EL DESPLAZADO EN COLOMBIA

UN DESAFIO AL DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO

©  RAMIRO ALBERTO VELEZ RIVERA *
DE LOS DESPLAZADOS

El desplazado es un individuo arrancado de su territorio y desprendido violentamente de sus formas básicas de identidad, parentesco y cultura.Persona disminuida de sus derechos fundamentales y civiles que habita una patria flotante con escasos compromisos nacionales, porque siempre está de paso ante la institucionalidad colombiana.
Colombia ha edificado su cuerpo nacional sobre las diferencias entre república y país, en el primer caso el orden nominal de las leyes ritualizadas en inconmovibles constituciones políticas, a su vez el país corresponde a los usos políticos del territorio y éste en Colombia ha jugado papeles determinantes en la formación de modos de convivencia y tipos de sociedad.Los partidos políticos por ejemplo surgen de la unión de personas y regiones con poder económico, el prestigio de los apellidos de diferentes regiones del país concretaron decisiones políticas fundamentales para Colombia en el Siglo XIX.Ineludiblemente el poder que concentra el territorio y las disputas que se desatan para adquirirlo han caracterizado el surgimiento del conflicto en Colombia.

La realidad es que al intentar relacionar los contenidos republicanos y el país con pesados poderes regionales, encontramos que el único punto de contacto es la guerra.En nombre de la protección de las leyes y la constitución política la guerra resulta justa y su lugar de materialización es el territorio.En las dos últimas décadas el fenómeno social de los desplazados debe vincularse con el incremento del conflicto armado y esencialmente con la fragmentación y pérdida gradual del territorio sobre el cual han fundado sus costumbres y tradiciones. Desterritorializados marchan hacia la tierra de nadie y de todos:

La exclusión
.

La certeza que los desplazados le entregan a Colombia hoy es que república y país aún no concilian.

La invasión de la guerra en el territorio y en las costumbres de sus habitantes es notable, pero observemos lasfuentes secundariasque complementan la existencia de los desplazados en Colombia, ellas demuestran el carácter formal del Estado Colombiano distanciado de las realidades que lo superan:

·Lo gubernamental: La existencia del poder público, la proclamación de derechos fundamentales y la existencia de cuerpos legislativos para ejercer justicia, caracterizan a un Estado democrático y de derecho, las prácticas jurídicas y la tradición constitucional colombiana inscriben este país en esa definición.

En Colombia la experiencia parlamentaria y la centralización de las decisiones gubernamentales es notable y la vida pública se ha desarrollado con base en directrices que diferencian las regiones entre si buscando su desarrollo para garantizar que la democracia se extienda por todo el territorio y en consecuencia sostener buenas relaciones con los ciudadanos para construir la soberanía nacional.

Para cualquier Estado social de derecho resulta imprescindible una carta constitucional, la Colombia de hoy posee una Constitución política diseñada en términos de la modernización, el reconocimiento de otras generaciones de derecho y profusas estrategias de descentralización para interconectar con agilidad administrativa el centro y la periferia.

Estos son los rasgos esenciales del Estado democrático en Colombia que coexiste con realidades bien diferentes de toda su trama semántica, el conflicto es una de ellas que no sólo desvirtúa esta gama conceptual, sino que la sustituye por otros ejercicios del poder, reflejándose en nuevos usos de la ley y del territorio.

Lo que observamos es una dimensión constitucional teórica y otra Colombia situada por parapoderes que configuran otro país.

·Lo económico:Las influencias de políticas internacionales en el área económica que tienden a presionar las políticas económicas nacionales bajo el objeto de explotar zonas naturalmente ricas en minerales y recursos no renovables, motivan el fenómeno del desplazamiento en Colombia y en contrapartida el Estado Colombiano no implementa estrategias sociales y económicas para garantizar la convivencia de personas y grupos que se desplazan de estas zonas.

El control económico de zonas y territorios no respeta la tradición cultural de los habitantes, lo que deriva en grupos de desplazados que levantan sus propiedades materiales y morales para hacerse al camino del desplazamiento Colombiano.

·Lo que se dice en público y lo que sucede en privado: El carácter protocolar del DIH ante la realidad del conflicto armado en Colombia, ratifica en esta nación una doble moral pública que incorporada a los convenios internacionales en materia de derechos se muestra una y que al interior de su Estado deslegitima las normas y activa otros procedimientos para la acción de la guerra, de cuyos actos es consecuencia el desplazado.

·Lo internacional: El plano internacional es determinante en la definición del fenómeno del desplazamiento en Colombia porque, el Estado Colombiano ante las instituciones internacionales de control para el cumplimiento de los derechos fundamentales; enseña estadísticas que no corresponden con la situación social a nivel interno.La suscripción del Estado Colombiano ante entidades internacionales que avalan el ejercicio de la libertad, los derechos fundamentales y la justicia; no es garantía para el cumplimiento de la reglamentación propia del DIH.

Los vínculos del Estado Colombiano con las entidades internacionales son formales, entonces el fenómeno social real del desplazamiento en Colombia debe pasar por la reglamentación jurídica de estos entes internacionales¿Esto sucede realmente, esencialmente en la aplicación y concordancia del DIH con el desplazado en Colombia como efecto del conflicto armado?.Estos entes internacionales en la práctica son inoperantes.

El desplazado colombiano es un hecho político procedente del conflicto armado que altera estructuralmente al Estado.

El desplazado al ingresar en el ámbito citadino transforma sus hábitos familiares y culturales y se obliga a reemplazarlo por valores ajenos y extraños.

Consecuencias del desplazamiento en Colombia: Deslegitimación del Estado, desarticulación de los hilos de identidad nacional, privatización de las decisiones en asuntos de justicia, deterioro económico nacional/regional, fragmentación del poder y del ejercicio de la autoridad política, desconocimiento de la legislación colombiana.

DEL DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO

El Derecho Internacional Humanitario -DIH- surge con la disposición que los Estados tienen para convenir normas y reglamentos, proteger a la persona humana, su vida y bienes en situaciones de conflicto armado. Su objetivo es oponer límites a la soberanía de los Estados ante el uso indiscriminado de armas convencionales y técnicas que atentan contra el derecho humanitario comprendido en la normativa internacional. Los grupos de personas sobre los cuales recaen los beneficios del DIH son:Enfermos y heridos en situación de guerra terrestre, náufragos enfermos y heridos en situación de guerra naval, prisioneros de guerra, la población civil en poder del enemigo.

Firmar tratados internacionales, ratificar la democracia e inscribirse en los convenios del derecho internacional humanitario, hechos que caracterizan a los Estados con altos índices de modernización política; Colombia es un Estado que cumple estos requisitos.

Funciones del Derecho Internacional Humanitario

- Facilitar relaciones entre los Estados en situación de conflicto armado.

- Proteger a las víctimas del conflicto que en situación de indefensión frente al contrario puedan ser exterminadas.
- Exigir a los gobiernos utilizar procedimientos sujetos a derecho para restablecer el orden público en su territorio.

El DIH tiene dos modos de aplicabilidad, directa e indirecta que se concreta en cuatro situaciones:Conflicto armado internacional y conflicto armado no internacional, en estas dos situaciones la reglamentación del DIH es directamente aplicable.Las dos situaciones complementarias se definen como disturbios y tensiones internas, en donde la normativa del DIH se invoca y aplica indirectamente y por analogía.

El punto de corte, esguince o desequilibrio del DIH y su aplicabilidad ante el evento social del desplazamiento en Colombia está determinado porque en situaciones detensión interna sólo podrá ser invocado por analogía y los procedimientos de su aplicación de igual modo se utilizarán si eventualmente así lo decide el Estado Colombiano; por tanto, su normativa en expreso no tiene obligatoriedad en su aplicación ante los desplazados en Colombia, porque este fenómeno político no está catalogado como de interés internacional, así lo demuestra que no esté consignado en las situaciones que motivan su aplicación.

La invocación y aplicación de las reglas del DIH por analogía no garantiza el estricto cumplimiento en aquellas situaciones que lo requieran, porque aparece de uso opcional para los gobiernos que decidan emplearlo buscando el restablecimiento del orden público y la protección de los bienes de la población civil.La figura de la aplicación analógica no es vinculante con fuerza de derecho, en consecuencia los desplazados en Colombia además de no figurar en el catálogo de personas que invoquen la protección del DIH sólo podrían eventualmente lograrlo por el procedimiento analógico; es decir, una vez más terminará con las manos vacías y sin protección jurídica al interior del Estado Colombiano y ante la comunidad internacional [las ayudas económicas no reemplazan la protección jurídica que los ciudadanos requieren ante los desajustes sociales de la nación].

El desplazado le produce fisuras al DIH solvente en apariencia, porque sostiene vacíos notables en el reconocimiento de nuevos fenómenos sociales hoy.

El desplazado en Colombia tiene el estatuto de hecho político, por lo tanto, debe reconocerse en la normativa internacional y específicamente en la correspondiente al DIH, para que sus instrumentos le alcancen y la población definida como desplazada goce de sus beneficios jurídicos ante el Estado Colombiano.

El desplazamiento es un hecho social interno que aún no encuentra reconocimiento en las disposiciones del DIH, allende las fronteras de la soberanía colombiana.

¿El DIH se aplica en las coyunturas de la guerra o en la protección permanente de los Estados democráticos, sociales y de derecho?. ¿El DIH persigue proteger a los heridos en los campos de batalla, y el desplazado qué es, cómo se clasifica ante el DIH?. El protocolo II es aplicable cuando son reconocidas las partes del conflicto, ¿el desplazado es parte del conflicto armado en Colombia? de no ser así-como efectivamente sucede-el DIH no es aplicable en ese caso y entonces se deslegitima de nuevo el Estado Colombiano.

El desplazado en Colombia no goza de titularidad de los instrumentos, normativa y aplicabilidad del Derecho Internacional Humanitario.


Foto AutorEsta página fue hecha por: Luis DALLANEGRA PEDRAZA

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).


© Vélez Rivera, Ramiro Alberto, El Desplazado en Colombia: Un Desafío al Derecho Internacional Humanitario, http://luisdallanegra.bravehost.com/Amlat/despcolo.htm
Si querés opinar o consultar, escribi a Ramiro Alberto Vélez Rivera: esapinve@epm.net.co
Home
   Arriba    Al Indice General  A Colombia 

* Especialista en Cultura Política: Pedagogía de los Derechos Humanos, Universidad Autónoma Latinoamericana. Magister en Ciencias Políticas, Universidad de Antioquia.