si sus autoridades lograrán defender la convertibilidad cambiaria que rige desde hace 14 años.

El Asia Central concentra hoy dos tercios del flujo de inversión que anualmente van hacia el Tercer Mundo (Africa sólo recibe el 4%).

Hong Kong cuenta con unos 80 mil millones de dólares estadounidenses en reservas y desde su paso a la soberanía china, en julio de 1997, cuenta con el respaldo adicional de las reservas de China, que han crecido este año a más de 130 mil millones, por lo que, en principio, está en condiciones de resistir razonablemente a la crisis.

Quienes parecen no resistirlo son las bolsas latinoamericanas, que en un mes han perdido 270 mil millones de dólares.

¿QUE SE PUEDE HACER?

Otro tema importante, es si el mundo, o los organismos multilaterales de pago, como el FMI, están en condiciones de socorrer al mundo asiático, de la misma manera en que, con la asistencia de EUA, México logró en 1995 un paquete de asistencia financiera por 50.000 millones de dólares para salir del denominado “efecto tequila”. ¿Hasta qué punto se puede continuar con este sistema de riesgos y con este tipo de rescate? Mientras el FMI se maneja con el mismo sistema de cuotas, el flujo financiero global, debido al "big bang" de la bolsa se ha multiplicado entre cinco y diez veces.

Hay ciertas hipótesis que se podrían plantear:
 


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).


* 
© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Crisis Monetaria en Asis: Análisis de su Origen y Evolución, en Política Internacional,  http://luisdallanegra.bravehost.com/crisasia.htm.


e-Mail: luisdallanegra@gmail.com
Home  Arriba     Volver a Asia 

(1) Información de The Wall Street Journal Americas de los días Sábado 23 de agosto de 1997, Lunes 25 de agosto de 1997, Jueves 28 de agosto de 1997, Sábado 30 de agosto de 1997, Domingo 7 de septiembre de 1997, Lunes 8 de septiembre de 1997, Viernes, 12 de septiembre de 1997. Publicado en Diario El Mercurio, Sgo. Chile, 26/7/97.

(2) Comentarios de José Luis Daza, director para los mercados emergentes de JP Morgan. Publicado en Diario El Mercurio, Sgo. Chile 26/7/97.

(3) Publicado en Diario El Mercurio, Sgo. Chile 26/7/97. Esta es una advertencia para países como Argentina, que mantiene desde hace 7 años un sistema de cambio fijo por la Ley de Convertibilidad y piensa mantenerlo sine die.

(4) Diario Clarín, Bs. As., 31/8/97.

(5) Publicado en Diario Clarín, Buenos Aires, 31/8/97. Traducción de Clarisa Moraña.

(6) Publicado en Diario Clarín, Bs. As., 7/9/97. Reportaje de Andres Borenstein de Clarín. La revista The Economist lo llamó "El Nobel del 2015", En una de sus obras más famosas, Peddling Prosperity (Vendiendo prosperidad), critica por todos los flancos a los mentores de las "Reaganomics", Robert Mundell, Arthur LafLer y Jack Kemp, a quienes trata de simplistas y los acusa de "no haber solucionado nada y dejar una deuda de 3 billones de dólares". Robert es profesor en Colurnbia y responsable de algunos modelos famosos como "EI enfoque monetario del balance de pagos". Pero Krugman también se peleó con el ala demócrata de los economistas, con quienes más comulga ideológicamente. El ex secretario de Trabajo Robert Reich y los asesores de Clinton, Laura D'Andrea Tyson y Lester Thurow, son frecuentemente sus blancos.

(7) Diario Clarín de Buenos Aires, 25/10/97. Artículos: “La Quimera del Oro” firmado por Oscar Raúl Cardoso; “Mercados Alterados”; “Jueves 'muy' Negro para Cuatro Magnates de Hong Kong”.