MODELO DE NEGOCIACION

MANDELA-GOBIERNO BLANCO SUDAFRICANO:

POR UN GOBIERNO MULTIRRACIAL-CONTINUIDAD DEL APARTHEID

TEMAS DE AGENDA

© Luis DALLANEGRA PEDRAZA *

Introducción

El problema de Sudáfrica se alcanzó a negociar favorablemente para que hubiera un gobierno multirracial, por dos razones centrales:

1) La primera, principalmente porque las condiciones internacionales cambiaron favorablemente.

Si estas condiciones no se hubieran dado, hubiera sido muy difícil, casi imposible que la situación en Sudáfrica cambiara.

La Cumbre de Reikjavick entre Ronald Reagan y Mikjail Gorbachov en 1985 marcó el paso inicial.

El gobierno blanco sudafricano recibió el apoyo de EUA por ser un puntal importante en la lucha contra el comunismo, especialmente en una región en la que la URSS en forma directa o a través de Cuba penetraba en Africa, particularmente Angola y Mozambique. Con el gobierno de Ronald Reagan, a partir de 1980, se retomó el concepto de Truman de "guerra fría", de forma tal que cualquier lucha por la liberación en diferentes partes del mundo era vista como la posibilidad de avance del comunismo. Este es el caso también de Sudáfrica.

En 1985 asume en la URSS Mikjail Gorbachov y luego de la convocatoria a la XXVII Reunión del PCUS, plantea la "perestroika" y "glasnost". Ese mismo año, se encuentran en una Cumbre en Reikjavick (Islandia), Ronald Reagan y Mikjail Gorbachov y acordaron el desarme global progresivo y la flexibilización y búsqueda inmediata de una solución pacífica a los conflictos regionales en los que una y/u otra superpotencia tuviera incidencia, directa o indirecta; v. gr.: en el Sudeste Asiático, la situación en Camboya; en el Medio Oriente la guerra Irán-Irak e inmediatamente se inicia el proceso de negociación -algo inédito- entre Israel y los palestinos; en Africa del Sur, el problema de Namibia y Sudáfrica; en América Central, dejar de lado el apoyo a la "contra" en Nicaragua por parte de EUA y buscar soluciones inmediatas al problema de El Salvador; en Europa, los euromisiles y las dos Alemanias; etc.

Esta Cumbre, es el resultado de haberse arribado a una situación en la que, la pugna político-ideológica entre ambos superpoderes se había agotado, especialmente por la emergencia de otros factores que terminaron superando esa pugna. A mi criterio, la emergencia económica-tecnológica de potencias de primer orden, que ya no podían ser dejadas de lado en cuanto a su influencia, como la Unión Europea (UE), especialmente alrededor de Alemania, y Japón en el contexto asiático en expansión; visto a la luz del agotamiento de las economías de las dos superpotencias -EUA y la URSS- debido a su constante gasto armamentista que impidió a la URSS llevar a cabo objetivos revolucionarios y golpeó a EUA muy fuertemente, aunque tuvo a “Occidente” como “colchón”, gracias a las medidas que Nixon -muy bien asesorado- adoptó en 1971, de “fundar” (?) el patrón dólar, a través de la declaración unilateral, de inconvertibilidad del dólar en oro, como lo establecían las reglas de Bretton Woods (1944); y poder manejar la economía mundial con los vaivenes de la economía de EUA, a través del manipuleo de las tasas de interés.

En 1989 sobreviene la caída del Muro de Berlín y en 1991 la desintegración de la URSS ingresándose en la etapa post-bipolar. El comunismo ya había dejado de ser un peligro para EUA y el mundo occidental desde 1985; por lo que no se necesitaban más gobiernos -dictaduras militares o civiles- que fueran funcionales a los intereses económicos y de seguridad de EUA -Corolario Theodoro Roosevelt a la Doctrina Monroe-.

2) Un pueblo sometido y decidido a labrar su propio destino aun a altos costos en vidas, liderado en forma racional y positiva, no en forma individualista, sino colegiada a través del Congreso Nacional Africano (ANC) más allá de que la figura central ha sido Nelson Mandela.

TEMAS DE AGENDA

Primarios:

Estando Preso Mandela Planteaba:

1) un Estado unitario sin territorios;

2) elecciones no raciales para el Parlamento central; y

3) una persona-un voto.

Agenda Planteada por el Gobierno

1) la lucha armada;

2) la alianza del ANC con el Partido Comunista;

3) el objetivo del gobierno de la mayoría; y

4) la idea de la reconciliación racial.

El primer asunto en surgir fue, en muchos sentidos el más crucial: la lucha armada. Les llevó varios meses hablar de él. El gobierno insistía en que el ANC debía renunciar a la violencia y dejar la lucha armada antes de que el gobierno estuviera de acuerdo con las negociaciones y antes de que Mandela pudiera conocer al Presidente Botha. El argumento del gobierno era que la violencia no era nada más que un comportamiento delictivo que no podía ser tolerado por el Estado. Una visión forzada del concepto de “violencia monopolio del Estado” de Max Weber. Este argumento es esgrimido por la gran mayoría de los gobiernos frente a los reclamos sociales, de forma tal de desautorizarlos y deslegitimarlos fácilmente.

Mandela dejó planteado que el Estado era responsable de la violencia y que es siempre el opresor, no el oprimido, el que determina el formato de la pelea. Si el opresor usa violencia, el oprimido no tiene ninguna alternativa excepto responder con violencia. En el caso del ANC era un formato legítimo de la defensa propia. La posición de Mandela era que si el Estado decidiera usar métodos tranquilos, el ANC también usaría medios tranquilos. Es una elección del gobierno y no del ANC, renunciar a la violencia.

El planteo del Partido Nacional es que "no negociaría con ninguna organización que propugne la violencia" haciendo mención al ANC.

El gobierno de Botha le plantea a Mandela:

1) la lucha armada;

2) el Partido Comunista; y

3) el gobierno de la mayoría.

Mandela, para que avanzara rápidamente las negociaciones decidió:

1) renunciar a la violencia;

2) romper con el SACP (Partido Comunista Sudafricano, por sus siglas en inglés); y

3) abandonar la convocatoria para un gobierno de la mayoría.

Sobre la cuestión de la violencia Mandela dijo que la repulsa del ANC a renunciar a la violencia no era el problema: “La verdad es que el gobierno no está todavía listo... para compartir el poder político con los negros”. Mandela explicó que la falta de predisposición a descartar al SACP, reiterando que no estaban bajo su control, tenía que ver con una cuestión de honor, de no abandonar a un amigo de toda la vida por la insistencia de un adversario común y todavía conservar una medida de la credibilidad con su pueblo. Por otra parte, el rechazo al gobierno de la mayoría por parte del gobierno, era un intento mal ocultado de mantener el poder.

Mandela le envió al Presidente P.W. Botha un memorandum, donde le explicaba que las preocupaciones cruciales entre el gobierno y el ANC en un principio, eran conciliar:

1) la demanda para un gobierno de la mayoría en un Estado unitario;

2) la preocupación de la Sudáfrica blanca sobre esta demanda, tanto como la insistencia de los blancos sobre garantías estructurales de que el gobierno de la mayoría no representará la dominación de la minoría blanca por los negros.

Mandela propuso que esto fuera hecho en dos etapas:

a) en la primera etapa, crear las condiciones apropiadas para las negociaciones;

b) en la segunda etapa, llevar a cabo las negociaciones mismas.

La idea central, le decía Mandela al Presidente P.W. Botha era darle la oportunidad al gobierno para superar el punto muerto existente, y normalizar la situación política del país.

Mandela le pidió al Presidente P.W. Botha si liberaría a todos los prisioneros políticos incondicionalmente, incluyéndolo a él. P.W. Botha dijo que no podría hacer eso.

Pautas del ANC presentadas al gobierno en base a la Declaración de Harare de 1989

1) la liberación de todos los prisioneros políticos;

2) el levantamiento de todas las prohibiciones sobre las organizaciones y personas prohibidas;

3) el fin del estado de emergencia; y

4) el retiro de todas las tropas de los pueblos.

Mandela hizo hincapié en que un mutuo acuerdo sobre el cese del fuego para dar fin a las hostilidades, debía ser la primera orden de la negociación, porque sin eso, ninguna negociación podía ser realizada.

El gobierno de De Klerk planteó:

Los “derechos de grupo”. La idea era que ningún grupo racial o étnico podía tener prioridad sobre ningún otro. Definió “derechos de grupo” como una manera de proteger la libertad de las minorías en una nueva Sudáfrica

Para Mandela este concepto no podía conservarse ya que daba la impresión de que quería modernizar el apartheid sin abandonarlo -gatopardismo-. Un sistema opresivo no puede ser reformado, debe ser exterminado completamente.

El 11 de febrero de Mandela es liberado

Mientras el ANC exigía que el gobierno:

1) normalizara la situación en el país terminando con el estado de emergencia;

2) liberara a todos prisioneros políticos; y

3) revocara todas las leyes de apartheid;

El gobierno estaba decidido a convencer al ANC de que suspendiera la lucha armada primero.

El objetivo de De Klerk era crear un sistema de reparto del poder en la toma de decisiones sobre la base de los derechos de grupo, que mantendría un formato modificado del poder de la minoría en Sudáfrica. Estaba decididamente en contra del gobierno de la mayoría, o “mayoritarianismo simple” como lo llamaba a veces, porque eso terminaría la dominación blanca de un solo golpe. Propugnó un sistema de representación proporcional con garantías estructurales incorporadas para la minoría blanca. Aunque estaba preparado para permitir que la mayoría negra votara y legislara, quería conservar un veto de la minoría blanca.

Mandela le dijo a De Klerk que sus propuestas eran un "apartheid disfrazado", un el “perdedor-toma-todo” el sistema.

Acta de la Groote Schuur

Ambas partes se comprometieron a un proceso tranquilo de negociaciones y el gobierno a levantar el estado de emergencia, que hicieron en todas partes menos en la provincia de Natal tomada por la violencia.

Mandela demandó:

1) una Asamblea Constituyente elegida para redactar una nueva constitución.

antes de la elección de una Asamblea, era necesario tener

2) un gobierno interino que pudiera supervisar la transición hasta que un nuevo gobierno fuera votado. El gobierno no podía ser jugador y árbitro.

3) La creación de una conferencia de negociación multipartidista para establecer al gobierno interino e implantar los principios guía para el funcionamiento de una Asamblea Constituyente.

Acta de Pretoria

ANC aceptó suspender la lucha armada

El gobierno aceptó examinar la Ley de Seguridad Interna

En 1990 la Comunidad Europea ya había empezado a reducir las sanciones. Particularmente el Reino Unido y Estados Unidos, querían recompensar a De Klerk por sus "reformas".

La Conferencia Consultiva del ANC celebrada ese año decidió conservar la política de sanciones tal cual estaba.

CODESA Convención para una Sudáfrica Democrática (XII-1991)

1) Elecciones

2) Constitución

3) Asamblea Constituyente

4) Gobierno de transición

De Klerk habló acerca de la necesidad de un gobierno de transición de “poder compartido” sobre bases democráticas. El delegado principal para las conversaciones del Partido Nacional, Dawie de Villiers, ni siquiera ofreció una disculpa por el apartheid.

Mandela planteó que una elección para crear la Asamblea podría darse en 1992. Pidió al gobierno que:

1) anunciara un gobierno interino de unión nacional para supervisar tal elección;

2) controlar los medios de comunicación públicos y los ejércitos; y

3) supervisara la transición a una nueva Sudáfrica no-racial y democrática.

Declaración de Intenciones

Comprometía a todos los partidos a apoyar una Sudáfrica indivisible cuya ley máxima sería una constitución protegida por unos poderes judiciales independientes. El sistema legal del país garantizaría la igualdad ante la ley, y sería redactada una Declaración de Derechos para proteger las libertades civiles. Habría una democracia multipartidista fundada sobre el sufragio universal adulto basado en una comunidad de votantes.

Inkatha se negó a firmar la frase una Sudáfrica “indivisible” por que insinuaba que el sistema federal estaba prohibido.

CODESA 2

Se alcanzó un convenio provisorio que involucraba un período de dos etapas hacia la transición de una Sudáfrica completamente democrática:

En la primera etapa, sería nombrado un “Consejo Ejecutivo de Transición” multipartidista por las delegaciones de CODESA para funcionar como un gobierno temporal para “nivelar el campo de juego” para todos los partidos, y crear una constitución interina.

En la segunda etapa, las elecciones generales serían controladas por una Asamblea Constituyente y una legislatura en las que todos los partidos políticos que ganaran el 5 por ciento o más de los votos, participarían en el Gabinete. La mitad de los miembros de la Asamblea serían votados sobre una base nacional y la otra mitad sobre una regional, y la Asamblea recibía poderes de ambos para redactar una nueva constitución y aprobar la legislación. Una Comisión Independiente presidiría la elección y se aseguraría de que fuera libre y justa.

El gobierno propuso un segundo cuerpo, un senado, compuesto de representantes regionales, como una manera de asegurar un veto de la minoría. En sus comentarios, De Klerk insistió en que el Partido Nacional no buscaba un “veto de la minoría”, pero que quería un sistema de “controles y balances” con el propósito de que la mayoría no pudiera “abusar de su poder.”

CODESA 2 se debilitó sobre cuatro asuntos fundamentales:

1) la insistencia del gobierno sobre un inaceptablemente alto porcentaje de votos en la Asamblea para aprobar la constitución (esencialmente un veto disfrazado);

2) afianzar los poderes regionales que podrían ser obligatorios para una futura constitución;

3) un senado antidemocrático y no electo con poder de veto sobre la legislación de la cámara principal; y

4) una determinación para hacer que una constitución interina negociada por la Convención se transforme en una constitución permanente.

Se Empantanan las Negociaciones

Inkatha atacó en secreto el pueblo de Boipatong en Vaal y mató a cuarenta y seis personas. La mayoría de los muertos eran mujeres y niños. Era el cuarto asesinato masivo de personas del ANC esa semana. Personas a lo largo del país fueron horrorizadas por la violencia y acusaron al gobierno de complicidad. La policía no hizo nada para frenar a los criminales y nada para encontrarlos; ningún arresto fue hecho, ninguna investigación empezada. De Klerk no dijo nada. El gobierno estaba bloqueando las negociaciones y haciendo una guerra encubierta contra las personas del ANC al mismo tiempo.

ANC informa al gobierno que estaban suspendiendo las conversaciones, enviaron a De Klerk un memorandum para darle una idea general de las razones de la retirada. Además de resolver los puntos muertos constitucionales en CODESA 2, exigieron que los responsables de la violencia fueran buscados y llevados a la justicia y que fuera encontrado algún mecanismo para cercar y patrullar los hostales, los semilleros de tanta violencia.

Se emprendió una “campaña de protesta masiva” que culminó en una huelga general el 3 y 4 de Agosto de 1992 en apoyo de las demandas de negociación del ANC y en protesta contra la violencia apoyada por el Estado. Más de cuatro millones de trabajadores se quedaron en la ciudad en lo que fue la huelga política más grande en la historia sudafricana.

Ante esta protesta masiva, De Klerk dijo que si el ANC volviera ingobernable al país, el gobierno podría ser forzado a que considere algunas desagradables opciones.

Mandela le advirtió a De Klerk que cualquier acción antidemocrática que hiciera tendría repercusiones serias. Debido a tales amenazas, le dijo que era sumamente indispensable establecer un gobierno de transición.

Reinicio de las Negociaciones

Mandela se reunió con De Klerk a fin de encontrar puntos en común y evitar una repetición de otra tragedia.

Firmaron el Registro de Entendimientos:

Fue un molde para todas las negociaciones que seguirían.

El acuerdo estableció:

1) un cuerpo independiente para examinar las acciones policiales;

2) creó un mecanismo para cercar los hostales; y

3) prohibió la exhibición de “armas tradicionales” en los mítines.

Pero la importancia verdadera del Registro de Entendimientos fue que rompió el punto muerto constitucional de CODESA 2. El gobierno accedió aceptar finalmente, un voto simple para la elección de la Asamblea Constituyente, que adoptaría una nueva constitución y que serviría de legislatura de transición para el nuevo gobierno.

El Registro de Entendimientos instaba a que Inkatha anunciara su retirada de todas las negociaciones que involucraban al gobierno y el ANC. Buthelezi, cortó relaciones con el Partido Nacional y formó una alianza con un grupo de jefes de la región y partidos de la derecha blanca únicamente interesados en obtener una patria Afrikaner. El Jefe Buthelezi pidió la abolición del Registro de Entendimientos, el fin de CODESA, y la disolución de Umkhonto we Sizwe (MK - La lanza de la nación).

UN GOBIERNO DE UNION NACIONAL

Joe Slovo del ANC planteó que las negociaciones con el gobierno no eran conversaciones de armisticio en las que podían dictar los términos a un enemigo derrotado. Eso espera cada gobierno respecto de los grupos armados insurgentes. Joe Slovo propuso una “cláusula de ocaso” proporcionando un gobierno de unión nacional que incluiría:

1) el poder compartido con el Partido Nacional por un período de tiempo fijo;

2) una amnistía para oficiales de seguridad; y

3) respetar los contratos de los funcionarios.

El “poder compartido” significaba que el Partido Nacional sería parte de un gobierno votado popularmente a condición de que obtuviera suficientes votos y siempre que los partidos minoritarios no tuvieran un veto.

Nueva Ronda de Conversaciones Bilaterales Confidenciales (diciembre de 1992)

Se basaron en el fundamento establecido en el Registro de Entendimientos.

Estuvieron de acuerdo:

1) sobre un gobierno de unión nacional de cinco años en el que todos los partidos que alcanzaran más de 5 por ciento en las elecciones generales tendrían representación proporcional en el Gabinete.

2) Después de cinco años, el gobierno de unión nacional se transformaría en un gobierno de mayoría simple.

Se Pone Fecha para la Votación Multirracial: 27 de abril de 1994

El acuerdo era que los votantes elegirían a cuatrocientos representantes para una Asamblea Constituyente, que redactarían una nueva constitución y serviría de parlamento. Después de reunirse, la primera tarea de la Asamblea sería elegir a un presidente.

Secundarios:

Programa para la Reconstrucción y el Desarrollo

Una Mejor Vida Para Todos:

Presentado por el ANC

a) crear trabajos a través de obras públicas;

b) construir un millón de nuevas casas con electricidad y cuartos de baño;

c) otorgar atención sanitaria primaria y diez años de educación gratis a todos los sudafricanos;

d) redistribuir tierras a través de un tribunal de reclamos de tierras; y

e) terminar con el impuesto al valor agregado sobre productos alimenticios básicos.

Estaban también dedicados a las medidas de acción afirmativa extensivas tanto al sector privado como a los sectores públicos.

Frente a los Grupos Disidentes

El Consejo Ejecutivo de Transición (su función era la de actuar como gobierno temporal para “nivelar el campo de juego” para todos los partidos, y crear una constitución interina) empezó a funcionar en 1994, pero algunos partidos optaron por no participar. Inkatha rechazó la participación en la elección y se dedicó a la política de la resistencia. El Rey Zwelithini, sostenido por el Jefe Buthelezi, llamó para un KwaZulu autónomo y soberano, y desanimó de votar a todos en su provincia. La derecha blanca llamó a las elecciones una traición y clamó por un volkstaat (una patria blanca).

Para atraer a los partidos disidentes el ANC propuso:

i) estar de acuerdo con el uso de papeletas doble para legislaturas provinciales y nacionales como lo reclamaba Inkatha;

ii) garantías de poderes provinciales más grandes;

iii) poner un nuevo nombre a la provincia de Natal como KwaZulu/Natal; y

iv) la afirmación de que el principio de autodeterminación “interna” sería incluido en la constitución para grupos que compartan una herencia común cultural y de lenguaje.

Elecciones

Fueron el 27 de abril de 1994. El ANC alcanzó el 62.6 por ciento del voto nacional, ligeramente por debajo de los dos tercios necesarios si hubieran deseado introducir una constitución final sin el apoyo de otros partidos. Ese porcentaje los calificaba para 252 de los 400 escaños en la Asamblea Nacional.

Ahí comenzó el "largo camino" hacia la liberación de Sudáfrica y de todo su pueblo, el negro, el de color y el blanco también.


Foto Autor
Esta página fue hecha por Luis DALLANEGRA PEDRAZA

* Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Profesor y Evaluador en Cursos de Grado, Postgrado y Doctorado en el país y en el exterior.  Director del Centro de Estudios Internacionales Argentinos (CEINAR) y de la Revista Argentina de Relaciones Internacionales, 1977-1981. Miembro Observador Internacional del Comité Internacional de Apoyo y Verificación CIAV-OEA en la "desmovilización" de la guerrilla "contra" en Nicaragua, 1990. Director de Doctorado en Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina, 2002-2005. Investigador Científico del "Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas" (CONICET).


© DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, Modelo de Negociación Nelson Mandela-Gobierno Blanco Sudafricano: por un Gobierno Multirracial-Continuidad del Apartheid - Temas de Agenda, Octubre del 2006.
Si querés opinar o consultarme, escribime a: luisdallanegra@gmail.com

Arriba Arriba  Indice General Left  Africa Africa
Home   Negociación Internacional