¿PAX O PAZ EN AMERICA LATINA?

CONFLICTO EN COLOMBIA


TEMAS PARA UNA AGENDA DE PAZ EN COLOMBIA

© Luis DALLANEGRA PEDRAZA *

Llevar a cabo un proceso negociado de resolución de conflictos, implica considerar, no sólo a los actores que forman parte del mismo 1, sus posiciones, aspiraciones, demandas y capacidades, sino también aquellos elementos que formarían parte de una agenda o los que quedarían, por diferentes motivos, fuera de la misma.

En el caso de Colombia, habría que considerar, no sólo los temas directamente relacionados al conflicto manifiesto, sino también aquellos que constituyen el trasfondo de la problemática y que si no son resueltos, mantendrá al conflicto en estado latente, bajo un manto de aparente orden y estabilidad.

Hasta el momento, la tendencia dominante es que la medición del poder entre las partes, es la que resuelve la negociación.

Se trata de alcanzar un proceso de negociación política; no se trata de negociar la desmovilización de grupos guerrilleros. Hay un conflicto planteado entre el Estado y los sectores dirigentes de la sociedad, por un lado, y las organizaciones insurgentes que pretenden disputar el poder. Es necesario encontrar vías para acercar el conflicto y la negociación.

Si se está delante de un proceso de negociación política, no se puede pensar que lo único, y seguramente tampoco el primer tema a negociar, es el fin de las hostilidades. Es importante llegar a acuerdos en este punto, pero lo que se avance en este campo está asociado a lo que pasa con la agenda política. En este sentido, es importante destacar lo planteado por el gobierno de Ernesto Samper (1997), “negociar en medio de la confrontación”. La negociación debe centrarse en los puntos de interés específicos y sus soluciones pese a la confrontación.

Para avanzar hacia un diálogo y una negociación útiles, es necesario acordar unos principios iniciales que orienten el comportamiento de las partes 2:

1. El reconocimiento del “otro” como interlocutor político válido.

2. Un compromiso de las partes de no suspender el proceso de negociación mientras no se llegue a un acuerdo global, sean cuales fueren los obstáculos que se presenten.

3. Una gestión unificada de la información en los medios de comunicación y el compromiso de los negociadores de no emitir declaraciones en la prensa sobre el desarrollo del proceso negociador.

4. La disponibilidad y/o presencia de un organismo y/o persona en el que las partes estén de acuerdo, que aporte sus buenos oficios en la mesa de negociación, que contribuya al proceso negociador y que al mismo tiempo sea depositario o garante de los acuerdos producidos.

5. Que la Política de Negociación y Paz comporte elementos que den credibilidad a las partes. Algunos elementos serían:

a) Estabilidad en el tiempo. Esto quiere decir que si es necesario vaya más allá de un gobierno determinado. Los gobiernos son sólo representantes de los asuntos de Estado, no el Estado;

b) Participación en el proceso de negociación de los sectores de poder de la sociedad, aunque este poder sea asimétrico: empresarios, propietarios de la tierra, sindicatos y de la sociedad civil organizada (ONG’s) o no organizada (OSC) entre los que hay que contemplar a los grupos étnicos;

c) La puesta en funcionamiento efectiva del Consejo Nacional de Paz en el que converjan los poderes estatales: Ejecutivo, Legislativo y Judicial y los diferentes sectores de la sociedad civil;

d) Armado de una “Agenda” de negociación, aunque deba implementarse en diferentes estapas, que contemple tanto lo coyuntural como lo estructural y que sea aprobada y apoyada por las partes;

e) Voluntad clara de los actores para encontrar salidas a los problemas y no poner obstáculos a cada solución.

Es necesario encontrar respuestas, aunque sean provisionales, a las siguientes interrogantes, para tener claro en qué terreno se moverán las negociaciones:

1. ¿A cambio de qué las organizaciones guerrilleras están dispuestas a modificar sus prácticas y vaciarlas dentro de las institucionalidad?;

2. ¿Qué está dispuesto a negociar el gobierno y la sociedad colombiana a cambio de poner fin al conflicto político armado? ¿qué está dispuesta a negociar la Coordinadora Guerrillera?

El esquema de negociar exclusivamente las condiciones para la desmovilización de los alzados en armas y su posterior reinserción en la vida civil, es insuficiente y no permite prever salidas exitosas, con las actuales organizaciones guerrilleras de las FARC-EP y el ELN. Está claro que ha de ser un tema importante, pero nunca el único. Lo que se busca no es un acuerdo en sí, sino unas soluciones que tengan la posibilidad de resolver verdadera y estructuralmente los conflictos y sus raíces.

Es necesario centrar la negociación en aquellos temas de la agenda, para los que la participación de la sociedad civil, además de las partes enfrentadas, es básica. Es la sociedad colombiana la que define hasta dónde está dispuesta a ceder en cada uno de los temas de discusión. Dentro de lo posible, los temas de la Agenda se pueden plantear como una reelaboración de un nuevo Pacto Social que tenga expresión normativa en una nueva Constitución Política, o como desarrollos legales de la Constitución de 1991 pensando en la necesidad de su reforma.

Es necesario romper con la tradición de los gobiernos colombianos -y otros de América Latina- de considerar el diálogo y la negociación como meros mecanismos para desmovilizar movimientos sociales.

Ha de quedar claro que se trata de resolver un problema político y no uno delincuencial. Se trata de hacer que el conflicto social se continúe expresando en los ámbitos propios y no de la criminalización permanente de las demandas por parte del Estado. Por eso, los actores de los conflictos han de tener representación en la mesa de negociación, incluyéndose a obreros, campesinos, grupos étnicos, pobladores de las regiones, etc., porque es con ellos con quienes se han de dar los acuerdos sustanciales.

La propuesta del Consejo Nacional de Paz 3 es una iniciativa de sectores relevantes de la sociedad colombiana y del Estado. El Consejo Nacional de Paz podría garantizar que la política pública de paz sea producto de un consenso entre sociedad y poderes estatales -diplomacia de vías múltiples- y no sólo una tarea de gobierno, de forma que responda a grandes acuerdos nacionales y asegure la continuidad que el tema requiere. {¿Modelo Sudáfrica?} Los sucesos propios del conflicto no pueden ser argumentos para suspender la negociación, como demuestra la experiencia del pasado. El Consejo Nacional de Paz ofrece a las organizaciones guerrilleras un interlocutor serio y representativo, no sólo del Estado sino de la sociedad colombiana, que pueda negociar y pactar con la certeza de que está representando el sentimiento mayoritario de la sociedad colombiana.

La prioridad principal de las negociaciones debe ir en la dirección de apartar a la sociedad civil de las consecuencias del conflicto, más allá de que el objetivo final sea acabar con él y tener a la sociedad civil como partícipe en su solución. Pero mientras esto no llega es necesario disminuir los efectos siniestros que la guerra tiene sobre la población no combatiente. También son necesarios los diálogos regionales, que pueden ser útiles a la hora de analizar las problemáticas regionales y las particularidades del conflicto y necesarios para precisar alternativas de solución. Desarrollo regional y paz van juntos. Siguiendo el criterio dominante en el Grupo de CONTADORA, que junto al de Apoyo, intervino en las negociaciones de paz en el caso Nicaragua, el “desarrollo -con justicia social- es el nombre de la paz”. Hay conflicto porque la sociedad tiene problemas y no que la sociedad tiene problemas porque hay conflicto.

La negociación del conflicto armado colombiano ha de ser una forma de repensar colectivamente el país y su futuro como Nación. El reto es cómo hacerlo para que la salida al conflicto armado se articule en la construcción de una nueva Colombia incluyente.

Es necesario crear mecanismos permanentes de concertación de las políticas públicas, que junto con el Congreso reflejen adecuadamente la realidad social y política del país, que sea por excelencia el espacio de la toma de decisiones.

No se puede pensar en una gobernabilidad democrática excluyendo a diferentes grupos de la sociedad.

Por esto, una negociación política del conflicto armado ha de tener una agenda que toque temas tales como:

Problemas que habría que resolver

Si se abordara la vía de la negociación pacífica para la resolución del conflicto colombiano, habría que tratar de resolver una serie de problemas en diferentes niveles, e incluso tiempos. Algunos de estos temas-problemas, ya han sido abordados entre las diferentes partes en conflicto, en distintas épocas 4, estableciéndose ciertas pautas, que podrían tenerse en consideración en el proceso de negociación o perfeccionarse:

  1. Establecer lazos de confianza entre las partes. Esto comprende resolver el problema de los instrumentos y mecanismos de control en la toma de decisiones, para alcanzar un auténtico cumplimiento de lo que se acuerde.

Ha sido contemplado en el Acuerdo de los Pozos (9 de febrero del 2001), firmado durante gobierno de Andrés Pastrana Arango con las FARC-EP: Punto 7. “Establecer una Comisión encargada de estudiar los hechos que afecten la marcha del proceso de negociación y que lo interrumpan”.

También en el Punto 8. “La creación de un mecanismo en la Comisión que periódicamente evalúe sobre el cumplimiento y el propósito de la zona de negociación de paz”.

  1. El problema del “cese del fuego y hostilidades” por todas las partes, de forma ostensible.

Contemplado en el Acuerdo de San Francisco de La Sombra entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP (5-10-2001), durante el gobierno de Andrés Pastrana Arango: Punto 1. “… la tregua con cese de fuegos y hostilidades…”

  1. El problema de las áreas -geográficas y temáticas- de negociación y las reglas y condiciones a las que se someterán, cómo se establecerán y se garantizarán:

    1. Para el intercambio humanitario de prisioneros y secuestrados;

Contemplado en la “Agenda Común Negociaciones FARC-Gobierno, por el Cambio Hacia una Nueva Colombia” firmada en La Machaca (6/5/1999), durante el gobierno de Andrés Pastrana Arango: Punto 9. “Acuerdos sobre Derecho Internacional Humanitario”.

    1. Para negociar la paz.

Contemplado en la “Agenda Común Negociaciones FARC-Gobierno, por el Cambio Hacia una Nueva Colombia” firmada en La Machaca (6/5/1999): Punto 12.1 “Instrumentos democráticos para legitimar los acuerdos”.

  1. El problema de la celebración de las negociaciones de paz, con la participación de los diversos sectores de la sociedad civil.

Contemplado en el Acuerdo por Colombia (24-11-2001) entre el Gobierno de Colombia y el ELN, durante el gobierno de Andrés Pastrana Arango: Punto 2. “Estimular la realización de encuentros entre las partes y los distintos sectores de la sociedad.”

También en el Punto 5. “Impulsar la celebración de una “Cumbre por la Paz” con la participación de diversos sectores de la sociedad y la comunidad internacional.”

Igualmente en el Acuerdo de San Francisco de la Sombra entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP (5-10-2001), durante el gobierno de Andrés Pastrana Arango: Punto 3. “… La Mesa invitará a los distintos sectores de la vida nacional para dar sus aportes al proceso en curso.

  1. El de los derechos humanos en Colombia, tanto como responsabilidad del Estado, como de todos los sectores que operen en su interior, sean otros Estados, como la presencia de tropas u otro personal de EUA, como también empresas, banca, los grupos insurgentes, los paramilitares, etc.

Contemplado en el “Acuerdo de la Uribe” entre las FARC y el gobierno de Belisario Betancur, el 28 de marzo de 1984: “condenarán y desautorizarán ... el secuestro, la extorsión y el terrorismo en todas sus formas y contribuirán a que termine su práctica, como atentados que son contra la libertad y la dignidad humanas.”

Contemplado en la “Agenda Común Negociaciones FARC-Gobierno, por el Cambio Hacia una Nueva Colombia” firmada en La Machaca (6/5/1999), durante el gobierno de Andrés Pastrana Arango: Punto 2. “Protección de los Derechos Humanos como responsabilidad del Estado”.

También Punto 9.1 “Desvinculación de los niños al conflicto armado”. Igualmente Punto 10.2 “Protección de los derechos humanos”.

Contemplado en algunos aspectos en el Acuerdo sobre Derecho Internacional Humanitario entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP (2-6-2001), durante el gobierno de Andrés Pastrana Arango: “El Estado propenderá por el establecimiento de un orden social justo que asegure la convivencia pacífica, la protección de los derechos y libertades de los individuos y adoptará medidas en favor de grupos discriminados o marginados, tendientes a lograr condiciones de igualdad real y a proveer a todos de las mismas oportunidades para su adecuado desenvolvimiento, el de su familia y su grupo social”.

  1. El problema de los derechos económicos, sociales, culturales y del medio ambiente, y la explotación racional y conservación de los recursos naturales;

Contemplado en la “Agenda Común Negociaciones FARC-Gobierno, por el Cambio Hacia una Nueva Colombia” firmada en La Machaca (6/5/1999) durante el gobierno de Andrés Pastrana Arango: Punto 2.2 “Derechos económicos, sociales, culturales y del ambiente”.

También en el Punto 4. “Explotación y Conservación de los Recursos naturales”. Asimismo en el Punto 4.3 “Protección del ambiente sobre la base del desarrollo sostenible”.

  1. El del modelo de desarrollo económico-social que contribuya a la generación de empleo, el crecimiento de la economía, la distribución del ingreso y el desarrollo social.

Contemplado en el Comunicado Nº 9 de la Mesa de Diálogo y Negociación (10-3-2000), durante el gobierno de Andrés Pastrana Arango: “… el modelo de desarrollo económico y social tiene como propósito la generación de empleo, el crecimiento de la economía, la distribución del ingreso y el desarrollo social (...) en tal sentido, es necesario aproximar a todos y cada uno de los colombianos hacia un modelo de desarrollo económico y social que procure estos cuatro elementos, indispensables e insustituibles en la búsqueda de una paz con justicia social”.

También contemplado en la “Agenda Común Negociaciones FARC-Gobierno, por el Cambio Hacia una Nueva Colombia” firmada en La Machaca (6/5/1999), durante el gobierno de Andrés Pastrana Arango: Punto 5.1 “Revisión del modelo de desarrollo económico”;

Punto 5.2 “Políticas de redistribución del ingreso”;

Punto 5.3 “Ampliación de mercados internos y externos”;

Punto 5.4 “Estímulos a la producción a través de la pequeña, mediana y gran empresa privada”;

Punto 5.5 “Apoyo a la economía solidaria y cooperativa”;

Punto 5.6 “Estimulo a la inversión extranjera que beneficie a la Nación”;

Punto 5.7 “Participación social en la planeación”;

Punto 5.8 “Inversiones en bienestar social, educación e investigación científica”.

  1. El problema de las políticas para la industria y el agro, integrales. Resolver el problema de la tierra improductiva, así como la recuperación y distribución de la tierra adquirida a través del narcotráfico o el enriquecimiento ilícito;

Contemplado en la “Agenda Común Negociaciones FARC-Gobierno, por el Cambio Hacia una Nueva Colombia” firmada en La Machaca (6/5/1999), durante el gobierno de Andrés Pastrana Arango: Punto 3.2 “Redistribución de la tierra improductiva”.

  1. El problema que se plantea con la globalización y el rol de las compañías transnacionales y bancos que buscan su rentabilidad generando altos costos económicos, financieros y sociales a los Estados subdesarrollados, desconociendo la soberanía de las naciones;

  2. El tema judicial para juzgar o amnistiar o dar un status diferente a los que han estado en la guerrilla o paramilitares, así como el problema de la “extradición”. La extradición no debería ser utilizada como instrumento de coacción por parte del gobierno, de la misma manera que EUA debería ser recíproco si demanda la extradición de colombianos, en lo que hace a someter a sus propios nacionales a tribunales extranjeros e incluso al Tribunal Penal Internacional (TPI);

  3. El de la sustitución de los cultivos ilícitos y el desarrollo alternativo con el común acuerdo de las comunidades comprometidas y dentro del respeto de la diversidad biológica y del medio ambiente.

Contemplado en la “Agenda Común Negociaciones FARC-Gobierno, por el Cambio Hacia una Nueva Colombia” firmada en La Machaca (6/5/1999), durante el gobierno de Andrés Pastrana Arango: Punto 3.6 “Sustitución de cultivos ilícitos y desarrollo alternativo”.

También contemplado en la “Agenda Común Negociaciones FARC-Gobierno, por el Cambio Hacia una Nueva Colombia” firmada en La Machaca (6/5/1999): Punto 4.3 “Protección del ambiente sobre la base del desarrollo sostenible”.

  1. El problema del narcotráfico, no sólo por el lado de la “oferta”, sino también por el de la “demanda”;

El gobierno de Barack Obama, por primera vez en la historia de EUA ha planteado la alternativa de operar por ambos lados.

  1. El problema de los fondos del narcotráfico, su depósito, lavado, utilización y manejo (Paraísos Fiscales);

  2. El de la reforma constitucional (re-celebración del “pacto social”). La construcción de un nuevo Estado, que permita el desarrollo económico y financiero con rentabilidad para los productores e inversores, pero fundamentado en la justicia social.

Contemplado en el Acuerdo de San Francisco de La Sombra entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP (5-10-2001), durante el gobierno de Andrés Pastrana Arango: Punto 1. “… la eventual convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente…”

Punto 8. Reformas del Estado.

Punto 8.1 Reformas al Congreso.

Punto 8.2 Reforma administrativa para lograr una mayor eficiencia de la administración pública.

Punto 8.3 Descentralización y fortalecimiento del poder local.

  1. El problema de la tributación. Establecimiento de un sistema de “presupuesto participativo” 5;

  2. Participación social en la planeación. Control de gestión en la administración de los asuntos de Estado, en la empresa pública y privada y auto-gestión.

Contemplado en el Acuerdo de San Francisco de La Sombra entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP (5-10-2001), durante el gobierno de Andrés Pastrana Arango: Punto 8. Reformas del Estado.

Punto 8.1 Reformas al Congreso.

Punto 8.2 Reforma administrativa para lograr una mayor eficiencia de la administración pública.

Punto 8.3 Descentralización y fortalecimiento del poder local.

  1. El problema de las reformas políticas y militares;

  2. El problema de las reformas a los partidos políticos y movimientos políticos y la forma de representación, de forma tal que la sociedad se vea auténticamente representada y pueda participar activamente en la toma de decisiones y no sólo en las elecciones. Establecer mecanismos institucionalizados de participación ciudadana.

Contemplado en la “Agenda Común Negociaciones FARC-Gobierno, por el Cambio Hacia una Nueva Colombia” firmada en La Machaca (6/5/1999), durante el gobierno de Andrés Pastrana Arango: Punto 7.1 “Reformas a los partidos y movimientos políticos”;

Punto 7.5 “Mecanismos de participación ciudadana”.

  1. El problema de las reformas al sistema judicial para que opere de forma independiente del resto de los poderes del Estado y actúe eficientemente, de la misma manera que la lucha contra la corrupción y el narcotráfico sean efectivas.

Contemplado en la “Agenda Común Negociaciones FARC-Gobierno, por el Cambio Hacia una Nueva Colombia” firmada en La Machaca (6/5/1999), durante el gobierno de Andrés Pastrana Arango: Punto 6. “Reformas a la Justicia, lucha contra la Corrupción y el Narcotráfico”:

Punto 6.2 “Organos de control”;

Punto 6.3 “Instrumentos de lucha contra la corrupción”;

Punto 6.4 “Narcotráfico”.

  1. El problema del intercambio de prisioneros y secuestrados y una vez hecho éste, qué actividad desarrollará cada uno. Si aquellos recuperados por el gobierno vuelven al ejército o los mandos militares; los policías a su institución, los políticos al ejercicio de la política, etc., y los guerrilleros soltados por el gobierno deberían volver también a sus actividades comunes y corrientes.

  2. El problema de la “calificación” de los grupos guerrilleros, como “terroristas”, como “beligerantes”, etc.;


Foto AutorEsta página fue hecha por  Luis DALLANEGRA PEDRAZA

* Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).


e-Mail: luisdallanegra@gmail.com

© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, "¿Pax o Paz en América Latina?: Conflicto en Colombia", Febrero del 2011.
La reproducción total o parcial de este trabajo, en cualquier forma que sea, idéntica o modificada, escrita a máquina, por sistema “multigraph”, mimeógrafo, impreso, por fotocopia, fotoduplicación, en internet, etc., no autorizada por el autor o editor, viola derechos reservados. Cualquier utilización debe ser previamente solicitada, Ley 11.723.
Arriba  Up  Al Indice General  Left
Home   Conflicto en Colombia  Left  A Colombia Left


1 Son actores directos o indirectos en el conflicto: El Estado representado por los gobiernos; las FARC-EP; el ELN; El gobierno de EUA; los sectores financieros en EUA con intereses en Colombia; Las Fuerzas Armadas de Colombia; los Paramilitares; las organizaciones colombianas que representan a diferentes sectores, desde los sectores agrícolas, comerciales, industriales hasta grupso étnicos; organizaciones internacionales gubernamentales y no gubernamentales e individuos no colobinos, con incidencia en el proceso colombiano; los gobiernosd e América Latina; los países de la Unión Europea (UE).

2 Se tuvo en cuenta el trabajo: “Posibilidades de Negociación del Conflicto en Colombia”, desarrollado por Jorge Mancera, Jorge Barinas y Juan Dussán, Estudiantes de Tecnología de Sistemas de la Fundación Escuela Superior Profesional INPAHU, http://conflictoarmado.galeon.com/aficiones1715973.html.

3 El Consejo Nacional de Paz es una instancia consultiva y asesora del Gobierno Nacional creada por la Ley 434 de 1998, del cual forman parte organismos de control, sector privado, iglesia, organizaciones de la sociedad civil cuyo propósito es propender por el logro y mantenimiento de la paz, dando prioridad a la negociación política; aunque no se ha reunido las oportunidades en que debiera.

4 Los acuerdos firmados, se encuentran publicados aparte: http://luisdallanegra.bravehost.com/Amlat/cpconfaf.htm.

5 La idea del presupuesto participativo ya ha sido implementada en algunos municipios en Brasil, como el de Porto Alegre en el estado de Río Grande Do Sul, así como también en Montevideo, Uruguay. El gobierno boliviano en el 2003 ha planteado la elaboración de un “presupuesto estatal participativo”